Nuestra aportación a la educación infantil

Creciendo por los pies

In EncienciArte on 02/03/2016 at 16:55

img_2659

A lo largo de los tres años que permanecemos con un grupo tenemos por costumbre establecer distintos punto por los que ellos mismos podrán ir constatando su crecimiento. Así tenemos en el aula un panel con cintas métricas en el que registramos sus “estirones” en altura, y otro para evidenciar los cambios de peso. Pero siempre les decimos que el crecimiento se nota en otro muchos aspectos: el habla, la autonomía, la capacidad de relacionarse, etc., a pesar de que eso no podamos medirlo con un metro. Por ahora y tratándose de pequeños de tres años, vamos estableciendo esas rutinas que nos acompañarán en toda la etapa infantil.

IMG_2452IMG_1878

Hasta ahora, nunca habíamos prestado mucha atención al crecimiento de los pies, aunque ahí de notan mucho los cambios, así que este año decidimos hacerlo, pero queríamos que fuese de un modo que nos permitiese verlos tanto individualmente como con respeto al grupo.

Tras dar muchas vueltas al comienzo, haciendo el contorno de los pies, comparando con los de los compañeros y mientras tanto, pensando en cómo evidenciar los “estirones” de cada uno, tras muchas búsquedas en la red sobre cómo medir los pies, finalmente, encontramos un modo de hacerlo y de exponerlo que nos dejó bastante satisfechos a todos.

 Inicialmente le hicimos el contorno del pie a todos y, aprovechando que estaban descalzos, le mirábamos el número de zapato y lo anotábamos encima. Sucedió que finalizadas todas las plantillas, las juntamos y nos dimos cuenta de que apenas había diferencia, pese a que habíamos anotado números muy dispares. Esto nos llevó a pensar que, a veces, el tamaño de pie no se corresponde exactamente con el número del calzado, y por supuesto, tampoco con el contorno del zapatón o de la bota. Hablamos con una madre que tiene una zapatería quien nos dejó una plantilla con todas las medidas en centímetros así como en la talla estándar europea. Pero la solución vino de mano de una compañera maestra que nos trajo unos medidores de pies. Ahí ya pudimos establecer fielmente la medida de cada uno, tanto calzados como descalzos.

img_2653

Ahora ya sólo había que pensar en cómo registrar los cambios a lo largo del tiempo, de un modo que resultara muy visible.

Le pedimos a las familias que anotasen sobre una plantilla que les facilitamos, la medida del pie de su hijo/a al nacer, cuando tenían un año, dos y tres. Hubo incluso quien nos mandó la huella en escayola hecha a los pocos días de nacer; y también hubo quien nos mandó patucos o zapatitos de cuando eran bebés.

Con la medida del pie de cada año hicimos una plantilla en acetato de color, una por cada año (1, 2, 3), y las superpusimos sobre una hoja de acetato transparente en la que fotocopiamos las medidas estándar, así permite ver con claridad cómo fue aumentando de tamaño.

img_2782

img_2784

Entretanto, buscamos información sobre las razones por las que crecen los pies, a qué se debe, para qué, si tan sólo crecían los dedos, las uñas o todo el pie. Esto nos llevó a todo tipo de hipótesis. También hablamos de la correspondencia entre altura/años/medida de los pies y de otras muchas cosas más.

img_2666

Llegó un momento en el que había que saber más de esta parte tan importante de nuestro cuerpo, por lo que lo primero que hicimos fue ir a verle los pies a Pepe, el esqueleto de la biblioteca. Allí quedaron sorprendidos con la cantidad de huesos que tenían. De paso, también le tomamos la medida a Pepe para saber qué número de zapato usaría.img_2668

img_2672

En una de nuestras búsquedas de información descubrimos el libro “Tengo unos pies perfectos” de María Solar, que nos permitió conocer muchas cosas sobre los pies.

Ahora tenemos expuestas en el ventanal del aula todos los “estirones” de nuestros pies, porque así con la entrada de luz se ven mejor. Permanecerán ahí hasta que los niños/as se vayan de esta escuela, entonces, las llevarán como recuerdo de su crecimiento junto con las cintas de altura y peso; le haremos una caja especial en la que guardarán “as medras” en infantil; pero aún falta mucho para eso. Mientras tanto, cada vez que un niño o niña está de cumpleaños -entre otros muchos de nuestros rituales que ya contamos en una entrada anterior- le tomamos la medida del pie.

img_2722

img_2746

Dice María Solar en “Tengo unos pies perfectos”, que Melchor Sabichón podía ser el niño más listo del planeta ya que sabía de dinosaurios, de estrellas y de planetas, sabía de casi todo menos de sus pies, de los que le permiten andar, correr, y conocer el mundo. “A veces nos preocupamos más de saber sobre temas y asuntos muy lejanos y nos olvidamos de la importancia que tienen las cosas que están muy, muy cerca.”

img_2771

Nosotras así lo pensamos, por ello quisimos dedicarle un tiempo a conocer esta parte tan hermosa e interesante de nuestro cuerpo.

Ver presentación de todo el proceso.

El mundo de Khoa Le

In ContArte, Sin categoría on 01/03/2016 at 09:15

6e695d38125125f497342546c0827371

Allá por el mes de noviembre descubrimos el libro “Sol y luna” de  Khoa Le, una historia que relata la necesidad de la alternancia noche-día para la vida en la Tierra. Quedamos fascinadas con la originales, ricas y serenas ilustraciones de la autora, una vietnamita que demuestra una percepción y sensibilidad exquisita plasmada en la abundancia de detalles -ninguno de ellos superfluo- que nos remite a esa estética oriental tan centrada en las sensaciones.

Ahora descubrimos cuatro nuevos libros suyos publicados, también, en la editorial San Pablo. Los recomendamos y le decimos a todo el mundo que Khoa Le habla de la vida, de la naturaleza y de sus tiempos, o de los conflictos cotidianos en la vida de los pequeños -las rabietas o el rechazo a bañarse o peinarse-, y sin embargo, sus libros no tienen ese tufo didáctico que se detecta a tantos otros. Ella cuenta historias, no da lecciones explícitas.

“Sol y luna”

sol y luna-CVR.indd

Las hermanas Sol y Luna reinan en el cielo, pero están celosas una de la otra. Una noche deciden averiguar quién es más importante y cambian sus horarios, pero se dan cuenta de que causan un montón de problemas. Este maravilloso cuento, escrito e ilustrado por la artista vietnamita Khoa Le y presentado en un cómodo formato y con una excepcional cubierta plastificada en 3-D, hará las delicias de niños y mayores. Sol y Luna ha sido galardonado con el Premio Samsung KidsTime que otorga el Consejo Nacional de Fomento del Libro de Singapur.

“La princesa de las nubes”

NUINUI_Cop-Cloudy-Princess-ES.indd

La dulce princesa vive feliz en las nubes, pero quiere descubrir el mundo que está debajo de ella. Un día desciende a la Tierra, cada vez más abajo, hasta que algo inesperado sucede. Este maravilloso cuento, escrito e ilustrado por la artista vietnamita Khoa Le y presentado en un cómodo formato y con una excepcional cubierta plastificada en 3-D, hará las delicias de niños y mayores.

“Simón el llorón”

simón el llorón-portada.indd

Simón nunca pierde la oportunidad de coger un berrinche porque piensa que así conseguirá todo lo que se propone. Sin embargo, un día sus padres deciden no hacerle caso, y Simón llora tanto que inunda toda la  casa y se forma un río, y luego, un mar de lágrimas… Este maravilloso cuento, escrito e ilustrado por la artista vietnamita Khoa  Le y presentado en un cómodo formato y con una excepcional cubierta plastificada en 3-D, hará las delicias de niños y mayores.

“¡Vaya pelos!”

vaya pelos-portada.indd

Tony no quiere peinarse, no le gusta que nadie le toque la cabeza. Su pelo está tan enredado que dos pajarillos deciden hacer su nido en él.  Y cuando los pájaros comienzan a cantar y crecen sus primeros polluelos, empiezan los problemas para Tony… Este maravilloso cuento, escrito e ilustrado por la artista vietnamita Khoa Le y presentado en un cómodo formato y con una excepcional cubierta plastificada en 3-D, hará las delicias de niños y mayores.

“No me quiero lavar”

no me quiero lavar-portada.indd

A Sebas no le gusta nada el agua. Nunca se baña, y en la suciedad que le cubre cada día un poco más, se multiplican unos invitados no deseados: las temidas bacterias. Para derrotarlas, Sebas tendrá que llegar a un acuerdo con el agua, ísu peor enemigo! Este maravilloso cuento, escrito e ilustrado por la artista vietnamita Khoa Le y presentado en un cómodo formato y con una excepcional cubierta plastificada en 3-D, hará las delicias de niños y mayores.

5bd00f2407b70de15f640580e07d76df

Celebrando los cumpleaños con arte

In CativArte on 11/01/2016 at 07:49

IMG_2830

Cada vez que comenzamos con un nuevo grupo de alumnado, en la reunión inicial con las familias, ya les anticipamos que, en el aula, celebraremos los aniversarios de un modo diferente al habitual. La razón que les exponemos es que ni los mismos niños saben cuántas veces los festejan -cuando menos tres o cuatro: con la familia (en el día), con los amigos y amigas (en el fin de semana), en el comedor escolar (a finales de mes), con los abuelos (en el domingo)-; así que en la escuela hay que tratar de huir de celebraciones en la misma línea consumista, haciendo en ese día algo que los haga sentir especiales y que sea para recordar. Al tiempo, hay que intentar que los aniversarios sumen los crecimientos de todos y de todas.
En este curso, adaptamos una idea que vimos en la red en Jugaryjugar, de entre las muchas y muy interesantes que proponían. Al inicio, le pedimos la cada niño y niña un lienzo de pequeño tamaño, los colgamos en la pared y sobre cada uno de ellos pusimos una nota en la que hay la fotografía de cada niño y el texto: “Reservado para…, y la fecha el aniversario”. Cuando llega el día, descolgamos el lienzo (que forma parte del conjunto de todos los del alumnado, profesorado y personal que tiene relación con el grupo), y en ese momento, el/la homenajeado/la, lo pinta a su gusto. Dado que se trata de niños de 3 años, pusimos como condición que sólo emplearían dos colores, sus favoritos, y que emplearían los utensilios y técnicas que prefieran (chorreando, salpicando, con los dedos, rollos, brochas, esponjas, pinceles…

El conjunto de lienzos se acompaña de un panel hecho con las fotografías de los niños y de las niñas según los meses de nacimiento y con un almanaque; así nadie se despista y llevan la cuenta de lo que falta para su aniversario.

El día que hay celebración, repetimos un ritual, en el que se traslada el nombre del niño o niña para la columna que corresponde (3, 4, 5 o 6 años), y se tacha en la que estaba hasta el momento; a continuación se descuelga el lienzo, elige colores y utensilios, y rodeado/a por sus compañeros, pinta su cuadro; le explica a los demás lo que representa, y de nuevo, se vuelve a colgar en su sitio. A continuación, observamos cómo va cambiando poco a poco esa obra colectiva que cerraremos a final de curso para mostrárselo a todo el centro.

Cielos, mares, campos de flores y noches estrelladas, integrarán esa intervención artística, tan personal al tiempo que tan de grupo.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.139 seguidores