“O latexo dunha aula infantil. Eloxio do cotián”. Presentación

AQKT8622

Tras muchos desvelos “O latexo dunha aula infantil” salió de imprenta el día 29 de noviembre, el 30 ya estaba en el Culturgal y el 12 de diciembre hicimos la presentación oficial en nuestra tierra, en la Casa de Cultura de Bertamiráns. Quisimos que fuese aquí-donde nacimos, estudiamos, donde ahora vivimos y trabajamos-, acompañadas por todas aquellas personas que nos quieren bien: nuestros vecinos, las amistades de nuestra familia, nuestras amigas, compañeras de trabajo, alumnado y sus familias. “Jugábamos en campo propio”, tal y como dijo nuestra amiga Ana, lo que hizo que nos sintiésemos muy queridas y nuestro libro no pudo tener mejor acogida.

En un salón de actos abarrotado a pesar de las inclemencias del tiempo, dedicamos las palabras que siguen en las que recogimos nuestro sentir. Como siempre, entre nosotras dos nos repartimos la presentación, Isabel se ocupó de los agradecimientos y yo tenía el encargo de hablar del libro; como siempre hablé de todo menos del libro, aunque sí dejé constancia de las ideas que lo vertebran. Nos acompañaron en la mesa personas queridas que estuvieron pendientes de cada paso que fuimos dando hasta ver concluido el libro: José Manuel Pinal, Director General de Centros y Recursos Humanos de la Consellería de Educación; José Miñones, Alcalde de Ames; David Santomil, Concejal de Educación; Susana Señorís, Concejala de Deportes. Estaremos en deuda con ellos por el apoyo que nos muestran siempre en cada una de nuestras iniciativas.

78837735_10157919751116660_6112128496778084352_o
Fotografía de David Santomil.

Nos sentimos muy felices de que en la primera fila estuviesen buena parte de los veintiocho niños y niñas que integraron la promoción 15_18, ya que son ellos los auténticos protagonistas de “O latexo dunha aula infantil”.

Pese a que nuestras intervenciones son largas, queremos reproducirlas por completo ya que cada una de nuestras palabras reflejan el agradecimiento a todas aquellas personas que comparten con nosotras sus latidos.

Buenas tardes y mil gracias por estar hoy en la presentación de nuestro nuevo libro. Sentirnos mimadas con vuestro caluroso acompañamiento hace que olvidemos todo el fatigoso proceso que nos trajo aquí. Decimos siempre que esto es como un embarazo, se coge con mucha ilusión el nuevo proyecto, pero luego hay muchos desvelos, sobresaltos, incluso pequeños disgustos, hasta que le vemos la cara a la criatura…, luego olvidamos todo y empezamos a verlo crecer y cómo va dando los primeros pasos por el mundo adelante.

Pues bien, el libro ya estaba en mente allá por el verano de 2018, cuando en un encuentro en Barcelona con Tona Castell, directora de la revista In-fan-cia, concluimos que había que darle una vuelta. Dejamos posar la idea hasta noviembre cuando establecimos la nueva estructura, título y estilo, que tanto nos gustó que le pusimos punto final con el fin de año. Desde entonces, inició todo el proceso de revisión, aprobación, maquetación… que dio lugar a que hoy estemos aquí con la edición en gallego con la editorial Galaxia; a primeros de año en Barcelona con la castellana con la editorial Octaedro y en julio en portugués brasileño con Phorte editorial en Brasil. Así como alguna otra más que todavía no vamos a desvelar… pero que nos llena de ilusión.
No sabemos cómo será el proceso de creación para un escritor porque nosotras no somos escritoras, somos unas maestras que escribimos sobre lo que hacemos, somos cronistas del trabajo de las aulas, pero lo que os podemos decir es que a pesar de ser muy laborioso, estar hoy aquí con la nueva criatura es todo un orgullo para nosotras y para la educación infantil que defendemos y por la que llevamos trabajando hace ya treinta años.
Dicho esto, supongo que algunos de vosotros os preguntaréis qué significa este mapa que nos acompaña; otros muchos ya lo sabéis…     Se llama “Caminos” y viene a representar el recorrido diario que hicieron veinticinco niñas y niños desde sus casas a la escuela y de la escuela a la casa a lo largo de los tres años que fueron nuestros alumnos. Es una metáfora textil creada por nuestra amiga Charo Belda que quiso plasmar a través de esta obra ese proceso de crecimiento, de enriquecimento mutuo, de saberes que entran y salen. Ella quiso reflejar el flujo que debe darse en una escuela con las puertas y ventanas abiertas: tanto para recibir como para dejar ir. Si lo veis en detalle, cada camino tiene un código de color diferente para cada niño y niña, porque aunque solemos hablar de ellos como de un grupo, en realidad son veinticinco identidades, veinticinco singularidades, veinticinco maneras de ser, de estar, de vivir y de entender la vida, en grande medida fruto de la interacción con sus familias, vecinos y con la cultura de por sí. Algo a lo que podemos cerrarle las puertas de la escuela… o bien abrirlas y dejar que nos nutran con lo que traen encima. Como exponemos en el libro, nosotras optamos por poner en valor esas sus aportaciones. Pues bien, esa es la escuela que nosotras defendemos:
-una escuela abierta a la comunidad… para fuera y para dentro,
-una escuela que respeta la diferencia,
-una escuela en la que el conocimiento no es más que la expansión del que los pequeños van descubriendo,
-una escuela en la que los saber, los valores, los sentimientos y los afectos nacen de la vida cotidiana, no son lecciones a impartir, ni temarios a completar.
Defendemos lo que denominamos “escuelas de proximidad”, tomado a semejanza del mercado de proximidad, entre nosotros, los ultramarinos de toda la vida; aquellas tiendas donde había un poco de todo lo que se precisaba, nada innecesario, solo lo que era valioso para las personas de la comunidad. Establecimientos donde te conocían e incluso tenías cuenta, en los que vendían productos locales, de temporada, sanos, saludables; sitios donde la gente iba tanto a buscar lo que no podía criar en la casa como un lugares de relaciones. Tiendas que sin estrategias de marketing, sin publicidad, sin presentaciones de cara el escaparate, eran absolutamente imprescindibles para la comunidad. Abogamos por las escuelas de proximidad en las relaciones, en los afectos, en los saberes, en el trato… En un mundo como en el actual en el que la globalización nos permite ponernos en contacto con las antípodas, nosotras queremos fortalecer los vínculos de cercanía.
Mi hermana Isabel y yo somos conocidas por ser unas activistas de una escuela con corazón, de la que siente, late la palpita. Sin melindres, con la vida real, sin las ficciones ni las fantasías que ahora invaden la vida de los niños. Renegamos de la escuela momificada, de las escuelas sin sentido y de las escuelas cuyo ritmo está marcado por quien no nos conoce ni tiene más interés que hacer negocio, de aquellas en las que los sentimientos son emoticonos en pegatinas, en las que las emociones se clasifican en colores, y de las que son copia de otras.
Nosotras defendemos lo que llamamos “didáctica de autor”, en la que en base al conocimiento profesional que poseemos, visto todo lo que hay por las escuelas del mundo, somos capaces de hacer nuestra propia creación al gusto del paladar de nuestros comensales. Ahora que hay cocina de autor, vinos de autor, aceites de autor… no sé por qué no va a haber didáctica de autor. Debemos recordar que los autores de esta obra somos los docentes…, los que queremos serlo, porque hay quien se limita a copiar lo que le dictan otros. Y luego nos quejamos de lo que hay!
Por ello, este libro es también una llamada al empoderamiento docente, a que no dejemos que usurpen nuestra importante función, a creer que nuestra labor es fundamental en la sociedad. En el libro hay muchas citas inspiradoras, entre ellas gustamos mucho de una que conocimos a través de un amigo que nos habló de Domingo Barnés -uno de los “hijos de Giner de los Ríos”-, ministro de la Segunda República, que dijo: “El país será lo que quieran los maestros.” Nosotros creemos que “Galicia será lo que quieran los maestros.” Pues a ver si empezamos a asumir esa responsabilidad!!!
Llevo ya un buen rato hablando y creo que todavía no entré en materia… no os dije de qué va el libro, igual tenéis que descubrirlo vosotros mismos, porque cada quién verá lo que quiera ver entre las líneas que nosotras escribimos.
Lo único que nos gustaría dejar encima de la mesa es que llegamos a un punto en el que las escuelas están llenas de todo y vacías de lo importante. Igual llegó el momento de empezar a echar fuera y dejar que aflore lo que los niños traen dentro. Estamos en una etapa en la que aún podemos permitírnoslo, aunque de seguir cómo vamos esto no va a durar mucho. Las exigencias son cada vez mayores, queremos adelantar tanto los tiempos que los pequeños están quedando sin infancia y la escuela infantil sin sus señales de identidad, convirtiéndose en preparación de lo que está por venir. Sí ya sé esto es algo que estaba superado allá por los años noventa, pero ahora, fruto de la involución que estamos viviendo, vuelve con más virulencia, contando en muchos casos con la complacencia del profesorado.
Defended lo que nos pertenece, no dejéis que los intrusos nos digan lo que tenemos que hacer. Recordad que:
-la Ciencia nace de la experimentación,
-las Humanidades de aquello que nos hace humanos,
-las Matemáticas de llevar cuenta del mundo,
-las Lenguas se aprenden del habla y de la escucha,
-la Literatura del gusto por los cuentos,
-el arte de la admiración de la belleza que nos rodea,
-la Filosofía de aprender a pensar.
-los Valores de ejercer la ciudadanía consciente,
-las Emociones, de mirar con los ojos del respeto…

Es decir, lo que nosotras ya hacemos sin necesitar de programas ni de aplicaciones informáticas, ni de métodos ni de asignaturas…, tenemos que ser Maestros con mayúsculas, nada más y nada menos. Maestros que pueden dar clase al lado de un río o en un monte como hacía don Gregorio el maestro de “La lengua de las mariposas”. Maestros que si miramos a los ojos a nuestros pequeños ya sabemos como va el mundo.

Eso es lo que intentamos hacer Isabel y yo en la escuela. Hacer camino acompañándolos. Nada más que eso.

Para finalizar, os diría que os hagáis misma pregunta que nos decía Carlos Castaneda:

La pregunta es: ese camino tiene corazón?
Si lo tiene, el camino es bueno; si no, es inútil.
Los caminos no llevan a ninguna parte, pero unos tienen corazón y otros no.”
Muchas gracias y  tal y como le decimos a nuestros pequeños cuando dejan la escuela infantil:

Buen camino!!!

Ahora”O latexo dunha aula infantil” ya anda por el mundo adelante, lo reseñan en periódicos, lo recomiendan en los medios de comunicación y, entretanto, nosotras, esperamos que sea del interés de aquellas personas comprometidas con la educación de la infancia.

1 Comment

  1. Moitas felicidades, queridas amigas. Sen dúbida esas reflexións que facedes nos vosos libros servirán para todos os profesionais do ensino. Para os “vellos” coma min , para reconfirmar que estou no certo educativamente falando; e para os “novos” para dar pistas, abrir os ollos e amosar que unha escola como a vosa é posible.
    Graciañas por contar conmigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s