Nuestra aportación a la educación infantil

Posts Tagged ‘bibliotecas’

¿Hacer lectores o fomentar la competencia lectora?

In RebelArte on 27/04/2012 at 16:33

Hay debates obstinados en negar la realidad y buscar culpables en todos los sitios menos donde están. Mentalicémonos, el papel de las familias y de la sociedad -tanto por ausencia como por presencia- es fundamental en la formación de hábitos de sus hijos y conciudadanos. Con esta afirmación no estamos restándole importancia a la función de la escuela, sino, y en el caso que nos ocupa, eximiéndola de la responsabilidad que todo el mundo le echa encima.

De un tiempo a esta parte, escuchamos nombrar en varias ocasiones a unos nuevos chivos expiatorios: los mediadores de lectura (asociándolos en este caso a docentes e integrantes de equipos de bibliotecas). Argumentan en estas tesis que si las inversiones hechas en las bibliotecas escolares (económicos, humanos, infraestructuras, recursos y formación) fracasan es porque los “mediadores” entre la lectura y los niños/as y los jóvenes/as no atinan con la selección de fondos, con las recomendación de lecturas, con las estrategias y con la concepción del provecho educativo de la lectura. Ahora ya hay quien habla de la necesidad de la creación de los “comités de selección”, es decir, un micro grupo dentro del macrogrupo, del subgrupo del equipo de dinamización; cada vez enredamos más en burocracia y no mejoramos mucho. Suponemos que será la nueva tendencia. Como esto va por modas, los oradores, formadores, expertos, y otros visitantes de congresos, agotados los filones anteriores, dieron con este.

Aquí hay mucho de lo que hablar; cuestiones aun sin contestar, directrices escolares erráticas, confusas campañas institucionales, informes y estudios interesados …, por ello vayamos por partes:

1º Estamos totalmente de acuerdo que lo primero que habría que preguntarle a las personas que quieren participar en los equipos de biblioteca es si leen. Sería esta una premisa básica para pertenecer a este equipo, y no otras que se ven tales como la amistad entre miembros del grupo o la puntuación para el concurso. Es paradójico pero cierto, hay gente que está en el equipo y no lee un libro al año, otros que no saben de criterios de selección adecuados al alumnado al que se están dirigiendo, otros que no saben hacer un registro bibliográfico. Hay de todo; incluso hay muchas personas que saben bien lo que tienen entre manos.

2º Hace tiempo que apuntamos que la relación entre titiritadas y formación de lectores es escasa o nula. Hay quien piensa que se trata de organizar “romerías”en la biblioteca y con eso ya se hacen lectores. Es posible que se cumplan otros objetivos pero la incidencia en el tema que nos ocupa es irrelevante.

3º La dotación es importante, la variedad de fondos también, pero lo  es sobre todo, la sincronía entre el latido del centro y la selección de publicaciones. Hay muchos cuartos malgastados. Si la biblioteca es el corazón del centro, tendrá que ser acorde con la fisonomía y funcionamiento del cuerpo que lo alberga; aquí no hay compatibilidad para los trasplantes de órganos ajenos, ni humanos ni artificiales.

4º Las recomendaciones de lectura, a veces más que hacer lectores, espantan a los existentes. Esto se acentúa más según se va escalando por los distintos niveles educativos. Es bien conocido el debate y tiranteces entre los que abogan por los clásicos y los defensores de la literatura de más rabiosa actualidad. Habrá que buscar el punto justo adecuado a los intereses de los usuarios, no a los de los gestores.

5º Se confunden y se solapan las funciones de una biblioteca pública y de una biblioteca escolar, o incluso de la de aula. A veces se pretende realizar el mismo servicio de préstamo en el centro que en la biblioteca del ayuntamiento que hay dos calles más para allá, y ofreciendo el mismo “producto” no hay clientela para todos, pese a que luego los chicos van a hacer los deberes a la biblioteca pública y le preguntan a los bibliotecarios dónde tienen que buscar la información. Cada cual a lo suyo.

6º Ya cansa la comparación con Finlandia y los resultados PISA en lectura (es curioso pero nadie quiere parecerse la Corea que en los últimos años alcanza mayores puntuaciones); ni aquí somos como en Finlandia, ni pensamos como ellos, ni leemos como ellos, por lo tanto el intento de traslado de las estrategias finesas sería otro estrepitoso fracaso. Pensemos que ellos también tienen sus defectos que parecemos no querer ver, o PISA no muestra.

7º Hay que poner la lectura en nuevos soportes, pero eso no va a hacer que ganemos lectores, en la actualidad leerán los mismos que ya leen en papel. Con todo, es importante que se faciliten canales, ahora bien, su ausencia no va a ser el motivo de que no haya lectores. Además no confundamos lectores con jugadores. Y cuidado también negocio que acompaña toda esta nueva tendencia.

8º Leer puede ser una fuente inagotable de placer … o de sufrimiento; de conocimiento bueno … o nocivo; de crecimiento … o de reduccionismo. Hay buenas lecturas … y lecturas perniciosas, hay quien le gusta leer … y a quien no, y tan sólo eso no determina que sean buenos o malos ciudadanos, personas, estudiantes, hijos, hombres o mujeres. Sería lo recomendable, sería enriquecedor, pero hay a que asumir que hay quien no le gusta leer.

9º Debemos saber que detrás de esto también hay muchos intereses comerciales y de mercado, que hay mucho negocio, que hay muchos libros publicados, financiados y expuestos en bibliotecas que por el mero hecho de leerlos no le van a producir ningún beneficio al lector ni la literatura.

10º Y antes de nada, cabría preguntarse para qué queremos que lean los chicos. A lo mejor no todos y todas esperamos lo mismo, por ello las acciones que se adopten pueden hasta ser contradictorias. Sabiendo eso, es posible qué sepamos en qué invertir fondos, esfuerzo y personal.

No queremos finalizar sin reconocer todo el trabajo bien hecho que hay en las bibliotecas escolares pero también recordar, para tener muy presente, que la función de la escuela más que hacer lectores es lograr que adquieran una competencia lectora; que no es lo mismo. Y eso, a veces, se deja en pos de otras acciones más lucidas, al tiempo que más banales para el objetivo que nos compete a los docentes.

Recomendamos la lectura del número extraordinario de la Revista de Educación, Sociedad lectora y educación, que pese a no ser reciente, consideramos puede resultar muy interesante, ya que luego cuenta con artículos de Teresa Colomer, Álvaro Marchesi,Gabriel Janer Manila, Víctor Moreno y muchos otros expertos en lectura, educación, bibliotecas y competencia lectora.

Anuncios

¿Qué biblioteca?

In ActualizArte on 05/12/2011 at 09:00

Imagen de Nick Georgiou

Casi todos concordamos en la importancia de la biblioteca escolar (BE) en los centros, ahora bien, ¿todos sabemos hacia qué modelo de biblioteca debemos tender, cómo la organizamos y qué función debe tener?

Acaban de publicarse dos documentos que pueden servir de ayuda para no desaprovechar esfuerzos, recursos e ilusión, de los que ya se hizo un avance en el reciente congreso celebrado en Santiago, Bibliotecas Escolares en Tránsito (BET), como se puede ver en la documentación o vídeos del mismo.

1º “Marco de referencia para las bibliotecas escolares”, en el que se recoge:

-Modelo de BE, así como la existencia de secciones de aula (el eterno debate en infantil sobre si biblioteca de aula o de centro), y la presencia de la biblioteca en los documentos organizativos del centro.

-Ámbito de actuación desde la BE, proyectos o planes de lectura, programas para adquirir la competencia informacional (ALFIN), o su función compensadora de desigualdades.

-Recursos físicos y materiales, ubicación, equipamiento y colección.

-Organización y funcionamiento, responsable, equipo de apoyo, sistemas de organización de fondos, horarios de apertura, presupuesto (entre el 5 y el 10% del total del centro), y servicios básicos.

-Recursos humanos de la BE, la implicación del equipo directivo, el equipo de coordinación, la persona responsable, dedicación horaria, reconocimiento y participación del alumnado y de las familias.

-Formación del profesorado; las funciones de las unidades de apoyo desde la administración; la evaluación de la BE y las redes de colaboración.

“Bibliotecas escolares ¿entre interrogantes? Herramienta de autoevaluación. Preguntas e indicadores para mejorar la biblioteca”.

Suscita un proceso de análisis a modo de hoja de ruta o guía de cómo llegar a ese modelo ideal de biblioteca, que paso a paso lleva a la reflexión. Se estructura en cuatro niveles de análisis:

A) El valor que el centro le concede a la BE, asignación de recursos, participación en los órganos de gestión y coordinación pedagógica.

B) Accesibilidad, tanto desde el punto de vista físico como en relación con la gestión escolar (horarios, integración de las bibliotecas de aula …).

C) Visibilidad, acciones que se promueven desde la BE en relación con la difusión, comunicación y señalización.

D) Apoyo al currículo, análisis de necesidades y oferta de servicios, adecuación de los recursos documentales, coordinación pedagógica, competencias en lectura y escrita, competencia digital, usos y usuarios, planificación y evaluación, equipo de trabajo, comunidad profesional y puentes con la comunidad.

Ojo, este es un documento “peligroso”, pudiera ser que la evaluación de la biblioteca escolar nos dé como resultado un avance de la evaluación del centro.
Las dos iniciativas son una excelente aportación para los centros. Ahora bien, si tuviésemos que ponerle una pega, sería  sobre como se obvia la biblioteca escolar de los centros de infantil (esa que no existe). En el primer documento dice en la página 14: “Los centros incompletos, de pocas unidades o que imparten educación infantil exclusivamente no pueden renunciar a contar con una biblioteca escolar lo mejor dotada posible y con las funciones que le corresponden, y que se han señalado.” ¿Qué eufemismo es ese de que los centros no pueden renunciar? Y en el segundo, dice que esta herramienta de autoevaluación “se puede aplicar en centros de Primaria, institutos de Secundaria, centros de personas adultas …”. ¿Qué pasa, que los centros de infantil, -por ejemplo en los que trabajamos con 13 unidades de infantil (los hay con más, a diferencia de algunos de primaria- tenemos de darnos por mencionados en los puntos suspensivos? ¿Por qué no hay una postura clara hacia BE en infantil? Algún día nos gustaría tener una respuesta a esto.

La biblioteca escolar en infantil: el no-espacio

In ContArte on 21/10/2011 at 08:16
El 24 de octubre es el Día Internacional de la Biblioteca escolar, por ello formulamos dos preguntas:
1ª ¿Se puede celebrar el día de la biblioteca escolar en los centros de educación infantil?
2ª ¿Se celebra?
Que comencemos con esta pregunta es una ironía, ya que, si nos ajustamos lo que establece la normativa, la biblioteca escolar es un espacio que no existe en los centros de educación infantil. El no-espacio. Es paradójico, pero a tenor de lo que se estipula en el RD 132/2010, del 12 de febrero, por el que se establecen los requisitos mínimos de los centros que impartan las enseñanzas de segundo ciclo de educación infantil, educación primaria y educación secundaria, la biblioteca no se contempla entre las instalaciones mínimas con las que deben contar los centros de infantil. Estamos hablando de un reglamento reciente, no de una norma de hace muchos años. Suponemos que la reflexión que hicieron sus redactores es que como los niños/as de infantil, supuestamente, no leen, ¿para qué precisan de una biblioteca?
No importa que, en coherencia con la esquizofrenia de la administración, en una norma anterior, de rango superior como es la LOE, estipule en su artículo 113.1 “que los centros de enseñanza dispondrán de una biblioteca escolar; no importa que se convoquen premios a buenas prácticas en bibliotecas escolares con apartados para educación infantil; afortunadamente no importa para que puedan recibir subvención; tampoco importa para que en los discursos sobre el fomento del hábito lector se hable de comenzar desde la más tierna infancia; no importa para que se hagan campañas publicitarias institucionales en las que aparecen niños y niñas pequeños asistiendo a actividades de animación lectora en la biblioteca escolar; y no importa para que se constituyan equipos de dinamización de la biblioteca escolar -con coordinador/a-reconocido-, incluso en los centros de infantil.
Da para pensar un poco. ¿Por qué en esa normativa de referencia a la hora de construir un centro educativo no se contempla un espacio para la biblioteca? ¿Acaso no merecen los niños y niñas de 3-6 años 75 metros cuadrados como los de secundaria, o los escasos 45 de los de primaria -esto tampoco es fácil de entender, ¿por qué menos metros para niños que necesitan más movimiento?-; ¿acaso incrementaría mucho el coste de las nuevas edificaciones? Otra curiosidad es que cuando se construyen nuevos centros, a veces, se deja un espacio que todo el mundo entiende como biblioteca, pero si es preciso incrementar unidades es el primero del que se echa mano; dado que la biblioteca “no existe”, puede emplearse como mejor se considere.
Paradojas de la educación.

En cuanto a la segunda pregunta, claro que se celebra. Se celebra, y hay bibliotecas en los centros de infantil. El profesorado, no es que seamos uno de los sectores que más lee, pero sí sabemos de la importancia de que los niños/as lean, por ello, podemos acondicionar una hermosa biblioteca debajo de una escalera, en un almacén, o en el recibidor del centro. Y compramos libros, muchos libros que les leemos a nuestro alumnado, tras seleccionarlos, plastificarlos, catalogarlos y ordenarlos en ese no-espacio.
Paradojas.

¿Biblioteca escolar o biblioteca de aula en infantil?

In ContArte on 21/10/2011 at 08:16

Más que centrarse en la aglutinación o en la dispersión de fondos, debería hacerlo sobre las funciones de una y de otra biblioteca. Ya que, aun siendo complementarias y no excluyentes, no son las mismas. La biblioteca de aula puede ser una sucursal de la biblioteca escolar, pese a no estar subordinada a esta.

No somos capaces de exponerlo con más claridad que lo hace Kepa Osoro en este documento de la FGSR del Proyecto de lectura para centros escolares (PLEC), en el que da argumentos, incluso comparativas de la función de una y de otra.

Personalmente, y atendiendo a las edades con las que trabajamos (3-6), si tuviésemos que elegir, optaríamos por la biblioteca de aula, ya que, en este momento nos importa más encender la mecha de la lectura que la formación de usuarios. Afortunadamente, no hay por qué tomar esas decisiones.

Tampoco deberíamos olvidar, que en la actualidad existe una buena red de bibliotecas públicas que también tienen sus objetivos de cara a este público infantil. Por ello, no dupliquemos tareas; a cada quien a lo suyo, que también hay mucho solapamiento de responsabilidades; en la biblioteca pública se realizan actividades más propias de la biblioteca escolar, y en la de aula otras que le corresponderían a la pública.

Se malgastan muchos esfuerzos, ilusiones y recursos. Esta es, también, una reflexión necesaria, incluso en el día grande de las bibliotecas escolares.

Libros de expurgo

In ContArte on 27/04/2011 at 00:01

Sé de pocos equipos de biblioteca que no se hayan encontrado con un problema en el centro llegado el momento de realizar un expurgo para organizar la biblioteca escolar.
Siendo una tarea necesaria en las bibliotecas, el expurgo, a veces, es mal acogido en la comunidad en tanto que  implica deshacerse de algo, destruirlo, eliminarlo. Suele haber bastantes discrepancias en cuanto a los ejemplares que deciden retirarse.
Los motivos por los que se debe hacer son aislar el material desfasado, ampliar el espacio disponible, restaurar los fondos deteriorados u organizar la colección. Los criterios objetivos a tener en cuenta son la antigüedad/obsolescencia, su uso, la duplicidade de documentos o la redundancia de la información. Los criterios subjectivos serían la actualidad de la información, la adecuación de la obra a las necesidades de la comunidad y la calidad de la información. A pesar de que el criterio del profesorado que va a realizar el expurgo es determinante, se debería contar con la opinión de especialistas, ya que aún siendo una práctica saludable, se debe realizar con cuidado y acierto.

Pero, una vez hecho el expurgo, ¿qué hacer con los libros retirados?, este es otro gran problema, por lo que como un guiño a la celebración del Día del Libro queremos hacer unas sugerencias, para dar una nueva vida a los libros viejos.

Blogs sobre la biblioteca escolar

In ContArte on 21/10/2010 at 15:00

El día 22 de octubre es el Día Internacional de la Biblioteca Escolar, con tal motivo queremos recomendar blogs de bibliotecas escolares. De los muchos que consultamos, reseñamos dos:
Trafegando Ronseis, uno de nuestros blogs de cabecera; un trabajo excepcional de Anxo y Gracia, “un blog de gotas y de icebergs, de lo que nos preocupa o nos llama la atención, de biblioteca y de aula.” Un blog comprometido, de los que van a cara descubierta con aquellos temas en los que creen y defienden: valores y derechos humanos, defensa de la lengua gallega, la introducción de las tecnologías en la enseñanza, la importancia del audiovisual, la necesidad de conectar con los intereses de las y de los adolencentes… y docenas y docenas de aciertos más. A veces pensamos que deberían ser subvencionados -o no-, y dedicarse en exclusiva a darnos ideas al profesorado. No sabemos como hacen, pero envidiamos su actividad, en lo que va de año llevan 1042 entradas.Un blog con discurso propio, siempre alrededor de la literatura, o lo que es lo mismo, de la vida. Recomendamos una de sus últimas entradas “Amor en la biblioteca
El Biblioabrazo, blog y web de la biblioteca escolar del CEIP Gabriel y Galán de Cáceres, segundo premio nacional de animación lectora en el 2009. Dinámico, actualizado día a día, bien organizado y bien dotado de recursos, de recomendaciones y de actividades de animación lectora. Permite la búsqueda por temas, enlaces a otros blogs y webs de lectoescritores, ilustradores, revistas de literatura infantil, editoriales, e incluso elaboran guías de lectura sobre determinados temas -oficios, alfabetos, otoño, etc. Encontrareis muchas actividades para copiar, entre ellas, las cestas lectoras para los recreos. Hay que ver sus entradas sobre bibliotecas escolares. Un gran y meritorio trabajo.

Variaciones sobre la lectura

In FormArte on 21/10/2010 at 14:54

“Los días 29 y 30 de octubre se celebrarán en Santiago de Compostela (Palacio de Congresos) los III Encuentros de Bibliotecas Escolares de Galicia. El lema de esta cita será Variaciones sobre la lectura, una oportunidad para la difusión de experiencias que se están llevando a cabo en centros escolares gallegos (alguno también de fuera de Galicia), alrededor de esta cuestión (la lectura), que aúna tantas voluntades y merece tanta atención en tiempos de mudanzas tecnológicas y, a decir de algunos expertos, de paradigma en la cultura escrita y en la forma de leer y de escribir. Será un punto de encuentro del gran colectivo gallego de las bibliotecas escolares para seguir ampliando las posibilidades de colaboración.”
Entre outros conferenciantes destacamos la presencia de Teresa Colomer, Javier Celaya y Manuel Bragado, de los que hemos hablado en otras ocasiones en este blog.