Nuestra aportación a la educación infantil

La biblioteca escolar en infantil: el no-espacio

In ContArte on 21/10/2011 at 08:16
El 24 de octubre es el Día Internacional de la Biblioteca escolar, por ello formulamos dos preguntas:
1ª ¿Se puede celebrar el día de la biblioteca escolar en los centros de educación infantil?
2ª ¿Se celebra?
Que comencemos con esta pregunta es una ironía, ya que, si nos ajustamos lo que establece la normativa, la biblioteca escolar es un espacio que no existe en los centros de educación infantil. El no-espacio. Es paradójico, pero a tenor de lo que se estipula en el RD 132/2010, del 12 de febrero, por el que se establecen los requisitos mínimos de los centros que impartan las enseñanzas de segundo ciclo de educación infantil, educación primaria y educación secundaria, la biblioteca no se contempla entre las instalaciones mínimas con las que deben contar los centros de infantil. Estamos hablando de un reglamento reciente, no de una norma de hace muchos años. Suponemos que la reflexión que hicieron sus redactores es que como los niños/as de infantil, supuestamente, no leen, ¿para qué precisan de una biblioteca?
No importa que, en coherencia con la esquizofrenia de la administración, en una norma anterior, de rango superior como es la LOE, estipule en su artículo 113.1 “que los centros de enseñanza dispondrán de una biblioteca escolar; no importa que se convoquen premios a buenas prácticas en bibliotecas escolares con apartados para educación infantil; afortunadamente no importa para que puedan recibir subvención; tampoco importa para que en los discursos sobre el fomento del hábito lector se hable de comenzar desde la más tierna infancia; no importa para que se hagan campañas publicitarias institucionales en las que aparecen niños y niñas pequeños asistiendo a actividades de animación lectora en la biblioteca escolar; y no importa para que se constituyan equipos de dinamización de la biblioteca escolar -con coordinador/a-reconocido-, incluso en los centros de infantil.
Da para pensar un poco. ¿Por qué en esa normativa de referencia a la hora de construir un centro educativo no se contempla un espacio para la biblioteca? ¿Acaso no merecen los niños y niñas de 3-6 años 75 metros cuadrados como los de secundaria, o los escasos 45 de los de primaria -esto tampoco es fácil de entender, ¿por qué menos metros para niños que necesitan más movimiento?-; ¿acaso incrementaría mucho el coste de las nuevas edificaciones? Otra curiosidad es que cuando se construyen nuevos centros, a veces, se deja un espacio que todo el mundo entiende como biblioteca, pero si es preciso incrementar unidades es el primero del que se echa mano; dado que la biblioteca “no existe”, puede emplearse como mejor se considere.
Paradojas de la educación.

En cuanto a la segunda pregunta, claro que se celebra. Se celebra, y hay bibliotecas en los centros de infantil. El profesorado, no es que seamos uno de los sectores que más lee, pero sí sabemos de la importancia de que los niños/as lean, por ello, podemos acondicionar una hermosa biblioteca debajo de una escalera, en un almacén, o en el recibidor del centro. Y compramos libros, muchos libros que les leemos a nuestro alumnado, tras seleccionarlos, plastificarlos, catalogarlos y ordenarlos en ese no-espacio.
Paradojas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: