Nuestra aportación a la educación infantil

Posts Tagged ‘fomento lectura’

Leer es un placer cuando es placentero

In ReflexionArte on 18/04/2017 at 13:51

IMG_2750

Esta afirmación de pata de banco encierra la sencilla fórmula de la animación lectora; no sé por que se le da más vueltas, desconozco por qué se hacen cosas tan rebuscadas desde las bibliotecas escolares tratando de inocular el virus de la lectura. La clave no es otra que procurar que la lectura sea un acto placentero. Somos seres hedonistas -hablo en el sentido filosófico-, la búsqueda del placer puede ser fruto de un comportamiento positivo educado, por ello no debe ser visto como algo malo. La industria bien lo sabe, pero desafortunadamente, muchos maestros recomendadores de lectura, no, así se explican los libros que les ponen entre las manos a los pequeños, las horas que escogen para leer o la batería de trabajos que les proponen a posteriori casi como castigo por leer.

Sobre esto hemos hablado mucho en este blog, aunque nos quedaban por decir las asociaciones que se pueden hacer para que ese rato de lectura sea aún más placentero. Cuando preguntamos a personas adultas sobre sus momentos de lectura, hay quien menciona el lugar donde lee (bajo un árbol, al lado de una ventana, en su sofá preferido…), otros comentan sobre las parejas de la lectura (un café, un bombón, unas galletas…), otros de las horas de leer (al despertar, por la noche ya en la cama, después de comer…). Nosotros, los/las docentes, no; ponemos a leer a los niños cuándo, cómo y lo qué nosotros consideramos, sin moverse ni distraerse con nada. Por qué nos costará tanto entender que ellos pueden disfrutar o rechazar la lectura al igual que nosotros por las condiciones, por los libros o por los tiempos inadecuados.

Por qué no procuramos que la experiencia lectora se vea enriquecida con un ambiente proclive. Por qué no aprovechamos un día de sol para leer en el campo, o por qué no les dejamos mordisquear un pequeño regalo dulce al tiempo que escuchan un cuento.

Mucho cambiaría el cuento si así lo entendiésemos.

A continuación, recogemos aquí el artículo “El primer peldaño de la animación a la lectura”, en el que profundizábamos en ese tema, publicado en el Caderno de Análise A Fondo (124, 13/11/15) de Sermos Galicia, coordinado por Francisco Castro, cuyo título era “Dos contos á lus do candil á cultura da imaxe”, en el que exponíamos nuestra visión junto a Antonio G. Teijeiro, Concha Costas y Jacobo Fernández Serrano.

IMG_2765

Cada vez que comienzo con un nuevo grupo de alumnado persigo sin tregua ese momento mágico que se crea cuando logro que veinticinco niñas y niñas de tres años estén engañados escuchando un cuento. Hay quien piensa que esto es algo sencillo ya que a todos los críos les gustan los cuentos. Puede ser, mas no es lo mismo. Una cosa es que atiendan y otra bien distinta es enredarlos en el hilo de la historia y llevarlos prendidos hasta el desenlace. A veces incluso me siento como la bruja de la casita de chocolate tratando de conquistar a Hansel y Gretel para encerrarlos y luego engordarlos bien antes de paparlos.

Así cuando me preguntan cómo hacer animación a la lectura en infantil, siempre contesto lo mismo: leyendo mucho, leyendo bien y leyendo a menudo. Leer, leer y leer. Ese es el secreto o fórmula mágica para hacer lectores. Hay otras muchas estrategias, ora bien, nunca debemos olvidar que los medios no pueden solapar el fin. Cuando reflexiono sobre los ralos éxitos de todos los esfuerzos que se están haciendo desde bibliotecas, escuelas y otras instituciones para el fomento de la lectura, hay veces que pienso que, a lo mejor, lo que falla es que a pesar de que se hacen grandes exposiciones y campañas sobre el libro, presentaciones, juegos de papel, ginkanas o encuentros con autores, se lee poco en las aulas, en las casas y en los espacios públicos. Esta afirmación, a más de uno puede que le parezca desatinada, pero hace falta poner sobre la mesa y dilucidar lo que pretende cada uno de los implicados: vender libros, tener público, mostrar resultados o hacer lectores. Más de las veces nos quedamos en la monda y no llegamos al corazón.

Leer es un proceso personal y colectivo que tiene muchos implicados. Yo en este caso estoy hablando como docente, pero no me olvido de que ante todo soy lectora, soy mediadora de lectura, soy incitadora de lecturas, soy compradora de libros y soy ciudadana. A continuación, iré explicando lo que le pido a cada quien.

Cuando decía al inicio que quería enganchar con un cuento lo antes posible a mi alumnado es porque soy de las que pienso que leer es un placer cuando es placentero. Esto puede parecer de pata de banco, pero no tanto. Leer es muchas cosas, se hace con múltiples finalidades, he ahí las distintas funcionalidades de la lengua escrita, sin embargo con críos que no son capaces de leer por sí mismos, lo que tenemos que mostrarles es que leer es un acto especial. Leerle a niños y niñas no puede ser una mera rutina, ni un hueco en la programación escolar o tan sólo la motivación de una secuencia didáctica. El momento del cuento tiene que ser especialmente delicioso, deseado por ellos, de modo que anhelen que la maestra coja un libro entre las manos. Por ello, condición básica es que los y las educadoras seamos personas apasionadas por la lectura. Si no es así, se nos nota la farsa. De vez en cuando, circula por las redes sociales la afirmación de Emilia Ferreiro, sobre que si los maestros no leen no pueden transmitir el placer por leer, y continúa esta reputada investigadora argentina, diciendo que, desgraciadamente, los maestros no leen. Lo sabemos, no nos engañemos. Hay maestros que se aburren y que aburren leyendo. A menudo me pregunto por qué en los planes de estudios de los futuros maestros no se incluye enseñar a contar historias. Sé que hay materias sobre la literatura infantil con una visión histórica y didáctica, pero se imaginan lo que cambiaría el cuento si las facultades de educación se llenaran de contadores que tuviesen que conseguir que la gente los escuchasen o si en las oposiciones -entre otras cosas- se le pidiese a los futuros docentes que conquistaran al tribunal con la lectura de un relato o fragmento de un libro. Cuando me dicen lo que hacen algunos maestros en la “Hora de leer” de los centros de primaria, siempre me acuerdo de aquel profesor de Daniel Pennac en “Como una novela” que abría su cartera y sacaba libros de los que le daba bocados a sus alumnos para abrirles el apetito lector. Dirán que es difícil, bien, pues vayamos a  lo más fácil y factible: cuando menos pongamos como condición –lógica- a los integrantes de los equipos de dinamización de la biblioteca escolar que sean lectores. Así, a lo mejor, las compras, selección, consejos de lectura y actividades de fomento responderían a un criterio literario que vaya más allá de modas, de novedades, de temas del momento o de fechas en el calendario.

La siguiente pregunta que me harán será sobre consejos de lectura para animar a leer. Ahí viene lo verdaderamente difícil, porque así como cualquier lector o maestro tiene un fondo de biblioteca que siempre funciona, queda una buena porción de libros que debemos escoger una vez conocemos al lector o lectora. He aquí la verdadera interacción entre el mediador/a de lectura y el lector, y la importancia de que el guía sea un gran lector. Lo peor que se le puede hacer a un lector en proceso es darle libros que no lo enganchan. Pero esto no sólo es responsabilidad del recomendador, aquí entra también la de los editores. Me quejaba días atrás a mi librero de cabecera de la frustración que había sentido porque comprara unas novelas destacadas en webs especializadas, en los medios y en los escaparates de las librerías, pero que no había sido capaz de acabar de leerlas. Él me decía que en los últimos tiempos se estaba notando la desaparición del oficio de editor en pro del economista editorial. Bien, pues piensen también señores editores de lo que se dice de pan para hoy y hambre para mañana, del daño que se hace defraudando a un lector.

En cuanto a los formatos de la lectura, sé de las indicaciones de la IFLA, a pesar de todo, hace poco me sentí reconfortada cuando leí a Roberto Casati, afirmando en “Elogio del papel” que la verdadera lectura en profundidad debe hacerse en formato libro, y que en las escuelas hay que volver a la lectura en voz alta. No somos unos nostálgicos, tan sólo piensen en el objetivo que pretendemos, no en otros, también importantes, pero en este caso secundarios. En infantil, un “cuento de boca”, como dicen ellos, no tiene comparación con otras modalidades más visuales, acaso más interactivas –imposible-, o más tecnológicas. Sospecho que en las otras edades sucede lo mismo, pero así como nos echamos a reír cuando le preguntamos a una persona adulta si leyó un libro y nos dice que no pero que vio la película, parece que la fascinación por los aparatos nos aturdió la mirada.

En este balance que estamos haciendo sobre la animación a la lectura, no podría olvidar el papel de las familias. Cuando un pequeño me dice que su padre o madre le lee un cuento en la cama, ni siquiera me preocupo por sus sus escasos atributos literarios –frecuentemente de personajes o series televisivas-, porque para mí, el vínculo afectivo que se establece con la lectura de por medio, está por encima de su ínfima calidad. Un niño o una niña que asocia un cuento a un momento de placer, de calor, de ternura o de alegría, tiene muchas probabilidades de seguir buscando eso en los libros el día que sea capaz de leer sólo.

Hoy en día cuando se publican más libros infantiles que nunca, lograr que los pequeños lean es más difícil que nunca, porque no sólo se trata de engancharlos a leer sino de luchar contra todos los adversarios que le surgieron a la lectura, por ello, el papel de las bibliotecas, de las industrias culturales y de los medios comunicación, de la ciudadanía en general es crucial, pero puede ser que no estén dándolo todo por la lectura. En cualquiera caso, yo desde mi aula seguiré cautivando a los pequeños. A mí de pequeña me engañaron los cuentos de nuestra tía Victoria; que nos repetía siempre los mismos –no más de tres o cuatro-, con ellos curaba, consolaba, nos acariciaba y nos adormilaba. Hoy en día, sigue haciendo lo mismo con sus sobrinos nietos, y por ahora aún le va ganando la partida a “Pocoyó”.

IMG_2770

Se cerraba este cuaderno con esta doble aseveración borgiana: 1ª que el paraíso, de existir, debe ser una biblioteca; 2ª que leer es una de las formas de la felicidad. Para Francisco Castro de atender ese mensaje “igual seríamos más felices”.

Animar a leer en infantil

In ActualizArte on 12/11/2015 at 09:59

12243597_10206810048162531_383304542891030687_n

En el mes de noviembre, Francisco Castro editor y escritor, se puso en contacto con nosotras para invitarnos a participar en el Caderno  de análise 124  A fondo del periódico  Sermos Galiza, centrado en esta ocasión en la promoción de la lectura.

Ahora, con él en las manos, consideramos que “Dos contos á lus do candil, á cultura da imaxe” resultó un número muy interesante. Francisco Castro, el coordinador del cuaderno, lo inicia con un artículo que lleva por título “Máis gramática e menos fantasía”, en el que sostiene que no sólo leyendo se hace fomento de la lectura, también escribiendo, por tanto, aprendiendo a escribir, aprenden a leer, y así incluye la creación pensando que puede que escribiendo quizás aprendan a amar la literatura. Propone que se incorpore, también,  la escritura creativa como una rutina curricular, lo que requiere -cómo no-  de la formación del profesorado.

Sigue el número con una entrevista a Concha Costas, presidenta de Espazo de Lectura, realizada por Xabier P. Iglesias, donde reivindican que la lectura es un factor socializador que nos permite una ciudadanía crítica.

Jacobo Fernández Serrano, dibujante y autor de literatura infantil, habla de la banda diseñada en la escuela, del cómic, que con su naturaleza híbrida, ofrece infinitas posibilidades para un educador, incluso se permite un vaticinio en el que los ve, junto con la novela gráfica, como una de las grandes atribuidas del mundo editorial en la escuela.

Antonio García Teijeiro escribe un sugestivo artículo que lleva por título “Cultivar con la poesía las emociones del alumnado” en el que ya comienza afirmando que los seres humanos precisamos de la poesía.  Como docente y como escritor, sostiene que la poesía puede ayudar a cambiar la línea de conducta de niños y adultos, y y a pesar de todo no tiene presencia suficiente en las aulas, está al margen. Defiende la poesía en voz alta, poesía para sorprender, para ganar la atención de los chicos, para emocionar. Y según él, alguna de las razones por las que la poesía no entra en las aulas es porque los docentes no fueron educados en ella, por ello, ofrece un camino para iniciarse echando mano de la literatura de tradición oral, siguiendo con los cuentos rimados, dando paso inmediato a los romances, y luego las canciones (poemas en música). Pero sobre todo, considera que la clave está en la convicción de que la poesía tiene valores para  la formación de las personas.

Nosotras, hablamos de cómo enganchar al alumnado “por la oreja” y llevarlo al mundo de los libros, a través de cuentos, -bien contados, bien escogidos- sin perseguir nada más que el placer de la escucha. Afirmamos que leer, leer y leer es la única fórmula mágica o secreto para hacer lectores,  y lamentablemente, se hacen muchas actividades de fomento (exposiciones, campañas o díasde), pero se lee poco en los centros, en las aulas, en las bibliotecas, en las casas, y en los espacios infantiles.

El cuaderno se cierra con una conclusión a cargo de Francisco Castro en la que hace un alegato a favor de la lectura ya que leer sólo produce beneficios. No tiene absolutamente ninguna contraindicación.

Como sucede siempre, estos argumentos a favor de la lectura sólo los leerán las personas que ya leen, a las que no leen las dejará igual, pero a lquienes leemos nos darán razones para no cejar en nuestro empeño.

“La analfabeta” y “Cómo aprendí a leer”

In ActualizArte on 14/03/2015 at 09:30

En algunas ocasiones, en este blog, destacamos algunos libros que, sin ser de pedagogía o didáctica, a nosotras, por nuestra condición de docentes, nos hacen reflexionar sobre la educación y lavida escolar, huelga decir que, nos acercamos a ellos atraídas  por sus títulos. Así, en los últimos tiempos,  leímos dos libros que, sin tener nada que ver entre ellos, ni entre los contextos de origen de las autoras, ni las condiciones en las que deciden hacerse escritoras, ambas coinciden en la afirmación de que la privación de su lengua materna les hace perder las claves para entender el mundo. Le faltan palabras para expresar lo que sienten, y confiesan necesitar continuamente de un diccionario para ser capaces de reflejar o para ayudarles a comprender lo que leen o lo que escriben. Esto, con las diferencias lógicas,  nos hizo pensar mucho en las niñas y niños que tenemos en el centro, en lo que sentirán cuándo lo que les contamos o leemos no encaja con las claves lingüísticas que “maman” en casa.

Se trata de:

La analfabeta”, de Agota Kristof publicado en la editorial Alpha Decay, dentro de la colección Héroes modernos.

“Leo. Es como una enfermedad. Leo todo lo que cae en las manos, bajo los ojos. Diarios, libros escolares, carteles, pedazos de papel encontrados por la calle, recetas de cocina, libros infantiles. Cualquier cosa impresa. Tengo cuatro años. La guerra acaba de empezar.”

Pero Agota aprendió a leer autónomamente: “Fue así como, muy joven, por casualidad y sin apenas darme cuenta, contraje la incurable enfermedad de la lectura.”

Algo que en su contexto non es muy valorado porque le resta tempo para hacer cosas de más utilidad.

“El abuelo saca un diario del bolsilo de su levita y dice a los vecinos:

-¡Mirad! ¡Escuchad!

Y a mí me dice:

-¡Lee!

Y yo leo. Normalmente, sin errores, y tan rápido como me lo pida.

Dejando de lado ese orgullo de abuelo, mi enfermedad de la lectura me traerá sobre todo reproches y desprecio:

“No hace nada. Se pasa el día leyendo.”

“No sabe hacer nada más.”

“Es la tarea más pasiva de todas.”

“Perezosa.”

Y sobre todo, “Lee en vez de…”

¿En vez de qué?

“Hay miles de cosas más útiles, ¿no?”

Así comienza esta breve obra en la que la autora, una escritora traducida a más de treinta lenguas y cuyo nombre se barajó en alguna ocasión para el premio Nobel, confiesa que a los 21 años se siente una analfabeta tras huir a Austria con su hija de meses y con su marido, en un país en el que se habla una lengua de la que ella aprende palabras básicas, pero en la que no es capaz de leer o escribir. Por el contrario, a medida que va creciendo su niña, cuando ella le recita poemas en húngaro, la pequeña la mira extrañada. El drama de muchos exiliados o de los inmigrantes.

Once breves capítulos para once momentos de la intensa vida de Agota Kristof. Una obra autobiográfica que sintetiza en estos bellos fragmentos los once momentos fundamentales de una existencia apasionada. Estas páginas han sido definidas por la crítica como «un regalo para el intelecto»; un trayecto vital que describe primero a una joven que devora libros en húngaro para luego dar la palabra a una escritora mundialmente reconocida en otro idioma, el francés.

De una infancia feliz a la pobreza después de la guerra, pasando por los años de soledad en el internado, la muerte de Stalin, la lengua materna y las lenguas enemigas como el alemán y el ruso, la huida de Austria y la llegada a Lausanne con su bebé. Las palabras de Agota Kristof nunca son tristes, son implacables, justas y precisas. Todo el mundo de Agota Kristof está aquí, en este libro caracterizado por frases breves, minimalistas, diminutas en las que se concentran en todo momento las grandes reflexiones y los poderosos pensamientos que las han provocado.

Un libro necesario para entender el  drama de los que son obligados a abandonar su tierra por la guerra.

 

Cómo aprendí a leer”, de Agnès Desarthe publicado en Periférica.

Como una niña que se niega a comer lo que le ponen en el plato, la protagonista de este libro no entendía las líneas que pasaban ante sus ojos y escupía las palabras. Le gustaban la brevedad, la música y las imágenes de la poesía, pero obstinadamente se negaba a tragar las grandes novelas. A veces, los planes ideados por su padre, un prestigioso pediatra, la llevaban a leer novelas negras que sí la cautivaban; pero nunca Madame Bovary, por ejemplo. Entusiasta y optimista desde bebé, la protagonista —que no es otra que la propia autora, Agnès Desarthe— pensaba que al acceder al lenguaje estaría en condiciones de decirlo todo. Habría una palabra para cada sensación, para cada cosa vista, tan eficaz como el dedo que apunta al cielo con un grito inarticulado y que significa al mismo tiempo: avión, velocidad, flecha, ruido, miedo, belleza, relámpago, cohete, estrella, azul. Pero las palabras, sentía Agnès ya de adolescente, «eran imprecisas, poco numerosas, rígidas y ocupaban mucho espacio». Hasta que todo cambió. Eso sí: muchos años después.

Un libro que en palabras de la crítica se nos dice:
«Este libro hará las delicias de todos los amantes de la lectura y tranquilizará a aquellos que no leen. O mejor dicho: que no leen todavía. Porque no hay no lectores, sino personas que aún no han tenido la oportunidad de encontrar la puerta que conduce a este increíble jardín secreto, la lectura. Y, contrariamente a la creencia popular, no es fácil llegar a ser un lector; del mismo modo que no es fácil llegar a ser feliz. Es una cuestión de experiencia, azar, suerte, encuentros… Le llevó años a Agnès Desarthe destruir el muro que se interponía entre ella y la lectura. Ésta es su historia, que relata con humor en un libro delicioso.» François Busnel, L’Express

«A través de una serie de acercamientos al placer que producen los libros, Cómo aprendí a leer se convierte en Cómo aprendí a traducir y, por último, en Cómo me convertí en una escritora.» Olivia de Lamberterie, Elle

«Un libro que hará más ligeros los corazones de muchos lectores.» Claire Devarrieux, Libération

Dos lecturas que compartimos con porque merecen la pena, tanto por su belleza como por las reflexiones y conexiones que podemos hacer tras su lectura las personas que nos dedicamos a transmitir el amor por la lectura y por la escritura.

Libros para durar

In ContArte on 23/04/2014 at 07:34

DSCN0868
En el Día Internacional del libro y de los derechos de autor, queremos hacer nuestro particular homenaje a todas aquellas personas que se esfuerzan para que los libros puedan llegar a nuestras manos: escritores, traductores, ilustradores, agentes literarios, diseñadores, editores, fotógrafos, correctores, encuadernadores,  distribuidores, libreros, bibliotecarios, cuentacuentos, y otros muchos que seguramente desconocemos.
Como lectoras no podemos dejar de agradecérselo, pero como maestras este gesto debería multiplicarse por mil. Nosotras que comenzamos en el oficio hace ya unos años, fuimos viendo poco a poco la evolución de esta industria de la que tanto nos valemos en el día a día de nuestras aulas. Hoy podemos ir a la biblioteca y echar mano del libro que precisemos según la ocasión lo requiera: para leer, para soñar, para pensar, para aprender, para mirar, para conocer, para reír, para sentir, para emocionar, para asustar, para consolar, para contar, para escuchar, para hablar o para callar. Es maravilloso, y todo ello gracias a los viven por y para el libro.
Nosotras finalmente somos unas mediadoras que nos emocionamos cuando vemos imágenes como las de las fotografías que acompañan esta entrada, de una niña que aprovecha cualquier rincón en un paseo familiar para abrir su libro y soñar.
Julia está leyendo “Donde viven los monstruos” de Maurice Sendak editado por Kalandraka en las cinco lenguas peninsulares con motivo del cincuenta aniversario de su publicación. Ella no sabe que tiene entre las manos el álbum por excelencia, digno de prestigiosos premios en todo el mundo  y sobre el que se hizo una película en el 2009. Ella no sabe que fue objeto de numerosas críticas en el momento de su publicación por considerarlo poco adecuado a los cánones de la literatura infantil. Pero lo que sí sabe es que le gusta, que la tiene fascinada y que le despierta el deseo de abrirlo para mirarlo.
He aquí el ingrediente secreto que hace que un libro permanezca vigente a lo largo de cincuenta años.
Pues esta es también nuestra particular petición para los que hoy homenajeamos: darnos libros que desgastemos de tanto abrirlos y cerrarlos. Dejad en el cajón los que responden a modas, a necesidades efímeras o aquellos que persiguen el aplauso de un día, porque los niños y niñas en seguida lo notan y los descartan, a pesar de que las maestras nos gastemos los dineros pensando que hay que tener en las estanterías las últimas novedades editoriales.

"Onde viven os monstros"

¿Dónde están los poemas liberados?

In AlfabetizArte on 28/03/2014 at 08:36

 

Solta de poemas en Bertamiráns

Transcurrida una semana tras la liberación de los poemas, cada día seguimos recibiendo mensajes y fotografías de sus particulares periplos y de los actuales posicionamientos en:  semáforos, árboles, toboganes, en las murallas de Lugo, en la nieve de Manzaneda, en el cine, en la piscina… Esperamos que les dieran mucha alegría a quienes los encontraron.

A nuestro alumnado le gusta que le mostremos los mensajes que nos van enviando, incluso para felicitarnos por la iniciativa. Hay que decir que, de partida les costó, pues preferían llevarlos para su casa y no perderles de vista.

Para convencerlos de la necesidad de liberar poemas encerrados, recurrimos a dos poemas del original libro  “Versos del libro tonto“, de Beatriz Giménez de Ory, ilustrado por Paloma Valdivia, publicado por Factoría K de Libros, tras ser elegido ganador del III Premio Internacional de Poesía Ciudad de Orihuela (tierra natal del poeta Miguel Hernández). Así comienza este libro:

Tengo cincuenta ojos,
digo… cincuenta hijos,
digo… cincuenta ¡hojas!,

Soy de timón y lima,
digo… de toma y muela,
digo… ¡de tomo y lomo!

Soy libre, digo… Libra, digo… ¡libro!
Soy un libro, sí, sí.

Pero llevo cerrado tanto tiempo…
que así me he vuelto tanto,
me he vuelto tinta,
me he vuelto… ¡tonto!

“Acrósticos, palabras y letras bailarinas que toman el papel, poemas traviesos que no tienen un pelo de tontos en contra de lo que indica el título. Es un conjunto de 25 composiciones estructuradas en un principio, en un final y, entre ellos, tres partes dedicadas la “los versos que huyeron” por los aires, por el mar y por la tierra. Los primeros fueron tragados por un gallo- veleta ; los segundos los encontró la sirena Flora; y los últimos recogidos por un escarabajo pelotero.

Pulsando sobre la imagen se accede a un avance del libro.

Los libros cerrados se vuelven tontos, y los versos encerrados parece que están muertos.

IMG_7242

 

Dores Tembrás y Xosé Tomás con “O peizoque Roque”

In ContArte on 10/05/2013 at 07:07

Desde que descubrimos el libro “O peizoque Roque” estuvimos coleccionando palabras con las que agasajar al pequeño petirrojo que nos visitaría en primavera, tal y como nos habían prometido sus creadores, la escritora Dores Tembrás y el ilustrador Xosé Tomás. Se acordó que sería el 7 de maio , y desde que fijamos la fecha, comenzamos con los preparativos. Hubo que rehacer el nido, ya que en su momento era un “hogar” de otoño y ahora tenían que notarse los cambios, al igual que sucede en el paisaje. También queríamos tener algún regalo para nuestros invitados, por lo que cada niño/a con la ayuda de su familia, prepararon un Peizoque (los había desde lo más sofisticado con plumas y colores brillantes, hasta los más reales).

El martes llegaron Dores y Xosé Tomás y esta es la crónica que se hace de la visita desde:

 El blog de aula do CEIP A Maía.

-El blog de Xosé Tomás.

El blog de Dores Tembrás.

Tres visiones agradecidas y satisfechas por la experiencia.

Tanto nosotras como nuestro alumnado no nos cansamos de dar las gracias a aquellos creadores que se toman un tiempo para conocer a su público admirador de su obra; creemos que es una gran labor que favorece el reconocimiento del trabajo literario y artístico.

Gracias a los dos y a Francisco Castro de la editorial Galaxia que medió para que esta actividad pudiera realizarse.

32 Feria del Libro de Compostela

In ContArte on 29/04/2013 at 07:19

En nuestra memoria la Feria del Libro de Compostela va indefectiblemente ligada a la llegada de la primavera –que no al buen tiempo-, al ver los árboles de la Alameda cubiertos de hojas, los rododendros y azaleas en flor, a los macizos de tulipanes, al sol en el Paseo de la Herradura, y cómo no, a los preparativos de la fiesta de la Ascensión. Además, también llevaba asociados aquellos tiempos que le dedicábamos a lo que comprábamos. Cuando descubrimos la Feria, por aquel entonces nos parecía muy grande, un montón de librerías con cientos de libros que nunca antes habíamos visto; incluso hubo ocasiones en los que se unió con una Muestra de Arte y era una hermosura, gente que iba, que venía, que miraba, que compraba …
Hace ya unos años dejamos de ir a ese tipo de eventos. Ahora con la red podemos saber al momento de lo más reciente de todas las editoriales existentes, ya no había nada que nos pareciese una novedad. En más de una ocasión, incluso cuestionamos la pertinencia de la realización y subvención de este tipo de actividades, tanto para el público como para las librerías que participan. Pensábamos que había que buscar otro modelo de negocio, otra forma de promocionar el producto y otra manera de hacer lectores.
Ayer amaneció el día claro y soleado, pidiendo salidas desde bien temprano, así que convencimos a nuestras niñas de que podíamos pasar una bonita mañana en Compostela y allá fuimos.
En efecto, ya no es lo que era. Dado lo cambiante de la climatología, ahora las casetas –que no sé si llegarán la diez- se arraciman bajo una carpa. Pero, y con todo …, aun merece la pena ir.
El buen hacer y criterio de los libreros hacen surgir ante nuestros ojos libros y editoras que no conocíamos; por ello tiene ese punto de descubierta. El contacto físico con los libros suscita un deseo más intenso que el producido por la oferta virtual; delante de un libro, ya se puede sentir si habrá química o no. La profesionalidad de los libreros hace que en la conversación con el potencial cliente se transmita su amor polos libros y sus consejos. Claro que no es lo mismo, Internet aun no nos pode dar eso.
Llama nuestra atención que el grueso de lo expuesto es de literatura infantil. Bien saben los libreros de quién va a la feria, cómo, con quién va y por quién se rascan el bolsillo.
Leíamos días atrás en el blog de la editorial Galaxia un artículo de Xosé Antonio López Silva, titulado “Casetas, libros y cuadernos“, que nos hizo recordar con nostalgia lo que fue la Feria del Libro para muchos y muchas de nosotras. Esperamos y deseamos que así sea para nuestras niñas y para todos los críos que esta mañana divertían felices con sus libros bajo el brazo por el Paseo de las Letras Gallegas.

Los libros y la lectura en los libros

In ContArte on 22/04/2013 at 17:51

Serían innumerables las menciones que se hacen a los libros y a la lectura en los libros. Ya apuntamos algunas en otras ocasiones, pero hoy, con motivo de la celebración de su día grande, queremos destacar tres:

-“¡Libros!”, éste de la editorial Gustavo Gili, lo descubrimos gracias al blog referencial de literatura infantil, Soñando cuentos.  Así lo reseñan en su web, además de facilitarnos un avance de sus primeras páginas.

¿Cómo contarle a un niño lo que es un libro? Esto es lo que se plantearon en 1962 Murray McCain y John Alcorn, y dio como resultado ¡Libros!, una de las obras más preciadas en la historia del libro ilustrado infantil.

A través de un rítmico juego textual y visual de preguntas, respuestas, aseveraciones y exclamaciones, el pequeño lector de este volumen descubrirá que el libro es objeto, industria, texto, lenguaje, conocimiento, emoción, aprendizaje, diversión, tipografía, lectura, imagen, diseño, edición y, en definitiva, una ventana abierta a todo.

¿Cómo contarle a un niño lo que es un libro? La respuesta de McCain y Alcorn no está en ¡Libros! sino en la experiencia de su lectura. Una propuesta que en 1962 le valió el reconocimiento del American Institute of Graphic Arts (AIGA) como uno de los 50 mejores libros del año y como mejor libro infantil del año por elNew York Times.

-“Lleva un libro en la maleta”, de la editorial Pintar-Pintar, que en su web nos informan de la iniciativa solidaria asociada a la publicación de este libro.

La escritora Virginia Read Escobal, promotora de esta acción, nos cuenta la historia de Yaniris; su llegada a España cuando era muy pequeña y sus recuerdos: las flores rojas del flamboyán, los jugosos mangos y la biblioteca con los estantes casi vacíos de su antigua escuela en Hatillo. Por eso, ahora que vuelve con su familia de vacaciones, decide que el mejor regalo que puede llevar no son chuches o ropa, es un libro: un libro en su maleta.

-“Loles”. Como se puede ver en el booktrailer al que acedemos desde la web de la editorial Pintar-Pintar, Loles es una chiquilla que de pequeña odiaba los libros y borraba todo lo que escribía, hasta que un día se arrepiente y decide escribir todo lo que borrara.

Sea sueño o ilusión, Loles es una niña que puede ser uno de esos modelos referenciales para sus iguales, especialmente en un tiempo en el que los ejemplos de triunfo poco tienen que ver con el trabajo intelectual y de creación.

Siempre insistimos en la idea de que el fomento de la lectura es algo que hay que hacer en el día a día, en la escuela, en casa y en otros ámbitos de la vida infantil, ahora bien, como se recoge en el mensaxe de la UNESCO , es una oportunidad para reflexionar sobre la manera de expandir la cultura escrita y el acceso a ella.

«Este día brinda la oportunidad de reflexionar juntos sobre la mejor manera de difundir la cultura escrita y de permitir que todas las personas, hombres, mujeres y niños, accedan a ella, mediante el aprendizaje de la lectura y el apoyo al oficio de la edición, las librerías, las bibliotecas y las escuelas. Los libros son nuestros aliados para difundir la educación, la ciencia, la cultura y la información en todo el mundo.»

Mensaje de la Sra. Irina Bokova, Directora General de la UNESCO,
con motivo del Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, 23 de abril de 2013

“O libro dos Reis Magos”

In ContArte on 04/01/2013 at 10:01

Nos regalaron un ejemplar de “O libro dos Reis Magos“, una hermosa y original iniciativa de la Red de Dinamización Lingüística para que los dirigentes de cada ayuntamiento integrante de la misma, puedan tener a su disposición 25 discursos de bienvenida con los que recibir a los Reyes Magos cuando llegan en las cabalgatas de la víspera.

Más allá de las soporíferas, oportunistas y panfletarias proclamas de algunos mandatarios locales con las que aburren a niños y mayores -que tan sólo los aguantan por ver a los personajes más esperados a lo largo del año-, más allá de eso, hay otras maneras de dirigirse al publico enriqueciendo el discurso con mensajes cargados de consignas positivas para con nuestra lengua, el gallego. Esa es la intencionalidad de esta publicación que fue enviada a los ayuntamientos gallegos y que todos podemos ver en la red.

Con todo, es un libro que pode ser empleado más veces que en ese día concreto. De los deseos para con nuestra lengua de 25 mujeres destacadas en la cultura gallega  se puede aprovechar en cualquier momento del año. Es necesario leer con calma porque hay cuentos, leyendas, poemas, adivinanzas, epístolas, escenas teatrales, etc., en las que estas Reinas Magas nos hablan del viejo tesoro que tenemos que custodiar, de nuestro idioma firme y hechicero; de la lengua de las cantigas de las coplas y refranes, con montón de palabras para acariciar, para contar cuentos y para cantar, con palabras esponjosas que nos tocan los oídos, para que nos crezca la lengua y la sonrisa; con palabras que huelen a lluvia, saben la mermelada y brincan con la luna mientras sueñan con la alborada. Una Galaxia de palabras, incluso con algunas perdidas o en peligro de extinción.

Los Reyes Magos, personajes que trascienden el ámbito cultural en el que fueron concebidos siendo esperados hoy en día tanto por los creyentes como por los no creyentes, son un ejemplo de respeto las tradiciones para las nuevas generaciones, por ello, nos parece muy certera esta alianza con nuestra lengua, entendiéndola como un regalo fantástico que a todos tiene que agradar porque, con él, se puede construir lo que cada uno quiera: deseos, sueños e ilusiones.

Otro acierto de la publicación es el cambio de visión: voces femeninas para discursos tradicionalmente masculinos. Así, las hermosas ilustraciones de Marina Seoane acompañan la escrita de Iolanda Castaño, Andrea Porto, Rosario Golmar, Celia Parra, Rosalía Morlán, Beatriz García, Oriana Méndez, María Solar, Lupe Gómez, Ledicia Costas, Helena Villar Janeiro, Elena Gallego, Ana Mª Fernández, Antía Otero, Eva Lozano, María Canosa, Inma López Silva, Fina Casalderrey, Dores Tembrás, Mercedes Queixas Zas, Clara do Roxo, Concha Blanco, Anxos Sumai, Paula Carballeira, Rosa Aneiros e Teresa González Costa.

Papás con cuento

In ContArte, FamiliarizArte on 11/12/2012 at 07:26

Ya que estamos hablando de lectura en familia, queremos destacar dos publicaciones que giran alrededor de los padres y de los cuentos. (Imagen de Leandro Lamas)

El papá que no sabía contar cuentos“, de Pepe Monteserín y Miguel Tanco publicado en Pintar y pintar.

No todos somos capaces de hacerlo todo bien, ni tenemos los mismos puntos fuertes y debilidades. Eso no implica que nadie sea mejor o peor que el resto. Cada uno es como es, y eso, está bien.

Mi papá“, de Coralie Saudo y Kris di Giacomo en Kókinos.

El papá del niño que protagoniza este libro es grande y fuerte. Sin embargo, tiene una pequeña debilidad: por la noche no quiere ir a dormir. Protesta, remolonea, pide un cuento tras otro e inventa mil excusas para no quedarse a solas en el cuarto.

¿Logrará este niño arropar a su papá y apagar la luz?

Un cuento contado en primera persona por el niño, con un lenguaje desenfadado y chispeante, arropado por un concepto estético divertido, original y moderno.

Este álbum funcionará mejor que cualquier cantinela adulta repetitiva hasta con los más reacios a dormir. Y quién sabe… ¡Quizá algún padre con insomnio lo adoptará también como libro de cabecera!

Abecedario del entendimiento

In FamiliarizArte on 10/12/2012 at 08:52

Uno de los artículos de la publicación “Leamos juntos. Orientaciones para el fomento de la lectura en familia”, recoge uno de los conocidos abecedarios de Mariano Coronas (pax. 62-63), el abecedario del entendimiento, en el que nos ofrece infinitivos verbales para ser conjugados convenientemente y tomar en consideración a la hora de construir puentes entre la escuela y la familia.

Ayudarse más que Acosarse
Brindar más que Batallar
Colaborar más que Cerrar
Dar más que Desafiar
Encontrarse más que Eludirse
Fomentar más que Frenar
Guiñar más que Gritar
Habilitar más que Hostigar
Imaginar más que Ignorar
Juntar más que Juzgar
Levantar más que Lamentar
Mejorar más que Mermar
Nutrir más que Nublar
Obrar más que Obstruir
Poner más que Perder
Querer más que Quebrar
Reconocer más que Recelar
Sensibilizar más que Silenciar
Tender más que Tensar
Unir más que Usurpar
Vincular más que Vaciar
Yuxtaponer más que Yugular
Zambullirse más que Zapatear

Para imprimir y tener expuesto en espacios donde debe primar el entendimiento entre familias y escuela.

Recogemos también aquí otros abecedarios del mismo autor a través del que se nos exponen las posibilidades que le brindan las bibliotecas a sus potenciales usuarios.

Leamos juntos

In ActualizArte, FamiliarizArte on 10/12/2012 at 08:50

Nos llega un valioso documento publicado por el Ministerio de Educación de Chile para fomentar el hábito lector en familia: “Leamos juntos. Orientaciones para fomentar la lectura en familia”. 
Comienza con un cuento de Violeta Diéguez, Tiempo de sol, horas de luna, sobre un niño cuyo padre nunca encontraba tiempo para leerle un cuento, y sigue con un artículos de varios expertos en fomento de lectura que van analizando el papel de la familia como primera protagonista en inculcar el gusto por la lectura y en los que se entiende que este acto lector tiene la virtud de convertirse en una experiencia de encuentro en el hogar.
Sigue con experiencias lectoras, sugerencias para generar una actitud positiva del niño frente a la lectura, propuestas de lecturas compartidas, cómo incorporar a las familias, bibliografía y webgrafía, así como una antología de libros para leer en familia, no clasificados según edad, sino:
-para los que no saben leer,
-para los que leen acompañados,
-para los que ya leen solos, y
-para los que tienen un mayor nivel de comprensión.
A lo largo de la publicación se van apuntando algunas sentencias dignas de profundo análisis como son que las lecturas son una herencia familiar o que leer es amar.

Una publicación para orientar, para divulgar y para facilitar a las familias a través de los blogs de biblioteca, de centro o de aula.

Libreros

In ActualizArte on 02/11/2012 at 17:20

El próximo 30 de noviembre se celebrará el Día de las librerías a iniciativa de los Gremios y Asociaciones de Libreros. Ofertas especiales, jornadas de puertas abiertas, iniciativas originales y mucha promoción de la venta de libros con la que tratan de atajar una preocupación que tienen en este sector desde siempre y que ahora se vio agravada con la crisis económica, con el incremento del IVA, con la falta de subvenciones, con los cambios en los soportes de lectura, y añadido a esto, con la percepción social de que también hay mucho consumismo irresponsable en este campo, manifiesto en la actual coyuntura económica en una vuelta al gusto por releer.

En cualquiera caso, y aun considerando el papel cultural -entre otros muchos- de las librerías, nosotras la quien le dedicaríamos el día sería a los Libreros -así con mayúsculas-, porque qué es una librería sin un librero que ame los libros y la lectura: un self service, una tienda de paso. Un dependiente que se limita a pasar el lector del código de barras y a meter en una bolsa el libro elegido, no hace que ese lugar se convierta en una librería. Todos tenemos en nuestra cabeza una librería de referencia, y casi siempre es determinante en esa predilección la persona que media entre los libros y nosotros. Alguien que, con dotes de psicólogo, es capaz de conocer nuestros gustos; alguien que, como un amigo, es capaz de saber lo que precisamos leer en cada momento; alguien que, sin anularnos, es capaz de conducirnos por el laberinto de los libros que merece la pena conocer. Lo único que diferenciaría este librero ideal de un bibliotecario ideal sería que la mediación está ligada a una transacción económica. A ellos sería la quien habría que dedicarle los días especiales: no día de las bibliotecas sino día de los bibliotecarios; no día de las librerías sino día de los libreros.

El Laboratorio del Libro acaba de publicar on line “La gran transformación. Panorama del sector del libro 2012-2015“, en el que a modo de declaración de intenciones se recogen los temas a tratar por el sector en los próximos años: políticas del libro, hábitos de consumo, promoción, derechos de autor, producción, empresas, contenidos. En su capítulo 3 dedicado a la educación y a la cultura, aportan datos sobre los porcentajes de lectores según tramos de edad. Curiosamente en los dos que comprenden de los 6 a los 24 años se consigue cerca de un 83%, mientras que en el siguiente, de 25-34 años hay una caída de casi 15 puntos. Intuimos que en esto algo tienen que ver los mediadores de lectura. En la etapa en la que transitan por el sistema educativo es cuando más se lee, entendemos que, gracias a las recomendaciones de quien media entre los libros y los niños y chicos.

El próximo día 9 tendrá lugar en Compostela el IX Simposio El libro y la lectura, organizado por la AGE, bajo el lema “El futuro de la librería”, en el que se tratará la comercialización del libro, el uso de las redes sociales en su promoción, los modelos de negocio y el futuro de las librerías. Suponemos que detrás de cada una de las iniciativas exitosas que se presentarán hay siempre un librero/mediador atento a los nuevos tiempos, a los nuevos canales y demandas, pero todos ellos bajo el denominador común de amantes de los libros, de los lectores y de la lectura. En nuestra humilde opinión, eso es el modelo de negocio hacia el que deben tender; librerías con profesionales de la lectura (no de las ventas) y de las relaciones públicas al frente, de tal manera que caractericen y diferencien el establecimiento de otros muchos. Cada vez estamos más convencidas de que en este mundo global sólo sobreviven los que tienen discurso propio, y las librerías pueden vender todas los mismos libros, pero una de las razones por las que acudimos a una y no a otra es por el librero/a que nos atiende y asesora.

En la actualidad hay todo tipo de tendencias, librerías cafeterías, librerías pub, librerías sala de exposiciones, librerías local social, decoraciones de vanguardia, minimalistas o de librerías de viejo, librerías on line, macrolibrerías y microlibrerías, pero lo que faltan son libreros. De ahí que hoy rindamos homenaje a nuestros libreros de cabecera, que al igual que los médicos, los terapeutas o los asesores espirituales tanto hacen por nosotros.

Imagen: escultura de Manuel García Buciños

Buenas noticias para la LIJ en Galicia

In InformArte on 24/10/2012 at 07:49

Casi al mismo tiempo nos llegan dos noticias relacionadas con la Literatura Infantil y Juvenil (LIJ) en Galicia que nos alegran; no son otras que el Premio Labor editorial cultural 2012 concedido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte a la editora Kalandraka, y la candidatura de Fina Casalderrey para ocupar una sillón de la Real Academia Gallega (RAG).

Hemos comentado en ocasiones que en nuestros inicios profesionales apenas disponíamos de libros infantiles de calidad en gallego, de pronto, hacia finales de los 90, empezaron a venir por la escuela los representantes de Kalandraka, gente conocedora de que lo traía entre manos eran auténticas joyas, de tal manera que esperábamos ansiosas su visita períodica. Diseñaron estrategias de marketing casero, pero novedoso y efectivo, hacían presentaciones, acompañaban sus libros con cuentacuentos, nos ofrecían la posibilidad de conocer a los autores e ilustradores, en definitiva, nos ilusionaron con la literatura infantil. Hicieron traducciones de otras lenguas, recuperaron obras poéticas olvidadas, le dieron un giro a la ilustración, al formato y a los textos. Hay un antes y un después de Kalandraka, sin que esto sea un demérito para los que siguieron su estela. Luego ya vino todo lo demás: premios, reconocimientos, otras lenguas, otros países, otras editoras, apuestas arriesgadas aun sabiendo de su escasa rentabilidad y otras iniciativas que podéis ver en su blog. Kalandraka marcó un hito en la LIJ en Galicia y es de justicia le sea reconocido.

Hay ciertos sectores dentro de los escritores, editores, críticos y/o expertos en literatura para quienes la LIJ es un género menor, “historias para niños”, cuentos para pequeños, sin embargo no consideran que esté a la altura de la “gran literatura”. Un error de bulto. No queremos decir que sea más difícil escribir para niños que para adultos, pero sí que no es lo mismo; como muestra, abundan ejemplos de grandes literatos que trataron de hacer una obra para el público infantil y lo que salió no merece ni siquiera ser recordado. Es diferente. Para escribir para los niños/as hay que tener lo que Alain Serres denomina espíritu de infancia (ver vídeo), y ese don lo posee la pontevedresa Fina Casalderrey.

Fina que, como ella misma nos cuenta en su autobiografía en su web, eligió ser maestra teniendo como alternativa ser modista; dio sus primeros pasos profesionales en la escuela amparada por Avelino Pousa Antelo, mostrando desde siempre un compromiso responsable con la lengua de los padres y con la enseñanza, así nos lo relataba en la entrega de los pasados Premios Pedrón de Ouro. Persona de habla posada, serena y sabia, es una de las máximas exponentes gallegas en lo que a LIJ se refiere, sin dejar de tener en consideración sus ensayos de carácter etnográfico, materiales didácticos, artículos de opinión y colaboraciones varias, incluso, y más recientemente en el campo del cine, con cortometrajes como “Dos letras”. Pero queremos destacar que la LIJ es uno de los ámbitos en los que su obra más éxitos cosechó, siendo reconocida con un gran número de premios entre otros el Premio Nacional de LIJ (1996), otros prestigiosos galardones y menciones de honor como los White ravens o la Lista de Honor del IBBY. Todo esto la hace, a nuestro entender, candidata idónea a ocupar en la RAG  el sillón vacante dejada por Xaime Isla Couto. Y en la RAG deberían darle cabida y reconocimiento a las personas que tanto hacen por el fomento de la lectura en lengua gallega desde la base, desde la infancia, desde la edad en la que se sientan los pilares a los que luego pueden ser lectores, escritores, investigadores, pensadores, intelectuales, sociólogos, etnógrafos, lingüistas, filósofos, ensayistas y hablantes en gallego.

Nos alegramos porque creemos que los docentes tenemos mucha parte en esos reconocimientos y en la actual consideración de la LIJ. En cuanto a ventas no se pueden comparar las compras que se hacen desde los centros educativos con las compras individuales, ahora bien, que un libro sea leído en un aula, recomendado en una biblioteca escolar, es una garantía de futuras ventas. Generalmente, las familias confían en el criterio docente y los niños demandan aquello que les gustó cuando la maestra se lo contó. Que a día de hoy a LIJ suponga el 25% de la producción editorial en Galicia y el 30% de las ventas no podría darse sin la connivencia de los profesionales de la educación, razón por la que decimos que estos reconocimientos son motivo de alegría para todos y todas nosotras.

Como homenaje, traemos aquí una entrevista que le hicieron a Fina Casalderrey para el blog de Kalandraka, con motivo de la presentación de la obra “Filla das olas”, un álbum sobre la ciudad de Pontevedra, trabajo en el que tanto la autora como la editora participaban.

Enhorabuenas a las dos y seguid dándonos “libros para soñar” y para “hacernos cosquillas en la piel del alma”.

La seducción de Merlín

In ContArte on 21/05/2012 at 08:01

“… pues mientras cuento los cuentos suelo a menudo escrutar con disimulo mi auditorio, por ver si la historia elegida y el tono empleado son acertados y evitar así que la gente se aborrezca. Procuro fijarme especialmente en cualquier mirada escéptica, cualquier gesto de incredulidad que pueda poner en peligro el éxito de mi cometido, pues aunque la mayor parte de la audiencia sabe que casi todas las historias son leyendas fantásticas e irreales, no por eso dejan de querer escucharlas de manera que suenen lo más verosímiles posible, pues nadie quiere perder el tiempo en escuchar cuentos que no creerían ni los más pequeños del lugar; y la magia de contar reside en eso: en crear la ilusión capaz de que se nos haga sentir como cierto aquello que sabemos irreal.”

Quien así habla es el legendario Merlín, -el mago de la epopeya artúrica-, cuando, aun de muchacho, antes de visitar la escuela de sabios de la isla de Ávalon, se dedicó a recorrer las tierras de la Bretaña para conocer a las gentes, costumbres y creencias de lo que luego conformarían su soñado reino de Britania.

Como días atrás andábamos enzarzadas con la manera de contarle los cuentos a los niños y niñas, esta los pareció una de las mejores estrategias que vimos y la encontramos mientras leíamos la hermosa obra de Begoña Caamaño, “Morgana en Esmelle“, un libro de esos que no abundan, de los que desde que lo comienzas ya no quieres dejarlo hasta finalizar.

Con todo, sería injusto hacer esta sola mención de esta revisión de la leyenda artúrica -con reminiscencias a la obra de Cunqueiro y Risco-, dándole voz y protagonismo a las mujeres que siempre estuvieron en un segundo plano -Morgana, Viviana, Ginebra, Igraine- como meros adornos en las historias de Arturo, Lancelot o Merlín. En palabras de la autora, un libro desde una óptica feminista sin echar en contra de los hombres.

“Morgana en Esmelle” es un libro con múltiples lecturas, todas ellas interesantes y complementarias, que dan pie a una reflexión sobre la construcción de las identidades de los pueblos, de las creencias, del modelo de sociedad, incluso sobre la propiedad y divulgación del conocimiento, y de como todo ello, como hecho humano, está mediado por las decisiones, afectos y sentimientos de los implicados.

Como dicen en la recensión editorial: “Una novela que reescribe el mito con una mirada contemporánea.”

Como imagen de portada, tomaron la obra “La seducción de Merlín“, de Edward Burne-Jones, un prerrafaelita fascinado por los romances medievales y el mito artúrico.

Los cuentos de cuando no había libros

In ContArte on 04/05/2012 at 07:52

Seguimos disfrutando de los “Cuentos al amor de la lumbre II”. Como un ritual, recreamos un ambiente propicio para escuchar estas historias; todos en círculo “alrededor del fuego” (ahora no hay peleas por ver las imágenes), con poca luz, y “el contador” en un lugar destacado desde donde todos pueden verlo y escucharlo.

En el segundo volumen encontramos un cuento muy interesante. Con mucha ceremonia empleamos las fórmulas de inicio -terminaremos también con las de cierre-, usamos un tono más propio de un narrador que el de un lector, empleamos muchos gestos para acompañar las palabras, y medimos mucho los silencios. No le decimos más que el título antes de empezar a contarlo, aun sabiendo lo que iba a suceder en cuanto lo reconociesen.

Se titula “La hormiguita”, y sobre él había aclarado Antonio R.Almodovar:

Sorprenderá a muchos que se trate de una hormiguita y no de una “ratita” como quieren las versiones comerciales de años atrás. El origen de este cambio lo hemos rastreado y llegado a la siguiente conclusión: en las versiones del siglo XIX, y todavía en algunas del XX, el marido de nuestro personaje es el “ratompérez”, que, contra lo que pueda parecer, ni es ratón ni se llama Pérez de apellido, sino que se trata del inofensivo y asustadizo insecto así llamado en Andalucía occidental. Este falso “ratón”, andando el tiempo, debió creer en algún arreglista que se trataba de un auténtico múrido y, ni corto ni perezoso transformó a la hormiguita en ratita, para mayor acuerdo de especies a matrimoniar. Semejante fuga de imaginación ha contribuido seguramente a la pérdida de la segunda secuencia, donde la hormiguita se come al maridito, el cual imprudentemente, se ha asomado a la olla y caído dentro de ella. De esta manera, el cuento queda desvirtuado y reducido a la mera coqueterías de la “ratita” que no es más que el inicio de esta historia.

A nosotras nos hizo mucha ilusión ver este “arquetipo” recuperado por Almodovar, porque en nuestra infancia así nos lo contaban -versión rata-, pero en el que su marido terminaba en la olla intentando sacar un cascarón de cebolla. Y finamente, en una pirueta, para nosotras, casi “caníbal” era comido con mucho deleite por la ratita. Nunca más volvimos a ver ni a escuchar nada semejante, de modo que pensamos que era fruto de la desbordante imaginación de nuestra tía que nos lo contaba.

Cuando se lo contamos a los niños, inmediatamente después de terminar, nos dicen que les recuerda a otros tres cuentos de los que “debieron copiarlos; detectan semejanzas con  “La Ratita presumida“, con “Ratón Tom y Rata Tomasa” -en el devenir de los acontecimientos tras la desgracia-, y con el “Ratón Pérez“. Se hace preciso aclararles que esta versión que acaban de escuchar es anterior a los libros que ellos conocen, porque era de cuando la gente contaba cuentos sin tener que leerlos en los libros. Les parece imposible. Nos hacen muchas preguntas sobre cómo podían recordarlos todos, o cómo podían contar siempre el mismo cuento; esto nos da pie a hablar de las distintas versiones.

Hacemos una prueba; nos ponemos en situación y pedimos voluntarios para contar el cuento de “Caperucita Roja”, salen seis niños y niñas. Los invitamos a salir de clase. Uno a uno, irán contándole su versión a los demás sin escuchar la de los anteriores. Nadie lo hace igual que los otros. Perciben que los personajes son casi fijos, que la trama también, pero la manera de contarlo, las palabras que se emplean, y los elementos que adornan la historia son totalmente diferentes. Una niña recién llegada de Canarias, les dice que Caperucita le llevaba plátanos de Canarias a la abuela, lo que provoca el enfado de unos y la hilaridad de otros.

Ahora, como tarea para el fin de semana, llevan una nota para sus familias, en la que solicitan colaboración para aprender a contar un “cuento de boca” y luego poder ofrecérselo a los compañeros de clase, como si fuesen cuentacuentos amateur.

Terminamos leyendo las versiones de los cuentos nacidos a partir de “La hormiguita”.

¿Hacer lectores o fomentar la competencia lectora?

In RebelArte on 27/04/2012 at 16:33

Hay debates obstinados en negar la realidad y buscar culpables en todos los sitios menos donde están. Mentalicémonos, el papel de las familias y de la sociedad -tanto por ausencia como por presencia- es fundamental en la formación de hábitos de sus hijos y conciudadanos. Con esta afirmación no estamos restándole importancia a la función de la escuela, sino, y en el caso que nos ocupa, eximiéndola de la responsabilidad que todo el mundo le echa encima.

De un tiempo a esta parte, escuchamos nombrar en varias ocasiones a unos nuevos chivos expiatorios: los mediadores de lectura (asociándolos en este caso a docentes e integrantes de equipos de bibliotecas). Argumentan en estas tesis que si las inversiones hechas en las bibliotecas escolares (económicos, humanos, infraestructuras, recursos y formación) fracasan es porque los “mediadores” entre la lectura y los niños/as y los jóvenes/as no atinan con la selección de fondos, con las recomendación de lecturas, con las estrategias y con la concepción del provecho educativo de la lectura. Ahora ya hay quien habla de la necesidad de la creación de los “comités de selección”, es decir, un micro grupo dentro del macrogrupo, del subgrupo del equipo de dinamización; cada vez enredamos más en burocracia y no mejoramos mucho. Suponemos que será la nueva tendencia. Como esto va por modas, los oradores, formadores, expertos, y otros visitantes de congresos, agotados los filones anteriores, dieron con este.

Aquí hay mucho de lo que hablar; cuestiones aun sin contestar, directrices escolares erráticas, confusas campañas institucionales, informes y estudios interesados …, por ello vayamos por partes:

1º Estamos totalmente de acuerdo que lo primero que habría que preguntarle a las personas que quieren participar en los equipos de biblioteca es si leen. Sería esta una premisa básica para pertenecer a este equipo, y no otras que se ven tales como la amistad entre miembros del grupo o la puntuación para el concurso. Es paradójico pero cierto, hay gente que está en el equipo y no lee un libro al año, otros que no saben de criterios de selección adecuados al alumnado al que se están dirigiendo, otros que no saben hacer un registro bibliográfico. Hay de todo; incluso hay muchas personas que saben bien lo que tienen entre manos.

2º Hace tiempo que apuntamos que la relación entre titiritadas y formación de lectores es escasa o nula. Hay quien piensa que se trata de organizar “romerías”en la biblioteca y con eso ya se hacen lectores. Es posible que se cumplan otros objetivos pero la incidencia en el tema que nos ocupa es irrelevante.

3º La dotación es importante, la variedad de fondos también, pero lo  es sobre todo, la sincronía entre el latido del centro y la selección de publicaciones. Hay muchos cuartos malgastados. Si la biblioteca es el corazón del centro, tendrá que ser acorde con la fisonomía y funcionamiento del cuerpo que lo alberga; aquí no hay compatibilidad para los trasplantes de órganos ajenos, ni humanos ni artificiales.

4º Las recomendaciones de lectura, a veces más que hacer lectores, espantan a los existentes. Esto se acentúa más según se va escalando por los distintos niveles educativos. Es bien conocido el debate y tiranteces entre los que abogan por los clásicos y los defensores de la literatura de más rabiosa actualidad. Habrá que buscar el punto justo adecuado a los intereses de los usuarios, no a los de los gestores.

5º Se confunden y se solapan las funciones de una biblioteca pública y de una biblioteca escolar, o incluso de la de aula. A veces se pretende realizar el mismo servicio de préstamo en el centro que en la biblioteca del ayuntamiento que hay dos calles más para allá, y ofreciendo el mismo “producto” no hay clientela para todos, pese a que luego los chicos van a hacer los deberes a la biblioteca pública y le preguntan a los bibliotecarios dónde tienen que buscar la información. Cada cual a lo suyo.

6º Ya cansa la comparación con Finlandia y los resultados PISA en lectura (es curioso pero nadie quiere parecerse la Corea que en los últimos años alcanza mayores puntuaciones); ni aquí somos como en Finlandia, ni pensamos como ellos, ni leemos como ellos, por lo tanto el intento de traslado de las estrategias finesas sería otro estrepitoso fracaso. Pensemos que ellos también tienen sus defectos que parecemos no querer ver, o PISA no muestra.

7º Hay que poner la lectura en nuevos soportes, pero eso no va a hacer que ganemos lectores, en la actualidad leerán los mismos que ya leen en papel. Con todo, es importante que se faciliten canales, ahora bien, su ausencia no va a ser el motivo de que no haya lectores. Además no confundamos lectores con jugadores. Y cuidado también negocio que acompaña toda esta nueva tendencia.

8º Leer puede ser una fuente inagotable de placer … o de sufrimiento; de conocimiento bueno … o nocivo; de crecimiento … o de reduccionismo. Hay buenas lecturas … y lecturas perniciosas, hay quien le gusta leer … y a quien no, y tan sólo eso no determina que sean buenos o malos ciudadanos, personas, estudiantes, hijos, hombres o mujeres. Sería lo recomendable, sería enriquecedor, pero hay a que asumir que hay quien no le gusta leer.

9º Debemos saber que detrás de esto también hay muchos intereses comerciales y de mercado, que hay mucho negocio, que hay muchos libros publicados, financiados y expuestos en bibliotecas que por el mero hecho de leerlos no le van a producir ningún beneficio al lector ni la literatura.

10º Y antes de nada, cabría preguntarse para qué queremos que lean los chicos. A lo mejor no todos y todas esperamos lo mismo, por ello las acciones que se adopten pueden hasta ser contradictorias. Sabiendo eso, es posible qué sepamos en qué invertir fondos, esfuerzo y personal.

No queremos finalizar sin reconocer todo el trabajo bien hecho que hay en las bibliotecas escolares pero también recordar, para tener muy presente, que la función de la escuela más que hacer lectores es lograr que adquieran una competencia lectora; que no es lo mismo. Y eso, a veces, se deja en pos de otras acciones más lucidas, al tiempo que más banales para el objetivo que nos compete a los docentes.

Recomendamos la lectura del número extraordinario de la Revista de Educación, Sociedad lectora y educación, que pese a no ser reciente, consideramos puede resultar muy interesante, ya que luego cuenta con artículos de Teresa Colomer, Álvaro Marchesi,Gabriel Janer Manila, Víctor Moreno y muchos otros expertos en lectura, educación, bibliotecas y competencia lectora.

Reflexiones para el Día del Libro

In AlfabetizArte, ContArte on 23/04/2012 at 07:50

En el Día del Libro 2012, con tal saturación de declaraciones, vídeos, testimonios, etc, tan sólo dos reflexiones:

1ª.  Nadie duda de lo que supone para la persona el hecho de leer, de ser lector, ahora bien, todos estas celebraciones y fastos alrededor del libro van a la búsqueda de lectores o de consumidores de libros? Ojo porque no es lo mismo. ¿Hay alguien que promueva el placer de leer y releer un libro que no sea novedad editorial? Puede que estemos deslizándonos peligrosamente justo por el lado contrario.

2ª En las edades con las que nosotras trabajamos, el mejor fomento de la lectura es leerles en voz alta a diario, tal y como vimos en un cartel expuesto en una de las escuelas italianas que visitamos recientemente, en el que se recogía una cita de Emilia Ferreiro, que viene a decir algo así como:

Asistir a un acto de lectura en voz alta es asistir a un espectáculo mágico. Parte de la magia consiste en el hecho de que las mismas palabras y en el mismo orden vuelven repitiéndose una y otra vez, una y otra vez con los mismos signos.

La fascinación de los niños por la lectura y relectura de la misma historia se sustenta en ese descubrimiento fundamental: la escritura fija la lengua, la controla de tal modo que las palabras no se pueden evadir, no pueden escapar ni se sustituyen las unas con las otras.

Para predicar con el ejemplo, proponemos una relectura -o primera lectura- de la conferencia que impartió Emilia Ferreiro en el 26º Congreso Internacional de Editores (CINVESTAV) en Méjico en el año 2000; que sigue de plena actualidad y vigencia y en el que, entre otras muchas cuestiones relacionadas con la lectura, con los lectores o con el ilestrismo, les dijo a los asistentes:

Por más eruditos y humanistas que sean, LOS EDITORES PRODUCEN OBJETOS INCOMPLETOS POR NATURALEZA.

Un libro es un objeto en busca de un lector, y no puede realizarse como objeto cultural hasta que no encuentra un lector. Ese lector es muy mal caracterizado cuando se lo define simplemente como un cliente. Se puede comprar una colección de libros para exhibirlos en la sala de recepción de la casa o en el estudio profesional. Esos libros siguen siendo objetos incompletos: bibelots sin intérpretes. El libro se completa cuando encuentra un lector-intérprete (y se convierte en patrimonio cultural cuando encuentra una comunidad de lectores-intérpretes).

Por eso es tan singular la tarea de un editor: no solamente debe producir un objeto tan cuidado y acabado como sea posible, sino tener conciencia de que tal objeto, por más cuidado y acabado que sea, será siempre incompleto si no encuentra “el otro”/”los otros” que le darán completud. Ese “otro” (esos “otros”) deben ser lectores.

Pistoia IX: la biblioteca de La Filastrocca

In FormArte on 18/04/2012 at 07:41

La biblioteca “Arcobaleno” era una antigua fábrica anexa al edificio de la escuela “La Filastrocca”, razón de sus elevados techos que permiten dos alturas.

Aquí la novedad es que cuentan con una atelierista de biblioteca; una persona experta en la selección, organización y dinamización de sus fondos.

Haciéndole honor a su nombre está decorada con los colores del arco iris, incluso sirven para diferenciar las zonas más adecuadas para cada edad. Los libros están todos a la vista, colocados de frente, para que así los niños/as -incluso sin saber leer- puedan identificar sus preferidos, o sentir un flechazo por sus portadas, llegando a poder anticipar así su argumento. En todo tipo de anaqueles hay antologías de libros según sus temáticas, así pudimos ver historias divertidas, historias de niños, historias de fantasmas, de monstruos, de animales o de abuelos.

Al igual que en el resto del centro, cuando se entra en la biblioteca, se tiene la sensación de entrar en un hogar con distintas estancias en las que se puede leer cómodamente, jugar con títeres, hacer teatro, ir al baño con un libro, o refugiarse en pequeños rincones a la búsqueda de la intimidad que puede precisar la lectura.

En una zona casi oculta hay una escalera musical, una escalera de caracol que conduce a la parte alta, donde a modo de las habitaciones de una casa, hay, también espacios para la lectura.

Cuando terminamos la visita concluimos una obviedad, que por evidente no está tan asumida como pudiera parecer: para fomentar el hábito lector, los libros tienen que estar presentes constantemente y al alcance de los niños/as en cualquier momento. Tienen que formar parte de su vida cotidiana.

Creemos que las fotografías pueden ayudar a comprender mejor la magia de la biblioteca “Arcobaleno”.

Ver presentación.

.

Biblioteca de La Filastrocca

Orgullosos de leer

In ContArte on 10/04/2012 at 07:50

Bolonia, primera parada. Cuando programamos este viaje de estudio, pensamos que podríamos llegar a los últimos días de la Feria del Libro Infantil de Bolonia una de las más importantes citas internacionales de la edición para niños, luego, por un acortamiento de su duración vimos que no era posible, lo que no sabíamos es que a lo largo de toda la primavera tenía lugar la Fieri di leggere, un evento iniciado en el año 2000, coincidiendo con la distinción de Bolonia como capital cultural europea.

La Fieri di Leggere es una fiesta para todos, con muestras, encuentros con autores/as, lecturas y talleres, bajo el lema “Orgullosos de leer”. Se extiende a toda la provincia y participan museos, bibliotecas, espacios expositivos, editoriales, escuelas, etc. Lo que se pretende es el contacto de los pequeños lectores con todo aquello que rodea el libro. En esta ocasión, con motivo del bicentenario del nacimiento de Charles Dickens, se organizó una programación de eventos que atraviesa el lenguaje de la literatura, de las artes figurativas y cinematográficas.
Recorrer Bolonia en estos días es una invitación a la lectura de libros infantiles, en cualquier librería encontramos en primer lugar los libros dedicados a los niños- nosotras, no pudimos resistirnos a comprar algunos-, en cualquier calle hay un local que realiza actividades relacionadas con los niños y los libros. Entre otras destacamos:

-La “Muestra de ilustradores”, en la que 72 artistas de 60 países ofrecen una panorámica global de las tendencias más innovadoras en el ámbito de la ilustración para niños. De esto hay que hablar con más detalle, porque, sin restarle importancia a la calidad de las propuestas creativas y plásticas, habría mucho que decir en cuanto a su sintonía con los gustos de los más pequeños. Si bien como admiradoras del arte contemporáneo nos gustaron, como seleccionadoras de libros para niños y niñas, tendríamos mucho que objetar. Como adultas podemos ver la influenza de la banda diseñada, de la estética manga, del arte povera, o de la ilustración clásica. Aquí, cabría preguntarse cuánto hay de producto de consumo, cuánto hay de negocio, cuánto de la búsqueda sin límites de la novedad por novedad, y cuánto de conocimiento de lo que Alain Serres denomina “espíritu de la infancia”. En cualquier caso, las editoras saben bien la diferencia entre prestigio y ventas. Volveremos sobre esto.

– “Bestiario accidentale”, sobre el trabajo de Guido Scarabottolo.

-El “ABC di colori”, una muestra sobre libros de actividades que permiten descubrir el universo cromático, y las clasificaciones de colores (primarios, secundarios, cálidos, fríos), gradaciones y escalas.

– “La trilogia del limite” de Suzy Lee en el MAMbo (Museo d´Arte Moderna di Bologna), en la que se hace un recorrido por el trabajo de la ilustradora de “La ola”, “El espejo y “La sombra”.

-“ABCDEFGHIJKLMNOPQRSTUVWXYZ”, una revisión de la exposición ya realizada en el año 2000 sobre el alfabeto.

– “Sole, Tierra, Acqua y viento: un´energia de la leoni”, una muestra sobre la declaración de la ONU con la que se trata de sensibilizar los más pequeños sobre fuentes alternativas y acciones de futuro para salvar el planeta.

– “Leera el álbum ilustrado”, una muestra didáctica que atraviesa el funcionamiento, reglas internas, características y proceso creativo de este nuevo producto editorial.

– “Intervalo de poesía”, celebra la naturaleza, el verde, los árboles, las plantas, las huertas y los jardineros de la poesía.

Recomendamos echarle una ojeada al programa y al blog en el que se van recogiendo las distintas acciones que se desarrollan de marzo a junio con motivo de la Fieri di leggere, porque se pueden tomar muchas ideas de libros y de acciones conjuntas de fomento de la lectura.

Había una vez un cuento que contaba el mundo entero

In ContArte on 27/03/2012 at 07:20

Había una vez un cuento que contaba el mundo entero. Ese cuento en realidad no era uno solo, sino muchos más que empezaron a poblar el mundo con sus historias de niñas desobedientes y lobos seductores, de zapatillas de cristal y príncipes enamorados, de gatos ingeniosos y soldaditos de plomo, de gigantes bonachones y fábricas de chocolate. Lo poblaron de palabras, de inteligencia, de imágenes, de personajes extraordinarios. Le permitieron reír, asombrarse, convivir. Lo cargaron de significados. Y desde entonces esos cuentos han continuado multiplicándose para decirnos mil y una veces “Había una vez un cuento que contaba el mundo entero…”

Al leer, al contar o al escuchar cuentos estamos ejercitando la imaginación, como si fuera necesario darle entrenamiento para mantenerla en forma. Algún día, seguramente sin que lo sepamos, una de esas historias acudirá a nuestras vidas para ofrecernos soluciones creativas a los obstáculos que se nos presenten en el camino.

Al leer, al contar o al escuchar cuentos en voz alta también estamos repitiendo un ritual muy antiguo que ha cumplido un papel fundamental en la historia de la civilización: hacer comunidad. Alrededor de esos cuentos se han reunido las culturas, las épocas y las generaciones para decirnos que somos uno solo los japoneses, los alemanes y los mexicanos; aquellos que vivieron en el siglo XVII y nosotros que leemos un cuento en la internet; los abuelos, los padres y los hijos. Los cuentos nos llenan por igual a los seres humanos, a pesar de nuestras enormes diferencias, porque todos somos, en el fondo, sus protagonistas.

Al contrario de los organismos vivos, que nacen, se reproducen y mueren, los cuentos, que surgen colmados de fertilidad, pueden ser inmortales. En especial aquellos de tradición popular que se adecúan a las circunstancias y el contexto del presente en el que son contados o reescritos. Se trata de cuentos que, al reproducirlos o escucharlos, nos convierten en sus coautores.

Y había una vez, también, un país lleno de mitos, cuentos y leyendas que viajaron por siglos, de boca en boca, para exhibir su idea de la creación, para narrar su historia, para ofrecer su riqueza cultural, para excitar la curiosidad  y llenar de sonrisas los labios. Era también un país en el que pocos de sus pobladores tenían acceso a los libros. Pero eso es una historia que ya ha empezado a cambiar. Hoy los cuentos están llegando cada vez más a rincones apartados de mi país, México. Y al encontrarse con sus lectores están cumpliendo con su papel de hacer comunidad, hacer familia y hacer individuos con mayor posibilidad de ser felices.

Francisco Hinojosa

El 2 de abril, se celebra el Día Internacional del Libro Infantil, una fecha propuesta por el IBBYdesde 1967, que conmemora el nacimiento de Hans Christian Andersen. Cada año se le encomienda a un autor la redacción de un mensaje que se traduce a 40 idiomas; en esta ocasión, la que acabamos de leer, a cargo del mexicano Francisco Hinojosa, con la ilustración de Gedovius.

Hacer lectores

In ActualizArte, FamiliarizArte on 23/02/2012 at 08:41

No nos cansamos de preguntarnos qué es lo que impide que algunos niños/as se hagan lectores; o dicho de otra manera, cuál es la clave en la formación del hábito lector: la escuela, el contorno cultural, la familia … Todo sabemos de casos en los que, aun fallando alguno de esos pilares fundamentales, los niños/as se enganchan a la lectura; y de otros en los que siendo todos favorables, no se consigue hacer lectores.

En cualquier caso, no dejamos de insistirle a las familias en la importancia de la constancia de la lectura en familia, de la lectura en casa, del ejemplo de los adultos como personas lectoras. Y las familias siempre nos repiten también las mismas preguntas: por qué libros empezar, con qué temáticas, con imagen o sin ella, de texto largo o corto …

El Centro Internacional del Libro Infantil y Juvenil de la FGSR, ha publicado muchas guías dirigidas a las familias y otros mediadores de lectura que dan respuesta a esas preguntas y a otras muchas.

Hoy, queremos destacar dos:

Lectura y familia“, que va tratando la lectura hoy y su importancia, el cómo se hace un lector, cuándo empezar a leer, algunos consejos para hacerlo bien, creencias e incertidumbre, criterios para seleccionar lecturas, otros soportes, los espacios para la lectura, la biblioteca pública y el escolar, la librería, y 40 recursos para promover la lectura en el hogar.

Leer sin saber leer“, una guía de recursos para trabajar la lectura en las primeras edades que le ofrece pautas a los mediadores para el desarrollo de acciones de fomento de lectura, así como ejemplos de actividades que giran alrededor de temas adecuados para trabajar la lectura en el aula y en familia. Se complementa con setenta títulos organizados en cuatro apartados que agrupan libros con rimas, títulos que hacen una llamada de atención sobre el entorno, cuentos con juego y sorpresa y materiales informativos que descubren los primeros conceptos.

¿Lectura dialogada?

In FamiliarizArte on 14/02/2012 at 08:42

23/366 : tent

El último boletín mensual PISA in Focus habla de la relación entre la lectura en familia y comprensión lectora (ver blog CLBE), algo obvio para todos nosotros, casi de sentido común, reforzado por las investigaciones de buenos resultados en esos indicadores en los países nórdicos, que tienen la costumbre de leer en familia, como tan bien analiza Javier Melgarejo en un artículo publicado en la Revista de Educación del 2006.

Una práctica tan sencilla, que no requiere de casi nada más que tiempo de dedicación a los hijos/as, puede suponer diferencias sustanciales con respecto a niños cuyos progenitores no les leen o no leen con ellos. Recomienda el citado boletín que, las escuelas deberían ayudar a las familias a desempeñar un papel más activo en la educación de los pequeños.

Todas las maestras insistimos en la importancia de ese gesto diario, que en estas edades se traduce en un cuento en la cama antes de dormir. Ahora bien, siempre hay algún padre o madre que nos pregunta cómo hacer esa lectura: al pie de la letra, siendo el niño/a un mero oyente, o si puede ser dialogada. Hay opiniones tajantes tanto a favor de una como de la otra. Hay quien piensa que el cuento tiene que ser contado sin interrupciones, por el placer de escuchar e imaginar. Hay quien dice que el hecho de que los niños se involucren en lo que le están leyendo facilita la comprensión de la estructura de la historia y de las nuevas palabras. Los investigadores de los beneficios de la lectura dialogada afirman que la forma en la que se le lee a los niños es tan importante como la frecuencia con la que eso se hace.

Nosotras, que no somos “fundamentalistas” en nada, les contestamos que tal vez, habrá ocasiones en los que una historia se preste más para ser escuchada de un tirón y otras en las que puede suscitarse un interesante diálogo o incluso un intercambio de roles.

La naturalidad y el afecto de los mediadores de lectura, creemos que, es el método que produce mejores beneficios, tanto en la familia como en la escuela.

Leer autónomamente

In AlfabetizArte, ContArte on 10/02/2012 at 09:12


El momento en el que un niño o una niña descubre que es capaz de leer sólo un libro es algo único. Hay un antes y un después. Ese brillo en la mirada, esa satisfacción que siente, esa sensación de crecimiento es inigualable y mágica.

La mayor parte de nuestro alumnado ya vivió ese momento, así que lo que queremos ahora es ofrecerle lecturas funcionales y de su gusto que les sigan proporcionando esa satisfacción. Por ello, compramos toda la colección El caballo alado de la editorial Combel, ya que cumple unos requisitos, para nosotras importantes:

1º Son versiones breves de cuentos clásicos, muchos de ellos ya conocidos por los niños, lo que les ayuda a hacer anticipaciones sobre el texto.

2º Juegan mucho con las repeticiones y con las onomatopeyas. Las sencillas ilustraciones acompañan y completan el mensaje sin, en este caso, superar el peso del texto.

3º Los hay con letra tipo palo, imprenta y manuscrita. De tal modo que, pese a que preferimos comenzar la lectura y la escritura con mayúsculas, poco a poco podemos ir introduciendo otras tipografías.

4º Son relativamente baratos, tanto como para poder permitirnos comprar libros suficientes para todos, con el mismo formato, evitando así comparaciones.

Todas estas condiciones hicieron que nos decantarnos por ellos, aunque les objetamos que no los haya en gallego. Compensaremos esta situación.

Ahora, estableceremos un sistema de préstamo de fin de semana, para que estos libros puedan ser leídos y disfrutar con ellos en casa, solos o en compañía de sus familiares.

“Saber leer es ser capaz de transformar un mensaje escrito en un mensaje siguiendo ciertas leyes muy concretas. Es comprender el contenido de un mensaje escrito; es ser capaz de juzgar y apreciar el valor estético …” (Mialaret, 1972)

¿Qué biblioteca?

In ActualizArte on 05/12/2011 at 09:00

Imagen de Nick Georgiou

Casi todos concordamos en la importancia de la biblioteca escolar (BE) en los centros, ahora bien, ¿todos sabemos hacia qué modelo de biblioteca debemos tender, cómo la organizamos y qué función debe tener?

Acaban de publicarse dos documentos que pueden servir de ayuda para no desaprovechar esfuerzos, recursos e ilusión, de los que ya se hizo un avance en el reciente congreso celebrado en Santiago, Bibliotecas Escolares en Tránsito (BET), como se puede ver en la documentación o vídeos del mismo.

1º “Marco de referencia para las bibliotecas escolares”, en el que se recoge:

-Modelo de BE, así como la existencia de secciones de aula (el eterno debate en infantil sobre si biblioteca de aula o de centro), y la presencia de la biblioteca en los documentos organizativos del centro.

-Ámbito de actuación desde la BE, proyectos o planes de lectura, programas para adquirir la competencia informacional (ALFIN), o su función compensadora de desigualdades.

-Recursos físicos y materiales, ubicación, equipamiento y colección.

-Organización y funcionamiento, responsable, equipo de apoyo, sistemas de organización de fondos, horarios de apertura, presupuesto (entre el 5 y el 10% del total del centro), y servicios básicos.

-Recursos humanos de la BE, la implicación del equipo directivo, el equipo de coordinación, la persona responsable, dedicación horaria, reconocimiento y participación del alumnado y de las familias.

-Formación del profesorado; las funciones de las unidades de apoyo desde la administración; la evaluación de la BE y las redes de colaboración.

“Bibliotecas escolares ¿entre interrogantes? Herramienta de autoevaluación. Preguntas e indicadores para mejorar la biblioteca”.

Suscita un proceso de análisis a modo de hoja de ruta o guía de cómo llegar a ese modelo ideal de biblioteca, que paso a paso lleva a la reflexión. Se estructura en cuatro niveles de análisis:

A) El valor que el centro le concede a la BE, asignación de recursos, participación en los órganos de gestión y coordinación pedagógica.

B) Accesibilidad, tanto desde el punto de vista físico como en relación con la gestión escolar (horarios, integración de las bibliotecas de aula …).

C) Visibilidad, acciones que se promueven desde la BE en relación con la difusión, comunicación y señalización.

D) Apoyo al currículo, análisis de necesidades y oferta de servicios, adecuación de los recursos documentales, coordinación pedagógica, competencias en lectura y escrita, competencia digital, usos y usuarios, planificación y evaluación, equipo de trabajo, comunidad profesional y puentes con la comunidad.

Ojo, este es un documento “peligroso”, pudiera ser que la evaluación de la biblioteca escolar nos dé como resultado un avance de la evaluación del centro.
Las dos iniciativas son una excelente aportación para los centros. Ahora bien, si tuviésemos que ponerle una pega, sería  sobre como se obvia la biblioteca escolar de los centros de infantil (esa que no existe). En el primer documento dice en la página 14: “Los centros incompletos, de pocas unidades o que imparten educación infantil exclusivamente no pueden renunciar a contar con una biblioteca escolar lo mejor dotada posible y con las funciones que le corresponden, y que se han señalado.” ¿Qué eufemismo es ese de que los centros no pueden renunciar? Y en el segundo, dice que esta herramienta de autoevaluación “se puede aplicar en centros de Primaria, institutos de Secundaria, centros de personas adultas …”. ¿Qué pasa, que los centros de infantil, -por ejemplo en los que trabajamos con 13 unidades de infantil (los hay con más, a diferencia de algunos de primaria- tenemos de darnos por mencionados en los puntos suspensivos? ¿Por qué no hay una postura clara hacia BE en infantil? Algún día nos gustaría tener una respuesta a esto.

Día de las librerías

In ActualizArte on 25/11/2011 at 08:16


Cuando visito un pueblo, una de las primeras cosas en las que reparo es en las librerías; si las hay y qué tipo de librería son, ya que para mí es un indicador de la calidad de vida de esa localidad. Si es de las que me gustan, me detengo en su escaparate, y si me seduce, entro. No todas me atraen; hay unas por las que tengo especial debilidad: las que invitan a entrar, aquellas que cuando vas a ellas dices “Paso por la librería” como quien acuerda pasar por la casa de un amigo; no es lo mismo que decir “Voy a la librería a comprar un libro”. De esas hay pocas; tienen algo especial que no sería capaz de definir pero que se detecta en cuanto llegas a la puerta. Detrás siempre hay un proyecto y una apuesta personal de alguien que ama los libros, la lectura y cree firmemente en la capacidad de la cultura como motor de cambio social. En mi pueblo hay una de esas; lleva pocos años pero ahora ya no sabría qué hacer si me faltase.
Estos días estuve leyendo los Textos del VII Simposio “O libro e a lectura” que anualmente convoca la AGE; entre las ponencias que se presentaron, me emocionó especialmente la de Pep Durán que habló del fomento de la lectura desde la librería Robafaves en Mataró, una cooperativa de trabajo que se creó en 1975 de la mano de cinco jóvenes libreros con un proyecto vocacional y con una filosofía en la difusión de los libros consistente en contribuir al crecimiento de la cultura y del conocimiento desde una posición crítica e independiente, a partir del comercio de libros, con respecto al medio ambiente.
Los integrantes de Robafaves afirman que la motivación a la lectura debe atender a los tres centros energéticos: cabeza, corazón y tripas. Y que la decisión de leer se sustenta en la memoria sensitiva del cuerpo, ya que la decisión de leer, para cada persona, se afianza en la memoria de sensaciones placenteras que ha experimentado su cuerpo, y que tiene la promesa de recuperar, al descifrar el sonido y significado de las palabras leídas en cada texto.
Dejo aquí el enlace a dos ponencias presentadas en distintos eventos en las que se pueden leer algunas de las acciones de fomento de la lectura que desarrollan desde Robafaves, así como la historia de “La noche en la que las letras se liberaron”, o de cómo convirtieron una catástrofe en una oportunidad, cuando se les anegó a librería por culpa de una avería en un desagüe.(I e II)
Siendo hoy la primera vez que se celebra el Día de las Librerías queremos agradecer la labor que desarrollan, como el río de la imagen de Rune Guneriussen, regando con libros las villas y pueblos, apagando la sed de saber y dando vida.

El álbum ilustrado en infantil

In FormArte on 20/11/2011 at 21:02

Mi participación en las I Xornadas de Literatura e Ensino, no siendo una especialista en literatura infantil, ni autora, ni ilustradora, fue en calidad de usuaria habitual de libros infantiles, a decir de los conocidos, con buena mano para seleccionar aquellos más cercanos a los gustos de los niños y niñas.

Intervine, tras la entusiasta puesta en escena de la “amante de los álbumes” Gracia Santorum, que trató de mostrarle a los asistentes que el álbum no es sólo para el público infantil, sino que, superados los prejuicios iniciales de los adolescentes -que por su formato, asocian álbum a los cuentos de la infancia de la que huyen-, pueden dar mucho juego en las aulas de secundaria. Para convencer a los recelosos, hizo un despliegue de su colección de álbumes -dice atesorar cerca de mil ejemplares que en breve expondrá en el centro de enseñanza en el que trabaja, de lo que suponemos dará buena cuenta en el blog referencial del que es coautora, Trafegando Ronseis. La lectura de “Caja de cartón” convenció hasta a los más escépticos. Magnífica. Esos son los caminos del entusiasmo.

Mi exposición giró alrededor de la selección de libros para las aulas de infantil. Siendo conocedora del cambio que se ha producido en este campo en los últimos veinte años, y del papel preponderante de las editoriales gallegas en el ámbito internacional, destacando por la calidad de sus productos, cuestiono la etiqueta álbum como distintivo superior diferenciador de otros como pueden ser el libro ilustrado o el libro de imágenes. A mi entender, los límites son tan difusos que si nos ajustamos a los criterios definitorios de álbum que apuntan los expertos, quedarían fuera la mayor parte de los álbumes canónicos que, por otro lado, ellos mismos apuntan. Considero el álbum fruto lógico de la evolución que se ha producido en la intención de llegar más y mejor a los gustos de los chicos de hoy en día, atendiendo a que su bagaje está absolutamente determinado por el audiovisual y por los mensajes publicitarios; y al igual que sucedió con las series de animación traspasó las fronteras infantiles y en la actualidad se publican álbumes que por sus temáticas, por la complejidad del texto o de las imágenes apelan la experiencia e inteligencia de una persona adulta para ser capaz de entenderlos.

Por otro lado, considerando que en el álbum se armonizan el lenguaje escrito y el lenguaje artístico, la radicalización del peso de la ilustración en detrimento del texto conduce a la consecución de otro objetivo, también importante, pero no literario, sino plástico. Razón, a mi entender por la que los expertos no acuerdan enmarcar el álbum como nuevo género literario sino que lo denominan “nuevo producto editorial”.
En cualquier caso, para una persona que va a comprar un libro para sus hijos o alumnado esto es irrelevante. Casi nadie va a buscar un formato, lo que se va buscando en algunos casos es una buena historia y en otros un bonito libro. El álbum no es un fin en sí mismo, es un medio más. Por lo que intenté apuntar algunas claves para seleccionar esos libros que logren cautivar a los más pequeños. Más allá de los discursos expertos, muchos de esos, bien o mal llamados, álbumes cumplen con el objetivo tanto por su formato (tamaño, características de páginas, tapas, contratapas …); como por el texto (abundante, escaso, ausente, en prosa, en verso); como por las ilustraciones (siempre y cuando no sean un mero alarde artístico, o tan conceptuales que se escapan del entender de los niños y niñas); como por las temáticas que abordan. Aquí hice una advertencia sobre una tendencia que afloró en los últimos años asociada al álbum, que a mi entender va en contra del espíritu de la infancia, la aparición de lo que denomino una recreación en el feismo de la vida: la muerte, la violencia, la soledad, la tristeza, el maltrato, la guerra, injusticia social …, un lavado de la conciencia adulta, que no sabiendo qué facer, vuelca sus frustraciones sobre los niños y niñas creyendo que de esta manera aprenderán a evitarlas o a convivir con ellas. Es opinable, pero casi ningún padre/madre le compra un libro a sus hijos sobre esos temas por muy poéticos y líricos que sean; lo hacemos los docentes y se incluyen en las listas de honor de los libros destacados.

La segunda advertencia en cuanto a temáticas fue referida a otra tendencia, también perniciosa, lo que denomino “los cuentos curriculares”. Autores y editores sabedores que la escuela es una de sus mejores proyecciones, fabrican artefactos didácticos disfrazados tras un personaje o tras una original ilustración, con una corrección curricular y con un didactismo explícito que aterroriza a la literatura infantil, por naturaleza irreverente, escatológica, divertida, surrealista e incluso absurda. No es que descarte el aprovechamiento didáctico que se puede hacer de una obra de literatura infantil, todo lo contrario, pero eso es algo a posteriori, si el motivo por el que se elige es por el placer de leer, por la potencialidad de hacer soñar los niños y niñas.

Apunto, asimismo, la posibilidad de que publiquen algunos de esos productos tan artísticos en otros soportes que mejor permitan apreciar la riqueza de las ilustraciones pero también hablo del riesgo de que en ese traspaso se pierdan gestos del acto de leer libros en pos de la primacía de la imagen.

Finalmente apunto el rol decisivo del mediador/a entre el libro y el individuo sin competencia lectora, tanto directo (docente, padre/madre, animador) como de los “recomendadores de lectura” indirectos (blogs, webs, revistas, listados …), apelando en este caso a una ética responsable de su papel, no dejándose guiar por las novedades, por las estrategias comerciales, por el prestigio de los autores, o por la trayectoria de la editora. Un libro para recomendar, en primer lugar, y en conjunto tiene que fascinar al mediador, luego tiene que probarlo con el público representativo del rango al que va dirigido. Solo, y tan sólo después, probado que cautiva también a los niños y niñas en este caso, puede recomendarlo. Deben ser conscientes de que no sólo trata de una cuestión económica, es algo mucho más grave, que afecta a la consideración que los niños y niñas tendrán de los libros, de la lectura y de la literatura.

Tras la presentación de esas, para mí, características de la calidad de un libro, pongo en cuestión que los adultos conozcamos los gustos de los niños/as a tenor de una experiencia reciente en mi aula, cuando le solicité a los niños/as que trajesen de sus casas aquellos libros que más les gustaban, aquellos que les pedían a sus padres que se los leyesen una y otra vez. A la vista de los más de cincuenta libros no me atrevo a extraer conclusiones. No concuerdan ni con lo que dicen los expertos ni con los que les mostré a lo largo de tres años. Son de la más diversa procedencia y algunos de ínfima calidad literaria, plástica o editorial. Pese  a todo, no me importa, son esos, son los que los tienen enganchados con la lectura, son los que les hicieron descubrir el libro como una fuente de placer. Son los que a lo largo de estos días pondremos en valor delante del grupo, porque son los que le gustan a cada uno de los niños y niñas de la clase.

Al igual que en la alimentación, leer, conocer otros mundos reales o ficticios, abrir la imaginación, desarrollar la creatividad, disfrutar con el conocimiento …, son como los nutrientes vitales que se pueden presentar de muy diversas formas: crudos, en cocina tradicional, en cocina light, mediterránea,  atlántica, cocina experimental o cocina de autor. Unas formas son más saludables que otras, unas sientan mejor, pero tras la ingesta, lo que importa es cuando entran en vena y son de provecho para el organismo. Y para que responder a los gourmets que consideran que sólo merece la pena llevar a la boca platos con 3 estrellas Michelín, dije que sé que a mis alumnos/as hasta que puedan apreciar en su paladar las delicatessen de Ferran Adrià, aun le quedan por comer muchas arrobas de sal en huevos fritos -que es lo que más les gusta-, pero comer comen, alimentar se alimentan. Leer leen. Y eso es lo que me importa.

Nota: para quien piense lo contrario soy una ferviente admiradora de los buenos álbumes.

Leer, ¿para qué?

In FormArte on 20/11/2011 at 21:01

Ayer en las jornadas Marcos Calveiro, inició su labor como moderador de la mesa redonda 3, preguntándole a los participantes Ramón Nicolás, Marilar Aleixandre y Xabier P. Docampo, “Leer, ¿para qué?”, con tal motivo proyectó en la pantalla parte de las 33 razones para ler de Victoria Fernández, directora da revista CLIJ, que a pesar de ser archirrepetidas, son siempre actuales. Xabier P. Docampo apostilló que muchas de esas razones pueden suplirse con otras actividades, y pedía una razón de ler que solo pudiese aplicársela a lectura. Según él, leer es un instrumento irreemplazable en la formación del individuo.

Para recordar, desde aquí las 33 razones para ler, que tan ben presentaron no CEP Las Palmas.

Los caminos del entusiasmo

In FormArte on 20/11/2011 at 21:00

Este fin de semana participamos en las I Xornadas de Literatura e Ensino, que se centraban en “La literatura gallega en las aulas: los caminos del entusiasmo”, una cuidada actividad formativa organizada por la Asociación de Escritores en Lengua Gallega y la ASPG.
Nos resultó extraño que case la totalidad de los asistentes eran de enseñanza secundaria, o mejor dicho, que no hubiera profesorado de infantil y primaria. Cuestión de clichés; puede que en vez de Literatura y Enseñanza, se entendiese Enseñanza de la Literatura, que no es lo mismo. Una lástima, porque mereció la pena, y todos encontraríamos temas de interés.
Con un cartel de lujo, se abordaron temas que nos preocupan a todos y a todas: la LIJ gallega en las aulas del siglo XXI pasando por la poesía, el teatro, la literatura de tradición oral, el álbum, la BD y la novela gráfica; casi todos ellos expuestos por reconocidos autores de esos géneros literarios.

En próximas entradas iremos apuntando alguna de las cuestiones allí expuestas, pese a que no nos podemos resistir a adelantar que coincidiendo todos los ponentes en la necesidad de la lectura de los distintos géneros, debatiendo sobre si centrarse en los clásicos o inclinarse más a los gustos de los chicos, sobre si hay literaturas con mayúsculas y minúsculas – con continuas referencias a dos artículos recientes: E por que non vos deixades de cinismos e dicides LIXo de S. Jaureguizar y Ler ou non de María do Cebreiro-; quien, para nosotros dio con la clave fue Xabier P. Docampo, preguntando: para que leer y que es lo que nos da la lectura a los individuos que no nos da ninguna otra actividad. Ahí radica la cuestión, ya que, aun hay quien no sabe por qué hay que inculcar a los niños y jóvenes el gusto por leer.

Daremos cuenta.

Una reflexión: a las personas que ya llevamos unos cuantos años en esto es difícil que nos cuenten algo nuevo en los cursos dirigidos única y exclusivamente a la educación infantil; en cambio, pueden resultarnos muy enriquecedoras otras miradas desde distintos ángulos, con distintas ópticas, con otros profesionales, pues es una manera de abrirse de un ámbito en el que a veces también resulta asfixiante estar escuchando hablar siempre de lo mismo. El/La profesional de infantil ya sabrá sacarle provecho a nuevos soplos de aire fresco.

La importancia de leer en casa

In ContArte, FamiliarizArte on 25/10/2011 at 08:06

“Aprender a leer es un procedimiento que se enseña en la escuela.
El gusto por la palabra y el amor a los libros se descubren en casa, en el ámbito de la familia, si bien la escuela ocupa un lugar de privilegio en esta conquista.
Cuando una maestra de educación infantil está contando un cuento a sus alum­nos, no solo está relatando una historia divertida o triste, está enseñando conceptos que tienen que ver con la lengua, procedimientos que atañen al proceso de compren­sión y unos valores determinados contenidos en el libro.
Cuando una abuela, o una madre, o un padre cuentan un cuento a sus nietos, o a sus hijos, están realizando un acto de amor. “
 

Así comienza el cuaderno del Observatorio Andaluz de la Lectura realizado por Antonio Ventura con la pretensión de ser una guía para las familias. No creemos que sea casual que el primer número de esta publicación se dedique a leer en casa; tras muchos años, trabajos y campañas de animación a la lectura, se sabe que ese es el ámbito determinante en el fomento de la lectura.

Esta sencilla guía aborda, entre otros temas, la necesidad de la ficción, las palabras y las imágenes, el gusto por las palabras y el amor por los libros, los momentos de la lectura, las clases de libros, y finaliza con una selección de textos.

Merece la pena ponerla a disposición de las familias, bien a través de los blogs (de aula, de biblioteca, de centro) o fotocopiarla.

El olor de los libros

In ContArte on 25/04/2011 at 21:04

Hay ciertas sensaciones que las personas lectoras vincula para siempre con el hecho de leer, tales como el aroma de los libros. Los libros huelen de una manera inconfundible, aunque no todos igual, no es lo mismo el olor a tinta de un libro nuevo que el olor avainillado de un libro viejo. El olor de una biblioteca o de una librería es especial y diferente del de cualquiera otro establecimiento. El aroma de los libros es tan importante que ya comercializan perfumes para complementar la lectura en los dispositivos electrónicos y así suplir ese defecto que detectaban tantos usuarios.
Como fuimos enseñándole a nuestro alumnado que en el deleite con la lectura influyen otros aspectos tales como los lugares donde se lee, la postura en la que se lee, la forma, la compañía…, quisimos hacerles caer en la cuenta del aroma único de los libros. Visitar la biblioteca, sugestionarlos para que el olfato casi anule a los otros sentidos, haciéndoles creer que sólo son narices, ayudará a apreciar intensamente la experiencia activando el recuerdo.  De modo que cuando vuelvan a abrir un libro le prestarán atención a los estímulos olfativos que reciben.
Pero los libros también nos producen olores simbólicos, mismo sabores; qué persona adulta no se obsesionó con los olores de “El perfume”, quién no saboreó los platillos de “Como agua para chocolate”.  Tenemos que enseñar a los niños y niñas a ver, oler, gustar y tocar todo lo que se nos cuenta en los libros. No es más que un juego. En algunos casos muy fácil y coincidente, “La casita de chocolate”, “Sopa de calabaza” o “Caperucita roja”, les huele igual a todos; en otros hay que forzarlo un poco, pero merece la pena, ya que la experiencia será mucho más intensa y rica.

Ver_mirar_pensar_contar XXIII

In MirArte on 25/04/2011 at 21:00

Dos hábitos a potenciar: la lectura y el cuidado de las plantase, con un proceso vital semejante. Fotografía de Koshi Kawachi de la serie “Manga farming”.

La lectura y la escritura en el arte

In CativArte on 15/04/2011 at 00:00

Nuestra compañera Mercedes Zas, autora del blog Comfy Slippers dedicado principalmente a la enseñanza del inglés en educación infantil, acaba de realizar dos hermosas presentaciones con motivo de la conmemoración del Día del Libro. Seleccionó obras pictóricas de diferentes épocas y estilos en las que representan escenas o momentos de lectura y de escritura.

En un ejercicio de imaginación intentaremos adivinar que es lo que lee o escribe cada uno de los personajes. Puede dar mucho juego; hay que atender a los detalles, a la forma en la que leen, la postura adoptada, la concentración en la tarea, la intimidad de la escena, y a otras muchas pistas, que nos ayudarán a comprender, que la lectura o la escritura pueden ser un trabajo, una distracción, una evasión …

Leer te hace crecer a cualquier edad

In ContArte on 14/04/2011 at 09:00

Como se acerca el Día del Libro, una recomendación de lectura, “Tardes con Margueritte”.

Germain, un hombre de cerca de cincuenta años, bruto, tosco y casi analfabeto, conoce en el parque a Margueritte, una octagenaria ilustrada amante de la lectura. Comienzan hablando de las palomas y esto la lleva a hacerle la primera recomendación de lectura. Poco a poco Germain va siendo consciente del valor que le aportan las palabras cuando es capaz de entender su significado, cuando  puede comprender lo que quieren decir más de diez juntas y cuando se percata de que sirven para ponerle nombre a lo que siente.

Margueritte lo “enganchó” leyéndole. Me explicó que a leer se empieza escuchando. Yo pensé más bien que se empezaba leyendo. Pero me dijo: “¡No, no Germain, no piense eso!, para conseguir que les guste la lectura a los pequeños hay que leerles en voz alta” Añadió que si eso se hace bien, más adelante, se vuelven dependientes, porque es como una droga. Después, según van creciendo necesitan libros. Me resultó extraño, pero pensándolo bien, me pareció que no era ninguna memez. Si me leyeran cuentos siendo pequeño, puede que metiera más a menudo la nariz en los libros, en vez de hacer tonterías, simplemente por aburrimiento.

Llevada al cine, con Gèrard Depardieu en el papel protagonista quien hace creíble una historia, a veces poco verosímil, pese a que tierna y entrañable..

Tardes con Margueritte“, un libro de la maestra de infantil Marie-Sabine Roger, ahora en gallego editado por Galaxia.

Dónde lees y cómo lees

In ContArte on 29/03/2011 at 00:01

La FGSR acaba de poner en marcha la acción Dónde lees tú, en la que, con la finalidad de la promoción de la lectura, recogen “leotestimonios”, documentos e imágenes prestando atención a las personas que leen, en sus lugares de lectura, si lo hacen solas o con otros, a quien le leen o quien les lee, etc.

Nos gustó tanto la iniciativa que, de cara al Día del Libro, vamos a hacer algo similar; solicitaremos las familias del alumnado que nos envíen fotografías de momentos de lectura de sus hijos e hijas; con todas ellas prepararemos una exposición acompañadas de un pequeño pie de foto en el que cada cual explicará cuando lee, y por qué le gusta ese lugar y esa postura.

Para inspirarnos, vía Nosololibros, vemos el vídeo del espectáculo de danza y acrobacia “Traces”, de la compañía Les 7 doigts en el que adoptan posturas de lectura inimaginables e inverosímiles. Seguro que en nuestra exposición también veremos algunas imposibles pero cómodas para el lector o lectora.

El dónde y el cómo también importan e influyen mucho.

Leer en casa

In FamiliarizArte on 04/03/2011 at 20:03

El Centro Internacional del Libro Infantil y Juvenil de la FGSR, acaba de presentar una animación en la que se sintetizan los consejos fundamentales para reforzar el apoyo de los hábitos lectores desde el hogar, compartiendo padres e hijos/as experiencias alrededor de la lectura.
Se completa con un listado de consejos dirigidos a las familias que sirven de ayuda para:

  • hacer de tu hijo/a un entusiasta de la lectura
  • conseguir que  tu hijo/a odie la lectura
  • fomentar la escritura en casa
  • contar un cuento y no morir en el intento
  • elegir una lectura adecuada a la edad de tu hijo/a

y muchos más que podremos ir facilitando a las familias de nuestro alumnado y al ANPA.

Kamishibai

In InformArte on 19/01/2011 at 15:38

Según la Wikipedia, Kamishibai significa “drama de papel”, una manera de contar historias que se originó en los templos budistas de Japón en el siglo XII, donde los monjes empleaban las imágenes para aleccionar a las personas analfabetas. En este programa de la TV peruana se habla de la trayectoria del Kamishibai a través del tiempo y por el mundo adelante; en este otro nos explica en qué consiste.

Nosotras supimos de esta técnica, gracias a editorial Siete Leguas, que está publicando cuentos para ser empleados en el teatrillo del kamishibai, en A-3 y A-4, incluso tiene una página en Facebook donde van recogiendo todas las novedades y experiencias de quien lo emplea.

Nos gustó por las posibilidades que le vimos, desde ser una excelente manera de cautivar la atención de los niños mientras escuchan una historia, a que sean ellos mismos quien preparen las imágenes para ser contados en el kamishibai.

Kid´s Republic

In CativArte on 12/01/2011 at 20:50

Para los equipos de dinamización de la biblioteca escolar que andan buscando cómo organizar el espacio infantil, dejamos como fuente de inspiración unas fotografías de Kid´s Republic, una librería de Beijing (Pekin), que no se sabe bien si es una nave espacial o un edificio futurista; lo que tenemos seguro es que las criaturas deben pasarlo muy bien; hasta es posible que lean. Merece la pena ver la galería de fotos, tomadas de día y de noche.

Cuentos sobre los cuentos

In ContArte on 18/12/2010 at 09:00

Estas son nuestras últimas adquisiciones de literatura infantil: tres cuentos que remasterizan o mezclan otros cuentos clásicos.
– “Las manoplas de Caperucita“, de Inés Almagro y Mikel Mardones en OQO. En la reseña editorial señalan: Este cuento popular fue objeto de incontables versiones. Un abanico amplio de interpretaciones que no se reduce a la aleccionadora de Charles Perrault o a la edulcorada de los Hermanos Grimm. Así, figuras de prestigio de la literatura infantil y juvenil como Roald Dahl o Gianni Rodari revisitaron desde el humor y la ironía este clásico para vestir de amarillo Caperucita o que la dote de un arma con la que conseguir un abrigo calentido de piel de lobo. El hacer que la historia no transcurra como convencionalmente es conocida o como Caperucita ha protagonizado reiteradas veces sorprende al lector y desconcierta a la protagonista. ¡Qué raro!, dijo Caperucita, mientras ponía la caperuza- en mi cuento nunca nieva!

-“Alicia Patapam en los cuentos“, de Gianni Rodari y Anna Laura Cantone en Lumen. Alicia Patapam descubre el placer de la lectura y se mete en una aventura que le permite conocer a personajes de otros cuentos como la Bella Durmiente, al lobo de Caperucita, al Gato con Botas … Observó la primera página mientras se le escapaba un enorme bostezo, pero en la segunda, su atención era como la de un caracol cuando saca sus cuernos poco a poco. En la tercera página, ¡estaba tan interesada que cayó de cabeza dentro del libro!

– “Un cuento lleno de lobos“, de Roberto Aliaga y Roger Olmos en OQO. Había lobos grandes y lobos pequeños. Lobos dormidos y lobos despiertos. Lobos gigantes, lobos enanos … y lobos con más de cien años. Había lobos de todos los colores: verdes, azules, rojos … Había lobos con gafas y lobos con sombrero. Lobos que escribían cartas, lobos tramposos y lobos que orinaban sobre un hormiguero. El cuento estaba lleno de lobos!
Roberto Aliaga nos presenta en este relato un original universo donde los lobos de todos los cuentos conviven juntos a la espera de ser llamados para su próximo acontecimiento literario. En esta especie de limbo, en que cada uno se entretiene su manera, la alerta del Lobo Papón sobre la falta de comida los moviliza por un objetivo y una necesidad compartida: saciar el hambre.

Lecturas de andar por casa

In FamiliarizArte on 11/12/2010 at 09:32

La FGSR acaba de presentar un canal informativo dirigido a las familias con sugerencias de lectura para personas adultas, niños y jóvenes. Cuenta con unas secciones fijas a través de las cuales se proponen la lectura de un artículo y un manual relacionados con la promoción de la lectura desde el hogar; consejos de lecturas para distintos tramos de edad, y una sencilla actividad para realizar con los hijos y hijas.

Nosotras ya le facilitamos el enlace a las familias de nuestro alumnado, pero de vez en cuando iremos enviándoles algún que otro artículo sobre la lectura en casa, como el del boletín 4, “El hogar como caldo de cultivo en la formación de lectores”, de Luis Bernardo Yepes Osorio, publicado en la revista Educación y Biblioteca, nº 140 de 2004.

Nos gustó ilustrar esta entrada con el cartel de la Fundación para el Fomento de la Lectura, obra de Óscar Albeiro Soacha.

Tejiendo una cortina de palabras

In AlfabetizArte on 09/12/2010 at 15:09

Desde que vimos este trabajo de la artista Sarah Morpeth estuvimos pensando como hacer algo semejante en nuestras aulas. Pensamos que podríamos hacer cortinas de palabras:

-Como conmemoración de las Letras Gallegas, ir juntando todas aquellas palabras que sólo existen en gallego y que nos gustan.

-Por el día de la Infancia pidiéndole las familias que nos escribieran palabras que asociaban a la infancia.

-Para ir recogiendo todas aquellas palabras que sirven para expresar nuestros sentimientos y emociones.

Finalmente, nos percatamos que nuestras aulas están llenas de carteles con palabras: con personajes de los cuentos, con nuestros nombres; con alimentos, con emociones, con acontecimientos, con las palabras que nos hacen reír, con palabras difíciles de pronunciar, con descubrimientos …, por lo tanto no teníamos más que cortarlas y hacer cortinas temáticas. Cada vez que tenemos un nuevo listado de palabras, tejemos un nuevo hilo de nuestra cortina. Iremos tejiendo nuestra vida escolar con palabras.

Imágenes de Rag&Bone

Leer te cambia la vida

In AlfabetizArte on 09/12/2010 at 15:05

Cuando escuché al Nobel Mario Vargas Llosa decir -en su discurso en la Academia Sueca -que aprender a leer había sido lo más importante que le había pasado en la vida y que conllevó la pasión por la escritura, pensé que tendría que recogerlo en el blog. Pero, también, de inmediato me vino a la cabeza el libro de Daniel Pennac, “Como una novela”; pueda que no sea una extraña asociación de ideas. En este libro publicado en el 1992 -un clásico sobre la pasión por la lectura-, Pennac, cuestiona las actitudes de los padres, la imposición de la lectura que hacen los bienintencionados maestros, y especialmente su dogma conjunto y categórico de que leer es una obligación porque nos hace mejores personas. El autor desafía y desarma esta aseveración y ofrece argumentos como que leer es algo que podemos hacer por el simple pero inmenso gusto de hacerlo.

Para Pennac el lector tiene unos derechos que resume en diez:

El derecho de no leer un libro.
El derecho de saltar las páginas.
El derecho de no terminar un libro.
El derecho de releer.
El derecho de leer el que sea.
El derecho de leer donde sea.
El derecho al bovaryismo (enfermedad textual transmisible).
El derecho de buscar libros, abrirlos donde sea y leer un trozo.
El derecho de leer en voz alta.
El derecho de callarse.
No sé cuáles serían las tretas que empleó el fraile Justiniano con Vargas Llosa para cautivarlo de tal manera a los cinco años, pero lo que sí sé, y Pennac sabe es que:
“Hay que leer, hay que leer…¿Y sí en lugar de exigir la lectura, el profesor decidiese de pronto compartir su propia dicha de leer?”
Hay que recordar que el verbo leer al igual que el verbo amar no admite imperativos. No se puede forzar la curiosidad, debe despertarse, es una de las máximas que atraviesa el libro, al que se puede acceder en la red.

Veranos de lectura

In ContArte on 30/11/2010 at 20:00

Este es el título del artículo de Estrella de Diego, publicado en Babelia, que la hizo merecedora del XI Premio Periodístico sobre la Lectura de la FGSR. Este galardón fue creado hace once años con la finalidad de estimular trabajos de reflexión y de creación sobre la importancia de la lectura y el desarrollo del hábito lector, premiando un artículo, aparecido en un diario o revista españoles, que cumpla con dicho objetivo. Cualquiera de los anteriores, desde distintas visiones, nos hablan de lo que es la pasión lectora y de cómo las lecturas dejan una huella indeleble en nosotros que nos hacen “fruto de lo que leemos”. Facilitamos la relación de premiados. Nosotras, le enviamos a las familias el de Gustavo Martín Garzo, cuando nos empiezan a preguntar cuándo le deben enseñar a leer a sus hijos/as.

X Premio: José Mª Merino, “El territorio de lo que somos”.

IX Premio: Constantino Bértolo, “Razones para la lectura”.

VIII Premio: José Mª Guelbenzu, “Hubo una vez una novela”.

VII Premio: Clara Sánchez, “Pasión lectora”.

VI Premio: Emili Teixidó, “Estrategias del deseo o trucos para leer”.

V Premio: Álvaro Pombo, “Libros nuevos y renuevos en abril”.

IV Premio: Gustavo Martín Garzo, “Instrucciones para enseñar a leer a un niño”.

III Premio: Alberto Manguel, “Placeres de la lectura”.

II Premio: Fernando Savater, “El verano de Sauron“.

I Premio: Juan José Millás, “Leer

¿Cómo se hace un libro?

In ContArte on 21/10/2010 at 15:01

En el Día Internacional de las Bibliotecas escolares, podemos mostrarle a nuestro alumnado el proceso de elaboración de un libro. La editorial Combel, con motivo de la presentación de “10 viajes y 1 sueño” lo acompaña con el making-of del mismo. Vemos el trabajo de una escritora, de la ilustradora -en este caso es un libro de pop-up– maquetadores, etc. El esfuerzo de muchas personas para que nosotros disfrutemos con la lectura.

XII Salón del Libro de Pontevedra

In ContArte on 21/10/2010 at 14:59

En el mes de febrero de 2011 se celebrará el Salón del Libro Infantil y Juvenil de Pontevedra, organizado por el Ayuntamiento. El pasado año recibió la visita de más de 35.000 personas, de las cuales unas 25.000 era público infantil y juvenil.
La temática elegida para esta edición es ‘Es mentira’ sobre la cual habrá una exposición de títulos, además de un espacio de lectura para el público infantil y juvenil. En el Salón del Libro colaboran centros educativos de Pontevedra y otros ayuntamientos de Galicia, que realizan actividades y trabajos basados en la bibliografía recomendada para Educación Primaria y Secundaria en relación al título de cada año.

La mentira es inherente a la literatura; la mezcla entre lo real y lo irreal, lo mágico, lo onírico y el absurdo es lo que ayuda a que, el hecho del que  el autor parte, trascienda. Por ello, pocos libros quedarán fuera de la temática elegida, salvo aquellos que casi no merecerían la consideración de literatura; aquellos que son otra cosa.

Cambios en la lectura y en las bibliotecas

In ActualizArte on 21/10/2010 at 14:59

Los cambios que se están produciendo asociados a la pujanza del libro digital van a suponer mudanzas en todos los ámbitos relacionados con la lectura: en la forma en la que se lee, en los tiempos dedicados a la lectura, en las estrategias lectoras, en los espacios dedicados a los libros, etc. Dosdoce.com es un observatorio que analiza el impacto de las tecnologías en el sector cultural; creado por Javier Celaya autor de varios libros y estudios sobre el uso de las nuevas tecnologías en la estrategia de comunicación y marketing.

Consecuentemente, en el Día de las bibliotecas escolares queremos recomendar la lectura de varios artículos publicados en Dosdoce.com:
– “Vamos a tener que cambiar la definición de lectura“, entrevista a Javier Celaya

– “Nuevos hábitos de lectura. Lectura en pantallas“, de José Antonio Vázquez

– “Derechos de los lectores de libros digitales“, de Javier Celaya y José Antonio Vázquez

-“Prohibido leer en un iPad“, de Javier Celaya

Y no vale pensar que eso aun está muy lejos.

Variaciones sobre la lectura

In FormArte on 21/10/2010 at 14:54

“Los días 29 y 30 de octubre se celebrarán en Santiago de Compostela (Palacio de Congresos) los III Encuentros de Bibliotecas Escolares de Galicia. El lema de esta cita será Variaciones sobre la lectura, una oportunidad para la difusión de experiencias que se están llevando a cabo en centros escolares gallegos (alguno también de fuera de Galicia), alrededor de esta cuestión (la lectura), que aúna tantas voluntades y merece tanta atención en tiempos de mudanzas tecnológicas y, a decir de algunos expertos, de paradigma en la cultura escrita y en la forma de leer y de escribir. Será un punto de encuentro del gran colectivo gallego de las bibliotecas escolares para seguir ampliando las posibilidades de colaboración.”
Entre outros conferenciantes destacamos la presencia de Teresa Colomer, Javier Celaya y Manuel Bragado, de los que hemos hablado en otras ocasiones en este blog.

La prisa por leer

In AlfabetizArte, InformArte on 21/09/2010 at 19:11

En las primeras reuniones con las familias del alumnado de 4 años, surge una pregunta/inquietud constante “¿Cuándo empezareis a enseñarles a leer?”; ya podemos exponer las razones que queramos, que esto es lo que más preocupa a los padres y madres, de tal modo, que muchos de ellos “toman sus propias medidas”: compran un método y acribillan a las pobres criaturas con “la eme con la la …”. Si aprenden a leer, mérito de los sufridos padres, y si no aprenden, culpa de la maestra.

Por esto de hacer escuela, les facilitamos a todos la copia de un artículo “Café con los vecinos“, de Daniel Cassany y Cristina Aliaga, publicado por el Centro Internacional del Libro Infantil y Juvenil de la FGSR.  Comienza así:

“Por fin encontré la oportunidad para tomar el café que me habían ofrecido mis vecinos de rellano. Son padres desde hace tres años y se preocupan por Litang ―su preciosa hija de origen chino y ojos negros. Al ver mi buzón cargado de libros se enteraron de que soy investigador sobre la escritura y les faltó tiempo para invitarme. Después de mencionar alguna novedad del barrio, atacamos el asunto:

—Leí que hay muchas más posibilidades de que un niño sea un buen lector si de pequeño sus padres le cuentan cuentos, si le leen en voz alta en la cama —dijo Miguel, el padre—, pero no creo que también tengamos que ayudarle a escribir, ¿cierto? Eso lo hace la escuela: es allí dónde aprenden a escribir, dónde se enseña el abecedario.

—No se puede hacer nada hasta que la niña sepa las letras —confirmó Montse, la mujer. Ambos hablaban con convicción.

—¡No es tan simple! —repliqué―. Podéis hacer muchas cosas. Escribir requiere mucho más que anotar las letras, que redactar. Hay que reconocer los diferentes textos: una carta, un cuento, una receta… Hay que saber para qué sirven, cuándo se usan, cómo; hay que aprender a ser “autor”… Empezamos a aprender a escribir mucho antes de copiar la primera letra. Litang puede empezar “a escribir” antes de que le enseñen “las letras”, si la ayudáis, antes de que sepa redactar.

―Del mismo modo que le leéis cuentos en la cama, antes de acostarse, podéis ayudarle a escribir, aunque todavía no pueda trazar letras ―aclaré―. Podéis ponerle título a sus dibujos. Le preguntáis: “¿cómo se titula?” y escribís el título por ella. También podéis anotar su nombre en sus libros, en su incipiente biblioteca. Lo podéis hacer siempre ante ella, contándole lo que hacéis y mostrándoselo. Podéis escribir alguna dedicatoria para los regalos que haga a sus amigos… Siempre sugiriéndoselo a ella y esperando su aceptación y sus palabras… o negociando con ella lo que pueda ser más adecuado.

―¿Sería como ser su “escriba”? ―preguntó Montse. (continúa)

Bastante esclarecedor.

Viendo el interés que despertó nuestra sugerencia, la próxima será un artículo Kepa Osoro titulado “Cómo ayudar al niño a convertirse en un lector feliz”, en el que el autor trata de la importancia de ler a/con los niños.

Literatura infantil de calidad

In ActualizArte on 13/09/2010 at 21:00

Si hubo una constante a lo largo de todo el 32º Congreso IBBY fue hablar de la Literatura Infantil y Juvenil de calidad (LIJ) -aunque no tuve el placer, supongo que sería igual en todas las anteriores ediciones de este encuentro internacional-, mas para los profanos surge inmediatamente la pregunta: ¿qué es lo que diferencia un libro de calidad de otro que calificaríamos de mediocre? ¿Es objetivable? ¿Puede cuantificarse?

Se trató constantemente la necesidad de orientar a los mediadores, docentes, agentes de dinamización cultural …, para que elijan lecturas de calidad, pero ¿cuáles son estas? ¿O lo dejamos a la arbitrariedad de una crítica que en muchas ocasiones opina avalándose en criterios que poco tienen que ver con el “peso” de la obra?

Tras la intervención de Teresa Colomer, en la ronda de preguntas, se le pidieron pautas. Ella respondió que poco sabemos de los motivos por los que un libro conecta con los lectores. Valorar la calidad es muy complejo, continuó; en la comida, en la bebida, en las artes…, se hace por comparación; si alguien no puede comparar, no puede saber si algo es más bueno o menos malo. Pero, según ella, hasta los libros mediocres son necesarios; serán un referente. Nos remitió a Emili Teixidor. Este autor catalán, en su artículo “Estrategias del deseo o trucos para leer“, ganador del VI Premio Periodístico sobre la lectura de la FGSR, en el 2005, dice que “todos los lectores buscan en los libros una metáfora de la felicidad.”, será pues, que los libros de calidad son los que abren una puerta a la esperanza. Recomendamos encarecidamente la lectura de este artículo.

Y aconsejamos, también, la lectura de “Siete llaves para valorar las historias infantiles“, obra dirigida por Teresa Colomer, para la FGSR, publicada en el 2002 y fruto de un seminario en el que participaron, entre otros, L.M. Cencerrado, Antonio Ventura, Teresa Corchete, Xabier P. Docampo y muchos más expertos en LIJ. Se estructura en ocho capítulos, siete de ellos centrados en aspectos integrantes de los libros-álbum, siendo el octavo la visión de conjunto. Al remate de cada uno de ellos, da pautas sobre cuestiones a tener en cuenta con respecto a cada uno de esos elementos constitutivos de la obra.

En el 1º capítulo se trata sobre la imagen y su relación con los textos infantiles. El 2º imagina el itinerario de un lector que se familiariza progresivamente con la forma que tienen las historias de nuestra cultura. El 3º, parte de la idea de que los libros hablan con los niños y niñas a través del conjunto de voces de sus narradores. El 4º alude a la experiencia estética, a la forma en la que se fusionan las artes plásticas y la literatura. El 5º se centra en la posibilidad de multiplicar o expandir la experiencia propia a través de la vivencia de los personajes. El 6º trata de la posibilidad de ampliar las fronteras del contorno conocido a través de los libros. Y el 7º, contempla los libros como una puerta de entrada del lector en la vida.

Seguro que cuando elegimos una obra tiene más que ver con cuestiones emocionales y totalmente subjetivas, por lo que es interesante conocer los ítems observables en una obra para considerarla de calidad. “Siete llaves para valorar las historias infantiles” junto con “La formación del lector literario“, son lecturas altamente recomendables, para profesionales de la educación, especialmente para integrantes de equipos de dinamización de la biblioteca escolar.

“Literatura infantil: una minoría dentro de la literatura”

In ContArte on 11/09/2010 at 12:12

Este es el título de la conferencia a la que asistimos esta mañana impartida por la doctora Teresa Colomer en el marco del 32º Congreso IBBY. Experta investigadora en literatura infantil, autora de libros y de más de 200 artículos sobre la LIJ, centra su trabajo en el análisis de la literatura denominada infantil, en el pasado, en el presente, y sobre todo, avanza las tensiones o los desafíos a los que tendrá que enfrentarse para conseguir la calidad literaria y la formación de lectores. Entre otros temas abordó los que sigue:

Literatura contra pedagogía; habló de la artificialidad de los libros clasificados por edades y por temas; los libros ajenos a la experiencia literaria, seguidores de esa política de la corrección, libros escritos bajo el dictado de los contenidos curriculares. Esto nos hizo recordar una entrevista a Manuel Janeiro con motivo de la presentación de su obra “A abella abesullona”, en la que dice que “uno de los grandes males de la actual LIJ es que, aparte de ser, a veces, refugio de malos escritores, se llena intencionadamente de objetivos psicopedagógicos. Estos, los valores didácticos o sociales deben darse, pero implícitamente”. El impacto de esas obras en los lectores aun no se conoce.

Literatura sin adjetivos; en la actualidad se entiende la LIJ como literatura, algo que no siempre fue así, ya que había un gran desprecio por este campo -exceptuando el folclore ya que se entendía que éste no había sido creado exclusivamente para niños-, por fortuna ahora se ve con unas nuevas – “gafas valorativas”.

El debate cultural: la conquista colectiva de la visibilidad en los medios de comunicación. A medida que el sector iba creciendo, se ampliaba la queja de la escasa atención de los medios sobre este apartado, pese a que mejoró bastante en los últimos tiempos no es para celebrar los éxitos.

La tela de araña de la animación lectora; cuentacuentos, portadores de maletas institucionales, autores que comentan sus obras, promotores de lectura que sobrecargan a los ya superados docentes…, todo un elenco de personajes que pululaba por los centros en pleno sarampión de la animación lectora y de la que no se demostró a día de hoy su incidencia en la formación de lectores. Leer requiere silencio constancia y complicidad, algo que no se puede lograr con acciones anecdóticas y puntuales.

Las leyes del mercado, la marea de la mediocridad; actualmente existen diversidad de géneros, traducciones de obras extranjeras, premios que hacen que cada vez que publique más. Pero también hay un ataque a las editoriales acusándolas de moverse por criterios mercantilistas. Una marea de mediocridad invade las obras que esterilizan el interés del lector con el didactismo. Según Colomer, para leer esos libros es mejor dedicarse a otra cosa. Se apunta también a la responsabilidad de una crítica que separe el grano de la paja.

La imagen; ésta forma parte de la LIJ desde siempre. En la actualidad, en los albúmenes, libros álbum encontramos imágenes fruto de la fusión con los códigos artísticos contemporáneos. La belleza de alguna de estas imágenes ya es motivo suficiente para comprar un libro, pero muchos de ellos sólo viven del impacto del consumidor; son espectaculares, sugestivas, y algunas de ellas, hasta banales. Traspasan al lector la responsabilidad de darle sentido. Aún no se sabe cómo funciona la lectura de libros álbum, cómo funciona el lector en la fusión del código visual y del código escrito. Queda por analizar los efectos de esa literatura infantil y el interés posterior de los niños por la lectura de textos carentes de imagen.

Nuevas formas de ficción: un nuevo reparto de la baraja; hay libros que ya nacen emparentados con las pantallas -videojuegos, cine- estos tránsitos conllevan unas características en la migración entre pantallas, más acción, textos cortos, etc. que no sabemos cómo afectará esto a la literatura infantil de calidad. Hay que indagar si es posible la dualidad de una experiencia ficcional y literaria potente.

Con su exposición Teresa Colomer nos ayudó a visualizar la fuerza que tuvo que hacer la LIJ de calidad para legitimar su parcela, pero afortunadamente estamos en un momento en el que hacen más y mejores libros, que llegan a más niños que nunca. Terminó enlazando con el lema del congreso diciendo que la LIJ dentro de la literatura es la fuerza de las minorías.

Autobiografía de un libro

In ActualizArte on 22/04/2010 at 07:45

Dado que mañana es el Día del Libro queremos recomendar uno que nos gustó mucho por su original enfoque, “Las aventuras de un libro vagabundo“. Su protagonista se describe así: “Nací el 17 de junio de 1983, a las 16.37, en la imprenta de La Manutention, en Mayenne. Formato: 16,5 centímetros x 12,5centímetros. Peso: 230 gramos. Número de páginas: 224. Tipografía: Garamond. Cuerpo: 12. Tipo de papel: papel volumen de 90 gramos. Seis dibujos de Jean Mulatier. Tirada: 800 ejemplares numerados de 1 a 800, y veinte ejemplares sobre papel Japón numerados de I la XX con la ilustración de la cubierta y grabados originales de Marc Pessin. Y varias erratas, como cualquier edición original que si precie…”

¿Qué sentirá y pensará un libro al salir de la imprenta? El pequeño libro nos cuenta sus aventuras, los distintos lectores que tiene oportunidad de conocer; una vida con sus riesgos, al tiempo que da un repaso a la industria editorial.

Terminamos con una cita de su autor, Paul Desalmand: «Sólo hay de los cosas que pueden cambiar realmente a un ser humano: un gran amor y la lectura de un gran libro»

Las 10 librerías más hermosas del mundo

In InformArte on 16/04/2010 at 23:27

Con motivo del Día del Libro, quisimos conocer las mejores y más hermosas librerías del mundo según The Guardian, son estas:

Librería Selexzy Dominicaen en Maastrich (Holanda), una antigua iglesia del s.XII. Vídeo.

El Ateneo en Buenos Aires. Un antiguo teatro convertido en la sede de una de las editoras más tradicionales de Argentina. Vídeo.

Livraria Lello en Porto. Fundada en 1869.

The Secret Headquarters, en Los Ángeles, especializada en cómics, según los entendidos, la mejor del planeta.

5ª Borders en Glasgow. Edificio diseñado para el Royal Bank en el s. XIX.

Scarthin Books en Inglaterra, pequeña, acogedora y confortable como una casa, pura literatura.

Posada Art Books en Bruselas. Como pasear por un museo.

El Péndulo en Méjico. Una “cafebrería” con árboles en su interior, es como una librería en medio de la selva.

Keibunsya en Kyoto. En medio de un caos impera la armonía oriental.

10ª Hatchards en Londres. Todo un mito, la más antigua de todo el Reino Unido, inaugurada en 1797.

Hay quien discrepa con esta clasificación y con el que no se incluya Atlantis Books en Santorini.

También facilitamos una presentación con 65 Bibliotecas en todo el mundo que bien merecerían una visita.

Hace bastantes años visitamos una villa histórica en Inglaterra donde todas las casas eran ahora librerías especializadas, vemos que esa idea también cuajó en España y Ureña es la primera villa-librería, con 200 habitantes y 10 librerías. Semejante a Fjaerland, un pueblo librería entre glaciares, referente en el turismo literario en Noruega, con 400 habitantes y 12 librerías. No damos ideas.

Día del libro

In ContArte on 16/04/2010 at 19:06

El próximo día 23 se celebra el Día del Libro y de los Derechos de Autor, fecha elegida por la UNESCO porque en un 23 de abril murieron Cervantes, Shakespeare y Garcilaso de la Vega, y nacieron Navokov, Laxness y Josep Pla, entre otros. Se rinde un homenaje mundial al libro y a sus autores, al tiempo que se pretende fomentar el placer por la lectura.

Para conmemorar esta fecha en las aulas, quisimos hacer una antología literaria en la que los libros son los protagonistas de los relatos; encontramos libros sobre las palabras, los escritores, las bibliotecas, los bibliotecarios, sobre quien los hace, quien los escribe y quien los recibe, así como sobre las formas de leerlos.

– “Te regalo un cuento”, de Jorge Gonzalvo en Lóguez; que mejor regalo que un cuento, qué mejor regalo que un libro …

– “Mi pequeña fábrica de cuentos“, de Bruno Gibert en Thule; combinando las distintas pestañas permite crear hasta 194.481 cuentos distintos.

– “El león que en el sabía escribir“, de Martín Baltscheit en Lóguez; los inconvenientes de ser analfabeto.

– “El libro de los libros“, de Sophie Benini en Thule; un libro de manualidades para hacer un libro.

– “El libro sobre los libros del conejo Mateo“, de Frances Watts en Unaluna; una introducción al cautivador mundo de los libros.

– “O incrible neno devorador de libros“, de Oliver Jeffers en Patasdepeixe; un niño que devora libros sin darle tiempo a “saborearlos”.

-“Guillermo, ratón de biblioteca,” de Asún Balzola en Anaya; un ratón intelectual que debe salir de su escondite en la biblioteca para vivir aventuras fuera de los libros.

El Club Kiriko elaboró un folleto informativo sobre “Libros en los libros” con recomendaciones de lectura desde el 3 hasta el 15 años.

Para nosotros, o para difundir a través de la biblioteca escolar, dos artículos:

-“Leer para fecundar el futuro” de Kepa Osoro, en lo que analiza que es leer, el valor de la “lectura de regazo” y el papel de los docentes.

– “Los azarosos caminos que nos llevan a la lectura (II)” de José Luis Polanco Alonso.

Muy recomendable la lectura del libro de Alberto Manguel, “Vicios solitarios: lecturas, relecturas y otras cuestiones éticas“, publicado por la FGSR.

El libro gallego en el Día del Libro

In InformArte, TicArte on 16/04/2010 at 19:04

Unos apuntes para el Día del Libro.

Los gallegos y gallegas gastan una media anual de 60 euros en libros y publicaciones periódicas, diez euros menos que la media estatal.

El volumen de publicación anual es de 3.000 títulos, siendo el gallego el primer idioma de edición.

El libro digital está entre los retos de futuro para las editoras gallegas. En el “VI Simposio “O libro e a lectura” de la Asociación Gallega de Editores (AGE), se analizó la situación, perspectivas, formatos, problemas y oportunidades de la edición digital; en el mismo, Manuel Bragado de Xerais avanzó los seis tipos de edición digital que se desarrollarán en Galicia, entre los que se encuentran en primer lugar, los objetos digitales educativos y materiales curriculares digitales. Para afrontar este reto la AGE ya inició en los pasados días un proceso de puesta en marcha de la plataforma tecnológica para el libro digital.

Relacionado con lo anterior, facilitamos un vídeo, que aunque tiene connotaciones publicitarias, es una muestra de cómo interactúan los más pequeños -nativos digitales- con algo que a nosotros si nos escapa del entendimiento, y para el que, de seguro, tendremos que hacer bastantes horas de formación.

El eBook y otras pantallas

In FormArte, Sin categoría on 07/04/2010 at 16:25

La llegada a nuestro contorno cultural del dispositivo de lectura electrónica, eBook, está generando muchas incertidumbre y opiniones muy diversas. Su entrada en lugares públicos como privados de lectura (bibliotecas, centros educativos, hogares) va a cambiar tanto la forma de entender la lectura como la fisonomía de los espacios que la contienen y divulgan.

Con este motivo la FGSR dedicará las 18ª Jornadas de bibliotecas infantiles, juveniles y escolares (27-29 mayo) a “El eBook y otras pantallas: nuevas formas, posibilidades y espacios para la lectura”, en las que se contará con ponencias y experiencias de centro sobre los primeros lectores y los primeros pasos, dirigidas a nuestra etapa educativa.

Para que nos vayamos haciendo una idea, facilitamos un vídeo en el que Penguin Books presenta una serie de libros infantiles y educativos que aprovechan al máximo la pantalla multitáctil del iPad.

La publicación electrónica Clip, boletín de la SEDIC (Asociación Española de Documentación e Información), dedica su último número al panorama actual y futuro del libro digital y debaten sobre sus ventajas e inconvenientes.

Familia y hábito lector

In InformArte on 25/02/2010 at 23:16

Una amiga nos recomienda la lectura de “Leer y escribir“, obra, disponible en línea, del triniteño V.S. Naipaul, premio Nobel de Literatura en el 2001. Se trata de un breve ensayo literario en el que el autor, de una manera introspectiva, sincera y honesta, pasa revista a su relación con la lectura y con el hecho de ser escritor. Nos quedamos con la frase “Esa idea de escritura -que me daría la ambición de ser escritor- se había desarrollado a partir de las cositas que mi padre me leía de vez en cuando.” porque es algo que se repite con mucha frecuencia en las personas lectoras; desengañémonos, el cariño, las caricias compartidas con un padre o con una madre durante una lectura hacen más que todas las campañas institucionales juntas.

Hay centros que ponen en marcha iniciativas en colaboración con las familias para el fomento del hábito lector. Recomendamos la documentación que se encuentra en la página del SOL, ya mencionado en otra entrada, de entre las que escogimos un artículo de Kepa Osoro “Familia y hábito lector: proyecto de talleres para padres“, con una claridad meridiana nos recuerda cuál es el papel de la familia y cuál el de la escuela.

Para que inicie esa andadura, un obsequio para las familias, “Instrucciones para enseñar a leer a un niño” de Gustavo Martín Garzo, publicado en el suplemento Blanco y Negro Cultural del diario ABC y que lo hizo merecedor del premio de la FGSR al mejor artículo periodístico de fomento de la lectura.

Con todo, el anuncio de la campaña “Si tu lees, ellos leen” es de lo mejor.