2020, el año de la reinvención educativa

Aun así, ya no tenemos tantos miedos. Y sobre todo, sabemos que tenemos capacidad de hacerle frente a lo inesperado y a lo inaudito. Pues quizás sea esa la lección que podemos extraer de entre todo lo negativo que vivimos. El reto de “volver a empezar”, de superarnos a nosotros mismos, de dar seguridad a quien tiene miedo, de buscar alternativas, de no perder las ganas de hacer escuela, de ser maestras por encima de todo.

Un año de “El latido de un aula infantil”

Ya estamos trabajando sobre ese tercero con el que pensamos cerrar el círculo de lo que consideramos imprescindible para hacer una escuela infantil de calidad respetuosa con los niños y niñas. No queremos contar más, tan sólo deciros que estamos muy ilusionadas, que ya tiene el título, el esqueleto y que estamos dándole cuerpo. Con todo, queremos recordar que aunque hay quien nos honra llamándonos escritoras, estamos muy lejos de serlo, nos faltan oficio y talento. Preferimos autodenominarnos “cronistas de las aulas”, algo más ajustado a lo que en realidad somos.