Nuestra aportación a la educación infantil

Posts Tagged ‘Pistoia’

Pistoia XII: conclusiones

In FormArte on 23/04/2012 at 07:47

A lo largo de doce entradas que dedicamos a la visita a las escuelas infantiles de Pistoia, tratamos de transmitir nuestras impresiones personales.

Sabemos que lo que nos mostraron con orgullo es lo mejor que hacen, y que al igual que nosotras, tendrán aspectos mejorables que tratan de minimizar o no exponer. Con todo, las que nos dedicamos a esto, como en cualquier profesión, fruto de la experiencia, desarrollamos un olfato especial que nos permite diferenciar discursos de prácticas, retórica de realidad, ficción de cotidianidad. Y podemos asegurar que las escuelas de Pistoia, son dignos ejemplos de calidad en la atención a la infancia. Calidad como concepto de escucha de los intereses de los niños/as y de sus familias; no de otras mal entendidas calidades según estándares empresariales.

Para concretar, del proyecto de Pistoia, diríamos que sus líneas de fuerza son el modelo educativo, la estructura organizativa sobre la cual se asientan, los profesionales que intervienen y las políticas educativas que lo hacen posible.

Como siempre hacemos comparaciones entre nuestras realidades y las que visitamos, había una serie de preguntas para las cuales pedimos respuesta en cada una de las escuelas que visitamos; estas son:

¿Qué documentación programática manejan en el centro? Queríamos saber sí, al igual que nosotras, se mueven en el terreno de la “ficción pedagógica”, llevando a cabo la incoherencia de redactar declaraciones en las que decimos que trabajaremos por proyectos que surjan de los intereses de los niños, y luego nuestros supervisores de la administración, a comienzo de cada curso nos piden programaciones pormenorizadas -al gusto del “lector” – en las que se detalla cada minuto de cada hora que pasamos en el centro, llegando a excesos de celo, ridículos e ignorantes, tales como venir a comprobar in situ si los trabajos individuales de los niños/as se corresponden con lo especificado en la “programación”.

No, tienen el proyecto educativo de la comunidad en el que se recogen los principios que deben regir cualquier intervención, y luego, semanalmente se reúnen las distintas profesionales del centro para consensuar, reconducir y/o ver posibilidades y provecho de lo que están haciendo. Los proyectos, como es lógico, los redactan con posterioridad a su realización, para que, a modo de memoria, quede constancia del hecho.

¿Cómo evalúan a los niños y cómo informan a las familias de los logros obtenidos?

La evaluación de los niños, de las intervenciones y de los profesionales, se hace en cada una de esas juntas de equipo. No tienen boletines porque no le encuentran sentido a contar una vez al trimestre todo lo realizado. Prefieren tener una especie de diarios a la puerta de la clase en los que los padres/madres, de una manera muy gráfica, breve y clara, pueden conocer lo que hicieron sus hijos ese día. Como le conceden tanta importancia a la relación con las familias, a reservar un tiempo para conversar con los progenitores, tanto en la acogida como en la recogida, es ahí cuando le comentan aspectos reseñables de sus hijos en ese día.

-¿Quién supervisa el cumplimiento de su cometido?

Tienen una inspección/supervisión habitual por parte de los responsables educativos de la comunidad, y semanal con la coordinadora pedagógica de las escuelas

-¿Cómo hacen la distribución de los grupos?

Ni por orden alfabética ni por fechas de nacimiento, sino una vez conocidos los rasgos de carácter más reseñables de cada niño, tratan de distribuir los grupos buscando el equilibrio entre todos ellos fomentando la diversidad y la diferencia.

¿Cómo introducen las TIC y la lengua extranjera?

No lo hacen. En casi ningún centro tienen conexión a internet, ni ordenadores, ni EDI, ni televisión, porque entienden que la infancia es para jugar, para relacionarse y para disfrutar con los otros, no con aparatos. Tampoco se contempla la introducción temprana de la lengua extranjera, porque creen que primero deben afianzar y conocer los otros diversos lenguajes con los que expresarse y con los que escuchar.

-¿Qué es lo que marca los tiempos escolares?, hay alguna normativa que impida que estén en el exterior simplemente jugando?

Los tiempos están marcados por los intereses y apetencias de los niños/as. Ellos son los que deciden explorar en un espacio o en otro, algo que no les preocupa, porque todos los espacios son concebidos como educativos y estimuladores de las potencialidades de las criaturas. El juego es un principio que rige la actividad educativa, por ello no se considera una pérdida de tiempo estar en el exterior o en los rincones.

-¿Cómo proceden con el alumnado con necesidades educativas especiales?

Aquí es donde encontramos menos respuestas; decían que al igual que con cualquier otro, pero que en ese momento no tenía ningún caso.

-¿Cuáles son a su entender los puntos fuertes del modelo?

A tenor de lo que conocen por el gran número de docentes de otros países que los visitan, entienden que sus puntos fuertes son: una rigurosa coordinación pedagógica, una sólida formación de los profesionales que intervienen con la infancia, el compromiso social con la educación, la relación con las familias, y la posibilidad de que varias personas estén al mismo tiempo con los grupos de niños.

En los centros de primaria a los que acudirán estos niños, ¿trabajan de forma similar?

No, pero las competencias que esperan lleven incorporadas son: saber hablar, saber escuchar y saber compartir. Nadie les requiere que sepan leer y escribir. La escuela primaria los enfrenta a exigencias más formalizadas, pero haber vivido a lo largo de seis años en contextos que los motivó a aprender y que le transmitieron confianza en sus propias capacidades, contribuye a crear las condiciones idóneas para el éxito escolar. Aquí el nidi no tiene un carácter propedéutico para la sccuolle della infanzia, y esta para  primaria, aquí, cada etapa tiene su tempo, su ritmo, adaptado a su nivel evolutivo.

-¿En qué consiste el programa formativo de los profesionales que intervienen con los niños/as?

La formación es un factor decisivo, especialmente la que se realiza en la compañía de otros adultos poseedores de competencias específicas para el desempeño de su cometido. Por supuesto no hay formación a distancia, ni teleformación, les parece un imposible, porque, a su entender, no permite la reflexión sobre la propia práctica, sobre uno mismo, contrastando con los demás y haciendo explícitas las propias intenciones educativas, adquiriendo los hábitos de escucha y de colaboración. Es decir, no creen que se puedan formar aplicando principios que no son iguales a los que tratan de transmitirle a los niños/as. Lo consideran una incongruencia.

-¿Cómo ven la situación actual de la educación en Italia?

Es una ecuación muy fácil, a menor inversión, menor calidad de la prestación del servicio educativo. No entraña ningún misterio.

Nos quedaron muchas preguntas por hacer, por lo que sentimos envidia del alumnado de la Facultad de Educación de la Universidad de Vic que realizan las prácticas escolares en los Servicios educativos de Pistoia, fruto de un convenio establecido hace más de diez años, pudiendo formarse de esta manera al lado de profesionales que hacen realidad un sólido proyecto dirigido a la infancia.

Anuncios

Pistoia XI: Il Faro y Piccolo Blu

In FamiliarizArte, FormArte on 20/04/2012 at 08:14


La Toscana con una tasa del 29,8% es la primera región de Italia en acogida de niños/as de 0-3 en Asilo Nido y en otros servicios como Spazi Gioco y Spazi Piccolissimi, cuando la media estatal se sitúa en un 13,8%. Hay 10 Asilo Nido comunales que atienden a 503 pequeños, con un coste anual de 6.330 € por niño/a.

En cuanto a Scuole dell´Infanzia, 3-6, las escuelas comunales acogen el 40%, las estatales el 37% y las privadas el 23%. El coste anual de un niño/sería de 4.362 €, de los que el 55% es asumido por la comunidad, el 35% por la familia y el restante 10% por las aportaciones de fondos regionales y estatales.

Estos datos son del año 2009. Para orientarnos, en España, según la publicación “Sistema estatal de indicadores de educación. Edición 2011“, en el año 2008, el gasto medio por alumno de infantil (CINE 0) es de 4.826 €.

Sin duda, en Pistoia, se emplea el dinero de forma bien distinta: personal, espacios y se establecen fuertes vínculos con la comunidad. Eso marca la diferencia, unido a una participación real de las familias en los servicios educativos.

Este aspecto, la participación de las familias, es el que más llama nuestra atención en la visita a Il Faro y Piccolo Blu. Cantidad de detalles que observamos nos indica que esta participación no es retórica ni se limita a lo establecido por los canales formales. Es más, aquí los padres y madres tienen su lugar. Hay información por todas partes para que sean conocedores de la filosofía del centro, de las actividades que se realizan, documentación a la vista, etc. Ellos colaboran en la mejora de este entorno para sus hijos e hijas. En la entrada hay un curioso libro en el que se recogen las “habilidades” de los padres/madres, su disponibilidad horaria y el material que precisarían. Aquí hay sitio para todo tipo prestación que se pueda y quiera hacerse para el centro: leer cuentos, cantar, hacer arreglos, decorar, coser, hacer pompas de jabón, patchwork, etc. Unha gran idea que se puede apreciar en las fotografías. Mientras los niños/as están en centro, ellos puede participar en cantidad de actividades, tanto de colaboración como de información/asesoramiento.

Para entender como debe ser la participación de las familias en la educación de los sus hijos/as, recomendamos la lectura del artículo “Establecer puentes de diálogos con la familia: los escenarios para la relación“de María Riera Jaume, de la Universidad de las Islas Baleares, gran conocedora de las escuelas italianas.

Ver presentación.

 

Nidi Blu

Pistoia X: Area Blu (3-6)

In CativArte, FormArte on 20/04/2012 at 08:13

Sí hasta el momento habíamos visitado Asili Nido (0-3) o Scuole dell´Infancia (3-6), la tarde del segundo día en Pistoia la dedicamos a un complejo en el que se acogen criaturas de 0-6 a tiempo parcial, las Areabambini, otra modalidad de atención a la infancia dentro de este concepto de servicio a la comunidad.

Es una concepción distinta de escolarización; es una adaptación a las necesidades y preferencias de las familias, siendo a las Areabambini, lugares de intercambio de relaciones y de cultura, incluso con la presencia de los progenitores.

Arena Blu, es un Areabambini, un servicio al que acuden niños/as de 3 a 6 años para participar en actividades que los ponen en contacto con los lenguajes artísticos contemporáneas. Aquí es donde nos reciben con un almuerzo, durante el el cual tenemos ocasión de departir con las responsables, que ya nos van anticipando lo que se realiza en estas instalaciones que más tarde visitaremos. Según nos cuentan, por las mañas atienden los niños y niñas de las escuelas infantiles de la comunidad, para que puedan desarrollar proyectos artísticos en los que juegan con el arte, y reservan algunas tardes para la realización de actividades extraescolares con propuestas como Pomeriggi con … (Tardes con …).

Es un lugar lleno de materiales, que tanto por su cuidada clasificación, organización y presentación, son una rica materia prima para creativas realizaciones plásticas. Todo cuanto hay aquí es estimulante y sugestivo: la chaqueta de yeso, la baldosa reflectante, la cometa de hierro, las vidrieras …

La planta de abajo, acoge el sinfín de material, y rincones de trabajo: con la arcilla, con la mesa de luz, con la arena, con la pintura, con la manipulación de materiales, mesas de dibujo y retroproyectores. Cuando los niños acceden a la zona alta, siguiendo un ritual que, a modo de metáfora, va mostrando como de cada vez que visitan Area Blu disponen de más y más autonomía. La primera vez que acuden suben agarrados a una cuerda, que a cada visita se va haciendo más fina, hasta llegar a ser invisible. Una vez arriba, en la estancia de las ideas, conversan sobre los proyectos a realizar, consultan libros y catálogos de arte como fuente de inspiración de sus posteriores realizaciones.

Una vez más, comprobamos in situ, como en Pistoia consideran primordial que los niños tengan a su disposición lugares hermosos, en los que las artes están presentes de muchas formas, de tal modo que, ese ambiente ya es todo un aprendizaje estético y creativo.

Ver presentación.

Area Bambini Blu

Pistoia IX: la biblioteca de La Filastrocca

In FormArte on 18/04/2012 at 07:41

La biblioteca “Arcobaleno” era una antigua fábrica anexa al edificio de la escuela “La Filastrocca”, razón de sus elevados techos que permiten dos alturas.

Aquí la novedad es que cuentan con una atelierista de biblioteca; una persona experta en la selección, organización y dinamización de sus fondos.

Haciéndole honor a su nombre está decorada con los colores del arco iris, incluso sirven para diferenciar las zonas más adecuadas para cada edad. Los libros están todos a la vista, colocados de frente, para que así los niños/as -incluso sin saber leer- puedan identificar sus preferidos, o sentir un flechazo por sus portadas, llegando a poder anticipar así su argumento. En todo tipo de anaqueles hay antologías de libros según sus temáticas, así pudimos ver historias divertidas, historias de niños, historias de fantasmas, de monstruos, de animales o de abuelos.

Al igual que en el resto del centro, cuando se entra en la biblioteca, se tiene la sensación de entrar en un hogar con distintas estancias en las que se puede leer cómodamente, jugar con títeres, hacer teatro, ir al baño con un libro, o refugiarse en pequeños rincones a la búsqueda de la intimidad que puede precisar la lectura.

En una zona casi oculta hay una escalera musical, una escalera de caracol que conduce a la parte alta, donde a modo de las habitaciones de una casa, hay, también espacios para la lectura.

Cuando terminamos la visita concluimos una obviedad, que por evidente no está tan asumida como pudiera parecer: para fomentar el hábito lector, los libros tienen que estar presentes constantemente y al alcance de los niños/as en cualquier momento. Tienen que formar parte de su vida cotidiana.

Creemos que las fotografías pueden ayudar a comprender mejor la magia de la biblioteca “Arcobaleno”.

Ver presentación.

.

Biblioteca de La Filastrocca

Pistoia VIII: La Filastrocca (3-6)

In FormArte on 18/04/2012 at 07:41

Cuando llegamos un indicador en la entrada que dice “La fabbrica delle emozioni” ya nos anticipa que estamos en un lugar especial. Una escuela en un espacio de encuentro social denominado la fábrica de las emociones, cuando menos despierta nuestra curiosidad.

La Filastrocca es una escuela infantil (3-6) sita en un barrio popular de Pistoia. Filastroccas son pequeñas rimas o cancioncillas tradicionales. El centro hace una compilación de estas filastroccas desde hace veinte y cuatro años de la mano de un personaje que es el símbolo de la escuela, un mago, que se encarga de la guarda y custodia de esta tradición; y él es el que acoge a los niños cuando llegan a la escuela.

Su punto fuerte es el fomento de la lectura, para ello cuentan con una biblioteca “Arcobaleno” que es todo un referente en la comunidad. Además realizan un servicio de préstamo, para así, a través de los niños, poder irradiar cultura para sus casas.

Al igual que en las anteriores, al entrar, ya se tiene la sensación de estar en un sitio agradable, a la vista como al resto de los sentidos. Bien organizado, luminoso, lleno de rincones que permiten tanto la relación con los otros como la intimidad. Desde las galerías de los amplios corredores se aprecia que es de planta cuadrada con el patio de juegos en su interior.

Acoge cerca de cien niños y niñas de 3 a 6 años, que van llegando progresivamente hasta que, a las 9:30, por grupos, se reúnen en asamblea y organizan la jornada; luego, al estilo montessoriano le facilitan la autonomía de elección de sus ocupaciones. Así, los corredores están llenos de espacios para el juego simbólico, manipulativo y de lectura. Insisten mucho en la organización del material, de esto se encargan los niños/as de 5 años. Para facilitarle la tarea, en cada anaquel hay una fotografía del material que contiene.

Hay tres salas-aula, además de una sala dedicada al movimiento y el juego con la luz y las sombras; otra al trabajo artístico. Los cuartos de baño, dignos de visita, también son entendidos como lugares de relación y de aprendizaje.

El fomento de la lectura, el amor por los libros y por la palabra se palpa en el ambiente; cualquier pequeño rincón es un espacio confortable para ojear un libro. Hay bancadas, caderas, cojines por todas partes y al lado, libros.

Al igual que en las anteriores, frases y/o fotografías, son como pequeños flashes que, a un golpe de vista, transmiten el ideario del centro o muestran proyectos desarrollados.

Destacamos un proyecto sobre la razón del nombre de cada niño y niña, como se puede apreciar en las imágenes allí tomadas.

Ver presentación.

.

La Filastrocca

Pistoia VII: arte en La Coccinella

In CativArte on 16/04/2012 at 07:59


La planta superior de La Coccinella -bajo cubierta- está totalmente dedicada al atelier. Este es el territorio de Morena, la atelierista, una experta en didáctica del arte, que compagina las tareas escolares con la atención al departamento educativo de un museo en Pistoia dedicado a Marino Marini.

Llama nuestra atención la división del espacio en seis salas distintas en las que se puede experimentar con el color, con los materiales, con la luz o con la manipulación de elementos del entorno. Nos sorprende el uso de materiales como flores, ramas u hojas, trozos de espejos, piedras, cristales, arenas, alambres, todo ello recogido por los niños y recuperado para nuevos usos. Insisten en la importancia de la perfecta organización del material para que esté visible y accesible.
Un corredor que atraviesa toda la planta hace las veces de sala expositiva. Un lugar destacado lo ocupa un proyecto sobre un río de la localidad, que hace de eje narrativo de la historia, costumbres y construcciones de la comunidad. Todas las obras expuestas, se valorizan con una buena presentación -documentando el proceso con fotografías- y con reseñas, citas o poemas. Nos hablan también de la importancia de los niños como transmisores de cultura para unos hogares,  en ese sentido, desfavorecidos.
Se aprecian alusiones constantes a las obras de los italianos Lucio Fontana o Marino Marini -artista local de reconocimiento internacional-; pero la atelierista insiste en que no se trata de que los niños/as reproduzcan obras de artistas, sino de que descubran y comprendan los lenguajes y estrategias que emplean para comunicarse con el espectador. Por ello, hay un gran número de libros de arte, de artistas y de obras de todos los tiempos y estilos, pero especialmente de arte moderno y contemporáneo.

Ver presentación.

Ver presentación.

La Coccinella II arte

Pistoia VI: La Coccinella (3-6)

In FormArte on 16/04/2012 at 07:58

Llegamos a la segunda instalación educativa, La Coccinella -la mariquita-; esta “especializada” en el trabajo con el arte y naturaleza, o arte ambiental. Un edificio sencillo con doble planta y bajo cubierta. Según entramos por la parte baja vemos un cartel que dice “Arte conjunto”. Es como acceder al taller de un artista; de hecho, es el espacio de trabajo de un artista local, que se beneficia de las instalaciones, y los niños/as del seguimiento de sus procesos creativos. Montones, cientos y cientos de obras pictóricas, escultóricas y performances nos dan la bienvenida. Un buen acuerdo.
Nos reciben con un apetitoso almuerzo, el mismo menú que acaban de comer los niños.
Acto seguido, por la parte exterior accedemos al primer piso. Ahora descubrimos que esta escuela es una isla en el mar de viveros de plantas que lindan con ella; toda la comarca parece tener que ver con las explotaciones de especies ornamentales, y casi todas las familias del alumnado trabajan en ellos; más adelante veremos lo que puede dar de sí este contexto con el que la escuela mantiene un continuo diálogo.
El patio exterior, al igual que los que vimos en Reggio Emilia, no resistiría una evaluación de riesgos y seguridad infantil; pero tenemos por seguro que hace las delicias de los pequeños. Laureles llenos de flor, hierba alta, ramas de los árboles que llegan al suelo lleno de charcas. Aquí, que nos volvimos “tan responsables” -y tan ridículos- con la seguridad infantil, pensaríamos en la cantidad de accidentes, alergias e infecciones por picaduras de bichos. Cada una de nosotras tiene un momento nostálgico y piensa en los momentos felices de su infancia, trepando por los árboles y chapoteando en las charcas, pese a todos los “riesgos y peligros” a los que estábamos expuestas.
Vemos que cada una de las tres aulas (3, 4 y 5 años) tienen entradas independientes a través de un corredor común. Volvemos aquí sobre el momento de la despedida y acogida. No es el mismo gesto “abandonar” los hijos/as para que “se incorporen a filas”, que depositar la confianza familiar en un educador/a, y tener 5 o 10 minutos para comentarle lo más reseñable. Puede haber quien lo considere una pérdida de tiempo; pero con criaturas de 3, 4 o 5, si fuesen nuestros hijos, ¿acaso no agradeceríamos una pequeña conversación con la persona que se va a ocupar de ellos a lo largo del día?

Tres salas, cada una de casi 100 metros cuadrados con acceso desde la parte frontal para las familias, y desde la posterior para el “jardín de invierno” (zona cubierta para los días de inclemencias climatológicas y donde guardar las katiuskas, para cuando se puede acceder al exterior).

Que nadie se lleve a engaño; posiblemente en nuestras escuelas las instalaciones son más seguras, con más dotación y con mobiliario más “a prueba de niños”; pero ¿por qué aquí resulta una atmósfera más acogedora?

Zonas limpias de obstáculos, visibilidad desde todos los ángulos y versátiles espacios abiertos fruto de un concepto “educativo” del ambiente y no de una búsqueda decorativa. De un tiempo a esta parte, todo el mundo quiso subdividir sus aulas por medio de armarios y atrancos varios; hay quien dio rienda suelta a su faceta de decoradora de interiores. El resultado, bonito es, pero práctico, está por ver. Hay que mentalizarse de que no se trata de decorar sino de racionalizar los espacios sacándoles el máximo provecho.
A la vista de las fotografías recomendamos prestarle especial atención al uso de elementos de la naturaleza, a la organizadísima clasificación de material (por ejemplo, ver el rincón de disfraces según la parte del cuerpo), al rincón de los mensajes (un descubrimiento de la funcionalidad y uso de la lengua escrita), o a los alfabetos de la naturaleza (con piedras, con ramas y con hojas/flores secas).
Como en la anterior, mención especial merecen los cuartos de baño, concebidos, también, como espacios de relación, agradables a la vista, al oído e incluso al olfato.
Ver presentación.

La Coccinella I

Pistoia V: Parco Drago (3-6)

In FormArte on 12/04/2012 at 08:11

En su privilegiada localización del parque Puccini, se encuentra la escuela infantil Parco Drago que acoge a niños/as de 3-6 años al lado de la Lago Mago de 0-3. Nosotras, personalmente creemos que este es el centro ideal de infantil, el modelo hacia el el cual debería tender la normativa y las nuevas construcción escolares. Un edificio que aglutine los dos ciclos de infantil, pese a que con vidas diferentes, entradas diferentes, pero un mismo lugar, un referente para toda la etapa infantil.

Sobre esto hemos debatido con compañeras, ya que no hay muchas que sean partidarias del modelo; prefieren compartir con primaria que con 0-3. Creemos que tras esas determinaciones subyacen muchos prejuicios subconscientes contra el primer ciclo, contra su consideración de “guardería” -desafortunadamente, aun no superada, pese a los discursos retóricos educativo vs. asistencial-, y contra las diferencias de estatus profesional de educadores, maestros y profesores. A nuestro entender, estos complejos profesionales, no favorecen mucho la calidad de la atención a la infancia.

Aquí, en horario de 8:00 a 16:00 atienden 37 niños/as de 3 años (3 enseñantes), 41 de 4 años (4 enseñantes) y 36 de 5 años (3 enseñantes). Si echamos la cuenta, no difiere mucho de nuestra situación (contabilizando tutoras, apoyos y especialistas), pero organizados de otra manera, ya que siempre hay dos personas con cada grupo, eso les permite hacer desdobles y trabajar en pequeño grupo. El alumnado se distribuye a comienzo de curso, buscando un equilibrio y diversidad entre los niños, no por orden alfabético como se suele hacer habitualmente.

Cada educadora trabaja 30 horas con las criaturas, y luego una hora de coordinación; una vez a la semana se reúne el profesorado de la escuela, y una vez al mes con el de otros centros de infantil.

En Parco Drago, tienen un proyecto fijo, que es el trabajo sobre el parque, la naturaleza, su conocimiento, respeto y conservación. Este es un eje vertebrador, así recogen sus experiencias de varios años en la publicación “Per mano. Pistoia: itinerari di bambini nella natura”. En la actualidad, desarrollan un proyecto de fotografía de la naturaleza, siendo los niños los fotógrafos (sus ojos no miran ni ven lo mismo que los de los adultos), y ahora exponen estas imágenes en el ayuntamiento.

De aquí, nos gustó una idea que tienen de realizar todas las rutinas entre 3 niños/as, así se ven obligados a la búsqueda del consenso, a ponerse de acuerdo, por ejemplo sobre el tiempo que hace o como está el cielo.

Tienen otro juego que no vimos en otro lugar que es el “sombrero de pensar”, un elemento “mágico” que facilita las reflexiones complejas; para ello diseñan y elaboran modelos de sombreros de lo más creativos, como se puede apreciar en las fotografías.

Ver presentación.

Parco Drago

Pistoia IV: Lago Mago (0-3)

In FormArte on 12/04/2012 at 08:10

En el parque Puccini, al lado del lago, hay una edificación que acoge el Nido de Infancia (0-3) Lago Mago y la Escuela Infantil (3-6) Parco Drago. Tienen entradas independientes, pero comparten instalaciones.

Nuestra visita comenzó por Lago Mago. A la entrada una estantería con las kaituskas e impermeables de los niños/as para salir al exterior, pese a la humedad o la lluvia, algo que, a diferencia de aquí, no les impide respirar aire fresco. En este centro que abrió en los años ochenta, acogen 67 niños/las; no es habitual que las escuelas superen las 100 plazas.

Tal y como ya nos advirtieron, cada uno de los centros que visitaríamos están “especializados” en ámbitos artísticos, en el fomento de la lectura, o como en este caso, en el medio natural. Con este entorno, no podía ser de otra manera, hay que aprovechar la poética del lago y del parque, así el material natural está presente por todas partes, y hay muchos rincones en las zonas exteriores.

Sus horarios son de 8:00 a 16:00, si comen en el centro. La llegada de los niños es relajada, y paulatina, según sus necesidades, los padres/madres entran a dejarlos y a conversar un rato con la educadora. Aquí el momento de acogida tiene mucha importancia. Se quedan en la zona de la biblioteca, escuchando tranquilamente un cuento o conversando, hasta que una vez reunidos todos, pasan a las distintas zonas de juego: simbólico, con casitas equipadas con elementos pequeños pero reales, hasta con su mascota; heurístico, con todo tipo de material; manipulativo, con objetos de la naturaleza y otros aportados por las familias, de procedencia del más diversa (secciones de troncos, trozos de madera, piezas de metal, mangueras, tubos de bobinas, tapas, etc); zonas de juego con la luz y las sombras (mesas de luz, lámparas, bolas de espejos, retroproyectores); zona de psicomotricidad; zona de trabajo artístico; zonas de lectura, o zona de juego con los sonidos y la música. Alrededor de las 13:00 comen en los comedores distribuidos en tres zonas y con una decoración similar a la de cualquier hogar. Los cuartos de baño, son de catálogo, amplios, luminosos, bien decorados, con sus objetos de higiene bien ordenados, pulcros y con buen olor.

La distribución de los espacios es similar a la que ya venimos en Reggio Emilia, zonas delimitadas con muebles, cortinas o tabiques bajos, lo que permite un ambiente abierto, y deja libertad de movimientos y de visibilidad entre unas zonas y otras.

Destacable es la profusión de espejos; hay algunos que nos resultan fascinantes (ver en las fotografías un tipo caja con 4 caras de espejo y otras dos que se proyectan en las paredes de enfrente), consiguen visiones inverosímiles y multiplican las imágenes hasta lo impensable. Todo ello, realizado por familiares de los niños/as.

De lo que más llama nuestra atención son la cantidad de ventanas de todos los tamaños y posiciones, que permiten “meter” la naturaleza dentro; incluso las hay algunas en las paredes interiores, lo que da lugar a juegos entre los pequeños. Cuando entramos lo primero que comentamos todas las visitantes era que teníamos la sensación de estar en un hogar acogedor, con mobiliario de hogar no escolar. Pueda que ahí esté la clave.

Ver presentación

Lago Mago

Ver presentación.

Lago Mago II

Pistoia III: qué buscamos

In RebelArte on 10/04/2012 at 07:57

La regla es simple. La serenidad y el placer de los niños está dentro de la serenidad y del placer de los adultos.”

¿Qué buscamos en la escuelas de Pistoia? ¿Qué nos falla aquí para buscar otros modelos?

Serenidad y bienestar, esa es la respuesta que encontramos en la entrada de uno de los centros que visitamos.

De las quince compañeras que viajamos a Pistoia, la mayor parte coincidimos:
-en una experiencia profesional de 20 años como media;
-en una trayectoria formativa común pasando por distintos hitos y “innovaciones varias”;
-en unas inquietudes educativas que ponen en cuestión el concepto actual de calidad en la atención a la infancia;
-en que tenemos  nuestras plazas en centros supermasificados de 3, 4 y hasta 5 líneas de infantil;
-en que nuestros inicios profesionales fueron en escuelas unitarias rurales sobre lo que tenemos una mirada nostálgica, especialmente de aquella atmósfera de tranquilidad, de las ratios bajas, de las relaciones con las familias y de la precaria dotación existente que nos obligó a agudizar el ingenio;
-en que pese a que tenemos una percepción positiva de lo que hacemos en la escuela, no es lo desearíamos para nuestros hijos/as.

¿Qué es lo que buscamos entonces en Pistoia, Reggio Emilia, San Miniato, Módena y otras escuelas italianas? La utopía posible.

Sabemos que hay otra manera de hacer. Intuimos puede ser más respetuosa con la infancia, con sus tiempos o con sus necesidades, y queremos saber si aun estamos a tiempo de “convertirnos” en los veinte años que nos pueden restar de vida profesional. Cuando menos hay que tener un horizonte.
Somos conscientes de que muchas de las que allí estábamos fuimos partícipes del actual modelo educativo infantil. Una vez ganamos seguridad profesional, algunas pasamos por la formación del profesorado, bien coordinando, bien impartiendo cursos o colaborando en la publicación de experiencias innovadoras. Desarrollamos iniciativas que a nuestro entender elevaron la consideración de lo que pueden hacer los más pequeños en la escuela infantil. Pero a día de hoy no nos complacen las dinámicas escolares instauradas.
En nuestros centros hay todo tipo de dotación; maestras especialistas, apoyos que asumen parcelas como la música, las TIC, la psicomotricidad o el artes hay material informático sofisticado; se realizan proyectos novedosos; trabajamos en edificios de diseño; los centros permanecen abiertos en horarios impensables; y pese a todo, sabemos que no les estamos proporcionando lo mejor ni lo que precisan los niños y niñas: tranquilidad, serenidad y felicidad.
No sé si habrá posibilidad de conversión, nuestra mirada está muy condicionada. Cuando llegamos y vimos precisamente lo que íbamos buscando -niños tranquilos, moviéndose con autonomía y seguridad por el centro en un ambiente casi de hogar, con un clima de afecto y calma- a alguna de nosotras se le escapó la pregunta “vale, ¿pero aquí cuando trabajan?”. La respuesta la encontramos en la misma pregunta, ¿qué es para nosotras el trabajo en la escuela infantil?; habría que empezar por ahí.
Tampoco queremos caer en un arrebato de entusiasmo, como le hemos visto a otras compañeras, que las lleva a querer derribar todo el existente. Mesura; la trayectoria de nuestras escuelas es distinta de las italianas. El bagaje de la visita tiene que llevarnos a la reflexión no la destrucción o a renegar de lo nuestro. Vimos que hay mejores maneras de hacer escuela, que no debemos perdernos en debates entre el asistencial y lo educativo porque los límites son muy difusos; que la integración de las familias es muy diferente de su participación formal; que colocar a los niños en el centro del proceso educativo va más allá de la retórica; que hay que dejar de estar acomplejadas por no ser capaces de hacer como los espejos en los que nos miramos.

Y sobre todo, que tenemos que dejar de lamentarnos y actuar. Hay otras maneras de estar en la escuela infantil, hay otras maneras de relacionarse con las familias, hay otras maneras de organizar el espacio, hay otras maneras de acoger a los pequeños, hay otras maneras de distribuir los tiempos, hay otras maneras de emplear los apoyos, hay otras maneras de formarnos y de coordinarnos, hay otras escuelas posibles, pero no podemos esperar que el cambio nos venga impuesto por la administración, sólo nosotras podemos iniciarlo.

En su momento, cuanto todos pensaban que para estar en infantil valía cualquiera que supiese cantar una cancioncilla y contar un cuento, supimos demostrar que los niños y niñas podían ser como los artistas, como los escritores, como los lectores, como los investigadores o como los filósofos. Hicimos callar a muchos de niveles superiores,  haciéndoles entender que nuestro cometido es tanto o más valiosa que el suyo. Por el camino, en ese empeño, puede que perdiésemos idea de lo que es uno niño/a, de la infancia y de la escuela infantil. Ahora llegó el tiempo de demostrar que sabemos hacer que los niños sean niños, que disfruten de su tiempo, de sus ritmos y de sus apetencias.

Dejémoslos ser niños/as, hacer como los niños/as y vivir como los niños/as.

Este es el reto actual de las personas comprometidas con la infancia.

Pistoia II: para conocer el proyecto

In ActualizArte on 10/04/2012 at 07:57

Para conocer el proyecto educativo de Pistoia, hay varias publicaciones de interés que recogemos a continuación.

La documentación que se nos entregó a las asistentes estaba integrada por tres artículos en español:

Las escuelas infantiles de Pistoia. Notas desde Cataluña“, de las profesoras M.Carme Bernal i Creus y Berta Vila i Saborit da Universidade de Vic, en el que se describe la relación que mantiene esta universidad con los responsables educativos pistoienses desde hace más de una década, que permite que estudiantes de Magisterio hagan allí sus prácticas.

Las escuelas infantiles de Pistoia“, monográfico publicado en Cuadernos de Pedagogía nº 397, enero de 2010, en el que se recoge la filosofía de este proyecto educativo y su manera de llevarlo a la práctica con propuestas y espacios tanto dentro de las escuelas como en la ciudad. Contiene entrevistas a Anna Lia Galardini, Donatella Giovannini y a responsables de las áreas artísticas o de lengua oral.

La formazioni degli insegnanti. Il contributo dell´esperienza Pistoiese: un avicinamento ai posible“, de María Riera Jaume, del departamento de Pedagogía de la UIB.

Para más información recomendamos:

Conversando con Sonia Iozzelli“, en In-fan-cia n º 129, septiembre 2011, en la que una de las responsables pedagógicas de los servicios educativos de Pistoia habla del proyecto educativo.

Pistoia: mirando con otros ojos“, en el blog Baalya, difundiendo infancia.

Pistoia, una ciudat oberta a la seva infància“, en Guix d´infantil nº 20, julio de 2004.

Algunos de los proyectos de las escuelas están recogidos en publicaciones como:

Per mano. Pistoia: el sguardo di bambini sulle piazze della città“, un hermoso volumen con artículos introductorios de Sonia Iozzelli, Anna Lia Galardini, Donatella Giovannini, Alga Giacomelli, y con diversas visiones de la ciudad bajo la mirada de los niños y niñas.

Per mano. Pistoia: itinerari di bambini nella natura“. Compilación de experiencias infantiles en la naturaleza, visitas a los viveros que rodean la ciudad, al parque Puccini en el que están Lago Mago y Parco Drago, el habla de la naturaleza, las formas del verde, el cometido del viverista, el catálogo, la botánica creativa, qué cosa es un parque, árboles monumentales, etc.

Il bambino, con arte, nel museo“, centrado en la educación artística y estética del alumnado. Con artículos de Carla Rinaldi en el que se aborda la creatividad como una cualidade del pensamiento infantil, de Anna Lia Gallardini, de Angela Palandri, atellierista deAreablu, y la cuestión de fondo sobre si existen los niños creativos.

Pistoia I: una ciudad amiga de la infancia

In ActualizArte on 10/04/2012 at 07:54

En cuanto entramos en Pistoia, vimos un indicador que nos informaba de que es una ciudad amiga de la infancia. Esta es una distinción que no todas consiguen, ya que,  se debe garantizar el derecho a que los niños/as estén presentes en todas las decisiones que se tomen en la ciudad, teniendo en cuenta su opinión y sus necesidades, convirtiéndolos en centro de todas las acciones ciudadanas; algo que más tarde constatamos.

Al llegar, paramos a preguntar sobre la localización del hotel a un grupo de jóvenes que pasaban por la calle, y se ofrecieron a acompañarnos; cuando supieron que éramos de Santiago de Compostela, ya nos informaron de que el santo patrono de Pistoia es San Jacobo, y al igual que en nuestra localidad, su día grande es el 25 de julio. Acto seguido quisieron saber el motivo de nuestra visita a esta ciudad toscana, y resultó que ellas eran educadoras de las escuelas que íbamos a visitar, entonces el trato ya se tornó de colegas. Un buen inicio.

Para sentirnos como en casa, en esta ciudad tan parecida a Compostela, tanto por su casco histórico, por la población (95.000 habitantes), o por el ambiente universitario, al poco rato comenzamos a encontrarnos todas las integrantes del grupo. Quince profesionales de la educación infantil, reunidas en período vacacional, pagando de su bolsillo una formación -sin certificación homogable- que redundará en beneficio de la educación gallega. Hay que reconocer que somos gente que vive, “Il piacere dell´educare nell´epoca delle passioni tristi” tomando las palabras de María Grazia Contini en “Dalle passioni “tristi” alle passioni gioiose: ¿quale professionalità educante,quale impegno etico?“.

Si bien en un principio, cuando hablamos con Sonia Iozzelli de la organización de la visita, nos propuso comenzar con una charla sobre las escuelas de Pistoia, luego, acordó que era mejor ir visitándolas y explicarnos in situ los elementos pedagógicos identificativos de estas escuelas amables. Así, el lunes 2, iniciamos el recorrido por las distintas escuelas y también nos encontramos con un grupo de Madrid, liderado por Ángeles Medina de la Maza, persona que ha participado en gran número de actividades de formación aquí en Galicia, en la actualidad, orientadora de un equipo de atención temprana de Madrid y profesora asociada en la UAM. En el tiempo que compartimos, tuvimos ocasión de saber cuál es la situación de los Nidos de Infancia de Madrid. El panorama, como ya se sabe por los medios, no es muy alentador: privatización pasando a una gestión indirecta, recortes de personal, con la consiguiente rebaja de calidad de la atención a la infancia.

Comenzamos la visita, por ello de ahora en adelante, iremos dedicándole varias entradas a las escuelas, junto con sus correspondientes fotografías, y luego nos centraremos en aspectos que consideramos reseñables: proyectos, las familias, el personal, el ambiente, etc.

Tomamos cerca de 2000 fotografías, esto puede dar para mucho. Esperamos saber contar lo que vimos en esta ciudad del silencio -según Gabriele D´Annunzio-, y en sus escuelas que, para nosotras, hablan por sí solas.

Cómo visitar las escuelas de Reggio Emilia, Pistoia o San Miniato

In FormArte on 10/04/2012 at 07:54

Son muchas las personas que nos están preguntando la manera de visitar estas escuelas italianas, por ello,  he ahí nuestra experiencia:

Reggio Emilia

Hay una Red educativa reggiana en el estado español (SAREL), con Alfredo Hoyuelos al frente. Casi todos los años organizan un viaje de estudios, no hay más que hacerles la consulta. La otra opción, es contactar directamente con Reggio Children, en su web hay información sobre visitas, cursos y másteres.

Pistoia

Tienen una web en el que indican la posibilidad de realizar visitas y estancias de estudio. Los contactos pueden ser Donatella Giovannini, d.giovannini@comune.pistoia.it o Fiorella Serafini f.serafini@comune.pistoia.it.

San Miniato

La Bottega di Geppetto es el centro de formación y documentación de los servicios de atención a la infancia de la Comunidad de San Miniato. En su web se encuentra información sobre cursos, estancias y contacto. Barbara Pagni, pagni@bottegadigeppetto.it es la coordinadora de estas acciones.

Es muy fácil, tan solo hay que querer ir.

Huevos de Pascua

In CativArte on 10/04/2012 at 07:53

Los escaparates de las tiendas italianas en estos días eran un alarde de creatividad y originalidad alrededor de los huevos de Pascua. No pudimos resistirnos y tomamos un gran número de fotografías de este símbolo gastronómico para mostrárselas a nuestro alumnado.

Según se sabe, la tradición de agasajar huevos de Pascua, viene desde la antigüedad; los primeros en emplearlos como objetos de buena fortuna fueron los persas que celebraban la llegada de la primavera con el intercambio de huevos de gallina. Los romanos solían enterrar en los campos un huevo pintado de rojo, símbolo de la fertilidad, para así favorecer las cosechas. En la cultura cristiana, esta costumbre se remonta a 1176, cuando el abad de Saint-Germain-des-Pres le dio al rey Luís VII los productos de sus tierras, así como grandes cantidades de huevos. Cuatro siglos más tarde, el Rey Sol, tuvo la idea de cubrir los huevos de chocolate.

Una tradición que llega hasta nuestros días, en algunos lugares, como Italia, con más fuerza.

Ver presentación.

Ovos Pascua

Orgullosos de leer

In ContArte on 10/04/2012 at 07:50

Bolonia, primera parada. Cuando programamos este viaje de estudio, pensamos que podríamos llegar a los últimos días de la Feria del Libro Infantil de Bolonia una de las más importantes citas internacionales de la edición para niños, luego, por un acortamiento de su duración vimos que no era posible, lo que no sabíamos es que a lo largo de toda la primavera tenía lugar la Fieri di leggere, un evento iniciado en el año 2000, coincidiendo con la distinción de Bolonia como capital cultural europea.

La Fieri di Leggere es una fiesta para todos, con muestras, encuentros con autores/as, lecturas y talleres, bajo el lema “Orgullosos de leer”. Se extiende a toda la provincia y participan museos, bibliotecas, espacios expositivos, editoriales, escuelas, etc. Lo que se pretende es el contacto de los pequeños lectores con todo aquello que rodea el libro. En esta ocasión, con motivo del bicentenario del nacimiento de Charles Dickens, se organizó una programación de eventos que atraviesa el lenguaje de la literatura, de las artes figurativas y cinematográficas.
Recorrer Bolonia en estos días es una invitación a la lectura de libros infantiles, en cualquier librería encontramos en primer lugar los libros dedicados a los niños- nosotras, no pudimos resistirnos a comprar algunos-, en cualquier calle hay un local que realiza actividades relacionadas con los niños y los libros. Entre otras destacamos:

-La “Muestra de ilustradores”, en la que 72 artistas de 60 países ofrecen una panorámica global de las tendencias más innovadoras en el ámbito de la ilustración para niños. De esto hay que hablar con más detalle, porque, sin restarle importancia a la calidad de las propuestas creativas y plásticas, habría mucho que decir en cuanto a su sintonía con los gustos de los más pequeños. Si bien como admiradoras del arte contemporáneo nos gustaron, como seleccionadoras de libros para niños y niñas, tendríamos mucho que objetar. Como adultas podemos ver la influenza de la banda diseñada, de la estética manga, del arte povera, o de la ilustración clásica. Aquí, cabría preguntarse cuánto hay de producto de consumo, cuánto hay de negocio, cuánto de la búsqueda sin límites de la novedad por novedad, y cuánto de conocimiento de lo que Alain Serres denomina “espíritu de la infancia”. En cualquier caso, las editoras saben bien la diferencia entre prestigio y ventas. Volveremos sobre esto.

– “Bestiario accidentale”, sobre el trabajo de Guido Scarabottolo.

-El “ABC di colori”, una muestra sobre libros de actividades que permiten descubrir el universo cromático, y las clasificaciones de colores (primarios, secundarios, cálidos, fríos), gradaciones y escalas.

– “La trilogia del limite” de Suzy Lee en el MAMbo (Museo d´Arte Moderna di Bologna), en la que se hace un recorrido por el trabajo de la ilustradora de “La ola”, “El espejo y “La sombra”.

-“ABCDEFGHIJKLMNOPQRSTUVWXYZ”, una revisión de la exposición ya realizada en el año 2000 sobre el alfabeto.

– “Sole, Tierra, Acqua y viento: un´energia de la leoni”, una muestra sobre la declaración de la ONU con la que se trata de sensibilizar los más pequeños sobre fuentes alternativas y acciones de futuro para salvar el planeta.

– “Leera el álbum ilustrado”, una muestra didáctica que atraviesa el funcionamiento, reglas internas, características y proceso creativo de este nuevo producto editorial.

– “Intervalo de poesía”, celebra la naturaleza, el verde, los árboles, las plantas, las huertas y los jardineros de la poesía.

Recomendamos echarle una ojeada al programa y al blog en el que se van recogiendo las distintas acciones que se desarrollan de marzo a junio con motivo de la Fieri di leggere, porque se pueden tomar muchas ideas de libros y de acciones conjuntas de fomento de la lectura.

Escuelas de Pistoia y San Miniato

In FormArte on 29/03/2012 at 14:55

Salimos para Italia. Llevamos mucho tiempo acariciando la idea de visitar las Escuelas infantiles de la Comunidad de Pistoia y de San Miniato y por fin llegó el momento tan esperado.

Para nosotras las escuelas del norte de Italia son un referente de buen hacer en la atención la infancia. Hace dos años tuvimos ocasión de conocer algunas de la Comunidad de Reggio Emilia (ver las entradas que le dedicamos), y aun a día de hoy, seguimos recordando pequeños detalles que inspiran nuestra práctica diaria. No es fácil comprender en tres o cuatro días el funcionamiento de unos servicios que llevan décadas destacando  a nivel internacional, pero la preparación previa, las lecturas, la visita, y el intercambio de miradas y opiniones entre las compañeras que allí vamos, dará, cuando menos, para ser un revulsivo en nuestro quehacer.

En Pistoia nos acompañarán Sonia Iozzelli y Annalia Gallardini en una visita a seis escuelas que se distinguen por su trabajo con el medio natural, con las artes o con la biblioteca. En este enlace se puede acceder a más información.

En San Miniato, con los responsables de la Bottega di Geppetto, -el centro de documentación de los servicios educativos-, conoceremos tres de esos “laboratorios de la educación infantil”. Estas escuelas nacieron lideradas por Aldo Fortunati, quien se inspiró en las concepciones educativas de Loris Malaguzzi para tratar de ver el futuro a través de los ojos de los niños y de las niñas, no perdiéndose en la retórica de sus derechos. Desde aquí más información.

Hace tiempo que descubrimos que estas breves “expediciones pedagógicas” nos suponían tanta o más formación que cualquier curso por muy prolongado que este fuese. Ya hará cerca de veinte años, muchas de las que ahora vamos, fuimos llevadas de la mano de la nuestra querida y recordada asesora Lourdes Taboada a conocer las escuelas del norte de Portugal, que, con el asesoramiento pedagógico de la profesora Julia Formosinho, llevaban a la práctica educativa rural lusa el modelo curricular High/Scope; aquí conocido gracias a las publicaciones del profesor Zabalza Beraza (ver “Calidad en la educación infantil“).

Es difícil de creer, pero tantos años después, esa importancia de la calidad ambiental, de las “experiencias llave” o de las interacciones entre niños/adultos, que tienen en las Escuelas de Braga, Módena,Trento, Turín, Reggio Emilia, Pistoia, San Miniato o Pamplona, aquí, en Galicia no consiguen cuajar, pese a la toda la labor de difusión y formación que han hecho personas como Miguel ZabalzaLina Iglesias ForneiroLois FerradásBattista Quinto BorghiAlfredo Hoyuelos o Francesco Tonucci, entre otros. Esto da para pensar un poco.

Contaremos a la vuelta de nuestro pedagógico Giro de Italia 2012, en el que también trataremos de recoger los ecos de la Fiera del Libro per Ragazzi de Bolonia, una de las más importantes citas a nivel internacional en cuanto a la literatura infantil, que en esta edición 49 dedican una exposición extraordinaordinaria a “La flor más gran del mundo” de José Saramago.

Mientras tanto, a través de Twitter  y de Facebook, iremos reseñando aquello que más nos impresione.

Buenas vacaciones para todas/os y hasta la vuelta.

Escuelas infantiles de Pistoia

In ActualizArte, FormArte on 27/01/2010 at 22:52


En el nº 397 de Cuadernos de Pedagogía, de enero de 2010, se recogen en un artículo los principios educativos de estas escuelas ubicadas en la Toscana, que desde los años 60 desarrollan un proyecto de transformación educativa en la Educación Infantil y en el conjunto de las políticas educativas, sociales y culturales. Todo ello, plasmado en una Carta de Servicios Educativos.

En el nº 129 de la revista In-fan-cia entrevistan a Sonia Iozzelli, que junto con Annalia Galardini fueron responsables durante los últimos treinta años de los servicios educativos a la primera infancia en Pistoia

Una buena lectura para inspirar proyectos semejantes en aquellos ayuntamientos de Galicia que ofrecen un amplio abanico de posibilidades de atención educativa y de ocio a la infancia, pero en los que aun no se llegó al punto de consensuarlo con el principal servicio educativo, la escuela. Así a veces, se duplican, se solapan, chocan las intervenciones sobre los mismos niños pero en distintos momentos y por distintos servicios. Habría que hacerle alguna sugerencia a la FEGAMP en este terreno.

Posibilidad de realizar visitas de estudio a las escuelas de Pistoia.