Nuestra aportación a la educación infantil

Archive for the ‘FamiliarizArte’ Category

“Educar en la realidad” (real no virtual)

In ActualizArte, FamiliarizArte on 04/05/2015 at 20:47

Compramos sin dudarlo el segundo libro de Catherine L´Ecuyer, “Educar en la realidad”, con la certeza de que sería tan tan enriquecedor como “Educar en el asombro”. Efectivamente, así es. Tuvimos que abstenernos de subrayar los párrafos con los que nos sentíamos identificadas porque no nos quedaba ni una palabra sin marcar. No tiene desperdicio, merece la pena leerlo mientras esperamos poder escucharla el próximo día 16 en A Coruña, en el marco de las Jornadas de educación infantil de Educabarrié. Contamos con que nos dejen asistir, pero le cederíamos gustosamente nuestro sitio a todos y a todas las “abducidas por llas tecnologías”, porque esta autora arroja un poco de luz sobre todos esos mitos y falacias con las que nos pretenden seducir los que quieren vender aparatos, o los que trabajan -incluso sin saberlo- para ellos.

Tal y como apunta en el prólogo el neuropediatra Juan Narbona, “L´Ecuyer realiza aquí un acertado análisis de los excesos derivados de una neurointoxicación de la psicología y de los procedimientos educativos apoyados en neuromitos, que no son sino una caricatura de lo que las neurociencias del desarrollo humano vienen ofreciendo. Así, la buena voluntad de los padres es manipulada al animarles al uso de dispositivos y programas informáticos “interactivos” que pueden, supuestamente, multiplicar de forma exponencial la inteligencia y saberes de los pequeños. Falta allí la acción del adulto que, bien conectado con la cabecita del niño (intersubjetividad), sabe dosificar y gestionar prudentemente lo que es apropiado en cada momento evolutivo para cada chaval.”

Tras su primer éxito editorial, esta abogada canadiense afincada en Barcelona, madre de cuatro hijos, se desmarca de la actual tendencia que casi sacraliza las tecnologías en la educación de las jóvenes generaciones y postula la importancia de “educar en la realidad”: en el mundo actual, en la belleza de la realidad (contrapuesta a la virtual), y con realismo. Se pregunta cómo conciliar esas tres ideas “¿Cómo educar en el mundo actual, en la belleza de la realidad y teniendo en cuenta la naturaleza de nuestros hijos? ¿Qué lugar deben o pueden educar la NT en la búsqueda de la perfección de que la naturaleza de los niños y de los jóvenes es capaz?

Arranca exponiendo varios estudios en los que se constata que cerca del 80% de los niños y jóvenes del primer mundo pasan una media de siete horas y pico ante las pantallas en modo multitarea, así contestan watsApp mientras hacen los deberes, juegan con videoconsolas al tiempo que hablan con amigos, y ven la televisión mientras cenan. La primera pregunta que nos hacemos todos es cómo llegamos a este punto, y en qué se sustenta la permisividad de los padres/madres para desencadenar esa situación. Según la autora, se basan en una serie de neuromitos que nos fueron metiendo por los ojos -malas e interesadas interpretaciones- que proliferan y arraigan en el ámbito familiar, educativo y social, creando falsas premisas sobre las las cuales se construyen modelos educativos que no tienen ninguna base científica y generando una oferta comercial cada vez más amplia para esos productos. Así va analizando algunos de los más extendidos como: que los niños tienen una inteligencia ilimitada, y tan sólo emplean el 10% de su cerebro; o que cada hemisferio cerebral es responsable de un estilo de aprendizaje distinto; o que un entorno enriquecido aumenta la capacidad del cerebro para aprender; o que los tres primeros años son críticos para el aprendizaje y por lo tanto decisivos para el posterior desarrollo cognitivo.

A continuación va desgranando temas como la pertinencia de las pantallas en la primera infancia, si los nativos digitales son una “raza diferente”, nos habla de la motivación, o de las ventajas o perjuicios de la exposición temprana y prolongada las pantallas, para terminar afirmando que lo verdaderamente relevante en la educación son las relaciones interpersonales, el apego, la sensibilidad, la empatía, y el pensamiento, algo que por ahora no nos dan las tecnologías, razón por la que debemos volver a la realidad, a educar en la realidad.

Con puntería de francotirador denuncia la imposibilidad de que se den ese tipo de relaciones entre los mediadores educativos y el alumnado en clases con ratios tan elevadas, pero que los centros y las familias prefieren escuchar que tienen aulas digitales que aulas de grupos reducidos. De igual modo, disecciona muchas de esas aulas donde la tecnología significa tener los pequeños enchufados a las pantallas viendo películas comerciales, para luego ir a casa con mochilas cargadas de deberes.

Altamente recomendable para profesorado y familias.

Para quien quiera saber más sobre ambas publicaciones puede acceder a la web y blog de Catherine L´Ecuyer, Apego&asombro 

“Los cansados”

In FamiliarizArte, ReflexionArte on 27/11/2014 at 08:42

Todas las maestras (y maestros) de infantil nos sentimos orgullosas cuando, a finales de ciclo, echamos la mirada atrás recordando cómo era nuestro alumnado cuando entró en la escuela y valoramos los cambios acaecidos en ellos en estos tres años. Esta es la mayor satisfacción de nuestro trabajo. Siempre nos parece que ya los encaminamos bien: hablan y manifiestan actitudes de compañerismo, de responsabilidad con el medio y con la sociedad, saben docenas de maneras con las que ocupar su tiempo, disfrutan con los libros, se refieren con afecto a las personas con las que se relacionan … Lo que no sabemos es qué pasa después. Más tarde, cuando vemos en los medios episodios de violencia familiar o escolar, cuando vemos comportamientos vandálicos, cuando los vemos absortos con sus smartphones incomunicados con su entorno, cuando los escuchamos en programas televisivos hablando de sus sueños (ser famosos, ir de shopping, no hacer nada…), entonces, es cuando nos preguntamos qué es lo que pasó en tan sólo diez años.

No paramos de darle vueltas a esto; leemos, reflexionamos, analizamos, pero nunca acertamos en lo que nos equivocamos escuela, familia y sociedad. Hay quien cree que es un problema educativo, hay quien le echa la culpa a la familia, hay quien piensa que la clave está en la disciplina, y quienes ponen el acento en la libertad,  o en el cambio de enfoque, del tipo que sea.

Por ello, compramos este libro en cuanto lo vimos en la librería. “Los cansados”, se presenta como una novela (que no lo es) que penetra en el mundo desconocido de los hijos y en el no menos desconocido de los “postpadres”. Los cansados son los hijos adolescentes, que, por lo general duermen cuando todos los demás están despiertos; chicos y chicas que dejan todo encendido, nada apagado; todo abierto, nada cerrado; todo empezado, nada acabado. Michele Serra, su autor, tiene una mirada implacable hacia los hijos y hacia los padres, y narra los conflictos, las ocasiones perdidas, o sentimientos de culpa, preguntándose qué es lo que pasó, cómo pasó y dónde nos perdimos.

Ya en las primeras páginas encontramos una reflexión del padre que podría dar para un largo debate.

“Pienso en lo fácil que ha sido quererte de niño. En lo difícil que es seguir haciéndolo ahora que nuestras estaturas se han emparejado, tu voz se asemeja a la mía y reclama por tanto el mismo tono y volumen, las dimensiones de los cuerpos son las mismas.

El amor natural que se siente por los hijos de niños no es un mérito. No requiere habilidades que no sean instintivas. Incluso un idiota o un cínico es capaz de ello. (…) Es años más tarde, cuando tu hijo (el ángel inepto que te hacía sentir como un dios porque lo alimentabas y lo protegías; y a ti te gustaba creerte poderoso y bueno) se transforma en un semejante tuyo, en un hombre, en una mujer, en definitiva, en alguien como tú, cuando quererlo exige las virtudes que cuentan. La paciencia, la fortaleza de ánimo, la autoridad, la severidad, la generosidad, la ejemplaridad…, demasiadas, demasiadas virtudes para quien, mientras tanto, trata de seguir viviendo.”

Una visión de un “padre titubeante”, que, con su “relativismo ético”, considera que esta generación de snobs de nuevo cuño, precisan hacer de la necesidad virtud: “habeis llegado a un mundo que ya ha agotado todas las experiencias, digerido todos los alimentos, cantado todas las canciones, leído y escrito todos los libros, librado todas las guerras, hecho todos los viajes, amueblado todas las casas, inventado y luego desmontado todas las ideas…, y pretender, en este mundo usado, oíros exclamar: “¡Qué bonito!”, veros avanzar entusiastas siguiendo caminos consumidos por millones de pasos, eso no, no queréis -podéis, debéis-concedérnoslo.

Creemos que es una lectura recomendable con la que, por momentos, nos sentiremos identificados, incluso cuando el padre, con la sinceridad que impregna todo el libro, se pregunta “Cuántas veces, en lugar de mandarte al carajo, hubiera debido abrazarte. Cuántas veces te abracé y, en cambio, hubiera debido mandarte al carajo.”

Niñas princesas

In FamiliarizArte, InformArte on 03/11/2014 at 23:58

En la reunión final del curso pasado y en la de inicio del presente, dediqué un espacio de tiempo a reflexionar con las familias sobre un hecho que estaba/está llamando profundamente mi atención y que me llena de preocupación: la proliferación de las “niñas princesas”; denomino de este modo la moda de que las pequeñas lleven las uñas pintadas, collares, pulseras, diademas–corona, ropa interior y exterior que se asemeja a la de las adultas, etc. Habrá quien piense que no es más que una moda temporal o un gusto normal por lo llamativo, sin más importancia que la “coquetería” de las niñas o de la intención de emular a las chicas mayores. Yo, sin animo alarmista ni timorato, no lo veo así, me parece un anuncio y un síntoma de la pérdida de los derechos de la mujer; una de las consecuencias más palpables de la imposición de modelos femeninos no respetuosos por parte de la publicidad, de los medios y de la sociedad de consumo; las no visibles ya se verán.

Hay quien piensa que soy una exagerada. No lo creo. Sea por deseo de las niñas o por gusto de las madres, se están transmitiendo unos mensajes que ellas adoptan como normales desde bien crías. Maquillajes, peinados, zapatos de tacón, desfiles de moda o combinar accesorios nunca fueron preocupaciones de las niñas de infantil, ahora sí. Y esto no es normal, aunque lo hagan las hijas de las famosas de la prensa rosa.

En la clase ya suscita problemas. Llega una pequeña de esa guisa y, de inmediato, todas las demás, enloquecen por tener lo mismo, máxime cuando dicen que es de “chicas mayores”. A continuación se establece un juego perverso entre las pequeñas en el que excluyen a las que no tienen cosas bonitas (brillos y adornos), y cómo no a sus compañeros niños, porque ya diferencian lo que es “cosas de chicas y cosas de chicos”. Estamos a hablando de crías de 4 y 5 años. Qué quieren que les diga; que no me parece algo admisible en una escuela en la que tratamos de educar en igualdad, y que me llena de tristeza que unas series infantiles y unos modelo femeninos no adecuados echen por tierra lo que hace años fue una conquista. Y aun más triste es que haya quien no preste atención a este peligro o que lo tome como “cosas de crías”.

En mi aula, explicadas a las familias esas vertientes de lo que para muchos no es más que un entretenimiento lógico, normal y natural de las niñas, “de por sí más coquetas” que los niños, coincidieron conmigo en que era algo que deberíamos evitar. No las hubo, pero podría haber reticencias, llegado ese punto, así lo expuse en una reunión de equipo, serían los centros los que tendrían que adoptar algún tipo de medidas, pero, ahí la cosa es complicada porque, hasta dónde llegan las normas escolares y hasta dónde los derechos de las familias. Mejor será lograrlo desde la comprensión, argumentando y haciéndolos reflexionar sobre las consecuencias futuras de algo -inicialmente- tan banal.

Los medios de comunicación también empiezan a hacerse eco de esta moda, así lo resumen en este vídeo, titulado “Ocio sexista que no ayuda a fomentar la igualdad”. Sería bueno que tomaran nota y dieran ejemplo, porque, ciertamente, no sabemos dónde está o para dónde mira el comité de supervisión de contenidos infantiles, ya que la vulneración de los derechos de la infancia es flagrante y continuo en las emisiones de los distintos canales televisivos, dentro y fuera de la franja horaria infantil.

http://www.rtve.es/drmn/embed/video/2844474

Hablando claro con las familias

In FamiliarizArte, RebelArte on 21/05/2014 at 07:39

Yelmo veneciano

Hay días en los que da la impresión de que la educación se convirtió en una profesión de riesgo, en los que una no sabe bien cómo mantener la compostura ante lo que se está viendo  escuchando. En toda la literatura pedagógica actual se habla de la importancia de la relación con las familias, pero hay veces en las que dan ganas de levantar una barrera, poner un casco y evitar todo contacto. Sé que esto le hará rasgarse las vestiduras a más de uno o de una (especialmente a los teóricos de la educación o los que no están a pie de obra). Sé que cuándo enfríe volveré a creer en los beneficios de esa fluidez en el trato. Pero también hay que decir que no siempre es fácil y que tenemos que esforzarnos mucho, muchísimo, por mantener una mirada bondadosa.
Nuestro oficio tiene una cara muy bonita -la que se vende y vendemos-, pero también un lado no tan bonito, que siempre prefiere ocultarse evitando que salga en la foto. Esa parte es la que sólo aflora en las reuniones con compañeros de confianza que pueden entender nuestra frustración, ya que al resto de la sociedad le podrían parecer lamentos exagerados de quien no tiene otras preocupaciones.
Cada familia es un mundo con unas expectativas y con unas exigencias distintas sobre lo que espera de la escuela y de los maestros. Y aquí es cuando digo que esto no es como un negocio en el que el cliente siempre tiene la razón. No, las familias no tienen siempre la razón, y nuestro deber es manifestarlo si sabemos que eso afectará a la educación de sus hijos/as. Y ahí es donde puede surgir el conflicto. Se pueden tomar dos opciones: pasar y pensar que el problema es de ellos (esta es la menos arriesgada), o exponer nuestra opinión contraria (esta es la más arriesgada), exponiéndonos a protestas ante nuestros órganos superiores. Y aquí es donde uno/una se define; donde nos la jugamos por la profesión y por el compromiso con la educación de las nuevas generaciones.
No conozco ninguna publicación, informe o investigación que verse sobre la dificultad de la relación con las familias. Hay millares sobre iniciativas fantásticas y las bondades de la colaboración, pero se ocultan bajo la alfombra esas piedras en el zapato con las que todos/as nos sentimos molestos o nos dañamos en alguna ocasión. Pues miren, ni todo es blanco ni todo es negro. Ni todos los padres vienen a la escuela con actitud prepotente ni todos son potenciales fuentes de aprendizaje. Hay algunos que, cuando tenemos tutoría con ellos, ya sabemos que saldremos de mal humor sin llegar a un entendimiento inteligente por el bien del niño/a. Problema de química? No. Desajuste entre sus demandas y la oferta de la escuela. Concepciones erróneas del servicio que prestamos.
En esta nuestra sociedad actual se pervirtió hasta tal punto la función de la escuela que esto da lugar a que se le pida lo que no está en las manos ni en las competencias de los docentes. Apunto algunas posibilidades y ustedes dirán:
-¿Es nuestro deber saber sobre las condiciones particulares de cada convenio regulador de las responsabilidades de los progenitores en caso de separación de la pareja, poniendo especial cuidado en que ninguno de ellos se sienta desplazado/molesto/importunado?
-¿Tenemos el deber de rebatir las opiniones de todos los pseudoexpertos que aconsejan a los padres/madres dando diagnósticos de hiperactividad, altas capacidades, síndromes varios, como justificación a la manifiesta falta de normas/orden/serenidad de los niños/as, cuando nosotros somos conscientes de que eso tiene un origen que los padres se niegan a admitir?
-¿Qué hacer cuando los padres/madres nos reprochan que sus hijos/as se contagian de piojos en la escuela, exigiéndonos alguna actuación contundente para impedirlo?
-¿Es nuestro deber mantener una postura ecuánime cuando sabemos que un padre y una madre colocan al hijo/a en el centro de sus discrepancias de pareja?
Son tan sólo cuatro ejemplos, de las docenas de ellos que podríamos apuntar, ante los cuales no podemos ser imparciales, neutrales o ser meros observadores. Muestras de casos en los que nos vemos abocados a posicionarnos llevándole la contraria a la familia.
Que nadie me venga ahora con discursos sobre la asertividad, la empatía o sobre habilidades sociales y comunicativas. No los quiero escuchar, porque soy de las que piensan que, a veces, hay que decir las cosas sin paños calientes y sin anestesia, ya que esto puede aturdir y hacer confuso el mensaje. Hay ocasiones en las que es preciso llamar a las cosas por su nombre, claro, firme y con todas las letras. Cueste lo que cueste.

Relaciones parentales saludables

In FamiliarizArte on 15/05/2013 at 07:32

Fathers and Sons Totem - detail

Conocimos el trabajo de la profesora María Riera de la Universidad de las Islas Baleares gracias a un artículo suyo que nos proporcionaron en nuestra visita a los centros infantiles de Pistoia (Italia). Llamó poderosamente nuestra atención su mirada serena y racional de la infancia, con una crítica explícita la concepción de la escuela que se limita a asistir y preescolarizar, inmersa en un activismo sin sentido que hace perder de vista cómo son los tiempos de los niños, en la que se sobredimensionan unos lenguajes sobre otros, en centros tan masificados que conducen inexorablemente al anonimato. En ese artículo, se preguntaba finalmente la autora, dónde quedaban los tiempos vitales y sociales de las criaturas.

Ahora, a raíz de las entradas que publicamos en el blog, sobre programas televisivos en los que se dan pautas de actuación para los padres/madres y sobre las políticas de parentalidad positiva, nos acordamos de otro artículo suyo en el que exponía un programa de intervención con familias en situación de dificultad, la experiencia del ““Espacio familiar de Camp Rodó””, en el que participa y que tiene como objetivo fundamental trabajar el vínculo afectivo padres-hijos. En éste, relata que los usuarios de los espacios familiares le llegan derivados por las diferentes administraciones públicas y que el punto fuerte de la eficacia del programa radica en la coordinación de recursos y de servicios sociales comunitarios tratando de que los padres/madres aprendan a:
-recuperar el placer de estar con los hijos,
-disfrutar mirando y observando a los hijos,
-escuchar y atender las demandas de los hijos,
-compartir vivencias sobre la paternidad/maternidad con otros padres y madres,
-hablar, escuchar y crecer juntos.

Grandes objetivos, que a pesar de que todos pensemos que son inherentes al papel de padre o madre, hay que desarrollarlos y ejercitarlos, pero no todo el mundo sabe cómo hacerlo. Por ello consideramos tan destacables iniciativas como las de “Camp Rodó” y a labor de María Riera, quien además dirige un interesante Máster universitario en Primera infancia: perspectivas y líneas de intervención, en la UIB.

Imagen: “Fathers and sons“, Peter Michel.

Las secuelas de la Supernanny

In FamiliarizArte on 18/04/2013 at 07:40

De un tiempo a esta parte, cada vez que tenemos tutorías con las familias, con frecuencia los padres mencionan que siguen los métodos de la Supernanny en la educación de sus hijos o hijas. Presumen llenos de razón de la rigurosidad con la que siguen todas las rutinas diarias –higiene, alimentación, descanso- ahora casi convertidas en rituales.

Los padres y madres que nos hacen estos comentarios no se parecen ni de lejos a los que aparecen en el programa televisivo; suelen ser personas jóvenes, preocupadas por el correcto desempeño de sus funciones parentales -para las que no fueron preparados-, y que ahora creen haber encontrado la panacea. Todos temen que en un futuro sus retoños acaben siendo como los adolescentes rebeldes que aparecen en otro popular reality. Además, se da la coincidencia de que muchas de estas parejas, con el nacimiento de los hijos, también abrazaron otro método que no sabemos bien porque tuvo tanta acogida –o sí lo sabemos-, el método Estivill.

Tengo que confesar que nunca fui capaz de ver uno de esos programas completo. Me produce tal asco a falta de madurez y de responsabilidad de los progenitores que reclaman la ayuda de la Supernanny, que ya no puedo mantenerme delante de la televisión. En las casas a las que va a psicóloga, debería comenzar su intervención con los padres y/o madres, que suelen ser los verdaderos culpables de que los hijos sean como son (casi siempre como ellos).

De esto hago muchas lecturas y extraigo cuando menos dos reflexiones directamente relacionadas con nuestro ámbito de trabajo:

1ª Lo que nos muestran con esos métodos no es educación, ni es educativo, es entrenamiento puro y duro. Conductismo. Los objetivos que se persiguen son la sumisión, obediencia y acatamiento de órdenes o reglas mediante el sistema de los premios o castigos. Para lo cual, esa fría mujer que parece una mercenaria instruye a los padres en la sistematización del maltrato psicológico. A pesar de que, a veces, también apunta alguna cosa sobre la que no le falta razón.

No sabemos bien como los comités de vigilancia de contenidos televisivos no intervienen, cuando hace ya un par de años, la Comisión de Derechos de la Infancia de la ONU publicó un informe en el que se criticaba la imagen de la infancia y de su educación que se transmite a través de estos reality shows.

Añadido a lo ya expuesto, el motivo por el que nos preocupa, es porque estamos constatando que los niños y niñas criados bajo esos parámetros tan cerrados -que siempre siguen la misma estructura, el mismo horario, las mismas condiciones-, muestran una gran resistencia a cualquier cambio. No se le pueden variar las rutinas porque de lo contrario aflora su desconcierto y su frustración. No piensan, sólo actúan según aquello para lo cual fueron entrenados. Coloquialmente, decimos que son cuadriculados.

Entiéndase bien que somos partidarias del establecimiento de normas y reglas para con los chiquillos, siempre y cuando estas sean fruto de la conversación, de la reflexión, del consenso y del acuerdo. A los niños/as hay que hacerlos conocedores de las razones por las que se estipulan determinadas pautas de actuación, individual y social, y que su incumplimento debe ser objeto de análisis y de argumentos. Lo que no puede admitirse es que le sean grabadas a fuego y que teman su alteración. Para ello, no son precisas ni las sillas de pensar, ni las esquinas, ni los minutos de silencio, ni ignorarlos, ni las tablas de registro de buenas/malas conductas, ni ninguno de esos sutiles y exquisitos métodos de castigo. Educar es otra cosa bien diferente de convertirlos en marionetas sin voluntad ni capacidad de decisión propia.

2ª Es una lástima que no se emitan buenos programas televisivos dirigidos a la formación/información de los padres y madres sobre la educación de sus hijos y que se le metan por los ojos esos ejemplos. En Galicia, tuvimos una iniciativa singular en la formación para la crianza de los pequeños, el programa Preescolar en la Casa del que se emitieron más de 700 capítulos, y que era seguido por miles de familias los sábados por la mañana. Un formato hecho con seriedad, rigurosidad y conocimiento tanto de la infancia como de las demandas y necesidades de los padres/madres.  tenemos la absoluta certeza de que no podían competir con la Supernanny en cuanto a audiencias, pero en cuanto a la calidad no habría parangón.

Por último, sólo nos queda preguntar –y reflexionar- sobre los motivos del éxito de estos métodos tan poco respetuosos con los niños/as y que nadie dé la voz de alarma sobre ellos.

Papás con cuento

In ContArte, FamiliarizArte on 11/12/2012 at 07:26

Ya que estamos hablando de lectura en familia, queremos destacar dos publicaciones que giran alrededor de los padres y de los cuentos. (Imagen de Leandro Lamas)

El papá que no sabía contar cuentos“, de Pepe Monteserín y Miguel Tanco publicado en Pintar y pintar.

No todos somos capaces de hacerlo todo bien, ni tenemos los mismos puntos fuertes y debilidades. Eso no implica que nadie sea mejor o peor que el resto. Cada uno es como es, y eso, está bien.

Mi papá“, de Coralie Saudo y Kris di Giacomo en Kókinos.

El papá del niño que protagoniza este libro es grande y fuerte. Sin embargo, tiene una pequeña debilidad: por la noche no quiere ir a dormir. Protesta, remolonea, pide un cuento tras otro e inventa mil excusas para no quedarse a solas en el cuarto.

¿Logrará este niño arropar a su papá y apagar la luz?

Un cuento contado en primera persona por el niño, con un lenguaje desenfadado y chispeante, arropado por un concepto estético divertido, original y moderno.

Este álbum funcionará mejor que cualquier cantinela adulta repetitiva hasta con los más reacios a dormir. Y quién sabe… ¡Quizá algún padre con insomnio lo adoptará también como libro de cabecera!

Abecedario del entendimiento

In FamiliarizArte on 10/12/2012 at 08:52

Uno de los artículos de la publicación “Leamos juntos. Orientaciones para el fomento de la lectura en familia”, recoge uno de los conocidos abecedarios de Mariano Coronas (pax. 62-63), el abecedario del entendimiento, en el que nos ofrece infinitivos verbales para ser conjugados convenientemente y tomar en consideración a la hora de construir puentes entre la escuela y la familia.

Ayudarse más que Acosarse
Brindar más que Batallar
Colaborar más que Cerrar
Dar más que Desafiar
Encontrarse más que Eludirse
Fomentar más que Frenar
Guiñar más que Gritar
Habilitar más que Hostigar
Imaginar más que Ignorar
Juntar más que Juzgar
Levantar más que Lamentar
Mejorar más que Mermar
Nutrir más que Nublar
Obrar más que Obstruir
Poner más que Perder
Querer más que Quebrar
Reconocer más que Recelar
Sensibilizar más que Silenciar
Tender más que Tensar
Unir más que Usurpar
Vincular más que Vaciar
Yuxtaponer más que Yugular
Zambullirse más que Zapatear

Para imprimir y tener expuesto en espacios donde debe primar el entendimiento entre familias y escuela.

Recogemos también aquí otros abecedarios del mismo autor a través del que se nos exponen las posibilidades que le brindan las bibliotecas a sus potenciales usuarios.

Leamos juntos

In ActualizArte, FamiliarizArte on 10/12/2012 at 08:50

Nos llega un valioso documento publicado por el Ministerio de Educación de Chile para fomentar el hábito lector en familia: “Leamos juntos. Orientaciones para fomentar la lectura en familia”. 
Comienza con un cuento de Violeta Diéguez, Tiempo de sol, horas de luna, sobre un niño cuyo padre nunca encontraba tiempo para leerle un cuento, y sigue con un artículos de varios expertos en fomento de lectura que van analizando el papel de la familia como primera protagonista en inculcar el gusto por la lectura y en los que se entiende que este acto lector tiene la virtud de convertirse en una experiencia de encuentro en el hogar.
Sigue con experiencias lectoras, sugerencias para generar una actitud positiva del niño frente a la lectura, propuestas de lecturas compartidas, cómo incorporar a las familias, bibliografía y webgrafía, así como una antología de libros para leer en familia, no clasificados según edad, sino:
-para los que no saben leer,
-para los que leen acompañados,
-para los que ya leen solos, y
-para los que tienen un mayor nivel de comprensión.
A lo largo de la publicación se van apuntando algunas sentencias dignas de profundo análisis como son que las lecturas son una herencia familiar o que leer es amar.

Una publicación para orientar, para divulgar y para facilitar a las familias a través de los blogs de biblioteca, de centro o de aula.

Lo que haces ahora por tu hijo/a es para toda la vida

In FamiliarizArte on 19/11/2012 at 08:00

Este podría ser el título del vídeo que os dejamos a continuación y que tras su visionado no precisa de más explicación. Un vídeo hermoso sobre la importancia del acompañamiento,  del cariño y del papel de los padres y madres en la infancia de sus hijos, momento en el que aprenden a aprender el mundo.

En un día en el que se habla de los Derechos de la Infancia queremos destacar este vídeo dirigido a las familias en el que se les dice que lo que hacen en esta etapa por sus hijos y hijas lo hacen para toda la vida.

Se enmarca dentro del Proyecto PIM (Primera Infancia Mejor) de la UNESCO, fue elaborado por el Governo del Río Grande del Sul (Brasil), y desde aquí se pueden ver otras iniciativas llevadas a cabo en zonas desfavorecidas en las que los niños están privadas de alguno de sus derechos fundamentales.

La burbuja de las luditardes

In FamiliarizArte, RebelArte on 15/11/2012 at 14:53


A raíz de lo publicado el pasado día sobre la saturación y abuso de actividades de tarde con el alumnado de infantil, me pregunta una madre si considero entonces que estas actividades no le proporcionan ningún beneficio a los niños y niñas, y si no encuentro diferencias entre los que asisten y los que no.

No puedo ser ambigua cuando antes fui tajante, pero debo responder: depende … Depende de la edad del niño/a, depende de las actividades a las que asista, depende de lo acertadas que estas sean según el carácter y los gustos del pequeño, depende del contexto en el que viva, depende de su situación familiar, depende del niño, depende … Pero generalizando, a tenor de lo que se oferta hoy en día en los centros para llenar la tarde y en educación infantil, digo rotundamente: ¡NO!

Cosa bien distinta es si la familia no tiene otra solución, entonces no le queda más remedio; ahora digamos claro la razón por la que los inscriben y no busquen justificaciones de otro tipo, como de carácter académico y/o educativo.

Si comparo a los que asisten a actividades con los que pasan la tarde con sus padres/abuelos, diré que los primeros, como diferencia, presentan una mayor “resignación”, menor atención y más difícil motivación, y los segundos un mayor dominio de la lengua oral y de conocimiento del medio físico y social. Ahora bien, esto no es atribuible al hecho de asistir o no asistir, sino, más bien, al perfil de familia que opta por una u otra posibilidad. Cada uno de los dos grupos tienen unas creencias diferentes sobre lo que es “lo mejor” para sus hijos; tienen una concepción distinta de su papel como padres y como educadores; y no son coincidentes sus ideas sobre la infancia, sobre la escuela y sobre su responsabilidad para con sus hijos e hijas.

Por otra parte y en tiempos de epidemia de mal diagnosticados casos de hiperactividad, se puede constatar una elevada correlación entre niños inquietos, revoltosos, trastes o rebeldes, y asistencia a actividades fuera del tiempo lectivo. Se puede entender como que debido a ser así los matriculan en todo tipo de ocupaciones, o bien que por matricularlos en todo son así. Hay de todo.

En cualquier caso, en mi experiencia, nunca una familia que le propicia tiempos de descanso a su hijo/a, que realizan actividades cotidianas conjuntamente y que comparten tiempo, nunca, insisto, nunca una familia de estas me vino a preguntar si su hijo/a sería hiperactivo/a.

Una vez más, el ambiente familiar y el compromiso con la educación de los hijos es determinante.

Queda por hacer una observación. Ahora cuando se le aplica la evaluación a todas las actividades y a las relaciones coste-resultados, sería necesario un análisis objetivo y externo de la incidencia real de estas actividades en la educación de los niños/as, más allá de lo que suponen de “conciliación” –o mejor dicho de “traspaso de responsabilidades”. No podemos entender que en tiempos de crisis económica se sigan haciendo grandes inversiones de dinero público –que se resta de otras partidas presupuestarias prioritarias- en algo que en la mayor parte de los casos tan sólo sirve para lo cual algunos malentienden como“respiro familiar”, como si tuviesen que descansar de estar con sus hijos y no les pareciesen suficientes las horas que ya están en la escuela.

Reparad que aquí también estamos delante de otra “burbuja”irreal que, como la inmobiliaria, mueve ingentes cantidades de euros -que no existen-, genera necesidades donde no las hay, absorbe subvenciones, fomenta empleos precarios -a veces con personal poco cualificado-, edifica mal con malos ladrillos, promueve el consumismo, persigue una satisfacción momentánea de las familias que se traduzca en votos -eximiéndoles de las responsabilidades que le corresponden para con los hijos- hipotecándoles su futuro, algo que finalmente tendrá unas consecuencias nefastas para las próximas generaciones.

Por último, decir que de PISA hay conclusiones que se divulgan, otras que se tergiversan o malinterpretan y otras que no parecen interesarle a nadie. Periódicamente, publican el boletín “PISA in Focus”, en el que se analizan aspectos concretos a tenor de los resultados de las evaluaciones internacionales. Al hilo de lo que estamos hablando, con las reservas precisas y salvando las diferencias existentes, recomendamos la lectura de:

N° 1: ¿La asistencia a educación infantil se traduce en mejores resultados en el aprendizaje escolar?

N° 3: ¿Vale la pena invertir en clases extraescolares?

Nº 18: ¿Está relacionada la disponibilidad de las actividades extraescolares en los centros con el rendimiento de los alumnos?

El tiempo de los niños/as con sus progenitores

In FamiliarizArte, RebelArte on 05/10/2012 at 17:10

Me tengo por una persona comprensiva con las circunstancias de las familias del alumnado, pero puede que ya esté mayor, porque cada día me gusta menos lo que veo. Cada vez merman más el tiempo que “permanecen” con sus hijos, y si esto, hace años les ocasionaba problemas de conciencia, a día de hoy lo entienden como un privilegio de la vida de la infantil. Es decir, se sacrifican por el “bien de los niños/as”.

Acabo de acoger a un nuevo grupo de 3 años, y en las entrevistas que mantuve con sus familias constaté las huellas de la crisis en nuestro entorno. De cada unidad familiar, al menos uno de los miembros está en el paro. Desde el punto de vista económico esto es una mala noticia, pero como contrapartida suponía que les dedicarían más tiempo a los suyos y a la atención a los hijos/as pequeños.

Y aquí llega lo paradójico del asunto: el 70% del alumnado del centro en el que trabajo queda al comedor escolar, amén de a todo el rosario de actividades que se desarrollan en la tarde. Y todo esto tiene un elevado coste -hasta llego a pensar en las tesis de la economía sumergida”-, tanto económico como emocional para las criaturas.

Comenté aquí que la rigurosa planificación del período de adaptación, así como la entrevista con las familias, habían sido determinantes para que a finales de septiembre los niños/as permaneciesen serenos y acomodados en la escuela. Y ahora resulta que desde el día 1 de octubre -fecha de inicio del comedor- tenemos doble sesión de llantos, matutina -en la que ya anuncian que no quieren ir al comedor- y desde la 1 de la tarde cuando se percatan de que la prolongación de su jornada es algo irremediable. Hicimos una adaptación de libro, y ahora, en quince días pasaron de 0 a 100 en 2 segundos como los coches de carreras. No tengo nada en contra del servicio del comedor, ni de quien no tiene otra alternativa que recurrir a él, ni contra los menús dietéticamente perfectos, ni contra las personas que trabajan en él. Con quien estoy indignada es con los padres y madres, que no teniendo nada que les impida recoger a sus hijos a las 2 de la tarde, los dejan confinados en el centro todo el día. Estoy hablando de criaturas que aun no cumplieron los tres años, que lloran a rabiar, que sufren, que se angustian y que crispan al resto de la clase, maestra incluida. Cuando salgo, me pregunto todos los días, si es mi responsabilidad consolar a niños que gritan enloquecidos porque su madre quiere “que se acostumbre a comer de todo”, “que se socialice”, “que se lo pase bien” y “que participe en todas las actividades porque en este momento son como esponjas”, y ya de paso, por qué no decirlo, dejarla despreocupada para todo el día.

Si los niños hubiesen llorado de esta manera en los primeros días, no faltaría quien acusara a la maestra de falta de feeling con los pequeños, incluso la llevarían al Tribunal de Derechos Humanos de La Haya, pero ahora, cuando le comentamos los cambios en los niños escuchamos respuestas de este tipo:

“si lloras no te vendré buscar”, “campeón, sabes que si lloras llamo  a la Policía, porque tú eres un valiente”, o “tu pasa, porque son mimos; yo ya no le hago caso”. Pero no señora, yo no puedo pasar de ellos; yo no puedo tolerar que un niño llore porque lo dejan todo el día en el centro mientras usted está paseando y tomando cafés, y quien va a llamar a la Policía voy a ser yo por dejación de responsabilidades y por violencia psicológica con los menores. Y voy a decirle otra cosa, el niño no lo pasa tan bien. No se engañe. Lo que sucede es que cuando usted lo viene a buscar se pone contento porque ve el final de horas de lamento por su madre/padre. Cierto que son como esponjas, pero cuando se encuentran en un clima de afecto, seguridad y cariño.

Atiendan de una vez: la esperanza de vida cada vez es mayor, por lo tanto aunque no coman soja antes de los 3 años, porque no practiquen judo, o porque no jueguen partidos de padle infantil, le quedan muchos años por delante para hacerlo. Lo que no se volverá a repetir es el tiempo en el que sus padres son unos dioses o héroes que los libran del todo mal. Y eso sí que es una verdadera lástima que lo descubran antes de tiempo.

Llamemos a las cosas por su nombre. Y no me cuenten milongas porque llevo muchos años en esto, y ya vi padres que, con horarios imposibles, si quieren, hacen malabares para estar con sus hijos; y vi también a muchos egoístas que tratan de venderle a sus hijos el gran favor que le están haciendo, delegando sus responsabilidades paterno-filiales en el primero que les pasa por delante, esperando a que las criaturas se resignen y dejen de llorar. Entonces, llegado ese momento, yo siempre les recuerdo que los niños/as de los orfanatos no lloran.

Imaxe: Rocking chair nº2 de Henry Moore

Pistoia XI: Il Faro y Piccolo Blu

In FamiliarizArte, FormArte on 20/04/2012 at 08:14


La Toscana con una tasa del 29,8% es la primera región de Italia en acogida de niños/as de 0-3 en Asilo Nido y en otros servicios como Spazi Gioco y Spazi Piccolissimi, cuando la media estatal se sitúa en un 13,8%. Hay 10 Asilo Nido comunales que atienden a 503 pequeños, con un coste anual de 6.330 € por niño/a.

En cuanto a Scuole dell´Infanzia, 3-6, las escuelas comunales acogen el 40%, las estatales el 37% y las privadas el 23%. El coste anual de un niño/sería de 4.362 €, de los que el 55% es asumido por la comunidad, el 35% por la familia y el restante 10% por las aportaciones de fondos regionales y estatales.

Estos datos son del año 2009. Para orientarnos, en España, según la publicación “Sistema estatal de indicadores de educación. Edición 2011“, en el año 2008, el gasto medio por alumno de infantil (CINE 0) es de 4.826 €.

Sin duda, en Pistoia, se emplea el dinero de forma bien distinta: personal, espacios y se establecen fuertes vínculos con la comunidad. Eso marca la diferencia, unido a una participación real de las familias en los servicios educativos.

Este aspecto, la participación de las familias, es el que más llama nuestra atención en la visita a Il Faro y Piccolo Blu. Cantidad de detalles que observamos nos indica que esta participación no es retórica ni se limita a lo establecido por los canales formales. Es más, aquí los padres y madres tienen su lugar. Hay información por todas partes para que sean conocedores de la filosofía del centro, de las actividades que se realizan, documentación a la vista, etc. Ellos colaboran en la mejora de este entorno para sus hijos e hijas. En la entrada hay un curioso libro en el que se recogen las “habilidades” de los padres/madres, su disponibilidad horaria y el material que precisarían. Aquí hay sitio para todo tipo prestación que se pueda y quiera hacerse para el centro: leer cuentos, cantar, hacer arreglos, decorar, coser, hacer pompas de jabón, patchwork, etc. Unha gran idea que se puede apreciar en las fotografías. Mientras los niños/as están en centro, ellos puede participar en cantidad de actividades, tanto de colaboración como de información/asesoramiento.

Para entender como debe ser la participación de las familias en la educación de los sus hijos/as, recomendamos la lectura del artículo “Establecer puentes de diálogos con la familia: los escenarios para la relación“de María Riera Jaume, de la Universidad de las Islas Baleares, gran conocedora de las escuelas italianas.

Ver presentación.

 

Nidi Blu

Hacer lectores

In ActualizArte, FamiliarizArte on 23/02/2012 at 08:41

No nos cansamos de preguntarnos qué es lo que impide que algunos niños/as se hagan lectores; o dicho de otra manera, cuál es la clave en la formación del hábito lector: la escuela, el contorno cultural, la familia … Todo sabemos de casos en los que, aun fallando alguno de esos pilares fundamentales, los niños/as se enganchan a la lectura; y de otros en los que siendo todos favorables, no se consigue hacer lectores.

En cualquier caso, no dejamos de insistirle a las familias en la importancia de la constancia de la lectura en familia, de la lectura en casa, del ejemplo de los adultos como personas lectoras. Y las familias siempre nos repiten también las mismas preguntas: por qué libros empezar, con qué temáticas, con imagen o sin ella, de texto largo o corto …

El Centro Internacional del Libro Infantil y Juvenil de la FGSR, ha publicado muchas guías dirigidas a las familias y otros mediadores de lectura que dan respuesta a esas preguntas y a otras muchas.

Hoy, queremos destacar dos:

Lectura y familia“, que va tratando la lectura hoy y su importancia, el cómo se hace un lector, cuándo empezar a leer, algunos consejos para hacerlo bien, creencias e incertidumbre, criterios para seleccionar lecturas, otros soportes, los espacios para la lectura, la biblioteca pública y el escolar, la librería, y 40 recursos para promover la lectura en el hogar.

Leer sin saber leer“, una guía de recursos para trabajar la lectura en las primeras edades que le ofrece pautas a los mediadores para el desarrollo de acciones de fomento de lectura, así como ejemplos de actividades que giran alrededor de temas adecuados para trabajar la lectura en el aula y en familia. Se complementa con setenta títulos organizados en cuatro apartados que agrupan libros con rimas, títulos que hacen una llamada de atención sobre el entorno, cuentos con juego y sorpresa y materiales informativos que descubren los primeros conceptos.

¿Falta mucho?

In ContArte, FamiliarizArte on 23/02/2012 at 08:38

Hace poco tuve que atender a otro grupo de alumnado de cinco años en un tiempo que no daba para mucho más, por lo cual les propuse jugar a palabras encadenadas; como me miraron un poco extrañados, volví a insistir y les pregunté si no jugaban a eso cuando hacían viajes largos. Ciertamente no había pensado en que ahora a los pequeños en cuanto suben a un coche les conectan un DVD y no vuelven a hablar hasta llegar al destino.

Para aquellos que aun no tienen DVD en el auto; para los nostálgicos; para los que no quieren escuchar a cada momento “¿Cuánto falta?, “¿Falta mucho?”; para los que creen que hay otras formas de pasar el tiempo, la editorial Combel acaba de publicar “¡En marcha!” de Patricia Geis, una recopilación de 30 juegos diferentes para no aburrirse en los viajes: palabras encadenadas, juegos con las matrículas de los coches o con las señales de tráfico.

Juegos divertidos para viajes en avión, coche, tren o barco.

¿Lectura dialogada?

In FamiliarizArte on 14/02/2012 at 08:42

23/366 : tent

El último boletín mensual PISA in Focus habla de la relación entre la lectura en familia y comprensión lectora (ver blog CLBE), algo obvio para todos nosotros, casi de sentido común, reforzado por las investigaciones de buenos resultados en esos indicadores en los países nórdicos, que tienen la costumbre de leer en familia, como tan bien analiza Javier Melgarejo en un artículo publicado en la Revista de Educación del 2006.

Una práctica tan sencilla, que no requiere de casi nada más que tiempo de dedicación a los hijos/as, puede suponer diferencias sustanciales con respecto a niños cuyos progenitores no les leen o no leen con ellos. Recomienda el citado boletín que, las escuelas deberían ayudar a las familias a desempeñar un papel más activo en la educación de los pequeños.

Todas las maestras insistimos en la importancia de ese gesto diario, que en estas edades se traduce en un cuento en la cama antes de dormir. Ahora bien, siempre hay algún padre o madre que nos pregunta cómo hacer esa lectura: al pie de la letra, siendo el niño/a un mero oyente, o si puede ser dialogada. Hay opiniones tajantes tanto a favor de una como de la otra. Hay quien piensa que el cuento tiene que ser contado sin interrupciones, por el placer de escuchar e imaginar. Hay quien dice que el hecho de que los niños se involucren en lo que le están leyendo facilita la comprensión de la estructura de la historia y de las nuevas palabras. Los investigadores de los beneficios de la lectura dialogada afirman que la forma en la que se le lee a los niños es tan importante como la frecuencia con la que eso se hace.

Nosotras, que no somos “fundamentalistas” en nada, les contestamos que tal vez, habrá ocasiones en los que una historia se preste más para ser escuchada de un tirón y otras en las que puede suscitarse un interesante diálogo o incluso un intercambio de roles.

La naturalidad y el afecto de los mediadores de lectura, creemos que, es el método que produce mejores beneficios, tanto en la familia como en la escuela.

La importancia de leer en casa

In ContArte, FamiliarizArte on 25/10/2011 at 08:06

“Aprender a leer es un procedimiento que se enseña en la escuela.
El gusto por la palabra y el amor a los libros se descubren en casa, en el ámbito de la familia, si bien la escuela ocupa un lugar de privilegio en esta conquista.
Cuando una maestra de educación infantil está contando un cuento a sus alum­nos, no solo está relatando una historia divertida o triste, está enseñando conceptos que tienen que ver con la lengua, procedimientos que atañen al proceso de compren­sión y unos valores determinados contenidos en el libro.
Cuando una abuela, o una madre, o un padre cuentan un cuento a sus nietos, o a sus hijos, están realizando un acto de amor. “
 

Así comienza el cuaderno del Observatorio Andaluz de la Lectura realizado por Antonio Ventura con la pretensión de ser una guía para las familias. No creemos que sea casual que el primer número de esta publicación se dedique a leer en casa; tras muchos años, trabajos y campañas de animación a la lectura, se sabe que ese es el ámbito determinante en el fomento de la lectura.

Esta sencilla guía aborda, entre otros temas, la necesidad de la ficción, las palabras y las imágenes, el gusto por las palabras y el amor por los libros, los momentos de la lectura, las clases de libros, y finaliza con una selección de textos.

Merece la pena ponerla a disposición de las familias, bien a través de los blogs (de aula, de biblioteca, de centro) o fotocopiarla.

Entrevista inicial con las familias

In FamiliarizArte on 12/09/2011 at 18:11


“¿A qué edad gateó?”, “¿Qué alimento no le gusta?”, “¿Con quién duerme?”…, y así un largo repertorio de preguntas configuran muchos de los cuestionarios con los que recibimos a las familias en los primeros días de escolarización de sus hijos/as.

Hace casi veinte años, en un curso de formación sobre evaluación en infantil, le escuchamos decir a un conferenciante que la mayor parte de la información obtenida en la entrevista inicial no la empleábamos para nada. A nosotras, en aquel momento en el que acabábamos  de poner en funcionamiento estos instrumentos de recogida -tras sesudos debates acerca de lo qué incluir o no-, nos pareció una falta de respeto nuestra profesionalidad y rigurosidad. A día de hoy, no tenemos más remedio que admitir la absoluta verdad que encerraba aquella afirmación.
En el artículo 21 de la orden por la que se regula la evaluación en infantil se dice que cuando el alumnado se incorpore al 2º ciclo de EI, las personas tutoras realizarán una evaluación inicial de cada uno que recogerá los datos más destacados de su proceso de desarrollo, tendrá en cuenta datos obtenidos de la información de las familias en la entrevista inicial y, si es el caso, informes médicos, psicológicos, pedagógicos y sociales. Esta información se completará con la obtenida tras la observación directa durante el período de adaptación. La orden deja al criterio del equipo educativo las decisiones relativas al tipo de información así como las técnicas e instrumentos, tanto de recogida como de consignación de la misma.

Titulamos esta entrada “Entrevista inicial con las familias” que difiere bastante de “Entrevista inicial a las familias” -como se emplea en la citada orden de evaluación y como se usa habitualmente-; lo hacemos intencionadamente porque entendemos que ese primer contacto tiene que cumplir un doble objetivo:
1º que las familias tengan ocasión de conocer y conversar con la persona que se va a responsabilizar de la educación de su hijo/a

2º que nos trasladen la información que precisamos en el comienzo cuando aun no conocemos a las criaturas y sus antecedentes sanitarios, motóricos, lingüísticos, sociales, etc.

Esta entrevista puede desarrollarse de varias maneras, pero leyendo delante de ellos con mirada reprobadora el cuestionario que cubrieron en casa -con mayor o menor pericia, con más o menos discurso, con mucha o poca veracidad-, ayuda poco a crear ese clima distendido y cordial que se precisa. Parece más bien un momento de tensión para los progenitores. Otra forma sería que, como boas observadoras que somos y adiestradas entrevistadoras, conduzcamos una conversación en la que la familia se sienta acogida, en la que tenga ocasión de expresar sus inquietudes y expectativas sobre este período que inician, en la que charlemos sobre aspectos relevantes de su hijo/a, diferenciando lo primordial de lo superfluo y recogiendo sus dudas que luego pueden ser expuestas con carácter general en la reunión grupal que mantengamos con todas las familias.


La experiencia nos indica que la mayor parte de la información obtenida en los cuestionarios, de inmediato comprobamos que no se ajusta a la realidad (por ejemplo, se viste y se desviste solo/sola? Sí, y en el segundo día vemos que no sabe abotonarse).

El sentido común, también nos hace ver que la información recogida en esos cuestionarios exhaustivos, no va más lejos de ahí, dado que no parece pertinente consignarla en la evaluación inicial (XADE) que pasará a integrar el expediente personal del alumno/a para toda su vida escolar.

La economía de esfuerzo los hace entender que bastantes aspectos burocráticos tenemos en los centros educativos como para burocratizar lo que no tiene que ser burocratizado: las relaciones con las familias.

Por lo tanto, y como conclusión, no desaprovechemos esa primera ocasión y mantengamos una entrevista con las familias, no le hagamos una entrevista a las familias.

El trabajo y el sentir de las madres

In FamiliarizArte on 28/04/2011 at 21:01

Para comprender el trabajo de las madres, dos recomendaciones de lectura:

Lo que hacen las madres. Sobre todo cuando parece que no hacen nada”, de Naomi Stadlen en Urano.

“La mayoría de la gente está de acuerdo en que ser madre es un trabajo muy duro. Pero ¿cuál es exactamente el trabajo de una madre? En esto hay menos acuerdo. La gente parece pensar que cuidar a un bebé no tiene nada que ver con el trabajo que se supone que debe hacer una madre”

“Las frases que más repiten las madres son“NO HAGO NADA” y “no consigo hacer nada”. Así es como describen su experiencia. Deberíamos escuchar atentamente y preguntarnos qué significa “no hacer nada”. Antes se suponía que era la ausencia de “hacer algo”. Pero al escuchar lo que dicen las madres, parece que es una experiencia en sí misma. (…) Cuando una madre considera su forma de utilizar el tiempo como “no hacer nada”es incapaz de ver lo que hace como parte de un cambio deseable y significativo. Como no ve ningún cambio, puede pensar que la acción (o inacción) maternal de estar con su bebé no tiene ningún valor”

Mujeres visibles, madres invisibles”, de Laura Gutman en Integral

“La paternidad y la maternidad hoy se contradicen con las actividades visibles, sobre todo para las mujeres. Las mujeres SOMOS VISIBLES EN EL ÁMBITO EXTERNO (en el trabajo, en la profesión, en el deporte, en la política, en los ámbitos sociales, …), y cuando devenimos madres ingresamos en un lugar totalmente invisible”

“LA MATERNIDAD COMUNITARIAMENTE NO TIENE NINGÚN PRESTIGIO y por tanto la invisibilidad de la maternidad hace que las mujeres dejemos esos espacios y tratemos de desplegar, como es lógico, un lugar donde sentimos que existimos”

Expectativas educativas de las familias

In ActualizArte, FamiliarizArte on 08/04/2011 at 00:00

El IFPIIE del Ministerio de Educación acaba de presentar el estudio “Posiciones y expectativas de las familias en relación al sistema educativo. Exploración cualitativa“, que tiene como propósito hacer un sondeo de cómo se sitúan las familias ante la educación de sus hijos e hijas; cuáles son sus expectativas, demandas, críticas …, y cuál es el papel que creen deben asumir ellas.

En primer lugar establecen una tipología de posiciones discursivo-ideológicas de las familias: la paternalista, la clientelar, la institucional y lal liberal. Continúan con un análisis de las líneas de confuencia y contradicción entre las anteriores posiciones. Asimismo, identifican las principales características sociales (sexo, tipo de familia, clase social, hábitat residencial, etc) que inciden en la configuración de cada uno de los discursos ideológicos identificados.

Para la realización de este estudio recurrieron a grupos de debate integrados por padres y madres que se corresponden con esos segmentos sociales.

Lo consideramos una lectura muy interesante, porque, pese a la que se centran en el período de escolaridad obligatorio, veremos identificados todos los padres y madres con los que nos reunimos. En infantil casi todas las expectativas familiares sobre la escuela parecen coincidir, pero tan sólo es eso, una apariencia, de inmediato nos percatamos de cuáles son las diferencias entre cada una de ellas, a veces, se perciben incluso entre los dos progenitores.

Está estructurado de la siguiente manera:

1ª parte: el proceso educativo en el seno del hogar. Se analiza en clave del principio de autoridad, de los contenidos y metas de la educación, de los peligros del mundo exterior (dispositivos de comunicación y consumo), y del modelo implícito de ciudadanía.

2ª parte: los padres y madres ante la escuela de los sus hijos/as. Se atienden los papeles de la escuela y de la familia, el profesorado, las metas académicas (éxito y fracaso escolar), la autoridad de los centros, y la política educativa.

Una lectura que nos puede ayudar a comprender las demandas de las familias.

Leer en casa

In FamiliarizArte on 04/03/2011 at 20:03

El Centro Internacional del Libro Infantil y Juvenil de la FGSR, acaba de presentar una animación en la que se sintetizan los consejos fundamentales para reforzar el apoyo de los hábitos lectores desde el hogar, compartiendo padres e hijos/as experiencias alrededor de la lectura.
Se completa con un listado de consejos dirigidos a las familias que sirven de ayuda para:

  • hacer de tu hijo/a un entusiasta de la lectura
  • conseguir que  tu hijo/a odie la lectura
  • fomentar la escritura en casa
  • contar un cuento y no morir en el intento
  • elegir una lectura adecuada a la edad de tu hijo/a

y muchos más que podremos ir facilitando a las familias de nuestro alumnado y al ANPA.

La educación del talento

In ActualizArte, FamiliarizArte on 20/12/2010 at 21:20

En estos días que las familias andan pidiendo recomendaciones de lectura para los sus hijos/as, también queremos hacer una recomendación para ellas.

La educación del talento” es el más reciente libro de José Antonio Marina, publicado en Ariel, con el que la Universidad de Padres on line abre una colección de libros dirigida a padres y educadores preocupados por la educación.

“El objetivo de la educación es desarrollar el talento de los individuos y de las colectividades. Los gurus del management insisten sin descanso en la necesidad de talento, y hay profesionales que se dedican a buscarlo. A todos nos gustaría tener talento. Todos lo admiramos. La cuestión es como desarrollarlo en nuestros niños y niñas, y también en nosotros. No hay simplificaciones milagrosas. Ni se puede ser “millonario al instante”, ni “aprender chino en veinte horas”, ni conseguir ninguna de esas maravillas que prometen libros estafadores. El talento es un hábito y, como todos los hábitos, difícil de adquirir.Hai también muchos tipos de talento. Esta obra pretende ayudar a nuestros niños a descubrir los suyos. Cada uno de nosotros tenemos nuestras propias fortalezas y debilidades. Pero también hay un “talento básico”, que debemos intentar desarrollar universalmente, y de este trata sobre todo este libro. Talento para saber qué hacer con los demás talentos y también con nuestras limitaciones.”

Estos libros tienen una finalidad práctica, ayudar y educar. Están pensados para que alguien “profano” pueda leerlos con agrado, y alguien especialista, estudiarlos con facilidad. Están redactados en dos niveles: la parte expositiva en papel, y la ampliación científica y documental, en la red.

Desde la web, el mismo Marina va desgranando a través de distintas grabaciones en vídeo, la composición y finalidad del libro, capítulo por capítulo.

Asimismo, puede accederse a la revista Universo UP, que en su número 10 trata temas como “Videojuegos: enemigos el aliados”, “Ayuda la tu hijo a dormir bien”, una entrevista a Emilio Calatayud, y otras muchos del interés de padres, madres o educadores.

Lecturas de andar por casa

In FamiliarizArte on 11/12/2010 at 09:32

La FGSR acaba de presentar un canal informativo dirigido a las familias con sugerencias de lectura para personas adultas, niños y jóvenes. Cuenta con unas secciones fijas a través de las cuales se proponen la lectura de un artículo y un manual relacionados con la promoción de la lectura desde el hogar; consejos de lecturas para distintos tramos de edad, y una sencilla actividad para realizar con los hijos y hijas.

Nosotras ya le facilitamos el enlace a las familias de nuestro alumnado, pero de vez en cuando iremos enviándoles algún que otro artículo sobre la lectura en casa, como el del boletín 4, “El hogar como caldo de cultivo en la formación de lectores”, de Luis Bernardo Yepes Osorio, publicado en la revista Educación y Biblioteca, nº 140 de 2004.

Nos gustó ilustrar esta entrada con el cartel de la Fundación para el Fomento de la Lectura, obra de Óscar Albeiro Soacha.

Regalos diferentes

In ContArte, FamiliarizArte on 06/12/2010 at 09:02

Llega el momento en el que algunas familias nos vienen a consultar sobre los regalos de Navidad recomendables para sus hijos e hijas. Así como hace años, elaborábamos folletos informativos que enviábamos a las casas de nuestro alumnado, a día de hoy -y no es una actitud derrotista, sino realista- no lo hacemos. Sobra información. Todo tipo de asociaciones e instituciones de consumidores, de igualdad, de sostenibilidad, etc, elaboran ese tipo de folletos. La mayor parte de las familias saben la “teoría”: deberían comprar juguetes que desarrollen la creatividad y la inteligencia infantil, que no transmitan estereotipos de sexo-género, que no sean bélicos, que cumplan con criterios de seguridad …; ¿y en qué se traduce todo este conocimiento?, ¿quién les facilita a los niños y niñas los catálogos comerciales?, ¿quién puede controlar los regalos de los familiares y de las amistades?, ¿quién fomenta el escribirle la carta a Papá Noel, a los Reyes, al Apalpador, a …? Será una vez más lo de siempre, un montón de regalos sofisticados, un día tras otro, a los que no les prestarán ni pizca de atención.
Siempre les decimos que nos preocupa más el día a día que la Navidad. En la actualidad los pequeños reciben regalos por cualquier motivo: por los cumpleanos, por la visita de algún familiar, por el nacimiento de un hermanito/a -para que no sientan celos-, por la visita a un centro comercial, etc. No podemos, ni tenemos los medios para luchar contra el consumismo imperante en la sociedad actual, pero sí para fomentar actitudes críticas de cara ese consumo sin sentido.
Por ello iniciamos la nuestra particular campaña en las aulas. Hablando con ellos, haciéndoles ver las “prestaciones” de alguna de sus preferencias. Y leyendo, leyendo muchos cuentos sobre regalos. Estas son nuestras elecciones:
– “Un regalo diferente“, de Marta Azcona y Rosa Osuna en Kalandraka.
– “Con las manos vacías“, de Ana Tortosa y Cecilia Varela en OQO.
– “La palabra que se fue de vacaciones“, de Vicente Vilana y Carmela Mayor en Brosquil.
– “El regalo del pescador“, de Rocío del Mar Antón, Dolores Núñez y Xavier Vilagut en Beascoa.
– “La caja de los recuerdos“, de Ana Castagnoli e Isabelle Arsenault en OQO.
Hermosos álbumes que transmiten la idea de la importancia de las pequeñas cosas, del gran valor de la intención y de los afectos, de lo que no se puede comprar con dinero. Incluso le recomendamos su lectura a las familias; puede que les haga tanta falta o más que a los niños.

Y no olvidemos la responsabilidad de la escuela en el fomento del consumismo, que también tiene su parte de culpa, con lo que hacemos, con lo que decimos, con lo que mostramos, con lo que gastamos …

Trans-toying

In FamiliarizArte, InformArte on 06/12/2010 at 09:01

En el sector de fabricantes de juguetes se viene constatando una bajada en las ventas, alrededor de un 12%. En el estudio de “Intenciones de compra de juguetes en la Navidad 2010“, publicada por la AEFJ, se corrobora esta tendencia. Pero no cometamos la ingenuidad de pensar que la gente apuesta por un consumo más responsable. Para nada, lo que sucede es que hay una variación en el concepto de juguete.

De un tiempo a esta parte se habla de trans-toying o trans-juguetismo. Otra estrategia comercial que consiste en transformar objetos cotidianos en artículos de juego. Un fenómeno en alza, para constatarlo no hay más que mirar las mochilas que traen a la escuela o dar una vuelta por los centros comerciales. Cepillos de dientes con forma de juguetes, toallas o ropa de cama con personajes de las series televisivas, relojes, pulseras, platos, tenedores o pastelitos con forma de muñecas, apósitos que les hacen desear tener alguna herida para ponerse un tatoo, etc. Dicen que la estrella de ventas de adornos de Navidad este año son las bolas de Bob Esponja.

Puede saberse más en una publicación que ya recomendamos con anterioridad, “Nacidos para comprar. Los nuevos consumidores infantiles” de Juliet B. Schor, editado en Paidós. En la misma se dice que “los expertos en desarrollo infantil se preguntan con preocupación si esta nueva tendencia no dejará poco espacio a la imaginación del niño, dado que todo artículo en su entorno acaba convirtiéndose en juguete. Si todas las experiencias del pequeño se encaminan a la emoción, a la sorpresa y al juego, puede que no descubra que la felicidad y el bienestar se obtienen principalmente del aprecio de lo cotidiano. Es posible que no aprendan a valorar el sabor de la comida buena y saludable, si se les enseña que comer equivale a jugar. Susan Linn, psicóloga de Harvard y una de las críticas más destacadas sobre marketing infantil, sostiene que existe un vacío moral en todo ese enfoque. (…) Los profesionales de la publicidad no acostumbran a cuestionarse sobre esto, tan sólo se preguntan, ¿cómo entretenemos a nuestros hijos a los que nada satisface?”.

En la escuela, a veces, descubrimos con alegría como un elemento de lo más insignificante se convierte en una fuente inagotable de goce infantil. Pues a lo mejor ahí radica una de nuestras responsabilidades y tareas de cara al fomento del consumo responsable: haciéndoles ver, verbalizando y reseñando el valor de las pequeñas cosas.

Derechos de la infancia

In FamiliarizArte, InformArte on 17/11/2010 at 09:00

El 20 de noviembre se conmemora la fecha en que la Asamblea General aprobó la Declaración sobre los Derechos del Niño en 1959, y la Convención sobre los Derechos del Niño en 1989. Por todo ello, el 20 de noviembre es el Día Universal de los Niños y Niñas.
En Enrédate.org tenemos una versión de la Convención adaptada a los más jóvenes. También podemos ver un ensayo fotográfico que nos permite conocer en imágenes los derechos de la infancia.
En este corto de animación “Yo quiero”, en stop motion, a través de las imágenes y de la canción se nos recuerda que “todos los niños y niñas del mundo merecen un lugar”.

Es obra de Walter Tourier, y en el su web encontraremos los trabajos de animación realizados para el Instituto Iberoamericano del Niño, la Niña y Adolescentes. Vídeos con su correspondiente folleto explicativo y la letra de la canción. Entre otros: “Queremos que nos oigan”, “Queremos vivir”, “Yo quiero aprender”, “Yo quiero jugar”, “Yo participo”, Es mi familia, “Yo soy”, “Yo quiero”, y “La Carta Democrática”.

Termómetro de la educación

In ActualizArte, FamiliarizArte on 15/11/2010 at 21:02

Dar una vuelta por las estanterías de novedades en una librería es una de las mejores formas de conocer por donde van los tiros en educación, de cuales son las inquietudes y preocupaciones sociales en cuanto a la atención de los más pequeños. Esto es lo que vimos hoy:

-“Las madres nunca se equivocan”, de Giovanni Boella, editado en Los libros del silencio con prólogo de Javier Urra. “Describe de modo tan detallado como accesible los principales momentos de la evolución del niño, analiza las actuales circunstancias de la familia y la educación en el ámbito cotidiano y, por encima de todo, apela al sentido común y a la intuición de los padres, a menudo abrumados por las advertencias tanto de quienes señalan el riesgo de traumatizar a los niños por nimiedades como de quienes buscan la disolución de la autoridad de los progenitores.”

-“Los errores de papá y de mamá“, de Giovanni e Antonella Astrei en Rialp. “No es nada fácil ser padres. Para ayudarles a serlo, este libro muy práctico plantea 135 posibles errores que cabe cometer en la crianza y educación de los hijos; para evitar otras tantas y similares equivocaciones. Simpáticamente ilustrado, ha nacido de la experiencia profesional de los autores y, sobre todo, de las vivencias familiares con sus propios hijos.”

-“La mejor guardería, tu casa”, de Eulalia Torres de Bea en Plataforma Editorial. “Este libro trata fundamentalmente de esta contradicción y sugiere la necesidad de ayudas laborales y económicas a los padres para que puedan realmente conciliar su vida familiar y su vida laboral y criar saludablemente a su bebé.”

-“Guía práctica para abuelos con nietos”, de Isabel Agüera en Toromítico. “Las cada día mayores exigencias de la sociedad actual, marcada por una competitividad laboral acuciante, conllevan que los padres se vean a menudo en la necesidad de dejar a sus hijos al cuidado de los abuelos. Éstos se encuentran así ante una tesitura singular. De un lado les complace enormemente hacerse cargo de sus nietos, cuya compañía les agrada y rejuvenece; pero de otra parte su libertad de acción se ve restringida y el peso de los años les impide atenderlos en plenitud de facultades.”

Nuevas familias en la escuela: dudas y desvelos

In FamiliarizArte on 03/10/2010 at 20:15
Escenario: centros de educación infantil
Temporalización: 1º trimestre del curso académico
Personajes: padres y madres primerizos en la escuela

Problemas:

1º La entrada en la escuela del primer hijo/a

Recomendación: “Sobrevivir al colegio de su hijo“, de Paola di Pietro en Medici.

Se recogen consejos prácticos sobre la entrada en la vida escolar: qué centro; qué actividades; comedor sí o no; participación en la escuela; juegos, etc., de modo que pueda convertirse en una experiencia provechosa, también, para los padres.

 

2º ¿Qué le contesto a mí hijo/a cuando me pregunta por qué hay que ir a la escuela?

Recomendación: “¿Por qué tengo que ir a la escuela?”, de Hartmut von Henting en Gedisa

No es fácil hacer entender a los hijos/las cuál es la razón por la que tienen que pasar el día separados de los progenitores y entre personas extrañas, ajenas a su hábitat familiar. Recurrir a argumentos como la importancia de ser una persona educada y culta para tener una vida de calidad no suenan nada convincentes.

3º ¿En qué actividades extraescolares lo/la inscribo?

Recomendación: “La hiperescolarización de los niños. Las actividades extraescolares, una presión añadida para tus hijos“, de A. Rosenfeld y N.Wise en Paidós.

A veces creemos que lo mejor que podemos darle a los hijos son muchas oportunidades que nosotros no tuvimos, lo que nos lleva a una carrera desenfrenada de actividades después de la jornada escolar. Puede que no sea eso lo que recuerden de adultos, ni lo que les proporcione una vida más sana y rica.

4º Controlando todos los “elementos” de su educación y con las oportunidades que hay, ¿conseguiré que sea de los mejores?

Recomendación: “Bajo presión. Cómo educar a nuestros hijos en un mundo hiperexigente“, de Carl Honoré en RBA.

Todos los padres y madres aspiran, anhelan y desean lo mejor para sus hijos: que tengan éxito, que no fracasen, que no sufran lo que sufrieron ellos …, de tal modo que la vida de los niños se está convirtiendo en una carrera sometidos a presión, y la tarea de los padres en una profesión en sí misma.

Nacidos para comprar

In ActualizArte, FamiliarizArte, RebelArte on 03/10/2010 at 20:14

Cualquiera que visite una gran área comercial en un fin de semana quedará pasmado del poder adquisitivo de los más pequeños  y de su capacidad de decisión en cuanto a las compras. Lo más alarmante es que cada vez los consumidores son más jóvenes, van de la mano de sus progenitores o empujados por éstos en carritos. Compran, porque de esos productos, piensan, depende su supervivencia social. En la actualidad los profesionales del marketing emplean recursos publicitarios tan sofisticados que influyen en el modo en el que los más jóvenes se ven, se sienten y se relacionan. El poder de compra de los niños y niñas aumentó de forma espectacular, convirtiéndose en compradores desde la más tierna infancia. Se estima que entre los 6 y los 12 años visitan tiendas 2 o 3 veces por semana e introducen 6 artículos en el carro cada vez que van. Otro factor que influye es la falta de tiempo de los padres; las investigaciones muestran que los padres que pasan menos tiempo con sus hijos, gastan más dinero con ellos -llamado,  “dinero culpable”.

Recientemente, leímos el libro “Nacidos para comprar. Los nuevos consumidores infantiles” de Juliet B. Schor, publicado en Paidós y al que puede accederse a través de la red. Esta experta en temas de consumo, economía y familia, centra su investigación en la sociedad estadounidense -la más consumista del mundo, absolutamente inmersa en el “ciclo del trabajo y del gasto” – y constata que los niños/las y los adolescentes están convirtiéndose en el epicentro de la cultura del gasto en Norteamérica. Desde hace dos décadas, las familias están sometidas a presión en relación con sus hijos, ya que deben hacerle frente a un abanico de exigencias que van desde las actividades extraescolares, hasta una educación de calidad, pasando por la compra de productos de moda y de marca. En palabras de la autora “los niños se convirtieron en vehículos que trasladan el mercado al hogar, el eslabón entre los anunciantes y el bolsillo de las familias. Los más jóvenes son depositarios del saber y de la conciencia consumista. Son los primeros en adoptar muchas de las nuevas tecnologías de las que son ávidos usuarios. Los modos sociales de los niños se construyen cada vez más en torno al consumo. (…) En un mundo semejante, ¿cuántos padres optan por renunciar al consumo o por simplificar la vida? Se trata de un paso radical que muchos niños no aceptan de buen grado.”

A lo largo de 300 páginas, la autora va analizando los hábitos consumistas de los que pueden ser nuestros alumnos y alumnas; motivo por el que consideramos altamente recomendable su lectura. Bien sabemos que desde la escuela no podemos ir “contracorriente”, ni luchar contra eso -y más, no conseguiríamos nada-, pero sí es nuestra obligación, nuestra responsabilidad, nuestro deber profesional, la labor, enseñarles a pensar, a razonar, a comparar, a valorar, a buscar alternativas …, habilidades todas ellas necesarias para que sepan  decidir desde el conocimiento. Ya veremos cómo asumir este reto, o cuando menos procuraremos evitar el fomento del consumo, que desde las escuelas, se hace, y muchas veces.

Acogida de nuevas familias

In FamiliarizArte, InformArte on 14/06/2010 at 14:00

Como ya fuimos adelantando, en estos días tendremos una jornada informativa y de acogida con las familias del alumnado de tres años que en septiembre se incorporará al centro. El motivo, también lo apuntamos ya, que los padres y madres nos conozcan, conozcan el colegio, sepan de su funcionamiento, y de como se desarrollará el período de adaptación -entendiendo las razones por las que se establece esta entrada progresiva. Tendrá lugar una tarde, para favorecer su asistencia, habrá una bienvenida por parte del equipo directivo, y una presentación multimedia donde podrán ver escenas y actividades de la vida cotidiana en la escuela en la que van a escolarizar a sus hijos; es una manera de que vayan apreciando la filosofía del centro. Conocerán las aulas y los demás espacios, finalmente se le dará un folleto informativo en el que se recogen:

-Los objetivos del período de adaptación.

-Sugerencias para los primeros días.

-Consejos a seguir por las familias que favorecerán el proceso de adaptación.

-Tareas para la familia a lo largo del verano.

Facilitamos el Folleto de acogida a madres y padres de 3 años, elaborado para nuestros centros. Observación: en la medida de lo posible tratamos de evitar ese tono que a veces se emplea con negativas o prohibiciones -no poner …, no traer.., no entrar … -, que a veces causan una impresión tan molesta en los padres, pese a que coincidan con el mensaje.

Y tú… ¿vas a la escuela?

In EmocionArte, FamiliarizArte on 05/06/2010 at 09:01

Como apuntábamos en la entrada anterior, en los centros en los que trabajamos, en este momento estamos preparando la visita del futuro alumnado, nuestros vecinos de la escuela 0-3. Previamente, las maestras que en septiembre se harán cargo de los nuevos grupos de 3 años, irán a la escuela 0-3 a conocer el contexto en el que pasaron sus primeros años. Como regalos de bienvenida, nuestro alumnado, preparó un cuadro con el poema “Y tú… ¿vas a la escuela?” de Azucena Arias Correa, recogido en la publicación “El proceso de adaptación“. La finalidad es que llegue a manos de sus progenitores con el motivo de hacer una llamada de atención sobre un hecho relevante en la vida de los niños y de las niñas: la entrada en la escuela. Emocionante, de entrada en la vida de “mayores”, al tiempo que puede provocarles desazón, ansiedad y angustia.

El primer contacto con la escuela es determinante, en función de como se realice tendrá repercusión en el posterior rendimiento y bienestar emocional de los niños y de las niñas, tal y como expone, Heather Geddes en su libro “El apego en el aula“, publicado en Graó.

Y tú … ¿vas a la escuela? LAS DUDAS DEL POLLITO
El pollito blanco / de cresta roja / comienza hoy a la escuela / del medio de la era.
Intuye que la escuela / es algo importante / porque en el gallinero / sólo le preguntan:
-Y tú …¿vas a la escuela? /-¿Cuándo a la escuela irás? /-si no vas a la escuela … / no aprenderás.
Ayer por la noche / no cerraba ojo, / estaba nervioso / con todo ese lío.
El pollito blanco / no duerme, no sueña, / se hace mil preguntas / sobre eso de la escuela:
¿Habrá una maestra?, / ¿o un educador?, / ¿será un sitio frío?, / ¿hará en él calor?
¿Que hago cuando entre?, / ¿me tendré que sentar? / Si no tengo sitio … /¿podré marchar?
Allí hay mucha gente … /¿ conoceré a alguien? / ¿Con quién juego si … / no conozco a nadie?
Y si quiero caca / o hacer pipí … /¿ a quien se lo debo yo / comentar o decir?
¿Si voy al retrete / sabré regresar?/ ¿quién la cremallera / me ayudará a cerrar?
Y si cuando acabe / no me vienen a buscar … / ¿que hago?,¿ marchar? /¿ o ponerme a llorar?
Estas y otras dudas / lo hacen presentir / que eso de la escuela / no es para sí.
Cuando duerme, sueña / con la abuela gallina./ ¡que emocionada / está la pobrecita!
¡-Como pasa el tiempo! / ¡Ayer aún era huevo, / y hoy mi nieto / es un alumno nuevo!
Despertó otra vez / a las tres de la mañana / y recordó las cosas / que le compró papá:
Un lápiz, unos folios / unos colores, un traje … / ¡Muchas más cosas / que si voy de viaje!
El gallo se levantó / y llamó al pollito, / a la gallina mandó / apurar un poquito:
-Hay que apresurarse un poco, / ya pasa de la hora / corred o no llegamos / temprano a la escuela.
¿Será que la escuela /-piensa el pollito- / se va desplazando / cada minuto?
¡Ay que nervios tengo! / Ya estamos llegando / con otros pollitos / yo me voy encontrando.
El padre, el gallo / está preocupado …: / ¿que hará el pollito / cuando esté agotado?
Si la escuela es -cavila-/ lo mejor que hay … /¿ por qué le tiembla todo / a mi bella madre?
¿Qué es eso que suena? / ¿Qué es ese timbre? … / No entro, no quiero, / mis alas se resisten.
Mamá me da besos, / voy a sujetarme, / fuerte, muy fuerte / no me he de soltar.
Llegó el momento, / ya tengo que entrar, / me saludan en la puerta … / esto me gustará.
Papá y mamá / quedaron un poquito / por si tenía miedo / de quedar solito.
… A los pocos días / va seguro a la escuela, / está poco tiempo, mas todo controla.
Y es que esta escuela, / la escuela de la era, / tiene un plan de entrada / que es de primera.

Crecer jugando

In ActualizArte, FamiliarizArte on 25/05/2010 at 14:30

La Fundación Crecer Jugando tiene como objeto la promoción del derecho al juego de los niños y de las niñas. Publican estudios e investigaciones sobre el juego y el juguete.

Desde esta página pueden descargarse las revistas publicadas:

Juego, juguete y seguridad

Juego, juguete y salud

Juguetes y género

Juguetes para niños. Criterios para adultos

Jugar en familia

El valor de los juguetes y el juego

El juego y el juguete en educación infantil

Cómo elegir el juguete adecuado

El juguete en la escuela

El juguete un reflejo de la historia

Abuelos canguro

In FamiliarizArte, InformArte on 24/05/2010 at 19:17

Hoy escuchamos en la radio que según datos de Eurostat, los niños españoles pasan 35 horas semanales con los abuelos, lo que nos sitúa como primer país europeo en cuidado de los menores por parte de los abuelos.

Y echamos cuentas, porque la semana tiene 168 horas, y sí alrededor de 70 las dedican a dormir, 25 en la escuela -en algunos casos, sabemos que cerca de 50- y 15 a ver la televisión, no nos sale cuantas horas pasan con el padre y con la madre, a no ser que hagan alguna de esas actividades con ellos …

Recientemente se publicó un estudio Premio de Investigación Social de la Obra Social Caja Madrid, 2009, titulado “Doble dependencia: abuelos que cuidan nietos en España”, de lo que se extrae que el número de abuelos dedicado al cuidado de nietos en España es el más bajo de Europa, pero también el que le dedica más horas. En España, 1 de cada 4 abuelos, atiende a los nietos una media de 7 horas diarias; en Europa es 1 de cada 3 por 5 horas. Se habla de abuelos canguro, otros nos denominan abuelos esclavos. No tendría que ser un problema en sí mismo, tan sólo se convierte en eso cuando no es una opción voluntaria, o es la única alternativa. Dicho estudio habla de “doble dependencia” porque el colectivo de abuelos sería, potencialmente, perceptor de cuidados, pero al mismo tiempo es cuidador de otras personas. Extracto de la obra.

No hay más que venir a las puertas de los colegios a la hora de la salida y constatar lo que estamos diciendo. Algo está cambiando en la realidad social cuando ahora los ayuntamientos en su oferta de actividades para mayores, incluyen, junto con la piscina y las excursiones, cursos para que los abuelos y abuelas aprendan a educar a los nietos/as.

Abuelos

In ContArte, FamiliarizArte on 24/05/2010 at 19:16

Lo que puede ofrecer un abuelo o una abuela no sustituye nada pero también es insustituible. La publicidad no es ajena a eso, de ahí este anuncio publicitario que se está emitiendo en la actualidad. Un abuelo y un nieto saúdan el amanecer.

Mucho se habla de las ventajas e inconvenientes de que los pequeños estén atendidos por los abuelos. Hay estudios que comparan los niveles de niños cuidados en guarderías con otros cuidados por los abuelos. Los primeros presentan mejores muestras de adaptación al centro y de reconocimiento de conceptos “académicos”; los atendidos por abuelos, una mayor capacidad para expresarse verbalmente, debido a la atención personalizada.

La presencia de los abuelos en la literatura infantil es de lo más habitual, pero hay casos en los que su tratamiento es especial, como en los siguientes:

Abuelos“, de Chema Heras en Kalandraka.

Mis abuelos“, de Guido van Genechen en Algar.

Emma y sus dos abuelas“, de Susie Morguensen en SM.

El pañuelo de mi abuela“, de Heinz Janish en Lóguez.

La casa de mi abuela” de Pep Bruno en OQO.

Morreu o avó“, de Dominique de Saint Mars en Galaxia.