Nuestra aportación a la educación infantil

Posts Tagged ‘Navidad’

Taller de postales con corazón

In CativArte on 05/12/2014 at 22:13

3 grupos mixtos de 3, 4 y 5 años, 75 niños y niñas, 2 maestras, 3 días, 3 talleres de 2 horas cada uno con el objeto de elaborar postales con las que felicitar las fiestas. Materiales, los existentes en el aula, todos expuestos y a su disposición. Consigna, hacer corazones, porque las postales sirven para manifestar a sus destinatarios que los queremos y que nos acordamos de ellos. Inspiración, el libro-CD “CoraSons” de Kalandraka. Clima de tranquilidad y de respeto por los gustos personales que se reflejan en las creaciones. Resultado, una postal con un corazón único en la portada y con una fotografía del autor o autora con su creación.

Sencillo y gratificante.

En breve iremos a Correos para enviarlas.

Finalmente un collage en el que se recogen todos los corazones.

Ver presentación.

Total corazones

Y ya convertida en cartel de 100×140 y felicitación del centro.

Felicitación Nadal

Anuncios

Veto a los catálogos de juguetes

In RebelArte on 17/11/2014 at 10:49

Ya de lleno en la “Campaña de Navidad”-a pesar de que aún estamos a cuarenta días de la fecha-, tomamos una decisión: prohibir la entrada de catálogos de juguetes en el aula. Así de tajante y radical. No permitiremos que durante el período escolar los niños/as ocupen su tiempo mirando y discutiendo con los compañeros/as por lo que le van a pedir a los Reyes Magos, a Papá Noel o a quien toque ser este año el personaje dadivoso.

Para las personas adultas no creemos sea preciso dar más explicaciones de esta decisión; para el alumnado es muy fácil: la escuela no es lugar para esos menesteres. Aquí tenemos el deber –es nuestra tarea- la formación integral de los pequeños; entre otras muchas, debemos procurar formarlos como personas que no se dejan llevar por el consumismo feroz, prendiendo en ellos el sentido crítico, y, ciertamente, los catálogos de juguetes con los que las grandes cadenas tienen a bien deleitarnos en estas fechas, no van en la misma línea que los principios por los que se rigen los proyectos educativos de los centros.

Hay a quien las prohibiciones le levantan un sarpullido, pero en algunos casos, la escuela tiene que posicionarse y no dejarse llevar por lo que marcan los mercados. Hace años, cuando algunos maestros y maestras prohibieron las golosinas, chucherías, bollería o bebidas edulcoradas, también pudo parecer excesivo, y sin embargo, se consideró necesario, de modo que, hoy en día, esta norma es defendida en casi todos los Claustros y Consejos escolares. Pues ahora, debieran ser estos mismos órganos escolares los que tomasen las riendas del asunto en lo que a catálogos de juguetes se refiere, ya que, van en contra de todo lo que se pretende inculcarle al alumnado en los centros educativos.

La elección, el consumo, la racionalización o no de juguetes en estas fechas es un asunto de índole familiar, por ello, la escuela dará pautas sobre el consumo responsable, pero nunca podrá ser partícipe, inductora o consentidora de esta orgía del dispendio.

Sin el ánimo de parecer nostálgicas o críticas, muchas veces pensamos sobre esta “necesidad”actual de que los críos elijan lo que van a querer con antelación (para así anticipar y repartir el gasto según recomiendan desde las asociaciones de consumidores), con precisión de marcas y lugares donde comprar regalos (para evitar devoluciones), y llegamos a la conclusión de que los Magos de antes o eran más listos o escuchaban más a los niños/as, porque siempre acertaban con lo que querían, mostrando así, de verdad, sus cualidades adivinatorias. Eso era lo que los convertía en algo especial y mágico.

Bien sabemos que habrá quien nos replique diciendo que aprovecha los catálogos para trabajar la lengua escrita o los números. Ya, pero hay alternativas; no son materiales insustituibles. Que piensen en las consecuencias de “bendecir” los catálogos en las escuelas.

Y ya de paso, metidos en esta materia, también sería bueno que los Claustros y Consejos escolares hablaran seriamente sobre las visitas de personajes navideños, dando argumentos pedagógicos que vayan más allá de que “les taaaanta ilusión a los pequeños”. Esto ya lo hemos abordado muchas veces en InnovArte, y seguimos sin entender cómo centros educativos en los que la diversidad cultural, religiosa o étnica es una realidad patente; cómo asociaciones de padres y madres comprometidos con la educación de los hijos/as; cómo técnicos municipales o dirigentes de ayuntamientos (que presumen de progres), pueden sucumbir al encanto de disfrazarse de Pajes, Carteros, Reyes Magos, Santa Claus, Apalpadores, etc, y acabar haciendo una tournée enloquecida en la que tan sólo le preguntan a los pequeños “¿Y que me pides?, ¿Qué quieres que te traigamos?, ¿Ya escribiste carta?”. Nos parece imposible que se pueda admitir esto en centros en los que supuestamente se pasa el curso tratando de inculcarle otros valores al alumnado. Pode ser que unos estén tan ocupados disfrazados y los otros disfrazándolos que no tengan tiempo para escuchar o para pensar el motivo o razón de estas visitas. Pero ahora, aun con tiempo, podrían preguntarse si todo lo que se está haciendo en las escuelas resistiría un análisis riguroso desde el punto de vista de los principios educativos por los que se deben regir.

Celebrar o trabajar la Navidad en la escuela

In RebelArte on 20/12/2013 at 08:44

Como en los chistes, imaginen ustedes que en estas fechas llegase un marciano/a de estadía formativa a nuestros centros. Como ser interesado en la educación, en las maneras de hacer escuela y en las fortalezas/debilidades de nuestra idiosincrasia educativa, estaría con las antenas conectadas, con las orejas y ojos pendientes de todo lo que ocurre. Por supuesto, podría preguntar todo aquello que suscitase alguna duda.

Supuestamente, este marciano/a habría estudiado la legislación de aplicación, así como tendría leída mucha literatura pedagógica, tanto de la que sentó las bases como la más actual, la de los pedagogos de pro. También sabría de las críticas que se le hacen, desde distintos colectivos, a la actual ley en proceso de implantación, la LOMCE. Como ser formado e instruido en el sistema educativo español sabría de los blindados convenios entre la Santa Sede y el Estado Español; así como de las críticas de la ciudadanía la muchas de las concesiones que se hacen; por una parte y por la otra.

Sabría también sobre nuestra Constitución, nuestra Transición, antecedentes así como de las singularidades autonómicas e incidencia en el tipo de escuela que tenemos. Así comprendería la coexistencia de la escuela pública, la personal y la concertada, disfrutando de más prestigio las dos últimas, a pesar de a ser España un estado aconfesional (artículo 16.3 de la Constitución española) y pertenecer éstas casi siempre a una orden religiosa.

A estas alturas, es necesario apuntar que el marciano/a es un ser literal y pragmático, entonces aplica a rajatabla todo lo que ha leído.

El marciano/a se cortocircuíta en cuanto pone un pie en un centro público y ve la decoración, ambientación y tareas académicas/docentes de estas fechas. Reinicia el disco, vuelve a revisar todas sus base de datos y se mantiene en pause; a pesar de todo no pierde detalle. Como es un ser especial, tiene tiempo y ganas para leer el currículo, el Proyecto de centro (PC), el Reglamento de régimen interior (RRI), la Programación general anual (PGA), la Programación de nivel y la de aula. También los estatutos del ANPA, la Legislación Orgánica de los centros (ROC) y muchos otros documentos que marcan la vida escolar.

Transcurridas las dos semanas de su estancia, el marciano/a, -que ya se hizo amigo/a en Facebook y en Twitter de todos/as las docentes del centro, y cree conocer sus filias y fobias- y la imagen que quieren transmitir, así que decide mantener entrevistas con el profesorado (individuales, por niveles, en Claustro) y con el equipo directivo. Luego tentará hacerlo con la misma administración.

Para todos esos casos elabora una batería de preguntas, fruto del contraste entre lo leído y la experiencia vivida en esos días. De muchas de ellas, el marciano/a ya tiene la respuesta pero quiere conocer las creencias docentes sobre esas cuestiones, ya que, son las que finalmente determinan el discurrir escolar.

Arranca preguntando que es la Navidad. A lo que recibe respuestas del tipo de que se trata de una tradición; de una celebración de origen cristiano que recuerda el nacimiento de Jesús, el Mesías para los creyentes. Otros, -el marciano más o menos ya se hizo su propia clasificación de la gente-, dicen que es una celebración a la amistad, a la fraternidad, a la familia y a la felicidad. Otros que la Navidad es una colonización más de las grandes multinacionales y de las leyes del mercado. Incluso hay quien le habla de la cristianización de otras celebraciones más ancestrales relacionadas con la entrada del solsticio de invierno.

El marciano sigue preguntando si todas las personas celebran la Navidad, si lo sufren, si la aguantan o se reniegan de ella. Se le dice que eso será en función de sus creencias y tolerancia, pero que está presente en casi todos los lugares públicos a los que accede toda la ciudadanía, sean creyentes o no.

Pregunta si todos los niños y niñas que asisten al centro pertenecen la familias católicas cristianas. Entonces le dicen que no y le muestran las estadísticas de alumnado que profesan otras religiones o ninguna; en la mayor parte de los casos, son aquellos que luego optan por no recibir Religión Católica en los centros educativos.

El marciano sigue con su cantinela que podríamos resumir en:
-Si se permiten símbolos y signos de carácter religioso en los centros. A continuación, por qué se pone un Belén y lo que se quiere recordar con ese gesto y si no se considera signo religioso.
-Quién son los Reyes Magos y si todos los niños creen en ellos; qué hacen; cuándo aparecen; si es normal que vengan por los centros a traer regalos antes de su fecha en el calendario. Quién son los Pajes Reales y a qué vienen a la escuela. Quién es el Papá Noel; quién es el Apalpador; si se emplean como amenaza para mejorar el comportamiento de los pequeños; si todas las familias se alegran de la entrada de estos personajes en la escuela…
-Se pregunta si está contemplado en la norma que el mes de diciembre se dedique académicamente a hacer manualidades, preparar murales, decoraciones, ensayos y festivales; y por qué se hace esto…

-Quiere saber si la Navidad es tiempo de disfraces; le despierta curiosidad que haya cantidad de gente los por los centros con trajes fastuosos, con largas barbas blancas o con las caras tiznadas de negro. Se pregunta sí el alumnado puede ir a la escuela con la cabeza cubierta, y sobre el sentido de que el profesorado ponga gorros rojos con luces intermitentes o cornamentas de renos.

El marciano profundiza y reflexiona sobre el asunto que lo tiene totalmente fuera de juego. No acaba de ver la relación entre la educación formal y reglada y todas estas manifestaciones. No puede comprender que se rompa el ritmo y armonía escolar –ya que los niños están totalmente alterados-, para un fin que no consigue de ver y que echa por tierra a mayor parte de los “grandes” objetivos educativos: la educación para la paz, para el respeto, para la sostenibilidad, para el consumo responsable o para la igualdad, que no pretenden otra cosa que lograr una ciudadanía sólida, solvente, competente, formada y crítica.

Andando el tiempo, hay quien empieza a cansarse de sus preguntas; incluso hay quien le dice que confunde el tocino con la velocidad. Como el marciano de velocidad sabe mucho pero de tocino no tiene ni idea, sigue empeñando y procesando. Indaga sobre lo que sucede en otros centros y descubre algunas de las curiosidades e incoherencias de cada uno de ellos y de las personas que los integran.

Haciendo uso de sus contactos, se entrevista con gente de responsabilidad en las distintas confesiones religiosas presentes en este contexto. Ninguno está contento de lo que se está a haciendo, pero, por un motivo u otro -básicamente para evitar significarse y producir rechazo social- deciden callar y dejar que corra la cosa, a pesar de que se podría estar vulnerando la condición de aconfesionalidad de los centros públicos así como la libertad religiosa de todos (o de algunos). En contra de lo que pudiere parecer, le resultó curioso que ni a los católicos les guste lo que se está haciendo en las escuelas; personas solventes de esta religión, le manifestaron que para hacer eso, era mejor que lo habían dejado quedar siguiendo con el ritmo escolar normal.

Como colofón de su estadía, asiste a la traca final: fiestas, actuaciones, comilonas y cuchipandas por las que se suspenden las clases y que en nada hacen recordar que se está en un centro educativo.

Se despide y vuelve de nuevo para Marte.

Hay quien queda aliviado de perderle de vista. Ya empezaba a ser cargante con sus preguntas que algunos tildaban de ingenuas pero otros de maliciosas.

Por lo que sabemos, el marciano, ahora está redactando un informe para sus superiores en el que les dará cuenta y argumentos sobre la necesidad o no de implantar todas estas actuaciones en los centros marcianos, para que así los niños y niñas marcianas puedan saber también de esta tradición cultural terrícola, –para ellos no puede ser otra cosa-, que es la Navidad.

Sus superiores, en vista de la indumentaria con la que volvió, creen que está algo contaminado, incluso estudian ponerlo en una temporada en cuarentena. Él porfía y les dice que se vistió de Papá Noel porque esta es una época de ilusión y felicidad y quiere transmitirle esa alegría a los niños y niñas.

Un amigo marciano que bien le quiere, le recomendó sacarse el gorro, ya que para él, es lo que le está impidiendo el paso de las ondas a las antenas, y así pensar con claridad.

Bolas de cristal

In CativArte on 04/12/2013 at 08:09

CIMG2824

En el centro en el que trabajamos todos los años organizan talleres en los que se elaboran elementos típicos de la navidad: dulces, postales y adornos. Ya hemos hecho mención a ellos en otras ocasiones, siempre insistiendo en la idea de la reutilización, del no consumismo y de la austeridad, que también debe ser un hecho manifiesto en las prácticas escolares, ya que, de nada vale dedicarle un día al medio ambiente, al consumo o a otros valores, cuando después no son evidentes en las actuaciones diarias.

En esta edición nosotras nos encargamos de hacer “bolas de cristal”, inspirándonos en las bolas de nieve que a todos nos fascinaron de críos, y de no tan críos .

Tarros de vidrio, pequeñas figuras, adornos, botones o abalorios, purpurina gruesa, agua y una cucharada de glicerina líquida por bote (no es absolutamente necesaria, pero incrementa la densidad del agua ayudando a mantener la purpurina en suspensión).

Una actividad sencilla, apta para todas las edades, muy gratificante y con muchas posibilidades de aprovechamiento desde el punto de vista de la competencia matemática, de la social e incluso desde la experimentación de principios físicos.

CIMG2833

“O libro dos Reis Magos”

In ContArte on 04/01/2013 at 10:01

Nos regalaron un ejemplar de “O libro dos Reis Magos“, una hermosa y original iniciativa de la Red de Dinamización Lingüística para que los dirigentes de cada ayuntamiento integrante de la misma, puedan tener a su disposición 25 discursos de bienvenida con los que recibir a los Reyes Magos cuando llegan en las cabalgatas de la víspera.

Más allá de las soporíferas, oportunistas y panfletarias proclamas de algunos mandatarios locales con las que aburren a niños y mayores -que tan sólo los aguantan por ver a los personajes más esperados a lo largo del año-, más allá de eso, hay otras maneras de dirigirse al publico enriqueciendo el discurso con mensajes cargados de consignas positivas para con nuestra lengua, el gallego. Esa es la intencionalidad de esta publicación que fue enviada a los ayuntamientos gallegos y que todos podemos ver en la red.

Con todo, es un libro que pode ser empleado más veces que en ese día concreto. De los deseos para con nuestra lengua de 25 mujeres destacadas en la cultura gallega  se puede aprovechar en cualquier momento del año. Es necesario leer con calma porque hay cuentos, leyendas, poemas, adivinanzas, epístolas, escenas teatrales, etc., en las que estas Reinas Magas nos hablan del viejo tesoro que tenemos que custodiar, de nuestro idioma firme y hechicero; de la lengua de las cantigas de las coplas y refranes, con montón de palabras para acariciar, para contar cuentos y para cantar, con palabras esponjosas que nos tocan los oídos, para que nos crezca la lengua y la sonrisa; con palabras que huelen a lluvia, saben la mermelada y brincan con la luna mientras sueñan con la alborada. Una Galaxia de palabras, incluso con algunas perdidas o en peligro de extinción.

Los Reyes Magos, personajes que trascienden el ámbito cultural en el que fueron concebidos siendo esperados hoy en día tanto por los creyentes como por los no creyentes, son un ejemplo de respeto las tradiciones para las nuevas generaciones, por ello, nos parece muy certera esta alianza con nuestra lengua, entendiéndola como un regalo fantástico que a todos tiene que agradar porque, con él, se puede construir lo que cada uno quiera: deseos, sueños e ilusiones.

Otro acierto de la publicación es el cambio de visión: voces femeninas para discursos tradicionalmente masculinos. Así, las hermosas ilustraciones de Marina Seoane acompañan la escrita de Iolanda Castaño, Andrea Porto, Rosario Golmar, Celia Parra, Rosalía Morlán, Beatriz García, Oriana Méndez, María Solar, Lupe Gómez, Ledicia Costas, Helena Villar Janeiro, Elena Gallego, Ana Mª Fernández, Antía Otero, Eva Lozano, María Canosa, Inma López Silva, Fina Casalderrey, Dores Tembrás, Mercedes Queixas Zas, Clara do Roxo, Concha Blanco, Anxos Sumai, Paula Carballeira, Rosa Aneiros e Teresa González Costa.

Postales escarchadas

In CativArte on 17/12/2012 at 16:02

IMG_5323Le preguntamos a nuestro alumnado cuándo llegaba la Navidad y la respuesta de una niña nos hizo pensar detenidamente en los estereotipos cuando dijo “Cuando empieza a nevar”, porque así lo había visto en la televisión. Suponemos que la influencia de lo que ven en postales, adornos, murales, imágenes, etc, la llevó a tal conclusión. Navidad y nieve es un tándem que se activa hasta donde no nieva, como aquí.

Nosotros tenemos la escarcha que nos deja imágenes invernales igual de hermosas, pero más nuestras. Así que nos dedicamos a observarla estos días. Así que, cuando decidimos hacer postales para felicitar a sus allegados, quisimos reflejar nuestros paisajes helados.

Una amiga nos había regalado un catálogo de papeles para empapelar paredes con unas texturas extraordinarias, de los que ahora echamos mano. Con ramitas de ciprés previamente prensadas, y una mezcla de cola blanca y de témpera logramos un efecto muy real. Incluso nos permitió hacer una copia de la misma (trabajo de simetría).

Y aquí los resultados.

Ver presentación de 3 años

Postais xeadas_3A

De 4 años

Postais xeadas_4

De 5 años

Postais _Naturais_5C

Go home!

In RebelArte on 16/12/2011 at 10:17

http://tareaslabhn.files.wordpress.com/2011/02/senal-alto-accesible-solo-a-personal-autorizado.jpg

En la puerta de los colegios además de un cartel de “Espacio libre de humo”, debería haber otro de “Espacio libre de consumo”, porque no tenemos la seguridad de que la incitación al consumo no sea uno de esos elementos que forman parte del currículo oculto de los centros educativos.
Para nosotros el ejemplo más palpable se da en estas fechas. De un tiempo a esta parte creemos que, debido a varios motivos, la Navidad más que ser un momento en el que se destacan los valores tradicionales como el encuentro, el reencuentro o el compartir con los más acercados se convirtió en una invitación al consumo máximo.
No vamos a hablar en esta ocasión de los adornos y fastos de los centros que van desde la estética más kitsch  u horripilante pasando por lo hortera sin más. Tampoco hablaremos de las “manualidades” que se hacen con las criaturas para las las cuales se emplean materiales suntuosos y caros.
No, en esta ocasión hablaremos de la troupe que entra en los centros. Por esto de que todo el mundo quiere colaborar (ANPAs, ayuntamientos, servicios de dinamización lingüística, equipos de actividades complementarias …), por esto de que nadie quiere repetir lo que hacen los otros (la máxima de sé original hasta morir), por esto de que los disfraces se abarataron mucho, los centros se llenaron de Papá Noeles, de duendes, de San Nicolases, de ayudantes de Santa, de renos tiradores de trineos, de pajes reales, de Reyes, de Apalpadores, de Espíritus de la Navidad y de otros muchos.
Caracterizarse es relativamente fácil, el problema es meterse en el papel, entonces, no sabiendo qué decir usan la frase más recurrente: “¿Ya me escribiste la carta? ¿Qué me pides?” Y aquí viene lo paradójico; si bien se les dice a los chicos que tal y como está el panorama solo pueden pedir una cosa, por otra lado, ya no se sabe cuántas epístolas escriben para no disgustar a estos señores que se toman la molestia de venir a verlos. Y venga a escribir, y venga a pedir; pero no importa, de los catálogos de juguetes pueden sacarse ideas para pedirle todos …
Por ello, en aras de una coherencia entre los discursos pedagógicos y la práctica, pedimos que se le vete la entrada al centro a toda esta fauna navideña.
Acto seguido trataremos de convencer hasta a los más reticentes:

1º A aquellos que dicen que les hace taaaanta ilusión a los niños/las. A día de hoy no nos atreveríamos a asegurarlo, ya que tienen a esas figuras tan entrañables hasta en la sopa; en la calle, en los centros comerciales, en los polideportivos, en las bibliotecas, en las actividades extraescolares, en los talleres, en predeporte, etc, etc, de tal modo que incluso les provoca confusión; cómo es posible que estas personas tan atareadas con fechas fijas de actuación en el calendario puedan andar vagando por ahí vendiendo móviles, viajes exóticos o jamones de pata negra. No es fácil explicárselo porque percatarse, se percatan.
2º A los creyentes religiosos. Coincidirán con nosotras en que este mercantilismo no favorece nada las creencias religiosas y las tradiciones de la Navidad.
3º A los no creyentes. Que estarán hartos de que bombardeen a sus hijos/as con elementos de carácter religioso, ideológico o trastocados por la publicidad (Papá Noel y Cocacola).
4º A los tradicionalistas. Porque los que gustan de la tradición (de la que sea) saben que estos personajes se rodean del misterio que hechiza la ingenuidad infantil; son leyendas y coinciden todas ellas en que nunca precisaron ir a las escuelas a buscar las cartas peticionarias de los niños ya que les leen el pensamiento, y en que entran a escondidas en las casas amparados por la nocturnidad, por eso nadie los puede ver. En consecuencia, que anden por ahí con luz solar, en establecimientos y en actitudes poco acordes con el papel que representan, poco o nada favorece la tradición.
Por ello, no nos queda otro remedio que decirles a todos estos “aficionados”: “Go home! ¡Váyanse para sus casas!” Si son ustedes los verdaderos, esperen a que les llegue su día, y si son unos espontáneos, cuelguen el disfraz y esperen hasta el Carnaval, que a las criaturas no se les engaña tan vilmente ni si les compra con unas bagatelas.
Si concordáis con estos argumentos, poned en la puerta del centro “Espacio libre de fauna navideña”. Y recordarle a los Consejos Escolares que tomen cartas en el asunto, porque para eso están, para velar por la educación de los hijos/as, alumnos/as, ciudadanos, vecinos, etc., que representen el papel que se espera de ellos, que no se conformen con ser titiriteiros navideños de poca monta.

Nota: Sabemos que hay quien piensa que queremos acabar con todo lo “bonito y divertido” de la escuela infantil. Es cierto, queremos acabar con las comparsas escolares de Carnaval, con las tiernas palomitas de la paz, con las áridas Letras Gallegas, y ahora con la fauna navideña. Queremos acabar con todo aquello que convierte la escuela en otra cosa, queremos acabar con aquello que ni siquiera es educativo, y queremos acabar con tradiciones escolares sin bases pedagógicas que las sustenten.

Decoración navideña

In CativArte on 09/12/2011 at 08:50

Estamos totalmente inmersas en la ambientación navideña del centro. La consigna: tiene que ser elaborada por los niños y niñas con material de desecho. Botellas plásticas de leche, botes de yogurt, lanas de colores, telas, discos, botones, etc, serán la materia prima de estos adornos. Pero no basta con hacerlos, hay que ir más allá, haciéndolos conscientes de la importancia de esos pequeños gestos que ayudan a ser más respetuosos con el medio natural, más responsables en el consumo, sin que esto vaya en detrimento de una estética agradable y cuidada.

He aquí algunas de las primeras producciones con los CDs que servirán tanto para el árbol como para llenar los corredores de destellos, o las guirnaldas hechas con botellas de leche, blondas de papel, estrellas y flores de vasos/botes de yogurt.

Calendario de cuenta-atrás

In CativArte on 01/12/2011 at 08:50

Advent Calendar 2010

Llegado el mes de Diciembre, no queda más que iniciar la cuenta atrás, cada uno para lo que considere: para las vacaciones, para el día de Navidad, para el día 24…  Además de la ilusión que esto les hace a los niños/as, están las posibilidades de aprovechamiento didáctico.

En otros países, la elaboración de calendarios de Adviento, es una tradición bastante extendida, por ello podemos encontrar infinidad de modelos que pasan incluso por el calendario virtual, como este que hicimos con fotografías del alumnado. O este otro con sencillos sobres que encierran una sorpresa distinta de bombones o golosinas: dentro de cada uno de ellos está la fotografía de uno de los niños o niñas junto con una encomienda (bailar un rock, cantar una canción, abrazar a sus compañeros, saltar como un canguro…).

Ver modelos.

Matchbox Advent CalendarAdvent calendar.advent calendarBaby Food Jar Advent Calendar

Advent CalendarAdvent Calendar 2007Envelope Advent Calendar (Aussie)Pastel Advent CalendarFavor Box Advent Calendar

Villancicos para todo el año

In MusicArte on 17/10/2011 at 08:01
Nos horroriza ir por la calle y ver, en el mes de octubre, los escaparates de las tiendas llenos de adornos de Navidad, pero recibimos con alegría el último trabajo de Mamá Cabra “Xa me tardan estes Magos“.Un soplo de aire fresco en el anacrónico mundo de los villancicos de Navidad. Modernidad en las letras, en los temas, en la música, en las ilustraciones …, nada que ver con esos soniquetes rancios y repetitivos que año tras año parecen trasladarnos a otras épocas, o con esos remixes de letras “comprometidas” que aburren desde el primer acorde.

Villancicos de todo el año, tal y como se titula una de las que integran el trabajo tiene letra de Antón Cortizas: Que veña xaneiro / que é o mes primeiro/ e tras del febreiro / que é moi pequeneiro/ e marzo marzolo / trebón e raiolo / e despois abril / o das augas mil / veña o mes de maio / con flores a esgallo /e máis tarde xuño / cereixas no puño / despois veña xullo / calor a barullo / e sígalle agosto / quentiño e composto /que veña setembro / as uvas comendo / logo outubro ronco / co outono no lombo / a seguir novembro / castañas quecendo / por fin o Nadal / que é o mes do final. / E esta panxoliña / ao ano acabar / na fin de decembro / volve comezar.

Villancicos que hablan de los valores que se asocian a la Navidad, “Na casa da miña avoa”, “A luz do Nadal” o “Pintan as verbas de paz”. Villancicos que incluso concilian diferentes tradiciones actuales “O cuarto rei mago” o “Tres reis en bicicleta”. Villancicos que nos vinculan con nuestras raíces populares como son los cantos de reyes “Ano novo con ben veñas” o “Cantamos os reis”. Villancicos que nos hablan en clave de niño/a, “Xa me tardan estes Magos” o “O zapatiño”. Villancicos rebeldes Eu non quero ser taxista / nin médica nin conselleira / non quero sachar na leira / nin famosa deportista. / Eu tan so quero cantar… / O rock and roll / do bacallau con coliflor./

Decir “villancicos laicos” es un oxímoron, pero esta es la vocación del hermoso regalo que nos hacen los reyes Mamá Cabra, Antón Cortizas, Antonio García Teijeiro, Gloria Sánchez, Gloria M. Roel,Kristina Sabaite y Galaxia.

Navidad. Cuentos, poemas y canciones

In ContArte on 20/12/2010 at 21:22

Estamos en un momento en el que no sabemos si hablar de la Navidad o no, si cantar villancicos o no, si celebrar algo o no …; no sé si debido a nuestras temores o por recelo a los prejuicios sociales. Más allá de a lo que quieren reducirla -el festín consumista- es un hecho cultural, y siempre que no atentemos contra los derechos de otras personas de culturas diferentes creemos que podemos tratarla en la escuela. A veces somos tan respetuosos “de pacotilla” que destrozamos nuestra cultura, digo de pacotilla, porque caemos en ridiculeces totalmente triviales y cuando realmente algo es importante relacionada con el respecto de la diversidad cultural no se tiene en consideración. En cualquier caso, creemos que debemos mostrarle a los niños lo que es la Navidad y todas las construcciones culturales alrededor de ella: musicales, literarias, artísticas …, ya que, nosotras, ayudamos a articular el conocimiento más allá de ideologías y confesiones.

Por ello, reseñamos esta publicación de El Aleph infantil, “Navidad. Cuentos, poemas y canciones“, un álbum ilustrado de forma hermosa, en el que recompilan cuentos tradicionales de todo el mundo y una antología de canciones y poesías que forman parte de nuestra tradición. Desde los grandes cuentos de Andersen y los hermanos Grimm, hasta la poesía de Lope de Vega, pasando por los textos y melodías más bellas sobre la magia de la Navidad. Entre otros encontraremos:

“La llave de oro”, de los Hermanos Grimm, ilustrado por Anne Romby.

“La muchacha de las cerillas”, de H.Christian Andersen, ilustrado por Anne Romby.

“La leyenda de Ichilok, el cuarto Rey Mago”  una adaptación de Anne Dorville e ilustrado por Anne Romby.

“La leyenda del año bonachón”, adaptación de Anne Dorville, ilustrado por Anne Romby.

“La verdadera historia de Papá Noel” de Colette Seigue, ilustrado por Élodie Nouhen.

“La leyenda de los trece pedidos”, adaptación de Anne Dorville e ilustrado por Élodie Nouhen.

“Scouarn el bretón”, adaptación de Anne Dorville, ilustrado por Gianni de Conno.

“La gata de Dovre”, de Christen Asbjornsen y Jorgen Moe con ilustracións de Maud Riemann.

“Navidad, Navidad” “El abeto”, “Ya vienen los reyes”, La adoración de los Reyes”, canciones populares tradicionales (sólo letra), ilustrados por Dominique Thibault.

“Esta noche nace el niño, canción popular tradicional (sólo letra), ilustrada por Stéphane Poulin.

“No la debemos dormir” poema de Fray Ambrosio, ilustrado por Stéphane Poulin.

“Romance del Nacimiento”, poema de San Juan de la Cruz, ilustrado por Stéphane Poulin.

“Los tres Reyes Magos”, poema de Rubén Darío con ilustracións de Stéphane Poulin.

“La mañana de los regalos de Año Nuevo”, poema de Arthur Rimbaud, ilustrado por Léa Weber.

“Duerme mi niño”, poema de Lope de Vega, ilustrado por Isabelle Forestier.

Un buen  bocado de la tradición literaria alrededor de la Navidad. Incluso para recomendar a las familias.

Grandes cajas de regalos

In CativArte on 14/12/2010 at 21:27

En la misma línea de reutilización de “Pequeñas cajas de regalos”, cuando vimos las construcciones de cartón en Cardboardia, pensamos en comentarlo con las familias del alumnado, por sí se nos ocurría hacer algo semejante en el centro pero a pequeña escala.

Cardboardia es un pueblo todo de cajas de cartón. Un evento que ya se realizó tres veces en Moscú, en el que participaron grupos de artistas. En Flickr puede verse la galería de imágenes. Desde aquí el plano y web de la villa.

Pequeñas cajas de regalos

In CativArte on 14/12/2010 at 21:27

Tras ver la obra de la artista y diseñadora Jacqui Symons, decidimos hablar con las familias del alumnado -a través del blog de aula- y pedirle que no tiren las cajas pequeñas de los regalos, y que a la vuelta de vacaciones nos las envíen envueltas como si de auténticos regalos se tratase.

En enero, construiremos móviles para el centro; hablaremos del equilibro y de otros aspectos.

Symons trabaja con otras personas ayudándoles a desarrollar su creatividad y confianza en hospitales, unidades de salud mental, con grupos de jóvenes en riesgo social y con los más pequeños. En su web puede verse más de su trabajo artístico.

La Navidad

In InformArte on 06/12/2010 at 09:03

La Navidad encierra múltiples tradiciones que asumimos año tras año sin preguntarnos cuál es su origen o cuál es su significado.

En el portal de contenidos educativos de la CEOU encontramos “La Navidad“, un especial en el que podremos conocer rituales como el del Tizón de la Navidad, tradiciones, cuentos, cómo se celebra en el mundo, y de otras celebraciones vinculadas a la Navidad, así como otros enlaces interesantes de Galicia digital, Galicia espallada y Vieiros.

Nosotras le contaremos a los niños y niñas la antigua leyenda celta del “Rey Roble y el Rey Acebo”, una narración “solar” que trata de dar explicación a la Rueda del Año. En el solsticio de Verano el Rey Roble está en el punto máximo de su fuerza, mientras el Rey Acebo está en su punto más frágil. El Rey Acebo comienza a ganar poder en el equinoccio de Otoño llegando a su máximo poder durante el solsticio de Inverno cuando sus bayas tornan de color rojo, mientras que el Rey Roble pierde sus hojas.

Regalos diferentes

In ContArte, FamiliarizArte on 06/12/2010 at 09:02

Llega el momento en el que algunas familias nos vienen a consultar sobre los regalos de Navidad recomendables para sus hijos e hijas. Así como hace años, elaborábamos folletos informativos que enviábamos a las casas de nuestro alumnado, a día de hoy -y no es una actitud derrotista, sino realista- no lo hacemos. Sobra información. Todo tipo de asociaciones e instituciones de consumidores, de igualdad, de sostenibilidad, etc, elaboran ese tipo de folletos. La mayor parte de las familias saben la “teoría”: deberían comprar juguetes que desarrollen la creatividad y la inteligencia infantil, que no transmitan estereotipos de sexo-género, que no sean bélicos, que cumplan con criterios de seguridad …; ¿y en qué se traduce todo este conocimiento?, ¿quién les facilita a los niños y niñas los catálogos comerciales?, ¿quién puede controlar los regalos de los familiares y de las amistades?, ¿quién fomenta el escribirle la carta a Papá Noel, a los Reyes, al Apalpador, a …? Será una vez más lo de siempre, un montón de regalos sofisticados, un día tras otro, a los que no les prestarán ni pizca de atención.
Siempre les decimos que nos preocupa más el día a día que la Navidad. En la actualidad los pequeños reciben regalos por cualquier motivo: por los cumpleanos, por la visita de algún familiar, por el nacimiento de un hermanito/a -para que no sientan celos-, por la visita a un centro comercial, etc. No podemos, ni tenemos los medios para luchar contra el consumismo imperante en la sociedad actual, pero sí para fomentar actitudes críticas de cara ese consumo sin sentido.
Por ello iniciamos la nuestra particular campaña en las aulas. Hablando con ellos, haciéndoles ver las “prestaciones” de alguna de sus preferencias. Y leyendo, leyendo muchos cuentos sobre regalos. Estas son nuestras elecciones:
– “Un regalo diferente“, de Marta Azcona y Rosa Osuna en Kalandraka.
– “Con las manos vacías“, de Ana Tortosa y Cecilia Varela en OQO.
– “La palabra que se fue de vacaciones“, de Vicente Vilana y Carmela Mayor en Brosquil.
– “El regalo del pescador“, de Rocío del Mar Antón, Dolores Núñez y Xavier Vilagut en Beascoa.
– “La caja de los recuerdos“, de Ana Castagnoli e Isabelle Arsenault en OQO.
Hermosos álbumes que transmiten la idea de la importancia de las pequeñas cosas, del gran valor de la intención y de los afectos, de lo que no se puede comprar con dinero. Incluso le recomendamos su lectura a las familias; puede que les haga tanta falta o más que a los niños.

Y no olvidemos la responsabilidad de la escuela en el fomento del consumismo, que también tiene su parte de culpa, con lo que hacemos, con lo que decimos, con lo que mostramos, con lo que gastamos …

Trans-toying

In FamiliarizArte, InformArte on 06/12/2010 at 09:01

En el sector de fabricantes de juguetes se viene constatando una bajada en las ventas, alrededor de un 12%. En el estudio de “Intenciones de compra de juguetes en la Navidad 2010“, publicada por la AEFJ, se corrobora esta tendencia. Pero no cometamos la ingenuidad de pensar que la gente apuesta por un consumo más responsable. Para nada, lo que sucede es que hay una variación en el concepto de juguete.

De un tiempo a esta parte se habla de trans-toying o trans-juguetismo. Otra estrategia comercial que consiste en transformar objetos cotidianos en artículos de juego. Un fenómeno en alza, para constatarlo no hay más que mirar las mochilas que traen a la escuela o dar una vuelta por los centros comerciales. Cepillos de dientes con forma de juguetes, toallas o ropa de cama con personajes de las series televisivas, relojes, pulseras, platos, tenedores o pastelitos con forma de muñecas, apósitos que les hacen desear tener alguna herida para ponerse un tatoo, etc. Dicen que la estrella de ventas de adornos de Navidad este año son las bolas de Bob Esponja.

Puede saberse más en una publicación que ya recomendamos con anterioridad, “Nacidos para comprar. Los nuevos consumidores infantiles” de Juliet B. Schor, editado en Paidós. En la misma se dice que “los expertos en desarrollo infantil se preguntan con preocupación si esta nueva tendencia no dejará poco espacio a la imaginación del niño, dado que todo artículo en su entorno acaba convirtiéndose en juguete. Si todas las experiencias del pequeño se encaminan a la emoción, a la sorpresa y al juego, puede que no descubra que la felicidad y el bienestar se obtienen principalmente del aprecio de lo cotidiano. Es posible que no aprendan a valorar el sabor de la comida buena y saludable, si se les enseña que comer equivale a jugar. Susan Linn, psicóloga de Harvard y una de las críticas más destacadas sobre marketing infantil, sostiene que existe un vacío moral en todo ese enfoque. (…) Los profesionales de la publicidad no acostumbran a cuestionarse sobre esto, tan sólo se preguntan, ¿cómo entretenemos a nuestros hijos a los que nada satisface?”.

En la escuela, a veces, descubrimos con alegría como un elemento de lo más insignificante se convierte en una fuente inagotable de goce infantil. Pues a lo mejor ahí radica una de nuestras responsabilidades y tareas de cara al fomento del consumo responsable: haciéndoles ver, verbalizando y reseñando el valor de las pequeñas cosas.