Nuestra aportación a la educación infantil

Posts Tagged ‘familia’

Mi primer beso

In EmocionArte on 19/01/2018 at 15:26

IMG_9220

Seguimos ayudándolos a reconstruir su historia hacia atrás, recogiendo esos momentos que no quedan reflejados ni en las fotografías ni en los vídeos pero que dicen mucho de ellos. Si bien hace unas semanas supieron cuál fue su primera palabra, ahora, tras la lectura de “Mi primer beso” de Guido van Genechten, intentamos averiguar quién les dio su primer beso y a qué hora nacieron. Como siempre, la colaboración de las familias en nuestros juegos es inestimable.

151789_154040

La recogida de información nos proporcionó la ocasión de hacer estadísticas sobre las horas de nacimiento y de quién les dio el primer beso, así como de trabajar con símbolos.

Bibliotecas para madres y padres

In FamiliarizArte on 07/12/2017 at 11:49
Matej Kren

Imaxe de Matej Kren

Cada vez más, detectamos el desconcierto de las familias en cuanto al modo de educar a sus hijos/as. Ya no saben bien a quién hacer caso: opiniones de todo tipo de expertos, modelos de parentalidad totalmente diferentes, informaciones contradictorias en la red, gabinetes psicopedagógicos de muy variada orientación, métodos “infalibles” para la disciplina, para las emociones, para el sueño, para la estimulación de las inteligencias, para todo tipo de problemáticas (aquí es necesario hacer una observación: se convierte en patología o síndrome cualquier rasgo de la personalidad infantil). Y lo peor es que toda esta abundante gama información casi siempre entra en confrontación con lo que los tutores y tutoras escolares les dicen de sus hijos, lo que les deja con un poso de incredulidad a unos y otros.

Hubo un tiempo en el que las escuelas de padres/madres eran una iniciativa siempre bien acogida por las familias. Hoy en día la falta de tiempo, las prisas, los horarios imposibles de sus trabajos o de las actividades de los hijos, harían muy difícil volver la ellas. Se necesita la orientación buscando otros canales conociendo bien el perfil, inquietudes y dispoñibilidad de las familias a las que nos dirigimos, por tanto no vale lo mismo en todas las escuelas; cada una debe articular las estrategias para que la corresponsabilidad educativa familia-escuela sea real y efectiva.

Consejos para familias vía web, folletos informativos elaborados por los equipos de orientación son alguna de las opciones, otra serían sugerencias de lecturas de su interés en función de aquello que las preocupa en un determinado momento. Lecturas sí, pero, ¿de qué tipo? Porque hay de todo publicado, desde los modelos más autoritarios, disciplinarios, conductistas a los que defienden la educación de los pequeños como un laissez-faire, un dejar hacer con entera libertad individual de elección y de acción. Y aquí entraría nuestro criterio profesional como expertos formados en la educación de los más jóvenes. Lógicamente, consejos de lectura en coherencia con el estilo educativo del centro.

Esta es la iniciativa que se puso en marcha en este curso académico en el CEIP A Maía de Bertamiráns (Ames). El equipo de biblioteca escolar hizo una rigurosa selección de libros del interés de las familias concordantes con el sentir educativo del claustro, y tras el anuncio de esta nueva prestación escolar, todos los lunes, día de tutorías, los padres/madres pueden pasar por la biblioteca en horario de tarde a cogerlos en préstamo por quince días.

Por ahora, pese al escaso período de implantación se puede considerar un éxito, de modo que ya se hace preciso incrementar el número de ejemplares y los folletos informativos con la oferta disponible.

El pasado lunes, los períodicos gallegos El faro de Vigo y La opinión de A Coruña se hacían eco de la noticia en un artículo firmado por Selina Otero, y desde algunas instituciones ya se han brindado al centro para incrementar esa biblioteca de padres y de madres.

AMaía (1)

biblioopinión

Infancias. Educar y educarse

In ActualizArte on 06/12/2017 at 11:16

Infancias

Hay libros necesarios. Esta afirmación no se puede aplicar a todos los libros, tan sólo a unos escogidos, tal es el caso de Infancias. Educar y educarse, de Vicenç Arnaiz y Mari Carmen Díez Navarro, recientemente publicado por la editorial Graó.

Esa consideración radica en el hecho de que es una obra que nos reconcilia con nuestra labor, con la que a veces entramos en confrontación por motivos ajenos y tangenciales: la burocracia, las presiones sociales o las diferencias irreconciliables entre lo que pensamos, lo que hacemos y lo que decimos hacer.

A nosotras este libro nos vino como caído del cielo, justo en un momento en el que tras las presiones documentales de inicio de curso vienen las de final de trimestre, haciéndonos pensar que no somos más que meros cumplidores fieles de norma, siendo incluso más papistas que el Papa, llegando al extremo de ahorcarnos con nuestra propia soga. El papeleo no es nuestra principal función, aún así es por lo que somos juzgados.

Lo esperábamos, porque hace unos meses Mari Carmen Díez Navarro nos invitó a comentar una fotografía que ella misma nos facilitó; nos dijo que era para un libro que estaban preparando Vicenç y ella que se acompañaría de imágenes con pequeños textos que habían solicitado a colaboradores y conocidos. Una vez más, es un orgullo participar en algo al lado de ellos dos, máxime tratándose de un libro llamado a convertirse en un referente para toda aquella persona interesada en la educación de la infancia.

Decíamos que “Infancias” es un bálsamo, un reconstituyente y así lo expusimos en una reseña que hicimos para la Revista Latinoamericana de la Educación Infantil que recogemos a continuación.

Las personas que somos seguidoras de columnistas de opinión de los periódicos, entendemos que a veces estamos asistiendo a la lectura de un libro por entregas, aunque no esté aún redactado. Cuando empatamos con el sentir y con el discurso del articulista es como si mantuviésemos una conversación en la distancia. Cuando seguimos a alguien esperamos casi con ansiedad su opinión sobre los temas del momento y valoramos especialmente la capacidad de reunir en un número limitado de caracteres esas claves que nosotros intuímos. Me agradan las columnas que me dan otro enfoque permitiéndome ver facetas para mi ocultas o las que me dejan barruntando durante horas sobre una sentencia sencilla, que por obvia posiblemente no había considerado. Lo negativo de las columnas de opinión es que las consumimos en el momento y luego es muy difícil volver sobre ellas salvo que seamos coleccionistas de recortes (hoy archivos o enlaces), o que ejerzamos de detectives en las hemerotecas. Por ello, siempre me felicito cuando alguno de mis columnistas de cabecera reúne en un libro esas píldoras que tanto bien me han hecho en el pasado, máxime si vienen enriquecidas con otros componentes.

Debo confesar que el día que llegó a mis manos “Infancias. Educar y educarse”, fue para mí como un bálsamo que mitigó los sarpullidos y erupciones que a veces nos atacan haciéndonos perder la esperanza en la escuela. De tal modo cuasi terapéutico empecé a leerlo y ya no pude dejar de hacerlo porque en cada capítulo veía la respuesta sensata a mis desvelos. En efecto, tras su lectura se puede llegar a la conclusión de que educar es mucho más sencillo de lo que lo hacemos con tanta burocracia de por medio; requiriendo tan sólo de capacidad de escucha, de diálogo y de cuidado (con la palabra, con el gesto, con el corazón y con el interlocutor).

Como expone en el prólogo Vicenç Arnaiz, este libro recoge una selección de escritos publicados por Mari Carmen Díez Navarro y él mismo en sus respectivas columnas de los diarios Información de Alicante y Menorca, ahora reunidos en tres capítulos: “Escuchar a la infancia”, “Familiarizar a la educación”, “Educar y educarse”, enriquecidos además con una acertada selección de fotografías que han sido comentadas por amigos de ambos, entre otros: Álvaro Marchesi, Beatriz Trueba Marcano, Remedios Picó, Cristobal Gómez Mayorga, Javier Abad y Ángeles Ruiz de Velasco, Monserrat Antón, o nosotras mismas, las hermanas Abelleira.

Los lectores que hemos disfrutado con los libros de Vicenç Arnaiz y de Mari Carmen Díez Navarro, intuímos que siendo diferentes personas que mantienen distinta relación con las infancias (he aquí una de las claves: no hay una única infancia), teniendo estilos diferenciados, en el fondo comparten una sintonía común. Sería osado y limitador concretarla solo en la bondad de la mirada, en el optimismo sobre la educación, en la sencillez de sus relatos preñados de ricos mensajes o en el zoom de su objetivo siempre presto a captar esos momentos únicos y entrañables. Sea como fuere, es un acierto que hayan decidido reunir los artículos de los dos porque el lector mantiene una conversación a tres bandas, escuchando las inconfundibles voces de Vicenç y de Mari Carmen hablando sobre los grandes bloques en los que han agrupado sesenta artículos.

Tengo la tentación de reproducir aquí artículos completos, algo que no me puedo permitir por el espacio de esta recensión nin por ética editorial, pero creo que apuntando algunos de sus sugerentes títulos puede ser más que suficiente para que puedan comprender la riqueza que encierra esta publicación, una reflexión educativa en toda regla, escrita con un estilo muy fresco y ágil tal y como corresponde a su destino inicial, un diario. He aquí una pequeña muestra:

  • Niños, infancia, infancias.
  • El maestro con espacio interior disponible.
  • Nacer en diciembre o en enero.
  • ¡Para eso estamos los maestros!
  • La pobreza en el relato escolar.
  • Los niños que se mueren sin haber nacido.
  • Niños mascota.
  • Escuelas con las puertas abiertas… ¿sólo por un día?
  • La bondad educa.
  • Mi abuelo lleva pañales.
  • Lo siento de corazón.
  • Como los pollos de granja.
  • Del yoyo al dron.

Si bien todos los artículos tienen su savia y su sabiduría, los tres últimos son una lección magistral sobre lo que es educar y ser maestro o maestra. Vicenç en “Educar, dar lo mejor de uno mismo” y Mari Carmen en “La bolsa negra” y “¿Cómo ha de ser un buen maestro?” dejan buenos textos para reflexionar tanto en la formación inicial como en la del profesorado en ejercicio, pues nos hablan sobre lo que estamos olvidando, lo básico y esencial en nuestra profesión.

Tras la lectura de “Infancias. Educar y educarse” te sientes como el invitado de una pareja bien avenida que te ha recibido en su casa para pasar una tarde de risas y de conversaciones espontaneas pero no banales. Su compenetración y equilibrio es tal que uno abre la puerta de la casa y el otro la cierra. Así le corresponde a Mari Carmen el epílogo en el que deja constancia de su satisfacción por el resultado de este libro escrito a dos voces, porque supone mirar lo que va pasando pero con alguien: juntos y entremezclados, en masculino y en femenino, en singular y en plural, en prosa y en verso.

 

Viajes familiares

In EncienciArte, Sin categoría on 03/11/2017 at 12:40

img_7032.jpg

Es muy habitual que los lunes lleguen contando algunas de las salidas que hacen en el fin de semana con sus familias, así como lo es que no recuerden ni adónde fueron, ni donde estaba ese sitio, ni si era lejos o cerca. Por lo que ahora, ya con cinco años, decidimos que había que dedicarle un tiempo.

En primer lugar, colocamos en un lugar bien visible un mapa de Galicia en el que situamos aquellos puntos referenciales para ellos: O Milladoiro, Santiago y Bertamiráns, luego otros a los que acuden con cierta regularidad: donde viven los abuelos o familiares, así como sitios de playa o parques a los que suelen ir en el fin de semana.

Hecho esto, ya decidimos sistematizarlo de otro modo. Fotocopiamos un mapa de Galicia y al lado pusimos una columna en la que anotar fecha y lugar del viaje, indicándole así mismo que con la ayuda de la familia, deberían trazar el itinerario recorrido.

Ahora, cada lunes llegan con sus respectivos mapas en los que reflejan los desplazamientos, que nosotras trasladamos al mapa grande del aula, colocando un post-it de diferentes colores en el que anotamos el nombre del niño o niña que llegó a ese sitio.

En las conversaciones sobre los viajes, pronto surge la pregunta de quién fue el que llegó más lejos, algo que inicialmente resolvemos midiendo con palmos o con otras medidas no convencionales y llenas de inexactitudes porque ningún desplazamiento se realiza en linea recta como en el mapa. Así, como algunos comentaban que ese mapa no servía porque ellos habían sido fuera de Galicia, decidimos enviar un cuestionario a las casas en el que preguntábamos sobre el lugar más lejano al que habían viajado, en qué medio de transporte habían ido y cuántos kilómetros había de distancia.

Para resolver con exactitud vamos plasmando en un gráfico de barras los kilómetros de distancia y así ir viendo quien llegó más lejos.

Cuando ya todo parecía estar claro, determinando que habían sido tres niñas que estuvieron de vacaciones en las islas Canarias, llega la nota de un niño cuya familia reside en Palestina, de modo que triplica la distancia de las hasta ahora ganadoras.

 Como siempre, una actividad que les ayuda a ir siendo conscientes del grande que es el mundo, del afortunados que son y de las experiencias que van atesorando.

En otra entrada hablaremos de cómo poco a poco se van haciendo con las representaciones gráficas, los símbolos que representan lagos, ríos, montañas, faros, aeropuertos, etc, en los mapas.

Para nosotras, esto no sería posible sin la constante colaboración de las familias que entran nos nuestros juegos y aportan más de lo que podríamos imaginar.

 

El propio nombre propio

In AlfabetizArte, EmocionArte on 25/10/2017 at 09:57

IMG_8413

De visita en el aula de nuestra compañera y amiga Luisa, escuchamos una tarea que le había propuesto a su alumnado: preguntar a los padres por qué habían elegido su nombre. Nos gustó la actividad, porque se hace mucho de lengua escrita alrededor del nombre propio pero en realidad no sabemos nada de los motivos por los que llevamos el nombre que nos identifica, nos diferencia, nos presenta y nos singulariza. Cada elección encierra una historia que debe ser conocida polos pequeños, ya que les ayuda a ir construyendo su historia personal.

De vuelta en nuestra clase le hicimos la misma pregunta a los niños y niñas, ninguno sabía por qué se llamaba así. De modo, que tomamos la idea y se preparó una nota para las familias pidiéndoles que relatasen  los motivos de su elección.

Al día siguiente todo eran novedades. Ya habían descubierto que en algunos casos llevaban el nombre de un familiar, de un antepasado, de un futbolista, o que la elección se debía a motivos tales como que fuese corto, que no tuviese diminutivos, que llevase la letra /u/, o porque lo habían escogido sus hermanos de entre los de una lista.

Pero el nombre además de su valor designativo tiene un valor simbólico. En una de las explicaciones hacía alusión a que el motivo de la elección había sido por lo que este nombre significaba. Y esto nos dio pie a una segunda tarea conjunta con las familias: descubrir el significado de su nombre, su fecha en el calendario, si tenía femenino/masculino, si empleaban diminutivos y también si tenía traducción en otros idiomas. Debemos apuntar que la implicación de las familias de nuestro alumnado es total; les gusta ser partícipes y participar en las propuestas de aula, además creemos que es una manera de que ellos también descubran cosas en las que no solemos detenernos.

img_7832.jpg

¿Cómo diferenciar a dos miembros de la familia con el mismo nombre? (la costumbre americana de senior-junior o acompañarlos de los números romanos); ¿es conveniente usar nombres propios de personas para las mascotas?; ¿por qué hay nombres que tienen variantes?, ¿ hay nombres propios que acaban por dar nombre a la casa familiar?… Hay todo un mundo alrededor de los nombres propios, en cada hogar hay una historia para contar.

Es fácil suponer todo el juego que nos dio esta información. Ahora, de cara al inicio del nuevo año estamos preparando un calendario con las fechas dedicadas a su nombre. Así mismo, todas las indagaciones que hicieron alrededor de su nombre integran la exposición de los aniversarios, este curso con dos representaciones plásticas, la realizada en el aula y la hecha en su casa, en ambos casos suponen escribir el nombre sin emplear útiles o materiales convencionales en la escritura.

Hay mucho escrito alrededor de lo que puede suponer llamarse de un modo o de otro, de la incidencia que eso tendrá en el futuro, de cómo el nombre delata el contexto social familiar, hay también estadísticas de los nombres más empleados en un año o en una década, de los nombres más extravagantes, de los ya casi extinguidos, de los más largos, de los más cortos… Un nombre encierra muchas historias para conocer.

A la pregunta de si a alguien le gustaría llamarse de otro modo, la respuesta fue negativa, todos están satisfechos de su propio nombre propio.

Información:

Diccionario de los nombres propios, Fundación Lengua Española

Diccionario de nombres propios de Roberto Faure

Nomes galegos de hoxe e de onte

Diccionario galego dos nomes

 

Mi primera palabra

In AlfabetizArte, EmocionArte on 12/10/2017 at 18:44

IMG_7063

Tras la lectura de un libro titulado “La primera palabra de Mara”, de Ángel Domingo en Narval, preguntamos si sabían cuál había sido la primera palabra que pronunciaron. Tan sólo una niña lo sabía, y sin embargo nos pareció que era uno de esos recuerdos para guardar en la memoria por lo importante que es. En el cuento, la familia paterna le repetía hasta la saciedad “papá”, la materna “mamá”, pero Mara salió un poco gamberra y dijo “caca”, esa fue su primera palabra.

Así todos intrigados llevaron para la casa como tarea  preguntarle a sus padres por la primera palabra que pronunciaron. Yo les dije que era algo que todos los padres y madres recordaban, así confiados marcharon con el encargo. Se completaba  con traer una fotografía de cuando tenían alrededor de 6-12 meses que es cuando empiezan normalmente a gorjear, balbucear y a repetir onomatopeyas. Sobre esto todos tenían algo que decir, por los hermanos más pequeños o por bebés de conocidos.

Al día siguiente, la clase era un hervidero de ilusión, todos habían descubierto cuál fuera su primera palabra y mostraban sus fotos personales con pocos meses.

Así decidimos ir anotando cuáles eran esas palabras y al ver que se repetían con frecuencia decidimos plasmarlo en un gráfico de barras para con un golpe de vista, ver cuál había sido la palabra más habitual en este grupo.

fotoefectos.com__final_3350117572631883802_

Junto al gráfico todos los que habían coincidido con la misma primera palabra: mamá

Más tarde una niña propuso hacer un montaje con todas las fotos y poner en cada una de ellas un bocadillo como los de los cómics con la palabra escrita. A todos les pareció buena idea y así hicimos un montaje fotográfico titulado “Mi primera palabra”.

Volveremos sobre esto, porque también hablamos de hacer un pareado con el nombre la con la palabra, un mural, una composición artística, una piedra palabra para guardar en las cajas de los recuerdos…, tendremos que decidirnos.

Creemos que esta es una actividad que ayudó a que cada uno vaya construyendo su historia de vida personal, única, diferente y llena de momentos felices para sus familias.

Sencillo. A veces les hablamos de palabras muy complicadas y sin embargo nos olvidamos de su primera palabra.

¿Y vosotros sabéis cuál fue vuestra primera palabra?

 

Educación y compromiso cívico en O Xardín do Recordo

In CativArte, EmocionArte, FamiliarizArte on 17/06/2017 at 19:16

 

Las personas que nos siguen saben de nuestro empeño en conectar la realidad educativa y la realidad social con experiencias que favorezcan la educación en los derechos humanos y la aplicación de estos conocimientos en la vida, siguiendo, entre otros, los mandatos de la UNESCO para la educación en el Desarrollo Sostenible que instan a la configuración de nuevas metodologías en las que los conocimientos académicos, las competencias cognitivas y las claves para el ejercicio de una ciudadanía activa estén íntimamente imbricadas. Así, siempre intentamos proporcionar vivencias a nuestro alumnado  en las que participe la comunidad y que al fin reviertan sobre ella ayudando a mejorarla. Conviene recordar que hicimos nuestro el lema de Eduardo Galeano: cosas pequeñas de gente pequeña en lugares pequeños que pueden cambiar el mundo.

Desde el comienzo de este curso iniciamos una relación de colaboración con el proyecto del Xardín do Recordo en el Pazo do Faramello, un jardín público memorial a la tragedia de Angrois del 2013. Habíamos estrenado allí el otoño contribuyendo con la plantación de un ejemplar de cercis canadensis (árbol elegido por la Escuela de Paisajismo Juana de Vega para simbolizar cada una de las 81 víctimas del accidente de Angrois); asistimos a la caída de las hojas de los árboles del amor, nos emocionamos con su floración en primavera y con la llegada de su follaje con forma de corazón; celebramos cada nueva incorporación de árboles gracias a las visitas de otros centros educativos y lo fuimos viendo crecer poco a poco. Con tal motivo, ahora, quisimos cerrar este curso en el mismo lugar pero con toda nuestra comunidad a la que habíamos ido haciendo partícipe de nuestras aportaciones.

Huelga decir que no somos partidarias de las celebraciones de cierre de curso que tanto se estilan como festivales y macrofiestas en las que el consumismo, la falta de calma y de reflexión son el denominador común. Por ello, nuestra alternativa tenía que ser más serena, sin esas divisiones entre escuela y comunidad en la línea de actores o espectadores y, al tiempo, generadora de compromiso ciudadano. Una merienda con las familias en una placentera tarde en el lugar del que tanto nos oyeron hablar, haciéndolos también parte  del proyecto del Xardín do Recordo fue nuestra opción.

El pasado 15 de junio nos citamos todos los grupos de 5º de EI en el jardín con la consigna de que cada quién tenía que aportar lo mejor de sí para contribuir al bienestar de todos: meriendas, dulces, refrescos, cantos y música, cometas, juegos y enredos, conversaciones y miradas cómplices sobre lo que nos une a todos, las niñas y niños.

Pero la comunidad somos más que docentes, alumnado y familias, es la sociedad en general y el entorno social en concreto, así fuimos muchas más las personas que colaboramos para hacer de esta tarde un recuerdo especial de la vida en educación infantil.

Cuando contamos algunas de nuestras experiencias, suelen sorprender las colaboraciones que logramos a lo que respondemos que por lo general la gente se brinda gustosamente con todo lo que tenga que ver con la educación de los pequeños, siempre y cuando se le pida que muestren aquello que mejor saben hacer, aquello que les gustaría transmitir a la infancia. No puede haber imposiciones sino apertura; si de verdad abrimos la escuela a los ciudadanos llevaremos grandes sorpresas.

En este caso, el ilustrador Leandro Lamas, tan conocido por su creatividad como por su generosidad y compromiso con otros modos de vida más respetuosos, quiso realizar una ilustración imagen del Jardín del Recuerdo.  Trasladarla a un cartel para estar a la vista de los visitantes fue también gentileza de la empresa local Rótulos Axeitos, asiduo colaborador en nuestras experiencias.

DSCN5057

No faltó la vertiente artística con la magnífica intervención del escultor Marcos Mariño, un creador que, a lo largo de la tarde y a la vista de todos, con sus motosierras fue dando forma a un tronco de un árbol derribado por los temporales del pasado invierno hasta transformarlo en una alegoría del Xardín do Recordo en la que no faltan los símbolos inconfundibles del Pazo do Faramello, el Sol y la Luna.

Mención especial merece también la compaña de la fotógrafa Elena Cerviño que cada día nos agasaja en las redes con sus miradas sensibles, especialmente las referidas al Xardín do Recordo. Así gracias a ella vamos sabiendo incluso de los cambios que le pasan desapercibidos a la mayor parte de los visitantes.

Nuestra contribución en nuestra línea, poemas y letras, para que quien visite el jardín sepa los nombres en gallego de las especies arbóreas que lo integran y puedan deleitarse con la lectura de poemas de escritores de la tierra que le hablan a los ríos, al viento y a los bosques.

Y también un consejo para camiñantes, visitantes y peregrinos sobre cómo pasear por la legendaria senda de la Traslatio Xacobea y Camino Portugués que discurre paralelo al Xardín do Recordo: los veinte puntos del “Manual del buen paseante” de Raimon Juventeny publicado en Faktoría K de libros trasladados a lajas de pizarra para que a cada paso vayan impregnándose del espíritu de los buenos paseantes.

Como no podía ser de otro modo, todo nuestro agradecimiento al artífice del XdR, Gonzalo, quien con su generosidad,  compromiso con la memoria, con la educación y con el futuro nos acoge siempre con un regalo, en este caso con un ejemplar de cotinus más conocido como árbol de las pelucas, que también fue plantado con la ayuda de todas las manos, aportando nuestro grano de tierra a este proyecto nacido por su iniciativa pero que ahora precisa de que todos arrimemos el hombro.

DSCN5004

Gracias a todos por hacer de esta tarde un recuerdo especial en un lugar muy especial.

DSCN4956 - copia

Celebrando los cumpleaños con el periódico

In AlfabetizArte, CativArte, Sin categoría on 09/02/2017 at 00:13

img_4353

Continuando en la línea iniciada el curso pasado, cada vez que un alumno o alumna está de aniversario lo celebramos de una manera diferente a la convencional, con una elaboración plástica sobre una página del periódico del día en la que seleccionaron una noticia que les gustó.

Tras el éxito de las creaciones del año anterior, que habían dado lugar a la exposición 50 años en 9 meses, en la reunión inicial con las familias del alumnado, les facilitamos una hoja informativa en la que se les explicaba el modo de realización y su participación en esta fecha tan significativa en la vida de sus hijos y hijas. Aceptaron de muy buen grado y así lo venimos desarrollando desde comienzo de curso, primero con los que aún faltaban por cumplir los cuatro años y ahora ya con los de comienzo de año que hacen cinco.

img_4352

Consta de dos partes que expondremos en esta entrada del blog y en otra titulada “Singularizándose en el grupo”.

Debemos recordar que en el aula tenemos carteles por cada mes del año ilustradas con las fotografías de los niños/as que nacieron en ellos. Así vamos llevando la cuenta de los meses que faltan y de los que vienen por delante.

En el día en el que un niño o niña está de aniversario, la maestra se encarga de comprar un periódico (cada vez diferente) y dedicamos un buen tiempo a leer las noticias que más llaman nuestra atención -especialmente la del homenajeado/a-. Aquí son determinantes los gustos personales, las fotografías de las que se acompañen o el impacto que tenga esa noticia en sus vidas (bien porque la escucharon en la televisión, porque se habla de ella en las casas o porque los vincula con algo conocido). Solemos ir marcando las que más le gustan y luego finalmente elige una. La leemos con detenimiento, hablamos sobre ella (a veces hasta puede dar pie a desarrollar un pequeño trabajo), y nos fijamos especialmente en la fecha que figura en cada una de las páginas. Recalcamos que el día en el que él o ella hicieron cuatro o cinco años, ocurrió eso.

Luego, tal y como nos gusta, para dejar una presencia palpable, empleando dos colores (una condición que también habíamos impuesto el pasado curso), escriben su nombre y el número de años que cumple. Aquí jugamos mucho con distintas grafías para que vean que hay variadas formas de escribir una misma letra o número, procurando no ocultar la fecha y la noticia por la que escogió esa página. Una vez seca, pasa para un cuadro de cristal que le hemos reservado desde comienzo de curso en el que figura su fotografía y el texto: “Reservado para …, –/–/2017”.

A las familias, le pedimos que busquen en la red noticias que sucedieron en el día en el que nació su hijo o hija (hay páginas web o hemerotecas que lo permiten). Tenemos que destacar y agradecer la colaboración que nos están dando, preparando carteles o composiciones con esa noticia que les gusta vincular al nacimiento del niño o niña. En función del formato, nos la envían por correo electrónico o en soporte físico y, en el aula, dedicamos un tiempo a saber por qué la eligieron. Una vez conocida también la guardaremos bajo la elaboración plástica realizada en la clase.

A decir verdad le dedicamos tiempo, pero tampoco hay nada que nos impida hacerlo; nos parecen bien interesantes los derroteros que van surgiendo al hilo de cada celebración, además del nexo que vamos estableciendo entre la vida de los pequeños y lo que sucede en el mundo en el que viven. En el periódico hay noticias que ni nos van ni nos vienen, otras que les gustan mucho, páginas que siempre atraen su atención (pasatiempos, previsiones meteorológicas, anuncios o programación televisiva); en cualquiera caso y poco a poco vamos sabiendo cómo se organizan los periódicos y la información que contienen, cómo recogen contenido tanto en los titulares, en el cuerpo del texto, como en las fotografías o pies de foto. Despacio, ya que no es nuestro principal objetivo; eso irá calando a lo largo de las cuando menos veinticinco lecturas de periódico que haremos.

img_4279

En el aula con la celebración de un aniversario hay una serie de rituales a realizar: ser el encargado en ese día; tacharse del listado en la que figura con 4 años para anotarse en la columna de 5; medir el pie ahora con un año más (ver “Los estirones de los pies“); elegir el libro que quiere que leamos o la dramatización, canción o baile a realizar. El día del aniversario tiene que ser una fecha muy especial para ese niño o niña, algo para anhelar que llegue, algo para recordar, algo para desear que vuelva a suceder.

img_4265

Lo importante para nosotras, salir de los senderos consumistas uniformizantes y homogeneizantes  en los que se convierten las celebraciones y vincularlos con la realidad forzándolos a abrirse un poco del egocentrismo propio de estas edades, así como ir construyendo su historia, guardando recuerdos hermosos y dejando huellas de los hitos importantes de sus vidas.

“Un mundo de familias”

In ContArte on 30/12/2016 at 15:27

un-mundo-de-familias

Hay una expresión muy gallega para cuando nos queremos referir a una gran variedad de cosas, decimos “un mundo de…”, pues así debemos entender el título del libro que hoy compartimos ya que recoge veinticuatro tipos de familias y abre la puerta a otras muchas que se nos puedan ocurrir tal y como le sucedió a su autora que habla de historias que conoce o que le contaron.

Estas fechas suelen ser de encuentro de grupos humanos a veces con nexos familiares y otras sin ellos, pero que tienen en común algo que tira por ellos para juntarlos con motivo de estas celebraciones anuales, de modo que puede ser una buena ocasión para ver de qué tipo de familia formamos parte:

-seremos familias funambulistas que a veces tambalean, pero vuelven a ponerse en marcha para encontrar el equilibrio y evitar la caída;

-seremos familias nómadas para las que un infinito lazo de amor y afecto se burla de los desplazamientos, de los medios de transporte y de los adiós;

familias alacena a las que le apasiona reunirse y pasar tiempo juntos sin buscar excusas para hacerlo;

familias mar de nubes donde uno puede caer sin sufrir, porque regalan cariño, protección y el amor necesario;

familias orquesta que a veces ensayan y desafinan, se equivocan, corrigen y vuelven a comenzar;

familias desván que cada vez que conquistan un retazo del pasado doman un trozo del presente;

familias Babel que a pesar de que dominan varios idiomas creen que la mejor palabra es la mejor dicta: la que cuida, calma, divierte o aclara, la palabra que estamos esperando;

familias arcoiris  en las que hay más de un color en todo: en la piel, en las paredes, en la ropa?;

familias alas, que las colecciona porque creen que son el mejor medicamento para la triste enfermedad de vivir separados;

familias bosque, a las que le preocupa el color del cielo, la intensidad de la lluvia o la dirección del viento;

familias arca que piensan que familia son todos, también los primos y los amigos, y sobre todo esos otros ser que viven con ellos;

familias retales, de esas que no se crean de una sola vez sino después de varios intentos, con gente  que decidió darse una segunda oportunidad para encontrar la felicidad;

familias Amazonas, familias biblioteca, familias mariposa, familias zen, familias cohete, familias estuche, familias macedonia, familias caravana, familias collage, hay tantas familias como ser humanos dice la autora que intenta hacer una clasificación de ellas en función de sus sueños, así hay familias que sueñan con la igualdad, otras con reunirse, con crear, con aprender, con la generosidad o con la naturaleza.

En el prólogo la propia autora dice que se preguntó muchas veces sobre lo qué es una familia y que llegó a la siguiente conclusión:

 “Algo así son para mí las familias: una especie de negocio que en realidad es muy simple. Se trata de compaginar el amor con la voluntad y el cariño con el esfuerzo. En base a esos ingredientes y gracias a la disposición de muchos, el mundo está lleno de grandes familias que día a día demuestran que vivir juntos hace que la vida sea mucho menos complicada y más bella. Al fin y al cabo, ese afán de hacerlo todo más sencillo y más agradable es uno de los motivos por los que se construyen estructuras familiares.”

81neyafsnbl

A la descripción de tantas familias, añaden un “Diccionario ilustrado de familias” donde dicen qué le aportan a esas células sociales: Aficciones, Besos, Comidas, Diversión, Espacios, Fotos, Gracias, Hilos, Infancia, Juegos, Kilos, Leyendas, Mimos… y así hasta la Z de los zapatos que dejan juntos muchas familias para que los Reyes Magos le dejen regalos, cuando precisamente el regalo más grande es precisamente que unos cuantos pares de zapatos descansen juntos durante una fría noche de enero.

Una delicia de libro para encontrar y encontrarse, para descubrir y descubrirse, para leer solos o en familia ( sea del tipo que sea).

Un mundo de familias” de Marta Gómez Mata y Carla Nazaret publicado en Comanegra en 2015.

La Escuela Bosque Amadahi y el Pazo del Sol y la Luna, un binomio mágico

In EmocionArte, EncienciArte on 10/12/2016 at 13:30

15304286_926171527518492_2421923518069668334_o

Hoy queremos relatar una de esas nuestras experiencias de vida con ida y vuelta a pesar de que en esta ocasión no participó directamente nuestro alumnado ya que no fuimos más que mediadoras o propiciadoras de un descubrimiento y de un encuentro especial entre la tribu de la Escuela en el Bosque Amadahi en Dexo, la magia del Pazo del Faramello y muchas otras personas que de una forma u otra queremos hacer nuestra aportación para la re-naturalización de la educación.

Como en muchas historias comienza con dos protagonistas que de partida no se conocían.

En el mes de noviembre a Facultad de CC.EE de A Coruña invitó  a Innovarte a dar una charla al alumnado que está realizando el Practicum junto con otras experiencias, entre ellas la de la Escuela en el Bosque Amadahi en Dexo. Sabíamos de la existencia de esta escuela que toma la filosofía de tantas otras ya muy extendidas en países como Alemania, Dinamarca o Canadá, pero nunca habíamos tenido ocasión de conocer su idiosincrasia. Escuchando a Paz Gonçalvez, su directora, se nos despertó el deseo de conocerla in situ, así se lo manifestamos y nos invitó a ir cuando quisiéramos, de modo que ya cerramos una visita para unos días después.

Por otra parte, las personas que siguen nuestro blog saben que en el mes de septiembre dimos inicio al otoño con una visita de nuestro alumnado al Pazo del Faramello y que desde entonces comenzamos una historia de añadidos en la que en cada vuelta volvemos a encontrarnos manteniendo vivo un vínculo que se estableció entre nuestros niños y el, para ellos, Pazo del Sol y de la Luna. Desde el primer momento, Gonzalo, su dueño, nos manifestó su interés por dar una vertiente educativa al lugar del Faramello, sacando especial provecho pedagógico-lúdico al bosque y al Jardín del Recuerdo sin mediar más interés que el de la divulgación ambiental y el fomento del compromiso social y educativo, de modo que Innovarte le hace algunas sugerencias en esa línea.

Así fue como, uniendo estos dos elementos, pensamos que sería bueno que se conociesen, en primer lugar en Dexo-Oleiros, acompañándonos en la visita a Amadahi. En aquella ocasión, además del responsable del Pazo venían con nosotros dos técnicos municipales de educación, Anayansi y Aída, personas también muy comprometidas en la búsqueda de alternativas más reales a las actividades extraescolares dirigidas a los pequeños.

Esta primera toma de contacto tuvo lugar el pasado 21 de noviembre, día en el que caían chuzos de punta allá por la Costa Ártabra, lo que no nos disuadió de pisar el monte, los bosques, las rocas y los acantilados por los que corren y aprenden los niños y niñas de la Escuela en el Bosque Amadahi. De la mano de sus responsables educativas conocimos la vida cotidiana en esta escuela no convencional en la que se priman las relaciones escuela-familia y en la que los niños son artífices de sus aprendizajes siendo parte activa en su propio proceso educativo por tanto, sus percepciones, sus intereses, sus singularidades y sus gustos son los hilos con los que se va andamiando su conocimiento siempre con la ayuda respetuosa de las maestras, de las monitoras y del mismo vecindario. Decir que quedamos impresionados es poco, Amadahi nos hizo volver la mirada a lo básico, a lo sencillo, a lo carente de adornos superfluos e irrelevantes. Allí cada lugar tiene nombre y tiene sentido: la huerta, la entrada, la puerta de las palabras bonitas, el misterioso túnel vegetal de laureles, los lugares de reunión, los árboles, mismo el columpio al que adjetivamos como “el más hermoso del mundo” porque en su cadencia te traslada desde el bosque al mar. Aún escuchando una charla de Paz o visitando la web uno no se puede hacer una idea aproximada de la sensibilidad y del sentido educativo que allí se respira.

Fascinados como estábamos, tras la visita, conversamos sobre la educación y las aportaciones que cada uno puede hacer, así el dueño del Pazo las invitó a conocer su lugar, a correr por su también“aula con cielo, agua y árboles” y a plantar un árbol en el Jardín del Recuerdo, lo que de inmediato fue acogido con alegría y ya planificaron una visita con la tribu Amadahi para el día 8 de diciembre. Tras una primera toma de contacto que hizo Paz Gonçalves al Faramello a finales de noviembre, junto con su compañera María, perfilaron como discurriría este día tan especial para los pequeños y sus familias. A pesar de que querían que fuese un encuentro íntimo por tratarse de la primera salida del curso, pensamos qué personas podrían acompañarnos en esa aventura en la que no podrían faltar Gloria Mosquera y Tomi del grupo musical Mamá Cabra -que van todos los fines de semana a cantar con ellos en La Marola (islote emblemático de la costa de Dexo)- y unos amigos comunes de la Facultad de CC.EE de Lugo -los profesores Lina Iglesias Forneiro y Uxío Otero Urtaza (director del Máster de Dirección de Actividades Educativas en la Naturaleza)-, así como Anayansi y Aída, Esther y Asun (pilares fundamentales en el Jardín del Recuerdo), y nosotras de invitadas, que asistimos a ese encuentro tan mágico.

15284987_10210273242900967_8066134805726412891_n

Sentimos no poder ilustrar con fotografías el discurrir de la jornada, la razón es que no disponemos de las autorizaciones de uso de imagen, motivo por el que os invitamos a visitar el Facebook de Amadahi y allí podréis ver algunos momentos tales como el de la llegada al Jardín del Recuerdo;  el paseo hasta el hermoso puente romano de Francos; la plantación de dos ejemplares de cornus florida, que completaron dejando como recuerdo piedras-palabra y un bastón de poder;  la entrada al Pazo a un lado de la Roca madre y del trono celta donde nos hicieron sentar por turnos a Gonzalo, a Innovarte y a Gloria y Tomi para hacernos entrega de un regalo muy especial, una cuña de un árbol pintado por los niños en las que plasmaron mensajes como “Quien comparte su bosque comparte su corazón” en la dedicada al anfitrión, o “Maxia de nen@s” en la dedicada a nosotras.

img_1260

Una vez dentro, ya era hora de almorzar, momento también especial en el que las familias sacaron de sus mochilas elaboraciones caseras para compartir entre todos mientras charlábamos sobre la vida y la infancia al tiempo que íbamos picoteando un delicioso pan con forma de árbol amasado por todos los niños.

15403127_1191023997644735_87000740_n

Ya en la sobremesa una sorpresa más, Gloria y Tomi sacaron sus instrumentos musicales se pusieron a cantar las canciones preferidas de la tribu Amadahi.

15424586_1191023887644746_999322245_n

La jornada finalizó con un paseo por la legendaria senda de la Traslatio Xacobea con el cantarín río Tinto a un lado y al otro con las recientes reforestaciones que se hicieron en el bosque del Faramello para así eliminar especies invasoras, devolviéndole el lugar a los árboles autóctonos. Finalmente despedida y agradecimientos que se prolongaron hasta el caer de la tarde.

15423562_1191024087644726_1531878059_n

Quizás por eso quisimos  definir experiencia como un binomio mágico. Nos es imposible relatar la atmósfera especial que se creó en ese lugar ese día en el que hasta la climatología colaboró; es muy difícil describir lo que sienten unas maestras cuando ven que otra educación es posible; no es fácil contar cómo se constata que la naturaleza debe ser una aliada y protagonista educativa, por lo que tomaremos unas palabras de Paz Gonçalvez:

“Me siento emocionada por lo que provoca Amadahi….curiosidad, sonrisas …y sobre todo ganas, ganas de vincularse la Naturaleza, de aprender a través de ella, de amarla con mimos , pequeños y grandes, acercándonos a ella a través de canciones, de la escucha…Las primeras familias y María hacen que todo esto sea más fácil.”

Esperamos asistir a otros muchos encuentros entre nosotros o entre otros grupos que tengan la sensibilidad suficiente para entender que la naturaleza no es un tema a tratar una quincena o un trimestre en la escuela o en el día 5 de junio, muy por el contrario es nuestro medio más natural por ello hay que propiciar todo tipo de encuentros entre los niños y ella prestando atención a todos los componentes que intervienen en este proceso: afectivos, emocionales, cognitivos, sensoriales y muchos otros que no se pueden anticipar pero que siempre nos aguardan escondidos para sorprendernos.

15356011_1191023914311410_78108997_n

Gracias a la Escuela Bosque Amadahi y al Pazo del Faramello por dejarnos estar.

15416148_1191024097644725_975959722_n

Entrevista inicial con las familias

In FamiliarizArte on 12/09/2011 at 18:11


“¿A qué edad gateó?”, “¿Qué alimento no le gusta?”, “¿Con quién duerme?”…, y así un largo repertorio de preguntas configuran muchos de los cuestionarios con los que recibimos a las familias en los primeros días de escolarización de sus hijos/as.

Hace casi veinte años, en un curso de formación sobre evaluación en infantil, le escuchamos decir a un conferenciante que la mayor parte de la información obtenida en la entrevista inicial no la empleábamos para nada. A nosotras, en aquel momento en el que acabábamos  de poner en funcionamiento estos instrumentos de recogida -tras sesudos debates acerca de lo qué incluir o no-, nos pareció una falta de respeto nuestra profesionalidad y rigurosidad. A día de hoy, no tenemos más remedio que admitir la absoluta verdad que encerraba aquella afirmación.
En el artículo 21 de la orden por la que se regula la evaluación en infantil se dice que cuando el alumnado se incorpore al 2º ciclo de EI, las personas tutoras realizarán una evaluación inicial de cada uno que recogerá los datos más destacados de su proceso de desarrollo, tendrá en cuenta datos obtenidos de la información de las familias en la entrevista inicial y, si es el caso, informes médicos, psicológicos, pedagógicos y sociales. Esta información se completará con la obtenida tras la observación directa durante el período de adaptación. La orden deja al criterio del equipo educativo las decisiones relativas al tipo de información así como las técnicas e instrumentos, tanto de recogida como de consignación de la misma.

Titulamos esta entrada “Entrevista inicial con las familias” que difiere bastante de “Entrevista inicial a las familias” -como se emplea en la citada orden de evaluación y como se usa habitualmente-; lo hacemos intencionadamente porque entendemos que ese primer contacto tiene que cumplir un doble objetivo:
1º que las familias tengan ocasión de conocer y conversar con la persona que se va a responsabilizar de la educación de su hijo/a

2º que nos trasladen la información que precisamos en el comienzo cuando aun no conocemos a las criaturas y sus antecedentes sanitarios, motóricos, lingüísticos, sociales, etc.

Esta entrevista puede desarrollarse de varias maneras, pero leyendo delante de ellos con mirada reprobadora el cuestionario que cubrieron en casa -con mayor o menor pericia, con más o menos discurso, con mucha o poca veracidad-, ayuda poco a crear ese clima distendido y cordial que se precisa. Parece más bien un momento de tensión para los progenitores. Otra forma sería que, como boas observadoras que somos y adiestradas entrevistadoras, conduzcamos una conversación en la que la familia se sienta acogida, en la que tenga ocasión de expresar sus inquietudes y expectativas sobre este período que inician, en la que charlemos sobre aspectos relevantes de su hijo/a, diferenciando lo primordial de lo superfluo y recogiendo sus dudas que luego pueden ser expuestas con carácter general en la reunión grupal que mantengamos con todas las familias.


La experiencia nos indica que la mayor parte de la información obtenida en los cuestionarios, de inmediato comprobamos que no se ajusta a la realidad (por ejemplo, se viste y se desviste solo/sola? Sí, y en el segundo día vemos que no sabe abotonarse).

El sentido común, también nos hace ver que la información recogida en esos cuestionarios exhaustivos, no va más lejos de ahí, dado que no parece pertinente consignarla en la evaluación inicial (XADE) que pasará a integrar el expediente personal del alumno/a para toda su vida escolar.

La economía de esfuerzo los hace entender que bastantes aspectos burocráticos tenemos en los centros educativos como para burocratizar lo que no tiene que ser burocratizado: las relaciones con las familias.

Por lo tanto, y como conclusión, no desaprovechemos esa primera ocasión y mantengamos una entrevista con las familias, no le hagamos una entrevista a las familias.

Expectativas de los hijos e hijas

In ContArte on 08/04/2011 at 00:01

¿Son tus padres pesados?

plomos, avaros, pegajosos, peludos,

picantes, cargantes, insoportables y resbaladizos?

¡CAMBIA!

¿Son gruñones, charlatanes, asquerobabeantes,

albondigadenarizantes, comeconlimpiasmanos?

¡CAMBIA!

Las niñas y los niños también tienen sus propias expectativas sobre las familias; incluso establecen una tipología recogida en este divertido “Catálogo de padres para niños que deseen cambiarlos” de la editorial Corimbo.

Padres pesados, roñosos, pegajosos, charlatanes …, para quien sueña con cambiarlos; con la ventaja de que en el caso de que reconsideres la decisión, te devuelven los originales, independientemente de como reintegres a los de recambio.

Expectativas educativas de las familias

In ActualizArte, FamiliarizArte on 08/04/2011 at 00:00

El IFPIIE del Ministerio de Educación acaba de presentar el estudio “Posiciones y expectativas de las familias en relación al sistema educativo. Exploración cualitativa“, que tiene como propósito hacer un sondeo de cómo se sitúan las familias ante la educación de sus hijos e hijas; cuáles son sus expectativas, demandas, críticas …, y cuál es el papel que creen deben asumir ellas.

En primer lugar establecen una tipología de posiciones discursivo-ideológicas de las familias: la paternalista, la clientelar, la institucional y lal liberal. Continúan con un análisis de las líneas de confuencia y contradicción entre las anteriores posiciones. Asimismo, identifican las principales características sociales (sexo, tipo de familia, clase social, hábitat residencial, etc) que inciden en la configuración de cada uno de los discursos ideológicos identificados.

Para la realización de este estudio recurrieron a grupos de debate integrados por padres y madres que se corresponden con esos segmentos sociales.

Lo consideramos una lectura muy interesante, porque, pese a la que se centran en el período de escolaridad obligatorio, veremos identificados todos los padres y madres con los que nos reunimos. En infantil casi todas las expectativas familiares sobre la escuela parecen coincidir, pero tan sólo es eso, una apariencia, de inmediato nos percatamos de cuáles son las diferencias entre cada una de ellas, a veces, se perciben incluso entre los dos progenitores.

Está estructurado de la siguiente manera:

1ª parte: el proceso educativo en el seno del hogar. Se analiza en clave del principio de autoridad, de los contenidos y metas de la educación, de los peligros del mundo exterior (dispositivos de comunicación y consumo), y del modelo implícito de ciudadanía.

2ª parte: los padres y madres ante la escuela de los sus hijos/as. Se atienden los papeles de la escuela y de la familia, el profesorado, las metas académicas (éxito y fracaso escolar), la autoridad de los centros, y la política educativa.

Una lectura que nos puede ayudar a comprender las demandas de las familias.