Nuestra aportación a la educación infantil

Archivo del autor

Caminos V: caminos imborrables para recordar de donde venimos

In EmocionArte on 20/06/2018 at 18:00

DSCN5137

Mimamos mucho los previos al paso de infantil a primaria -un peldaño de la infancia a la niñez-, máxime en nuestro caso que supone un cambio de centro. Al alumnado les produce una mezcla entre el deseo de ser como los “mayores” y la angustia de dejar la escuela infantil, el territorio conocido. Por ello, llegado el mes de junio comenzamos a planificar esa primera visita a la que los acompañaremos. Además de  lo previsto por ambos equipos de orientación, a nosotras nos gusta hacer algo para recordar. Es ya uno de nuestros rituales de fin de ciclo.
Siempre queremos hacer el camino a pie para que le tomen la medida a la distancia que nos separa, así, en esta ocasión, debido al mal tiempo, hubo que retrasarlo hasta el pasado lunes. Se podría hacer en bus, pero creemos que no sería lo mismo. A pesar de que tenemos un tramo que atraviesa todo el polígono industrial, luego hay una senda por el medio del bosque que hace que perdonemos todo lo inhóspito que lo anterior.
Cuando comenzamos a hablar de la visita, apuntaron que les gustaría ver a los hermanos y amigos, que fuesen ellos quienes los recibiesen los anfitriones. Así se le comunicó al centro facilitándole los nombres y los cursos. También comentamos sobre los regalos que llevaríamos y ahí no hubo duda: poemas de las abubillas para el bosque que rodea el centro, un ejemplar del libro “Rechíos poéticos” para la biblioteca, una rosa de los vientos para el patio de juegos (para saber siempre por donde sale el sol), un libro con las preguntas al CEP para quien se las pudiese responder, un cuento para la que será su nueva aula (eligieron uno con mapas), y una carta de la maestra presentándolos ante quien será su nuevo/a tutor/a. Si en la promoción anterior los habíamos agasajado con una presentación especial de cada uno de ellos, en esta créemos que también quedan bien retratados con sus gustos, conocimientos, aficiones e intereses.

DSCN5070

 

 

Cuando estábamos haciendo el libro de las preguntas y dudas que teníamos sobre el centro de primaria y sus dinámicas, surgió el temor de que una vez allí no recordasen el camino para volver a la escuela infantil.

 

 

Buscamos soluciones. La más literaria, como Hansel y Gretel o Pulgarcito que iban dejando piedrecitas por el camino fue la que más les convenció. Aunque había algunos que insistían en la idea de ir con un mapa pues según ellos sería la más fiable, una vez propuesto lo de ir dejando guijarros ya no hubo vuelta atrás.
Recordaban también que estos personajes de cuentos habían fallado cuando habían dejado migas de pan, palos o granos de maíz; aún así imaginaron que sus amigos los pájaros les indicarían el camino si les dejábamos comida.
Como se pode suponer aceptamos a pesar de que las cuestiones logísticas nos supusieron algún que otro desvelo: ¿cada cuánto dejaríamos las piedras?, ¿quién las tiraría?, ¿cómo harían para no confundirlas con otras del camino?, ¿cuántas llevaría cada uno?, ¿cómo haríamos para llevar las piedras y el maíz para los pájaros? Todo esto los llevó su tiempo, sin descartar la idea de trabajar con el mapa y con las aplicaciones web que nos permiten hacer el recorrido virtual.
Fueron muchos frentes abiertos que iremos contando por partes.
1º Las piedras. Se compró un saco de 20 kilos de grava blanca gruesa; todas con un calibre similar, sobre las que propusieron escribir palabras bonitas y flechas indicando el sentido al igual que las del camino portugués tan familiar para ellos, pero con la salvedad de que no podían ser amarillas para no despistar a los peregrinos.

 

 

2º ¿Cuántas llevarían? Nos dio pie a un trabajo de estimaciones matemáticas, primero apuntando el número de ellas que podía contener el saco. Luego rectificando al ver las que contenía un kilo y volviendo a rectificar una vez contamos 100 y vimos que aún quedaban muchas dentro. Resultaron ser 550, que daban 22 piedras por niño/la. Se comprobó si podrían con ellas en los bolsillos. Viendo que era factible nos pusimos a prepararlas, sin resolver aun cada cuántos pasos se dejaría una.
3º ¿Quién y cuándo las tirarían? Era importante saber la distancia en pasos para hacer nuestros cálculos por lo que les preguntamos a las familias cuántos pasos estimaban que había. Incluso pedimos prestados podómetros. Nos respondieron que entre 6000-7000 de los niños. Aquí ya se les hacía muy complicado la ellos de modo que acordamos que yo los avisaría de cuando tirarlas, tocándole en cabeza quien correspondiese.

 

 

4º El maíz se llevaba en paquetes todos iguales y del mismo peso que se derramarían en lugares que nos pareciesen hermosos para dejar un puñado de granos. Creían con ilusión e ingenuidad que a la vuelta verían bandadas de pájaros por las orillas.

 

 

Preparados con todo nuestro equipaje de piedras y maíz emprendimos el camino.
Hay que destacar la cuidada acogida que se les hizo en el centro, dirigida por hermanos y amigos mayores que fueron los encargados de mostrarles lo que a ellos más les gustaba gustaba, su futura aula, las instalaciones, les leyeron cuentos en la biblioteca, merendaron y jugaron con ellos en la sombra de los árboles. Fue una hermosa jornada para todos.

 

 

Cuando emprendimos el camino de vuelta dejamos que ellos fuesen delante guiándose por las piedras que habían dejado. Tan sólo nos fallaron nuestros pronósticos sobre los pájaros,  lo que disculparon por el exceso de calor.

 

 

Una vez más, creemos que hicimos un camino para no olvidar de donde venimos y a donde vamos, que en esta ocasión queda más grabado en la memoria que en los mapas. Ahora ya saben que estarán bien en el nuevo centro y conocen el camino para venir a vernos cuando quieran.

Caminos IV: la cartografía textil

In CativArte on 14/06/2018 at 23:18

Llegado este punto, por nuestra parte ya habíamos teñido las tenerlas que serían la base de la cartografía textil, hicimos la representación de las casas del alumnado y demás lugares significativos de nuestra localidad, aportamos un trozo de tela de algo que tuviera un vínculo emocional con cada niño y niña, personalizamos unos cordones de algodón que serían los caminos diarios de la casa a la escuela, ahora sólo quedaba esperar a que nuestra artista textil, Charo Belda compusiera un mapa tapiz con todo eso.
Y he aquí el resultado.

img_4948.jpg

Hoy llegó un paquete sorpresa; por los datos de identificación ya supimos que era de Belda Products, así que imaginamos de qué se trataba.

IMG_4918
Al abrirlo quedamos admirados. Una auténtica obra de arte y de artesanía en la que no faltan las calles, las casas, los caminos, la EEI y el CEP para el que pronto irán, el Camino Portugués, los parques y montes en los que juegan, incluso se puede ver la catedral de Santiago, tal y como hacían los peregrinos cuando llegaban al Milladoiro (al parecer el topónimo deriva de “humilladero” lugar donde se postraban cuando tras un penoso trayecto por fin veían el lugar al que se dirigían sus pasos, Compostela). No podía faltar la rosa de los vientos, ni la leyenda del mapa con los nombres de todos los niños y con el código de color de su camino.

Al modo de los antiguos mapas está rematado con un cordón blanco y negro.
En la parte trasera las telas teñidas con las flores e hierbas de la localidad.

¡No sabemos qué decir! Estamos agradecidos, asombrados, entusiasmados, representados y felices de esta culminación del trabajo que nos ocupó a lo largo de este curso.

No podíamos imaginar mejor recuerdo de cierre de ciclo que este mapa “Caminos”, precisamente ahora cuando sus pies van a tomar otras sendas. Fueron tres años caminando hacia la escuela infantil que no dejaron huella en el suelo que pisan, pero sí en sus corazones y en los nuestros.

EAQI0807
Mil gracias Charo Belda por este regalo. Siempre estaremos en deuda contigo. Ya formas parte también de nuestra historia de vida en la escuela infantil.

Aquí podéis seguir su relato del proceso y sus fuentes de inspiración.

Camiños no Milladoiro. Participación das nenas e nenos.

Camiños no Milladoiro. La idea

 

Caminos III: el mapa telaraña

In CativArte on 06/06/2018 at 23:13

IMG_4488

Nuestra artista téxtil, Charo Belda, nos encomendó que dibujásemos las casas de cada niño y niña, así como los lugares significativos para el grupo. Hubo que resolver situaciones como qué hacer en el caso de dos niños que viven en la misma casa; acordamos que cada uno tiene derecho a hacer su propia representación, de modo que se repiten sin ningún problema. En nuestro mapa los árboles con las abubillas, la escuela 0-3, la farmacia, Correos, la biblioteca, el Monte de los Pinos, el cercano pazo del Faramello o el circo tienen cabida. No faltan tampoco una rosa de los vientos marcando el Norte, ni el Camino Portugués e incluso los peregrinos que pasan todos los días por delante de la escuela. Es tan naïf como real, tan simbólico como imaginado y sentido. Es el mapa de nuestro Milladoiro.

A continuación pensamos en qué título le pondríamos. Charo para identificarlo lo había llamado Mapa-Metro Milladoiro porque le recordaba las líneas de metro de algunas ciudades. Nosotros pensamos primero en el Mapa de los (tras)pasos, porque metafóricamente quedaban reflejados todos los traspasos: de la casa a la escuela, de la escuela la otros espacios lúdicos o educativos, de la escuela 0-3 a la 3-6 y de esta al CEP. Charo Belda resolvió magistralmente llamándolo Caminos. En efecto, son caminos, en todos los sentidos que se quieran entender.

En cualquiera caso, tras escanear todas las imágenes para poder imprimirlas en tela pensamos qué podríamos hacer con todo el trabajo realizado. Acordamos dejar también un mapa sobre papel para el centro. Esto supuso la ubicación de todos los puntos, el debate sobre si un edificio estaba bien situado o había que cambiarlo en función de otras referencias, etc. Una vez todo colocado en su lugar y adornado con hojas para simular las zonas verdes, bosques o jardines comenzamos a hacer los recorridos de cada uno. Pensamos en marcarlos con un trazador pero nos gustó más la idea de representarlos con hilos de colores.

Así, cada niña o niño iba contando su día a día y los pasos que da por la localidad. Resulta revelador…

La escuela es el punto en el que todos confluyen desde que salen de sus casas, luego quedan patentes gustos, aficiones familiares y necesidades: biblioteca, parque, centro comercial, farmacia, catedral o iglesia… los caminos de las diferentes familias.

Una vez finalizado quisimos darle un nombre. Votaron y acordaron que Mapa telaraña era lo que más encajaba.

Seguiremos contando de los caminos.

Caminos II: el entorno, la base

In CativArte on 05/06/2018 at 23:03

La base de nuestro mapa acordó Charo Belda que sería de tela de algodón teñida con los pigmentos naturales de las plantas del entorno para, de este modo, recoger también los colores y olores de la localidad. Así, tras anunciar su visita, iniciamos los preparativos pidiéndole a los pequeños que recogiese flores y hierbas aromáticas con sus familias. Además le solicitamos un pequeño trozo de tela de algo que tuviera un vínculo afectivo con los niños y niñas: de un vestido, de las cortinas de sus habitaciones, de un babero de cuando eran pequeños… Ya contaremos más adelante lo que se hizo con ellos.

 

El día acordado juntamos todas las plantas en el suelo y aquello era la abundancia: toda la gama de verdes y los colores de la primavera. Hasta hicimos un catálogo con ellas.

Nada más llegar al aula, Charo proyectó en la pantalla lo que había trabajado en ese mapa aún sin nombre y les explicó cómo más tarde lo trasladaría al tapiz. En seguida se puso manos a la obra. Iban a teñir las telas según la técnica japonesa Hapa Zome que consiste en golpear con un martillo sobre las plantas cubiertas con la tela. Charo iba dejando elegir pero también aconsejando sobre las que podían soltar más jugo o dejar más color.

Luego hubo que dejar secar y fijar el color de las telas con calor.

 

Ya veremos cuál es el siguiente paso.

Caminos I: la idea

In CativArte on 05/06/2018 at 16:23

Cada vez que cerramos una promoción queremos hacer algo que sea un recuerdo de los tres años que vivimos con el alumnado. Un resumen, un recuerdo, para ellos, para sus familias y sobre todo para nosotras. Egoístamente decimos sobre todo para nosotras, porque tras vaciarnos a lo largo de tres cursos, después de darlo todo, cuando más orgullosas nos sentimos de lo logrado, en ese momento, se despiden y tenemos que volver a empezar. Según se va acercando la fecha de remate, nos invade una tristeza alegre; estamos felices al ver el crecimiento de las niñas y niños, sabemos que excepto en el físico, en las demás tenemos gran parte, pero es demoledor pensar en volver a comenzar con otro grupo. Afortunadamente el verano actúa como un bálsamo y en septiembre comenzaremos con ilusión, aunque a ratos tengamos el síndrome del nido vacío.

Para entonces comenzaremos a escribir otra nueva historia, pero ahora aún tenemos que cerrar bien la labor que tenemos entre manos.

Así le dábamos vueltas a la cabeza. La metáfora visual “Las llaves están en infantil” de la promoción anterior se nos antojaba insuperable y también irrepetible, porque en esta no tendría sentido; las llaves, en esta ocasión, no fueron parte de nuestro juego cotidiano. Como siempre, la suerte llamó a nuestra puerta.

Allá por el mes de enero, se puso en contacto con nosotras una colega a la que llevábamos tiempo sin ver aunque sabíamos de sus derivas profesionales, vitales y artísticas. Hablamos de Charo Belda, maestra adelantada su tiempo, asesora inolvidable del CFR de la Coruña, ahora artista textil de la que podéis saber más en su web. Ella, seguidora de Innovarte, sabía de nuestras experiencias de trabajo con los mapas y puso generosamente su conocimiento, creatividad y talento al servicio de nuestros pequeños. Tras varias conversaciones y muchas risas, acordamos hacer una de sus cartografías textiles como cierre de ciclo con el grupo.

El entusiasmo y profesionalidad de Charo son dignas de destacar. Estableció un plan de acción. Comenzó a enviarnos proyectos, modelos, otros mapas -propios o ajenos que desconocíamos-, materiales o necesidades. Trazó un cronograma en el que detallaba a la perfección nuestras responsabilidades y plazos así como las suyas. Concretó cuál sería la obra resultante y qué llevarían de ella los pequeños como recuerdo.

Acordamos hacer un mapa del Milladoiro con los caminos que recorrieron a lo largo de estos tres años para venir a diario a la escuela, sabiendo que muy pronto sus pasos se encaminarán en otro sentido hacia el centro de primaria. En el mapa estarán representadas sus viviendas, las calles, los lugares significativos para ellos, y cómo no, la EEI Milladoiro y el CEP de Ventín, centro receptor. Se hará sobre un tejido teñido por ellos mismos con hierbas comunes en la localidad.

Expusimos al alumnado lo que queríamos hacer y de inmediato se vincularon con el proyecto, ya que los mapas forman parte de nuestras dinámicas así que hacer uno ex profeso para ellos será la culminación de todo lo aprendido.

En próximas entradas del blog, iremos relatando al detalle todo el proceso. Ahora tan sólo se trataba de apuntar la idea y todas las derivas que surgieron.

De la mancha a la figura

In CativArte on 01/06/2018 at 23:19

IMG_4511

Siempre hablamos de nuestras experiencias elásticas que sabemos cómo surgen pero nunca hasta dónde pueden llegar ni cuando finalizan. Esas son las que nos dan grandes sorpresas. Pues esta es una de ellas.

Allá por el mes de febrero descubrimos el libro “Tinta de luz” de los hermanos Pepe y Berta Caccamo, que dio pie a la visita del escritor, tal y como recogimos en la entrada “Con ppkkmo”. También hablamos ya de las mezclas de colores que hicimos intentando emular las singulares ilustraciones de Berta Caccamo.

“cores frías e quentes,
mornas, tépedas, ardentes,
duribrandas, brandiduras.
branquiloiro, roxipardo,
grismarelo, negriazul,
rosvermello e verdourado.
Cores altas, branquilongas,
verdifracas, griscontentas,
negribaixas, roxivellas,
rosanchas e pardolentas.”

Y de cómo fuimos dándole nombre y luego la “matrícula” gracias a las explicaciones de la madre de un niño, especialista en artes gráficas que trajo la carta Pantone y nos ayudó a buscar el código de identificación de cada una de nuestras creaciones.

IMG_2326

Pero allí habían quedado colgados los lienzos a la espera de que los mandáramos para la casa de los pequeños. Cada vez que pasábamos por delante de ellos parecía que nos pedían algo más. Eran bonitos colores, un hermoso conjunto, pero aún podían dar más juego. Hasta que decidimos darle una segunda vuelta. Hacer un proceso al revés: primero el color y luego el dibujo al contrario de lo que se hace habitualmente.

Cada uno recogió su lienzo y nos dedicamos a mirarlo detenidamente buscando lo que podía esconderse en la mancha. Escasez de recursos para no alterarla nada más que el necesario: dejar que los rotuladores ayudasen a aflorar lo que permanecía oculto.

He aquí el resultado: mariposas, ondas en el agua, soles, peces, rostros, lunas, los anillos anuales de un árbol, diamantes, planetas, gatos, orugas o naranjas.

Rechíos poéticos II: la abubilla

In ContArte, EncienciArte on 16/05/2018 at 00:18

IMG_3679

Buscando poesías sobre pájaros para el “Tendal de los poemas”, no tuvimos la suerte de encontrar una de nuestro pájaro preferido, la abubilla. Tenemos la certeza de haber leído alguna, pero ahora no la encontramos, lo que nos dejó barruntando por un tiempo. Hasta que encontramos la solución a nuestro problema: la encargaríamos.

Así, con tal determinación, le escribimos a Antonio García Teijeiro, Helena Villar Janeiro, Dores Tembrás y Rosalía Morlán. Nuestra sorpresa fue cuando ya de inmediato comenzamos a recibir las respuestas aceptando el encargo.

Según fueron llegando, quedábamos asombrados con su hermosura. Se nota la maestría y el cariño con el que fueron hechas pensando en los chiquillos. Cada uno de ellos a su manera recoge las características principales de la abubilla y su singular cuanto.

No sabemos bien cómo agradecer la atención que tuvieron estos grandes de la literatura gallega actual; una muestra más de que su creatividad y lírica va íntimamente ligada con su buen hacer, ser y estar en el mundo, así como su compromiso con la educación. Mil gracias.

Somos unos afortunados pero sería un acto de egoísmo no compartirlas con todo el mundo, así surge la segunda fase de los “Rechíos poéticos”: colgaremos las poesías de los árboles de los parques, aceras, jardines y montes del Milladoiro.

Una madre de un alumno experta en artes gráficas, para explicarnos el proceso de impresión nos hizo los carteles con la imagen de una abubilla, incluso con su descomposición en los cuatro colores. Junto a ellas, por la otra cara pondremos los poemas de escritos por los pequeños.

Pero nuestros niños y niñas aún querían más, les gustaría ver a los pájaros revoloteando alrededor de  las poesías, por lo que me preguntaron si sería posible hacerles unos comederos con grano. Aceptamos la idea con la condición de que fueran ecológicos y artesanales, de modo que encontramos un modelo hecho con la corteza de media naranja.

Más tarde hubo que llenarlos de granos de muchas variedades para que fuesen del gusto de todo tipo de pájaros. Así, cada uno preparó su combinación de maíz entero, troceado o con alpiste, con la condición de que cada preparado no podía superar los 50 g. que era lo que habíamos calculado cabía en las cáscaras deshidratadas.

Ahora, en grupo, colgamos unos carteles por los alrededores de la escuela y luego, cada niña y niño, lleva uno para poner en el árbol que prefiera siempre que esté visible a los paseantes. Se acompañarán todas de los comederos para los pájaros.

En estos días, más de setenta carteles con poemas de la abubilla llenan las calles del Milladoiro colgados por los niños y sus familias. Ya empiezan a llegarnos imágenes.

Un intento más de que las iniciativas escolares traspasen el reducido ámbito de las cuatro paredes del edificio enriqueciendo a la comunidad con las aportaciones de los niños y niñas.

Una vez más, sacamos la poesía a la calle y con ella vuelven los pájaros y sus cantos.

Rechíos poéticos

In ContArte, Sin categoría on 14/05/2018 at 22:30

IMG_2060

Un año más el Departamento de Normalización Lingüística del ayuntamiento de Ames nos invitó a participar en las actividades alrededor de las Letras Gallegas, en este caso repitiendo el Tendal de los poemas del pasado curso que tantos éxitos obtuvo por poner la poesía al alcance de todos los viandantes de Bertamiráns y O Milladoiro.

Pero en esta ocasión quisimos darle una vuelta y si en la edición anterior se centraban en la naturaleza, ríos y caminos, en la presente lo vinculamos con los proyectos de re-naturalización de las escuelas, así el tema fueron los pájaros. Los habíamos despedido en otoño, los habíamos esperado por la Candelaria, habíamos prestado atención al primer canto del cuco (ahí por el 25 de abril), le habíamos echado granos para traerlos a nuestro jardín, aprendimos sus nombres y a distinguir su canto, así que era normal que ahora les brindásemos un homenaje poético titulado “Rechíos poéticos” (rechíos=cantos de los pájaros).

En la poética gallega abundan textos protagonizados por las aves más comunes en el entorno: mirlos, golondrinas, cuervos, gorriones, petirrojos, palomas…, así fuimos escogiendo cincuenta poesías de todas las épocas que una vez escritas sobre lona adornarían los paseos y caminos de nuestros pueblos. Recuperar el conocimiento de las aves, poner la poesía en la calle y alegrar la vida del vecindario eran nuestros objetivos.

En Bertamiráns del CEIP A Maía.

En el Milladoiro de la EEI Milladoiro.

Permanecerán expuestos hasta finales del mes de junio.

 

Anatomía da lingua

In ActualizArte on 12/05/2018 at 21:26

Anatomía-da-lingua-Lingua-de-amar-lingua-de-amor

¿Es posible un poemario sobre la lengua?

Es, y además puede ser hermoso, entretenido, variado, reivindicativo, incitador, provocador y juguetón.

En los previos al día grande de las Letras Gallegas, no se nos ocurre recomendación más idónea que Anatomía da lingua de Antón Cortizas, con las ilustraciones simbióticas de Leandro Lamas, editado por la AS-PG.

18-0

A ti, lingua miña
idioma do meu cerne,
silabario do meu mundo inacabado,
ausente en tantas bocas,
presente en cada alento
dos ecos navegantes do meu nome.

Para corroborar lo que estamos diciendo, quisimos seleccionar algún fragmento sugerente, lo que nos resultó una ardua tarea porque tendríamos que reproducirlo íntegramente. Es un libro para tener cerca y echar mano de él con cualquier motivo, ya que encontraremos suficientes razones para decir que el gallego es una lengua de amar, una lengua de amor y una lengua de futuro.

Tamaño
é tan grande esta miña
pequena e humilde lingua
que nunca chegarei
a pronunciala enteira.
Xénese
(…)
Entón, dende as fervenzas da tenrura
cada murmio foi calidoscopio
na noite incandescente dos cronómetros
e a verba foi medrando
e non deixou xamais de ser semente.
Oficios da lingua
(…)
Se a lingua miña fose tecedeira
urdiría un tear de diccionarios
como eguas ao galope, libertarias,
de frases de perífrase de verbas,
domésticas e místicas metáforas
rimando co marfil das madrugadas.
    se a lingua miña fose tecedeira…
Palabras inventadas
(…)
Palabras inventadas
necesito cantar,
para que aniñen libres
os sons de nomear toda a beleza.
Tipoloxía da lingua
A lingua que se saiba, pode ser:
lingua viva ou lingua morta,
nativa, cativa, oficial, real, popular,
lingua sabia, lingua pobre, lingua vulgar,
auxiliar, exiliada, inventada, artificial,
de orde, ordinaria,
lingua franca, oficial, cooficial, oficiosa,
(…)
Lingua de subsistir, de murmurar,
lingua de burlar, de bicar, lingua de amor,
lingua coñecida, lingua ignota,
lingua, en fin, de amar e de soñar
que a miña alma vive monolingüe
e políglota é a miña boca.

cortizas-620x330

Con ppkkmo

In CativArte, ContArte on 30/04/2018 at 21:59

IMG_3145

 

 

Desde que leímos en clase “O ganapán das palabras”, teníamos ganas de conocer a Pepe Caccamo, el escritor que hace versos inversos, le da la vuelta las palabras o que las lee a través del espejo, pero luego llegó a nuestras manos “Tinta de luz y entonces ya no esperamos más. Lo llamamos, le contamos lo que nos gustaba de su obra y él, generosamente, aceptó dándonos todo tipo de facilidades.

No sabíamos bien cómo recibirlo, pero su tinta de luz ya nos iba brindando oportunidades de juego con los colores. Esas ilustraciones de su hermana, la pintora Berta Caccamo, plasmando

“cores frías e quentes,
mornas, tépedas, ardentes,
duribrandas, brandiduras.
branquiloiro, roxipardo,
grismarelo, negriazul,
rosvermello e verdourado.
Cores altas, branquilongas,
verdifracas, griscontentas,
negribaixas, roxivellas,
rosanchas e pardolentas.”

dieron pie a que nosotros también creáramos nuestros colores, siguiendo fórmulas únicas, a los que dieron nombres como “rosa diamante”, “rojo piruleta” o “gris vaquero”.

 

 

Más tarde, gracias a la visita de una madre, también les pudimos poner “matrícula” porque, como especialista en artes gráficas, nos mostró las cartas Pantone y nos ayudó a identificar la denominación estándar de esas nuestras creaciones.

 

 

 

 

Entretanto, nosotros seguíamos disfrutando con “Tinta de luz”, así supimos de las liñas paralelas que corren namoradas, do triángulo tángulo farángulo, do cadrado carbado carbón, das acompasadas liñas onduladas o de las bravas liñas quebradas…, y también quisimos pintar o vento e a sombra do aire na herba.

 

 

Las buscamos por todas partes.

Hasta que llegó Pepe Caccamo a la escuela y puso todo patas arriba. Nada de lo previamente pensado, nada de lo previsto salió adelante. Él traía su propio plan, que por supuesto superaba con creces todo lo que esperábamos de él.

 

 

Como artista, creador, malabarista de las palabras, conocedor de los pequeños y de las escuelas infantiles supo lo que había que hacer para engancharlos en su hilo y llevarlos prendidos de la música de sus palabras hasta la hora de marchar.

Leyó “Tinta de luz”, hizo juegos de palabras con bayetas de cocina, nos dejó la idea de atrapar la tinta de luz y guardarla en tarros de cristal para luego escribir con ella, con la promesa de venir de nuevo a cuando lo llamáramos.

 

 

Nos obsequió con alguno de sus libros, nos los dedicó con textos escritos en espejo…, nos dejó a todos agotados con su energía, entusiasmo, creatividad y cariño.

 

 

Recordaremos esta visita. Fue un momento inolvidable en nuestra vida escolar.

Mil gracias Pepe Caccamo, te esperaremos leyendo “Sopa de estrelas” -con unos poemas que fueron escritos a petición de Bea, su maestra, para las niñas y niños de la EEI do Ribeiro, situada en el satélite San Adrián de Cobres del planeta Vilaboa do Morrazo-, también ilustrados por su hermana Berta Cáccamo.

 

El aire del pan

In EncienciArte on 26/04/2018 at 21:50

Una niña nos trajo  una receta de pan, por lo que decidimos hacerlo en clase. Todos habían comentado que les gustaría hacer dos panes, uno para comérselo y otro para llevar a casa. De modo que hicimos cálculos sobre lo que pesa un bollo y concluimos que necesitaríamos alrededor de 200 g. para cada uno de los 25 niños y niñas de clase. Afortunadamente el personal de cocina del centro nos permite hornear algunas elaboraciones, pero no las usar las instalaciones por motivos de sanidad, así que previamente preparamos una masa de seis kilos en casa, ya que nos parecía inviable en clase por el volumen y por el tiempo necesario. Lo que sí reprodujimos fue la receta de nuestra compañera pesando todos los ingredientes, así como la masa resultante tras ser amasada por todos y hecha la prueba de que estaba en su punto cuando al presionarla con un dedo recupera su forma.

La rodeamos con una cinta métrica para ver si surtía efecto la levadura (que tanto desagrado le había producido su olor). Preparamos una tabla de control en la que íbamos anotando los cambios en cuanto a peso y medida. Y esto fue lo que los desconcertó, porque a cada poco la masa crecía y sin embargo no variaba de peso. Pronto descubrimos a qué se debía, ya que mientras esta preparación leudaba, echamos mano de la que habíamos preparado con anterioridad; al cortarla para dividirla entre todos descubrimos que estaba llena de hoyuelos, como burbujas de aire. Ahí estaba la solución al misterio del crecimiento sin incremento de peso: estaba llena de aire.

Ahora cada uno tenía que repartir su porción de aproximadamente 200 g. de masa en dos bollos. Fue revelador ver como algunos dejaban el más grande para casa y el más pequeño para ellos, o al revés. El trabajo fue autónomo, cumpliendo sólo la condición de que tenían que anotar el peso de los dos panes.

Tras el horneado, la llegada del carro con las bandejas precedido por el aroma a pan recién hecho fue motivo de alborozo.

Y ahora llegaba el momento de comprobar si cocidos pesaban lo mismo.

Habían disminuido de peso. En este caso, la explicación la dimos nosotras: el agua de la masa se había evaporado.

La degustación del pan, copiar la receta para repetir en casa y adjuntarla en el mismo paquete que el bollo para tomar en familia, dio el cierre a una sesión intensa de trabajo manipulativo y matemático, de disfrute de las cosas sencillas de la vida: olores, sabores, un trabajo en grupo y la satisfacción de saber hacer. El aire del pan, nos sentó bien en todos los sentidos.

Mango/manga, mangifera/mangueira

In EncienciArte on 22/03/2018 at 08:36

img_9142.jpg

En el mes de enero un niño trajo un mango para compartir con los compañeros. Algunos lo habían probado antes y otros no, lo que no dejó de sorprenderlos fue que en gallego su nombre es femenino y en castellano masculino, manga/mango, así como su homonimia, pues las mismas palabras tienen significados bien diferentes.
Como no podía ser de otro modo, decidimos probarlo, no sin antes pesarlo, tocarlo, olerlo…Tras la cata buscamos semejanzas en su sabor; apuntaban al melocotón o al melón, incluso al olor de los pinos.

Tanto gustó, incluso a los reacios a probar, que propusieron plantar el hueso para así tener un árbol de mangos. Como nunca lo habíamos hecho, decidimos buscar información en la red y encontramos un vídeo muy interesante en el que nos decía el modo y los tiempos. Tuvimos que verlo varias veces antes de ponernos manos a la obra, no sin antes anotar en un almanaque todos los pasos y plazos a seguir. Según eso, en el mes de marzo, allá por la llegada de la primavera, justo en el día del árbol, tendríamos una mangifera para plantar.

Abrir el hueso, extraer la semilla, envolverla en papel húmedo, dejarla tapada, trasladarla la una maceta aún cubierta, destapar y regar a menudo, fueron las anotaciones, tan sólo quedaba esperar que se cumplieran los diferentes pasos.

Y así fue. Con una exactitud que nos alborozaba, se iban cumpliendo.

Causó tal sensación verla brotar que todos quisieron repetirlo en sus casas para así ir llevando un proceso paralelo al de la escuela.
Las responsabilidades de los encargados, los hitos marcados en el calendario, los crecimientos, las mediciones y las comparaciones entre las dos semillas que habíamos plantado, nos llevaron a un extraordinario trabajo matemático, que aún continúa. Sin contar que a la vista del éxito, los cultivos se extendieron a pistachos, almendras, aguacates, bellotas, castañas, mandarinas y limones. Toda semilla que caía en sus manos, nos llevaba a buscar información en la red y planificación de sus fases.
Tal y como habíamos calculado, el día 21 de marzo, tras la llegada de la primavera, en el día del árbol, nuestras mangiferas lucen hermosas.

Ahora nos cuesta hacerles entender que no tendremos frutos hasta dentro de unos años. Entre tanto vamos distrayéndonos con las degustaciones de otros mangos que llegan al aula.
Plantar para el futuro. Desear. Aprender a esperar. Comprender el ciclo de la naturaleza. Poco más se le puede pedir a un mango.

mango-tree-ted-hebbler

“Mango tree”, Ted Hebbler

 

Ames con Rosalía

In Sin categoría on 23/02/2018 at 18:58

cartaz acto rosalia

En Ames é xa unha tradición consolidada celebrar o día do nacemento de Rosalía de Castro con toda a veciñanza xa que, a máis de ser unha figura senlleira en Galicia, a poetisa pasou uns anos da súa infancia nunha aldea do concello, no lugar do Castro en Ortoño, onde andando no tempo se fundou o Seminario de Estudos Galegos, así a visita a O Castro figura na Ruta Rosaliana. E isto é algo que moita xente descoñece, mesmo na propia localidade emporiso este ano quíxose que a celebración dera a coñecer ese dato, máxime cando estamos a falar dun concello no que se asentan moitas familias procedentes de fóra.

Así, co lema “Rosalía tamén vive aquí” todos os escolares de Ames exporán nos portais das súas vivendas un cartel no que se fai referencia ao paso da poetisa por Ames xunto con un poema escolmado polo alumnado de cada unha das unidades dos centros de infantil e primaria, para lembrar que Rosalía aínda vive nas nosas casas, lingua e corazón, en parte, grazas a todo o traballo que se fai dende as escolas. Segundo o EDNL da EEI Milladoiro, quen promoveu a iniciativa, trátase en definitiva de traspasar o ámbito escolar irradiando cara as comunidades veciñais.

A proxección das iniciativas escolares na comunidade é algo do que nunca se dimensiona ben o seu alcance, pero “Ames con Rosalía” compleméntase con outras accións -promovidas todas polo Equipo de Normalización Lingüística- como son:

– “Café con verso”, no que os establecementos hostaleiros acompañan as consumicións cunha tarxetiña con versos de Rosalía escolmados polos grupos de mozos/as do IES de Bertamiráns coordinados polo escritor Carlos Negro.

-“Escaparates con Rosalía” Os escaparates dos establecementos amesáns lucirán unha selección de textos de Rosalía de Castro realizada por Dolores Vilavedra Fernández, unha das máis prestixiosas estudosas da obra rosaliana e veciña de Ames.

12744441_1518972125072506_8677081682876917659_n - copia

– “Paseando con Rosalía”, coa que algúns dos pasos de peóns do Milladoiro e Bertamiráns lucirán versos da autora.

-“Viaxando con Rosalía” O sábado, 10 de marzo, realizarase unha excursión poética coa escritora María López Sández quen nos achegará á  vida da homenaxeada e á súa obra.

Todo isto, redondéase cunha homenaxe poética musical o día 24 de febreiro que contará con lecturas, dramatizacións, videocreacións e coa actuación musical do Sonia Lebedynski Trío. No acto participarán o alumnado dos centros escolares de Ames, representantes de asociacións e do ámbito cultural, así como veciñas e veciños procedentes doutros países.

cartaz acto rosalia (1)

O obxectivo principal de “Ames con Rosalía  é o de difundir a obra e o pensamento rosaliano, ao tempo que se pon en valor a lingua galega e se resalta a vixencia e a actualidade de Rosalía de Castro, así, malia que é ben sabido que InnovArte non é de “Días de…”, neste caso cremos que paga a pena implicarse nunha celebración que congrega ao seu redor a todos os ámbitos da sociedade local.

 

Buscadores de versos rosalianos

In FamiliarizArte on 22/02/2018 at 18:55

0pasos_peons_rosalia_pazo2

Una de las iniciativas del ayuntamiento de Ames para celebrar el Día de Rosalía es la de pintar alguno de sus versos en los pasos de peatones de las localidades de Bertamiráns y O Milladoiro,  que se hizo en estos días, lo que nos dio pie a una de nuestras actividades preferidas: hacer de detectives uniendo nuestro gusto por la poesía, por el uso de mapas y los paseos en familia.

IMG_0531

Al lado de nuestra escuela ya hay uno, así que esta mañana aprovechamos para verlo.

La propuesta que llevaban hoy para sus casas es localizar y fotografiar los seis pasos de peatones que hay en O Milladoiro con versos de Rosalía, para lo que les dimos indicaciones y les marcamos las calles en las que están pintados.

En estos días veremos el resultado de nuestra pesquisa poética.

“Rosalía también vive aquí”

In ContArte on 18/02/2018 at 08:47

img_0251.jpg

Con motivo del Día de Rosalía, desde el Equipo de Dinamización y Normalización Lingüística de la EEI Milladoiro, se propuso como campaña escolar “Rosalía tamén vive aquí”, una iniciativa que pretende traspasar el ámbito escolar e irradiar hacia las comunidades de vecinos con el ánimo de dar a conocer los vínculos de la escritora con el ayuntamiento de Ames –la casa familiar paterna está en el lugar del Castro en Ortoño, donde se dice que pasó algún tiempo en su infancia-, así como brindar la lectura de un poema suyo a las personas con las que compartimos vivienda.

“Rosalía tamen vive aquí” quiere poner el acento en que mientras perdure su recuerdo en nuestra cabeza, lengua y corazón, morará  en nuestras casas. Así cada niño y niña expondrá en el portal de los edificios un cartel elaborado en las distintas aulas de infantil y primaria del ayuntamiento. Como se puede entender, esto supone un trabajo de fondo que va más allá del mero hecho de colgar un cartel; en todos los grupos se hace un trabajo previo para que esto no sea una acción puntual, de modo que incluso son muchas las familias que a la vista de la ilusión de los hijos/as visitan los hitos próximos de la Ruta Rosaliana en Padrón La Casa de la Matanza, el Pazo de Arretén, Bastavales y O Castro.

En nuestra aula a elección del poema fue fruto de un intenso debate ya que les habíamos propuesto uno pero no fue tanto de su agrado como “Parece una rosa” que ya habíamos visto en otras ocasiones. Todos acordaban en que tenía que ser “parece unha rosa (…), parece un repolo”, en lo que no coincidían era en las estrofas preferidas de cada uno. Como siempre, sugirieron llevarlo la votación. Por ello, aun quisimos darle una vuelta más; con tal motivo fotocopiamos el poema completo recogido en la magnífica publicación “Parece unha rosa“, de la editorial Ir Indo, con las hermosas ilustraciones de Isabel Pintado y les propusimos numerar las estrofas y llevarlo a casa, para allí en compañía de sus padres, decidir cuáles eran las dos que más les gustaban.

img_3104

El jueves llegaron con el encargo hecho y para que no quedara ninguna duda, se plasmaron en un gráfico las votaciones. Este fue el resultado:

Ahora, ya sólo quedaba transcribirlo en el cartel base elaborado por el ENL del ayuntamiento, fotocopiarlo para todos y enviarlo a las casas junto con las indicaciones para que una vez expuesto, tomen una fotografía y nos la envíen al centro. Con todas ellas elaboraremos un montaje audiovisual para proyectar en el acto poético musical organizado para el día 24 en la Casa de Cultura de O Milladoiro.

Con los carteles originales se compondrá una exposición colectiva en el centro que se completará con la plantación de camelias de la variedad “Rosalía de Castro” en el jardín exterior, tal y como ya se había hecho el pasado año.

Queremos confesar que nunca habíamos tenido un grupo que estableciera tal vínculo con Rosalía como el actual. Una amiga siempre dice que los niños quieren aquello que notan que nosotras queremos. Con certeza es así, por ello, merece la pena ir llenando sus vidas de vivencias plenas de significado, como cuando el pasado curso fuimos a la Casa de la Matanza en tren, o cuando pisan el suelo que pisó Rosalía, como sucede cuando hablan del Pazo del Faramello del que la poetisa dijo que “O pazo onde nunca xea, a súa beleza conxeloume a alma”.

Ahora estamos esperando por las fotografías, confiando en que incluso en aquellas comunidades en las que no permiten la pegada de carteles -tal y como algunos niños/las nos advirtieron- permitan una excepción. Hay carteles y carteles…, y en este caso, la  causa bien merece la pena.

Botanicum

In EncienciArte on 06/02/2018 at 00:12

9788416542437.jpg

A estas alturas nuestra debilidad por la botánica no es un secreto para nadie, así nuestras amistades siempre aciertan cuando nos sorprenden con libros relacionados con la naturaleza, mundo vegetal y plantas. Eso mismo nos sucedió estos días cuando una amiga nos regaló “Botanicum”, un libro que supuso nos gustaría porque está ilustrado por Katie Scott, encargada de las imágenes del vídeo “Story of flowers” que hace poco también compartimos a través do blog.

91XC7LHvrmL

A la belleza de las ilustraciones y formato del libro se suma la concepción de este compendio botánico como la visita a un museo con diferentes salas en las que podemos encontrar:

Entrada: El árbol de la vida.

Sala 1: Las primeras plantas.

Sala 2: Árboles

Sala 3: Palmas y cícadas.

Sala 4: Plantas herbáceas.

Sala 5: Gramíneas, espadañas, ciperáceas y juncos.

Sala 6: Orquídeas y bromelias.

Sala 7: Adaptarse al entorno, suculentas, cactus, plantas acuáticas, plantas parasitarias, plantas carnívoras y manglares.

Si las ilustraciones son maravillosas, algo igual acontece con el texto, obra de Kathy Willis, directora del Real Jardín Botánico de Kew, quien tanto nos sorprende con sus conocimientos científicos como por los históricos y curiosidades alrededor de las diferentes especies vegetales.

Botanicum-Katie-Scott (7) 800

Si nos preguntan si se trata de un libro para niños, responderemos que es una obra interesante para cualquier edad, digna de estar en las bibliotecas de los centros educativos. Con el anticipo que aquí dejamos esperamos despertar el gusto a muchas de las personas que nos siguen.

CuogaFgWAAAMuZL17481478343584874bf610065d6b5fbe332e6c099a847ce3d--katie-scott-botanicum-katie-omalley

El blanco pinta

In CativArte, ContArte on 05/02/2018 at 20:02

img_9613.jpg

Los encuentros con autores siempre son una ocasión excepcional para que los pequeños puedan ponerle cara a quien escribe los libros que en un determinado momento nos fascinan. Saber que detrás de casa cuento hay siempre una historia hace que le cojan más cariño.

Desde que tuvimos en las manos “O branco non pinta !”, habíamos quedado con Antía Otero en un encuentro en nuestra aula; así a la vuelta de vacaciones de Navidad anduvimos dándole vueltas a cómo recibir a la autora de ese libro que tanto nos había puesto la cabeza en funcionamiento. Nosotros que este curso estamos pintando cuadros sin pintura y escribiendo sin lápices, queríamos mostrarle que el blanco, además de complementar, contrastar o mezclar con otros colores, también puede ser el color protagonista de una obra de arte con fuerza expresiva propia. No es un descubrimiento nuestro, ya que aparte de Malévich, son muchos los artistas que pintaron cuadros empleando sólo el color blanco y pese a ello lograron transmitir una idea que subyuga a quien los admira. Esta reseña que lleva por título “Antología del lienzo vacío” supimos de los que pintaron en blanco: Alphonse Allais, Robert Rauschenberg, Li Yuan-Chia, Agnès Martin o Robert Ryman entre otros de los ligados al expresionismo abstracto.

Pero a nosotros no nos interesaba tanto explorar las posibilidades artísticas del blanco como conocer a la madre de la niña que se siente defraudada porque “el blanco no pinta”; a quien le demuestra a Mara que el blanco es el color más hermoso. El vídeo con que se presenta el libro   plasma fidedignamente el desconcierto de los pequeños cuando descubren que el blanco sobre papel blanco casi no se percibe. Nuestro alumnado se identificó totalmente con Mara y quisieron conocer a su madre para con ella poner los prismáticos para detectar la presencia del blanco en el mundo.

Es sabido que cuidamos mucho la recepción de las personas que tienen la gentileza de venir a compartir un rato de su tiempo y de su saber con nosotros, así tratamos de que sea un ritual aunque personalizado y diferente para cada uno de nuestros invitados, por ello nos pusimos con los preparativos de la acogida de Antía Otero pensando como podíamos mostrarle nuestro agradecimiento. Una exposición de obras en blanco, el catálogo de la misma para Mara y un bizcocho blanco, comida de ángeles, para celebrar el encuentro fue la elección.

En los días previos quisieron saber si  Antía era alta, rubia, morena, joven o mayor… y cuando la vieron en fotografías dijeron que les parecía una bailarina o un hada con la sonrisa dulce y permanente. Así, cuando por fin la vieron en persona ya la trataron como una amiga a la que llevaron por todo el colegio mostrando aquello de lo que más orgullosos se sienten; la invitaron a merendar y más tarde escucharon la historia esta vez contada con su voz lo que la hace aún más hermosa. La explicación del proceso de creación de las obras con pintura chorreada directamente del bote al lienzo, los títulos elegidos para ellos, el montaje del catálogo y la rápida decisión de poner las pegatinas que Antía nos regaló sobre los cuadros, hizo que volara el tiempo hasta el momento de la despedida.

Como siempre, no cabe más que agradecer que haya personas que quieran departir con los pequeños de igual a igual, escuchando sus ideas y aprendiendo los unos de los otros.

Mil gracias a Antía Otero, a María Brenn, a Mara, a Apiario, y a Dores Tembrás por propiciarnos una rica experiencia de vida, de esas que nos gustan, de esas que recordaremos por mucho tiempo.

Ver todo el proceso.

El pacto educativo

In ReflexionArte on 31/01/2018 at 00:26

Indubrik_muebles_madera_maciza_felices_fiestas_interpretar_anillos_arboles_tronco

Estos días volvió a reaparecer el tema del pacto educativo; decimos reaparecer porque es de esos temas recurrentes que cada cierto tiempo vuelve a la palestra pero nunca se llega a ningún puerto seguro con él. El principal escollo siempre es la falta de consenso político. Se piensa que susodicho pacto educativo sería la panacea para salvar la educación española, según dicen siempre a la deriva, excepto cuando se quiere amortizar políticamente. En los medios de comunicación y en los debates se focalizan los argumentos a favor del pacto educativo en una serie de puntos, también siempre recurrentes: la necesidad de leyes que permanezcan el tiempo preciso para poder ver sus resultados (hasta ahora llevamos siete en treinta y cinco años), la Religión, el abandono escolar, la Formación profesional, la inversión económica, la enseñanza concertada, la formación inicial y permanente del profesorado, el prestigio de la carrera docente y el acceso a la misma, la autonomía de los centros, etc, etc. Lugares comunes y tópicos archirrepetidos.

Ahora bien, ¿de verdad creemos que aún en el hipotético caso de que los diferentes partidos políticos decidieran ponerse de acuerdo –fruto de muchas concesiones a todas bandas- sólo con eso se mejoraría la calidad de la educación?

El pacto educativo tiene que ir más allá que de un acuerdo entre partidos políticos, requiere del esfuerzo conjunto de toda la sociedad y eso sí que es difícil de conseguir cuando hay fuerzas centrífugas que tiran en todos los sentidos excepto hacia el centro donde está el niño o niña.

Desde nuestra visión como maestras de a pie, sin ningún condicionante político, sin estar afiliadas a ningún sindicato, sin pertenecer a ningún grupo, organización, empresa de servicios educativos, etc, etc, hacen falta muchos más firmantes del pacto: las familias, los medios de comunicación, las corporaciones locales, las empresas de ocio y entretenimiento, la publicidad, facultades de formación del profesorado, centros de formación, etc, etc, todos aquellos ámbitos que dirigen sus acciones hacia infancia -en muchos casos sin contar con ella-, y así nos va, cada quién entiende la educación y lo educativo según le convenga, incluso con posturas contradictorias, y curiosamente todos concluyen que hay que mejorar la formación del profesorado y prestigiar su papel en la sociedad. Paradójico, cuando son ellos los que nos usurpan, desprestigian y compiten deslealmente con nosotros.

No hay partido político que no lleve entre sus objetivos el pacto educativo, pero, aparte de esa bonita referencia, poco más sabemos del meollo de ese objetivo tan elevado. Queda mucho por decir sobre esta cuestión, ahora bien no nos gustaría que nos enredasen con debates infructuosos a lo largo de un par de años para acabar sacando un documento tan liofilizado como infértil, con preámbulos a modo de desiderátums y con medidas que no se concretan en nada palpable excepto en campañas publicitarias.

Poco a poco y sin ánimo de exhaustividad iremos haciendo algunos apuntes de cuestiones a contemplar para que el extradimensionado pacto educativo sea de utilidad.

Loris y Reggio

In ActualizArte on 28/01/2018 at 09:23

9788471128423_m

Loris Malaguzzi es una de las figuras más singulares de la educación infantil del siglo XX, ideólogo de las internacionalmente reconocidas escuelas de Reggio Emilia, uno de los pedagogos más citados por cualquier maestro o pedagogo y con todo uno de los más desconocidos ya que no hay muchos de sus escritos traducidos al español. En verdad, él no se dedicó plenamente a escribir, así suele decirse que “sus escuelas son sus libros”. Dejó obras, dejó ideas, dejó una huella indeleble en aquellas personas que tuvieron la fortuna de conocerlo, pero poco material escrito. Salvando las diferencias precisas, siempre que pensamos en Malaguzzi y su influencia en la educación, nos viene a la cabeza el galleguista Ramón Piñeiro, casi coetáneos, ambos dejaron una impronta única en las personas que los conocieron de tal modo que fueron ellas las transmisoras de su pensamiento privilegiado, en un caso sobre la infancia y en el otro sobre el galleguismo.

Ahora, gracias al esfuerzo de algunos de sus colaboradores y estudiosos, tenemos la fortuna de disponer de una publicación en la que se recogen retazos de su pensamiento que nos permiten ir reconstruyendo la gestación de las escuelas de Reggio Emilia.

En el pasado mes de noviembre la editorial Morata presentó “Loris Malaguzzi y las escuelas de Reggio Emilia”, que resumen así:

Loris Malaguzzi fue una de las figuras más importantes de la educación infantil del siglo XX. Alcanzó un reconocimiento mundial gracias a sus ideas educativas y a su labor en la creación de escuelas infantiles municipales para niños y niñas en la ciudad italiana de Reggio Emilia; un verdadero ejemplo de educación progresista, democrática y pública. A pesar de la repercusión de su trabajo, solo está disponible en castellano una pequeña parte de sus escritos y de su pensamiento sobre la educación en la primera infancia. Este libro permite llenar ese vacío, presentando por primera vez en nuestro idioma textos y discursos realizados entre los años 1945 y 1993, seleccionados por un grupo de compañeras suyas del archivo establecido en Reggio Emilia. Podemos encontrar desde poemas breves, cartas y artículos de prensa, hasta fragmentos sobre los primeros años en la vida de Malaguzzi, los orígenes de las escuelas municipales, así como su pensamiento sobre la infancia, la pedagogía y la escuela.Este material está organizado en cinco capítulos cronológicos, que comienzan al final de la Segunda Guerra Mundial y acaban justo antes de su muerte. Cada capítulo contiene una introducción que incluye los antecedentes, el contexto histórico y los principales acontecimientos biográficos de Malaguzzi, junto con los argumentos que justifican la selección de dichos documentos. Este libro ofrece una visión única sobre el contexto, el pensamiento y el trabajo de Malaguzzi, basado en sus propias palabras y nos revela cómo se fue desarrollando su pensamiento, la manera en la que vinculaba la teoría y la práctica yendo más allá de las distintas disciplinas y temas, e igualmente el modo en el que era capaz de combinar los diferentes roles, desde ejercer de pedagogo hasta de administrador, así como de investigador o de activista. Una obra que resultará de interés a profesionales de la educación y a estudiantes de magisterio, pero también a personas interesadas en la Educación Infantil encontrarán en esta publicación los ingredientes que proporcionan un provechoso acercamiento a su vida y a su trabajo. Esta es la tercera obra que Ediciones Morata dedica a la relevante experiencia de Reggio Emilia, después de La inteligencia se construye usándola (1995) y de Arte y creatividad en Reggio Emilia (2013).

Desde que llegó a nuestras manos, no hacemos más que leer, subrayar, volver atrás y releer para así poder comprender el calado del discurso de este hombre al que siempre tenemos en mente y al que muchas veces recurriríamos para conocer su opinión sobre algunas de las cosas que suceden en la actualidad con la infancia, con su atención y educación.

Si tuviésemos que seleccionar algún fragmento de las más de quinientas páginas, posiblemente quedaríamos con sus conclusiones a la intervención “El alumno, la clase y el maestro en una dinámica educativa, en las experiencias psicopedagógicas”, presentada en 1963  en un simposio sobre las “Relaciones entre Psiquiatría, Psicología y Pedagogía”, porque en esta conferencia, Loris va desgranando lo que es la educación, la realidad psicosocial de la escuela, la pedagogía del interés y la del esfuerzo, el papel de los docentes, la formación del profesorado o la innovación y presenta veinte conclusiones que bien podríamos copiar y poner en la entrada de todas las aulas para no olvidarnos de ellas.

En cualquier caso, dejamos aquí un fragmento para abrir boca y superar el handicap del precio de esta publicación.

img_9469.jpg

Desde aquí a editorial permite leer un avance de la publicación.

 

Ocho años de InnovArte

In EmocionArte on 28/01/2018 at 01:14

QQBU4611

¿Quién nos iba a decir que ocho años después de abrir Innovarte Educación Infantil aún mantenemos la ilusión por compartir a través del blog nuestro trabajo educativo? Ni lo imaginábamos, pero aquí estamos gracias a los ánimos que nos dais todas las personas que nos seguís.

Siempre contamos lo mismo en cada aniversario, pero es necesario decir que Innovarte surgió como un acto de rebeldía contra el inmovilismo, tradicionalismo, burocratización y distanciamiento de la infancia que se está dando en la escuela infantil. Habrá quien piense que esto no es así, incluso nos replicarán que hay más “innovaciones” que nunca y que se hacen multitud de actividades que conectan con los “intereses” de los pequeños, todas ellas bien recogidas en programaciones, actas y documentos. Y justo ahí radica el problema: la canonización de lo que Loris Malaguzzi denominaba la “pedagogía profética”, aquella que no deja margen a la sorpresa ni da cabida a lo que no está diseñado en cabeza docente o, por desgracia, en otras que ni siquiera tienen formación específica sobre la infancia y a pesar de todo, se arrogan el derecho a pontificar sobre la educación infantil llevando el agua a su molino. Que los pequeños son un nicho de mercado del que todo el mundo quiere obtener beneficio nos lleva al absurdo actual cuando vemos que en la misma sentencia tienen cabida el conocimiento más científico de las características de los pequeños y la vulneración más flagrante de sus necesidades básicas de juego, autonomía, afecto y libertad para hacer.

spiral-jetty_1200

Un año más, rendimos homenaje a nuestra imagen de cabecera, Spiral Jetty, la emblemática intervención de Land Art, realizada por Robert Smithson en el Lago Salado de Utah. Una creación que nos remite a lo primitivo y elemental, un viaje al interior que incluso desorienta, un andar en contrasentido horario, un dejar hacer a la naturaleza… Desde 1970 Spiral Jetty ha sufrido todo tipo de variaciones; el muelle espiral creado en seis días con más de seis mil toneladas de roca basáltica visible desde el espacio, se cubrió de agua, se anegó, desapareció de la vista durante veinte años, reapareció recubierto de cristales de sal contrastando con las aguas rojas del lago, y hoy ya está en tierra seca, tal como se puede apreciar en las últimas fotografías aéreas que se tomaron; debido al cambio climático, cada vez hay menos agua y mayor concentración de sal.