Nuestra aportación a la educación infantil

Posts Tagged ‘C.matemática’

Temperatura corporal

In EncienciArte on 30/11/2017 at 16:58

img_8185.jpg

Tras dedicar un tiempo al registro de la temperatura exterior e interior nos percatamos de que esta última se incrementaba mucho más rápido, a lo que tratamos de buscarle explicación: la calefacción, el sol dando de pleno en las cristaleras y cómo no, al calor que nosotros desprendemos. Todos tenían una idea aproximada del calor corporal, aunque no sabían de sus valores habituales. Sabían también que las subidas de calor eran indicadores de la fiebre.

Por ello, en primer lugar hicimos estimaciones del calor corporal de unos y de otros comparándolo con el propio, método tradicional y popular para notar la fiebre. Y luego ya empleamos los termómetros clínicos digitales, aunque les mostramos uno de los de mercurio más similar a los ya conocidos de exterior.

Y así fuimos mirando la temperatura corporal de cada uno y registrándola para conseguir una media o deducir cuál es la normalidad.

 Antes de nada se hizo preciso leer las instrucciones del termómetro pues conocían varias opciones sobre dónde colocar el termómetro: axila, boca o recto. Optamos lógicamente por la primera. Y luego supimos de los pitidos que indicaban la finalización de la medición e incluso de la alarma de fiebre.

Tan entusiasmados estaban que decidimos proponer como tarea tomar la temperatura de todos los miembros de la familia.

De estas mediciones, salieron observaciones muy interesantes: quién tenía la temperatura más alta, quien la más baja, si esto tenía algo que ver con la constitución física o con el calor de la casa (por que no todos tienen la misma), si los hermanos mellizos/gemelos (de los que hay cinco en el aula) tenían la misma temperatura, la escritura de los números digitales, etc.

Incluso hubo quien le hizo mediciones a Pako, el perro de la familia, lo que nos llevó a confirmar la sensación de calor que tenemos al tocar a los animales domésticos (perros, gatos, pollitos), ya que ellos tienen la temperatura corporal un poco más alta que nosotros.

Anuncios

Temperatura exterior-temperatura interior

In EncienciArte on 29/11/2017 at 15:05

img_8171.jpg

En estos días de bajadas bruscas de temperatura, heladas o nevadas en zonas de Galicia y al tiempo cielos soleados, los pequeños estaban totalmente desconcertados, no podían entender que hubiera sol e hiciese frío.

Así decidimos dedicarle atención a los instrumentos de medida de temperatura, a las previsiones meteorológicas y a la observación de los cambios a lo largo de la jornada. Para eso sacamos toda nuestra colección de termómetros, estaciones meteorológicas, relojes con sensores de temperatura, termostatos e incluso nuestro omnipresente gallo de Barcelos. De igual modo, nos supuso la búsqueda de termómetros presentes en su entorno cotidiano (calles, establecimientos comerciales, automóviles, viviendas, teléfonos…) buscando la coincidencia de sus mediciones.

Hicimos un registro del incremento de temperatura-exterior-interior a lo largo de la sesión de mañana y comprobamos que con nuestro cuerpo también podíamos percibir si hacía más o menos frío y cómo esto se hacía visible con el vaho que nos sale por la boca o la nariz.

También prestamos atención a los recursos que tenemos para combatir el frío en las casas, haciendo una enumeración de los conocidos para luego comprobar en sus hogares cuáles eran los que empleaban.

Incluso buscamos un modo casero de hacer un termómetro pero el resultado no nos resultó muy satifactorio.

Vivir las matemáticas

In ReflexionArte on 07/11/2017 at 08:36

IMG_7041

Asisto con estupor al desembarco de las dos “metodologías innovadoras” de moda – ni son metodologías ni innovadoras-, que ahora dan título y contenido a un sinfín de actividades formativas, cursos, charlas y grupos de trabajo: las matemáticas ABN y la robótica en infantil. Aunque ya hace un tiempo que vengo escuchando cantos de sirena de esos dos fenómenos emergentes, hasta ahora no quise dedicarle tiempo pues pensé que serían tan efímeros como otros predecesores, pero al parecer la cosa va a más y quizás hace falta poner el foco sobre ellos. En ambos casos la justificación que se hace de su llegada a la educación infantil es la aportación que suponen al conocimiento matemático de los más pequeños, sumado a que como se desarrolla tan “exitosamente” en niveles superiores, es bueno entrenarse en ellos ya desde el momento de la entrada en la escuela.

Me cuentan en una papelería que ahora en el lote de material que se le pide a los niños de entre 3-6 años no pueden faltar una caja de palillos y un cuaderno de matemáticas, así como en la dotación de aula unos robots que incluso tienen cabida en las bibliotecas escolares…, vivir para ver, ¡así nos va con las matemáticas y con la lectura!  Responsabilizo de esto a la formación del profesorado, a quien es capaz de justificar un sinsentido en base al currículo, y también a quien calla y otorga, dejando hacer “innovaciones” de ese calibre, quizás seducidos por las estrategias de marketing con las que se adornan.

Ayer vi a un pequeño dando saltitos y pensé que era uno de esos entretenimientos de cualquier niño de su edad, lo que me sorprendió fue que al preguntarle qué hacía me dijo que estaba sumando, que ya sabía sumar porque las sumas se hacían  saltando. Podría pensar que era una de esas confusiones que a veces tienen los críos, pero como ya me había introducido en el divertido mundo del “algoritmo” enseguida deduje que en su escuela seguirían el método y trabajarían con la “recta numérica”, como pomposamente gustan llamar a una alfombrilla que dota a los pequeños de toda la sabiduría matemática junto con montones de tuppers llenos de tapones y de atados de decenas de palillos.

Como estoy muy desconectada de las innovaciones educativas, primero quise informarme sobre la justificación didáctica y pedagógica de estas modas, tras lo cual, fui a la biblioteca para desintoxicarme y eché mano de mis referentes en el campo de las matemáticas, de cada uno de los cuales dejo aquí una pequeña cita:

El niño reinventa la aritmétrica, de Constance Kamii publicado en Visor de libros en 1986.

“La tercera razón reside en que los procedimientos que los niños inventan surgen de lo más profundo de su intuición y de su manera natural de pensar. Si favorecemos que ejerciten su forma genuina de pensar, en lugar de exigirles que memoricen reglas que para ellos carecen de sentido, desarrollarán una base cognitiva más sólida y una mayor seguridad. Los niños que se sienten seguros aprenden más a largo plazo que aquellos que han sido instruidos de un modo que les hace dudar de sus propios razonamientos.”

Repensar el aprendizaje de las matemáticas. Matemáticas para convivir`comprendiendo el mundo, de Carlos Gallego Lázaro en Graó, 2005

“Las experiencias matemáticas son adecuadas cuando convierten los procesos de aprender en procesos sociales de elaboración, de descubrimiento o de invención sobre situaciones reales que estén reguladas por continuas evaluaciones del progreso.”

Vivir las matemáticas, de María Antonia Canals publicado en Octaedro-Rosa Sensat en 2001.

“Podemos afirmar que en todas las experiencias de la vida de los niños se hallan presentes los elementos necesarios para hacer matemáticas, mejor dicho, los elementos capaces de desencadenar esta acción. Estos elementos se refieren siempre a los aspectos siguientes: cantidades de elementos y acciones entre ellos, formas y posición de los objetos y magnitudes físicas mensurables. También en todas las experiencias vividas hay aspectos de organización y de estructura lógicas. Todo esto es lo que hace que podamos afirmar que en toda experiencia vivida hay potencialmente una actividad matemática. (…)

En definitiva, para que la actividad de una persona pueda denominarse como propiamente matemática es necesario que la experiencia haya implicado y puesto en funcionamiento su pensamiento lógico.

A continuación volví a leer el currículo de educación infantil,

Bloque 1. Medio físico: elementos, relaciones y medida. Este bloque recoge los contenidos que potencian el desarrollo del pensamiento lógico-matemático a través de los cuales la niña y el niño intentan interpretar y comprender el mundo, favoreciendo las nociones de tiempo, espacio, causalidade, cuantificación y la resolución de problemas que se presentan en su vida cotidiana. Así, para conocer y comprender cómo funciona la realidad, la niña y el niño indagan sobre el comportamiento y las propiedades de objetos y materias presentes en su contorno: actuando y estableciendo relaciones con los elementos de en medio físico, explorando e identificando los dichos elementos, reconociendo las sensaciones que producen, anticipándose a los efectos de sus acciones sobre ellos, detectando semejanzas y diferencias, comparando, ordenando, cuantificando, pasando así de la manipulación a la representación, origen de las incipientes habilidades lógico-matemáticas. (pp 53-54)

¡No tienen cabida!

Bien es cierto que quien quiera justificar ese tipo de matemáticas que estamos analizando, probablemente también encontrará argumentos a favor en lo anteriormente expuesto, aunque todos nosotros sabemos que no es lo mismo. Lo que sucede es que como vivimos en un mundo visual, a la gente le resulta más fácil ver un vídeo en youtube que leer un libro, así quedamos perplejos viendo maestras que en lugar de hacer fichas en el papel, las hacen en el suelo igual de repetitivas, aburridas y desconectadas de la realidad. Como somos tan modernos y queremos empatar con los niños, atribuimos a un robot la capacidad de enseñarle a los niños cooperación, lenguaje, lateralidad y direccionalidad , cuando eso, los profesionales de la educación infantil sabemos de sobra que sólo se puede hacer a partir del propio cuerpo, no del cuerpo de un aparatejo.

Con la de oportunidades que nos brinda la vida cotidiana para introducir el lenguaje e iniciarnos en los procesos lógico matemáticos, desafortunadamente, una vez más, nos dio por seguir métodos estandarizados.

 

Nuestro rincón favorito de Santiago

In AlfabetizArte on 05/11/2017 at 21:09

img_7970.jpg

Con motivo de la preparación de una salida didáctica a la Plaza de Abastos y a la librería Couceiro, imprimimos un plano de Santiago y localizamos los dos lugares que visitaríamos, así como el itinerario a seguir desde donde nos dejase el autobús. Una vez marcados, aprovechamos para buscar otros sitios para nosotros conocidos: la Catedral, la Alameda, la biblioteca Ánxel Casal… y sus correspondencias con los números indicados en el plano.

También descubrimos los iconos qu figuraban en el plano sus respectivas leyendas: farmacias, hospitales, paradas de taxi o de bus urbano, WC, por donde pasa el Camino de Santiago, vistas panorámicas, etc.

Como vimos que identificaban algunos lugares por haber ido con sus familias, le propusimos llevar el plano para casa para  y con sus padres marcar su rincón favorito en Compostela.

 Al día siguiente, cada uno supo explicar a los compañeros sus preferencias y los motivos.

Entre tanto, encontramos un maravilloso “Mapa emocional de Santiago”, una ilustración de María Meijide, en la que, aunque no guardia proporción ni escala, están representados aquellos lugares de la ciudad más llenos de significado para la artista. Así pudimos ir localizando en el mapa sus rincones favoritos y otros muchos que reconocían: la escultura de las Marías en la Alameda, la Ciudad de la Cultura, la Policía, la Plaza de Abastos o la Plaza del Obradoiro.

Una manera más de ayudarles a poner los pies en la tierra, de comprender la representación del espacio y de establecer vínculos afectivos con el territorio.

 

Mapas, la representación gráfica de un territorio

In AlfabetizArte, Sin categoría on 05/11/2017 at 20:13
IMG_7784

Localizando la ciudad a la que se fue a vivir un compañero.

En nuestras aulas es de lo más habitual el uso de mapas, planos y callejeros. Cada vez que alguien va de viaje o visita una institución, si es posible, nos trae mapas para luego explicar a los compañeros dónde estuvo. Así tenemos mapas de todo tipo: de los Caminos de Santiago, de la ruta de los Faros, de la Costa da Morte, físicos de Galicia, de los ayuntamientos, de la artesanía, del patrimonio arquitectónico, etc, y en función de lo que necesitemos usamos unos u otros.

Un mapa es una representación a escala de un territorio, en el se que se destacan unos u otros aspectos por medio de símbolos, iconos, gráficos o letras. Este lenguaje, siendo bastante habitual, convencional e intuitivo, precisa ser conocido para comprenderlo. Representaciones de ríos, carreteras, autopistas, aeropuertos, hospitales, hoteles, oficinas de información…, todo esto forma parte de la cotiadianidad de nuestras vidas. Incluso la manera de doblar un mapa o plano es diferente de cualquier otro documento.

Si hay unos años alguien nos preguntase si era pertinente trabajar con mapas y planos en educación infantil, con certeza diríamos que no, pero ahora, cualquier desplazamiento a un lugar desconocido supone su consulta: el directorio de un centro comercial o de un polígono industrial, los mapas del tiempo, la localización de un aeropuerto, las líneas de metro o bus de una ciudad…, por ello creemos necesario iniciar al alumnado en estas representaciones y en su propio lenguaje.

Planos, la representación del espacio

In AlfabetizArte, EncienciArte on 04/11/2017 at 17:21

 

IMG_7167

En nuestras aulas, desde muy pronto, solemos hacer representaciones gráficas, esquemáticas y sencillas de los espacios en los que nos movemos o de aquellos a los que nos desplazamos con motivo de una salida por el entorno, de la asistencia a la Casa de la Cultura, a la biblioteca municipal, o a Correos, por poner un ejemplo. Previo y posterior a la realización de estas actividades, siempre representamos gráficamente el espacio en el que nos movemos, o bien empleamos herramientas como Google maps y Google street view para hacernos con él.

Inicialmente, somos nosotras las que establecemos la base del esquema en trayectos muy conocidos y sencillos, como como por ejemplo en este que suponen así como 200 metros entre la escuela y la Casa de Cultura, pero en los que hay unos referentes: pasos de peatones, semáforos, etc.

Mucho se ha investigado sobre la adquisición de la noción del espacio, así Piaget, Hannoun, Van Hiele establecen las etapas o fases por las que este conocimiento va pasando. En cualquiera caso, en lo que todos los investigadores coinciden es que debe ser trabajado, que no es algo que se adquiera de por sí solo. Así, los niños que viven en zonas rurales y se desplazan por el medio lo tienen más consolidado que los que viven en espacios urbanos donde es más difícil moverse autónomamente. Siegel y White consideran que el aprendizaje de los conceptos espaciales debe producirse de forma secuencial: de los lugares conocidos a los itinerarios vinculados (desplazamientos) para poder crear mapas mentales (relaciones entre lugares). En la educación infantil hay que tratar el “espacio vivido·”, la experiencia directa, explorando los espacios conocidos, los de contacto, y ya cara finales de EI, podemos iniciar a los pequeños en el “espacio percibido” ya que poco a poco podrá experimentar los no tan conocidos. Hoy en día, a diferencia del pasado, los niños desde bien pronto viajan y se desplazan a lugares no conocidos, algo a lo que también contribuyen las series infantiles que consumen en las pantallas.

Así, es de lo más habitual que ellos nos pidan planos para explicarle a sus familiares cómo llegar a un sitio.

A veces también hacemos cazas del tesoro en las que facilitándoles un plano del aula, del corredor o del patio, tengan que localizar algo en el lugar señalado en el mismo. Los planos del plan de evacuación del centro presentes en todos los espacios del centro, también nos son un recurso inestimable para estos nuestros juegos en los que trazamos itinerarios a seguir.

Se han afianzado de tal modo que ahora ya son ellos mismos los que se animan a hacer representaciones esquemáticas de sus espacios cotidianos: sus cuartos, los parques en los que juegan…

 Los símbolos, convenciones gráficas, las diferencias entre ver de frente, ver desde arriba o ver de lado, para nosotros fue una lección magistral que nos dio Chelo,  la conserje del centro, de formación arquitecto técnico, quien al ver lo que estábamos trabajando, no dudó en traernos los planos de su casa para que pudiésemos comprender estas diferencias.

O unos padres, arquitectos técnicos los dos, que también nos mandaron los planos de dos recientes construcciones en O Milladoiro, para que pudiésemos comprobar in situ la realidad y su plasmación gráfica. Un lenguaje más para aprender en la escuela, con su propio código y significado. Un lenguaje a día de hoy presente en casi cualquier espacio público o de acceso público.

Me decía hace poco una madre que ahora para cada desplazamiento de la familia que hay que elaborar un plano o traer ejemplar de los disponibles en el lugar. Pues no está mal!! Una alfabetización más.

 

Matemáticas cotidianas: medir, pesar, hacer estimaciones, comprobar, verificar

In EncienciArte on 27/09/2017 at 11:06

IMG_6750

La llegada de los frutos de otoño nos brindó grandes ocasiones para hacer matemáticas.

 

 

Matemáticas cotidianas: dividiendo

In EncienciArte on 27/09/2017 at 10:21

IMG_7035

Creemos que el modo de ir introduciendo a los pequeños en las operaciones aritméticas es a través de la vida cotidiana, resolviendo los problemas que nos surgen en el día a día: dividir un bizcocho para que haya un trozo para cada uno, buscar el centro de un cuadro para que quede recto o hacer todo tipo de repartos. Así, intuitivamente van comprendiendo lo que es la adición, la resta o la división y su utilidad en la búsqueda de soluciones.

A veces lo complicamos en exceso elaborando materiales y recursos específicos, secuencias didácticas, o buscando “métodos y manuales” cuando la vida nos brinda múltiples ocasiones para introducir de forma natural y normalizada las matemáticas.

 

Matemáticas cotidianas: nos pesamos y nos medimos

In EncienciArte on 26/09/2017 at 09:35

IMG_6958

Una de las rutinas más habituales en las aulas de infantil es la de pesar y medir a los pequeños cada cierto tiempo para así ir viendo sus estirones; nosotras lo hacemos cada inicio de trimestre, lo que da pie a todo un trabajo de estimación, comparación, observación de los cambios (incremento o disminución de peso), además de lo que puede suponer de conversaciones sobre la alimentación saludable.

Este curso, una familia nos regaló un nivel de aire, que permite medir la horizontalidad y verticalidad de un elemento, en este caso, verificar la exactitud de las mediciones cuando dos niños/as miden lo mismo.

Finalizamos siempre con la representación de los resultados en tablas de frecuencia o gráficos de barras.

Temporada de guisantes

In EncienciArte on 19/05/2017 at 13:40

IMG_3234

Solemos decir que para vincular a los pequeños con la realidad no hay nada mejor que abrir las puertas de la escuela a todo lo que la sociedad y el entorno nos brindan; eso sí, con la única condición de que suelten las consabidas fichas. Tocar, palpar, oler, escuchar, observar…, son los pasos previos que darán lugar a un sinfín de actividades que cualquiera puede circunscribir a los objetivos y contenidos de la etapa.

La primavera con sus frutos siempre nos da un montón de ocasiones de aprender, muestra de ello es lo que nos sucedió cuando una madre nos dijo que a su hijo lo que más le gustaba esta temporada era desgranar guisantes, algo que quería compartir con sus compañeros y compañeras.

Llegó con una bolsa llena de guisantes y ya nos mostró cómo diferenciar los que estaban llenos de los que aún eran pequeños; él lo hacía tanto por el tacto como por su crujir al apretarlos. Medir, comparar, contar, pesar, hacer estimaciones, observar como es cada grano, saborear lo dulces que son los más tiernos, saber de como nacen de la semilla que es lo mismo que se come, de sus variedades e incluso de canciones populares, alimentación, preparaciones todo esto fue lo que los guisantes nos brindaron.

Ver fotografías.

Retamos a quien sea a que nos demuestre que con una ficha o con una aplicación informática se puede hacer lo mismo. Lo más sencillo siempre da más juego educativo que cualquier sofisticado material didáctico.

Queremos insistir en ello, ahora que todas las editoriales están presentando al profesorado sus ingentes lotes de fichas para infantil, tanto para 3-6 como para 0-3, algo que nos tiene absolutamente perplejas; ¡niños y niñas que aún toman biberón y ya tienen material estandarizado para ir a la escuela! Pero de qué valen tantos cursos, tantas publicaciones, tantas experiencias respetuosas con sus intereses y con su neurobiología. ¡Esto es inaudito! ¿Dónde dejamos la cabeza las personas que nos dedicamos a la educación de la infancia?

Midiendo el tiempo (V): creamos un reloj de sol analemático

In EncienciArte on 14/04/2015 at 17:51

Como decíamos en la entrada anterior, el interés por la medida del tiempo y la llegada del sol nos llevó a la elaboración de un reloj analemático, contando con la colaboración de un astrónomo del Observatorio Astronómico de la USC, Pedro Pablo Campo, quien nos hizo las mediciones, trazó el analema y le explicó al alumnado el funcionamiento de este tipo de relojes.

El lugar elegido fue una loma que hay en el patio del centro ya que nos resultó muy difícil encontrar un espacio en el que no hubiese la posibilidad de que el sol quedase oculto, o en el que la sombra del edificio nos imposibilitase el funcionamiento del reloj.

Nos pusimos manos a la obra. En primer lugar, fue necesario establecer las coordenadas, determinando con un punto el Norte-Sur-Este-Oeste, a continuación trazó una línea Norte-Sur, sobre la que marcaría las posiciones del gnomon (persona) según los distintos meses del año.

A continuación, marcó las horas, estando las 12:00 h. en el mismo punto que el Norte.

Luego nos explicó que debido a que la hora solar no se ajusta con la hora oficial, deberíamos calcular siempre 2.30 h. más en verano y 1:30 en invierno, lo que anotamos para no olvidarnos, así como otra información como el lugar por el que nace el sol (Este) y donde se oculta (Oeste). Todo ello tenía que quedar de forma muy visible y gráfica para nuestro alumnado y para todos los que por allí pasen.

Con los niños y niñas fuimos haciendo comprobaciones sobre el correcto y ajustado “funcionamiento” del reloj, aunque es a partir de ahora cuando le sacaremos provecho y cuando lo utilizaremos siempre que la presencia del sol nos acompañe.

Para finalizar, escribimos el nombre del reloj, analemático, y a modo de esfera rodeamos todo con lemas que suelen figurar inscriptos en latín en los relojes de sol antiguos; nosotras nos decantamos por escribirlos en lengua gallega:

-““Soli Soli” Solo con sol

-““Sine sole Sileo” Sin sol callo

– “Sum Si Sol Sit” Soy si hay sol

“Horas señaladas, horas soleadas”

Ver presentación.

Reloj de sol analemático

El reloj  analemático en el centro será una curiosidad durante un tiempo, pero tenemos la completa seguridad de que  nuestro alumnado no olvidará el funcionamiento de los relojes de sol, y que se fijarán en ellos siempre que encuentren uno.

Con todo, no descartamos la posibilidad de crear uno como el de la fotografía.

No podríamos cerrar esta experiencia sin agradecer de nuevo la disponibilidad, atención y colaboración del director del Observatorio, José Ángel Docobo y del investigador Pedro Pablo Campo, que están a disposición de los centros educativos tanto para la realización de visitas didácticas como para la realización de programas como “Todo cosmos”.

Midiendo el tiempo (IV): el reloj de sol analemático

In EncienciArte on 14/04/2015 at 15:49

Desde que llegó la primavera y el sol, hemos cambiado la observación del paso del tiempo en nuestros relojes de pared, por los relojes de sol. Esto nos ha dado la posibilidad de conocer los existentes en nuestra localidad, su forma, elementos, usos y lemas o leyendas inscritas en la parte superior con las que suelen acompañarlos. Nuestro preferido es uno que vimos recientemente en Urueña, la Villa del Libro de Valladolid, que tenía la inscripción más clásica en latín “Horas non numeros nisi serenas”: Solamente cuento las horas serenas.

??????????

Incluso contemplamos la posibilidad de comprar uno para la escuela, pero vimos otra opción que nos gustó más y que nos mantuvo entusiasmados: los relojes analemáticos.IMG_0461

Un reloj de sol analemático es un tipo de reloj solar que consta de una elipse dibujada en el suelo sobre la que se colocan los dígitos con las horas, y una zona central en que una persona debe colocarse en un punto concreto según la fecha, y su propia sombra determina la hora al proyectarse sobre la elipse. Suelen colocarlos en parques, jardines y patios escolares ya que da bastante juego y siempre despierta la curiosidad de los paseantes.IMG_0463

Trazar y pintar un reloj analemático es una tarea relativamente sencilla una vez determinados los puntos cardinales y la orientación, el problema surge porque la posición del gnomon, -la persona-, que varía en función del momento del año y consiguientemente por la inclinación del sol. Así es necesario marcar una curva analemática en la parte central en la que se indiquen las distintas posiciones según el momento.

Con tal motivo, en principio pensamos en hacerlo al revés, marcar la curva y las horas y luego según los meses establecer el punto dónde la sombra marcaría las 12h. Era una posibilidad que no descartamos, pero escogimos otra opción más fácil, nos pusimos en contacto con el Observatorio Astronómico Ramón María Aller de la USC en Santiago de Compostela. De inmediado se sumaron a nuestro proyecto y vino un astrónomo al centro.  En la próxima entrada explicaremos la creación de nuestro reloj de sol anatemático.

Midiendo el tiempo: relojes, cronómetros y temporizadores

In EncienciArte on 14/04/2015 at 07:50

IMG_9844

El paso del tiempo en infantil es algo que sólo se mide en grandes tramos: día-noche, ayer-hoy-mañana, con los meses o los días en el calendario. Solemos decir que a los pequeños les cuesta mucho comprender el paso del tiempo, así debemos hacerlos conscientes llevando cuenta de los cambios  estacionales en la naturaleza y en las plantas, o analizando su crecimiento (en todos los sentidos) a lo largo de los años que permanecen con nosotras. No consideramos la posibilidad de que entiendan fracciones más breves de tiempo.

IMG_9845

Pero a lo largo del día empleamos y ellos nos escuchan usar expresiones como “en la próxima hora”, “en cinco minutos”, “faltan unos segundos” o “voy en un minuto”…, así, desde el segundo trimestre, introducimos en el aula varios instrumentos para medir esos pequeños tiempos: temporizadores, relojes de arena, de agua, de burbujas, analógicos, digitales y relojes que proyectan la hora en el techo, con los que controlamos esos pequeños tiempos , generalmente en actividades rutinarias: el tiempo que les lleva recoger, poner el mandilón, esperar a que seque algo, la duración de una canción, etc.

IMG_9846

Ahora, desde enero, con el grupo de cinco años, hay veces que comprobamos si diferentes relojes miden el mismo tiempo: programamos temporizadores, ponemos en funcionamiento cronómetros, iniciamos un reloj de arena, contamos las vueltas del segundero en un reloj de pared, etc. , todo ello, para medir una misma actividad.
Por supuesto, no hacemos esto por meter prisa en las aulas de infantil,  pero sí para que entiendan la duración del tiempo.

IMG_9847

Leyendo números en una entrada de fútbol

In EncienciArte on 16/03/2015 at 18:01

Sobra decir que los números sirven para mucho más que para contar, pero los diversos usos, lecturas y funciones de los números deben ser aprendidos en situaciones reales dando respuesta a necesidades reales. Requieren de una alfabetización contextualizada.

La pasada semana, en nuestro centro, en el marco de una actividad propuesta por las compañeras del equipo de actividades complementarias, relacionada con la presencia de la mujer en el deporte, recibimos, entre otras, la visita de varios jugadores de la SD Compostela (uno de ellos padre de un alumno), que, tras la conversación y juegos en el patio, tuvieron a bien obsequiar a los 325 niños/as con una entrada para el partido de fútbol del domingo.

Podríamos darles las entrada sin más para que la llevasen a sus casas, pero no quisimos desaprovechar la ocasión que se nos brindaba para conocer la información que nos proporcionaban los números en ella presentes. El código de barras (para evitar falsificaciones), el formato de la fecha de celebración del partido (15/03/2015), de la hora (17:00), de la jornada futbolística (29), de la fila y número de asiento (en este caso la abreviatura s/n), de la puerta de acceso (2), del número de la entrada (15257), y del precio 0€. Esto, junto con la información extraída del texto, los hizo sentir que sabían lo que llevaban entre las manos, y dispuestos a explicárselo a sus familias. Con una simple entrada de un partido de fútbol, tuvimos una de esas clases maravillosas, que nos hacen sentir que no se necesitan grandes medios para realizar aprendizajes significativos. El contraste con sus experiencias de asistir la otros partidos en campos locales donde no hay estos protocolos, o la otros espectáculos (teatro, títeres, actuaciones musicales) donde sí hay entradas y asientos numerados, nos dio para mucho.

Mención aparte precisa el texto que se podía leer en el anverso de la entrada referida a la prevención de la violencia en los campos de fútbol, suscitó una larga conversación.

De todo esto, y por iniciativa de ellos, sólo queda apuntar una observación que le querían hacer a los responsables de las entradas porque en el texto ponen COLEGIO/NIÑO. Se preguntaban si no eran válidas para las niñas.

Midiendo el tiempo (I): almanaques

In AlfabetizArte on 12/01/2015 at 18:30

Aprovechando el inicio de año y un regalo clásico en estas fechas, los almanaques, quisimos ampliar nuestro conocimiento sobre estos recursos para medir el transcurso del tiempo.

A la vuelta de las vacaciones de Navidad le pedimos a nuestro alumnado almanaques de todo tipo: de mesa, de pared o de bolsillo. Así juntamos cerca de treinta variantes: grandes, pequeños, de faldilla, de mesa y/o pared.

Casi podríamos asegurar que en todas las aulas de infantil hay algún panel de control de los días de la semana, de los meses, de la climatología, de las estaciones, de lectivos y festivos, incluso se pode encontrar algún almanaque, pero se prefieren emplear esos otros más infantiles, comerciales o de elaboración propia. En cambio nosotras  y dado que estamos con alumnado que en este año hace 6 años, quisimos ir un poco más allá.

Los almanaques que inicialmente tenían el propósito de aportar información sobre las estaciones y el clima, hoy en día son mucho más, y están presentes en casi todos los espacios en los que hay actividad, de modo que consideramos necesario introducir al alumnado en su interpretación y comprensión, algo más que la mera consignación diaria de la fecha.

En un primer momento nos dedicamos a ver las variantes que nos habían traído y la cantidad de información que contienen además de la tabular de días o meses. He aquí algunas de las curiosidades que pudimos observar y sobre las que conversamos:

-Formato: de bolsillo, de pared, de mesa, de taco, de pared/mesa.

-Presentación: horizontales o verticales con todos los meses a la vista, por semestres, por cuatrimestres, por trimestres, por bimestres o de una hoja por mes, en este caso pudiendo ser en tabla o en columna.

-Diferencias de color en los días laborables, festivos, celebraciones. En algunos sólo emplean dos colores y en otros tres o más.

-Lanumeración de los meses (1-12, I-XII), de las semanas (1-53), de los días (1-365). Modo de expresar una fecha: 1-1-2015, 01/01/2015; 01-I-2015 (meses en nº romanos); 1 de enero de 2015; Lunes, 1 de enero de 2015.

-La forma de organizar los días (en gallego, castellano, inglés o bilingües), con letra inicial, abreviatura o nombre completo. Aquí, como curiosidad destacamos que los calendarios en casi todos los países comienzan en el lunes, excepto en los anglosajones que lo hacen en domingo, algo que comprobamos recitando algunas canciones sobre de los días de la semana, en una o en otra lengua. Existencia de un espacio para anotaciones (diaria, semanal, mensual). La curiosidad de por qué en algunos casos, al final de mes pueden aparecer dos fechas en un mismo cuadro 23/30.

-Presencia de símbolos: de las fases lunares (a un lado del día correspondiente o en la cabecera/pie de página); de las estaciones (los más habituales: estrellas de hielo, flores, soles y hojas). Destaque de fechas señaladas con símbolos: Día de Reyes (los 3 reyes), Día de los Enamorados (con un corazón), días del cambio de hora (con un reloj que retrasa o adelanta 1 hora), día de entrada de las estaciones…

-Información adicional: santoral, refranes, proverbios, dichos… y otros en función de si se trata de calendarios religiosos, agrícolas, laborales o escolares.

-Otros: declaraciones como “2015 año de la luz” o mensajes como “No me tires, recíclame” o mapas con los prefijos provinciales…

Esta comparativa nos dio para muchos más temas como la relación entre las ilustraciones, imágenes, fotografías o símbolos con los promotores del calendario (panaderías, supermercados, pescaderías), así como la información que contienen relativa a esos establecimientos (nombre, dirección, teléfonos, web, RRSS, etc).

Una vez vistos y analizados los enviamos de nuevo a las casas para que así con sus familias puedan personalizarlos marcando en el calendario aquellas fechas significativas para ellos.

Ahora los tenemos todos colgados en el aula, a la vista y alcance de los niños, de modo que cada día, cuando hagamos la rutina de poner la fecha,  cada uno podrá hacer una aportación enriquecedora para todos. Al final de cada mes, unos pasarán página, otros arrancarán una hoja y otros no, pero será una buena ocasión para ver la diversidad y variedad existente sobre una misma idea.

Ver presentación

Almanaques

El trabajo con los almanaques va a dar mucho de sí, sin olvidarnos de otras variantes más modernas, como un electrónico que tenemos en el aula; ni de otros más artísticos como los que nos presentan en Pinzellades al Mon; ni tampoco del hermoso “Almanaque musical” de Antonio Rubio y David Pintor publicado en Kalandraka.

Las gomas, otras posibilidades: geoplanos

In EncienciArte on 28/04/2014 at 21:59

???????????????????????????????

Llegamos a un punto que ya no sabemos bien qué hacer, si declararle la guerra o unirnos a la fiebre de las gomas de colores. Cada día confiscamos un puñado de ellas por temor a que se las metan en la boca, pero siempre vuelven con más. Así, no nos queda más remedio que darle la vuelta y buscarle otros usos.
Comenzamos con las nuevas posibilidades, haciendo unos rudimentarios geoplanos. Tras el descubrimiento de que pueden “dibujar, trazar o escribir” con las gomas y tras diversas composiciones, les formulamos estas preguntas: ¿en el bastidor circular podemos hacer formas cuadradas o triangulares?, ¿y en el cuadrado podemos hacer círculos?, ¿y triángulos?.
En esas andamos. Mientras tanto iremos pensando nuevas utilidades didácticas para las gomitas.
Ver presentación.

Xeoplanos gomas

???????????????????????????????

Las oportunidades desaprovechadas del inicio de curso

In AlfabetizArte on 17/09/2013 at 07:40

???????????????????????????????

Hace años, en los días previos al inicio de curso, hacíamos todos esos trabajos que realizamos todas y todos los maestros: poner orden y limpieza en el aula antes de que lleguen los niños y niñas. Ahora no. Bueno, lo de la limpieza aún sigue corriendo por nuestra cuenta (hablamos de higienizar no de trasladar el polvo de un sitio para otro), pero lo de poner orden, descubrimos que nos brindaba un montón de oportunidades educativas, que año tras año desaprovechábamos. Así, ahora, dedicamos estos días de septiembre a organizar, a supervisar el estado de los utensilios y materiales, a hacer listas de lo que precisamos comprar priorizando unas cosas sobre otras y haciéndoles ver que no podemos asumir económicamente todos los gastos, etc.

Cierto es que el aula no está tan bonita en el momento de llegada, pero tenemos que recordar que nosotras no somos decoradoras, que no se trata de arreglar un local sin contar con los usuarios, aquí se trata de crear un ambiente de aprendizaje. Esta diferencia tan obvia es algo que no todo el mundo tiene muy claro y sin embargo, malamente le podemos aprender a nuestro alumnado cuestiones relacionadas con el consumo, con la racionalidad en el gasto, con los usos de la lengua escrita o que utilidad de los números y de la matemática, si no los colocamos en situaciones reales en las que estos aspectos sean precisos.

El espacio del aula tiene que ser una creación conjunta en la que ellos sean partícipes y conocedores de cada decisión que se toma.

Dejamos como ejemplo el aprovechamiento matemático que se pode tirar de algo tan sencillo como la selección de las ceras y lápices de colores, tomando como referencia una medida, conservando para uso los que la sobrepasan, y reservando para otras actividades los que no llegan.

Tenemos la seguridad de que que estos chicos no necesitarán hacer una ficha para comprender “más grande que…” o “más pequeño que…” 

No es necesario diseñar sofisticadas secuencias didácticas para cada contenido u objetivo que queremos abordar, sino más bien de hacer vida real en la escuela.

Cata de mermeladas de otoño

In EncienciArte on 08/10/2012 at 07:48

En el poema de Antonio Rubio para el mes de septiembre -en “Almanaque musical” – se  hablaba de una sinfonía de mermeladas, lo que nos dio la idea de aprovechar frutas del otoño para conocer sus usos, propiedades dietéticas, conservación y consumo más allá de la temporada con nuestro alumnado de 4 y 5 años.

El proceso lo reducimos a lo más básico y elemental, nada de recetas laboriosas ni mucha precisión en la proporción del azúcar, baste recordar que nosotras no estamos para hacer cursos de cocina, sino para sacarle provecho educativo.

Por ello, les pedimos que nos trajesen frutos del otoño, que olimos, tocamos, degustamos, etc. Más tarde los troceamos y maceramos con igual cantidad de azúcar. Es muy interesante hacer las comparaciones de volumen/peso, así como los cambios que se producen con el paso del tiempo en la mezcla -paso de sólido a líquido-. No dejamos pasar la oportunidad de proponer un problema: la cantidad de mermelada que obtendremos será igual al peso de la fruta y del azúcar?

Cocemos, dejamos enfriar, le damos respuesta el problema y ya podemos hacer todas las comparaciones que queramos: con la fruta al natural (dozor, textura, olor …), o entre otras semejantes por el color (fresas-tomate, naranja doce-naranja amarga, calabaza-caqui, uvas-moras, etc).

Al tiempo es una manera de acercarlos al consumo de un producto sano y energéticodel que que no suelen ser muy devotos.

Terminamos con la lectura de “Mermelada de fresa” de Daniel Nesquens en Anaya, en la que este alimento es el nexo que le permite al ratón Papas Fritas sentir el goce de los desayunos del sábado.
Ver presentación de la apetitosa actividad.

cata de mermeladas

Descocados

In EncienciArte on 17/01/2012 at 08:34

Es bastante habitual en estas fechas encontrar cocos en las fruterías; aún así, ninguno de nuestros/as alumnas lo había probado nunca, salvo en productos como galletas, yogures o dulces. Por ello, buscamos  información en la red, vimos su procedencia, el árbol, los frutos así como otros usos en la cosmética (bronceadores, champús, cremas…) y en la cocina. Descubrimos que parte de su interés se debía a la serie televisiva “George de la jungla”, donde al parecer, el protagonista abre los cocos de una forma muy singular.

Contamos en el aula con “Una cocina tan grande como un huerto” de Alain Serres, un hermoso libro de cocina y de arte, que le dedica un capítulo al coco; alí supimos alguna de las particularidades de este fruto, entre otras, que puede flotar. Esto nos llevós a realizar unha interesante experiencia de comparación y de flotación. Tras el debate sobre cuales son los motivos por los que creen que flotan los cocos, pensaron si esto le sucede a otras frutas, si influye su corteza de madera, el estar hueco por el medio, o tener auga dentro. Todo esto fue contrastado para ver si era aplicable a outras.

Debemos confesar que la degustación del agua y de la carne de coco no fue lo más memorable de toda la actividad, por lo que repetimos el conocido trabalenguas:

¡Compadre, cómpreme un coco!

¡Compadre, coco no compro!, porque el que poco coco come, poco coco compra y como yo poco coco como, poco coco compro!.

Ver presentación.

Descocados

Convivir con las matemáticas para comprender el mundo

In ActualizArte on 29/11/2011 at 09:01

Sentimos gran pesar cuando supimos del fallecimiento de Carlos Gallego Lázaro, el profesor que nos llevó a repensar las matemáticas haciéndonos caer en el sin sentido de las absurdas fichas de lógica-matemática con las que fustigábamos a los niños y niñas de infantil.

Carlos Gallego nos hizo ver que “las experiencias matemáticas son adecuadas cuando convierten los procesos de aprender en procesos sociales de elaboración, de descubrimiento o de invención sobre situaciones reales que estén reguladas por continuas evaluaciones del progreso.”

Nos recordó lo que era importante que aprendiese el alumnado:

-Que había aprendiera el papel que juegan las relaciones entre los números y entre las operaciones para comprender el mundo real.

-Que empleen en los procesos de resolución de problemas argumentos matemáticos bien fundamentados algebraicamente.

-Que calculen fluidamente y con sentido la situación que están calculando y de los números que están usando.

-Que observen como actores matemáticos que calculan como como personas creativas; es decir que hacen las cosas respondiendo a un propósito, imaginando planes elaborados por ellos mismos, hablando con otras personas para evaluarlos y generalizarlos, y siendo razonablemente hábiles realizando esta acción.

Ya no podremos volver a ver la Carlos Gallego en las actividades de formación, pero su huella quedará en muchas escuelas, en muchos profesionales de la enseñanza y en muchos niños y niñas que gracias a él, comprenden el mundo conviviendo con las matemáticas

Desde aquí puede verse parte de su publicación “Repensar el aprendizaje de las matemáticas. Matemáticas para convivir …comprendiendo el mundo

Bulbos y matemáticas

In EncienciArte on 16/11/2011 at 21:00
bulbos e matemáticas

Ver presentación.

Este año acordamos que volveríamos a plantar bulbos dado el éxito de los jacintos del pasado curso. En esta ocasión serán crocus, iris y tulipanes. Los tres en una misma lata y todos diferentes en cuanto a: tamaño, momento de floración y profundidad de plantación. Lo que nos dio ocasión a hacer un interesante trabajo matemático.

En primer lugar se hizo necesario conocer las recomendaciones presentes en el envase  la interpretación de símbolos convencionales referidos  al momento de plantación, al de floración, a la necesidad de luz, a la orientación y a la profundidad de plantación. Observando también el tipo de envase en el que se comercializa, una bolsa perforada para permitir que “respiren”.

A continuación, hay que preparar los recipientes, haciéndoles un agujero a las latas para facilitar la salida de agua excedente, para así no “ahogar” los bulbos.

El problema llega en el momento de preparar la plantación, ya que los bulbos deben plantarse la distinta profundidad. Intuyen acertadamente cuál es el motivo de esta diferencia: bulbos más grandes, plantas de mayor altura necesitan más profundidad para que la tierra les sirva de soporte. Se debate alrededor de cómo solucionarlo y sobre cuál debemos plantar primero. Deciden tomar medidas en la lata desde el borde; se llena al primer nivel o marca, a 10 cm., y se colocan los bulbos de tulipán y de iris; se cubre de tierra hasta la segunda marca a 8 cm, y se deposita el crocus. Se rellena de tierra hasta el borde, se riega y se lleva al “invernadero”, una zona acristalada que recibe el sol de la mañana y la sombra de la tarde, tal y como precisan estas plantas, según las indicaciones del envase.

Finalizamos con la elaboración del calendario en el que hacer el seguimiento de las estimaciones de germinación y floración: crocus en marzo (a comienzo de la primavera); tulipanes en mayo (a mitad de la primavera) e iris a finales de mayo-junio (al final de la primavera). Ya contaremos sobre la evolución de los bulbos. La fijación de fechas, el seguimiento del desarrollo de una planta, es lo que nos permite trabajar con nuestro alumnado el paso del tiempo; concepto harto difícil de comprender a estas edades.

Posteriormente le sacamos más provecho a las etiquetas de los envases; si en un primer momento nos centramos en la información contenida en el texto y símbolos, más tarde le dedicamos un tiempo a los números. Hay muchos más de los que pensábamos, de distinto tamaño, acompañando a letras o símbolos. Vimos que unos indican cantidad, otros precio, dimensiones,direcciones, códigos de identificación, etc.

También atendieron a la información en distintos idiomas, con sus correspondientes símbolos, y como novedad les mostramos los números romanos, empleados para refirirse a los meses de forma muy abreviada.
Toda una fuente de información que llevaron a casa para mostrársela a sus familias.

Formas circulares y ritmos

In CativArte on 11/06/2010 at 21:18

Al menos hay cien interpretaciones distintas de los círculos, de las espirales y de las combinaciones circulares grabadas en los petroglifos; unas dentro de un discurso más simbólico y otras en un discurso más artístico, hasta figurativo. Muchas de ellas coinciden en que pueden ser representaciones del sol, de los astros y de los planetas, de cuerpos en movimiento.

En la entrada sobre los petroglifos, decíamos que le mostrábamos al alumnado, obras de artistas contemporáneos en las que también se habían empleado estas formas circulares. Uno de nuestros favoritos es Robert Delaunay. Este pintor francés, pionero del arte abstracto, junto con su mujer Sonia, fueron abanderados de un nuevo estilo, el orfismo, y sus obras correspondientes a la época de “Formas circulares y ritmos“, son una exaltación del color y del movimiento.

Seleccionamos la obra de esta pareja de artistas -que vivió una temporada en Vigo- para contrastar con la de las estaciones rupestres, tanto por las semejanzas como por las diferencias que se le pueden hacer observar a los niños y niñas. Entre otras: la tendencia a la abstracción geométrica; su estructuración con figuras geométricas; la sensación de dinamismo; el uso de colores primarios vivos; y las representaciones del sol. “Formes circulares, soleil en º 2“, “Formes circulaires“,”Rythme, joie de vivre“, “Rhythms” o “Ryhme et relieve” pueden ser algunas de las propuestas.

Petroglifos gallegos

In CativArte on 09/06/2010 at 22:30

 

Durante muchos años trabajamos en Muros, villa costera con un rico patrimonio histórico, cultural y arqueológico. Llegado el buen tiempo y a modo de cierre de curso, siempre hacíamos alguna excursión por los alrededores -no somos partidarias de grandes desplazamientos en EI, habiendo todo el que hay que ver cerca de las escuelas; una visita casi fija era a alguna de las estaciones rupestres existentes en el ayuntamiento, Laxe das Rodas la más accesible para nosotros.

Cuando organizábamos estas visitas y trabajábamos en las aulas estas manifestaciones culturales, creemos que estabámos aportando nuestro grano de arena a la conservación del patrimonio cultural gallego, no sólo con nuestros niños, sino también, porque se lo dábamos a conocer a sus familias; el primer paso para la conservación es el conocimiento. Los petroglifos, presentes en muchos puntos de la geografía gallega, son grandes desconocidos del público en general, bien por su escasa señalización o bien por su localización y difícil acceso.

Además de presentarles muy someramente la forma de vida de los autores de los petroglifos, los motivos representados, nos daban pie a trabajar la esquematización de la figura humana o animal, las especies que habitaban nuestros montes, las figuras geométricas -círculos, combinaciones circulares, círculos concéntricos, cazoletas, espirales destrógiras y levógiras, que se emplean en la actualidad en la artesanía gallega como motivos decorativos -, las características de las piedras donde se encuentran, los materiales empleados en esta “escritura” especial, etc. El momento “mágico” tenía lugar cuando realizábamos un calco mediante la técnica del frotado con papeles carbón de distintos colores, tal y como puede apreciarse en estas fotografías. Como remate de proyecto, y preparación de la visita, elaborábamos un folleto con información para las familias y con las normas a tener en cuenta para no deteriorarlos.

Puede encontrarse información, fotografías y vídeos en la web Petroglifos.org, en el blog Petroglifos de Galicia, en El laberinto atlántico, y en el caso de los que hablamos, en Muros arqueológico. En el blog Capítulo 0, tienen unas muy buenas fotografías con iluminación nocturna que permite apreciar mejor el relieve de los surcos.

Origami en infantil

In CativArte on 05/06/2010 at 09:02

En estos días, que entre el calor y el cansancio, los niños andan un poco revueltos, aprovechamos para realizar algunas actividades de papiroflexia. El origami o papiroflexia es una técnica considerada, erróneamente, complicada para la infancia, pero que brinda grandes posibilidades para ejercitar la paciencia, la concentración, la constancia, las destrezas manuales, la direccionalidad, la lateralidad y muchos conceptos geométricos. Ya el pedagogo alemán Friedrich Fröbel, fundador del sistema kindergarten, se percató y empleó la milenaria técnica japonesa para familiarizar a los niños con las figuras geométricas.

En todas las escuelas reggianas que visitamos, contaban con un rincón en las aulas donde había todo tipo de papeles de diferentes colores, tamaños, texturas, grosores …, y los pequeños construían con ellos variados volúmenes.

Facilitamos el enlace a una web donde encontramos las instrucciones e incluso vídeos para la realización de sencillas figuras de papiroflexia: vasos, aviones, barcos, abanicos… Así como  a la del Club Origami.

Árboles y matemáticas

In EncienciArte on 15/03/2010 at 00:16

Además de todo lo que se puede hacer con los árboles para trabajar distintos conceptos matemáticos (hacer estimaciones, medir, pesar, contar los años por los anillos del tronco, comparar sus formas…), nos gustó la idea de mostrarle a nuestro alumnado los laberintos vegetales. Otra manera de plantar árboles formando calles y encrucijadas con la intencionalidad de confundir a quien entra en él. Los hay absolutamente fascinantes.

Los laberintos vegetales nos dan ocasión de trabajar sus formas- cuadrado o rectangular, los más antiguos-, la relación que existe entre el centro y la salida del mismo, y la forma en la que se construyen. A continuación podemos intentar hacerlos en arena o en otros materiales con nuestro alumnado. Seguro que la próxima vez que les propongamos resolver un laberinto infantil, ya no lo mirarán de igual manera.

El significado cultural del laberinto como símbolo es muy rico, en algunas culturas se asocia a ritos iniciáticos. Como curiosidad, existe un localizador mundial de laberintos, estos son los resultados que nos devuelve en España; en Galicia salen algunos, de estos ya hablaremos en otra ocasión.