Nuestra aportación a la educación infantil

Posts Tagged ‘final de ciclo’

Educación y compromiso cívico en O Xardín do Recordo

In CativArte, EmocionArte, FamiliarizArte on 17/06/2017 at 19:16

 

Las personas que nos siguen saben de nuestro empeño en conectar la realidad educativa y la realidad social con experiencias que favorezcan la educación en los derechos humanos y la aplicación de estos conocimientos en la vida, siguiendo, entre otros, los mandatos de la UNESCO para la educación en el Desarrollo Sostenible que instan a la configuración de nuevas metodologías en las que los conocimientos académicos, las competencias cognitivas y las claves para el ejercicio de una ciudadanía activa estén íntimamente imbricadas. Así, siempre intentamos proporcionar vivencias a nuestro alumnado  en las que participe la comunidad y que al fin reviertan sobre ella ayudando a mejorarla. Conviene recordar que hicimos nuestro el lema de Eduardo Galeano: cosas pequeñas de gente pequeña en lugares pequeños que pueden cambiar el mundo.

Desde el comienzo de este curso iniciamos una relación de colaboración con el proyecto del Xardín do Recordo en el Pazo do Faramello, un jardín público memorial a la tragedia de Angrois del 2013. Habíamos estrenado allí el otoño contribuyendo con la plantación de un ejemplar de cercis canadensis (árbol elegido por la Escuela de Paisajismo Juana de Vega para simbolizar cada una de las 81 víctimas del accidente de Angrois); asistimos a la caída de las hojas de los árboles del amor, nos emocionamos con su floración en primavera y con la llegada de su follaje con forma de corazón; celebramos cada nueva incorporación de árboles gracias a las visitas de otros centros educativos y lo fuimos viendo crecer poco a poco. Con tal motivo, ahora, quisimos cerrar este curso en el mismo lugar pero con toda nuestra comunidad a la que habíamos ido haciendo partícipe de nuestras aportaciones.

Huelga decir que no somos partidarias de las celebraciones de cierre de curso que tanto se estilan como festivales y macrofiestas en las que el consumismo, la falta de calma y de reflexión son el denominador común. Por ello, nuestra alternativa tenía que ser más serena, sin esas divisiones entre escuela y comunidad en la línea de actores o espectadores y, al tiempo, generadora de compromiso ciudadano. Una merienda con las familias en una placentera tarde en el lugar del que tanto nos oyeron hablar, haciéndolos también parte  del proyecto del Xardín do Recordo fue nuestra opción.

El pasado 15 de junio nos citamos todos los grupos de 5º de EI en el jardín con la consigna de que cada quién tenía que aportar lo mejor de sí para contribuir al bienestar de todos: meriendas, dulces, refrescos, cantos y música, cometas, juegos y enredos, conversaciones y miradas cómplices sobre lo que nos une a todos, las niñas y niños.

Pero la comunidad somos más que docentes, alumnado y familias, es la sociedad en general y el entorno social en concreto, así fuimos muchas más las personas que colaboramos para hacer de esta tarde un recuerdo especial de la vida en educación infantil.

Cuando contamos algunas de nuestras experiencias, suelen sorprender las colaboraciones que logramos a lo que respondemos que por lo general la gente se brinda gustosamente con todo lo que tenga que ver con la educación de los pequeños, siempre y cuando se le pida que muestren aquello que mejor saben hacer, aquello que les gustaría transmitir a la infancia. No puede haber imposiciones sino apertura; si de verdad abrimos la escuela a los ciudadanos llevaremos grandes sorpresas.

En este caso, el ilustrador Leandro Lamas, tan conocido por su creatividad como por su generosidad y compromiso con otros modos de vida más respetuosos, quiso realizar una ilustración imagen del Jardín del Recuerdo.  Trasladarla a un cartel para estar a la vista de los visitantes fue también gentileza de la empresa local Rótulos Axeitos, asiduo colaborador en nuestras experiencias.

DSCN5057

No faltó la vertiente artística con la magnífica intervención del escultor Marcos Mariño, un creador que, a lo largo de la tarde y a la vista de todos, con sus motosierras fue dando forma a un tronco de un árbol derribado por los temporales del pasado invierno hasta transformarlo en una alegoría del Xardín do Recordo en la que no faltan los símbolos inconfundibles del Pazo do Faramello, el Sol y la Luna.

Mención especial merece también la compaña de la fotógrafa Elena Cerviño que cada día nos agasaja en las redes con sus miradas sensibles, especialmente las referidas al Xardín do Recordo. Así gracias a ella vamos sabiendo incluso de los cambios que le pasan desapercibidos a la mayor parte de los visitantes.

Nuestra contribución en nuestra línea, poemas y letras, para que quien visite el jardín sepa los nombres en gallego de las especies arbóreas que lo integran y puedan deleitarse con la lectura de poemas de escritores de la tierra que le hablan a los ríos, al viento y a los bosques.

Y también un consejo para camiñantes, visitantes y peregrinos sobre cómo pasear por la legendaria senda de la Traslatio Xacobea y Camino Portugués que discurre paralelo al Xardín do Recordo: los veinte puntos del “Manual del buen paseante” de Raimon Juventeny publicado en Faktoría K de libros trasladados a lajas de pizarra para que a cada paso vayan impregnándose del espíritu de los buenos paseantes.

Como no podía ser de otro modo, todo nuestro agradecimiento al artífice del XdR, Gonzalo, quien con su generosidad,  compromiso con la memoria, con la educación y con el futuro nos acoge siempre con un regalo, en este caso con un ejemplar de cotinus más conocido como árbol de las pelucas, que también fue plantado con la ayuda de todas las manos, aportando nuestro grano de tierra a este proyecto nacido por su iniciativa pero que ahora precisa de que todos arrimemos el hombro.

DSCN5004

Gracias a todos por hacer de esta tarde un recuerdo especial en un lugar muy especial.

DSCN4956 - copia

Anuncios

Intervención artística final: Las llaves están en infantil

In CativArte on 19/06/2015 at 07:46

A lo largo de estos tres años mantuvimos un juego con nuestro alumnado en el que le decíamos que la maestra tenía unas llaves mágicas con las que logramos abrirles la cabeza, el corazón, los sentidos, la mirada o el pensamiento. Ahora que se van con todo abierto, le pregunté si no me dejaban aquí las llaves para poder ayudar a otros niños y niñas a abrirse. Por ello decidimos hacer una intervención artística como un recuerdo o una metáfora de ese nuestro juego.

Nosotras, siempre decimos que el arte es un lenguaje que nos permite expresar ideas con otros recursos, los plásticos. Es fundamental que comprendan que una obra es una forma de expresión, por ello, cuando hacemos trabajo artístico, no se trata de copiar obras de autores más o menos relevantes, sino que entiendan que son otros modos de representar el mundo. En este caso, pese a la aparente sencillez del resultado, cuidamos mucho el proceso y todo tiene un significado.

Una vez acordamos que me haríamos un cuadro con las llaves que empleamos, redactaron una nota para pedir a las familias que colaborasen con nosotros aportándonos llaves que ya no utilizasen en casa, explicándoles que era para nuestra última intervención artística. Así juntamos cincuenta de todos los tamaños, modelos y formatos: las hay grandes, pequenitas, llaves de armarios, de puertas, de coches, tubulares, de doble punto, de seguridad, de cajas, de portal…

Luego fuimos decidiendo qué podía simbolizar cada una de ellas: la llave con la que abrimos los secretos, los ojos, el oído, la bondad, la timidez, los sentimientos, la sensibilidad …, y por supuesto una llave personal con la que se abrió cada uno de ellos y de ellas. Sobre cada una de ellas se escribió su función.

En el último día nos trajeron una de esas llaves grandes y antiguas (de hórreo o molino) y decidimos que esa sería la llave maestra que puede abrir todo.

Como soporte, tras dos intentos, nos decantamos por un lienzo grande sobre el que cada uno de ellos escribió varias veces su nombre con ceras acuarelables, de modo que una vez aplicada el agua, cada color de cada nombre se fusionó con los otros creando una paleta multicolor donde los nombres permanecen atenuados por debajo de los colores. Como cualquiera puede suponer, esto no se le ocurrió a ellos, pero sí se les explicó la razón por la qué se hacía así. Todo responde a un motivo, es una metáfora y así hay que hacérselo ver.

Hecho el montaje, se busca un título, nos decantamos por la propuesta de una niña que escribe “Las llaves mágicas abretodo”.

Ahora que ya vaciamos el aula, recogimos todos sus trabajos, los carteles con sus nombres, quedando todo de nuevo desnudo y en blanco para volver a comenzar con otros niños y niñas, saben que ese cuadro quedará conmigo y que cada vez que lo vea recordaré cómo se fueron abriendo estas veinticinco personas que cuando llegaron a la escuela aún tenían muchas puertas cerradas. Tan sólo fue preciso encontrar la llave adecuada para lograr que cada uno nos mostrase lo que tenía escondido dentro o para que dejase entrar las buenas cualidades con las que ahora van equipados.

Para nosotras es una de las mejores metáforas visuales que tenemos realizado, una de las más llenas de significado y de vida. Sin contar que tiene un doble sentido, incluso una afirmación y una reivindicación de nuestra función profesional: que nadie dude que las llaves están en infantil.

Ver presentación

Chaves

Para acceder a las intervenciones artísticas finales de otros cursos:
2012-13: Water painting
2011-2012 Tall painting
2010-2011 Drip painting
2013-2014 Ice painting  y  Milladoiro 11_14

Acogida en los centros: sentido y sensibilidad

In ReflexionArte on 10/06/2015 at 07:08

“Magical Thinking”, Bo Bartlett, en Children in Art History

A raíz de la entrada anterior en la que relatábamos la preparación del obsequio para la visita al centro de primaria, fueron muchas las personas que nos escribieron contándonos que en sus centros no estaba contemplada la presentación en primaria ni la acogida de alumnado de las escuelas 0-3. Al tiempo, también nos preguntaban cómo hacerla. Nosotras, únicamente decimos que sólo se puede llevar a cabo con sentido y sensibilidad, de lo contrario es mejor no hacerla. Si esto se entiende como un “protocolo” más, es mejor dejarlo.

Todos hemos vivido las experiencias de ser recibidos en una casa por compromiso o con cariño y afecto. Pues esto es lo mismo. Si recibimos o nos reciben para cumplir con una encomienda y entendemos o lo entienden como una actividad fijada, será una rutina más de las muchas que hay sin sentido.

Entendemos que el paso al centro de primaria es para nuestro alumnado un rito de tránsito de una edad infantil a otra ya de niñez, ellos así lo ven. Saben que es una de las señales del crecimiento. Tienen sentimientos ambivalentes, por un lado se saben cómodos y felices en la escuela infantil pero al tiempo quieren vivir la experiencia de ir al centro de los grandes. Incluso aceptan la pérdida de los “privilegios” de los que gozan aquí en aras de ser mayores.

Por ello, el día que visitemos el centro de primaria hay que entenderlo casi como una ceremonia. La preparación del itinerario, la elaboración de los obsequios para los anfitriones, la realización del camino que nos separa, la recepción y la estancia allí deben ser muy cuidados y por supuesto adaptados a la edad y sentimientos de los pequeños. En el centro receptor no deben proceder como si se tratase de una visita institucional de una embajada; no hace falta mostrar todas las instalaciones y riquezas del centro; no es preciso pasar una mañana entera matando el tiempo, no hace falta proyectar vídeos promocionales. Hace falta sentido y sensibilidad.

Es necesario que los niños y niñas vean que hay una relación de respeto y cercanía entre los docentes de los dos centros ya desde el momento en el que se saludan y se presentan; es preciso que perciban que son esperados, que sientan que allí serán atendidos con cariño. Esto es lo más difícil, porque es de esas cosas que, o salen de dentro de natural o no hay protocolo que lo pueda fingir.

Tratándose de varias unidades, nosotras apostamos por una visita en varios días; ya sabemos que habrá quien apunte el coste del autobús (en caso de ser necesario), el trastorno que ocasiona en los dos centros (que no será tanto), u otro tipo de excusas. Sea como sea, hay que recordar que no es lo mismo una atención para 25 (que ya son muchos), que para 100 (ahí se pierden los detalles). En muchos casos es posible la visita a pie, pisando y tomándole la medida (figurada) a la distancia que nos separa (a veces una calle, otras pasar de un edificio a otro, en otros casos ni siquiera eso). Es una cuestión de voluntad.

Lo habitual es que en el centro receptor haya hermanos (amigos) de los niños/as que se incorporan, tanto de 0-3 como de 3-6. Pues ellos son siempre el mejor comité de bienvenida. Ellos saben qué les gusta mostrar de su centro, ellos saben cómo agradar a los visitantes. Preguntado nuestro alumnado sobre lo que más le gustó de la visita, casi todos coinciden en que fue ver a sus hermanos. Da para pensar; nosotros planificando otras cosas más complicadas y resulta que era así de sencillo.

Un recibimiento cariñoso (del alumnado y del profesorado), una pequeña actividad en un aula o en la biblioteca, compartir el momento del bocadillo de media mañana y unos juegos con el alumnado de primero ya pueden ser suficientes. No hace falta más, la cuestión es que perciban que allí van a estar a gusto. Que, en definitva, es de lo que se trata.

El problema es que cuando se planifican estas actividades, a veces, se piensa más en impresionar al profesorado que en causar buena impresión al alumnado. No confundamos. No mezclemos en esto los conflictos y complejos “históricos” entre los distintos ciclos (0-3, 3-6, EP). No se trata de evidenciar las diferencias mirando casi con desdén lo que hacen los del nivel anterior; es exactamente lo contrario. Recordemos que el objetivo es procurarle bienestar y tranquilidad al alumnado, no que los docentes se sientan superiores, eso tendrán que arreglarlo en otro momento y lugar. Todas y todos somos profesionales que trabajamos por la educación de la infancia, independientemente de la etapa en la que nos ubiquemos.

Los departamentos de orientación, las direcciones y los equipos de ciclo deberían ser los encargados de planificar esta actividad, que lógicamente tiene que ir más allá de la visita, ya que en algún otro momento habrá que sentarse a hablar sobre los niños y las niñas que entran en el centro. No deberíamos reducirlo al mero trámite burocrático del traspaso de informes.

Pero como decíamos al comienzo, todo esto depende del respeto por el trabajo de los que nos precedieron y del compromiso por el bienestar del alumnado.

Sentido y sensibilidad es lo único que se necesita. Nada más, y nada menos.

Presentando nuestras credenciales en el centro de E.Primaria

In EmocionArte on 05/06/2015 at 14:00

Si cualquiera de nosotros tuviese que presentarse ante una persona con la que va a convivir los próximos seis años, probablemente en el primer momento no le mostraría un informe. Con toda seguridad le hablaría de quién es, cómo es, de sus gustos, aficiones, inquietudes y de lo que otras personas dicen de él/ella.

A mi alumnado le llegó el momento de conocer el centro y los/las docentes con los que cursarán la Educación Primaria, así quisimos que se presentasen como las personas que son. Con tal motivo y como obsequio para nuestros anfitriones decidimos elaborar una carta de presentación en la línea de lo que vinimos haciendo en estos tres años: un cuadro compuesto por 25 cajas -todas diferentes, todas de distintos formatos, dimensiones, tamaño y distintos sistemas de apertura. Siendo cada una única, logran un conjunto artístico y además componen un texto:

“Presentándonos: somos más que un grupo de niñas y niños, somos 25 personas únicas, extraordinarias, especiales, diferentes, irrepetibles, maravillosas y singulares. Así somos, somos así.”

Dentro de cada caja una descripción de sí mismo/a hecha por cada niño y niña, una carta de sus familiares hablando del hijo o hija, y un autorretrato. Poco más se puede decir que aporte tanta información y revele tanto sobre cada uno de ellos.

Cuando nos pusimos manos a la obra, pensé que tendría que ser yo quien redactara la presentación esbozando el perfil de cada uno de ellos. Aun así, decidí hacer una prueba en pequeño grupo y les pedí que escribiesen su presentación. En verdad no tenía la seguridad de que pudiesen hacerlo. El resultado me dejó admirada; quedé boquiabierta cuando los vi escribiendo “Yo soy … son muy divertido, me gustan los tractores y los camiones y las patatas fritas (…)”, Me gustan los libros sobre dinosaurios y velo Clan”, “Yo soysoy marroquí, fui a Marruecos año pasado a ver a mi abuela, y no como carne de cerdo como como vosotros“, “Yo soy … soy muy bueno rompí un brazo 2 veces y corto pinos con la motosierra y con la máquina de espalda corto hierba”, “Yo soy… soy buena y guapa y me gusta que me den abrazos”, “Soy muy alegre y me gusta mirar por la ventana”.  Tan sólo levantaban la cabeza para pedir ayuda a los compañeros a la hora de escribir algo que les entrañaba alguna dificultad. Quedé emocionada y admirada. En ese momento fui plenamente consciente de la labor desarrollada a lo largo de estos tres años. Aquí vi un resumen de tantas lecturas, tantas conversaciones, tanto trabajo sobre lo emocional, la diversidad, la autoestima, etc.

También envié una nota a las familias en la que les explicaba qué estábamos haciendo y solicitaba su colaboración para escribir una carta en la que presentasen a su hijo/a. El pasado lunes llegaron y fue entrañable leer lo que dicen los padres sobre los niños/as y ver la reacción que a ellos les producía escucharlo y que lo escuchasen todos los compañeros. A pesar de que nos encantaría que pudieseis leer los textos, creemos que ya entran en el terreno de la privacidad, por ello no los publicaremos.

El autorretrato complementó la presentación.

Al tiempo, cada uno seleccionó la caja que quiso y la decoró a su gusto. Después llegó el momento del montaje. Tuvimos que calcular la medida del soporte que necesitaríamos para poder exponer las cajas permitiendo la apertura de cada una, 70 x 70. Luego añadir el texto y el nombre de cada uno; pintar el panel, pegar las cajas con silicona. Y finalmente introducir las presentaciones dentro de las cajas.

Hecho el cuadro, quisimos acompañarlo de con una carta mía dirigida al tutor o tutora de primaria en la que le explico la intencionalidad de este regalo.

Como gesto de vínculo entre la vida en la escuela infantil y su nueva vida en primaria, le traspasamos un objeto muy querido para todos nosotros, el gallo de Barcelos que nos anunció el tiempo todos los días, para que así les siga anticipando si podrán jugar en el exterior, si podrán ver el sol, si el día estará nublado o si lloverá, y por supuesto que les recuerde de dónde vino.

Envolvimos el regalo, lo firmamos todos y tras la caminata –fuimos a pié ya que no hai una gran distancia y es un paseo bastante placentero-, lo entregamos orgullosos y emocionados.

Creemos que hemos cumplido con nuestro objetivo, que se entienda que aunque son un grupo, también son la suma de infinitas cualidades individuales, características, habilidades, saberes y potencialidades de 25 personas maravillosas.

Ver presentación.

Firmas, rúbricas y huellas dactilares

In CativArte on 05/06/2015 at 08:19

IMG_1435

Continuando en nuestro empeño para que entiendan que son personas únicas e irrepetibles, ya en los últimos días del curso, les mostramos un gesto personal que los diferencia de todas las demás personas: su firma y su huella dactilar.IMG_1420

En infantil, es una conquista cuando reconocen su nombre de entre los demás y cuando son capaces de escribirlo. A estas alturas todos pueden hacerlo, por ello quisimos ir un poco más allá y hablarles de las firmas, algo que non les es ajeno, ya que han visto en muchas ocasiones a personas firmando un documento (médicos, bancos, supermercados…) o en soportes de lo más inverosímil, en el caso de sus deportistas o artistas favoritos. Pero hasta ahora a ellos nunca les habían pedido que firmasen.

Por ello, en primer lugar buscamos en clase documentos firmados: comunicaciones del centro, notas de sus padres, dedicatorias de los libros, cuadros …, y nos preguntamos por la razón que los llevó a firmarlos. Buscamos información e imágenes en la red y vimos muchos tipos de firma: legibles, no legibles, con rúbrica o sin ella, con símbolos, etc. Les mostré cómo firmo yo en función de si se trata de algo muy importante o si es algo más informal. A continuación le pregunté como firmaban sus padres; con tal motivo enviamos una nota a casa pidiendo a los miembros de la familia que nos mostrasen sus firmas. Insistimos en la idea de que la firma es algo que nos individualiza y que nos distingue de los demás, anticipándole que de ahora en adelante habrá muchas ocasiones en las que les pidan que estampen la suya -como para el DNI o en el cole de primaria-, de modo que era interesante que fuesen pensando en ello y haciendo prácticas para lograr una que siempre sea lo más similar, esto bien sabemos que es complicado para ellos, lo que no es óbice para que no se lo expliquemos.IMG_1406

Al tiempo, también les fuimos hablando de otra forma de firmar con la huella dactilar, de sus usos, de la razón de su utilización y de cómo se puede identificar a una persona por las lineas que traza la piel de sus dedos.

IMG_1439

Aprovechando que teníamos un soporte sobrante de los dos que habíamos preparado para las llaves (con sus nombres escritos y difuminados con ceras acuarelables), decidimos dejar otra obra de recuerdo del paso por el centro de un grupo compuesto por veinticinco personas únicas e diferentes, con sus firmas y huellas dactilares.

IMG_1437

En nuestra linea, siempre apostando por los pequeños gestos que nos ayudan a reconocer nuestra individualidad sumada al valor de ser parte de un grupo.

Sembrando para los que vienen detrás

In EncienciArte on 26/05/2015 at 19:12

Desde el otoño habíamos guardado en el aula unas calabazas que poco a poco se fueron secando, otras estropeándose, mientras una se conservó intacta. De vez en cuando sacudíamos las secas para agitar las pepitas. Ahora que llegó el momento de sembrar, las abrimos para ver lo que encontrábamos. Descubrimos que teníamos semillas de sobras para llenar el colegio de calabazas, eso si conseguimos que nazcan y se logren.

Buscamos información en la red y supimos que las calabazas precisan de terrenos amplios para extenderse, soleados y con humedad. Ahora que conseguimos que nos cerraran un espacio exterior, contamos con todo eso, así nos decidimos a plantar, aun sabiendo que tardarán tres meses en dar fruto, allá por el mes de septiembre u octubre, cuando este grupo ya no esté en el centro, pues pasarán para primaria. Con todo, nos gustó la idea de plantar para los que vienen detrás, dejando un pequeño obsequio que servirá para vincular la promoción saliente con la entrante.

Ver presentación.

Son estos pequeños gestos los que nos gusta inculcar a nuestro alumnado: la generosidad, la transmisión de una responsabilidad, el dejar una huella para el recuerdo … Otros lo hicieron antes con nosotros, ahora es bueno que ellos lo hagan por otros. Saber esperar e incluso no esperar nada más que hacerle la vida más agradable los que vienen detrás. Para nosotras, estas son algunas de las vivencias más importantes que podemos compartir con los niños y niñas en la escuela infantil. Apurar los tiempos están bien para los time lapse, pero lo valioso siempre requiere de espera.

Intervención artística final: water painting

In CativArte on 19/06/2013 at 07:36

Cerramos un ciclo con nuestro alumnado de 5 años y sus familias estaban muy interesadas en conservar algunas de las realizaciones plásticas de estos tres intensos años. Tenemos por norma dejarlas como fondos artísticos del centro, así que hicimos una intervención para que ellos también tengan un recuerdo.

Si bien el pasado año cerráramos con un espectacular Tall painting, y el anterior con un Drip painting colectivo que luego partimos en trozos para que cada uno llevase una parte, este curso empleamos otra técnica: Water painting o Ebru inspirándonos en los trabajos de este artista turco.

Nuestra versión no es tan sofisticada ni minuciosa, nuestro alumnado no podría hacerlo ni tendría sentido; para nosotras lo que importaba era que conociesen otras maneras de hacer.

Con esmaltes de uñas, cubetas de agua y lienzos, he aquí los resultados. Ver presentación.

Al igual que siempre, también encierra una metáfora educativa: no se puede manipular y conducirlo todo, hay que dejar hacer y saber esperar a que las cosas nos dejen ver su belleza de por sí. La no intervención también da muchas sorpresas, todas distintas, todas diferentes.

Como nuestros niños y niñas, cada obra es un monotipo, único e irrepetible. Ese es el mensaje.

Preescolarización de la educación infantil

In RebelArte on 17/06/2013 at 07:50

Creemos que aquellas personas que comenzamos a trabajar en Educación Preescolar entendemos a la perfección este titular, ya que fuimos conscientes del cambio de concepción que supuso que la LOGSE estableciera este tramo educativo como Educación Infantil. Algo que iba más allá de una nomenclatura, apostando por una etapa con entidad propia, y no con un carácter propedéutico a cara a la Educación Primaria. Hasta aquel entonces se entendía que la vida escolar de los pequeños de 4 a 6 años se centraría en el trabajo de prerrequisitos: pre-lógica, pre-escritura, pre-lectura. El currículo de la Educación Infantil puso el acento en otros aspectos más propios de sus edades y de sus intereses, sin caer en el mero entretenimiento ni en ese sentido preparatorio.

Lamentablemente, veinte años después, cada vez más, se nota una involución en este terreno.

Cada tránsito de etapa educativa tiene sus mecanismos de control, reales o ficticios, legales o inventados, parece que siempre hay unos jueces que valoran el trabajo realizado por los anteriores. En el caso de la Educación Infantil, los “mayordomos del algodón” son los de Educación Primaria. Comentarios ligeros hechos a comienzo de curso –“vienen muy mal preparados”, “parece que no estuvieron escolarizados”, “no sabe leer ni coger un lápiz”, “no saben estar sentados durante toda la clase”, “¿en qué pasaron el tiempo durante tres años?”– pueden echar por tierra la valoración de todo el trabajo realizado en infantil. Comentarios que se divulgan a bombo y platillo, familias incluidas, denostando al maestro anterior.

El curso pasado ya tratamos este tema en una entrada titulada “De infantil a primaria: un verano”, en el que apuntábamos las diferencias que perciben las criaturas tras el paso de dos meses de vacaciones: cambios en la organización del espacio, del tiempo y sobre todo, en la mirada que se tiene sobre ellos.

Los docentes de infantil, que siempre tuvimos una percepción acomplejada –sentida o inducida- de nuestra situación en la arquitectura del sistema educativo, la mayor parte de las veces somos sensibles a ese tipo de comentarios, y, en lugar de reaccionar defendiendo nuestra labor, lo que hacemos es avergonzarnos, tomar nota para la próxima promoción y “aplicar la lección”: hay que preparar mejor a los niños/as para primaria.

¡Error!!

Nosotras que cada tres años tenemos que cambiar el chip esforzándonos por volver a comenzar con pequeños de 2-3 años (casi bebés). Nosotras que modificamos la distribución de nuestras aulas para adecuarlas a las edades de los pequeños. Nosotras que cuando llegamos a un nivel óptimo con un grupo tenemos que bajar nuestras expectativas, ritmos y tiempos y subir nuestros niveles de paciencia. Nosotras que luchamos porque el período de adaptación fuese entendido como una necesidad. Nosotras, que deberíamos adoptar como lema “Volver a empezar”, ¿cómo es posible que no tengamos fuerza para defender la entidad propia de nuestro ciclo, de los aprendizajes que en él se desarrollan y del valor de nuestro desempeño en la vida de los críos?

¿Cómo es posible que a esta hora muchos de nosotras estemos preparando a los niños y niñas para la “reválida” de infantil?

Y aquí no vale lo de echarle la culpa a la administración, por que ésta, para bien o para mal, no se manifiesta en este terreno. La culpa es sólo nuestra, de nuestra autoestima profesional, que siempre parece salir mal parada tras la mirada reprobatoria de los que están un peldaño por encima; un escalón en la estructura del sistema que no les concede ninguna superioridad, pero que, si embargo, inexplicablemente, nosotras le atribuimos. 

Para los que les gusta disponer de argumentos jurídicos, la norma es clara:

Artículo 10°.- Coordinación entre ciclos y con educación primaria. 

1. La Consejería de Educación y Ordenación Universitaria establecerá mecanismos que favorezcan la coordinación de las propuestas pedagógicas de los centros que impartan el segundo ciclo de educación infantil con aquellos que impartan el primer ciclo de la etapa, con el objetivo de garantizar la continuidad del proceso educativo del alumnado.“ Garantizar la continuidad”, creemos que no es preciso abundar más en lo recogido en la Orden del 25 de junio de 2009 por la que se regula la implantación, el desarrollo y la evaluación del segundo ciclo de la educación infantil en la Comunidad Autónoma de Galicia. 
Es nuestro deber defender la labor que realizamos, de hacernos respetar, al igual que nosotros respetamos la labor que desarrollan los docentes de otra etapa. Pero eso sólo lo podemos defender cada uno de nosotras recordando que los grandes perjudicados de nuestros complejos y de sucumbir a las críticas serán los niños y niñas.

Balance de final de nivel de 3 años

In RebelArte on 17/06/2013 at 07:49

Joana Vasconcelos

Este curso comencé con un nuevo grupo y me resultó más duro de lo que recordaba. Cada promoción me cuesta más, no sé si atribuírselo a que tengo menos resistencia, a que ahora los niños son más/menos… (de todo), o a que cada vez la situación es más complicada.

He aquí mi balance de final de nivel.

1º Constato que cada vez los niños están metidos en más actividades y por el contrario, se les nota más aturdidos, más desorientados y menos autónomos. Contra esa “creencia popularizada” de que es importante a socialización, creo que se está enmascarando una dejación de responsabilidades por parte de las familias.

De lo que extraigo como reflexión que ahora se le demanda a la escuela que asuma responsabilidades educativas propias del ámbito familiar: higiene, alimentación y otras de tipo asistencial en detrimento de lo que sería la responsabilidad propiamente “académica”. Destaco la escasa colaboración de las familias en la adquisición y consolidación de hábitos que hasta ahora se consideraban de su competencia (usar el WC, sonarse los mocos, lavar las manos, comer con corrección, normas de cortesía, etc). En cambio muestran una gran preocupación por cómo ocupar el tiempo a sus hijos/as con juegos “educativos” (virtuales o reales).

2º Ahora percibo un paulatino y acelerado empobrecimiento de las familias del alumnado: algo que se aprecia en las meriendas, en la ropa, etc., por lo que recomendaría prudencia a la hora de pedir dotación económica el próximo curso y austeridad en cuanto a gastos extras.

3º Detecto cada vez más dificultades en el habla y lenguajes pobres, fruto de la falta de práctica y de la falta de modelos de referencia. Por lo que considero se debe incidir más que nunca en los aspectos lingüísticos.

4ºNoto a los niños faltos de calma, de sosiego, de descanso. Por lo que insto a las familias a que les aligeren esa carga, lo mismo le pido al centro y ruego se lo trasladen a los encargados municipales o del ANPA, propiciándole actividades de relajantes a los niños en lugar de lo que se está haciendo.

5º Se incrementa cada vez más el número de alumnado hijos/as únicos, algo que se traduce en una atención exclusiva de los padres hacia ellos que cada vez se van tornando más exigentes y menos autónomos. También se manifiesta en una falta de hábito de compartir tiempo y materiales con los otros. Algo que considero debemos contrarrestar desde la escuela.

6º Detecto un gran aumento de niños/as zurdos/as en el grupo. Creo que más bien se trata de lateralidades no definidas. A estas alturas esto se  puede explicar por la falta de actividad manipulativa. Creo que se denostó la actividad manipulativa en aras de la cognitiva, por lo cual encontramos tan poco desarrollo de la motricidad fina y gruesa.

7º Los niños y niñas no saben jugar, por lo que considero que debemos dedicarle más tiempo a esa cuestión que podrá mejorar aspectos a los que de otro modo no se puede llegar: coordinación, cooperación, respeto, etc. Algo que también creo habría que indicarle a los responsables de actividades extraescolares.

8º Tiempo atrás cuando los padres querían entretener a los hijos le daban un folio y un lápiz y le decían que dibujasen; hoy en día ese tipo de entretenimientos pasan por la tecnología, con el cual detecto una expresión plástica cada vez más pobre. Por lo que creo que hay que volver a dar pautas y mostrar modelos, porque en aras de una creatividad mal entendida, se dejó de lado la copia, los modelos, la ayuda en el dibujo o en la expresión plástica.

9º Cada vez más percibo la ausencia de convenciones sociales y de cortesía en los críos. La prisa se impone sobre todo lo demás. Por lo que insistí, insisto e insistiré en la necesidad de la adquisición de normas sociales como facilitadoras de su integración plena en el grupo al que pertenecen.

10ºEn las tutorías mantenidas con las familias a lo largo de este curso detecté arriesgadas diagnosis de hiperactividad y de déficit de atención por parte de los pediatras, algo que genera mucha preocupación entre los progenitores. Al igual que percibí como muchos padres/madres tratan de justificar su escasa dedicación a los hijos en base a diagnósticos de esta pandemia moderna. Por lo que pediría que se inste a las administraciones locales a realizar sesiones informativas para las familias, por supuesto no a cargo de academias, centros o agencias pedagógicas, ya que son parte interesada en un determinado diagnóstico alarmista.

Cuando hablo con otras compañeras todas coincidimos en que cada vez es más difícil el trabajo con los pequeños, y que con las problemáticas que tenemos hoy en día es imposible atender debidamente a grupos de 25 niños y niñas, máxime cuando a lo largo del curso se pueden producir cinco o seis altas y bajas en la matrícula.

Ciertamente nuestro trabajo es muy satisfactorio, pero llegado este punto del curso, todos necesitamos un descanso, especialmente ellos, pero un descanso de verdad, no un cambio de actividad. Hay niños/as que al día siguiente de finalizar las clases ya comenzarán una nueva ronda, los Ludiveranos, que los mantendrá confinados en el centro hasta septiembre, y así malamente pueden mostrar serenidad.

Ya se empiezan a notar los resultados de tener a las criaturas trasteadas de una actividad en otra, y realmente el balance no es muy halagüeño.

Nota: sería aconsejable que en las reuniones que se mantienen estos días con las familias (incluso con las de nuevo ingreso), se le hiciese partícipes de los resultados de la vida enloquecida a la que están sometidos sus hijos/as.

Intervención artística final: tall painting

In CativArte on 22/06/2012 at 07:50

Andábamos dándole vueltas a lo que haríamos para cerrar el ciclo; queríamos algo colectivo en lo que todos participasen y que nos quedase como recuerdo del paso de este grupo por el centro. La solución nos vino vía una amiga de infantil que está en una plaza en Estados Unidos. Nos mandó un vídeo espectacular de una intervención del artista Holton Rower, conocido por sus obras de tall painting, que a grandes rasgos, consisten en derramar pintura sobre una estructura, dando como resultado una pintura-escultura con efectos de color fascinantes.
Para nosotras era la manera perfecta de hacer algo lúdico, artístico y memorable, por lo que nos pusimos manos a la obra; hubo que recurrir a nuestros familiares para el montaje de la plataforma, que hicimos en tres formatos distintos y con materiales diferentes, dado que desconocíamos cuáles eran los empleados por el artista: chapa de madera laminada, conglomerada y aluminio lacado fueron la base para la pintura acrílica. Versiones a escala con témpera, elaboración de las mezclas de color, y ensayos para la intervención final, fueron los previos.

Imágenes casi hipnóticas, que para nosotras son como una metáfora del efecto de la educación sobre los niños y niñas. Capas y más capas que se superponen, trasladan, mueven las anteriores, empujan y dejan una huella más o menos visible pero presente que en un momento, en un escalón u otro se dejan ver; que se amplían, formando una hermosa composición, diferente según el ángulo de visión. También, como maestras, podemos entenderlo como la marca que nos van dejando cada uno de ellos en nuestra historia docente que se va configurando gracias a las promociones que pasan por nuestras manos.

En cualquier caso, una experiencia de trabajo comunitario para recordar.

He aquí los alucinantes resultados de las tres intervenciones en los centros de Sandra -CEIP O Coto, con 3 años-, Isabel -CEIP A Maía, con 4 años- y Ángeles, -EEI Milladoiro, con 5 años.

Ver presentación.

tall painting a maía 4 anos

Ver presentación.

Tall painting

Ver presentación. 

Tall Painting Sandra

Mensajes en botellas

In EmocionArte on 14/06/2012 at 14:35

Poco a poco nos vamos despidiendo del grupo, haciendo pequeños gestos que queden grabados en su recuerdo del paso por la escuela infantil y del grupo de compañeros con los que compartieron tres años.
En esta ocasión quisimos que todos deran su opinión sobre las cualidades de los compañeros. A estas alturas, todos saben de los puntos fuertes y débiles de los otros, aprendieron a aceptarlos o a obviarlos, y a reseñar lo positivo. Así, partiendo del nombre de cada uno de ellos, acordamos hacer un acróstico con adjetivos que los definan.
En primer lugar fue preciso saber las letras que emplearíamos -descartando las que no forman parte del nombre de nadie- y por grupos pensaron y buscaron adjetivos, palabras que poder decir de un compañero o compañera. Acto seguido, disponiendo de todo ese abanico de palabras, empezamos a hacer los acrósticos consensuando entre todos los adjetivos que más le convienen cada uno de ellos. Cómo para hacer un sociograma, no penséis que se equivocaron en la apreciación.
Una vez elaborados todos y visto que retratan a cada uno de los niños y niñas de forma única -tenemos en la clase nombres repetidos, pese a todo, los adjetivos empleados fueron diferentes, ya que, los niños son distintos-, plasmados artísticamente en una cartulina, se introducen en una botella de cristal, que se cierra y sella con silicona, para así permanecer siempre como recuerdo de cómo eran vistos en infantil por sus compañeros/as.
Le mostramos ejemplos de mensajes en botellas que aparecen muchos años después y de lo que les gustará, encontrar dentro de uno años estos mensajes del grupo.

Ver presentación.

Mensaxe na botella

Poemas de cordel

In AlfabetizArte on 08/06/2012 at 07:52

Llevábamos varios días preparando la visita al centro de primaria al que va acudir la mayor parte de nuestro alumnado. Nos separa una distancia de aproximadamente 20 ´- 25 ´ caminando; ya habíamos hecho el recorrido virtual con Google Maps para ver las dificultades, peligros y atractivos, pero las condiciones meteorológicas nos obligaron a recurrir al autobús.

También pensamos en cómo agasajar a nuestros anfitriones. Tenían mucho empeño en mostrarle lo que ya saben hacer, lo que conocen, lo que aprendieron en la escuela infantil, diciéndole que ya son niñas y niños mayores. Por ello pensaron en un texto escrito que demostrase todo esto.

El hermoso poema Son alfabeto del libro “Versos en flor” de Carlos Fontes fue el elegido por varias razones: porque es un acróstico hecho con las letras del alfabeto gallego; porque les ayudaba a demostrar que sabían de las letras que hay gallego y de sus diferencias con el castellano; porque de alguna manera transmite la idea de que son “alfabetos/alfabéticos” y no “analfabetos”, y porque también es muy breve.

Decidimos copiarlo en unas tarjetas con las que obsequiaríamos al profesorado del centro. Por el envés lleva escrita la dirección electrónica del blog de aula, en el que pueden saber todo lo que hicimos a lo largo de estos tres años en la escuela infantil, para así darle una idea a sus futuros maestros/as de quien son y de lo que saben.

En cuanto a la forma de entregárselos, quisimos hacerlo al modo de la literatura de cordel. En un tendal -que pensábamos poner en la robleda/patio del centro- colgaríamos los poemas, así el profesorado y compañeros podrían coger un ejemplar.

Allá por los siglos XV y XVI las imprentas de la época reproducían fragmentos de obras -populares o clásicas pirateadas– en pliegos sueltos sin encuadernación que se vendían a bajo precio, en ferias y mercados, exponiéndolas al público en cordeles. De ahí el nombre de literatura de cordel. Algo similar a lo que se ve hoy en día con el top manta, o como apunta alguien, como hacemos muchos en la época cibernética con los blogs.

Esta explicación de la literatura de cordel también estaba colgada en el tendal que, finalmente, a causa de la lluvia, tuvimos que poner en los corredores del centro.

Los poemas Son alfabeto, E por qué? de Carlos Fontes, junto con el “Libro de los Por qué”, fueron nuestros regalos para el centro en el que en septiembre comenzarán otra etapa de su escolaridad.

Ver presentación.

Poemas de cordel

Las expectativas de los niños/as sobre el paso a primaria

In EmocionArte on 08/06/2012 at 07:49

Mucho hemos hablado estos días sobre el paso al centro de primaria. Hay expectativas positivas y mucho conocimiento transmitido por “voces autorizadas” de niños con hermanos mayores ya en primaria. Hay mitos, realidades, absurdos y verdades. Tratamos de racionalizar todo ese conocimiento. Pensamos que la mejor manera era recoger todas esas dudas en un Kartonlibro y preguntárselo directamente al profesorado y/o equipo directivo del centro receptor.
Ellos apuntaron preguntas como:
-¿Hay que hacer exámenes? ¿Y por qué?
-¿Hay que sentar de uno en uno o de de los en dos? ¿Y por qué?
-¿Ya no hay juguetes en las aulas? ¿Y por qué?
-¿En este cole hay fiestas? ¿Y por qué?
-¿Estaremos todos juntos en la misma aula? ¿Y por qué?
-¿Haremos cosas chulas para llevar a casa? ¿Y por qué?
-¿Tendremos blog de aula para que los padres vean lo que hacemos? ¿Y por qué?
-¿Hay que hacer deberes? ¿Y por qué?
-¿Hay cole por la tarde? ¿Y por qué?
-¿Por la mañana, al llegar conversaremos y contaremos cuentos? ¿Y por qué?
-¿Iremos solos en el autobús? ¿Y por qué?
-¿Hay seis campos de futbol? ¿Y por qué?
-¿Como castigan los que se portan mal? ¿Y por qué?

“El libro de los Por qué”, se completaba con el poema E por qué? de Carlos Fontes, que viene a resumir de forma extraordinariamente hermosa las cosas que a los niños y niñas les gustaría aprender en la escuela de educación primaria.

E por que a Terra é redonda?
E por que hai días e noites?
E por que reflicte o espello?
E por que o ceo é azul?
E por que hai solpor vermello?
(…)
Para nosotras es un momento de gran importancia en la vida de los niños y niñas, por ello, tratamos de mimarlo y cuidarlo lo más posible, llenándolo de ilusión y vaciándolo de ansiedad.

Ver presentación.

Libro dos Por que?

De infantil a primaria: un verano

In ActualizArte on 04/06/2012 at 14:36

De infantil a primaria sólo hay un verano por el medio, -al igual que de 0-3 a 3-6-, y con todo, los niños/as se ven inmersos en una transición, para ellos compleja, a la que a veces no se le presta la debida atención.

En este momento, en nuestra aula, no hay día que no se hable del paso a primaria; es un tema que se autoinvitó desde hace aproximadamente un mes. Ellos tienen sentimientos ambivalentes con respecto a este cambio: ir a la escuela de los mayores, por una parte es como un crecimiento personal, pero por la otra les genera mucha ansiedad. Intuyen que no va a ser lo mismo.

En el artículo 10 de la Orden de 25 de junio de 2009, por la que se regula la implantación, el desarrollo y la evaluación del segundo ciclo de EI, se refiere a la coordinación entre ciclos y a los mecanismos de coordinación entre el profesorado que imparte en esta etapa con el del primer ciclo de educación primaria, así como con el del ciclo 0-3. Ahora bien, ¿cómo se realiza esta coordinación? Con dificultad, con mucha dificultad.

Recuerdo de siempre escuchar las quejas del profesorado de EI con respecto al de EP, porque cuando se reunían con motivo del “traspaso” de alumnado, lo único que decían era lo que deberían saber hacer a los niños -leer y escribir-, que en caso negativo tendrían que asumirlo ellos, con el consiguiente “retraso” en su programa. Las de infantil siempre volvíamos enojadas con la falta de consideración para con nuestro trabajo, de tal modo que en muchos casos, se sustituía ese formalismo por la entrega de documentación preceptiva, y ahí se acababa la coordinación.

Pero, se introdujo un nuevo elemento en la cadena de agravios: de aquello que nos quejábamos las de primaria ahora, lo hacemos las de 3-6 con las de 0-3. ¡Paradojas de la educación! Me gustaría saber cuántas docentes del segundo ciclo se reúnen con las educadoras del primero, para saber de los niños y niñas que van a acoger en el mes de septiembre. Además, no pasa nada, porque nadie vela por el cumplimiento de dicho artículo 10.

El fracaso de estas juntas podemos atribuírselo a que el que está en el escalón de arriba, siempre inquiere al de abajo, para saber en qué medida los niños y niñas que “les van a pasar” se ajustan a sus objetivos. Nunca es para escuchar y conocer lo qué hicieron, lo qué y cómo aprendieron.

Una de las primeras sentencias que aprendí en la escuela de Magisterio, fue aquella máxima de Ausubel: “Averígüese lo que el alumno sabe y actúese en consecuencia.” Hay que escuchar a los niños o a quien puede darnos información de ellos -los que hasta ahora fueron sus docentes a lo largo de 2 o 3 años-, haciendo una escucha activa, pues esto puede sernos de más ayuda que someterlos a una batería de preguntas para saber si saben lo que nosotros queremos que sepan.

Las reuniones tienen que ser planificadas, pues por el contrario pueden convertirse en un intercambio de anécdotas, por ello, hicimos una selección de información referida a la transición de etapas, a su organización, inclusión en la programación anual así como experiencias de centros:

-“La transición entre etapas. Reflexiones y prácticas”, publicado en Graó en el 2007, con colaboracións de José Gimeno, Serafín Antúnez y Joaquín Gairín, entre otros.

Lo que diferencia a un niño o una niña de Educación Infantil cuando pasa a Educación Primaria es un verano, publicado na revista digital del CEP de Alcalá de Guadaíra, en el 2010.

Metáforas de la transición: la relación entre la escuela infantil y la escuela primaria y la perspectiva de los futuros docentes de educación infantil.

La gestión de las transiciones en el proceso educativo.

Para nosotras, son dos reuniones que pueden evitar actuaciones erráticas que le generan todo tipo de desconfianza a los niños y niñas.

Tomamos la imagen del álbum “Lo que tiene que aprender un ciempiés que quiera ser sabio como Pedrito“, de OQO.

Preparando la entrada en la escuela, de 0-3 a 3-6

In ActualizArte on 04/06/2012 at 14:34

Llega el momento de ir preparando la entrada de la nueva promoción que se está matriculando. Ahora es la ocasión de tener una jornada informativa y de acogida con las familias del alumnado de tres años que en septiembre se incorporará al centro. Para que los padres y madres nos conozcan, conozcan el colegio, sepan de su funcionamiento, y de cómo se desarrollará el período de adaptación -entendiendo las razones por las que se establece esta entrada progresiva.

En nuestro caso tendrá lugar una tarde, para favorecer la asistencia de los progenitores, habrá una bienvenida por parte del equipo directivo y una presentación multimedia donde podrán ver escenas y actividades de la vida cotidiana en la escuela en la que van a escolarizar a sus hijos; es una manera de que vayan apreciando la filosofía del centro. Conocerán las aulas y los demás espacios y finalmente se le dará un folleto informativo en el que se recogen: los objetivos del período de adaptación, las sugerencias para los primeros días, los consejos a seguir por las familias que favorecerán el proceso de adaptación, y las tareas para la familia a lo largo del verano.

A nosotras nos gusta agasajarlos en este primer encuentro con el poema de Azucena Arias Y tú… ¿vas a la escuela? Las dudas del pollito, que tan bien refleja el sentir de los niños y niñas en ese momento de entrada a la escuela infantil.

Facilitamos o Folleto de acogida a madres y padres de 3 anos, elaborado para nuestros centros. Observación: en la medida de lo posible tratamos de evitar ese tono que a veces se emplea con lo que todo parece que son negativas o prohibiciones -no poner …, no traer.., no entrar … -, que a veces causan una impresión tan molesta a los progenitores, pese a que coincidan con el mensaje.

A través del blog Conexión Atlántico- Mediterráneo, supimos de varios documentos elaborados por la Junta de Andalucía, de los que se pueden extraer ideas para la inclusión de información en los blogs o webs de centro.

Guía de derechos y responsabilidades de las familias andaluzas en la educación. Infantil y primaria“. Esta guía pretende dar sencillas respuestas a las dudas que le surgen a los padres y madres sobre el desarrollo de sus hijos en esta etapa, sobre lo qué necesitan aprender y hacer para andar por la vida, quién se lo puede proporcionar, qué derechos tienen y también sobre las responsabilidades que deben asumir para la necesaria complementariedad de las actuaciones escolares y familiares que garanticen los mejores resultados posibles.

Orientaciones a las familias andaluzas. Infantil 0-3“, del que se pueden extraer muchas ideas para trasladarle información a las familias.

Manual de participación para padres y madres. Piensa en participar“, en el que se le explica a las familias cuáles son los canales y procedimientos de participación tanto individual como colectiva en los centros educativos en los que escolaricen a los hijos/as.

No debemos olvidar que, -si no lo hicimos antes-, ahora debería hacer una visita a la escuela infantil 0-3 en la que están escolarizados los que en septiembre serán nuestros alumnos, para saber de ellos, de lo que hacen, de lo que saben y de lo que esperan de su desembarco en 3-6.

Tomamos la imagen del álbum “Lo que tiene que aprender un ciempiés que quiera ser sabio como Pedrito“, de OQO.

Hoy no puedo ir a la escuela

In ContArte on 04/06/2012 at 14:30

“Hoxe non podo ir á escola
que non me atopo moi ben,
dóenme a cabeza e o queixo,
as pálpebras e un pé.
 
Mamá di que non é certo,
que non quero ir estudar,
pero o proído do ombreiro
aféctame o calcañar.
 
Non sei por que
non me cre,
por que desconfía tanto,
se este latexo das sens
me fai cóxegas no brazo.
 
-Mamá, quero que
 me entendas,
dóeme o van e as canelas,
as coxas e as costelas.
 
E a dor non para aí,
pasa das dedas ao ventre
e remata nos cadrís.
 
Non quixera esaxerar,
pero sinto nas orellas,
no cóbado e máis nas cellas
moitas ganas de encamar.
(…)”

¿Quién no sintió alguna vez esos dolores indefinidos que se extienden por todo el cuerpo y que solo se curan con un día de cama sin escuela?

Esta es una parte del poema Canta dor! , recogido en el libro “Versos en flor”, de Carlos Fontes, hermosamente ilustrado por Leandro Lamas, publicado en la colección Tartaruga de Galaxia, que dramatizamos recitando y señalando todas las partes del cuerpo mencionadas.

Si bien el autor ya nos había sorprendido gratamente con “Poemas con piruleta”, ahora echamos unas risas con cada uno de los “Versos en flor”, y se nos ocurrieron un montón de actividades alrededor de: E por que?, Sentidos, Auga máxica, O abrazo de papá, Ven á terra, u Oficio e beneficio.

En breve, mostraremos lo que hicimos con Son alfabeto.