"Habitando historias"

9788491513988
El día 7 de febrero concluimos una aventura que comenzamos hace ya un tiempo: presentamos al público una nueva criatura editorial, “Habitando historias. 10 experiencias arredor do libro e da lectura” en la Biblioteca Infantil y Juvenil de A Coruña. Un proyecto en el que participamos once personas, de las que la coordinadora Montse Muriano dice: “Las diez almas que habitan nuestro mundo saben muy bien de lo que hablan y saben muy bien cómo hacerlo. Son escritoras, docentes, bibliotecarias, contadoras, hasta un editor anda por este mundo nuevo.”
Para mí se inició con una llamada telefónica de Montse Muriano allá por julio de 2018, invitándonos a participar. Tengo que confesar que de inmediato dije sí, fundamentalmente por dos razones: la gratitud fue la primera, que pensaran en mí (nosotras) no podía más que suscitar mi gratitud; vanidad fue el segundo motivo: ir al lado de Patricia Carballal, Paula Carballeira, Fina Casalderrey, Mercedes Cerdeiras, Erica Esmorís, Andrea Maceiras, Eva Mejuto, Montse Pena, coordinadas por Montse Muriano y editadas por Francisco Castro en Galaxia editorial, no me llevaba a más que pensar en lo afortunada que era (éramos, porque también estaba invitada Isabel, a pesar de que después por su carga de trabajo no pudo ser).
Pero la satisfacción duró poco ya que después vino el devanarme la cabeza pensando qué más se podría decir a estas alturas sobre el fomento de la lectura y sus bondades. Teniendo en mente libros como “Leer contra la nada” de Antonio Basanta, “Elogio del papel” de Roberto Casatti, “Como una novela”de Daniel Pennac, “Leer y escribir” de V.S. Naipaul, “Vicios solitarios” de Alberto Manguel, “Leer por libre” de A. Maestre, “El hilo azul” de Gustavo Martín Garzo, “Malos lectores, ¿Por qué?” de J. Fijalkow, “La formación del lector literario” de Teresa Colomer, “Darse a la lectura” de A. Gabilondo, “Leer es un riesgo” de A. Berardinelli,  “Misión del ágrafo” de A. Valdecantos, “Preferiría no leer: valores “desagradables” de la lectura”de Víctor Moreno, “Yonquis de las letras” de J. Comensal, “No leer” de Alejandro Zambra, y otras referencias como los libros y los premios periodísticos al fomento de la lectura de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, se me antojó que poco más se podría decir alrededor del libro y de la lectura.
Así, con la ilusión y la angustia de no estar a la altura del encargo fue pasando el verano y el otoño, hasta que a la vuelta de las vacaciones de Navidad, a partir de enero, Montse empezó a mandarnos sutiles recordatorios de nuestro encargo. Cada vez me agobiaba más la idea de que mis compañeras eran escritoras, profesoras de didáctica de la literatura, bibliotecarias, contadoras, artistas…, ¿qué podía decir yo entre ellas?
Soy una una maestra de infantil, por lo que hablar de fomento de la lectura es ahondar en la idea de sembrar para el futuro. Pero también soy persona que hablo e indago mucho sobre lo que se hace en las escuelas; sé de aquellas pocas en las que se hace muy bien, de otras en las que se hace sin pena ni gloria y de las que no se hace o se hace mal. ¿Por qué, cuáles y dónde fallan?, Pese a tener respuestas multifactoriales, coinciden todas en lo mismo: porque no se implican de verdad, porque no ponen su empeño en la lectura y, sobre todo, porque sus responsables no creen en la lectura ni son lectores. Suelo percibir también la confusión de competencias en los dos asuntos principales del libro: experiencias alrededor del libro y de la lectura; creo que las escuelas tienen como responsabilidad fundamental la segunda, debiendo dejar para bibliotecas y otras instituciones la primera, entre otras razones porque no podemos abarcarlo todo. Nosotros, los/las docentes tenemos que encargarnos prioritariamente de las experiencias alrededor de la lectura y, sin embargo, enredamos más en gincanas, exposiciones y otras entretenidas actividades alrededor del libro que no dejan tiempo para leer, que es lo que debería preocuparnos. Así, retomando la línea crítica de InnovArte, tomé la decisión de decir en voz alta lo que todos vemos y sabemos pero que callamos. Me salió de un tirón. No aspiro a ser el Pepito Grillo de la educación, pero cuando dejo que hable la maestra que ve que la escuela no está siendo compensadora de desigualdades sociales, la que solo ayuda a los que no lo necesitan; la escuela que trata de parecerse a los centros privados; la escuela que invierte todas sus energías en fiestas sin sentido; la escuela que delega sus responsabilidades en otros, ahí es cuando me sale el genio y escribo como una posesa. Finalicé. Entregué. Gustó. Olvidé. Hasta que allá por septiembre, me pasaron la maqueta y vi que nos habían colocado por orden alfabética, entonces sería la primera. Un sudor frío me bajó por la nuca. Pensé que mi arriesgada idea de contarlo todo con pelos y señales, echaría para atrás la aquellas personas que animaran a comprar el libro. Así se lo dije a la coordinadora y al editor. Persistieron en la idea de que los apellidos marcasen el orden de los capítulos. Me encomendé a quién pude y confié en que las firmas de mis compañeras fuesen reclamo suficiente para olvidar la franqueza de una maestra.
El último día del año 2019, Montse los dio un regalo de Año Nuevo, “nuestro Habitando historias” (como ella lo llama), ya estaba a la venta. Ahora a ver qué pasaba. Visto en conjunto es una obra “coral”, en la que todas las voces tienen timbres y colores diferentes pero armonizan a la perfección con las otras. Cada una canta su cántico. Patricia Carballal de las voces de mujeres olvidadas en la literatura. Paula Carballeira de perder el tiempo con los libros. Fina Casalderrey de la oralidad y de la lectura como regalo. Francisco Castro de la escritura como otra manera de aprender literatura y fomentar el amor por la lectura. Mercedes Cerdeiras de cómo hacer animación a la lectura desde las bibliotecas. Érica Esmorís, de un club de lectura llamado “Peligrosas criaturas”. Andrea Maceiras hace una reflexión sobre la lectura y la literatura adolescente en la actualidad con el concurso de las redes sociales. Eva Mejuto de las acciones en pro de la lectura del Salón del libro de Pontevedra, dando de leer a quién pasa. Montse Pena Presas en un hermoso guiño a “ Fréderick” el ratón poeta, habla del empleo del álbum ilustrado como herramienta para recuperar lectores y lectoras. Y como bien dijo Fina Casalderrey, Montse fue la costurera que ensambló todas las piezas de este hermoso cobertor patchwork y de nuestras afinidades.
Si el producto de esta colaboración fue el libro, el premio es la amistad que tejimos entre todas las integrantes. Montse y Francisco le echan mucho humor y generosidad y nosotras nos dejamos llevar por esas ondas. El día de la presentación en la Biblioteca Infantil y Juvenil de Durán Loriga en A Coruña -de la que Mercedes es directora- fue buena muestra del clima que se creó en el grupo, a pesar de que por un motivo u otro no pudieron estar todas. Allí, rodeadas del cariño de las amistades de cada una, hicimos la puesta de largo a nuestro “Habitando historias” y lo echamos a andar por el mundo. La próxima reunión será el próximo 28 de marzo en el Salón del Libro de Pontevedra que tan bien dirige Eva Mejuto. Y luego lo que esté por venir… Por ahora va cosechando buenas críticas como las del Diario cultural CRTVG,El correo gallego, Nós diario  y  Lecturafilia, 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s