El virus de la desconfianza

persona-mirando-traves-lupa_1048-1748 (1)
Hay dos cosas que creo puedo asegurar sin temor a equivocarme: los maestros no pedimos el coronavirus; el presidente autonómico y/o el del estado tampoco. Podría añadir además que todos estamos reaccionando lo mejor que podemos o sabemos. Se habla en estos días de la labor que están desarrollando médicos, ejército, empleadas de los supermercados, etc, etc. Aún no leí nada sobre cómo los docentes fueron capaces de ponerse en marcha y dar clase sin tener al alumnado delante. En una semana, está todo funcionando. Cada uno como sabe. Mejor dicho, cada uno igual que como venía haciendo hasta ahora, con la diferencia de que antes era de modo presencial y ahora virtual.
Pero ahí viene de nuevo la desconfianza hacia el cuerpo docente: porque mandan muchos trabajos o porque no mandan ninguno. Nunca damos en el clavo. Siempre hay alguien dispuesto a desvalorizar lo que hacemos. Los chats y foros de padres echan humo entre los hacen responsables a los maestros de que sus hijos pierdan el curso y los que dicen no poder conciliar su vida profesional, personal y familiar por estar todo el día ayudando en las tareas escolares. Como siempre, aunque nos vanagloriamos de muy solidarios y que salimos al balcón a aplaudir por todo, si los niños van bien es mérito de los padres, si van mal, culpa de los docentes.
Las peores críticas siempre provienen de aquellos que quieren hacer política barata aún a costa de situaciones críticas como la presente. De lo que no se percatan es de que en ese afán suyo de hundir a los contrincantes políticos se están llevando por delante la labor de miles de personas que actuamos por profesionalidad, por humanidad o por inercia, ajenos a las reyertas políticas de poca monta.
Y esto, ¿qué consecuencias tiene? Pues miren, el que no hacía nada antes, va a seguir sin hacer nada ahora, entonces quizás no sea el momento más oportuno para andar enredando. Y los que están haciendo se van a cansar de que los anden fiscalizando, de que les pidan cuentas de qué hacen, a qué horas lo hacen, si dedican toda la jornada a trabajar por la escuela o si de vez en cuando levantan la mirada para ver los periódicos, para mirar por la ventana, para interesarse por los allegados que tienen lejos, para ayudar a los hijos que tienen en la casa o para preparar el almuerzo.
Puedo asegurar sin riesgo a engañarme que en estos días hubo más debate pedagógico entre los equipos docentes que en muchos de los Claustros ordinarios celebrados a lo largo del curso. Piensen que estamos exponiéndonos a través de un escaparate, además, no perdemos tiempo con celebraciones, festivales, desfiles o minucias diarias que, en muchos casos, son el centro de tales reuniones. Estamos a lo que estamos: a facilitar la continuidad del curso académico a los chiquillos y la vida a sus progenitores, además de a ganarnos dignamente nuestro sueldo.
Así que, si me lo permiten, le voy a decir a los “ pegacarteles” que se dedican a hacer política de pacotilla llamando a Inspección o escribiendo en foros que se pongan tranquilos, ya que por lo visto no va a haber elecciones por ahora. Descansen, duerman, hagan lo que hacemos todos: leer poesía, ver documentales, escuchar música, cocinar, limpiar, ordenar la ropa de los armarios…, y sobre todo, dejar las doctrinas aparcadas y dedicarle ese tiempo a sus hijos. Tener la valentía de mirar hacia dentro, sin olvidarse de agradecer al profesorado todo lo que hace día a día.
Y esto va para todos los que pretenden juzgarnos: la desconfianza no genera más que desconfianza y créanme, no está el horno para bollos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s