Nuestra aportación a la educación infantil

Carnaval rosaliano

In RebelArte on 24/02/2017 at 18:38

16938894_10208936866364328_4052358618777997526_n

La vida siempre nos sorprende con una vuelta más allá de nuestra imaginación; pensábamos que ya no tendríamos nada más que decir sobre el Carnaval y resulta que este año coincidió con el día dedicado a Rosalía de Castro (recordándonos su nacimiento en una fecha neutra, inocua, que no interfiere con nada), así hubo quien vio la ocasión y pensó en “matar dos pájaros de un tiro” con lo nunca visto hasta ahora, haciendo los disfraces más originales de Galicia: niñas y niños disfrazados de Rosalía. Pensarían que así conjugaban la cultura con la celebración pagana por excelencia, manifestación singular de la tradición gallega popular. ¡Qué desatino! Pero habrá alguien en este país que les diga que no le están haciendo bien ni la cultura, ni al Carnaval ni a la educación. Cómo puede ser que aún haya medios de comunicación que reproduzcan esa barbaridad Acaso en la CRTVG tampoco hay nadie con sentido común.

Es cierto que el Carnaval siempre fue un tiempo de saltar por encima de todos los poderes pero esto ya roza el sacrilegio. Ahora bien, quién les va a afear el desatino, los que promueven que para ensalzar la figura literaria de Rosalía se haga una careta o quizá los que piden que hagamos un mannequin challege.

Aquí andamos algo confundidos. Y en el caso de la educación aun más porque parece que lo nunca hecho es innovador; y no señores hay cosas que nunca se hicieron porque siempre se pensó que eran chorradas. Hacer caretas es hacer caretas, se ejercitan las habilidades manuales y plásticas. Hacer de “estatuas” es aguantar un tiempo sin pestañear ni mover un músculo. Ora bien, celebrar la obra y la figura de Rosalía, nuestra poetisa más universal es otra cosa. Y conocer en la escuela las celebraciones típicas como es el Carnaval, también es otra cosa, que no pasa por que las maestras se tengan que vestir de aquello que anhelan en su fuero interno con el pretexto de hacérselo pasar bien a los niños, ni porque el centro se transforme en un sambódromo.

Aquí hace falta que alguien venga a decirle a la escuela que se está equivocando de lado a lado. Pero ya saben ustedes, mientras lo pasemos bien, haya buen ambiente escolar y las familias estén contentas, tira para delante. A ver quién le pone el cascabel al gato. Y quién se lo va a poner: las voces autorizadas del mundo de la cultura o la consejería; quién va a ser el valiente que le diga al emperador que va desnudo.  Porque ciertamente estamos desnudos. La dos o tres voces discordantes con la euforia y banalización de la cultura se les acaba tillando de rancios, aburridos, amargados y aguafiestas y los que aún conservan la conciencia (cultural o pedagógica) pero tienen otros objetivos, miran para lo otro lado y dejan que corra el agua, no vaya ser que pierdan clientes, ventas de libros, seguidores o amistades en las redes sociales.

Hace unos días escuchamos decir a Francisco Castro, director de la editorial Galaxia, que si la Xunta le quisiese hacer un favor a las Letras Gallegas, debería mantenerlo como día laboral, para que así se conmemorara con el motivo por el que fue concebida y no en el que se trastocó como un puente en el mes de mayo que con el bueno tiempo invita a hacer turismo pero no a celebrar nuestra lengua y literatura gallega. Lleva toda la razón, ahora veremos quién es el valiente que saca ese festivo del calendario laboral y escolar, habría que ver cómo se ponían de punta los tour operadores.

Pues lo mismo sucede con lo que estamos diciendo pero, quién le va a poner freno a esto, ¿quizás el profesorado que siempre fue muy comprometido con la cultura, con la lengua, con la educación, con las tradiciones y con los valores? Sincera y lamentablemente, a día de hoy, no lo creo.

Sabemos que el amigo Leandro Lamas nos disculpará por emplear su hermosa acuarela para esta entrada del blog tan desesperanzada. Lo hacemos porque, como él, mantenemos la ilusión porque se redescubra a Rosalía como una mujer de rabiosa actualidad, adelantada a su tiempo y luchadora porque no aceptaba los condicionantes del momento en el que le tocó vivir. Por ello queremos huir de imágenes de mujer “chorona” o de otras que ya son souvenirs. Rosalía es mucho más que todo eso y está muy por encima de disfraces o de caretas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: