Hastío de los charlatanes pedagógicos

Hace tiempo que tenemos InnovArte parado. La imposibilidad de conciliar lo que creemos con lo que hacemos -debido a las restricciones y dificultades derivadas de la pandemia- nos llevaron a un trabajo hacia dentro. No era momento de charlar, era de resolver y de tirar para delante. Por ello, vivimos el comienzo de este nuevo curso como un renacer ya más liberadas de limitaciones. Aun que con la entrada de una nueva promoción, fuimos conscientes de las verdaderas consecuencias de la pandemia para la infancia. En este mes de septiembre nos encontramos con más dificultades juntas que nunca en toda nuestra trayectoria profesional. Un primitivismo en las habilidades y conductas del alumnado que se manifestaban en una falta de autonomía, de comunicación, de atención, de relación y de desarrollo motórico, casi siempre fruto de los hábitos o estilos de vida y desorientación de las familias. Es increíble que a día de hoy que tanto acceso tenemos a la información, es cuando más confusos encontramos a los progenitores. La polarización entre la hiperprotección o la dejación educativa, entre la delegación de las responsabilidades parentales en la escuela o las exigencias tipo contratador/empleada nos llevaron a vivir más de un mal trago. Constatamos nuestra ingenuidad cuando pensábamos que tras el confinamiento y las restricciones las familias sabrían valorar mejor la función de la escuela y de los docentes, así como de los servicios extraescolares. A decir verdad y en nuestro contexto no nos encontramos con la mejor cara del agradecimiento, más bien todo el contrario: la desconfianza, la fiscalización, las exigencias desajustadas fueron moneda común en este inicio de curso. Sabemos con certeza que esto no sólo sucedió en nuestros centros. Hablamos con compañeras y compañeros de todos los niveles educativos y este era el sentir común.

Las personas seguidoras de InnovArte bien saben que no somos dadas al lamento gratuito ni a buscar culpables fuera. Ahora bien, esto es así. En algunas situaciones la ingratitud, la insolencia y la falta de respeto a nuestro trabajo, nos llevaron a tener justificarnos por no realizar tareas más propias de las familias que de la escuela.

Fueron duros los comienzos de este nuevo curso. Mientras tanto, gente que nunca se vio en estas lides intentaban darnos lecciones de pedagogía, psicología o didáctica. Las charlas en las redes, en los medios de comunicación o en las publicaciones especializadas sentaban cátedra de aquello que nunca vivieron. Predicar empatía, apertura, flexibilidad, comprensión, implicación y compromiso es a día de hoy uno de esos lugares comunes de los gurús educativos de los que se toman citas, sentencias y aforismos para criticar el mal que lo está haciendo la escuela.

Parece mentira, pero siempre hay quienes sacan tajada en los tiempos convulsos: los charlatanes, los oportunistas, los advenedizos, los vendedores de métodos, los ya fuera del sistema que pontifican sobre lo que nunca hicieron, los abuelos profesionales que fabulan sobre su experiencia y otros opinadores que no saben de qué va el cuento. Ya nos gustaría verlos una semana dentro de un aula. Sería la mejor cura contra tanta soberbia y tanta inventiva.

Por ello, lidiando como podemos con la frustración de luchar contra marea, con el malestar que sentimos a veces y con la preocupación por lo retrocedido, vamos sobrellevando la situación unos días mejor que otros. Hablábamos entre nosotros dos que mientras no fuésemos capaces de reconciliarnos con la profesión no estaríamos en disposición de escribir en el blog. La honestidad profesional siempre fue un principio invulnerable de InnovArte. Ahora ya estamos mejor, así que, de aquí en adelante iremos contando lo bueno y lo no tan bueno de nuestra profesión.

1 Comment

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s