Nuestra aportación a la educación infantil

Rechíos poéticos II: la abubilla

In ContArte, EncienciArte on 16/05/2018 at 00:18

IMG_3679

Buscando poesías sobre pájaros para el “Tendal de los poemas”, no tuvimos la suerte de encontrar una de nuestro pájaro preferido, la abubilla. Tenemos la certeza de haber leído alguna, pero ahora no la encontramos, lo que nos dejó barruntando por un tiempo. Hasta que encontramos la solución a nuestro problema: la encargaríamos.

Así, con tal determinación, le escribimos a Antonio García Teijeiro, Helena Villar Janeiro, Dores Tembrás y Rosalía Morlán. Nuestra sorpresa fue cuando ya de inmediato comenzamos a recibir las respuestas aceptando el encargo.

Según fueron llegando, quedábamos asombrados con su hermosura. Se nota la maestría y el cariño con el que fueron hechas pensando en los chiquillos. Cada uno de ellos a su manera recoge las características principales de la abubilla y su singular cuanto.

No sabemos bien cómo agradecer la atención que tuvieron estos grandes de la literatura gallega actual; una muestra más de que su creatividad y lírica va íntimamente ligada con su buen hacer, ser y estar en el mundo, así como su compromiso con la educación. Mil gracias.

Somos unos afortunados pero sería un acto de egoísmo no compartirlas con todo el mundo, así surge la segunda fase de los “Rechíos poéticos”: colgaremos las poesías de los árboles de los parques, aceras, jardines y montes del Milladoiro.

Una madre de un alumno experta en artes gráficas, para explicarnos el proceso de impresión nos hizo los carteles con la imagen de una abubilla, incluso con su descomposición en los cuatro colores. Junto a ellas, por la otra cara pondremos los poemas de escritos por los pequeños.

Pero nuestros niños y niñas aún querían más, les gustaría ver a los pájaros revoloteando alrededor de  las poesías, por lo que me preguntaron si sería posible hacerles unos comederos con grano. Aceptamos la idea con la condición de que fueran ecológicos y artesanales, de modo que encontramos un modelo hecho con la corteza de media naranja.

Más tarde hubo que llenarlos de granos de muchas variedades para que fuesen del gusto de todo tipo de pájaros. Así, cada uno preparó su combinación de maíz entero, troceado o con alpiste, con la condición de que cada preparado no podía superar los 50 g. que era lo que habíamos calculado cabía en las cáscaras deshidratadas.

Ahora, en grupo, colgamos unos carteles por los alrededores de la escuela y luego, cada niña y niño, lleva uno para poner en el árbol que prefiera siempre que esté visible a los paseantes. Se acompañarán todas de los comederos para los pájaros.

En estos días, más de setenta carteles con poemas de la abubilla llenan las calles del Milladoiro colgados por los niños y sus familias. Ya empiezan a llegarnos imágenes.

Un intento más de que las iniciativas escolares traspasen el reducido ámbito de las cuatro paredes del edificio enriqueciendo a la comunidad con las aportaciones de los niños y niñas.

Una vez más, sacamos la poesía a la calle y con ella vuelven los pájaros y sus cantos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: