Presentaciones de "El latido de un aula infantil" en las facultades de Santiago y Lugo

Uno de los recuerdos que guardo de cuando hice Magisterio es la visita de una pareja de maestros que habían venido a contarnos cómo trabajaban las matemáticas partiendo de materiales cotidianos, que habían llamado la Batería Suso. Nunca más volví a saber de ellos, no recuerdo la zona por la que trabajaban, creo que era por Arzúa o Melide pero no podría asegurarlo. Si alguien puede aportar más datos se lo agradecería. Lo que sí recuerdo es que dejaron una gran huella en mí, tanto por lo que mostraban como por el entusiasmo y compromiso que transmitían con la escuela, con el rural y con la formación de los nuevos docentes. Aquella oportunidad de ver maestros con pasión me marcó más que cualquiera de las lecciones que recibí en ese período universitario.

Así, cuando nosotras empezamos a presentar nuestros libros, hablamos con la editorial Galaxia, y le dijimos que solo lo haríamos en las facultades, que ese era al público que queríamos llegar y aportar nuestro grano de arena a su bagaje formativo. Como afortunadamente tenemos amigas y amigos en todos los centros de formación del profesorado de A Coruña, Lugo, Ourense Pontevedra y Santiago ya lo hicimos así con “Los hilos de infantil” y ahora con “El latido de un aula de infantil. Elogio de la cotidianidad”. Como no sólo se trata de presentar el libro, les ofrecemos la posibilidad de impartir una charla al alumnado. Tenemos que decir que la receptividad es maravillosa, a pesar de que siempre nos advierten que ahora no es fácil reunir al alumnado por las tardes: la diversificación de las materias, los pequeños grupos y diferentes horarios, parece que dificulta mucho juntar numeroso público. Ahí no ponemos ninguna objeción, lamentamos que haya profesorado que no considere tan importante conocer las experiencias de unas maestras como seguir con su temario y que haya alumnado que no quiera acudir por las tardes, pero debe ser mal común porque sucede igual en todas partes. Además, a pesar de que nos lo ofrecen garantizando más asistencia, nos negamos a ir por las mañanas; decimos que es muy sencillo de comprender: nosotras somos maestras, nuestro principal trabajo es en la escuela con los niños y niñas por la mañana y excepto casos muy excepcionales – como cuando vamos a fuera y debemos viajar por varios días- no podemos ausentarnos, mal ejemplo daríamos.

Con “El latido…”, iniciamos la ronda en Santiago. El profesor Eduardo Fuentes fue el encargado de organizar la sesion el pasado día 18 de febrero. Para nosotras, siempre es muy emotivo estar en ese lugar en el que estudiamos y al que ahora vamos a contar nuestra experiencia. Por encima tuvimos un montón de sorpresas, algunas que ni siquiera podríamos imaginar, ¡las vueltas de la vida!

La presentación que nos dedicó Eduardo Fuentes es de esas que te deja abrumada y no acabas de creer que estén hablando de ti y de tu obra. Que además, estuviesen presentes muchos de los que fueron nuestros profesores, no tiene precio. Ver allí a jóvenes que fueron alumnas nuestras en infantil y ahora son maestras o futuras maestras es toda una satisfacción como lo fue el reencuentro con compañeras y conocidas a las que llevábamos tiempo sin ver. Pero el auténtico regalo diera día fue a encontrar entre el público a Alicia López Prado.

Hace más de treinta años cayó en mis manos un libro tan inspirador como revelador, un referente de escuela comprometida con el medio y con la comunidad. Se titulaba “A historia da pida que elexiu a nosa escola pra poñer: contada polos propios escolinos de Os Prados, Cervantes, Lugo”, publicado en Galaxia en el año 1985. Cuando leí ese libro yo estaba dando los primeros pasos como maestra en una pequeña escuela en Muros. Como lo solicitaba tanto la bibliotecaria decidió agasajarme con un ejemplar, desde entonces siempre tengo esa escuela en mente como ideal de comunión entre la vida cotidiana y la vida escolar. Pero nunca había tenido la oportunidad de encontrarme con su autora, la maestra Alicia López Prado. Hasta ese día que nos vino a escuchar y pedirnos que le dedicásemos libros de los que tanto gustaba. Ya podéis imaginar la emoción del momento. Algo más que agradecerle a Eduardo Fuentes que fue el mediador.

Tras dos horas y media compartiendo con los asistentes, la tarde-noche no pudo tener mejor final que asistir a la presentación del monográfico 74 de la Revista Galega da Educación, “Filosofía para nenas e nenos”, coordinado por el amigo Javier Rouco Ferreiro que estaba acompañado de Mar Santiago Arca, Antón Costa, Jesús Merino y por el decano de la facultad de Filosofía, Marcelino Agís Villaverde. Tardes para el recuerdo.

Igual de cariñosa y memorable fue la presentación en la Facultad de Formación del Profesorado de Lugo el día 5 de marzo, de la mano de los profesores Eugenio Otero Urtaza y Vicente Blanco Mosquera que junto con Salvador Cidrás, siempre nos acogen haciéndonos sentir como en casa. Alumnado, ex alumnas nuestras, compañeras, amigas y amigos, configuraron una sesión participativa, un conversar entre amigos sobre aquello que nos ilusiona y es el eje de nuestras vidas: la educación.

Escuchar las palabras que nos dedicó Eugenio, él que tanto sabe de las escuelas y de los maestros memorables, nos hicieron sentir totalmente reconocidas por nuestro trabajo. Aún hacía pocas semanas que visitáramos la exposición “Laboratorios para una nueva educación” de la Fundación Libre de Enseñanza, de la que él es uno de los comisarios. Es una persona de la que siempre se aprende; sin ir más lejos, en esa presentación los habló del autor de una de las citas que recogemos en el libro, un discípulo de Francisco Giner de los Ríos, que fue ministro de educación en la República, el pedagogo Domingo Barnés y de la maestra pontevedresa Ernestina Otero, que dirigió la Escuela de Magisterio durante la Segunda República. Como anécdota, nos contó también el origen de la canción “ Cumpleaños feliz”, obra escrita por las hermanas estadounidenses, las maestras Mildred de Patty Smith, inicialmente como cuanto de buenos días para su alumnado.

Mucho que agradecer también la presentación de Vicente Blanco, con quien tan buena sintonía tenemos y al que junto con Salvador Cidrás tanto admiramos por la aportación que hacen a la formación artística de su alumnado y del profesorado. Su blog Escola Imaxinada y su libro “Educar a través del arte” es un referente inspirador para nosotras.

Como decimos siempre, nunca cumplimos debidamente nuestro cometido, pues más que presentar un libro vamos a encontarnos con amigos y a aprender los unos de los otros. ¡Quizá sea eso lo bueno de esas ocasiones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s