Nuestra aportación a la educación infantil

Performance otoñal

In CativArte on 27/11/2014 at 09:03

A lo largo del curso hacemos muchas actividades, algunas muy prolongadas en el tiempo, y otras muy espontáneas, que surgen en el momento y que a veces pueden ser tanto o más satisfactorias que las otras.

En este caso, en la clase de 4 años, con las hojas recogidas por el alumnado, surgió una de esas tan efímeras como divertidas: hicimos una performance otoñal en la que los niños y niñas, por parejas, le hacían sentir al otro/a que era un árbol lleno de hojas, que poco a poco van perdiendo al tiempo que el viento los hace mecerse y el frío se incrementa.

Se pueden ver todas las fotografías en el blog de aula.

“Los cansados”

In FamiliarizArte, ReflexionArte on 27/11/2014 at 08:42

Todas las maestras (y maestros) de infantil nos sentimos orgullosas cuando, a finales de ciclo, echamos la mirada atrás recordando cómo era nuestro alumnado cuando entró en la escuela y valoramos los cambios acaecidos en ellos en estos tres años. Esta es la mayor satisfacción de nuestro trabajo. Siempre nos parece que ya los encaminamos bien: hablan y manifiestan actitudes de compañerismo, de responsabilidad con el medio y con la sociedad, saben docenas de maneras con las que ocupar su tiempo, disfrutan con los libros, se refieren con afecto a las personas con las que se relacionan … Lo que no sabemos es qué pasa después. Más tarde, cuando vemos en los medios episodios de violencia familiar o escolar, cuando vemos comportamientos vandálicos, cuando los vemos absortos con sus smartphones incomunicados con su entorno, cuando los escuchamos en programas televisivos hablando de sus sueños (ser famosos, ir de shopping, no hacer nada…), entonces, es cuando nos preguntamos qué es lo que pasó en tan sólo diez años.

No paramos de darle vueltas a esto; leemos, reflexionamos, analizamos, pero nunca acertamos en lo que nos equivocamos escuela, familia y sociedad. Hay quien cree que es un problema educativo, hay quien le echa la culpa a la familia, hay quien piensa que la clave está en la disciplina, y quienes ponen el acento en la libertad,  o en el cambio de enfoque, del tipo que sea.

Por ello, compramos este libro en cuanto lo vimos en la librería. “Los cansados”, se presenta como una novela (que no lo es) que penetra en el mundo desconocido de los hijos y en el no menos desconocido de los “postpadres”. Los cansados son los hijos adolescentes, que, por lo general duermen cuando todos los demás están despiertos; chicos y chicas que dejan todo encendido, nada apagado; todo abierto, nada cerrado; todo empezado, nada acabado. Michele Serra, su autor, tiene una mirada implacable hacia los hijos y hacia los padres, y narra los conflictos, las ocasiones perdidas, o sentimientos de culpa, preguntándose qué es lo que pasó, cómo pasó y dónde nos perdimos.

Ya en las primeras páginas encontramos una reflexión del padre que podría dar para un largo debate.

“Pienso en lo fácil que ha sido quererte de niño. En lo difícil que es seguir haciéndolo ahora que nuestras estaturas se han emparejado, tu voz se asemeja a la mía y reclama por tanto el mismo tono y volumen, las dimensiones de los cuerpos son las mismas.

El amor natural que se siente por los hijos de niños no es un mérito. No requiere habilidades que no sean instintivas. Incluso un idiota o un cínico es capaz de ello. (…) Es años más tarde, cuando tu hijo (el ángel inepto que te hacía sentir como un dios porque lo alimentabas y lo protegías; y a ti te gustaba creerte poderoso y bueno) se transforma en un semejante tuyo, en un hombre, en una mujer, en definitiva, en alguien como tú, cuando quererlo exige las virtudes que cuentan. La paciencia, la fortaleza de ánimo, la autoridad, la severidad, la generosidad, la ejemplaridad…, demasiadas, demasiadas virtudes para quien, mientras tanto, trata de seguir viviendo.”

Una visión de un “padre titubeante”, que, con su “relativismo ético”, considera que esta generación de snobs de nuevo cuño, precisan hacer de la necesidad virtud: “habeis llegado a un mundo que ya ha agotado todas las experiencias, digerido todos los alimentos, cantado todas las canciones, leído y escrito todos los libros, librado todas las guerras, hecho todos los viajes, amueblado todas las casas, inventado y luego desmontado todas las ideas…, y pretender, en este mundo usado, oíros exclamar: “¡Qué bonito!”, veros avanzar entusiastas siguiendo caminos consumidos por millones de pasos, eso no, no queréis -podéis, debéis-concedérnoslo.

Creemos que es una lectura recomendable con la que, por momentos, nos sentiremos identificados, incluso cuando el padre, con la sinceridad que impregna todo el libro, se pregunta “Cuántas veces, en lugar de mandarte al carajo, hubiera debido abrazarte. Cuántas veces te abracé y, en cambio, hubiera debido mandarte al carajo.”

El árbol de las mariposas amarillas

In CativArte on 21/11/2014 at 08:53

En esta ocasión todo empezó con un poema sobre el otoño, de la argentina Laura Forchetti, que nos envió la madre de una alumna, en el que se hace un símil entre las hojas que caen y las mariposas amarillas. Pero aquí, en nuestra zona, -con nuestros árboles autóctonos, con el retraso en los cambios de color y de caída de la hoja-, había que echarle mucha imaginación. Hasta que un día volvimos a un álbum ya clásico para nosotras, “El otoño” , de la también argentina Claudia Degliuomini; en aquel momento, viendo aquellas ilustraciones, vimos el paisaje del que nos hablaba Laura Forchetti: tonos anaranjados, amarillos, rojos y hojas que parecían mariposas, las del ginkgo biloba. En la última página, en la que Claudia habla de sí misma, aparece una fotografía de una caja de acuarelas con unas hojas de ginkgo. Así, decidimos hacer un mural del otoño que sustituyese al del verano. Pintado con acuarelas de tonalidades marrones, ocres y con unas breves frases (algunas copiadas y otras inventadas) que dan idea de lo que es esta estación. Se completa finalmente con las hermosas hojas del ginkgo, de las que los niños, en principio, dicen les recuerdan abanicos y corazones.

Una compañera del centro nos habla de una hermosa leyenda oriental en la que se explica la existencia de los ginkgos, así como la razón de que sus hojas tomen el color amarillo y tengan forma de alas de mariposa. Merece la pena leerla. Lo que todavía no descubrimos es por qué algunas hojas tienen forma de corazón. Entonces empezamos a buscar información en la red, descubriendo que este árbol es un “fósil viviente”, que ya existía hace millones de años, incluso en la época de los dinosaurios. También supimos que es el árbol sagrado del Japón; que es motivo protagonista de infinidad de representaciones artísticas, en joyería, pintura, escultura, artes decorativas, arquitectura, etc. Así mismo, supimos de sus usos en la medicina alternativa. El ginkgo biloba es conocido como un árbol milagroso.

Todo esto trasciende a las familias del alumnado, y un padre nos informa de que hay dos ejemplares de ginkgo en nuestra localidad. Los niños y niñas, advertidos de que el espectáculo del árbol de las mariposas amarillas sólo dura unos días, aprovechan para visitarlos y recoger hojas que traen al aula y con las que hacemos bonitas composiciones.

Están tan maravillados con este descubrimiento arbóreo que nos piden hacer un cuadro –como el mural pero en pequeño- que puedan llevar para sus casas. En un giro de los nuestro, copiamos en el lienzo el poema de Laura Forchetti que dio inicio a todo y decoramos con mariposas amarillas del ginkgo biloba. Como curiosidad, un poema de Goethe decorado con hojas de ginkgo.

Un viaje circular. Una sorpresa de este otoño 2014 que recordaremos siempre que veamos alguno de los escasos ejemplares de ginkgo que hay en nuestra comunidad.

 

 

Ver presentación

otoño

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.832 seguidores