Nuestra aportación a la educación infantil

El árbol de las mariposas amarillas

In CativArte on 21/11/2014 at 08:53

En esta ocasión todo empezó con un poema sobre el otoño, de la argentina Laura Forchetti, que nos envió la madre de una alumna, en el que se hace un símil entre las hojas que caen y las mariposas amarillas. Pero aquí, en nuestra zona, -con nuestros árboles autóctonos, con el retraso en los cambios de color y de caída de la hoja-, había que echarle mucha imaginación. Hasta que un día volvimos a un álbum ya clásico para nosotras, “El otoño” , de la también argentina Claudia Degliuomini; en aquel momento, viendo aquellas ilustraciones, vimos el paisaje del que nos hablaba Laura Forchetti: tonos anaranjados, amarillos, rojos y hojas que parecían mariposas, las del ginkgo biloba. En la última página, en la que Claudia habla de sí misma, aparece una fotografía de una caja de acuarelas con unas hojas de ginkgo. Así, decidimos hacer un mural del otoño que sustituyese al del verano. Pintado con acuarelas de tonalidades marrones, ocres y con unas breves frases (algunas copiadas y otras inventadas) que dan idea de lo que es esta estación. Se completa finalmente con las hermosas hojas del ginkgo, de las que los niños, en principio, dicen les recuerdan abanicos y corazones.

Una compañera del centro nos habla de una hermosa leyenda oriental en la que se explica la existencia de los ginkgos, así como la razón de que sus hojas tomen el color amarillo y tengan forma de alas de mariposa. Merece la pena leerla. Lo que todavía no descubrimos es por qué algunas hojas tienen forma de corazón. Entonces empezamos a buscar información en la red, descubriendo que este árbol es un “fósil viviente”, que ya existía hace millones de años, incluso en la época de los dinosaurios. También supimos que es el árbol sagrado del Japón; que es motivo protagonista de infinidad de representaciones artísticas, en joyería, pintura, escultura, artes decorativas, arquitectura, etc. Así mismo, supimos de sus usos en la medicina alternativa. El ginkgo biloba es conocido como un árbol milagroso.

Todo esto trasciende a las familias del alumnado, y un padre nos informa de que hay dos ejemplares de ginkgo en nuestra localidad. Los niños y niñas, advertidos de que el espectáculo del árbol de las mariposas amarillas sólo dura unos días, aprovechan para visitarlos y recoger hojas que traen al aula y con las que hacemos bonitas composiciones.

Están tan maravillados con este descubrimiento arbóreo que nos piden hacer un cuadro –como el mural pero en pequeño- que puedan llevar para sus casas. En un giro de los nuestro, copiamos en el lienzo el poema de Laura Forchetti que dio inicio a todo y decoramos con mariposas amarillas del ginkgo biloba. Como curiosidad, un poema de Goethe decorado con hojas de ginkgo.

Un viaje circular. Una sorpresa de este otoño 2014 que recordaremos siempre que veamos alguno de los escasos ejemplares de ginkgo que hay en nuestra comunidad.

 

 

Ver presentación

otoño

Veto a los catálogos de juguetes

In RebelArte on 17/11/2014 at 10:49

Ya de lleno en la “Campaña de Navidad”-a pesar de que aún estamos a cuarenta días de la fecha-, tomamos una decisión: prohibir la entrada de catálogos de juguetes en el aula. Así de tajante y radical. No permitiremos que durante el período escolar los niños/as ocupen su tiempo mirando y discutiendo con los compañeros/as por lo que le van a pedir a los Reyes Magos, a Papá Noel o a quien toque ser este año el personaje dadivoso.

Para las personas adultas no creemos sea preciso dar más explicaciones de esta decisión; para el alumnado es muy fácil: la escuela no es lugar para esos menesteres. Aquí tenemos el deber –es nuestra tarea- la formación integral de los pequeños; entre otras muchas, debemos procurar formarlos como personas que no se dejan llevar por el consumismo feroz, prendiendo en ellos el sentido crítico, y, ciertamente, los catálogos de juguetes con los que las grandes cadenas tienen a bien deleitarnos en estas fechas, no van en la misma línea que los principios por los que se rigen los proyectos educativos de los centros.

Hay a quien las prohibiciones le levantan un sarpullido, pero en algunos casos, la escuela tiene que posicionarse y no dejarse llevar por lo que marcan los mercados. Hace años, cuando algunos maestros y maestras prohibieron las golosinas, chucherías, bollería o bebidas edulcoradas, también pudo parecer excesivo, y sin embargo, se consideró necesario, de modo que, hoy en día, esta norma es defendida en casi todos los Claustros y Consejos escolares. Pues ahora, debieran ser estos mismos órganos escolares los que tomasen las riendas del asunto en lo que a catálogos de juguetes se refiere, ya que, van en contra de todo lo que se pretende inculcarle al alumnado en los centros educativos.

La elección, el consumo, la racionalización o no de juguetes en estas fechas es un asunto de índole familiar, por ello, la escuela dará pautas sobre el consumo responsable, pero nunca podrá ser partícipe, inductora o consentidora de esta orgía del dispendio.

Sin el ánimo de parecer nostálgicas o críticas, muchas veces pensamos sobre esta “necesidad”actual de que los críos elijan lo que van a querer con antelación (para así anticipar y repartir el gasto según recomiendan desde las asociaciones de consumidores), con precisión de marcas y lugares donde comprar regalos (para evitar devoluciones), y llegamos a la conclusión de que los Magos de antes o eran más listos o escuchaban más a los niños/as, porque siempre acertaban con lo que querían, mostrando así, de verdad, sus cualidades adivinatorias. Eso era lo que los convertía en algo especial y mágico.

Bien sabemos que habrá quien nos replique diciendo que aprovecha los catálogos para trabajar la lengua escrita o los números. Ya, pero hay alternativas; no son materiales insustituibles. Que piensen en las consecuencias de “bendecir” los catálogos en las escuelas.

Y ya de paso, metidos en esta materia, también sería bueno que los Claustros y Consejos escolares hablaran seriamente sobre las visitas de personajes navideños, dando argumentos pedagógicos que vayan más allá de que “les taaaanta ilusión a los pequeños”. Esto ya lo hemos abordado muchas veces en InnovArte, y seguimos sin entender cómo centros educativos en los que la diversidad cultural, religiosa o étnica es una realidad patente; cómo asociaciones de padres y madres comprometidos con la educación de los hijos/as; cómo técnicos municipales o dirigentes de ayuntamientos (que presumen de progres), pueden sucumbir al encanto de disfrazarse de Pajes, Carteros, Reyes Magos, Santa Claus, Apalpadores, etc, y acabar haciendo una tournée enloquecida en la que tan sólo le preguntan a los pequeños “¿Y que me pides?, ¿Qué quieres que te traigamos?, ¿Ya escribiste carta?”. Nos parece imposible que se pueda admitir esto en centros en los que supuestamente se pasa el curso tratando de inculcarle otros valores al alumnado. Pode ser que unos estén tan ocupados disfrazados y los otros disfrazándolos que no tengan tiempo para escuchar o para pensar el motivo o razón de estas visitas. Pero ahora, aun con tiempo, podrían preguntarse si todo lo que se está haciendo en las escuelas resistiría un análisis riguroso desde el punto de vista de los principios educativos por los que se deben regir.

Taller de modelado

In CativArte on 12/11/2014 at 19:10

???????????????????????????????

Una de las actividades más satisfactorias para el alumnado de infantil es el modelado, de la que  huelga hablar de sus beneficios -en cuanto al fomento de la creatividad, de la destreza manual o de la adquisición del concepto de volumen-, y a pesar de todo, se practica poco. La falta de espacios idóneos o contar con grupos tan numerosos son algunos de los motivos de esta carencia. Nosotras, este curso, dado que tenemos niños/as de cinco años, de que disponemos de un pequeño rincón en el centro, y también porque contamos con una compañera de apoyo con la que hacemos desdoble del grupo -para así trabajar 12-13 niños/as en dos sesiones semanales en dos días sucesivos-, decidimos dedicarle un poco más de atención.

Comenzamos ya en el mes de septiembre, así en un primero intento modelamos con pasta blanca empleando la técnica del ahuecado. En esta ocasión, aprovechando las conchas que aún nos traían de la playa, quisimos hacer un recuerdo del verano. Tras el  tiempo de secado -hasta que coge dureza suficiente y pierde la humedad- le dimos una capa de barniz para que así lo puedan emplear para guardar sus “tesoros”.

???????????????????????????????

Ver presentación: Pasta branca recordo do verán

Modelado souvenir verán_14

Tras el éxito de esta primera pieza, y con la mala conciencia de no dejar total libertad creativa, volvimos a modelar pasta blanca, pero en esta ocasión con tema libre. Para nuestra sorpresa, y después de algunos frustrados intentos iniciales, los niños/as pedían nuestra ayuda o copiaban lo hecho por los compañeros. Posiblemente, en un primero momento hay que dar pautas para conocer las técnicas y luego dejar la creatividad. En cualquiera caso, todos y todas quedaron bastante contentos de sus obras, que ganaron mucha presencia con el soporte y con un toque de color.

???????????????????????????????

Ver presentación: Pasta branca tema libre

Modelado tema libre

En la tercera ocasión empleamos arcilla, así pudieron apreciar las diferencias de color, de textura y de mayor rapidez de secado. De esta vez hicimos impresiones de hojas de árboles, escribiendo su nombre con un palillo. Dejamos secar, y a lo largo de los días veían como, por efecto del secado de la arcilla y de la misma hoja, ambas se iban desprendiendo. Antes de sacarla dimos una capa de color.

???????????????????????????????

Ver presentación: Arxila

Modelado arxila

En el cuarto taller, modelamos con pasta de papel –más húmeda, más caliente y más ligera-. Para apurar el secado y evitar roturas, hicimos pequeñas figuritas al estilo de las de San Andrés de Teixido, a medio camino entre animales fantásticos y elementos reales. Dado su reducido tamaño, y de cara a su exposición, las montamos sobre tableros como escenas en volumen.

???????????????????????????????

Ver presentación: Pasta de papel

Pasta papel

Para la quinta sesión elaboramos pasta de sal, y ante el temor de que secasen o de que se fragmentaran con facilidad, decidimos hacer unos medallones en los que incrustamos granos de maíz, garbanzos, arroz, habas, lentejas o sésamo. Lo presentamos también sobre chapa a modo de collage.

Ver presentación: Pasta de sal

Pasta sal

En la clase de 4 años también hicimos algún trabajo como este “Souvenir do verán“, con pasta de papel y elementos de la playa.

image20

Ahora tenemos montada una exposición con las obras a fin de que pueda ser vista por los compañeros y compañeras, así como por las familias.

IMG_9199

Puede que hasta que vuelva el calor no hagamos más modelado, pues la falta de un horno o de una zona de secado dificultaría mucho, pero dejamos pendiente la experimentación con otras pastas como por ejemplo la de arena.

Volveremos porque el placer de hacer algo con las manos, algo a lo que ellos dan forma entre el tacto y los ojos, con principio y fin, y que por encima, perdure, no es algo para olvidar.

Mientras tanto, aprovecharemos para darle a conocer algunas muestras de la cerámica de Galicia y de otros lugares del mundo, conocidas por su belleza, utilidad o historia.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.829 seguidores