Nuestra aportación a la educación infantil

Posts Tagged ‘consumo responsable’

Veto a los catálogos de juguetes

In RebelArte on 17/11/2014 at 10:49

Ya de lleno en la “Campaña de Navidad”-a pesar de que aún estamos a cuarenta días de la fecha-, tomamos una decisión: prohibir la entrada de catálogos de juguetes en el aula. Así de tajante y radical. No permitiremos que durante el período escolar los niños/as ocupen su tiempo mirando y discutiendo con los compañeros/as por lo que le van a pedir a los Reyes Magos, a Papá Noel o a quien toque ser este año el personaje dadivoso.

Para las personas adultas no creemos sea preciso dar más explicaciones de esta decisión; para el alumnado es muy fácil: la escuela no es lugar para esos menesteres. Aquí tenemos el deber –es nuestra tarea- la formación integral de los pequeños; entre otras muchas, debemos procurar formarlos como personas que no se dejan llevar por el consumismo feroz, prendiendo en ellos el sentido crítico, y, ciertamente, los catálogos de juguetes con los que las grandes cadenas tienen a bien deleitarnos en estas fechas, no van en la misma línea que los principios por los que se rigen los proyectos educativos de los centros.

Hay a quien las prohibiciones le levantan un sarpullido, pero en algunos casos, la escuela tiene que posicionarse y no dejarse llevar por lo que marcan los mercados. Hace años, cuando algunos maestros y maestras prohibieron las golosinas, chucherías, bollería o bebidas edulcoradas, también pudo parecer excesivo, y sin embargo, se consideró necesario, de modo que, hoy en día, esta norma es defendida en casi todos los Claustros y Consejos escolares. Pues ahora, debieran ser estos mismos órganos escolares los que tomasen las riendas del asunto en lo que a catálogos de juguetes se refiere, ya que, van en contra de todo lo que se pretende inculcarle al alumnado en los centros educativos.

La elección, el consumo, la racionalización o no de juguetes en estas fechas es un asunto de índole familiar, por ello, la escuela dará pautas sobre el consumo responsable, pero nunca podrá ser partícipe, inductora o consentidora de esta orgía del dispendio.

Sin el ánimo de parecer nostálgicas o críticas, muchas veces pensamos sobre esta “necesidad”actual de que los críos elijan lo que van a querer con antelación (para así anticipar y repartir el gasto según recomiendan desde las asociaciones de consumidores), con precisión de marcas y lugares donde comprar regalos (para evitar devoluciones), y llegamos a la conclusión de que los Magos de antes o eran más listos o escuchaban más a los niños/as, porque siempre acertaban con lo que querían, mostrando así, de verdad, sus cualidades adivinatorias. Eso era lo que los convertía en algo especial y mágico.

Bien sabemos que habrá quien nos replique diciendo que aprovecha los catálogos para trabajar la lengua escrita o los números. Ya, pero hay alternativas; no son materiales insustituibles. Que piensen en las consecuencias de “bendecir” los catálogos en las escuelas.

Y ya de paso, metidos en esta materia, también sería bueno que los Claustros y Consejos escolares hablaran seriamente sobre las visitas de personajes navideños, dando argumentos pedagógicos que vayan más allá de que “les taaaanta ilusión a los pequeños”. Esto ya lo hemos abordado muchas veces en InnovArte, y seguimos sin entender cómo centros educativos en los que la diversidad cultural, religiosa o étnica es una realidad patente; cómo asociaciones de padres y madres comprometidos con la educación de los hijos/as; cómo técnicos municipales o dirigentes de ayuntamientos (que presumen de progres), pueden sucumbir al encanto de disfrazarse de Pajes, Carteros, Reyes Magos, Santa Claus, Apalpadores, etc, y acabar haciendo una tournée enloquecida en la que tan sólo le preguntan a los pequeños “¿Y que me pides?, ¿Qué quieres que te traigamos?, ¿Ya escribiste carta?”. Nos parece imposible que se pueda admitir esto en centros en los que supuestamente se pasa el curso tratando de inculcarle otros valores al alumnado. Pode ser que unos estén tan ocupados disfrazados y los otros disfrazándolos que no tengan tiempo para escuchar o para pensar el motivo o razón de estas visitas. Pero ahora, aun con tiempo, podrían preguntarse si todo lo que se está haciendo en las escuelas resistiría un análisis riguroso desde el punto de vista de los principios educativos por los que se deben regir.

Taller de modelado

In CativArte on 12/11/2014 at 19:10

???????????????????????????????

Una de las actividades más satisfactorias para el alumnado de infantil es el modelado, de la que  huelga hablar de sus beneficios -en cuanto al fomento de la creatividad, de la destreza manual o de la adquisición del concepto de volumen-, y a pesar de todo, se practica poco. La falta de espacios idóneos o contar con grupos tan numerosos son algunos de los motivos de esta carencia. Nosotras, este curso, dado que tenemos niños/as de cinco años, de que disponemos de un pequeño rincón en el centro, y también porque contamos con una compañera de apoyo con la que hacemos desdoble del grupo -para así trabajar 12-13 niños/as en dos sesiones semanales en dos días sucesivos-, decidimos dedicarle un poco más de atención.

Comenzamos ya en el mes de septiembre, así en un primero intento modelamos con pasta blanca empleando la técnica del ahuecado. En esta ocasión, aprovechando las conchas que aún nos traían de la playa, quisimos hacer un recuerdo del verano. Tras el  tiempo de secado -hasta que coge dureza suficiente y pierde la humedad- le dimos una capa de barniz para que así lo puedan emplear para guardar sus “tesoros”.

???????????????????????????????

Ver presentación: Pasta branca recordo do verán

Modelado souvenir verán_14

Tras el éxito de esta primera pieza, y con la mala conciencia de no dejar total libertad creativa, volvimos a modelar pasta blanca, pero en esta ocasión con tema libre. Para nuestra sorpresa, y después de algunos frustrados intentos iniciales, los niños/as pedían nuestra ayuda o copiaban lo hecho por los compañeros. Posiblemente, en un primero momento hay que dar pautas para conocer las técnicas y luego dejar la creatividad. En cualquiera caso, todos y todas quedaron bastante contentos de sus obras, que ganaron mucha presencia con el soporte y con un toque de color.

???????????????????????????????

Ver presentación: Pasta branca tema libre

Modelado tema libre

En la tercera ocasión empleamos arcilla, así pudieron apreciar las diferencias de color, de textura y de mayor rapidez de secado. De esta vez hicimos impresiones de hojas de árboles, escribiendo su nombre con un palillo. Dejamos secar, y a lo largo de los días veían como, por efecto del secado de la arcilla y de la misma hoja, ambas se iban desprendiendo. Antes de sacarla dimos una capa de color.

???????????????????????????????

Ver presentación: Arxila

Modelado arxila

En el cuarto taller, modelamos con pasta de papel –más húmeda, más caliente y más ligera-. Para apurar el secado y evitar roturas, hicimos pequeñas figuritas al estilo de las de San Andrés de Teixido, a medio camino entre animales fantásticos y elementos reales. Dado su reducido tamaño, y de cara a su exposición, las montamos sobre tableros como escenas en volumen.

???????????????????????????????

Ver presentación: Pasta de papel

Pasta papel

Para la quinta sesión elaboramos pasta de sal, y ante el temor de que secasen o de que se fragmentaran con facilidad, decidimos hacer unos medallones en los que incrustamos granos de maíz, garbanzos, arroz, habas, lentejas o sésamo. Lo presentamos también sobre chapa a modo de collage.

Ver presentación: Pasta de sal

Pasta sal

En la clase de 4 años también hicimos algún trabajo como este “Souvenir do verán“, con pasta de papel y elementos de la playa.

image20

Ahora tenemos montada una exposición con las obras a fin de que pueda ser vista por los compañeros y compañeras, así como por las familias.

IMG_9199

Puede que hasta que vuelva el calor no hagamos más modelado, pues la falta de un horno o de una zona de secado dificultaría mucho, pero dejamos pendiente la experimentación con otras pastas como por ejemplo la de arena.

Volveremos porque el placer de hacer algo con las manos, algo a lo que ellos dan forma entre el tacto y los ojos, con principio y fin, y que por encima, perdure, no es algo para olvidar.

Mientras tanto, aprovecharemos para darle a conocer algunas muestras de la cerámica de Galicia y de otros lugares del mundo, conocidas por su belleza, utilidad o historia.

Aceite II: pan de aceite y aceitunas

In EncienciArte on 29/10/2014 at 14:44

IMG_8981

Continuamos descubriendo más sobre los olivos, las aceitunas y el aceite, así quisimos preparar una comida en la que estos productos fueran los ingredientes principales. Nada tan sencillo como el pan. Seguimos la receta de la focaccia (hogaza) italiana, “pan pobre” enriquecido con aceite y adornado con aceitunas. Simple pero con mucha miga.

IMG_8942
El alumnado participó en el proceso de amasado,  contabilizó el tiempo de reposo para que la levadura actúe, registró los cambios producidos en el tamaño de la masa, le dio forma, pintó el pan con aceite, lo adornó con olivas cortadas (verdes y negras –maduras-), lo llevó al horno y esperó expectante por los resultados. El olor de las bandejas acabadas de salir fue el mejor indicio del éxito de la elaboración. Una delicia que compartimos con los compañeros y compañeras del centro, y cómo no, con el profesorado y personal de cocina que tan gustosamente se prestan a colaborar con nosotros.

IMG_8974

Sabores, olores, frutos del otoño y el gusto por compartir con todos un producto saludable elaborado con cariño.

Ver presentación.

Pan de aceite

Aceite I: aceitunas y olivos

In EncienciArte on 27/10/2014 at 09:08

IMG_8812

La pasada semana, llevamos a clase una rama de olivo con aceitunas. Fue toda una sorpresa porque no reconocían el fruto, decían que si eran uvas, ciruelas o cerezas. En verdad, en nuestra zona no es habitual ver olivos con fruto, pero en Galicia habelas, hainas, de hecho, según las investigaciones, fueron traídas por los romanos y, luego, de aquí, bajaron por la península, y no al contrario como se podría pensar. Ahora, se está recuperando la producción de aceite gallego, especialmente en aquellas zonas en las que se conservaron los árboles pese al mandato de la época de los Reyes Católicos de cortarlas todas.

IMG_8811

Preguntados de dónde viene el aceite, la respuesta es un clásico, “de la botella”, bueno es que saben que sirve para freír, para aliñar las ensaladas, en el pulpo a la feria o con pescado cocido. Así, dedicamos un tiempo a conocer los árboles, el proceso de recogida de la oliva (ahora en el otoño) y de la elaboración del aceite. Después, hicimos una cata de aceite sobre trozos de pan.

IMG_8813
Fue tal el éxito de la actividad que decidimos darle continuidad.
Recordamos que a finales del curso pasado conociéramos los  nombres de las calles de nuestra localidad porque todas ellas llevaban el nombre de los árboles que hay plantados en los márgenes; entre otras, la calle Oliveiras. Así que les pedimos que fuesen con sus familias a mirar si los olivos de O Milladoiro tenían aceitunas.

IMG_20141022_161338893 IMG_20141022_162906069
Por suerte, en el polígono industrial en el que está ubicada la escuela, tiene su sede la empresa gallega Olei, dedicada a recuperar y explotar el aceite producido en Galicia. Nos pusimos en contacto con su directora, la bióloga María Estévez, quien se entusiasmó con la idea de explicar a los pequeños el proceso de recogida y producción, hablarle también sobre la variedad autóctona de olivo -la “brava”-, hacer una cata de aceite, así como, regalarnos unos ejemplares de estos olivos para poder plantarlos en el centro.

Alumnado, familias y comunidad implicadas en un proyecto que nos tiene entusiasmados a todos. Poco más se puede pedir de algo tan elemental como una rama de olivo.
Seguiremos contando.

Plantando crasas o suculentas

In EncienciArte on 14/10/2014 at 08:03

 

A la vuelta de vacaciones llevamos la desagradable sorpresa de encontrarnos las pocas plantas que tenemos en un estado lamentable por el calor y falta de agua, motivo por el que estuvimos pensando para que esto no volviese a suceder. Así buscamos plantas que resistieran prolongados períodos de sequía y altas temperaturas. Descubrimos que podrían ser las crasas o suculentas, que muchos tenemos en los balcones y macetas en nuestras casas. Por lo cual comenzamos uno de nuestras experiencias en la escuela.

En primer lugar analizamos todo lo que necesitaríamos: macetas, tierra arenosa, plantas crasas, una ubicación cálida para el invierno, carteles explicativos para el resto de los compañeros/as, etc.

-Las macetas las hicimos con latas que decoramos con colores cálidos y motivos “desérticos”. Luego no hubo más que hacerle agujeros para que así pudiesen expulsar el agua sobrante.

-La tierra arenosa, nos supuso un análisis de sus cualidades (drenaje, ligereza y color). Aprovechando unas obras cercanas al centro, hicimos un plano con su localización para darle las indicaciones a las familias y así, cada una podrías recoger una cantidad aproximada de 2 k. que fue lo que calculamos precisaríamos para cada maceta.

-Las plantas las conseguimos en las casas de las familias y amistades del alumnado. Trajeron aloes, aeoniums, crásulas, etc, así pudimos comprobar el grosor de las hojas y tallos de estas plantas que actúan a modo de depósitos de agua, por ello son llamadas “suculentas”.

-La ubicación de las macetas nos supuso un estudio de las condiciones del centro: temperatura, accesibilidad, visibilidad, facilidad para el riego, y otras, por lo que nos decantamos por un “espacio muerto” que queda bajo las rampas de acceso al patio, donde tienen luz y calor, tal y como comprobamos con varias mediciones de temperatura.

Hecho esto, nos pusimos manos a la obra con las plantaciones, para lo cual empleamos distintos procedimientos de reproducción de plantas: de hijos, de trozos de tallo (esquejes) o de hoja. Nos interesaba mucho hacer esto para que también viesen que no siempre es necesario comprar las plantas; que se pueden obtener gracias al hecho de compartir con los amigos o vecinos.

En el caso de los aloe vera, aloe ferox, aloe aristata e aloe arborescens, fue muy fácil  ver cómo alrededor de la planta madre le van saliendo hijos que se pueden arrancar con raíz y plantar ya directamente en la tierra.

As crásulas arborescens o las de trompetas fue preciso dividirlas en trozos más pequeños que plantamos en la tierra y alguna en un recipiente de cristal para poder seguir el proceso de echar raíces. Al cabo de una semana ya se podían apreciar unas pequeñas y a los veinte días estaban en condiciones de plantar, lo que nos vendría a indicar que a las que estaban en la tierra le sucedería algo similar.

El cactus de Navidad lo dividimos en cada una de sus “paletas” lo plantamos inicialmente en una bandeja con tierra especial para enraizamiento (sustrato, fertilizado, húmedo, con abundancia de perlita). Periódicamente haremos comprobaciones y cuando veamos que echa raíces y nuevas paletas, lo pasaremos para otras macetas.

El aeonium arboreum del que una niña nos trajo una “planta madre”, fue preciso dividirlo en cada una de sus “piñas” que colocamos en vasos de plástico con agua para ver cómo le van saliendo las raíces antes de trasladarlas a la tierra.

Entretanto pudimos ir conociendo muchas características de estas plantas, desde sus lugares de origen, utilidades, propiedades, usos en la medicina alternativa, cosmética y otros.

Cuando todas estén enraizadas y plantadas en sus macetas pasarán para el “Jardín de las crasas”, que es cómo denominamos esta zona del centro, que preparamos con carteles explicativos, que están a la vista de todo el alumnado desde el patio. Esto también nos supuso largos debates porque queríamos una cartelería que no impidiese la visibilidad, por lo que los rotuladores con pintura para vidrio nos parecieron la mejor opción; el problema surgió a la hora de escribir desde dentro para ser leído desde fuera. Tras muchos intentos, dimos en calcar por dentro lo que queríamos que fuese visto desde el exterior.

El seguimiento del proceso de enraizamiento, el control de humedad y de temperatura (ahora con el cambio estacional), nos mantienen ajetreados en varias ocasiones a la semana. Ahora, poco a poco iremos recreando un ambiente “desértico” (conchas, piedras, ramas secas), más acorde con el Jardín de las crasas.

En estos días, incrementamos la colección de crasas con el regalo que alguien nos hizo, unos kalanchoe, también crasas, que habían aportarán un toque de color.

Esta experiencia nos supuso el trabajo de un mes, con un montón de oportunidades de aprovechamiento didáctico, aprendiendo, investigando, conociendo el ciclo vital de las plantas, escribiendo notas o planos, tomando apuntes, pesando, midiendo, colaborando con las familias, y también, cómo no, descubriendo que no es preciso gastar dinero para tener plantas, ya que compartir hijos o esquejes es una opción para tener un jardín de coste 0.

Confiamos en que en esta ocasión hayamos acertado con las plantas adecuadas para nuestro centro.

Ver a presentación de todo el proceso. 

Crasas

Tejiendo momentos

In CativArte, EmocionArte on 23/09/2014 at 07:49

 

50 metros cuadrados para 25 niños y niñas poco espacio dejan para hacer vida y para guardar momentos. Por ello, este curso, hartas de no saber dónde poner los pequeños tesoros sentimentales con los que nos agasajan día a día, decidimos tejer telarañas en las que iremos colgando todo lo que se deba poner a la vista de todos.

Esta fue la labor de comienzo en el aula de cuatro años. Como las arañas tejimos nuestras telarañas con bambú, lazos, cuerdas, hilos y  cordeles. De ahora en adelante, ahí quedarán prendidos los recuerdos de cada uno.

Lo que hace sentimiento de grupo son los momentos o intimidades compartidas y conocidas por los demás. Esto es lo que intentamos, tejer la vida guardando pequeños recuerdos que nos los hagan rememorar.

Para ir empezando, en estas fotografías hay paseos en barco, arena del “mar de los abuelos”, tardes de pesca con el padre, días de vacaciones y alegría…

Ver presentación.

Arañeiras

Fin del verano 2014

In CativArte on 23/09/2014 at 07:48

Ayer despedimos el verano 2014. Con tal motivo y para recordarlo a lo largo del curso que tenemos por delante quisimos hacer un mural en el que recogimos muchos de los elementos presentes en la vida bajo el sol: flotadores, palas, cubos, rastrillos, gafas de sol y de buceo, trajes de baño, camisetas, conchas, piedras, arena, redes, chanclas, gorros, viseras, sombreros, mariposas, sol, flores. Muchos de ellos ahora acabarían en la basura, por lo que nosotros decidimos darle un nuevo uso. Cada uno/a hizo su aportación para esta composición plástica con la que todos se sienten identificados.

Ver presentación.

Fin do verán

Fuego lento, unas gotas de ilusión, alegría y cariño: la receta del éxito

In ContArte on 10/09/2014 at 08:00

¡Es un secreto de la abuela
que guardo en el corazón.
Cuando llenes la cazuela,
falta echarle lo mejor!
Lo mejor no es el picante,
ni si es dulce o es salado:
son las gotas de ilusión
las que dan bueno resultado.
El cariño y la alegría
son para mí una ley.
¡Así hago, a fuego lento,
manjares dignos de un rey!

Ya finalizado el pasado curso compramos el libro “La cocinera del rey” de Soledad Felloza, ilustrado por Sandra de la Prada, publicado en OQO editora, e incluso lamentamos tener que esperar hasta septiembre para mostrárselo a nuestro alumnado.
Según la autora, “La cocinera del rey” nos sumerge en un mundo de colores, sabores y olores característicos de la cocina tradicional, la que se hace al fuego lento, con amor y productos frescos, de la tierra. Pero, de la mano de Mencía, descubrimos también el valor de las pequeñas cosas, de lo cotidiano, ya que ella es capaz de elaborar manjares exquisitos basados en la sencillez de sus ingredientes. También habla de los afectos, de dejar nuestra huella en aquello que hacemos. Así, Mencía no pone sólo el conocimiento de la receta, sino también el mimo, el cuidado, su corazón. (…) Una historia que desborda optimismo por los cuatro costados y que nos enseña a valorar la cocina, no solo como base de nuestra cultura, si no también como parte de nuestra vida y de nuestras emociones.

Nosotras nos quedamos con el mensaje que intenta transmitir la resuelta protagonista del libro que siempre conquista a todo el mundo, logrando que cuando ella cocina sea un día de fiesta. Su receta: echarle lo mejor (de productos frescos y de sí misma), fuego lento y unas gotas de ilusión. Con sólo (o con todo) eso consigue triunfar y hacer felices a los demás. De modo que nos pareció un buen mensaje para comenzar con nuestras tareas lectivas.

Nuestro amigo José Antonio, que desde hace años nos acompaña con su aprecio y consejos, cada vez que veía que nos íbamos a embarcar en alguna de nuestras aventuras siempre nos recordaba que llegar a buen puerto precisa de tres patas como una banqueta: trabajo (constancia, tesón), cabeza (inteligencia, sentido común) e ilusión (cariño, alegría). Todas ellas se complementan; si falla una, las otras dos por sí solas no pueden sostener nada.

Así, hoy, cuando (re)tomamos contacto con los niños y niñas a los que acompañaremos en su aprendizaje al largo de los próximos meses, queremos dejar presente el “ingrediente secreto” que nos ayudará a alejar “las nubes negras que no nos dejan pensar” y que de vez en cuando ensombrecen nuestro horizonte.
Buen curso 2014_15.

Compromiso en la escuela con la pobreza infantil

In RebelArte on 09/09/2014 at 09:00

Rara es la escuela en la que a lo largo del curso no se hace alguna actividad con la que se pretende sensibilizar al alumnado con otras realidades más desfavorecidas que la suya (de fuera). Todas ellas muy loables. Ahora bien, hoy queremos reflexionar sobre cómo se compromete la escuela con la pobreza del alumnado que tiene escolarizado (de dentro).
Antes ilustrábamos la pobreza con fotografías de niños/as desconocidos de lugares remotos; ahora, la pobreza tiene cara conocida, la tenemos a nuestro lado, entre nuestro alumnado. Y nos preguntamos qué medidas se adoptaron al respeto. Ahora es el momento en el que se muestra con claridad el compromiso de la escuela pública con las situaciones deprimidas de muchas familias: con las peticiones de material y con la organización de eventos/salidas para todo el curso.
1º Material escolar. De siempre, cuando estudiábamos la carrera y las oposiciones fuimos “preparadas” para trabajar con recursos mínimos, sabíamos sacar beneficio del material del entorno, del reciclaje o reutilización, de lo alternativo …, y sin embargo ahora parece que precisamos lo más sofisticado, lo más específico para cada caso y ocasión. En eso las proveedoras comerciales saben darnos por el palo, no hay nada en lo que no piensen para “solucionarnos la vida” y que nos ofrecen bien empaquetado, organizado y clasificado para las distintas situaciones, convirtiendo en necesario lo prescindible. Así nosotras no tenemos más que comprarlo o pedírselo a los padres. Si a alguien se le pasa por la cabeza la crisis, siempre habrá quien le diga que pueden solicitarlo a las ayudas de los ayuntamientos o a Cáritas. (¿??) ¿En verdad necesitamos todo eso? ¿No podríamos sustituirlo por otra cosa? ¿Es preciso que todo cuanto hagamos con el alumnado parezca salido de una tienda de regalos o de un bazar? ¿Qué creemos le estamos proporcionando a nuestro alumnado con esas actuaciones: educación estética/artística, educación para el consumo responsable, compromiso con las desigualdades sociales, …? ¿Qué puede justificar tanto despilfarro?
2º Eventos/salidas. No es la primera vez que hablamos en este blog sobre disfraces, festivales y salidas, siempre preguntándonos si no hay otro tipo de alternativas. ¿Es preciso organizar exóticas salidas didácticas con el alumnado de infantil (y de otros niveles) que supongan altos costes de autobuses y entradas? ¿No deberíamos sacar provecho de lo que tenemos gratuitamente en el entorno? Ya no estamos apelando únicamente a cuestiones económicas, sino de sentido común.
No parece lógico que la escuela y los/as docentes procedamos de esa manera. Somos los primeros en detectar cuando la situación económica de una familia no es óptima: la ropa, las meriendas, los pagos del comedor escolar y otros muchos detalles del día a día son para nosotros indicadores de eso que pueden tratar de ocultar para que el niño/a no sea diferente de los otros o incluso por vergüenza. Pero nosotros, que somos gente lista, lo sabemos de inmediato. Hay muchos tipos de pobreza que, sin llegar a ser severa, le suponen a las familias grandes sacrificios, a pesar de que aparentemente se esfuercen para que el niño/a tenga una mochila como la de los demás.
De vez en cuando, los titulares de los medios de comunicación nos recuerdan que en España 2.306.000 niños/as, el 27% de la población infantil, vive bajo los umbrales de la pobreza, el segundo país de la UE (Informe UNICEF 2014). Desde diversas instituciones, se insta a las administraciones a adoptar políticas públicas para reducir la pobreza de la infancia (ayudas a las familias, subvenciones, etc.). Todos deseamos que desde arriba se haga algo para paliar esto (protestas, comunicados, manifiestos …), pero, desde abajo, qué hacemos; nos estamos mostrando nosotros más comprometidos con la pobreza que los que no adoptan medidas sociales; o procedemos como algunos “filántropos y mecenas” que primero esquilman y luego crean fundaciones sociales para lavar los beneficios y de paso un poco la conciencia.
En estos días no hacemos más que escuchar las quejas de las compañeras por la inversión que deben hacer en el equipamiento escolar de sus hijos/as, y ¿qué creemos le sucede a los que ni siquiera tienen un sueldo como nosotros?
Cuando vamos a emprender un viaje, siempre pensamos en un montón de cosas que nos podrían hacer falta, luego, por motivo del peso del equipaje y por comodidad, vamos descartando y cribando, quedándonos sólo con prendas versátiles, multiusos, de fácil combinación y mantenimiento. Pues aquí y ahora, a la hora de elaborar las listas de material para el alumnado, es necesario aplicar el mismo criterio.

Equipos docentes, equipos directivos y consejos escolares, por ello. A las familias no les queda más remedio, bancos de libros, cooperativas de padres/madres para la compra de material, mercadillos solidarios de materiales escolares proliferan por todas partes, y nosotros, ¿qué estamos haciendo para contribuir a paliar la crisis y la pobreza infantil?

Huertos urbanos

In EncienciArte on 16/06/2014 at 07:32

 

IMG_7757

De entre las sugerencias que nos hicieron las familias con relación a los lugares de la localidad donde había zonas de árboles, jardines o huertas, descubrimos la existencia de unos huertos urbanos, que casualmente están bastante cerca de la escuela en una calle en la que viven dos de nuestros alumnos. Así, en la planificación de rutas por O Milladoiro, contemplamos la visita a esas huertas urbanas.

Pocos de nuestros pequeños y de sus familias sabían de la existencia de estas huertas creadas hace pocos meses por el ayuntamiento, por ello tuvimos que explicar en qué consisten, quién puede tener una, y las diferencias con respeto a las huertas de las casas de sus abuelos o familiares. Dimos con la ordenanza municipal, y así supimos de las 48 Huertas Municipales Sostenibles y Solidarias:

-Cuál era su finalidad: promover buenas prácticas ambientales de cultivo, gestión de residuos, ahorro del agua, agricultura ecológica, recuperación de usos y costumbres de la agricultura tradicional, preservación de variedades autóctonas, favorecer la integración de colectivos, mejorar la alimentación y salud …, o potenciar el uso educativo de estas huertas.

-Quién podía tener una huerta urbana: cualquier vecino de Ames mayor de edad; 14% de ellas para personas en situación de riesgo social, otro 14% para mayores de 65 años.

-Cuáles eran las condiciones: cuidarla y trabajarla, no comercializar los productos, no emplear pesticidas ni fertilizantes químicos, no llevar animales, instalar gallineros, hacer pozos, emplear trampas para animales, derrochar el agua  o hacer fuego.

-Cultivos permitidos: plantas hortícolas y florales de tradición local, aromáticas y medicinales. No permitidos: arbustos y frutales, ni transgénicos o psicotrópicos.

-Horario: desde una hora antes de la salida del sol incluso una hora después del atardecer.

-Colaboración: préstamo de  utensilios y herramientas compartidos para lo cual siempre hay una caseta donde guardarlas.

Consideramos necesario saber estas condiciones que hacen de las huertas urbanas algo bastante diferente de cualquiera otra huerta.

Preparados, anunciada la visita a las familias (con la petición de que llevaran a sus hijos para así saber ellos también de las huertas), planificada la ruta en el plano, hecha una lista de posibles verduras y hortalizas que encontraríamos, escuchados compañeros que acompañan a sus padres adjudicatarios de alguna huerta, nos pusimos al camino, llevando como guías los dos niños que viven en esa calle.

Ver presentación

Hortas urbanas II

Llegados a los huertos, vimos que estaban cerrados perimetralmente con alambre y que había un portal; allí una de las mujeres que trabajaban nos invitó a pasar. Antes le hicimos entrega de nuestro regalo, una placa para señalizar las Huertas urbanas. Entre todos los que allí estaban, nos fueron dando explicaciones de las plantaciones, de los cuidados, del uso de herramientas y recursos comunes, y tuvimos ocasión de comprobar todo aquello que nosotros ya sabíamos de las huertas.

Siendo una actividad muy interesante desde el punto de vista didáctico, a la vuelta a la escuela, recomendamos a las demás compañeras que retrasen la visita para el mes de septiembre, ya que, ahora los niños/as tan sólo ven las plantaciones pero no los frutos, que es lo que más facilmente reconocen.

El día siguiente, hicimos una actividad sobre lo que no vimos: los frutos.

Para ello, llevamos a la escuela 30 variedades de verduras, hortalizas y legumbres, que observamos, olimos, conversamos y clasificamos en función de si lo que se le come crece encima o bajo tierra; si se le comen las hojas, los tallos, los frutos, las semillas o las raíces. Complementamos la información con el “Atlas ilustrado de las verduras”, de Susaeta y con “Una cocina tan grande como un huerto”, de Michael Serres y Martin Jarrie, en Kókinos

Sabemos que esta actividad todavía puede dar mucho juego, pero debemos recordar que estamos a punto de cerrar el curso y los niños/as están muy cansados, y que en este caso, esta visita vino derivada de las visitas por el entorno, y ese era el objetivo.

Ver presentación

Verduras e hortalizas

Aun estando cerca de la escuela, nosotras queremos insistir en la idea que apuntábamos en la entrada “Huertos escolares ecológicos”, en la que me hablábamos de la posibilidad de que los centros cediesen unas pequeñas parcelas para convertirlas en esas huertas urbanas de las que tanto se puede aprender a lo largo del año, y tanto intercambio puede propiciar con otras personas.

AromatizArte IX: yo huelo a…

In EmocionArte, EncienciArte on 23/05/2014 at 06:44

A veces se saca más provecho de una actividad sencilla que surge espontáneamente en clase que de otras perfectamente diseñadas y programadas. Como estos días estábamos trabajando con la nariz, le preguntamos a nuestros alumnos/as cuál era el olor que más les gustaba; entonces empezaron a darnos nombres de marcas de colonias infantiles. Pero no era eso  lo que nos interesaba, sino saber a qué olían esas colonias. Suponemos que les gustan porque son productos de la mercadotecnia que rodea a todos los personajes televisivos que siguen, que de ser presentados en otros envases ni atraerían su atención. Había desde los que emplean la misma marca a otros que no llevaban puesta ninguna colonia.

Focalizamos su atención en que cada uno de ellos huele de un modo diferente que se refleja tanto su personalidad como de sus gustos, casi al margen del perfume que empleen.
Sabemos que el éxito de esta actividad radica en la carga afectiva que se le puso, en la singularización de cada uno de ellos y en la identificación con aroma que se le detectó.
De uno en un fueron pasando por la “nariz” experta, quien con mucho ritual detectaba y finalmente daba su “veredicto” para luego ser corroborado polos compañeros/as. Tu hueles a…: limón fresco, a mandarina, a monte, a hierba cortada, a bizcocho, a miel, a regaliz, a vainilla, a menta, a hierbas frescas, a rosas, a geranio, a pino, a monte, a melocotón, a melón, a sandía, a manzana, a caramelos …, incluso hubo un niño que insistía en decir que él olía a motor, a gasolina y no pudimos contrariarlo. En los casos en los que se pudo, se contrastaba la afirmación oliendo ese aroma identificado en una caja de esencias o en otra de hierbas aromáticas que tenemos en la clase.
Más tarde, cada uno elaboró un cartel en el que decía a lo que olía para que el resto de los compañeros/as pudiesen comprobarlo.
Días después, cuando llegan por la mañana, siguen con el juego, pidiéndole a los demás que los huelan y que detecten su aroma.

Como ya apuntábamos al inicio, sabemos que el éxito radicó en el cariño, en la confianza y en el respeto a cada niño y niña, haciendo que crezca su autoestima y autoimagen positiva.

Libros para merendar

In ContArte on 02/05/2014 at 13:59

??????????Para nosotras, visitar la Feria del Libro de Compostela es una tradición que tratamos de mantener y de transmitir a nuestros pequeños, así, cuando menos, le dedicamos una sesión. Cierto es que, cuando volvemos, -en los últimos años- siempre repetimos lo mismo: ahora las ferias del libro ya no cumplen igual función que en el pasado, -ya no son espacios expositivos de novedades, porque eso fue asumido por las redes-, sin embargo crean un ambiente festivo-floclórico-literario que sería una lástima que se perdiese porque le dan otra vidilla a los pueblos en los que se celebran. La razón de que haya tan pocas casetas, o por qué están tan amontonadas, o por qué cuentan con tan poco espacio –especialmente las dirigidas al público infantil- es algo que deberían analizar sus organizadores, máxime cuando hay sitio de sobra para hacerlo de otro modo.

Pese a todo,  en la visita de este año, hicimos uno de esos pequeños descubrimientos que siempre nos agradan: la reciente línea infantil de la editora Urco.

Urco editora es un proyecto renovador, que “viene a llenar un hueco histórico en el sistema literario gallego: la publicación de literatura de fantasía, ciencia ficción y terror.” Llevan por delante y como señal de identidad el uso de licencias Creative Commons para las traducciones de textos sin derechos; el trabajo editorial basado en el software libre; el reconocimiento de la participación en el trabajo de todos los colaboradores -así aparecen reconocidos en los créditos; y la impresión en papel reciclado 100%. Poco a poco están haciéndose un espacio propio en el panorama editorial, con iniciativas nuevas e ingeniosas, siempre de bajo coste, como su participación en Módicos –ediciones de 9,90€- o los Libriscos, aperitivos literarios que se distribuyen a modo de tapa en locales hosteleros de Santiago de Compostela.

Pues ahora Urco editora abre una línea infantil, que por el momento cuenta con:

- La colección Os libros da merenda, “nutritivos como un bocadillo, dulces como una onza de chocolate, divertidos como un huevo Kinder y al alcance de todos los bolsillos (2,5€ en la feria)”. Está integrada por: “Don Bento o porco fedorento”, “Fariñeiro, o burro larpeiro”, “Don Fiz, o repolo feliz”, “Xoana, a ra lacazana”, “Besteira, a cebola falangueira”, “Ramona, a cenoria sabichona”, “Clemente, o polo valente”, “Rosa, a vaca agarimosa”, “Eladia, a ovella sabia”, “Sinforoso, o can temeroso”, de Martinho Terrafría y Vladimir Zatonski. Cortos y divertidos cuentos rimados acompañados de sencillas ilustraciones (muy similares al dibujo infantil), con un formato que incluso permite llevarlos en el bolsillo a cualquier sitio y sacarlos en cualquier momento para contar e echar unas risas.

- “Salgadiña a estrela de Fisterra”, de Anxo Moure y Cristina Ouro. Una creación del mismo autor del (re)conocido “Carballo con botas”, un libro comprometido al tiempo que lleno de sensibilidad, de valores y de lirismo.

??????????Sabemos que estos no son buenos tiempos para la lírica, y que las editoras no están pasando por su mejor etapa, al igual que le sucede a la mayoría de los ciudadanos/as, por ello valoramos iniciativas como la de Urco editora, en la que jóvenes militantes de la lectura, de la cultura y de la edición, están buscando otras alternativas para que nadie pase “necesidad” de tener un buen libro entre las manos.

Las gomas, otras posibilidades: geoplanos

In EncienciArte on 28/04/2014 at 21:59

???????????????????????????????

Llegamos a un punto que ya no sabemos bien qué hacer, si declararle la guerra o unirnos a la fiebre de las gomas de colores. Cada día confiscamos un puñado de ellas por temor a que se las metan en la boca, pero siempre vuelven con más. Así, no nos queda más remedio que darle la vuelta y buscarle otros usos.
Comenzamos con las nuevas posibilidades, haciendo unos rudimentarios geoplanos. Tras el descubrimiento de que pueden “dibujar, trazar o escribir” con las gomas y tras diversas composiciones, les formulamos estas preguntas: ¿en el bastidor circular podemos hacer formas cuadradas o triangulares?, ¿y en el cuadrado podemos hacer círculos?, ¿y triángulos?.
En esas andamos. Mientras tanto iremos pensando nuevas utilidades didácticas para las gomitas.
Ver presentación.

Xeoplanos gomas

???????????????????????????????

Paraguas, ¿para qué?, para la lluvia

In CativArte, EncienciArte on 12/02/2014 at 09:11

??????????

Derivado del trabajo realizado sobre la lluvia que presentamos en el post anterior, quisimos aprovechar los paraguas rotos en estos días por las rachas de viento. Así le pedimos las familias que nos los enviasen para que nosotros les pudiésemos dar una segunda vida.

Inicialmente vimos la utilidad del paraguas, que va más allá de la estética, a pesar de que a veces es lo único en que reparan los niños y niñas. Hablamos sobre su forma, elucubramos sobre su utilidad en el caso de tener otra, vimos cuáles son los que mejor cumplen con su función y finalmente los motivos por los que ahora estaban destrozados. Cuando les preguntábamos cuál sería su último destino, respondían que el contenedor de la basura. Nosotras le hicimos cambiar de idea.

Con acrílicos y por grupos, he aquí algunos de los resultados que lucen expuestos nos corredores del centro junto con hermosas ilustraciones en las que siempre están presentes a lluvia y los paraguas.

Ver presentación.

Paraugas

??????????

??????????

“Sopa verde”

In ContArte on 14/01/2014 at 08:54

Si pensamos en un libro infantil en el que aparecen colores, alimentos, animales y números, parece que se nos escapa un bostezo imaginando uno de esos aburridos diccionarios visuales para pequeños. Pues “Sopa verde” viene a demostrarnos el contrario, es un divertido cuento de Ángela Madera hermosamente ilustrado por Till Charlier que nos hace reír a grandes y pequeños pensando en la obstinación de un pequeño conejo testarudo que se resiste a probar cosas nuevas y diferentes, así como por la astucia de los otros animales que lo fuerzan a cambiar de opinión.

Era una vez un conejo
al que solo le gustaba lo verde:
lechugas verdes,
brécoles verdes,
coles verdes,
guisantes verdes,
espinacas verdes,
alcachofas verdes,
pimientos verdes…

—Solo me gusta lo verde –repetía a todas horas.

Para la escritora Ângela Madeira este relato es, en el fondo, la historia de todos, pequeños y adultos: “a menudo nos aferramos a la seguridad de lo que conocemos y tememos experimentar con lo nuevo, lo desconocido… Y es una lástima”. Además, destaca que “un mundo lleno de colores (como los de los alimentos que le ofrecen al conejo) es mucho más divertido”.

Precisamente, además de con los sabores, el libro juega también con los colores y los números: una miguita de tarta marrón, dos trocitos rojos de tomate, tres rebanadas de pan blanco, cuatro sardinas grises, cinco berenjenas moradas, seis zanahorias naranjas y siete espigas de maíz amarillas.

Nuestro alumnado nos pide que se lo contemos una y otra vez.

Supercocineros y educación

In RebelArte on 09/01/2014 at 17:17

Leíamos días atrás un artículo de Manolo Rivas en el que reflexionaba sobre la superabundancia de programas y concursos televisivos alrededor de la cocina, justo en este momento de pobreza, en el que se preguntaba qué es lo que se pretende con esta oferta.

A mí me ponen nerviosa y molesta por las flagrantes faltas de respeto que se perciben, de modo que no puedo tolerar un programa completo, pero lo que me pareció más grave fue el traspaso del formato adulto al mundo infantil. Así, a lo largo de esta navidad todos tuvimos ocasión de padecer/disfrutar con los chefs en miniatura. A mi entender un error.

Desde las cadenas televisivas intentaron vendernos los valores positivos de estos programas: la promoción de hábitos alimentarios saludables, la incursión de los pequeños en el mundo adulto, la responsabilidad, el trabajo en equipo…, bla, bla, bla. Incluso leí artículos en los que se trataba la importancia de que los más jóvenes cocinasen en las escuelas.

Totalmente de acuerdo. Hace años que muchas y muchos de nosotros entendimos las posibilidades educativas de la elaboración de recetas en la escuela. Pero no de esta manera. No así. No creemos que haga falta que un crío de 8 o 10 años hable de “emplatar” una “tembladera de huevo en su espejo de caramelo”, evidenciando que está sometido a una situación de estrés no propia de su edad en caso de que el flan no cuaje. No creemos que sea necesario que toda su familia parezca que tiene depositadas todas sus apuestas sobre la criatura, mostrando gran disgusto si no resulta elegido “supercocineiro del 2013”. No parece profesional que sus docentes se conviertan en el jurado que va a opinar sobre los platos elaborados. No es normal que estos niños/as tengan que preparar comida para 20 o 40 personas controlando cantidades, tiempos, cortes, equipos, competidores, y “tocanarices” de supervisores que comen desaforadamente destrozando y aplastando en segundos lo que supuso horas de trabajo y sudores a los  “aspirantes a ser como ellos”. ¡Vaya ejemplo! No, no es así; las personas que gustamos de cocinar, de enseñar a hacerlo, de comer, de saborear y degustar , bien sabemos que esa gente no puede ser ejemplo para niños ni para nadie.

Esto no es normal ni educativo. No nos engañen, esto es una ridiculez que promueve justo los valores contrarios a lo que pretenden vendernos: la competitividad feroz, el despilfarro y la pérdida de la infancia. No nos engañemos, lo que quieren es que compremos sus vídeos en los que se ven los niños tan chuscos cortando en juliana un palmito encurtido o escalfando un huevo de gallina de Guinea en un bolsa ad hoc. Un disparate.

En estos casos, nunca sé para donde miran los comités de contenidos televisivos infantiles. No sé para donde miran todas esas voces críticas contra leyes educativas que fomentan la competencia y luego toleran estos disparates televisivos, que, contra lo que pudiese parecer, tienen un fondo calado social. Hace falta recordar que educa toda la sociedad, que todas las acciones pueden ser educativas o deseducativas, que los chavales aprenden más de lo que ven que de lo que se le dice que hagan, y que la escuela no es más que una mínima aportación de toda el bagaje que atesoran los críos.

Incoherencias. Otra más.

En lugar de mostrarnos una imagen infantil positiva nos enseñan miniaturas de adultos (seleccionados en función de un perfil) con sus peores cualidades. En este apartado también quiero incluir un spot televisivo en el que una madre egoísta porfía con sus hijos por un trozo de pizza. ¡Bonita imagen de la entrega maternal! Justo cuando en otro spot de una ONG -que nos informa de que 1 de cada 3 niños pasa hambre- vemos como una madre quiere disimular su pobreza con fantasía, preparándole a su hija un bocadillo de pan con pan, para que ella pueda echarle creatividad e imaginar que está relleno de aquello que desee.

Las paradojas de la sociedad actual, la gula frente al hambre, el sibaritismo frente al racionalismo, la tontería frente a la formación sólida de los más pequeños. Supernanys, superchefs, supervoces…, supernecios, superfulgurantes y supersuperficiales; en eso nos quieren convertir.

Y lo peor es que puede que de pronto empiecen a proliferar esos concursos por los centros en los que los niños/as y jóvenes son público cautivo.

Y lo mejor de todo es que nadie protesta.

Imagen del corto “Al dente“.

Bolas de cristal

In CativArte on 04/12/2013 at 08:09

CIMG2824

En el centro en el que trabajamos todos los años organizan talleres en los que se elaboran elementos típicos de la navidad: dulces, postales y adornos. Ya hemos hecho mención a ellos en otras ocasiones, siempre insistiendo en la idea de la reutilización, del no consumismo y de la austeridad, que también debe ser un hecho manifiesto en las prácticas escolares, ya que, de nada vale dedicarle un día al medio ambiente, al consumo o a otros valores, cuando después no son evidentes en las actuaciones diarias.

En esta edición nosotras nos encargamos de hacer “bolas de cristal”, inspirándonos en las bolas de nieve que a todos nos fascinaron de críos, y de no tan críos .

Tarros de vidrio, pequeñas figuras, adornos, botones o abalorios, purpurina gruesa, agua y una cucharada de glicerina líquida por bote (no es absolutamente necesaria, pero incrementa la densidad del agua ayudando a mantener la purpurina en suspensión).

Una actividad sencilla, apta para todas las edades, muy gratificante y con muchas posibilidades de aprovechamiento desde el punto de vista de la competencia matemática, de la social e incluso desde la experimentación de principios físicos.

CIMG2833

Las oportunidades desaprovechadas del inicio de curso

In AlfabetizArte on 17/09/2013 at 07:40

???????????????????????????????

Hace años, en los días previos al inicio de curso, hacíamos todos esos trabajos que realizamos todas y todos los maestros: poner orden y limpieza en el aula antes de que lleguen los niños y niñas. Ahora no. Bueno, lo de la limpieza aún sigue corriendo por nuestra cuenta (hablamos de higienizar no de trasladar el polvo de un sitio para otro), pero lo de poner orden, descubrimos que nos brindaba un montón de oportunidades educativas, que año tras año desaprovechábamos. Así, ahora, dedicamos estos días de septiembre a organizar, a supervisar el estado de los utensilios y materiales, a hacer listas de lo que precisamos comprar priorizando unas cosas sobre otras y haciéndoles ver que no podemos asumir económicamente todos los gastos, etc.

Cierto es que el aula no está tan bonita en el momento de llegada, pero tenemos que recordar que nosotras no somos decoradoras, que no se trata de arreglar un local sin contar con los usuarios, aquí se trata de crear un ambiente de aprendizaje. Esta diferencia tan obvia es algo que no todo el mundo tiene muy claro y sin embargo, malamente le podemos aprender a nuestro alumnado cuestiones relacionadas con el consumo, con la racionalidad en el gasto, con los usos de la lengua escrita o que utilidad de los números y de la matemática, si no los colocamos en situaciones reales en las que estos aspectos sean precisos.

El espacio del aula tiene que ser una creación conjunta en la que ellos sean partícipes y conocedores de cada decisión que se toma.

Dejamos como ejemplo el aprovechamiento matemático que se pode tirar de algo tan sencillo como la selección de las ceras y lápices de colores, tomando como referencia una medida, conservando para uso los que la sobrepasan, y reservando para otras actividades los que no llegan.

Tenemos la seguridad de que que estos chicos no necesitarán hacer una ficha para comprender “más grande que…” o “más pequeño que…” 

No es necesario diseñar sofisticadas secuencias didácticas para cada contenido u objetivo que queremos abordar, sino más bien de hacer vida real en la escuela.

Cata de mermeladas de otoño

In EncienciArte on 08/10/2012 at 07:48

En el poema de Antonio Rubio para el mes de septiembre -en “Almanaque musical” – se  hablaba de una sinfonía de mermeladas, lo que nos dio la idea de aprovechar frutas del otoño para conocer sus usos, propiedades dietéticas, conservación y consumo más allá de la temporada con nuestro alumnado de 4 y 5 años.

El proceso lo reducimos a lo más básico y elemental, nada de recetas laboriosas ni mucha precisión en la proporción del azúcar, baste recordar que nosotras no estamos para hacer cursos de cocina, sino para sacarle provecho educativo.

Por ello, les pedimos que nos trajesen frutos del otoño, que olimos, tocamos, degustamos, etc. Más tarde los troceamos y maceramos con igual cantidad de azúcar. Es muy interesante hacer las comparaciones de volumen/peso, así como los cambios que se producen con el paso del tiempo en la mezcla -paso de sólido a líquido-. No dejamos pasar la oportunidad de proponer un problema: la cantidad de mermelada que obtendremos será igual al peso de la fruta y del azúcar?

Cocemos, dejamos enfriar, le damos respuesta el problema y ya podemos hacer todas las comparaciones que queramos: con la fruta al natural (dozor, textura, olor …), o entre otras semejantes por el color (fresas-tomate, naranja doce-naranja amarga, calabaza-caqui, uvas-moras, etc).

Al tiempo es una manera de acercarlos al consumo de un producto sano y energéticodel que que no suelen ser muy devotos.

Terminamos con la lectura de “Mermelada de fresa” de Daniel Nesquens en Anaya, en la que este alimento es el nexo que le permite al ratón Papas Fritas sentir el goce de los desayunos del sábado.
Ver presentación de la apetitosa actividad.

cata de mermeladas

Intervención artística inicial

In CativArte on 19/09/2012 at 08:28

Si bien cerramos el pasado curso con una intervención artística -la experiencia del tall painting-, quisimos empezar este con una acción que resume tres de las constantes de nuestra práctica: la reutilización y/o reciclaje de material, la creación plástica y la búsqueda de nuevos usos para clásicos escolares.

Con el alumnado que lleva uno o dos años con nosotras, hicimos un expurgo de material, del que salieron cantidad de trozo de cera blanda que ya no pueden utilizar convencionalmente, por ello, en lugar de tirarlas, este es el aprovechamiento que le dimos.

Cada niño/a hace la su composición sobre el lienzo, se fija con silicona fría y finalmente deja que los colores se deslicen a su antojo fruto del calor que reciben del secador del pelo. Para los de 4 y 5 años fue absolutamente cautivador ver como las ceras pueden “pintar” un lienzo ellas solas.

Ver presentación.

Ceras quentes

Polos helados de cítricos

In EncienciArte on 21/06/2012 at 08:25

Habíamos acordado que cuando llegase el buen tiempo, ya cerca del verano, haríamos helados. La climatología no ayudó pero ellos nos recuerdan que  lo prometido es deuda.

Días atrás nos pusimos manos a la obra. Queríamos mostrarles cómo hacer un apetitoso postre a partir del zumo de frutas naturales, aprovechando además para distinguir los sabores -dulce, ácido o amargo- y los cambios de estado de los líquidos a sólido.

Además nos supuso un interesante trabajo de estimaciones y cálculos matemáticos, ya que había que saber la cantidad de líquido que necesitaríamos según los recipientes que empleamos.

Ver presentación.

Polos xeados

Somos parte de un Premio Mestre Mateo

In EmocionArte on 29/04/2012 at 11:43


Ayer por la noche, llevamos una de las grandes satisfacciones profesionales con las que cualquiera puede fantasear en algún momento: recibir un prestigioso galardón por su trabajo.

“Area hace seis”, parte del proyecto “Dale la vuelta” fue merecedor del Premio Maestro Mateo a la mejor obra interactiva del 2011.

En la gala PMM11 que tuvo lugar en Palexco en A Coruña, retransmitida por la TVG y por su canal internacional, la Academia Gallega del Audiovisual tuvo a bien reconocer la calidad de “Area hace seis”.

Para nosotros es la culminación de una aventura que comenzó en septiembre de 2010, cuando la directora de la Escuela Gallega de Consumo -Esther Álvarez Fernández, -la persona con más conocimiento sobre el fomento de consumo responsable en Galicia- nos llamó para confiarnos la elaboración de un proyecto sobre la educación del consumidor dirigido a la etapa infantil. En aquel momento ya nos mostraron su interés por disponer de un cuento con el que hacerle ver a los niños/as la incidencia de sus acciones en el consumo y en el deterioro del medio, por ello, aconsejamos recurrir a la que, para nosotros es el buque insignia de la cultura gallega, la editorial Galaxia. Por su compromiso personal, desde el primer momento, Pilar Sampil, directora gerente, y Francisco Castro, director de proyectos de innovación, se entusiasmaron con el proyecto, sin preocupase del ajuste al presupuesto del IGC. Esto que acabo de decir no es nada gratuito, tiene su razón de ser; estamos convencidas de que cuando se hacen cosas por compromiso, sin priorizar cuestiones de rentabilidad, es cuando los proyectos dan más frutos de lo esperados.

Francisco Castro, editor con gran criterio, conocimiento y visión de futuro, reunió a su lado un excelente equipo multidisciplinar: Araceli Gonda, periodista y escritora, encargada de la redacción del texto del cuento; Mª Noel Toledo, odontóloga infantil uruguaya, reconvertida en especialista en animación con plastilina, encargada de la ilustración; Moonbite, empresa filial de Continental, expertos en stop motion, responsables de la parte interactiva; Ángeles Abelleira, redactora del proyecto educativo; y Ánxela Chillón de Galaxia Editorial, como soporte técnico. Una experiencia apasionante, en la que todos aprendimos de todos, y de la que sacamos un producto que fue presentado el pasado 15 de marzo de 2011, día de los Derechos del Consumidor.

Desde entonces, “Dale la vuelta” y “Area hace seis” iniciaron una senda de reconocimientos y valoraciones por su calidad técnica y didáctica. Reseñas y artículos en revistas especializadas, entrevistas en programas de televisión, enlaces desde portales educativos de toda la comunidad española y latinoamericana, dado que se ofrece en versión bilingüe. Hasta que recientemente nos informaron de la presentación de su candidatura a los Premios Maestro Mateo 2011; luego vinieron las nominaciones oficiales, hasta que finalmente ayer, obtuvo ese preciado galardón, que en nuestra comunidad autónoma, equivale a los Premios Goya estatales.

¡Qué decir! Para nosotras es un orgullo formar parte de este proyecto y de este equipo.

Como todos los nominados, íbamos convencidos de que ganaría, la obra con la que competíamos, tanto por su calidad como porque nosotros no pertenecemos al mundo de la industria cinematográfica. Cuando escuchamos que éramos los ganadores, no dábamos crédito, y allá fuimos todos como una piña a recogerlo (a partir do 1:18) -nos faltó Carlos Fernández y César Porto de Moonbite-, y nos acompañó Nava Castro, la presidenta del Instituto Gallego de Consumo.

Francisco Castro se encargó de los agradecimientos, haciendo una mención a los fundadores de la editorial Galaxia, creyentes, defensores y luchadores por la lengua y por la cultura gallega, y en especial a Xaime Isla Couto, que falleció esta misma semana.

Después de fotografiarnos todos con la estatuilla y acompañarnos durante la fiesta con la que nos agasajó la Academia a los asistentes, nuestro Mestre Mateo viajó hacia Vigo, donde permanecerá expuesta en el único sito que puede estar, en la galería de premios de la editorial Galaxia, depositaria de gran parte de la cultura de Galicia.

Ahora estamos tratando de asimilarlo, reviviendo con calma y gusto lo que ayer nos sobrepasó; guardando con cuidado los momentos y todas las muestras de cariño que ayer recibimos por parte de todas las personas que siempre están a nuestro lado.

Vaya desde aquí nuestro agradecimiento, a la Academia Gallega del Audiovisual y a sus miembros, por concederle este premio a una obra concebida para uso educativo; esto para nosotras, en este momento tan delicado para la educación, no es más que una muestra del compromiso de la cultura con la mejora de la calidad del futuro de los niños y niñas.

Mención especial queremos hacer a Esther Álvarez y personal de la Escuela Gallega de Consumo, artífices de que esto fuera adelante. Y a todos los miembros del equipo que fuimos capaces de demostrar que juntando fuerzas, conocimiento e ilusión se puede hacer mucho por la educación.

Para terminar, decir que la noche mágica de ayer, para nosotros quedará vinculada para siempre con la última obra de Francisco Castro, “O neno can“, escrita a cuatro manos con Fina Casalderrey, de la que nos dedicó el segundo ejemplar salido de la imprenta y para la que le deseamos tanta suerte como se merece él por ser un ejemplo de buen hacer e inteligencia.

Ver fotos.

Alternativas al consumo

In RebelArte on 15/03/2012 at 08:33

Todas aquellas personas que pensamos que la escuela es un lugar donde se le deben inculcar a los niños hábitos de consumo responsable, sabemos que esto no es algo que se consiga de un día para otro, ni conmemorándolo hoy (Día Internacional de los Derechos del Consumidor), ni con un taller, ni con una exposición. Ya que, debe ser un trabajo constante, basado en el ejemplo. La escuela tiene que ser un modelo de consumo responsable y sostenible, por ello, habría que revisar muchas de sus directrices y actuaciones, es decir lo que se muestra, tal y como apuntamos en el proyecto “Dale la vuelta“. De esto, ya hemos hablado en otras ocasiones, por ejemplo en “¿Se nota la crisis en la escuela?”, pero debemos volver a insistir en que para poder transmitirle estos mensajes al alumnado, nosotros somos los primeros que debemos estar concienciados y comprometidos.

Para nosotras, una fuente de información continua es “El blog alternativo“, una bitácora que se abre en el 2008 de la mano de una pareja que, con la llegada de su primer hijo, decide darle un giro a su vida. Así, en este blog multitemático, van aportando ideas para vivir en un mundo mejor, con una concepción holística que aborda todas las dimensiones del ser humano: vida sana, ecología, denuncia del sistema, espiritualidad, crianza natural y energías alternativas, entre otros muchos temas. Recomendamos su visita y consulta.

No debemos pensar en el consumo responsable como objetivos o contenidos escolares a abordar, sino más bien como una filosofía de vida alternativa a la actual, que pide desaceleración y decrecimiento. Hoy en día, hace falta enseñar y mostrar alternativas al consumo, porque con el compromiso de todos, otro mundo es posible.

ElettrizzARTE

In CativArte on 13/02/2012 at 18:21

A veces vemos una imagen que ya nos hace desear poner en práctica esa idea. Esto es lo que nos acaba de ocurrir a la vista de las fotografías del taller que se realizó en el Museo Peggy Guggenheim con motivo del Carnevale Internazionale de ragazi-La Biennale de Venezia.

Un elemento de reciclaje con muchas posibilidades artísticas. Mañana mismo le pediremos a las familias que nos envíen sus bombillas fundidas.

Se necesita tiempo para juntar tantas, pero para las seguidoras de las tradiciones, imaginad la originalidad  de estos huevos de Pascua; no necesitaríamos más que laca de bombillas.

Libros para querer

In ContArte on 01/02/2012 at 08:55

Hace tiempo que decidimos que para el alumnado de infantil pondríamos en positivo todo aquello que nos fuese posible. Evitamos hablar de la muerte, preferimos hablar de la alegría de vivir; no queremos ahondar en la violencia si no en la alegría de conocer y respetar a los otros, poniendo en valor cuestiones en a las que habitualmente no se les presta atención.

En esa línea, acabamos de descubrir tres hermosos libros que hablan del amor, del goce de querer y ser querido, de eses que nos dejan con una sonrisa pintada en la cara:

Mama qué es el amor” de Davide Calí y Anna Laura Cantone

Besos besos”, de Selma Mandine en Miau.

Un regalo del cielo”, de Gustavo Martín Garzo e Elena Odriozola en SM.

AromatizArte VI: vahos de eucalipto

In EncienciArte on 27/01/2012 at 08:15

A finales del curso pasado, habíamos dedicado una semana al trabajo con las plantas aromáticas y sus usos en la cocina, en la cosmética o en el hogar (ver AromatizArte I, II, III, IV e V). Ahora quisimos conocer las propiedades curativas de algunas.  Dado que estamos en pleno inverno, momento de catarros, bronquitis, toses, gripes, etc, descubrimos un árbol que es el de mayor presencia en el bosque que vemos a través del ventanal de clase: el eucalipto.

Sabían de los caramelos de eucalipto, de que los hay en Australia en los que viven los koalas,  y algunos niños, incluso habían visto a familiares haciendo vahos de eucalipto.

Vimos las diferenzas entre las hojas de los eucaliptos más jóvenes y los más añosos; cuáles son las que concentran más aroma; los efectos de la contaminación en las hojas; identificaron el difícil color verde de las hojas (diferente por el derecho y por el envés). Pero, y sobre todo, quisimos centrarnos en sus usos como remedio casero.

Decidimos que se enviaría un puñado de hojas para ser empleadas en las casas con los familiares que lo necesiten, y se acompañó de un prospecto; un texto instrutivo con unas características, una estructura y elementos fijos que lo diferencian de cualquier outro texto: composición, propiedades, indicaciones, contraindicacións, forma de uso y precauciones.

Como portada del prospecto, se inspiraron con una representación muy primitiva y elemental de un eucalipto realizada por los aborígenes de Australia.

Ver presentación

Eucalipto

Seguimos dándole la vuelta

In ActualizArte on 10/01/2012 at 16:36

Pulsar sobre la imagen para ver la entrevista a partir de 9:30´.

Si bien comenzábamos el pasado año trabajando en el proyecto “Dale la vuelta”, fue para nosotras unas satisfacción cerrarlo recogiendo las valoraciones positivas que de él se hacen. Menciones en diversos medios, en Cuadernos de Pedagogía, en el suplemento semanal de “La Voz en la Escuela”, o como esta  última entrevista que nos hicieron en Preescolar na Casa TVG, nos lleva a pensar que está siendo de provecho educativo, y eso, finalmente, es lo que se busca cuando nos ponemos a trabajar.

Go home!

In RebelArte on 16/12/2011 at 10:17

http://tareaslabhn.files.wordpress.com/2011/02/senal-alto-accesible-solo-a-personal-autorizado.jpg?w=604

En la puerta de los colegios además de un cartel de “Espacio libre de humo”, debería haber otro de “Espacio libre de consumo”, porque no tenemos la seguridad de que la incitación al consumo no sea uno de esos elementos que forman parte del currículo oculto de los centros educativos.
Para nosotros el ejemplo más palpable se da en estas fechas. De un tiempo a esta parte creemos que, debido a varios motivos, la Navidad más que ser un momento en el que se destacan los valores tradicionales como el encuentro, el reencuentro o el compartir con los más acercados se convirtió en una invitación al consumo máximo.
No vamos a hablar en esta ocasión de los adornos y fastos de los centros que van desde la estética más kitsch  u horripilante pasando por lo hortera sin más. Tampoco hablaremos de las “manualidades” que se hacen con las criaturas para las las cuales se emplean materiales suntuosos y caros.
No, en esta ocasión hablaremos de la troupe que entra en los centros. Por esto de que todo el mundo quiere colaborar (ANPAs, ayuntamientos, servicios de dinamización lingüística, equipos de actividades complementarias …), por esto de que nadie quiere repetir lo que hacen los otros (la máxima de sé original hasta morir), por esto de que los disfraces se abarataron mucho, los centros se llenaron de Papá Noeles, de duendes, de San Nicolases, de ayudantes de Santa, de renos tiradores de trineos, de pajes reales, de Reyes, de Apalpadores, de Espíritus de la Navidad y de otros muchos.
Caracterizarse es relativamente fácil, el problema es meterse en el papel, entonces, no sabiendo qué decir usan la frase más recurrente: “¿Ya me escribiste la carta? ¿Qué me pides?” Y aquí viene lo paradójico; si bien se les dice a los chicos que tal y como está el panorama solo pueden pedir una cosa, por otra lado, ya no se sabe cuántas epístolas escriben para no disgustar a estos señores que se toman la molestia de venir a verlos. Y venga a escribir, y venga a pedir; pero no importa, de los catálogos de juguetes pueden sacarse ideas para pedirle todos …
Por ello, en aras de una coherencia entre los discursos pedagógicos y la práctica, pedimos que se le vete la entrada al centro a toda esta fauna navideña.
Acto seguido trataremos de convencer hasta a los más reticentes:

1º A aquellos que dicen que les hace taaaanta ilusión a los niños/las. A día de hoy no nos atreveríamos a asegurarlo, ya que tienen a esas figuras tan entrañables hasta en la sopa; en la calle, en los centros comerciales, en los polideportivos, en las bibliotecas, en las actividades extraescolares, en los talleres, en predeporte, etc, etc, de tal modo que incluso les provoca confusión; cómo es posible que estas personas tan atareadas con fechas fijas de actuación en el calendario puedan andar vagando por ahí vendiendo móviles, viajes exóticos o jamones de pata negra. No es fácil explicárselo porque percatarse, se percatan.
2º A los creyentes religiosos. Coincidirán con nosotras en que este mercantilismo no favorece nada las creencias religiosas y las tradiciones de la Navidad.
3º A los no creyentes. Que estarán hartos de que bombardeen a sus hijos/as con elementos de carácter religioso, ideológico o trastocados por la publicidad (Papá Noel y Cocacola).
4º A los tradicionalistas. Porque los que gustan de la tradición (de la que sea) saben que estos personajes se rodean del misterio que hechiza la ingenuidad infantil; son leyendas y coinciden todas ellas en que nunca precisaron ir a las escuelas a buscar las cartas peticionarias de los niños ya que les leen el pensamiento, y en que entran a escondidas en las casas amparados por la nocturnidad, por eso nadie los puede ver. En consecuencia, que anden por ahí con luz solar, en establecimientos y en actitudes poco acordes con el papel que representan, poco o nada favorece la tradición.
Por ello, no nos queda otro remedio que decirles a todos estos “aficionados”: “Go home! ¡Váyanse para sus casas!” Si son ustedes los verdaderos, esperen a que les llegue su día, y si son unos espontáneos, cuelguen el disfraz y esperen hasta el Carnaval, que a las criaturas no se les engaña tan vilmente ni si les compra con unas bagatelas.
Si concordáis con estos argumentos, poned en la puerta del centro “Espacio libre de fauna navideña”. Y recordarle a los Consejos Escolares que tomen cartas en el asunto, porque para eso están, para velar por la educación de los hijos/as, alumnos/as, ciudadanos, vecinos, etc., que representen el papel que se espera de ellos, que no se conformen con ser titiriteiros navideños de poca monta.

Nota: Sabemos que hay quien piensa que queremos acabar con todo lo “bonito y divertido” de la escuela infantil. Es cierto, queremos acabar con las comparsas escolares de Carnaval, con las tiernas palomitas de la paz, con las áridas Letras Gallegas, y ahora con la fauna navideña. Queremos acabar con todo aquello que convierte la escuela en otra cosa, queremos acabar con aquello que ni siquiera es educativo, y queremos acabar con tradiciones escolares sin bases pedagógicas que las sustenten.

Decoración navideña

In CativArte on 09/12/2011 at 08:50

Estamos totalmente inmersas en la ambientación navideña del centro. La consigna: tiene que ser elaborada por los niños y niñas con material de desecho. Botellas plásticas de leche, botes de yogurt, lanas de colores, telas, discos, botones, etc, serán la materia prima de estos adornos. Pero no basta con hacerlos, hay que ir más allá, haciéndolos conscientes de la importancia de esos pequeños gestos que ayudan a ser más respetuosos con el medio natural, más responsables en el consumo, sin que esto vaya en detrimento de una estética agradable y cuidada.

He aquí algunas de las primeras producciones con los CDs que servirán tanto para el árbol como para llenar los corredores de destellos, o las guirnaldas hechas con botellas de leche, blondas de papel, estrellas y flores de vasos/botes de yogurt.

El libro más leído en el 2011

In RebelArte on 22/11/2011 at 09:00

Aun no me recuperé del brutal impacto que recibí días atrás. Andaba buscando un vídeo para mostrarle a mi alumnado el proceso de elaboración de un títere, y gracias a una de esas nuevas y hábiles estrategias de publicidad, tuve que soportar un spot publicitario, ya que no había manera de eludirlo. Como por encima el proceso requería de una observación detallada, cada vez que quería repetir el visionado del vídeo, tenía que aguantar el anuncio.
Me enganchó desde el primer momento, cuando apareció sobre fondo negro un texto en el que decía “El libro más leído por padres y hijos en España no es un cuento”; a mí ya me habían echado el anzuelo. Acto seguido aparecían unos niños (alternando con absoluta corrección, niños y niñas, unos de color, unos deportistas, otros desayunando de forma saludable …) que iban diciendo “Es como un cuento pero no es del cole.” (prometedor); “Es gordo, gordo; así …”; “Sirve para pedir cosas.” (más prometedor aun); “Yo tengo dos pero uno lo guarda mamá” (el placer de lo prohibido); “Los reyes lo leen también.”, “Yo no puedo vivir sin él.”; “¡Ni yo!” (un papá con cara de buen rollo); “Juégalo, cuanto más, mejor.”; “Mi más mejor amigo también lo tiene y jugamos a elegir.” (bien medido, el típico error infantil que hace sonreír a todo el mundo).
Hacia la mitad del anuncio se desvelaron mis dudas: era el catálogo de juguetes de una cadena de centros comerciales.
Como lo tuve que ver varias veces mi enfado iba a más. Lo primero que pensé fue en cómo el Gremio de Libreros no presentaba una protesta por inducir a error o por menoscabar lo que es un libro; desde mi desconocimiento me respondí a mí misma que igual tenían que callar porque este centro comercial es uno de los mayores puntos de venda de libros. Luego me pregunté por qué las asociaciones de consumidores y organismos de consumo no dicen nada; a lo mejor no le ven la gravedad que yo le detecto; a veces me paso de exagerada. Aquellos niños se veían felices, sanos, guapos, divertidos, glamurosos, a la moda, lo pasaban bien; para corroborarlo no hay más que mirar el making of del spot: lo pasaron de miedo, publicistas y niños. Aquí no hay ni un atisbo de vulneración de los derechos de los niños.

Traté de ironizar, si ese es el libro más leído así nos va: arruinados, hipotecados, y empobrecidos tanto económica como culturalmente. Con esas lecturas ¿qué se puede esperar? Supe que ya van por la segunda edición en menos de dos semanas; si a esa tirada le sumamos las de las otras grandes áreas comerciales, es un éxito sin precedentes; ni Harry Potter.
Como soy una optimista vi dos cosas positivas:
1ª: Como ellos mismos dicen, es un libro que no es del cole, lo que me reafirma en mi idea de vetarle la entrada en el aula.
2ª Confío en que las madres e hijas, que son mayoría, y a las que no menciona, lean algo más literario.

Títeres de dedo de plastilina

In CativArte on 16/11/2011 at 16:04

Días atrás manifestamos nuestra intención de insistir más en le juego dramático, por lo que empezamos a elaborar y emplear títeres con material de deshecho.

En esta ocasión, comezamos por los de dedo, seguiremos con los de vara y a continuación con los de guante.

El web Titirinet agrupa a compañías de teatro de títeres, y en algunos casos organizan talleres de elaboración de personajes, de los que se pueden tomar buenas ideas.

Pan de maíz (borona)

In EncienciArte on 28/10/2011 at 17:21

Hace algunos años, trabajábamos en una pequeña villa costera e hicimos pan de maíz o borona con nuestro alumnado. En aquel momento pudimos ir a recoger las espigas a un campo, las deshojamos, las desgranamos, cribamos el maíz y llevamos una parte a un molino de cubo en un regato y a otra a un molino de marea, luego tamizamos la harina, amasamos y cocimos en un horno de leña. Fue una manera de conocer cultivos tradicionales, labores del campo, alimentos, patrimonio arquitectónico popular (hórreo, molinos, hornos) en el rural, etc.
Ahora, esta es la versión urbana, porque seguimos pensando que los niños y niñas deben conocer el proceso de elaboración de un producto típico gallego y todo lo que hay detrás hasta que llega a ellos. Ahora, lo que no podemos visitar, lo suplimos con otros recursos e información de la red.
Afortunadamente, aun hay abuelos y abuelas del alumnado que entendiendo lo que pretendemos conseguir con sus nietos, se prestan para todo lo que les requerimos. Pedimos todas las variedades posibles de maíz, incluso de las que están a punto de desaparecer: maíz negro, maíz de leche, maíz del país …; poco a poco el aula se fue llenando de espigas de todos los tamaños y clases, muchos de ellos azuzados por la idea de encontrar a “una reina” (espiga roja, morada o negra). Observándolas, fueron surgiendo dudas que tratamos de confirmar:
-¿las barbas y las hojas de la casulla nos indican cuál es el color de la espiga?
-¿la harina que se obtenga será del color de los granos de maíz? ¿Y el pan?
-¿las espigas combinadas se deben a que plantaron dos granos juntos? ¿Y sí se planta un gran negro de una espiga negra y amarilla, saldrá negra o amarilla?
-¿sólo comen maíz los animales?

Puede verse todo el trabajo hasta la elaboración de la borona en la siguiente presentación, pero insistimos en la idea de que importa más el proceso desarrollado que el producto conseguido.

Lo mejor, fue que este trabajo despertó expectación entre el resto del alumnado del centro y los niños/as ejercieron de cicerones de los otros, explicándole detalladamente a sus compañeros desde el proceso vital del maíz, su presencia en muchos alimentos que consumen constantemente, hasta la elaboración de la borona.

No nos vamos a extender exponiendo los objetivos trabajados. Una persona que nos vio, nos preguntó qué objetivo pretendíamos conseguir, tan sólo quisimos saber de cuánto tiempo disponía para que se lo explicásemos…

Dulce como la miel

In EncienciArte on 13/10/2011 at 08:22
Un alumno cuyo abuelo tiene colmenas nos trajo dos trozos de panal de miel. Nunca lo habían visto. Muchos niños/as ni siquiera la habían probado. Con las explicaciones del compañero y con la información de la red conocieron todo el proceso de elaboración de la miel, del proceso de extracción (de la vestimenta y precauciones que adopta el abuelo), sobre su consumo, beneficios para la salud, conservación, usos medicinales (catarros, heridas, dolores de barriga …), en la cosmética (champús, cremas, colonias …), del aprovechamiento de la cera (en velas, en ceras de colores, en abrillantadores …), y del reciclaje de la cera.
Nos contó que las abejas de las colmenas del abuelo cogían el néctar de las flores de romero, de ahí su sabor; y que eran imprescindibles en la polinización de los kiwis de la finca.
Tras observar los panales con lupas (ver las estructuras hexagonales de las celdas); ver la intensidad del color amarillo tirando a tostado y su transparencia; tras oler romero, para ser capaz de diferenciarlo de otros tipos de miel (de eucalipto, de castaño, de azahar o de milflores), la degustamos tomando directamente los trozos de panal (el alumno le explicó a sus compañeros cómo hacerlo sin comer la cera), con biscotes de pan, con queso (refrán: “Miel con queso sabe a beso”), con nueces (aportadas por otro alumno); apreciamos en el paladar su dulzura, sabor con matices de romero, la densidad (similar al caramelo líquido), y la textura en la boca. Luego no tomaron nada más (refrán: “Después de comer miel nada sabe bien”).
Más tarde, tras hablar de la conveniencia de tomar miel en lugar de azúcares, de sus propiedades energéticas (refrán: “Come mucha miel, vivirás mucho y bien”), surgió un interesante debate entre el alumnado, sobre si las abejas son animales domésticos o salvajes.
No se nos ocurrió mejor forma de terminar esta actividad didáctica que deleitándonos con la lectura del poema “Dulce como la miel” de Celso Emilio Ferreiro (en gallego y castellano), precisamente en el día que el Parlamento gallego decidió dedicarle el año 2012, centenario de su nacimiento.

Membrillo

In EncienciArte on 03/10/2011 at 09:00

El pasado día les propusimos un acertijo para resolver en casa con sus familias; les decíamos que se trataba de una fruta medio pera, medio manzana; del color de un limón; duro y blanco por dentro; que cocido tornaba de color caramelo; que se toma habitualmente como postre acompañado con queso; su nombre en castellano tiene nueve letras y en gallego siete.

Todos resolvieron que se trataba del membrillo; hubo quien trajo frutos y también quien nos agasajó con membrillo casero. Pese a las reticencias iniciales de algunos, todos degustaron uno de los dulces típicos en los postres gallegos.

Esto dio lugar una sesión de conocimiento de los membrillos, de sus flores, frutos, variedades (incluso conseguimos unos ornamentales talla mini), comparación de sus cualidades con las de otras frutas, proceso de elaboración, enlatado y hasta su representación pictórica a manos del genial Antonio López.

Pan de pipas de girasol

In EncienciArte on 28/09/2011 at 17:24

Si hay una palabra que podamos atribuirle a nuestra aula es fértil. Todo cuando plantamos crece y da sus frutos. A finales del curso pasado habíamos sembrado girasoles y realizado varias actividades sobre esta fascinante planta para los niños/as. Ahora llegó el momento de recoger los frutos. Probamos las pipas, reservamos una parte para los pájaros -tal y como habían sido los planes iniciales- y otra para volver a plantar la próxima primavera -no queremos que nos suceda como en el cuento “Pirracas y las patatas” que comieron todas las patatas y no tomaron la precaución de dejar la semilla para el año siguiente por lo que se acabó la cosecha. El equilibrio de los tres tercios, una lección de sostenibilidad.

Conocimos otros usos de las pipas de girasol: aceite, margarinas, y la más antigua, molerlas para hacer pan.Para finalizar, tras el visionado de un time lapse de la floración del girasol -algo que no pudimos ver dado que coincidió con las vacaciones- y otro en el que se aprecia la particularidad que le da nombre, girar donde está el sol, elaboramos pan de pipas.

Recortar y pegar

In CativArte on 26/09/2011 at 08:13
Recortar, plegar, picar o pegar son actividades denostadas en las escuelas actuales, ya que parece que remiten a un tiempo pasado. Para nosotros, facilitan la adquisición de habilidades que precisan de la coordinación y de una determinada precisión, por ello las realizamos dándole un uso diferente del habitual.En esta ocasión, inspirándonos en las obras del vigués Din Matamoro, este fue el destino final de las tareas: la primera obra colectiva del curso, un collage con movimiento. Como él, nos expresamos plásticamente con las tijeras, construimos con retazos de la memoria, reutilizando papeles de distintas texturas y distintos gramajes.

NaturalizArte

In EncienciArte on 21/09/2011 at 07:43
Cada curso intentamos establecer un hilo conductor de todas nuestras actuaciones en las aulas; no nos gusta repetir nada de lo ya hecho, pese a todo, siempre hay unas constantes en nuestro trabajo que van a marcar todas las actividades. Si el pasado curso fue el proyecto EnlatArte el que nos permitió adentrarnos, a través de las latas, en el consumo responsable o en el arte y en todos los ámbitos y áreas del currículo, este año serán los proyectos NaturalizArte y FotografiArte los que nos brindarán las posibilidades de trabajo.
Con NaturalizArte vincularemos la naturaleza y arte, naturaleza y grupos humanos, naturaleza y sostenibilidad, naturaleza y salud física o mental, naturaleza y geometría, naturaleza y literatura, naturaleza y celebraciones tradicionales relacionadas con el calendario vegetal, etc, teniendo siempre presente la intención de inculcarle a nuestro alumnado la idea de que no es preciso disponer de materiales comerciales para tener ricas experiencias educativas.
Desde el comienzo de las clases la pasada semana, teniendo a la mano todos los “recuerdos” que trajimos de las playas (piedras, algas, arena, conchas, palos, hierbas …) y tomando como inspiración obras que beben de la filosofía del movimiento artístico del Land Art, hemos realizado distintas intervenciones.

Encontramos la web y blog Land Art for Kids donde hay multitud de intervenciones inspiradoras, así como publicaciones temáticas de Land Art for Kids on the beach y Land Art for Kids in the woods de Richard Shilling y Julia Brooklyn.

Ver la presentación de images.

Iremos contando el juego que nos da NaturalizArte.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.816 seguidores