Nuestra aportación a la educación infantil

Frutas y verduras

In InformArte on 05/06/2010 at 09:00

¿Qué le pasa a los pequeños con las frutas y verduras?, ¿por qué las rechazan? Todos los estudios sobre alimentación infantil constatan que consumen cantidades muy por debajo de lo que sería aconsejable; también se analiza, si estos productos de la huerta se consumen habitualmente en sus casas.

Tan sólo meter las palabras “verdura y niños” en un buscador de Internet, aparecen cientos de resultados con consejos para introducirlas escondidas, disfrazadas u ocultas. Puede que el error esté ahí, tratamos de engañarlos, como si de algo malo se tratara. Nosotros, que hemos organizado que cada día tomen un tipo de alimento en la merienda, nos sorprendemos de cómo traen la fruta los miércoles: ¡pelada, partida, aplastada, sin huesos, oxidada, irreconocible por la falta de jugo y de textura …, en tupper para comerla con tenedor o cuchara, ¡pero si los niños siempre mordisquearon la fruta y no les pasó nada! Así, casi nadie comería la fruta. Habría mucho que hablar sobre esto …

En las escuelas italianas, en la entrada, la piazza, tienen una pequeña mesa con el menú del día y los ingredientes que lo componen: un repollo, lentejas, ajos puerros o pasta, lo que toque, todo colocado con una estética muy cuidada y perfectamente etiquetado. Así, aunque coman una crema de verduras, sabrán de qué está hecha, y cómo es ese alimento en su estado óptimo de frescor. Pese a que nos parezca extraño, muchos niños no saben como es una lechuga o un tomate antes de llegar al plato. Aquellos comedores escolares reggianos eran como los de una casa de aldea: alacenas con tarros con legumbres, con pasta o con conservas; ramilletes de hierbas aromáticas secas, frutas de temporada, arreglos de mesa con productos de la gastronomía local. De esta manera, están en contacto diario con lo que consumen y conocen sus distintas formas de preparación. En nuestros comedores, colgados de las paredes están Mickey, Pluto, Goofy, Donald o Daisy, que nos parecen las imágenes más apropiadas para los ojos de niños de esta edad. En otra ocasión hablaremos de como cada día dos niños/las ayudan al personal de cocina a preparar la comida, a poner la mesa y a servir a sus compañeros. Tan sólo manipulando, probando y saboreando los alimentos pueden descubrir sus propiedades, sus características y sentir ganas de degustarlos.

Pese a que no somos partidarias de algunos juegos de ordenador, descubrimos “Caras cocineras” que nos permitió jugar a construir distintos rostros y expresiones con frutas, al estilo del libro “¿Qué tal vegetal?”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: