Nuestra aportación a la educación infantil

Plantando crasas o suculentas

In EncienciArte on 14/10/2014 at 08:03

 

A la vuelta de vacaciones llevamos la desagradable sorpresa de encontrarnos las pocas plantas que tenemos en un estado lamentable por el calor y falta de agua, motivo por el que estuvimos pensando para que esto no volviese a suceder. Así buscamos plantas que resistieran prolongados períodos de sequía y altas temperaturas. Descubrimos que podrían ser las crasas o suculentas, que muchos tenemos en los balcones y macetas en nuestras casas. Por lo cual comenzamos uno de nuestras experiencias en la escuela.

En primer lugar analizamos todo lo que necesitaríamos: macetas, tierra arenosa, plantas crasas, una ubicación cálida para el invierno, carteles explicativos para el resto de los compañeros/as, etc.

-Las macetas las hicimos con latas que decoramos con colores cálidos y motivos “desérticos”. Luego no hubo más que hacerle agujeros para que así pudiesen expulsar el agua sobrante.

-La tierra arenosa, nos supuso un análisis de sus cualidades (drenaje, ligereza y color). Aprovechando unas obras cercanas al centro, hicimos un plano con su localización para darle las indicaciones a las familias y así, cada una podrías recoger una cantidad aproximada de 2 k. que fue lo que calculamos precisaríamos para cada maceta.

-Las plantas las conseguimos en las casas de las familias y amistades del alumnado. Trajeron aloes, aeoniums, crásulas, etc, así pudimos comprobar el grosor de las hojas y tallos de estas plantas que actúan a modo de depósitos de agua, por ello son llamadas “suculentas”.

-La ubicación de las macetas nos supuso un estudio de las condiciones del centro: temperatura, accesibilidad, visibilidad, facilidad para el riego, y otras, por lo que nos decantamos por un “espacio muerto” que queda bajo las rampas de acceso al patio, donde tienen luz y calor, tal y como comprobamos con varias mediciones de temperatura.

Hecho esto, nos pusimos manos a la obra con las plantaciones, para lo cual empleamos distintos procedimientos de reproducción de plantas: de hijos, de trozos de tallo (esquejes) o de hoja. Nos interesaba mucho hacer esto para que también viesen que no siempre es necesario comprar las plantas; que se pueden obtener gracias al hecho de compartir con los amigos o vecinos.

En el caso de los aloe vera, aloe ferox, aloe aristata e aloe arborescens, fue muy fácil  ver cómo alrededor de la planta madre le van saliendo hijos que se pueden arrancar con raíz y plantar ya directamente en la tierra.

As crásulas arborescens o las de trompetas fue preciso dividirlas en trozos más pequeños que plantamos en la tierra y alguna en un recipiente de cristal para poder seguir el proceso de echar raíces. Al cabo de una semana ya se podían apreciar unas pequeñas y a los veinte días estaban en condiciones de plantar, lo que nos vendría a indicar que a las que estaban en la tierra le sucedería algo similar.

El cactus de Navidad lo dividimos en cada una de sus “paletas” lo plantamos inicialmente en una bandeja con tierra especial para enraizamiento (sustrato, fertilizado, húmedo, con abundancia de perlita). Periódicamente haremos comprobaciones y cuando veamos que echa raíces y nuevas paletas, lo pasaremos para otras macetas.

El aeonium arboreum del que una niña nos trajo una “planta madre”, fue preciso dividirlo en cada una de sus “piñas” que colocamos en vasos de plástico con agua para ver cómo le van saliendo las raíces antes de trasladarlas a la tierra.

Entretanto pudimos ir conociendo muchas características de estas plantas, desde sus lugares de origen, utilidades, propiedades, usos en la medicina alternativa, cosmética y otros.

Cuando todas estén enraizadas y plantadas en sus macetas pasarán para el “Jardín de las crasas”, que es cómo denominamos esta zona del centro, que preparamos con carteles explicativos, que están a la vista de todo el alumnado desde el patio. Esto también nos supuso largos debates porque queríamos una cartelería que no impidiese la visibilidad, por lo que los rotuladores con pintura para vidrio nos parecieron la mejor opción; el problema surgió a la hora de escribir desde dentro para ser leído desde fuera. Tras muchos intentos, dimos en calcar por dentro lo que queríamos que fuese visto desde el exterior.

El seguimiento del proceso de enraizamiento, el control de humedad y de temperatura (ahora con el cambio estacional), nos mantienen ajetreados en varias ocasiones a la semana. Ahora, poco a poco iremos recreando un ambiente “desértico” (conchas, piedras, ramas secas), más acorde con el Jardín de las crasas.

En estos días, incrementamos la colección de crasas con el regalo que alguien nos hizo, unos kalanchoe, también crasas, que habían aportarán un toque de color.

Esta experiencia nos supuso el trabajo de un mes, con un montón de oportunidades de aprovechamiento didáctico, aprendiendo, investigando, conociendo el ciclo vital de las plantas, escribiendo notas o planos, tomando apuntes, pesando, midiendo, colaborando con las familias, y también, cómo no, descubriendo que no es preciso gastar dinero para tener plantas, ya que compartir hijos o esquejes es una opción para tener un jardín de coste 0.

Confiamos en que en esta ocasión hayamos acertado con las plantas adecuadas para nuestro centro.

Ver a presentación de todo el proceso. 

Crasas
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: