Nuestra aportación a la educación infantil

Supercocineros y educación

In RebelArte on 09/01/2014 at 17:17

Leíamos días atrás un artículo de Manolo Rivas en el que reflexionaba sobre la superabundancia de programas y concursos televisivos alrededor de la cocina, justo en este momento de pobreza, en el que se preguntaba qué es lo que se pretende con esta oferta.

A mí me ponen nerviosa y molesta por las flagrantes faltas de respeto que se perciben, de modo que no puedo tolerar un programa completo, pero lo que me pareció más grave fue el traspaso del formato adulto al mundo infantil. Así, a lo largo de esta navidad todos tuvimos ocasión de padecer/disfrutar con los chefs en miniatura. A mi entender un error.

Desde las cadenas televisivas intentaron vendernos los valores positivos de estos programas: la promoción de hábitos alimentarios saludables, la incursión de los pequeños en el mundo adulto, la responsabilidad, el trabajo en equipo…, bla, bla, bla. Incluso leí artículos en los que se trataba la importancia de que los más jóvenes cocinasen en las escuelas.

Totalmente de acuerdo. Hace años que muchas y muchos de nosotros entendimos las posibilidades educativas de la elaboración de recetas en la escuela. Pero no de esta manera. No así. No creemos que haga falta que un crío de 8 o 10 años hable de “emplatar” una “tembladera de huevo en su espejo de caramelo”, evidenciando que está sometido a una situación de estrés no propia de su edad en caso de que el flan no cuaje. No creemos que sea necesario que toda su familia parezca que tiene depositadas todas sus apuestas sobre la criatura, mostrando gran disgusto si no resulta elegido “supercocineiro del 2013”. No parece profesional que sus docentes se conviertan en el jurado que va a opinar sobre los platos elaborados. No es normal que estos niños/as tengan que preparar comida para 20 o 40 personas controlando cantidades, tiempos, cortes, equipos, competidores, y “tocanarices” de supervisores que comen desaforadamente destrozando y aplastando en segundos lo que supuso horas de trabajo y sudores a los  “aspirantes a ser como ellos”. ¡Vaya ejemplo! No, no es así; las personas que gustamos de cocinar, de enseñar a hacerlo, de comer, de saborear y degustar , bien sabemos que esa gente no puede ser ejemplo para niños ni para nadie.

Esto no es normal ni educativo. No nos engañen, esto es una ridiculez que promueve justo los valores contrarios a lo que pretenden vendernos: la competitividad feroz, el despilfarro y la pérdida de la infancia. No nos engañemos, lo que quieren es que compremos sus vídeos en los que se ven los niños tan chuscos cortando en juliana un palmito encurtido o escalfando un huevo de gallina de Guinea en un bolsa ad hoc. Un disparate.

En estos casos, nunca sé para donde miran los comités de contenidos televisivos infantiles. No sé para donde miran todas esas voces críticas contra leyes educativas que fomentan la competencia y luego toleran estos disparates televisivos, que, contra lo que pudiese parecer, tienen un fondo calado social. Hace falta recordar que educa toda la sociedad, que todas las acciones pueden ser educativas o deseducativas, que los chavales aprenden más de lo que ven que de lo que se le dice que hagan, y que la escuela no es más que una mínima aportación de toda el bagaje que atesoran los críos.

Incoherencias. Otra más.

En lugar de mostrarnos una imagen infantil positiva nos enseñan miniaturas de adultos (seleccionados en función de un perfil) con sus peores cualidades. En este apartado también quiero incluir un spot televisivo en el que una madre egoísta porfía con sus hijos por un trozo de pizza. ¡Bonita imagen de la entrega maternal! Justo cuando en otro spot de una ONG -que nos informa de que 1 de cada 3 niños pasa hambre- vemos como una madre quiere disimular su pobreza con fantasía, preparándole a su hija un bocadillo de pan con pan, para que ella pueda echarle creatividad e imaginar que está relleno de aquello que desee.

Las paradojas de la sociedad actual, la gula frente al hambre, el sibaritismo frente al racionalismo, la tontería frente a la formación sólida de los más pequeños. Supernanys, superchefs, supervoces…, supernecios, superfulgurantes y supersuperficiales; en eso nos quieren convertir.

Y lo peor es que puede que de pronto empiecen a proliferar esos concursos por los centros en los que los niños/as y jóvenes son público cautivo.

Y lo mejor de todo es que nadie protesta.

Imagen del corto “Al dente“.

Anuncios
  1. Sigo vuestro blog con interés desde hace tiempo, y aunque ya sé que por lo general voy a estar de acuerdo con vuestras opiniones, pocas veces lo he estado tanto como en este artículo. Felicidades por expresar y justificar tan adecuadamente el malestar que causa la aplicación de modelos de ocio, consumo y competición adultos al mundo infantil, y los fines comerciales con que se hace. Ahora han anunciado la versión infantil de La Voz, una propuesta tan disparatada que me sorprende que sea legal. Como me sorprende que haya padres que expongan a sus hijos a estas situaciones.

  2. ¿Y el horario de emisión? Creo que acabó a medianoche. Solamente en este país, y algún otro descontrolado están los niños pegados a la televisión a estas horas. Tendremos que esperar ahora por todo el merchandising: libros de cocina, dvds, aplicaciones para el móvil, cromos, accesorios de cocina, ingredientes, etc.

    • Certo Susana. Pero debeu ter tanto éxito que vin unha repetición o venres e outra o sábado pola mañá.
      Por certo, non é unha desculpa, pero é unha explicación para que non pareza que estou todo o día perante a televisión, ti ben sabes que a miña familia ten un bar e casa de comidas, emporiso, hai televisións encendidas todo o día.
      Saúdos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: