Nuestra aportación a la educación infantil

El Jardín de Gulliver

In EncienciArte on 15/09/2010 at 08:03

Este verano conocimos un espectacular jardín-huerta; el tamaño de sus hortalizas, frutos y aperos para trabajar la tierra, XXL. En la villa medieval de Boulogne-sur-Mer en la Cósta de Ópalo francesa estaban desarrollando un proyecto educativo para que los más pequeños conocieran el origen de muchos de los alimentos que integran una dieta saludable. Era algo que iba mucho más allá de lo que se podía ver en la plaza central del pueblo; suponía desde la plantación de distintas variedades de hortalizas -podían verse diferentes clases de tomates, de lechugas, de zanahorias, de berenjenas- hasta exposiciones artísticas en las muchas galerías de arte existentes. Lo realizaban en colaboración con los centros educativos. La galería de fotos, merece la pena.

Nosotras, este año, queremos iniciar un proyecto de colaboración entre las tutorías, los responsables del comedor escolar y las familias. Cerca de un 40% de nuestro alumnado es usuario del comedor escolar, el restante, a las dos de la tarde va a comer a sus casas o a la de los abuelos. No creemos necesario decir qué grupo de alumnado tiene una dieta más equilibrada. Por no ser repetitivas, tampoco volveremos a hablar de frutas y verduras. Pero algo tendremos que hacer. Cada año nos sorprende más el anómalo crecimiento de algunos niños, y especialmente de las niñas; cada curso vemos las dificultades que tienen algunas criaturas para comer, tal y como se espera que lo hagan los niños de 3, 4 o 5 años. Hubo un tiempo, muy lejano, en el que la escuela era un espacio donde se aprendían hábitos básicos que la familia no podía proporcionarles; ahora puede que suceda lo mismo; antes era por ignorancia y por necesidad, hoy ¿por qué es? Vemos que se hace preciso que la escuela inculque hábitos saludables relacionados con la alimentación; que la escuela enseñe el comportamiento correcto de un comensal y que al tiempo los transforme en consumidores responsables. Pues puede que esto sea prioritario, le va en la salud.

Nuestros pasos: 1º meriendas pautadas para todos los días de la semana. 2º coordinación con el comedor escolar que también dispensa los desayunos. 3º Consumo limitado de golosinas, dulces y chucherías. 4º Implicación y responsabilidad de las familias.

Un proyecto para trabajar todas las competencias básicas, la escritura, la lectura, las matemáticas, las artes …; un hilo conductor que dará pie a promover actividades desde los equipos de biblioteca, de TICs, de dinamización lingüística, de actividades extraescolares, de convivencia; la diversidad: cultural, celíacos, diabéticos, etc.; salidas escolares a la Plaza de Abastos, a invernaderos, a la Escuela Gallega de Consumo; será el eje de todas las conmemoraciones y celebraciones escolares. Un objetivo para trabajar coordinadamente en los tres niveles, todo el año, no en fechas puntuales. Posibilidades no le faltan. Iremos contando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: