Nuestra aportación a la educación infantil

Archive for 2017|Yearly archive page

Proyectos InnovArte curso 17_18

In InformArte on 06/09/2017 at 00:00

Iniciamos este curso con proyectos que nos ilusionan tras un año dedicadas casi por completo a “Los hilos de infantil”. Dejamos un pequeño avance que iremos ampliando a medida que vayamos concretando.

Presentaciones del libro

Ahora, ya con las tres ediciones en la mano, comenzaremos una ronda de presentaciones por las distintas Facultades de Educación de Galicia; acordamos con la editorial Galaxia que eses serían los espacios idóneos para dar a conocer un libro que habla de la escuela infantil. Aún estamos fijando fechas, pero ya hemos confirmado en A Coruña, Lugo, Orense, Pontevedra y Santiago. Aprovecharemos además para realizar unas charlas formativas con el alumnado del Practicum.

Visitas de estudio a escuelas

Hacía ya unos años que no visitábamos escuelas en el extranjero y tras las recomendaciones de nuestra amiga Carmen García, volvemos a nuestras giras pedagógicas con los Nidos y escuelas de la Bassa ReggianaIride y Arcobaleno en Guastalla, Zenit en Boretto y La Ginestra en Poviglio- en Italia (6-10 de diciembre), así como a los Jardins de Infância de las Escuelas Josefa de Óbidos en Portugal (mayo). Como en otras ocasiones formaremos un grupo con compañeras interesadas en aprender de lo bueno que hacen en esos lugares. Dejamos una somera información con enlaces a sus webs y a documentos elaborados por grupos de estudio.

Tendiendo puentes con Brasil

Desde hace ya dos años tenemos pendiente una visita a Sao Paulo con el Grupo Pedagogía Subjetividade que dirixe Tais Romero. Finalmente, será en el mes de febrero coincidiendo con la presentación de “Los hilos de infantil” en brasileiro. Como se pode suponer es algo que nos llena de satisfacción por la toma de contacto con este grupo integrado también por Alejandra Dubovik y Alejandra Cippitelli del maravilloso Jardin Fabulinus de Bos Aires de inspiración reggiana. Esperamos que pronto podamos visitarlas también a ellas pues son un referente de innovación y de educación respetuosa con la infancia.

Renaturalizando la educación infantil

Hace ya algún tiempo que andamos pensando en cómo volver la naturaleza a las aulas de infantil o en cómo llevar las aulas a la naturaleza. Así el curso pasado tomamos contacto y visitamos iniciativas como las escuelas bosque Amadahi en Dexo y Foresta Espacio de aprendizaje Activo en Vincios, o descubrimos a grupos como Alados-Bosquinenos que promueven una educación en el medio natural como alternativa a otras actividades fuera del horario escolar. También vamos conociendo muchos centros que están llenando de tierra y de verde sus patios escolares. Ojalá prosperen muchas más, mientras tanto iremos aprendiendo de ellos.

Lógicamente, la escuela será el grueso de nuestro trabajo, ya iremos contando lo que realizamos con un grupo de cinco años y de cómo abrimos nuestras experiencias a la comunidad.

Esperamos continuar un año más con el blog, y van ocho, pero aún queda mucho por contar.

Buen inicio de curso para todas las personas que nos seguís y nos dais ánimo para continuar.

 

Anuncios

Presentación de “Os fíos de infantil”

In ActualizArte, EmocionArte on 05/09/2017 at 09:51

5403aef97d3c8a7bba4bc9d60e0ca6de(1)

El 29 de junio en el Museo Pedagógico de Galicia tuvo lugar a presentación oficial de la edición en gallego de nuestro libro “Os fíos de infantil. Innovarte Educación Infantil”, a cargo del Consejero de Cultura, Educación y O.U, Román Rodríguez y del Director General de la editorial Galaxia, Francisco Castro, acompañadas también por el Director General de Centros y Recursos Humanos, José Manuel Pinal.

IMG_5197

Cuando por fin vio la luz un proyecto tan mimado desde lejos fue la culminación de un trabajo que nos supuso la dedicación de muchas horas, momentos de ansiedad y de preocupación desde el día en que nos pusimos a escribirlo, hasta que, tras ganar el premio Marta Mata empezamos con la maquetación, con las imágenes y con las revisiones de las ediciones catalana (ya publicado en marzo), gallega (en junio) y castellano (en septiembre).

IMG_2839

En cualquier caso, este fue para nosotras un día de felicidad profesional y personal, viendo a nuestro lado a familia y a tantas amistades y compañeros en el mundo de la educación.

Las palabras del consejero vinieron a redundar en lo ya manifestado en el prólogo institucional con el que se acompaña la edición gallega; con una idea que nos llena de orgullo que no es otra que el reconocimiento a la labor que se desarrolla en las aulas y a la proyección exterior de esa práctica. Nosotras siempre manifestamos que la intención que teníamos cuando abrimos Innovarte Educación Infantil no era otra que la de suscitar una reflexión sobre la atención que se le dispensa a la infancia. Habrá quien  comparta lo que decimos, habrá quien no, ahora bien, damos ocasión para poner el punto de mira en cuestiones que muchas veces se hacen de manera rutinaria.

Con todo, ese acto quisimos reservarlo sólo para manifestar nuestro agradecemiento y así lo hicimos a través de estas palabras que entre las dos dirigimos a los asistentes.

Señor consejero, director general, director general de Galaxia, asistentes, buenos días a todos.

Lo habitual en estas ocasiones es hablar del libro que vamos a presentar, pero nosotras dejamos esa parte porque como no tiene mucha intriga no queremos destripalo, así, no os queda más remedio que comprarlo y leerlo. Y aquí, todo cuanto haremos es dar las gracias por ayudarnos a elaborar una manta. En efecto, decimos en “Los hilos de infantil” que con cada promoción de alumnado nosotras vamos tejiendo una manta con la que arroparlos para su vida futura; esa manta lleva unos hilos que son una constante en nuestra práctica, pero casi todos ellos dependen más de los que aquí estáis que de nosotras mismas.

Como mi hermana Isabel y  yo trabajamos a cuatro manos, así será como os lo iremos contando.

Veréis.

Hay un hilo institucional…, la Consejería de Educación que siempre nos apoyó en todo cuanto hicimos. Muestra de ello es que hoy estemos aquí con la edición en gallego financiada por la consejería. Consejero, queremos darle especialmente las gracias por su acogida, por el cariño y por el respeto a nuestro trabajo. Debo confesar que cuándo leí el prólogo con el que presenta el libro me eché a llorar (será cosa de la edad que una se va haciendo más floja…), porque decir de nosotras que somos buenas y generosas…, a pocas más menciones y títulos puede aspirar un gallego o una gallega. Y decir que la escuela que nosotras mostramos es la escuela que quiere la consejería, viene a ser la culminación de nuestro trabajo. Gracias Román, por tan generosas consideraciones.

No debemos olvidarnos de otro miembro de su equipo que desde hace muchos años mira por nosotras, el Director general de Recursos Humanos y Centros, José Manuel Pinal. Gracias a los dos por ayudarnos a ver publicado el libro en nuestra lengua materna. La consejería bien sabe que la escuela no se cambia a golpe de leyes, se cambia con las creencias y buen hacer del profesorado, así que, apoyando las prácticas, mostrando ejemplos y destacando el trabajo de los docentes tal vez será como mudará la educación.

Por otra parte, y en ese hilo institucional también metemos las corporaciones locales. A día de hoy, casi tiene tanto peso a educación formal como la no formal, la que en gran medida depende de los ayuntamientos, por ello es determinante que las actividades educativas que se proponen fuera del horario escolar sigan unos criterios acertados. Nuestro ayuntamiento, Ames, independientemente de su color político, siempre mostró una gran sensibilidad hacia lo educativo, así nos ha apoyado en gran número de propuestas presumiendo además del trabajo de las escuelas de la localidad.

A continuación pasamos al hilo editorial.

Tenemos que decir que en el mes de noviembre, el día que supimos que habíamos resultado premiadas con el Marta Mata, era ya al anochecer cuando asistíamos a la presentación de un libro en la que estaba Víctor F. Freixanes, en aquel momento aún director general de Galaxia. Cuando le dijimos que acabábamos de ganar el premio y que nos lo publicarían en catalán y en castellano. Él lo primero que nos dijo fue: “hablad con los catalanes para traducir el libro al gallego”. “Obedientes” como somos, así lo hicimos, y tras la marcha de Víctor, Francisco Castro, amigo también, asumió el compromiso con todo el cariño junto con Malores Villanueva, nuestra editora (qué gusto decir esto..). Ver nuestro trabajo en editoriales como Rosa Sensat y Octaedro nos llena de satisfacción ahora bien, verlo publicado en la editora buque insignia de la cultura gallega, no os podéis imaginar lo que nos supone. Mil gracias también.

A día de hoy, las editoras tienen un papel fundamental en las tendencias educativas. Que se decida publicar un libro u otro va más allá de cuestiones económicas o modas, se trata de una responsabilidad, porque en sus páginas se esconden concepciones sobre la escuela, sobre la infancia y sobre la enseñanza. Apostar por un libro es también una forma de compromiso con la educación. Llevamos con orgullo que estas tres editoras con las que  sale “Los hilos de infantil” (Rosa Sensat, Octaedro y Galaxia) tienen demostrada solvencia, criterio y prestigio educativo.

Además, las tres ediciones van acompañadas de los prólogos que nos hicieron dos pesos pesados en la educación infantil: Carmen Díez Navarro y Beatriz Trueba, faros que alumbran el camino profesional de tantas maestras, entre ellas nosotras, que siempre las admiramos y seguimos en sus trayectorias profesionales. Cuando nos preguntaron quién nos gustaría que nos prologara, dijimos que teníamos el corazón “partío”, y en Rosa Sensat nos sugirieron que se lo pidiésemos a las dos; así lo hicimos y aceptaron. Que una nos llame “abejas tejedoras” y otra “maestras abanico”, serán también de esos títulos que nos queden grabados para siempre por conseguir esa consideración de ellas. Mil gracias a las dos por su generosidad y alegría.

Pero además, para que esto haya salido a la luz, tuvo que contar con el concurso de muchas más personas.

Detrás de los trabajos hay una familia. Para la nuestra, InnovArte es un miembro más en la mesa de almorzar. Desde hace siete años, nos da motivos para debatir cada quien desde su lugar en el sistema educativo: como docentes, como alumnos, como padres… algo que definitivamente enriquece nuestra mirada. Pero antes de todo eso, nuestros padres, Manolo y Lina, a quienes dedicamos el libro, trabajaron sin descanso para invertir en nuestra educación ya que pensaban que era el mejor legado que nos podían dejar. Nuestra madre, aun a día de hoy nos recuerda nuestra responsabilidad para que en la escuela no se noten las diferencias debidas al origen social, situación económica o singularidad de las familias del alumnado, tal y como ella vivió en una de esas escuelas de ferrado de las que guarda memoria este museo. Nuestra tía Victoria, quien con su prodigiosa fantasía llenó nuestra infancia con cuentos de boca, haciendo que nosotros deseemos cautivar a los pequeños con historias tal y como ella hizo con nosotros. Nuestro hermano Manolo, quien con su resolución, paciencia, bondad y generosidad, soluciona todos los problemas logísticos de nuestros montajes más espectaculares. Mi hija y nuestros sobrinos, banco de pruebas de libros, de inventos y de juegos, que con sinceridad desarmante nos dicen de inmediato lo que les gusta o no sin andarnos con paños calientes. Nuestra prima Sandra que siempre nos llega con primicias editoriales que sólo ella encuentra, y nuestra tía Mary que es capaz de buscarnos un adorno en el cuerno más lejano de la luna.

InnovArte, este libro y nuestro trabajo escolar, es un asunto de familia, pero no sólo de la nuestra, sino también de las de nuestro alumnado. Se habla mucho de la participación de los padres en la escuela de los pequeños, pero en muchos casos queda reducida a trabajos gruesos. Nosotras entendemos la educación como una corresponsabilidad, una responsabilidad compartida sabiendo los unos de los otros. Llevamos a gala que hoy estén aquí con nosotras, padres y madres de nuestros chiquillos, algunos ya jóvenes, y tenemos la sospecha de que no lo debimos hacer muy mal pues tenemos una elevada tasa de ex alumnos que cursan Magisterio (no nos atribuimos todo el mérito pero una maestra de infantil marca mucho…). Nunca se dimensiona debidamente el impacto que puede tener un docente en la vida de un niño y en las expectativas que la familia deposita en su educación. Mil gracias a ellas por confiar en dos maestras no convencionales.

También tenemos presente el hilo de la Universidad, con quien mantenemos contacto continuo lejos de las tirapujas habituales entre la teoría y la práctica. Gracias a profesores que integran nuestra mirada y nos enriquecen con la suya avanzando por una escuela de más calidad. Personas como Lina, Lois, Zabalza, Javier Rouco, Vicente y Salvador, Uxío, Antón Costa y otros muchos que no entienden de diferencias de categorías de profesorado según los niveles en los que trabajan.

Y tenemos también ya en el hilo de la profesión, compañeras que nos ven en directo, sin filtros, aquellas que incluso nos vieron en alguna ocasión echando un grito, las que nos dejan salir un rato para tomar aire y contención: Luz y Begoña, y otras como Ana maestra novel que, con su juventud y energía, nos devolvieron la mirada fresca sobre la escuela. Porque enseñar la cara buena de lo que hacemos no nos convierte en perfectas, ni lo pretendemos. En InnovArte también hemos hablado de nuestros fracasos, de las decepciones y de las contrariedades, porque de las teclas blancas y negras es de donde salen grandes melodías.

¿Y cómo olvidarnos del hilo de las amistades? Somos lo que somos gracias a lo que nos dan los amigos y amigas. Se habla mucho de la formación del profesorado, pero casi nunca se menciona la incidencia que las relaciones pueden tener en el desempeño profesional. Ahora dicen que los cazatalentos de las grandes multinacionales no miran tanto los títulos que pueda tener un aspirante como sus vivencias, sus relaciones y su apertura social. Nosotros somos ricas en amistades y la más, todas ellas están comprometidas con InnovArte.

Malós y Víctor que desde que recalaron en O Cabo nos hicieron creer que somos mejores de lo que en realidad somos (lo sabemos pero los gustan creerlo) y Malós que de cada viaje, de cada feria del libro, de cada librería nos obsequia con un tesoro para InnovArte.  Marisé y Victoria de las que tanto compromiso social aprendimos en cada uno de sus pequeños gestos. Mercedes que entre libros, poemas y  carcajadas nos dio tantos motivos para reflexionar. Luisa y Moncho con los que en las sobremesas montamos pseudoclaustros a pesar de todas las promesas hechas a mi marido de no tocar temas educativos. Fina Casalderrey con su sencillez y hondo calado y Mariano con su pragmatismo e ironía. Antía Cual con su activismo educativo. Xosé Antonio con sus traducciones y búsqueda de la palabra exacta en gallego. O Xabier Sanisidro con su entusiasmo desbordante…

Y luego están las personas que gracias a solicitar su colaboración para actividades de aula, acaban por convertirse en amistades. Son tantas las que nos dieron lo mejor de sí…: Leandro Lamas sus cuentos pintados. Gonzalo su bosque y el Xardín do Recordo. El escultor Ramón Conde la maestría de sus manos. María Solar con sus pies perfectos. La poetisa Rosalía Morlán sus lunas y estrellas. Palmira do Sardiñeiro sus barquitas de papel. Dolores Tembrás su petirrojo Roque…

Sería imposible mencionar aquí todas las personas que de una manera u otra nos agasajaron con su saber para disfrute de los pequeños. Cuando decimos que la escuela tiene que ser abierta a los saberes, no es tan sólo a aquellos que se ajustan a nuestros parámetros académicos, es a todos en general, porque siendo receptivos es cómo les enseñaremos a los niños a ser y a estar en el mundo.

Al igual que en el libro, aquí no queríamos más que mostrar nuestro agradecimiento por lo que la vida y la  buena gente nos brinda, y eso, amigas y amigos, es uno de los hilos fundamentales de nuestro trabajo, porque de nada o poco valen los circunloquios y los conocimientos sofisticados si en la escuela no enseñamos a los niños a ser personas que disfrutan con lo sencillo, a descubrir cada día un trocito de mundo, a desear la experiencia y el saber de los otros.

Esperamos que vosotros disfrutéis con el libro al igual que nosotras lo hicimos mientras vivíamos cada una de esas experiencias.

Muchas gracias por ayudarnos a tejer esta manta de la vida.

Mil grazas a todas las personas que nos acompañaron con su presencia o con su afecto y respeto profesional aún desde la distancia.

21430100_1134401266693854_5971432175077891806_n

Ahora felices de ver el libro en los escaparates de las librerías, en reseñas en publicaciones especializadas y de escuchar las opiniones de las personas que dedicaron parte de su tiempo a leerlo.

 

Educación y compromiso cívico en O Xardín do Recordo

In CativArte, EmocionArte, FamiliarizArte on 17/06/2017 at 19:16

 

Las personas que nos siguen saben de nuestro empeño en conectar la realidad educativa y la realidad social con experiencias que favorezcan la educación en los derechos humanos y la aplicación de estos conocimientos en la vida, siguiendo, entre otros, los mandatos de la UNESCO para la educación en el Desarrollo Sostenible que instan a la configuración de nuevas metodologías en las que los conocimientos académicos, las competencias cognitivas y las claves para el ejercicio de una ciudadanía activa estén íntimamente imbricadas. Así, siempre intentamos proporcionar vivencias a nuestro alumnado  en las que participe la comunidad y que al fin reviertan sobre ella ayudando a mejorarla. Conviene recordar que hicimos nuestro el lema de Eduardo Galeano: cosas pequeñas de gente pequeña en lugares pequeños que pueden cambiar el mundo.

Desde el comienzo de este curso iniciamos una relación de colaboración con el proyecto del Xardín do Recordo en el Pazo do Faramello, un jardín público memorial a la tragedia de Angrois del 2013. Habíamos estrenado allí el otoño contribuyendo con la plantación de un ejemplar de cercis canadensis (árbol elegido por la Escuela de Paisajismo Juana de Vega para simbolizar cada una de las 81 víctimas del accidente de Angrois); asistimos a la caída de las hojas de los árboles del amor, nos emocionamos con su floración en primavera y con la llegada de su follaje con forma de corazón; celebramos cada nueva incorporación de árboles gracias a las visitas de otros centros educativos y lo fuimos viendo crecer poco a poco. Con tal motivo, ahora, quisimos cerrar este curso en el mismo lugar pero con toda nuestra comunidad a la que habíamos ido haciendo partícipe de nuestras aportaciones.

Huelga decir que no somos partidarias de las celebraciones de cierre de curso que tanto se estilan como festivales y macrofiestas en las que el consumismo, la falta de calma y de reflexión son el denominador común. Por ello, nuestra alternativa tenía que ser más serena, sin esas divisiones entre escuela y comunidad en la línea de actores o espectadores y, al tiempo, generadora de compromiso ciudadano. Una merienda con las familias en una placentera tarde en el lugar del que tanto nos oyeron hablar, haciéndolos también parte  del proyecto del Xardín do Recordo fue nuestra opción.

El pasado 15 de junio nos citamos todos los grupos de 5º de EI en el jardín con la consigna de que cada quién tenía que aportar lo mejor de sí para contribuir al bienestar de todos: meriendas, dulces, refrescos, cantos y música, cometas, juegos y enredos, conversaciones y miradas cómplices sobre lo que nos une a todos, las niñas y niños.

Pero la comunidad somos más que docentes, alumnado y familias, es la sociedad en general y el entorno social en concreto, así fuimos muchas más las personas que colaboramos para hacer de esta tarde un recuerdo especial de la vida en educación infantil.

Cuando contamos algunas de nuestras experiencias, suelen sorprender las colaboraciones que logramos a lo que respondemos que por lo general la gente se brinda gustosamente con todo lo que tenga que ver con la educación de los pequeños, siempre y cuando se le pida que muestren aquello que mejor saben hacer, aquello que les gustaría transmitir a la infancia. No puede haber imposiciones sino apertura; si de verdad abrimos la escuela a los ciudadanos llevaremos grandes sorpresas.

En este caso, el ilustrador Leandro Lamas, tan conocido por su creatividad como por su generosidad y compromiso con otros modos de vida más respetuosos, quiso realizar una ilustración imagen del Jardín del Recuerdo.  Trasladarla a un cartel para estar a la vista de los visitantes fue también gentileza de la empresa local Rótulos Axeitos, asiduo colaborador en nuestras experiencias.

DSCN5057

No faltó la vertiente artística con la magnífica intervención del escultor Marcos Mariño, un creador que, a lo largo de la tarde y a la vista de todos, con sus motosierras fue dando forma a un tronco de un árbol derribado por los temporales del pasado invierno hasta transformarlo en una alegoría del Xardín do Recordo en la que no faltan los símbolos inconfundibles del Pazo do Faramello, el Sol y la Luna.

Mención especial merece también la compaña de la fotógrafa Elena Cerviño que cada día nos agasaja en las redes con sus miradas sensibles, especialmente las referidas al Xardín do Recordo. Así gracias a ella vamos sabiendo incluso de los cambios que le pasan desapercibidos a la mayor parte de los visitantes.

Nuestra contribución en nuestra línea, poemas y letras, para que quien visite el jardín sepa los nombres en gallego de las especies arbóreas que lo integran y puedan deleitarse con la lectura de poemas de escritores de la tierra que le hablan a los ríos, al viento y a los bosques.

Y también un consejo para camiñantes, visitantes y peregrinos sobre cómo pasear por la legendaria senda de la Traslatio Xacobea y Camino Portugués que discurre paralelo al Xardín do Recordo: los veinte puntos del “Manual del buen paseante” de Raimon Juventeny publicado en Faktoría K de libros trasladados a lajas de pizarra para que a cada paso vayan impregnándose del espíritu de los buenos paseantes.

Como no podía ser de otro modo, todo nuestro agradecimiento al artífice del XdR, Gonzalo, quien con su generosidad,  compromiso con la memoria, con la educación y con el futuro nos acoge siempre con un regalo, en este caso con un ejemplar de cotinus más conocido como árbol de las pelucas, que también fue plantado con la ayuda de todas las manos, aportando nuestro grano de tierra a este proyecto nacido por su iniciativa pero que ahora precisa de que todos arrimemos el hombro.

DSCN5004

Gracias a todos por hacer de esta tarde un recuerdo especial en un lugar muy especial.

DSCN4956 - copia

Llevo en el bolsillo…

In AlfabetizArte on 23/05/2017 at 14:27

img_3394.jpg

img_3355.jpg

Nuestra intervención plástico-poética para el tendal de los poemas se hizo sobre la poesía “O meu peto” de Ana Mª Fernández, recogido en el libro Versos da tarde laranxa (2016) publicado en Galaxia.

IMG_3454

La condición para la antología poética de los tendales era que hiciesen referencia a la naturaleza, al agua, a los caminos…, y en este caso se cumplía, y el soporte no podía ser otro que una bata de maestra llena de bolsillos.

Aquí se puede ver el resultado y el proceso de elaboración, ahora ya colgada en el tendal.

Poemas en el tendal

In AlfabetizArte on 23/05/2017 at 09:01

IMG_3370

Promovido por el Servicio de Dinamización Lingüística de Ames, en estos días se pueden ver por el ayuntamiento tendales con poemas escritos en gallego. Desde hace unos años, con motivo del mes de las Letras Gallegas todos los centros educativos colaboran en alguna intervención conjunta que sirva para poner la poesía al alcance de toda la ciudadanía, así en otras ediciones se sembraron poemas por los pueblo y aldeas.

En esta ocasión, en esta tierra de ríos (Tambre y Sar) y caminos (el Camino de Santiago y el de Finisterre), se quisieron aprovechar los paseos fluviales, fuentes y lavaderos para tender poemas al modo en el que ya se hacía desde el medievo en España y Portugal, con la llamada literatura de cordel.

Ayer, primer día de esa acción poética, había gran expectación alrededor de los tendales, familias acompañando a sus hijos y hijas para ver la pieza de ropa que habían tendido por cada unidad de los centros educativos de Ames. Allí permanecerán hasta finales del mes de junio, permitiendo que quien quiera pueda deleitarse con la lectura y con las realizaciones plásticas de los niños y niñas.

Nuestras felicitaciones, iniciativas como “Entre ríos y caminos, poemas en el tendal” colocan la cultura al alcance de todo el mundo y muestran una parte de lo que desde las escuelas se hace por ella.

Fotografías del Paseo fluvial de Bertamiráns con los poemas del CEIP A Maía y CEIP Agro do Muíño.

img_3389.jpgdefault

Tendales en O Milladoiro de la EEI Milladoiro, despertando la curiosidad de los peregrinos en su última etapa del Camino a Santiago de Compostela.

 

Temporada de guisantes

In EncienciArte on 19/05/2017 at 13:40

IMG_3234

Solemos decir que para vincular a los pequeños con la realidad no hay nada mejor que abrir las puertas de la escuela a todo lo que la sociedad y el entorno nos brindan; eso sí, con la única condición de que suelten las consabidas fichas. Tocar, palpar, oler, escuchar, observar…, son los pasos previos que darán lugar a un sinfín de actividades que cualquiera puede circunscribir a los objetivos y contenidos de la etapa.

La primavera con sus frutos siempre nos da un montón de ocasiones de aprender, muestra de ello es lo que nos sucedió cuando una madre nos dijo que a su hijo lo que más le gustaba esta temporada era desgranar guisantes, algo que quería compartir con sus compañeros y compañeras.

Llegó con una bolsa llena de guisantes y ya nos mostró cómo diferenciar los que estaban llenos de los que aún eran pequeños; él lo hacía tanto por el tacto como por su crujir al apretarlos. Medir, comparar, contar, pesar, hacer estimaciones, observar como es cada grano, saborear lo dulces que son los más tiernos, saber de como nacen de la semilla que es lo mismo que se come, de sus variedades e incluso de canciones populares, alimentación, preparaciones todo esto fue lo que los guisantes nos brindaron.

Ver fotografías.

Retamos a quien sea a que nos demuestre que con una ficha o con una aplicación informática se puede hacer lo mismo. Lo más sencillo siempre da más juego educativo que cualquier sofisticado material didáctico.

Queremos insistir en ello, ahora que todas las editoriales están presentando al profesorado sus ingentes lotes de fichas para infantil, tanto para 3-6 como para 0-3, algo que nos tiene absolutamente perplejas; ¡niños y niñas que aún toman biberón y ya tienen material estandarizado para ir a la escuela! Pero de qué valen tantos cursos, tantas publicaciones, tantas experiencias respetuosas con sus intereses y con su neurobiología. ¡Esto es inaudito! ¿Dónde dejamos la cabeza las personas que nos dedicamos a la educación de la infancia?

Música de concierto: “Seres fantásticos”, “El agua”, “Las aves”

In MusicArte on 19/05/2017 at 10:39

Tenemos tendencia a recurrir siempre a los mismos fragmentos de música clásica, por ello agradecimos tanto el haber descubierto estos tres libros de la editorial Océano travesía. En cada uno de ellos una selección de 20 escogidas piezas recogidas en un CD que acompaña a unos magníficos libros, en los que se da una información tanto sobre el autor como sobre la obra así como de los aspectos a atender en ese corte gracias a una guía de audio. Se complementa con las sugestivas ilustraciones de Claudia Legnazzi. El libro contiene al final un glosario de términos musicales, una lista con los créditos de los audios y un cuadro cronológico de los compositores y períodos musicales que se recorren en el libro. Tres libro-disco singulares, ricos y necesarios.

Introducción a la música de concierto: Seres fantásticos

Desde los tiempos más remotos, gnomos, hadas, brujas, duendes, elfos y otros personajes fantásticos han provocado admiración, temor o simpatía, tanto en niños como adultos, y nos han ayudado a explicar los misterios insondables de nuestra existencia. Sus presencias y poderes sobrenaturales han inspirado también a músicos de todas las tradiciones. Este libro ilustrado con CD recoge una muestra de esas creaciones.

Introducción a la música de concierto: El agua

Los ríos, los lagos, los océanos y las fuentes han servido de inspiración a infinidad de compositores a lo largo de la historia. El agua ha permitido a numerosos músicos crear obras centradas en el tema de este líquido vital. Son composiciones que nos invitan a soñar y a imaginar este elemento mediante recursos sonoros. Su transparencia, el sonido que hace al correr, las tonalidades que adquiere el mar… estos y otros aspectos han sido traducidos a hermosos sonidos que, desde el barroco hasta nuestros días ha traído hasta nosotros piezas memorables. Este libro –tercer volumen de la serie Introducción a la Música de Concierto– constituye otra extraordinaria invitación para acercar a los pequeños a lo mejor de la música universal.

Introducción a la música de concierto: Las aves

Los seres humanos siempre han admirado y envidiado el vuelo y el canto de las aves. Tal vez por eso, desde tiempos muy remotos, músicos de las más diversas culturas han tratado de imitarlas o evocarlas con su propia voz o con otros instrumentos musicales. Este libro presenta 20 obras musicales desde el siglo XVI al siglo XX. Contiene textos explicativos y un cd de las composiciones ejecutadas por grandes intérpretes. Se trata pues de una magnífica introducción la música.

En este vídeo se puede ver una entrevista a Ana Gerhard, escritora y responsable de la selección musical.

Piedras, conchas y palos

In CativArte on 18/05/2017 at 21:19

final-baja-una-casa-bien-abierta-tapa

Descubrimos las ilustraciones de Claudia Legnazzi y quedamos fascinadas con el proceso de creación del libro “Una casa bien abierta”, por ello lo compartimos para que sirva de inspiración en este tiempo de paseos por la orilla del mar.

10007471_764254180286097_481420939379729152_n
Claudia Legnazzi es argentina, ilustra libros para niños y jóvenes desde hace veinte años. Ha recibido muchos premios, entre otros el Runner-up en el Noma Concurso de Ilustración en Xapón. En 2002 obtuvo el Primer Lugar en el Catálogo de Ilustradores de CONACULTA, y también el Gran Premio del Jurado en el Noma Concurso de Ilustración de la Unesco Asia. Muchos de sus trabajos se exhiben en el Chihiro Art Museum de Tokio, especializado en ilustración infantil de todo el mundo.

Clases al aire libre

In EncienciArte on 04/05/2017 at 23:37

IMG_3010

En esta nueva cruzada por naturalizar la vida de los más pequeños, se están desarrollando iniciativas que van desde lo más radical hasta otras más paulatinas en función de la acogida y compromiso que encuentran en la comunidad educativa, así como del ideario del centro. Colegios que realizan parte de la jornada en la calle aprendiendo a partir de lo que van encontrando y, otros que están reverdeciendo sus espacios exteriores. En cualquiera caso, es una tendencia al alza. Aun así, hay quien dice que le gustaría hacerlo pero que la normativa del centro no se lo permite; pues habrá que ir dando argumentos y arañando horas para sacar los niños a la calle.

El próximo día 18 de mayo, tenemos como pretexto una iniciativa internacional que fomenta llevar las clases afuera. “Aprendiendo al aire libre”, en la última convocatoria logró que se adhiriesen cerca de cuatro mil centros de todo el mundo. Para quien nos pregunta qué pueden hacer, cómo programar la jornada, lo más aconsejable sería dejarse llevar. Como sugerencia unas fotografías que no precisan de mucha más explicación pero cualquiera de la profesión puede intuir los objetivos y contenidos que encierran.

Si aún quedaran dudas de los beneficios del contacto con la naturaleza, recomendamos el visionado de este vídeo sobre los baños forestales.

Naturaleza aislada, envasada y esterilizada

In EncienciArte on 02/05/2017 at 07:29

IMG_2284

Hace unos días asistimos a la charla La necesidad de la naturalización del entorno escolar, del escritor y comunicador ambiental Antonio Sandoval, encuadrada en la XVII Campaña municipal de animación a la lectura del ayuntamiento de Santiago. Fue un auténtico placer escuchar el motivo por el que escribió el libro “El árbol de la escuela”, publicado en Kalandraka con las ilustraciones de Emilio Urberuaga, y así arrancó su alegato a favor de la naturalización de los centros, instándonos incluso a la “desobediencia civil” (parafraseando a Thoureau), ya que somos los docentes los que tenemos que tomar la iniciativa de que por encima de las normativas constructivas, de los reglamentos de los centros y de las demandas de seguridad y de limpieza de las familias, está el bienestar físico y psicológico de los niños, que precisan sin más dilación de la vitamina N (naturaleza), de la que habla Richard Louv, pues todos adolecen del trastorno por su déficit. Nos dio sobradas razones para convencernos de que de seguir como hasta ahora, la salud de los pequeños se verá resentida en el futuro, con tal motivo fue desgranando todos los acuerdos firmados en esa linea por destacadas organizaciones internacionales.

Como siempre, el problema radica en que los que allí estábamos no necesitábamos de que nos persuadiese, en cambio, hay muchos docentes que no quieren saber nada de meter la naturaleza en las aulas ni de llevar las aulas a la naturaleza; comodidad, falta de tiempo, responsabilidades, etc., son los argumentos que esgrimen avalándose en la legislación vigente y en los reglamentos de los centros educativos que vienen a darles la razón. Por ello, entonces no queda más que convertirnos en activistas de la renaturalización de las escuelas.

A decir verdad, ya somos muchos y muchas las que estamos convencidas de dar este giro hacia lo verde; ya se están viendo iniciativas como la de las escuelas bosque, la naturalización de patios, escuelas que desarrollan gran número de actividades en el exterior, etc., son pequeños pasos, que acabarán configurando una tendencia de la que poco a poco, se harán eco los medios de comunicación con  la consiguiente aceptación social. Ya se ven brotes verdes.

A nosotras lo que nos preocupa son los sucedáneos que pueden salir de esa línea, todos ellos deliberadamente impuestos por el mercado: el negocio de las actividades de los niños en la naturaleza, la perversión de la idea genuina en pro del beneficio económico. Llegado este momento del curso en el que hacemos salidas didácticas con los chiquillos, hay ya un nicho emergente en el que podríamos agrupar a todos aquellos que en una sesión de mañana o tarde nos ofrecen una experiencia “inolvidable” en la que a modo de time lapse los niños pueden sembrar, ver brotar, cosechar y procesar (pan, leche, vino, miel) en tan sólo un minutos, o por un casi nunca módico precio montar a caballo, darle el biberón a un cordero, incubar y ver como nacen los pollitos de los huevos que ellos recogieron en el gallinero. Todo ello respetando los controles de seguridad sanitaria, alimentaria y animal o vegetal y acompañado por las explicaciones de personal especializado en cada caso. Es decir, estamos llevando a los pequeños a parques temáticos de la naturaleza, donde esta se nos presenta aislada, envasada y esterilizada.

Paradojas de la educación, para enseñar lo natural recurrimos a lo artificial. Para hacer eso, casi mejor ponerles un vídeo en la escuela. Sabemos con certeza que los niños volverán contentos, algunos incluso verán lo que nunca vieron, pero no es eso lo que debemos pretender o mejor dicho no es así como lograremos poner a la infancia en contacto con la naturaleza.

Si a decir verdad queremos renaturalizar la vida de los pequeños hay dos condiciones que no deberíamos perder de vista:

-La naturaleza hay que normalizarla; en mayor o menor medida, tiene que estar presente en la vida cotidiana, en el día a día de cada niño y niña. No se trata de hacer una sofisticada experiencia anual sino más bien de una pentasensorial vivencia diaria. Siempre será mejor poder cuidar de unas plantas que sembraron en unas macetas preparadas por ellos y de las que llevaron cuenta de los días hasta que las vieron brotar, crecer y fructificar, que una espectacular visita, aunque sea a la huerta de permacultura del Gigante Verde o a los nuevos jardines colgantes de Babilonia.

-El componente afectivo no es desdeñable; al igual que sucede con la animación a la lectura, con la educación en valores, con la educación en general, enseñamos más con el ejemplo  que con las lecciones magistrales, y nosotros, los docentes tenemos que ser los mediadores entre la vivencia con la naturaleza y los pequeños. No necesitamos los circunloquios de los expertos en plantas, en jardinería, en agricultura o en ganadería, precisamos mostrar el placer que nos produce el contacto con el medio natural; si somos capaces de transmitirles eso ya podemos dar por bien hecha nuestra labor. Sobresaturamos de didactismo lo que tiene que entrarnos por el simple disfrute.

Es mucho más sencillo y mucho más barato de lo que puede parecer, la pregunta que nos asalta siempre es, y entonces ¿por qué no lo hacemos? ¿En verdad creemos que realizamos algo significativo por la naturaleza, celebrando un día dedicado a la madre Terra, al medio ambiente, al agua o a los bosques?

Las salidas hay que desarrollarlas en espacios naturales-naturales, me valgo de la redundancia para diferenciarlos de otros de carácter educativo-lúdico-artificial, de los que sin descartar el valor de sus actuaciones no pueden ser substitutivos o usurpar el lugar que de por sí le corresponde  al entorno natural tal y como lo podemos encontrar sin ir a un espacio creado ad hoc.  Estar en la naturaleza no puede ser ir a una aula más, tiene que ser una vivencia que a veces ni requiere de explicaciones, tan sólo de la admiración y de la recreación, precisando para ello de la calma y del sosiego.

Mientras no entendamos esto, la naturalización de las escuelas puede ser una cuestión decorativa o una experiencia lúdica anual, pero no conseguiremos los objetivos de mejorar las condiciones de vida y salud de los niños ni de que “termen” (custodien) el paisaje”, como bien decía Marilar Aleixandre en su discurso de ingreso en la RAG, en el sentido de cuidarla, mirar por ella y sustentarla.

IMG_2599

Leer es un placer cuando es placentero

In ReflexionArte on 18/04/2017 at 13:51

IMG_2750

Esta afirmación de pata de banco encierra la sencilla fórmula de la animación lectora; no sé por que se le da más vueltas, desconozco por qué se hacen cosas tan rebuscadas desde las bibliotecas escolares tratando de inocular el virus de la lectura. La clave no es otra que procurar que la lectura sea un acto placentero. Somos seres hedonistas -hablo en el sentido filosófico-, la búsqueda del placer puede ser fruto de un comportamiento positivo educado, por ello no debe ser visto como algo malo. La industria bien lo sabe, pero desafortunadamente, muchos maestros recomendadores de lectura, no, así se explican los libros que les ponen entre las manos a los pequeños, las horas que escogen para leer o la batería de trabajos que les proponen a posteriori casi como castigo por leer.

Sobre esto hemos hablado mucho en este blog, aunque nos quedaban por decir las asociaciones que se pueden hacer para que ese rato de lectura sea aún más placentero. Cuando preguntamos a personas adultas sobre sus momentos de lectura, hay quien menciona el lugar donde lee (bajo un árbol, al lado de una ventana, en su sofá preferido…), otros comentan sobre las parejas de la lectura (un café, un bombón, unas galletas…), otros de las horas de leer (al despertar, por la noche ya en la cama, después de comer…). Nosotros, los/las docentes, no; ponemos a leer a los niños cuándo, cómo y lo qué nosotros consideramos, sin moverse ni distraerse con nada. Por qué nos costará tanto entender que ellos pueden disfrutar o rechazar la lectura al igual que nosotros por las condiciones, por los libros o por los tiempos inadecuados.

Por qué no procuramos que la experiencia lectora se vea enriquecida con un ambiente proclive. Por qué no aprovechamos un día de sol para leer en el campo, o por qué no les dejamos mordisquear un pequeño regalo dulce al tiempo que escuchan un cuento.

Mucho cambiaría el cuento si así lo entendiésemos.

A continuación, recogemos aquí el artículo “El primer peldaño de la animación a la lectura”, en el que profundizábamos en ese tema, publicado en el Caderno de Análise A Fondo (124, 13/11/15) de Sermos Galicia, coordinado por Francisco Castro, cuyo título era “Dos contos á lus do candil á cultura da imaxe”, en el que exponíamos nuestra visión junto a Antonio G. Teijeiro, Concha Costas y Jacobo Fernández Serrano.

IMG_2765

Cada vez que comienzo con un nuevo grupo de alumnado persigo sin tregua ese momento mágico que se crea cuando logro que veinticinco niñas y niñas de tres años estén engañados escuchando un cuento. Hay quien piensa que esto es algo sencillo ya que a todos los críos les gustan los cuentos. Puede ser, mas no es lo mismo. Una cosa es que atiendan y otra bien distinta es enredarlos en el hilo de la historia y llevarlos prendidos hasta el desenlace. A veces incluso me siento como la bruja de la casita de chocolate tratando de conquistar a Hansel y Gretel para encerrarlos y luego engordarlos bien antes de paparlos.

Así cuando me preguntan cómo hacer animación a la lectura en infantil, siempre contesto lo mismo: leyendo mucho, leyendo bien y leyendo a menudo. Leer, leer y leer. Ese es el secreto o fórmula mágica para hacer lectores. Hay otras muchas estrategias, ora bien, nunca debemos olvidar que los medios no pueden solapar el fin. Cuando reflexiono sobre los ralos éxitos de todos los esfuerzos que se están haciendo desde bibliotecas, escuelas y otras instituciones para el fomento de la lectura, hay veces que pienso que, a lo mejor, lo que falla es que a pesar de que se hacen grandes exposiciones y campañas sobre el libro, presentaciones, juegos de papel, ginkanas o encuentros con autores, se lee poco en las aulas, en las casas y en los espacios públicos. Esta afirmación, a más de uno puede que le parezca desatinada, pero hace falta poner sobre la mesa y dilucidar lo que pretende cada uno de los implicados: vender libros, tener público, mostrar resultados o hacer lectores. Más de las veces nos quedamos en la monda y no llegamos al corazón.

Leer es un proceso personal y colectivo que tiene muchos implicados. Yo en este caso estoy hablando como docente, pero no me olvido de que ante todo soy lectora, soy mediadora de lectura, soy incitadora de lecturas, soy compradora de libros y soy ciudadana. A continuación, iré explicando lo que le pido a cada quien.

Cuando decía al inicio que quería enganchar con un cuento lo antes posible a mi alumnado es porque soy de las que pienso que leer es un placer cuando es placentero. Esto puede parecer de pata de banco, pero no tanto. Leer es muchas cosas, se hace con múltiples finalidades, he ahí las distintas funcionalidades de la lengua escrita, sin embargo con críos que no son capaces de leer por sí mismos, lo que tenemos que mostrarles es que leer es un acto especial. Leerle a niños y niñas no puede ser una mera rutina, ni un hueco en la programación escolar o tan sólo la motivación de una secuencia didáctica. El momento del cuento tiene que ser especialmente delicioso, deseado por ellos, de modo que anhelen que la maestra coja un libro entre las manos. Por ello, condición básica es que los y las educadoras seamos personas apasionadas por la lectura. Si no es así, se nos nota la farsa. De vez en cuando, circula por las redes sociales la afirmación de Emilia Ferreiro, sobre que si los maestros no leen no pueden transmitir el placer por leer, y continúa esta reputada investigadora argentina, diciendo que, desgraciadamente, los maestros no leen. Lo sabemos, no nos engañemos. Hay maestros que se aburren y que aburren leyendo. A menudo me pregunto por qué en los planes de estudios de los futuros maestros no se incluye enseñar a contar historias. Sé que hay materias sobre la literatura infantil con una visión histórica y didáctica, pero se imaginan lo que cambiaría el cuento si las facultades de educación se llenaran de contadores que tuviesen que conseguir que la gente los escuchasen o si en las oposiciones -entre otras cosas- se le pidiese a los futuros docentes que conquistaran al tribunal con la lectura de un relato o fragmento de un libro. Cuando me dicen lo que hacen algunos maestros en la “Hora de leer” de los centros de primaria, siempre me acuerdo de aquel profesor de Daniel Pennac en “Como una novela” que abría su cartera y sacaba libros de los que le daba bocados a sus alumnos para abrirles el apetito lector. Dirán que es difícil, bien, pues vayamos a  lo más fácil y factible: cuando menos pongamos como condición –lógica- a los integrantes de los equipos de dinamización de la biblioteca escolar que sean lectores. Así, a lo mejor, las compras, selección, consejos de lectura y actividades de fomento responderían a un criterio literario que vaya más allá de modas, de novedades, de temas del momento o de fechas en el calendario.

La siguiente pregunta que me harán será sobre consejos de lectura para animar a leer. Ahí viene lo verdaderamente difícil, porque así como cualquier lector o maestro tiene un fondo de biblioteca que siempre funciona, queda una buena porción de libros que debemos escoger una vez conocemos al lector o lectora. He aquí la verdadera interacción entre el mediador/a de lectura y el lector, y la importancia de que el guía sea un gran lector. Lo peor que se le puede hacer a un lector en proceso es darle libros que no lo enganchan. Pero esto no sólo es responsabilidad del recomendador, aquí entra también la de los editores. Me quejaba días atrás a mi librero de cabecera de la frustración que había sentido porque comprara unas novelas destacadas en webs especializadas, en los medios y en los escaparates de las librerías, pero que no había sido capaz de acabar de leerlas. Él me decía que en los últimos tiempos se estaba notando la desaparición del oficio de editor en pro del economista editorial. Bien, pues piensen también señores editores de lo que se dice de pan para hoy y hambre para mañana, del daño que se hace defraudando a un lector.

En cuanto a los formatos de la lectura, sé de las indicaciones de la IFLA, a pesar de todo, hace poco me sentí reconfortada cuando leí a Roberto Casati, afirmando en “Elogio del papel” que la verdadera lectura en profundidad debe hacerse en formato libro, y que en las escuelas hay que volver a la lectura en voz alta. No somos unos nostálgicos, tan sólo piensen en el objetivo que pretendemos, no en otros, también importantes, pero en este caso secundarios. En infantil, un “cuento de boca”, como dicen ellos, no tiene comparación con otras modalidades más visuales, acaso más interactivas –imposible-, o más tecnológicas. Sospecho que en las otras edades sucede lo mismo, pero así como nos echamos a reír cuando le preguntamos a una persona adulta si leyó un libro y nos dice que no pero que vio la película, parece que la fascinación por los aparatos nos aturdió la mirada.

En este balance que estamos haciendo sobre la animación a la lectura, no podría olvidar el papel de las familias. Cuando un pequeño me dice que su padre o madre le lee un cuento en la cama, ni siquiera me preocupo por sus sus escasos atributos literarios –frecuentemente de personajes o series televisivas-, porque para mí, el vínculo afectivo que se establece con la lectura de por medio, está por encima de su ínfima calidad. Un niño o una niña que asocia un cuento a un momento de placer, de calor, de ternura o de alegría, tiene muchas probabilidades de seguir buscando eso en los libros el día que sea capaz de leer sólo.

Hoy en día cuando se publican más libros infantiles que nunca, lograr que los pequeños lean es más difícil que nunca, porque no sólo se trata de engancharlos a leer sino de luchar contra todos los adversarios que le surgieron a la lectura, por ello, el papel de las bibliotecas, de las industrias culturales y de los medios comunicación, de la ciudadanía en general es crucial, pero puede ser que no estén dándolo todo por la lectura. En cualquiera caso, yo desde mi aula seguiré cautivando a los pequeños. A mí de pequeña me engañaron los cuentos de nuestra tía Victoria; que nos repetía siempre los mismos –no más de tres o cuatro-, con ellos curaba, consolaba, nos acariciaba y nos adormilaba. Hoy en día, sigue haciendo lo mismo con sus sobrinos nietos, y por ahora aún le va ganando la partida a “Pocoyó”.

IMG_2770

Se cerraba este cuaderno con esta doble aseveración borgiana: 1ª que el paraíso, de existir, debe ser una biblioteca; 2ª que leer es una de las formas de la felicidad. Para Francisco Castro de atender ese mensaje “igual seríamos más felices”.

Las risas del mundo

In AlfabetizArte, CativArte on 17/04/2017 at 23:00

IMG_2864

En una actividad de la biblioteca escolar del centro nos encomendaron representar plásticamente un fragmento de un poema de Gabriela Mistral:

“Doña Primavera de aliento fecundo

se ríe de todas las penas del mundo”.

Durante días estuvimos pensando cómo hacerlo, reflexionando qué quería decir aliento fecundo, cómo podía reírse de todas las penas del mundo, y en definitiva, sobre cómo sería Doña Primavera.

Empezamos por lo más fácil, cómo sería la risa de la primavera, lo tuvimos claro: tenía que ser en Ja, ja ja, ya que el jejeje, jijiji, jojojo, jujuju, parecía tener otros matices. ¿Y se reiría de igual modo en otros lugares del mundo? Debemos apuntar que en clase nos gusta trabajar con onomatopeyas, escribirlas e incluso ilustrarlas. Hay un gran número de páginas en internet que nos facilitan la escritura de la risa en distintos idiomas, siendo algunos de ellos muy curiosos. Estaban tan interesados que incluso quisieron elaborar una lista para poder compartir esta información con sus familias. Así estuvimos jugando con las risas de doña Primavera.

img_28631.jpg

El montaje final fue muy sencillo. Elegimos los colores que llenan el paisaje que vemos a través del ventanal. Usando ceras acuarelables preparamos una base  con esos colores. Sobre el lienzo escribimos el poema y finamente añadimos unos bocadillos con las risas de la primavera en idiomas del mundo.

Tan sólo nos quedaba la duda de si esas gente de otros países se reía como nosotros o se reían con reproduciendo los sonidos de la escritura.

Un pequeño trabajo de investigación, de vocabulario, de lengua, de escritura, de participación de las familias, de representación plástica y de consenso que nos mantuvo interesados durante unos días.

Nieve caliente

In EncienciArte, Sin categoría on 08/03/2017 at 19:52

Nuestra particular celebración de los cumpleaños no hace más que traernos regalos inesperados. En esta ocasión, un niño quiso exponernos su gusto por la nieve, de la que disfruta cuando viaja a casa de los abuelos zamoranos, de modo que en el porexpan colocaron escenas familiares en paisajes nevados. Además quiso hacer una demostración a sus compañeros de cómo simular nieve con tres pañales y agua.

Formulada su propuesta, todos quedamos desconcertados; los padres habían tomado la precaución de enviarme un correo con un enlace a un vídeo del proceso.

Insistió mucho en que había que cribar muy bien las bolitas adheridas entre el algodón del pañal, ya que son ellas las que logran ese efecto.

IMG_4695

Aún así quisimos comprobar si ese algodón no se asemejaría también a los copos de nieve, por ello lo preparamos en otras cubetas a las que se les añadió agua.

Al añadir líquido, de inmediato comienza a solidificar y al remover parece que ha caído una nevada.

Fuimos tocando y la sensación es húmeda, fresca, no compacta pero, por supuesto, a temperatura ambiente, por ello los niños dijeron que era nieve caliente.

De esta sesión, destacamos la cuidadosa preparación de la familia para que el niño pudiese demostrárselo a los compañeros, la rigurosidad “cuasi científica”  de la exposición, la expectación de los asistentes, así como toda la experiencia del trabajo con la vista y con el tacto.

Carnaval rosaliano

In RebelArte on 24/02/2017 at 18:38

16938894_10208936866364328_4052358618777997526_n

La vida siempre nos sorprende con una vuelta más allá de nuestra imaginación; pensábamos que ya no tendríamos nada más que decir sobre el Carnaval y resulta que este año coincidió con el día dedicado a Rosalía de Castro (recordándonos su nacimiento en una fecha neutra, inocua, que no interfiere con nada), así hubo quien vio la ocasión y pensó en “matar dos pájaros de un tiro” con lo nunca visto hasta ahora, haciendo los disfraces más originales de Galicia: niñas y niños disfrazados de Rosalía. Pensarían que así conjugaban la cultura con la celebración pagana por excelencia, manifestación singular de la tradición gallega popular. ¡Qué desatino! Pero habrá alguien en este país que les diga que no le están haciendo bien ni la cultura, ni al Carnaval ni a la educación. Cómo puede ser que aún haya medios de comunicación que reproduzcan esa barbaridad Acaso en la CRTVG tampoco hay nadie con sentido común.

Es cierto que el Carnaval siempre fue un tiempo de saltar por encima de todos los poderes pero esto ya roza el sacrilegio. Ahora bien, quién les va a afear el desatino, los que promueven que para ensalzar la figura literaria de Rosalía se haga una careta o quizá los que piden que hagamos un mannequin challege.

Aquí andamos algo confundidos. Y en el caso de la educación aun más porque parece que lo nunca hecho es innovador; y no señores hay cosas que nunca se hicieron porque siempre se pensó que eran chorradas. Hacer caretas es hacer caretas, se ejercitan las habilidades manuales y plásticas. Hacer de “estatuas” es aguantar un tiempo sin pestañear ni mover un músculo. Ora bien, celebrar la obra y la figura de Rosalía, nuestra poetisa más universal es otra cosa. Y conocer en la escuela las celebraciones típicas como es el Carnaval, también es otra cosa, que no pasa por que las maestras se tengan que vestir de aquello que anhelan en su fuero interno con el pretexto de hacérselo pasar bien a los niños, ni porque el centro se transforme en un sambódromo.

Aquí hace falta que alguien venga a decirle a la escuela que se está equivocando de lado a lado. Pero ya saben ustedes, mientras lo pasemos bien, haya buen ambiente escolar y las familias estén contentas, tira para delante. A ver quién le pone el cascabel al gato. Y quién se lo va a poner: las voces autorizadas del mundo de la cultura o la consejería; quién va a ser el valiente que le diga al emperador que va desnudo.  Porque ciertamente estamos desnudos. La dos o tres voces discordantes con la euforia y banalización de la cultura se les acaba tillando de rancios, aburridos, amargados y aguafiestas y los que aún conservan la conciencia (cultural o pedagógica) pero tienen otros objetivos, miran para lo otro lado y dejan que corra el agua, no vaya ser que pierdan clientes, ventas de libros, seguidores o amistades en las redes sociales.

Hace unos días escuchamos decir a Francisco Castro, director de la editorial Galaxia, que si la Xunta le quisiese hacer un favor a las Letras Gallegas, debería mantenerlo como día laboral, para que así se conmemorara con el motivo por el que fue concebida y no en el que se trastocó como un puente en el mes de mayo que con el bueno tiempo invita a hacer turismo pero no a celebrar nuestra lengua y literatura gallega. Lleva toda la razón, ahora veremos quién es el valiente que saca ese festivo del calendario laboral y escolar, habría que ver cómo se ponían de punta los tour operadores.

Pues lo mismo sucede con lo que estamos diciendo pero, quién le va a poner freno a esto, ¿quizás el profesorado que siempre fue muy comprometido con la cultura, con la lengua, con la educación, con las tradiciones y con los valores? Sincera y lamentablemente, a día de hoy, no lo creo.

Sabemos que el amigo Leandro Lamas nos disculpará por emplear su hermosa acuarela para esta entrada del blog tan desesperanzada. Lo hacemos porque, como él, mantenemos la ilusión porque se redescubra a Rosalía como una mujer de rabiosa actualidad, adelantada a su tiempo y luchadora porque no aceptaba los condicionantes del momento en el que le tocó vivir. Por ello queremos huir de imágenes de mujer “chorona” o de otras que ya son souvenirs. Rosalía es mucho más que todo eso y está muy por encima de disfraces o de caretas.

Celebrando los cumpleaños con el periódico

In AlfabetizArte, CativArte, Sin categoría on 09/02/2017 at 00:13

img_4353

Continuando en la línea iniciada el curso pasado, cada vez que un alumno o alumna está de aniversario lo celebramos de una manera diferente a la convencional, con una elaboración plástica sobre una página del periódico del día en la que seleccionaron una noticia que les gustó.

Tras el éxito de las creaciones del año anterior, que habían dado lugar a la exposición 50 años en 9 meses, en la reunión inicial con las familias del alumnado, les facilitamos una hoja informativa en la que se les explicaba el modo de realización y su participación en esta fecha tan significativa en la vida de sus hijos y hijas. Aceptaron de muy buen grado y así lo venimos desarrollando desde comienzo de curso, primero con los que aún faltaban por cumplir los cuatro años y ahora ya con los de comienzo de año que hacen cinco.

img_4352

Consta de dos partes que expondremos en esta entrada del blog y en otra titulada “Singularizándose en el grupo”.

Debemos recordar que en el aula tenemos carteles por cada mes del año ilustradas con las fotografías de los niños/as que nacieron en ellos. Así vamos llevando la cuenta de los meses que faltan y de los que vienen por delante.

En el día en el que un niño o niña está de aniversario, la maestra se encarga de comprar un periódico (cada vez diferente) y dedicamos un buen tiempo a leer las noticias que más llaman nuestra atención -especialmente la del homenajeado/a-. Aquí son determinantes los gustos personales, las fotografías de las que se acompañen o el impacto que tenga esa noticia en sus vidas (bien porque la escucharon en la televisión, porque se habla de ella en las casas o porque los vincula con algo conocido). Solemos ir marcando las que más le gustan y luego finalmente elige una. La leemos con detenimiento, hablamos sobre ella (a veces hasta puede dar pie a desarrollar un pequeño trabajo), y nos fijamos especialmente en la fecha que figura en cada una de las páginas. Recalcamos que el día en el que él o ella hicieron cuatro o cinco años, ocurrió eso.

Luego, tal y como nos gusta, para dejar una presencia palpable, empleando dos colores (una condición que también habíamos impuesto el pasado curso), escriben su nombre y el número de años que cumple. Aquí jugamos mucho con distintas grafías para que vean que hay variadas formas de escribir una misma letra o número, procurando no ocultar la fecha y la noticia por la que escogió esa página. Una vez seca, pasa para un cuadro de cristal que le hemos reservado desde comienzo de curso en el que figura su fotografía y el texto: “Reservado para …, –/–/2017”.

A las familias, le pedimos que busquen en la red noticias que sucedieron en el día en el que nació su hijo o hija (hay páginas web o hemerotecas que lo permiten). Tenemos que destacar y agradecer la colaboración que nos están dando, preparando carteles o composiciones con esa noticia que les gusta vincular al nacimiento del niño o niña. En función del formato, nos la envían por correo electrónico o en soporte físico y, en el aula, dedicamos un tiempo a saber por qué la eligieron. Una vez conocida también la guardaremos bajo la elaboración plástica realizada en la clase.

A decir verdad le dedicamos tiempo, pero tampoco hay nada que nos impida hacerlo; nos parecen bien interesantes los derroteros que van surgiendo al hilo de cada celebración, además del nexo que vamos estableciendo entre la vida de los pequeños y lo que sucede en el mundo en el que viven. En el periódico hay noticias que ni nos van ni nos vienen, otras que les gustan mucho, páginas que siempre atraen su atención (pasatiempos, previsiones meteorológicas, anuncios o programación televisiva); en cualquiera caso y poco a poco vamos sabiendo cómo se organizan los periódicos y la información que contienen, cómo recogen contenido tanto en los titulares, en el cuerpo del texto, como en las fotografías o pies de foto. Despacio, ya que no es nuestro principal objetivo; eso irá calando a lo largo de las cuando menos veinticinco lecturas de periódico que haremos.

img_4279

En el aula con la celebración de un aniversario hay una serie de rituales a realizar: ser el encargado en ese día; tacharse del listado en la que figura con 4 años para anotarse en la columna de 5; medir el pie ahora con un año más (ver “Los estirones de los pies“); elegir el libro que quiere que leamos o la dramatización, canción o baile a realizar. El día del aniversario tiene que ser una fecha muy especial para ese niño o niña, algo para anhelar que llegue, algo para recordar, algo para desear que vuelva a suceder.

img_4265

Lo importante para nosotras, salir de los senderos consumistas uniformizantes y homogeneizantes  en los que se convierten las celebraciones y vincularlos con la realidad forzándolos a abrirse un poco del egocentrismo propio de estas edades, así como ir construyendo su historia, guardando recuerdos hermosos y dejando huellas de los hitos importantes de sus vidas.

Singularizándose en el grupo

In CativArte on 08/02/2017 at 01:40

IMG_2867

Continuación de celebrando los aniversarios con el periódico.

En la línea de querer hacer de los aniversarios una fecha especial en la que cada niño y niña se sienta protagonista y único, hablamos a comienzo de curso con sus familias solicitando su ayuda para plasmar en una intervención sus gustos y aficiones.

Con tal motivo y como soporte se compraron unas placas de porexpán, no es que sea la que opción que más nos gusta por motivos obvios, pero había que buscar algo que fuera fácil de encontrar y no demasiado costoso. Sobre ellas y con la ayuda de las familias, en los días previos a la fecha del aniversario, pegan, insertan o cuelgan elementos que les recuerden aquellas cosas que los hacen felices, que les gustan mucho o con las que se sienten más unidos a sus familiares.

img_1664.jpg

img_4220

Ahora van llegando al aula y no dejan de sorprendernos. Tenemos miniexposiciones de temas de lo más variados que los diferencian a cada uno de ellos entre todo el grupo. A la vista de ellos no hay duda de que son el reflejo de personalidades bien distintas que gustan de conocer las banderas de los países, los deportes, los planetas, las mariposas, las flores, maquinaria de jardín, la Patrulla Canina, etc.

img_4479.jpg

img_4370

Está siendo una fuente de aprendizaje para todo el grupo al tiempo que un modo de singularizarse frente a los iguales.

img_4196

En el día del aniversario cada niño o niña trae su montaje y se la exponen a los compañeros con explicaciones con las que muestran sus conocimientos específicos sobre este tema. Estamos maravillados con los motivos que los llevaron la esas inclinaciones y con los saber que poseen sobre ellas.

img_4252

img_4321

img_4219

Cuando finalice el curso tendremos veinticinco reflejos inconfundibles de la personalidad y de los saberes de cada uno de ellos y ellas.

img_4224

img_1666.jpg

img_4223

img_1670.jpg

Clásicos InnovArte: el Carnaval

In RebelArte on 07/02/2017 at 00:44
grafobrahires_00316

“Máscaras”, Maruja Mallo

Para todas las personas que nos siguen desde hace siete años ya no es preciso recordarles cuál es la postura de InnovArte con respecto a ciertos tópicos escolares, pero también somos conscientes que hay mucha gente que se hizo seguidora del blog en los últimos años y no llegó a esta información, con tal motivo dejamos a vuestra disposición algunas de nuestras opiniones, en este caso, con motivo del Carnaval.

“La banda del trapo” (2010)

Disfraces de Carnaval” (2011)

Festivales, disfraces, excursiones y otros (2012)

Disfraces en serie en la escuela” (2013)

Cómo sobrevivir al Carnaval y no perecer en el intento” (2014)

Sin incurrir en la repetición, poco más podemos decir, ni nada diferente de lo ya dicho que nos reafirme un año más en esta postura.

Siete años de InnovArte

In EmocionArte on 28/01/2017 at 12:08

Hace hoy siete años echó a andar el blog Innovarte y qué decir que no hayamos dicho ya con motivo de cada uno de sus aniversarios: que no esperábamos estar presentes tanto tiempo, que no contábamos con la acogida que tuvo, que no somos capaces de agradecer todas las palabras de ánimo que recibimos, que no imaginábamos lo que nos iba a suponer esta andadura, que ya no concebimos nuestro trabajo sin Innovarte. Todo cierto y todo ya sabido.

Cada 28 de enero de estos últimos siete años fuimos relatando nuestra sorpresa y nuestro agradecimiento por todo cuanto nos supuso el blog; en cada uno de ellos pensábamos que probablemente sería el último ya que el miedo a aburrir o a aburrirnos es nuestra principal preocupación. Luego vamos andando en el tiempo y hay períodos de abundancia y períodos de sequía, -solemos decir que paros biológicos para regenerar-, hasta que un día vuelven a nosotras las ganas de contar lo que hacemos y vamos tirando de InnovArte.

Cada vez estamos más convencidas de que la imagen de Innovarte, Spiral Jetty, es la mejor metáfora visual de nuestro estado. Esta intervención en la naturaleza realizada por Robert Smithson en el Lago Salado de Utah, muda cada día, siendo más visible o menos visible en función de la altura de las aguas, pero en cualquier caso está ahí desde 1970 y siempre hay alguien que sucumbe fascinado ante esta obra singular del Land Art, de la que sólo se puede apreciar su magnitud desde la lejanía.

spiral_jetty5

Fotografía George Steinmetz

Siempre decimos que comenzamos a escribir el blog como un acto de catarsis contra el tradicionalismo e inmovilismo de la escuela infantil, en la que ya se consolidaron tantos rituales sin sentido en tan pocos años que incluso da miedo, en la que a veces parece que sólo se mira hacia arriba tratando de emular aquello que precisamente se le critica a los niveles superiores. Es posible que las primeras generaciones de maestras de infantil (de aquella preescolar), tras casi treinta años de ejercicio ya estemos cansadas de defendernos de las críticas y de las demandas que se nos hacen; es posible, ahora bien, claudicar no es el mejor favor que le podemos hacer a los pequeños. Por ello, Innovarte vuelca sus esfuerzos en las personas que están en período de formación inicial, para que sepan tomar el relevo, pero hay algo que en los últimos tiempos nos está horrorizando: estamos viendo profesorado novel más rancio, más acomodaticio y menos motivado de lo que nunca hubiésemos imaginado. Hace falta una reflexión desde las facultades y desde los procesos selectivos de oposición. Habrá que ver si hay discursos paralelos, por un lado destacamos las metodologías activas y respetuosas con la infancia (incluso las alternativas) y por el otro consolidamos la escuela pobre de expectativas, la escuela llena de aparatos y de un sinfín de programas de emociones pero vacía de recursos, de corazón y de sentir.

Será como la sociedad y la vida misma:  soñamos con los ideales y con la utopía pero luego nos conformamos con lo fácil, con aquello que no nos supone mucho esfuerzo ni muchos disgustos.

Pues ya vamos adelantando que a InnovArte aún le queda fuelle para seguir poniendo el punto de mira en esas discrepancias y para mostrar nuestras alternativas a lo que cuestionamos.

Por un año más.

Para facer memoria.

Por que Spiral Jetty como imaxe do blog?

Un ano de InnovArte

Dous anos de InnovArte

Tres anos de InnovArte

Catro anos de InnovArte

Cinco anos e mil post de InnovArte

El viento de invierno

In CativArte on 20/01/2017 at 20:12

Allá por el otoño nos surgió el problema de representar plásticamente el viento. Fue tras la lectura del poema “Ese vento” de Ana Mª Fernández, recogido en el Versos da tarde laranxa publicado en Galaxia y desde entonces andabamos dándole vueltas. Buscamos inspiración en la obra de artistas e ilustradores, pedimos ayuda a otras personas, pero no acababa de satisfacernos.

Ese vento/que fala en asubío./Ese vento/que ole a pel de esquío./Ese vento/que as follas ergue e deita./ Ese vento/que a xente trae dereita./Ese vento/que vén devagariño./Ese vento/que sopra no camiño./Ese vento que nace nas montañas./Ese vento/xa fala das castañas.

De dónde viene el viento, dónde nace, dónde se esconde cuando desaparece, de qué está hecho…, estas y otras muchas preguntas surgieron al hilo de nuestros debates, motivo por el que tuvimos que buscar información, lo que nos tuvo ocupados por largo tiempo. Bien es cierto que luego se sucedieron otras actividades y dejamos el asunto a reposar un poco, hasta que ahora a la vuelta de vacaciones, ya metidos de lleno en invierno, el viento era otra cosa bien diferente, tenía otro color, otra temperatura y otro temperamento. Ya no nos acaricia, los da punzadas;  ya no trae el aroma de las castañas, sólo huele a frío; ya no es de colores cálidos, es de un blanco ceniciento; ya no juega con nosotros, nos empuja con fuerza. Pese a todo,  nuestro mayor problema era representar el movimiento de las rachas de viento, su frío y matices dentro del blanco de la niebla y de la helada.

En otras entradas del blog hemos mostrado cómo nos gustan las actividades como son el recortado, enrollado y plegado de papel, de las que no es preciso abundar en sus ventajas en cuanto a la coordinación motriz, a pesar de que en los últimos tiempos fueron muy denostadas en la escuela infantil. Fruto de muchos de esos trabajos y con otros muchos elementos de desecho fuimos haciendo nuestra interpretación colectiva del invierno,  para más tarde, cada niño y niña elaborar la suya propia, así como ponerle un título.

Cuando abrimos puertas y ventanas, la corriente de aire crea ese efecto de movimiento que tanto buscábamos, a veces hasta le ponemos un ventilador y música de fondo (sonidos del viento en la naturaleza) y entonces estamos totalmente satisfechos con el resultado. Con todo, es posible que aún le demos otra vuelta.

Maneras de representar lo que sentimos, maneras de sentir con lo que representamos.

Ver presentación.

Huellas indelebles

In CativArte on 20/01/2017 at 19:26

img_4215

En estos días de heladas, con el peligro de resbalar por el patio del colegio, reparamos en las suelas de los zapatos, especialmente en aquellas que son más adecuadas para evitar patinar. Así descubrimos la variedad de grabados y de relieves que hay en su calzado. Tras tocarlas y apreciar con el tacto su rugosidad o suavidad, vimos algunas tan vistosas que decidimos hacer un calco con ceras blandas. Al mismo tiempo fuimos atendiendo a que botas diferentes pueden tener suelas iguales o viceversa. Pie derecho, pie izquierdo, tamaños, contornos, plantas, talones, suelas, tacones, etc, fueron muchos de los descubrimientos de esa mañana.

A continuación hicimos un trabajo de creatividad: cada uno pensó qué huellas le gustaría ir escribiendo por el suelo, en la nieve, en la arena o en el barro; lo que se complicó cuando algunos decidieron que las suelas de cada pie serían diferentes; ya que la escritura de sus huellas sería más complicada.

Pero no finalizó ahí, continuamos pensando en las huellas de los animales y en las de las cosas. Siempre nos sorprenden con su capacidad de observación: las huellas del polvo, las que dejamos en el vaho de las cristaleras, en el suelo después de fregarlo, las de los aviones en el cielo o las de los barcos en el mar. Huellas efímeras o imborrables que dejan su escritura.

img_4216

Nada más que una actividad al hilo de la realidad que se prolonga en un trabajo de pensamiento, imaginación y creatividad.

Ayuntamientos y éxito educativo

In EmocionArte on 18/01/2017 at 21:09

El Premio de Pedagogía Marta Mata 2016 nos está dando muchas más alegrías de las que podríamos imaginar así,  el ayuntamiento de Ames, en el que trabajamos, tuvo a bien homenajearnos con un reconocimiento público de la corporación municipal por la obtención de este preciado galardón educativo. Cualquiera puede imaginar lo que eso supuso para nosotras y para nuestra familia, ya que es el lugar en el que nacimos y en el que vivimos.

Lo que nos pareció más destacable fue esa sensibilidad hacia los éxitos educativos que sucedene en el ayuntamiento, algo que también percibimos con el reconocimiento que se le hizo a los estudiantes ganadores de diversos premios al esfuerzo académico. Decimos que un ayuntamiento que exalta esas conquistas va en el buen camino, porque los éxitos educativos son éxitos de la sociedad y de la ciudadanía.

Nosotras aprendimos a ser maestras en el ayuntamiento de Muros que nos dejó una profunda huella. Tuvimos la suerte de que al inicio de nuestra andadura profesional llegamos a un lugar donde cada mes nos reunían a todos los directores de los centros educativos del ayuntamiento y todas las responsables de las escuelas infantiles unitarias, de modo que había un conocimiento común de lo que estaba aconteciendo en los diferentes niveles educativos. Todo esto se debía al buen hacer de la técnico municipal de educación, Madó Santos Maneiro y a la actitud constructiva de los representantes educativos de las diferentes formaciones políticas. Esto que casi parece de ciencia ficción, allí era una realidad. Habrá quien diga que era fruto del momento y del perfil profesional de los integrantes, es posible; pero sería lo deseable en vez de ser un lugar donde lanzarse acusaciones y reproches totalmente condicionados por la política y ajenos al interés educativo.

Foto de David Santomil.

Los tiempos fueron mudando y no es lo mismo trabajar en un ayuntamiento pequeño como en un ayuntamiento como Ames, así a veces lamentamos que se estén haciendo tantas cosas en las escuelas y en los ayuntamientos y que sin embargo no saben las unas de las otras o chocan entre ellas. Por ello, en nuestras palabras de agradecimiento, fieles a nuestro estilo, no pudimos desaprovechar la ocasión para hacerle dos apuntes a la corporación municipal con el ánimo de suscitar una reflexión.

Aquí dejamos el texto completo da recepcion-na-casa-do-concello-de-ames-18 y un corte de esos dos puntos.

Foto de Isabel Ab.

Así, en nuestra línea, nos van a permitir que aprovechando el auditorio les hagamos dos apuntes con respeto al papel de los ayuntamientos en la educación.

1º Estamos convencidas de que la calidad de nuestras escuelas puede ser un motor de dinamización de un lugar, de una comarca o de una región. Hay experiencias escolares que colocan a sus villas en los mapas pedagógicos y  creanos cuando les decimos que allá donde vamos hablamos de los centros amienses como prototípicos del amplio espectro social que se puede encontrar en la escuela pública gallega, dispensándose una educación de elevada calidad a todos los niños y niñas. Y eso, señores representantes de los grupos políticos le da prestigio a un lugar. Aquí aún tenemos que creerlo, pero piensen por un rato en tantos sitios en donde la gente elige el distrito para vivir en función de la calidad de sus escuelas. Piensen en ayuntamientos como Pamplona, Reggio Emilia, Trento, Pistoia o Budapest a donde “peregrinamos” los maestros para poder conocer sus escuelas, haciendo que ese “turismo pedagógico” sea motivo de orgullo y de riqueza para sus habitantes.

Ustedes lo tienen. En Ames hay buenos centros, buenos docentes, buena calidad educativa y más enseñantes por metro cuadrado que en ningún otro lugar. Aprovéchenlo.

2º La calidad hubo tiempos en los que iba asociada a la cantidad, hoy en día nos; así no es necesario tener tanto de todo sino poco, bueno y coherente. Yendo a lo que nos ocupa, en las últimas décadas afloraron todo tipo de actividades extraescolares para ocupar a los pequeños y hay suficientes, incluso de más, así estamos sobresaltándolos. Los niños y niñas precisan descanso, serenidad, escucha e incluso tiempo para aburrirse, les queda mucha vida por delante, así que sean ustedes un ayuntamiento pionero y denle una vuelta a todo eso devolviendo  la tranquilidad a los niños. Dormir una siesta, dar un paseo por el monte, escuchar los pájaros, leer un libro al lado de nuestros ríos, andar en bicicleta, puede ser tanto más beneficioso para ellos que los hinchables, fiestas, actuaciones, cuentacuentos y festejos varios con los que los tenemos enloquecidos vulnerando todos sus derechos y todos los principios educativos. Si hoy formulásemos una apuesta o deseo, les diría que los vinculen con la naturaleza. Nuestro Valle de la Mahía tiene de todo en cuanto a biodiversidad, cultura y tradiciones, no precisamos más que acercar los niños y niñas a ellas. Hagan un ayuntamiento que mire hacia infancia, evitando solapamientos, inferencias, intromisiones, y sobre todo el hiperactivismo sensentido que invade la vida de los pequeños y pequeñas. Hagan como algunos ayuntamientos avanzados, creen una comisión de personas expertas en la infancia que se pregunten y opinen sobre todo cuando se les ofrece a los pequeños, valorando su idoneidad. Hay gente mucha gente válida para ello. Aprovéchenla.

 Vaya desde aquí nuestro agradecimiento y nuestro ofrecimiento a colaborar en todo aquello que pueda suponer una mejora a la calidad educativa de nuestras escuelas y de nuestro ayuntamiento.