Nuestra aportación a la educación infantil

Inicio de curso 2014: apostando por la seriedad y serenidad profesional

In RebelArte on 02/09/2014 at 09:17

spiral-jetty_1200

Lunes 1 de septiembre de 2014. Despierto temprano con el malestar que me acompaña cada inicio de curso desde que tengo 5 años. Se ve que esto no se cura con el tiempo; tanto en la infancia como en esta opción profesional parece que el año nuevo arranca con el comienzo de curso académico.
Con la mala conciencia de haber estado desconectada (prensa, Internet, medios de comunicación e incluso compañeras/os de profesión) a lo largo de estas semanas de vacaciones, decido encender el ordenador y ver qué hay de nuevo. Tras una hora y pico, ya aturdida de tanta “información”, apago computadora y luz. Casi es más sano seguir fuera de ese mundo. Tras una vuelta por espacios web habituales, revistas, Facebook y Twitter hago un balance con una rápida clasificación de todos ellos:
-Los hay “*hiperpuestos”, están al hilo de la última novedad, aplicación, gadched o publicación con supuesta utilidad en las aulas.
-Los hay “hiperfatalistas” e “hipercríticos”, en los que se apuntan con toda crudeza los males de la educación actual, al tiempo que apuntan posibles soluciones particulares (interesadas) a ese “desastre”.
-Los hay “hiperbuenistas”, con esperanzada ñoñería en los efectos de imágenes de aulas idílicas, citas, frases y declaraciones felices (descontextualizadas) de célebres pensadores.
-Los hay “hiperactivos”, que al ritmo de las leyes del mercado están abiertos 24 h. al día, 365 días al año, tratando de mantener su nicho, de no perder cuota de audiencia aun a costa de meter de todo, incluso mensajes contradictorios entre ellos mismos o con los principios y línea editorial del espacio en cuestión.
-Los hay “hipersalvadores”, en los que a través de un tema concreto y parcial creen poder redimir la educación de todos sus males (coaching, liderazgo, educación emocional, etc, etc, etc.).
Concluyo que la mayor parte de ellos no vieron delante un niño crudo en su vida, ni estuvieron en un Claustro, ni dedicaron tiempo a las tutorías, reuniones varias y otras actividades escolares. Se nota que están a lo suyo. Lo malo de toda esta sobresaturación es que crean un ruido de fondo que nos llega a enloquecer a los que tenemos que estar año a año, curso a curso, día a día, minuto a minuto, segundo a segundo dentro de las escuelas, con los niños y niñas, con los padres y madres, con los compañeros y compañeras. Incluso nos generan malestar profesional porque nos hablan de unas irrealidades que no podemos compartir la mayor parte de los que nos dedicamos a la enseñanza. Y lo peor de todo es que como muchos de ellos disponen de tiempo y de medios, disfrutan de un cierto predicamento que los lleva a erigirse como gurús educativos, seguidos por los mass media, por lo tanto con penetración social. Así divulgan su buena nueva equivocada, deformada o intencionada al público en general, quien luego, sin más reflexión, la reproduce, denuncia o reivindica. Un “pelotazo” más, como todos los demás: interesado, premeditado, pernicioso y perjudicial.
Mi hermana y  yo a lo largo del verano tocamos en un par de ocasiones -muy de soslayo- la cuestión de la continuidad de InnovArte, teníamos en contra tres razones: no queremos incurrir en las peligrosas derivas antes apuntadas; no creemos tener mucho más que decir tras cinco cursos; y tercera, -no la más importante-, nos supone mucho tiempo y trabajo. No tomamos aún una decisión, ya se verá si tenemos algo que decir o no. Ya se verá si le somos de utilidad a alguien o no. Con todo, rogaríamos encarecidamente a todas aquellas personas que nos siguen que por favor no le den compulsivamente al “Me gusta”, tan sólo si, tras la lectura, realmente le parece de interés, y que sólo “Compartan” nuestra opinión si realmente la comparten, no por mantener su actividad en las redes sociales. Pedimos lo mismo para todo lo demás que circula por la red relacionado con la educación. Todos y todas tenemos nuestra parte de responsabilidad en la propagación y contaminación de “ruido educativo”.
Tras estos pensamientos, nos encaminamos hacia escuela, con la esperanza de que tras la euforia del reencuentro no tengamos que presenciar escenas en las que las grandes palabras con las que llenamos las diversas programaciones (colaboración, bienestar, trabajo en equipo, valores, espíritu crítico, solidaridad, generosidad, bondad, buenas formas…, en definitiva, EDUCACIÓN) no se vean enturbiadas por egoísmos, intereses particulares (de los docentes, de las familias o de los grupúsculos de poder), por la imagen de cara a la galería o por modas educativas totalmente efímeras y sin fundamento.
Con nuestros mejores deseos, apostando, como siempre por la profesionalidad, rigurosidad, seriedad y serenidad, buen inicio de curso para todas y para todos.

Anuncios
  1. Buenas tardes, maestras. Soy una de esas lectoras silenciosas que tenéis, porque creo que es la primera vez que comento, aunque habré recomendado vuestro blog cientos de veces y os leo desde hace cuatro años, cuando comencé la carrera. Hoy os escribo porque, como tantas otras veces, os leo y suscribo todo lo que decís, pero percibo un tono escaso de esperanza (que no me extraña, es realista como siempre) y quería animaros a que sigáis compartiendo vuestras reflexiones. Seguro que habréis ayudado también a muchas otras personas, pero para mí habéis sido imprescindibles durante estos cuatro años (y continuaréis siéndolo mientras sigáis).

    Por desgracia, la gran mayoría de profesores y profesoras de universidad que dan clase en el Grado de Infantil tampoco han visto en su vida un niño crudo y la tipología de las webs que mencionáis encaja con ellos a la perfección: hiperpuestos (sobre todo con lo que tiene que ver con las TIC), hiperfatalistas e hipercríticos (para estos la solución al problema es el tema de su tesis), hiperbuenistas (estos son los que menos han pisado un aula de verdad), hiperactivos (intentan abarcar tanto con poco fundamento que todo es superficial e incluso contradictorio), hipersalvadores (aquí, de nuevo, el tema de su tesis es la salvación). En definitiva, aunque hay honrosas excepciones, a los que llegamos nuevos (y seguro que a los veteranos también) nos hace falta gente como vosotras: profesionales que comparten su experiencia de forma desinteresada y con seriedad y franqueza. Muchas gracias por lo que hacéis.

  2. Por favor, seguid con vuestro espacio q tanto nos ayuda a montón de maestras. Buen comienzo y mucho ánimo, q falta nos hace a las de Infantil!!!

  3. Yo también os leo desde hace mucho tiempo. Me dais buenas ideas para llevar a cabo en el aula. Y sobre todo me hacéis pensar, meditar, reflexionar…que hay otra manera de “dar” clase. Pero que difícil es, a veces, remar sola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: