Nuestra aportación a la educación infantil

El trabajo visto por los niños y niñas

In InformArte on 01/05/2014 at 10:52

Con motivo del festivo de hoy, ayer conversé con mi alumnado sobre la celebración del Día internacional del trabajador/a. Como no podía ser de otro modo lo llevamos al terreno del trabajo que desarrollan sus padres y madres y en el que les gustaría trabajar a ellos de mayores. Sin dramas y sin exageraciones hubo tres cosas que llamaron mi atención, no por novedosas pero sí por reiterativas:
1ª Como siempre siguen sin considerar el trabajo que desarrollan en los hogares, generalmente las madres, incluso cuando los padres están en el paro.
2ª Preguntados por sus deseos futuros, más que nunca noté las diferencias de género: de 14 niños, 12 quieren ser policías, 1 médico y 1 veterinario; de 11 niñas, 10 bailarinas, 1 veterinaria. Sé que las respuestas pueden estar condicionadas por lo que dijo la primera, bien sé que esto no tiene nada que ver con lo que será en el futuro, sé que son muy pequeños, pero es lo que dijeron. Incluso forcé la situación insistiendo en si no había ninguna niña que quisiera ser policía o un niño bailarín, lo que provocó su hilaridad.
3ª Sólo entienden el trabajo como fuente de ingresos, como la manera de obtener dinero para dedicarlo a las necesidades básicas y a los caprichos.
Volví para casa pensando que algo estamos haciendo mal. Cierto que sólo tienen 4 o 5 años pero son inteligentes, puede que les falte vocabulario y recursos para expresarse adecuadamente, pero verbalizan aquello que piensan y que viven en sus contextos personales. A decir verdad, la mayor parte de nuestro alumnado pertenece a familias en situación de precariedad, y sus referentes adultos seguro que que no realizan los trabajos que desean, sino aquellos en los que los contratan con horarios que no les permiten disfrutar plenamente de la paternidad/maternidad, y eso los niños/as lo perciben. Razón para que debamos insistir más en que el trabajo es una realización personal.
Puede que esos sean los condicionantes de esas respuestas, pero no me tranquiliza porque, en la clase de mi hermana, con un contexto totalmente diferente -casi contrario-, las contestaciones con respecto a esos tres aspectos fueron las mismas.
La Fundación Adecco lleva varios años realizando el informe ¿Qué quieres ser de mayor?, para lo cual entrevista a miles de niños/as de entre 4 y 16 años de todo el Estado, preguntando por sus aspiraciones profesionales de futuro, por las claves de la felicidad en el trabajo, por los jefes ideales, etc. En el IX informe, presentado en agosto de 2013, se dice que los más pequeños son los más conscientes (55,8%) de que las madres desarrollan las tareas domésticas, (esto no quiere decir que lo consideren trabajo). En el estudio del pasado año, también realizado en Galicia, los niños/as gallegos propusieron como jefes ideales a Cristiano Ronaldo y a Shakira, y sus profesiones futuras en este orden por sexo:
-niños: futbolista, policía, astronauta;
-niñas: profesora, peluquera, actriz.
Creemos que hay conquistas que nosotras damos por consolidadas y sin embargo no es así, por ello hay que insistir en ellas en la clase. Trabajamos los oficios y profesiones –incluso aquellas más exóticas o extrañas-, hablamos de las aportaciones de hombres y mujeres singulares, empleamos un lenguaje no sexista, sin embargo no vamos al fondo, a lo básico en estas edades. Una vez más, constatamos que, a veces, ascendemos tanto que no pisamos la tierra y la realidad.

Fotografía de Sam Falk, 1958.

Anuncios
  1. Que interesante lo que comentan. Hace un mes de salón de clase de mi hijo de 6 años nos invitaron a los papas a hablar de nuestra profesión; ya que estaban hablando sobre oficios y profesiones en el curso. Me ofrecí para ir a hablar de mi profesión de Mamá. Se me ocurrió contarles un cuento de inicio para detonar la conversación sobre el significado de trabajar.

    El cuento es el siguiente:

    Mi nombre es Gaia y tengo los mismos años que tú. Mi mamá se llama Laura y mi papá Jesús. Papá trabaja mucho en la fabrica de coches, se va en la mañana y regresa hasta la noche. Mamá se queda en casa y siempre dice que tiene mucho trabajo.

    Ayer en clase la maestra Susana nos pregunto: ¿qué significa trabajar?

    Jerónimo dijo: trabajar es curar a los enfermos, como mi mamá. Ella es doctora, revisa a los enfermos y les da medicina para que se mejoren.

    Después hablo Marcia , su papá es futbolista. Ella dijo: trabajar es hacer lo que más te gusta y divertirte mucho. Aunque tengas que levantarte muy temprano y viajar mucho.
    Josefina comento: trabajar es hacer cosas ricas. Mi mamá es Chef y siempre esta cocinando cosas deliciosas, como pasteles y gelatinas.

    Recuerdo cuando fui a casa de Josefina, en verdad su casa huele muy rico y los pasteles de su mamá son deliciosos.

    Pixie dijo que trabajar es hacer algo. Nos conto que su papá construye casas y las vende.

    Roció dice que trabajar es hacer la tarea.

    Mientras escuchaba a mis amigos me puse a pensar en mi mamá, ella siempre esta trabajando: me prepara una comida muy rica cada vez que llego del cole, me da medicina cuando estoy enferma y me lleva a la clase de piano. Creo que mi mamá y mi papá son muy trabajadores.

    Ayer vino mi abuela de visita, me pregunto ¿las abuelas también trabajan?

    Después de comentar sobre lo que significa trabajar. Les enseñe una hoja en blanco en donde ponía lo que hacia en mi trabajo (cuidar a mis hijos, cocinar, cuidar mis plantas, hacer de enfermera cuando los niños están enfermos. Después ellos pegaron estampas de lo que querían ser de grande: Futbolistas, policías, peinadoras, chef.

    Me fui a casa y pense que no había logrado que “reconocieran el trabajo de ama de casa”. sin embargo al otro día una mamá del salón me dijo: “estuviste con los niños ayer, Leo me dijo que mejor no sea doctora que mejor sea mamá para que le haga pasteles”.

    Efectivamente pocos adultos aman su trabajo y quizá el bueno de la película-caricatura les contagia más entusiasmo y por eso las ganas de ser policía.

    Que interesante Bolg!!

    Saludos

    Vero Anaya

    • Muchas gracias Vero, tiene usted toda la razón, los niños y niñas detectan de inmediato la pasión o el hastío y eso es lo que les hace (no)querer emular a las personas adultas, la forma en que contagian el entusiasmo.
      Un saludo y nuestro agradecimiento por su aportación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: