Nuestra aportación a la educación infantil

Comienzo de curso III: el prestigio de la función docente

In RebelArte on 03/09/2011 at 09:02

A modo de conclusión reflexionamos sobre quién poder tener interés por descalificar el trabajo de los docentes. ¿O será que realmente somos unos perezosos y desconsiderados?

Lo que acabo de contar no es nada excepcional; sucede en dos macrocentros de infantil supermasificados sitos en uno de los ayuntamientos con mayor tasa de natalidad en los últimos años, con una población flotante que implica al menos dos o tres cambios de matrícula anuales por unidad. Habrá quien apunte que existen muchas aulas en el rural con escasa ratio carentes de muchas de las problemáticas expuestas; cierto, como también lo es que, por el contrario, el profesorado de esas unitarias desempeña todas esas tareas en soledad. Trabajar en educación infantil es mucho más que “cantar unas cancioncillas y contar un cuento”, como piensan muchas personas.

Seguro que hay trabajos mucho más duros -y más fáciles también-, hay quien trabaja a la intemperie mientras nosotros trabajamos a cubierto y con calefacción -y otros en mullidos sofás-, pero no entiendo el motivo de esa comparación continua con los docentes y no con los meteorólogos, con locutores, con pilotos de carreras o con los políticos. Todas las profesiones tienen sus ventajas y sus inconvenientes; algunas personas tienen la fortuna de trabajar en lo que les gusta y otras en lo que pueden, pero eso no es culpa de los docentes, ¿no? Nuestro trabajo no lo heredamos ni nos agasajaron con él, sino que es fruto de una apuesta personal que implicó desvelos y privaciones, así como la certeza de que terndríamos un sueldo para la vida pero que no nos permitiría invertir en Bolsa.

Tampoco nos engañemos, sabemos que hay centros en los que el profesorado no asiste con regularidad desde el día 1; cierto es que, también hay docentes que tan sólo imparten su materia y el resto les “resbala”; cierto es que hay quien no tiene en consideración a las familias, fijándole horarios imposibles para atenderlos; cierto es que somos un colectivo de más de 30.000 profesionales en el que -como en todas partes- hay de todo; nosotros mismos despreciamos aquellos que tan sólo están cobrando el jornal. Esto mismo sucede en la sanidad, en la justicia, en la administración …, pero no nos juzguen a todos por la actuación de unos negligentes.

¿Quién está detrás de las críticas con las que nos lapidan? Serán personas resentidas contra la educación? ¿Alguien con una mala experiencia escolar en su infancia? ¿Alguien que aspiraba a disfrutar de las “prebendas” de los docentes y no consiguió superar el proceso selectivo? ¿Algún compañero docente que consiguió escalar puestos en la administración educativa y ahora reniega de los suyos? ¿Será una madre enojada porque la “abandonada” de la maestra deja que su niña extravie todos los días la historiada lazada con la que le adorna la melena? ¿Alguien que quiere favorecer a las empresas de transportes?

¿Quién es o quiénes son los que quieren descalificarnos? ¿Qué se oculta bajo toda esa campaña de desprestigio? ¿Qué intereses perversos esconde esa crítica desaforada?

No escribo esto ni desde el victimismo ni con ánimo panfletario, pero quiero dejar claro que los maestros no somos una banda de vagos ni maleantes. Es más, me resisto a creer que la sociedad en general nos vea tal y como nos están retratando los medios de comunicación y unos cuantos opinadores gratuitos. Si así fuera, ¡vaya irresponsabilidad de los padres depositando sus retoños en nuestras manos!

Pero si consideran que nuestro trabajo es válido para la sociedad respétennos, porque, creánme, no vamos a mejorar nada la calidad de la educación desprestigiando al profesorado. Hasta los certeros, oportunos y brillantes programas de la administración no serían lo que son sin la participación de estos “vagos”.

Una sociedad que no valora a sus maestros no puede avanzar mucho. Siempre será un sistema cojo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: