Nuestra aportación a la educación infantil

Análisis de materiales curriculares en infantil

In RebelArte on 25/05/2011 at 20:00

Las personas que habitualmente siguen este blog, ya podrían aventurar que no entra dentro de nuestras futuras intenciones introducir material editorial en nuestras aulas. Como decíamos en la entrada anterior, lo empleamos en nuestros inicios profesionales, luego fuimos ganando seguridad y experiencia fruto de la formación, de las lecturas y del intercambio con otros profesionales y descubrimos que había otras maneras de hacer, que nos implicaban y nos motivaban más a nosotras y a nuestro alumnado –o eso creemos- ; y vimos que el material impreso nos esclavizaba,por ello lo dejamos. Descubrimos que hay otras maneras de enseñarles, por ejemplo, las formas xeométricas sin necesidad de repasarlas, colorearlas, pegarle gomets o picarlas con un punzón. Vimos que la vida real nos brindaba ocasiones de aprender, de descubrir, de investigar, de jugar, sin necesidad de vivir en ese mundo irreal que es el de la cultura de las fichas. Desde entonces, unas veces mejor y otras peor, vamos trabajando sin abrir el cuaderno de fichas en la página que toca, venga o no a cuento.
Pero con todo eso, siempre decimos que no somos radicales en nuestras posturas; nada es bueno ni malo de por sí; existe, además, una concepción errónea de que las personas que trabajan sin fichas son innovadoras, y esto no es siempre así; también se cometen muchas incoherencias; pero ya sabéis de la tendencia a etiquetar a todo el mundo.

Hace poco tiempo leímos un artículo de Beatriz Trueba Marcano, “Modelos didácticos y materiales curriculares en educación infantil”, publicado en Investigación en la escuela, nº 33 en 1997. En este, tras analizar la relación existente entre materiales curriculares y autonomía del profesorado, ofrece una organización de la práctica curricular en EI que se desarrolla alrededor de cuatro concepciones pedagógicas diferenciadas. Sostiene la autora que “la elección de un tipo u otro de materiales curriculares no es un hecho aislado, sino que está intimamente unido a un paradigma o modelo educativo determinado (y esto es así, tanto si el docente es consciente de este modelo subyacente como si no lo es): detrás de una u otra concepción de los materiales curriculares se esconde una u otra concepción de modelo de profesor y modelo de formación del profesor.” Continúa analizando cuatro paradigmas educativos (tradicional, racionalista/tecnológico, espontaneista e interactivo/coparticipativo), que nunca se dan en estado puro, y los materiales que emplea el profesorado que responde a uno u otro perfil. Finalmente presenta una guía de análisis de materiales curriculares para ser empleada por el profesorado de EI con la finalidad de que seleccionen material a partir de los principios educativos en los que basan su práctica.

Consideramos sumamente interesante esta guía, tanto para las personas que seleccionan material editorial como para las que trabajan de otro modo y con otros materiales para chequear su práctica, atendiendo a aspectos como significatividad, diversidad e identidad, globalidad, interacción y comunicación, autonomía, creatividad, estética y descentralización. Se puede leer aquí (se recomienda imprimir).
Es altamente recomendable, esclarecedora y, creemos que, oportuna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: