Premios a contenidos educativos

Ayer se publicó en el portal educativo el borrador de la convocatoria de ayudas a las empresas para potenciar y producción y publicación de materiales educativos y de premios al profesorado de centros públicos para el desarrollo de nuevos contenidos educativos. Una vez salga en el DOG dispondrán de 1 mes para las subvenciones y de 3 meses para los premios.

Pese a que los contenidos que se promueven están dirigidos al 3º ciclo de EP y a 1º y 2º curso de la ESO, quisimos analizar detalladamente esta convocatoria porque no nos parece un asunto baladí, y puede tener muchas más implicaciones de las observadas con una primera mirada superficial.

Estamos hablando de una convocatoria de 1.200.000 €, que se dirige prioritariamente al tejido empresarial gallego de las TIC -en un momento en el que el último informe de las empresas TIC apuntan al campo de los contenidos digitales como un “nicho” emergente -y que revertirá finalmente en los centros educativos.

Estas iniciativas de trabajo conjunto de dos administraciones públicas por un objetivo común son de lo más loables, por ello, precisan de una gran atención. No se trata de que las empresas productoras de contenidos digitales hagan tan sólo lo que se puede etiquetar de educativo -primando generalmente lo técnico sobre lo pedagógico- sino de aprovechar debidamente estas actuaciones para que sean saludables para todos los implicados y afectados.

Vamos por partes:

1º Se establece que subvencionarán/premiarán contenidos referidos a objetos de aprendizaje encadenados organizados en secuencias didácticas dirigidas al 3º ciclo de EP y 1º ciclo de la ESO (entendemos que se refieren al 1º y 2 curso segundo la estructura LOE en vigor). Al tiempo, promoverán la innovación metodológica y el enfoque plurilingüe en la educación. En cuanto la innovación metodológica, bien sabemos que no es fácil conseguirla tan sólo a través de los materiales pues está más relacionada con otros aspectos tales como el estilo docente. En cuanto a objetos encadenados, podemos intuir a lo que se refieren, pero puede que para el uso en las aulas fuese más interesante que ofreciesen recursos para apoyo del docente, a modo de pequeñas píldoras que complementen su exposición, sin condicionar totalmente su actuación. Quien lidera el acto educativo es el/la docente, no los materiales, quien convierte un material en educativo es la acción de un docente, no la máquina.

2º Analizados los requisitos y criterios de valoración de los contenidos encontramos los siguientes: adecuación a la convocatoria (0-6 p); valor pedagógico (0-18 p); volumen de contenidos (0-8 p); innovación en el uso de las TIC (0-12 p); gradación de aprendizajes (0-9 p); capacidad de motivación (0-16p); mecanismos de evaluación (0-12); transferibilidad (0-9 p); usabilidad (0-10 p).

a) La adecuación curricular va más allá del tratamiento de contenidos contemplados en los currículos -en los que está casi todo-, la adecuación curricular también se refiere, a la coherencia con los principios y filosofía de los currículos educativos, promover la autonomía, el aprender a aprender, el aprendizaje significativo, etc.

b) No se establece la distribución de esos rangos de puntuación; adjudicar un O o 18 puntos puede ser relativamente fácil, pero diferenciar a qué material se le dan 12 o 15 puntos ya no lo es tanto, máxime cuando se está hablando de un jurado o comisión integrado por miembros con distintos perfiles profesionales, con la dificultad que entrañará la calibración de sus valoraciones. Por otro lado, si alguien obtuviese O puntos en alguno de esos apartados, debería ser motivo de exclusión, pues por lo contrario, podría darse la incoherencia de que un material con O valor pedagógico, con altas puntuaciones en otros apartados más técnicos, recibiría subvención.

c) Se aplican los mismos criterios a las empresas que al profesorado. No sabemos hasta que punto el jurado variará su visión, pues hay ciertos aspectos en los que en una modalidad las empresas serán más “expertas” y en la otra lo será el profesorado. A veces cuando se valora lo mismo en las producciones del profesorado que en las de las empresas, acaban resultando experiencias docentes más reseñables por su “frikismo” tecnológico que por la innovación didáctica. Es un riesgo a evitar.

Estamos muy interesadas en que la producción de contenidos educativos digitales sea un campo reseñable en la innovación empresarial en Galicia, tanto por estas empresas como por nosotras mismas como usuarias o mediadoras entre esos contenidos y el alumnado, pero creemos que desde los primeros momentos hay que diferenciar adecuadamente lo que es válido educativamente hablando de lo que puede ser lucimiento tecnológico (para ello ilustramos esta entrada con esa imagen). Y para terminar, sugeriríamos que los técnicos/as que elaboren esos materiales se olviden de las consabidas ñoñas y rancias mascotas infantilizadas que tanto abundan en ese tipo de trabajos. Es relativamente fácil, chequear un material con sus futuros usuarios, y los chicos suelen ser bastante objetivos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s