Análisis de la calidad de la educación infantil

El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación de México acaba de presentar el informe “La educación preescolar en México. Condiciones para la enseñanza y el aprendizaje“, una radiografía educativa que ya nos gustaría tener en España; recordemos que la última mención del Instituto de Evaluación del Ministerio de Educación a la educación infantil es el Estudio Piloto del 2007, del que nunca más se supo.

Vamos a entrar con detalle en el estudio mexicano porque nos sorprendió por su rigurosidad y por los indicadores de calidad de la educación infantil analizados -los lógicos, pero en los que ninguna administración educativa entra; siempre prefieren aspectos cuantitativos maquillados que los cualitativos. Puede que haya un abismo entre México y España -por poner un ejemplo, atienden a la existencia de agua potable en todos los centros infantiles; pero salvando las diferencias, es un análisis del que tenemos mucho que aprender.

El objetivo principal del estudio fue a identificar las condiciones en las que se prestan los servicios a la infancia en México y las diferencias que existen de acuerdo con la modalidad educativa y el nivel socioeconómico de la población. Organizado en trece apartados, cada uno de ellos parte de la comprobación de dos hipótesis, se dan los datos objetivos y se extraen conclusiones. Estos son:
1º Recursos económicos para la financiación de las escuelas públicas, contribuciones y aportaciones de las familias.

2º Infraestrutura educativa para el bienestar y desarrollo de las competencias de los niños/as. Se refiere a los espacios y servicios que permiten la realización de las tareas educativas: el ambiente físico, la existencia de sala de usos múltiples, áreas verdes, plaza pública, patio o canchas deportivas, chapoteadero, arenero y área de juego. Infraestructuras sanitarias, condiciones para la seguridad, cierre perimetral, control de accesos. Suficiencia de espacio por niño/aula -toman como referencia las de la National Association for the Education of Young Children, 3,25m2 /alumno, ya que NAEYC la considera que por debajo de eso la carencia de espacio tiene efectos nocivos. Ambiente físico del aula: infraestructura, mobiliario, contorno, temperatura, ventilación, iluminación, comodidad y flexibilidad del mobiliario, o condiciones auditivas.

3º Aulas equipadas con materiales variados y accesibles. La disponibilidad, variedad y suficiencia de material educativo evidencia oportunidades en el aprendizaje. Analizan por ejemplo la existencia de los que permitan el acercamiento a la cultura escrita, tanto literarios como informativos; de materiales para la dramatización, música, actividades físicas, para la construcción y nociones matemáticas, para la observación y experimentación. Comprueban, asimismo las fuentes de finanzamento de los materiales educativos en las aulas.

4º Composición de grupo adecuada para la atención de las necesidades individuales y colectivas de los niños/as. Grupos reducidos, la NAEYC, señala que en edades de 4-5 años no debería haber más de 10 criaturas por cada docente. Y grupos multigrado, las ventajas educativas de la mezcla de niños de distintas edades.

5º Espacios y personal docente capacitado para atender a niños/as con n.e.e., adecuación de la infraestructura para la accesibilidad de los niños con discapacidades motóricas. Creencias docentes con respecto a a la atención de niños con n.e.e., y su formación.
6º Condiciones contractuales para el trabajo docente: tipo de contratación, salario y cercanía al lugar de trabajo.

7º Capacitación y experiencia docente. En infantil se destaca que la capacidad de los docentes para identificar y dar respuesta a las necesidades del alumnado es una componente crítica de la calidad educativa; por lo que analizan tanto los estudios de los docentes como los años de experiencia laboral.

8º Docentes con creencias consonantes con las orientaciones curriculares. Las creencias de los docentes permiten entender la naturaleza de sus acciones, estando fuertemente relacionadas con las características de sus prácticas de enseñanza/aprendizaje, e influyen en sus percepciones y juicios, además de afectar a su comportamiento dentro del aula. Se refieren a las creencias sobre: la orientación para la planificación del trabajo docente, orientaciones para la enseñanza y orientación para la evaluación.

9º Oportunidades para el aprendizaje y desarrollo profesional de los docentes: participación en cursos de actualización, discusión y análisis de la práctica docente en colectivos escolares, estudio de materiales educativos, asistencia a centros de profesorado.

10º Dirección de centros escolares con capacidad y experiencia. El cometido que realizan los directores es crucial para la consecución de resultados educativos, la construcción de comunidades de aprendizaje y para la provisión de servicios de calidad.

11º Duración y distribución de la jornada escolar adecuada a las necesidades de los niños, de sus familias y la sociedad. Analizan el tiempo que se dedica diariamente a las actividades rutinarias.

12º Interacciones estables y seguras entre docentes y niños/as. Estabilidad docente, manejo de situaciones conflictivas.

13º Oportunidades para que los niños trabajen de manera individual y en pequeños grupos.

En un apartado final, anterior a los anexos con datos, recogen una serie de conclusiones para la determinación de políticas educativas. Sorprende una llamada de atención que se hace a la inconsistencia palpable entre normativa, construcciones, currículo, infraestructuras y dotación de los centros.

Desde luego es un informe valiente. Una mirada necesaria para la mejora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s