Nuestra aportación a la educación infantil

La fast food del pensamiento

In ActualizArte on 18/02/2011 at 15:01

Imagen de Gary Carlson

De un tiempo a esta parte no hay blog de opinión que se precie que no muestre su postura en cuanto a la tesis de Nicholas Carr sobre que Internet nos hace menos inteligentes; expuesta en primer lugar en el artículo “¿Google nos vuelve estúpidos?” y ampliada en el libro “Superficiales. ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes?”. Si se introduce en Google la pregunta, de inmediato aparecen cientos de resultados, incluso con investigaciones que avalan a los defensores o a los detractores de Carr.

Aparte de la curiosidad personal que podamos tener por ser usuarias de la red, el motivo por el que seguimos dándole vueltas es por los efectos que pueda tener en el alumnado, máxime cuando por un lado se nos presiona para introducir en las aulas el uso de aparataje tecnológico y por otro se nos habla de la pérdida de concentración que estas suponen en la realización de las tareas instrumentales. A fin de cuentas, nosotras somos personas que venimos de otra cultura, entonces nos hará tontos/as en función de la capacidad y propensión que tengamos para ser tontos o tontas. Esto es una banalización, pero en resumen, y acordes con el símil que establece Carr, nos moveremos en aguas superficiales o en aguas profundas según seamos diestros nadando, zambulléndonos, bueceando, flotando o sólo salpicándonos con la información presente en la red.

Por ello, nos gustó el artículo de Daniel Innerarity, “Complejidad, formación, creatividad,” publicado en Cuadernos de Pedagogía nº 409, en donde expone que el saber más valioso hoy es saber lo que no se necesita saber. La sociedad del conocimiento comporta nuevas dificultades, competencias y exigencias. Es tal el contraste entre lo que sabemos con lo que podemos/debemos saber que más bien, habría que llamarla “sociedad del desconocimiento”.

No podemos procesar toda la información que nos llega. En la actualidad estar bien formado significa haber desarrollado una habilidad especial para aniquilar información -la fast food del pensamiento-, sabiendo enviarla a la papelera y olvidándola.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: