¿Acumular saber o aprender a pensar?

En contraposición a las afirmaciones de Schank -en la entrevista recogida en la anterior entrada-, y en la que termina diciendo “Tenemos que enseñar lo que importa hoy en día. Dejemos de convertir a los niños en intelectuales y hagamos que sean ciudadanos de provecho.”, leímos ayer en el diario El País que Reino Unido prepara una profunda reforma de sus contenidos escolares.

“El ministro de Educación, el conservador Michael Gove, ha abogado por un retorno a la enseñanza de “los hechos”, en contraste con la evolución de la educación en el último medio siglo como una herramienta que pone sobre todo énfasis en enseñar a pensar, más que a transmitir conocimientos enciclopédicos. Gove echó mano de los datos del informe PISA de la OCDE presentado el mes pasado -que mide los conocimientos de los alumnos de 15 años de 60 páises, precisamente, en lectura, matemáticas y ciencias-, en el que Reino Unido han bajado puestos. Así puso como ejemplo a los estudiantes chinos de matemáticas de 15 años (Hong Kong y Sahangái están la la cabeza de PISA) llevan dos años de ventaja a los estudiantes ingleses de su misma edad. Y defendió la necesidad de que los niños británicos “adquieran un núcleo esencial de conocimiento” para no quedar “culturalmente empobrecidos”.

Esto está suscitando un gran debate en el Reino Unido, y pensamos se hará extensivo a otros países del contorno europea. La discusión parece centrarse en si es más importante acumular saber o aprender a pensar.

Nosotras, creemos que no tiene sentido colocarnos en ese dilema; pensemos que en la sociedad del conocimiento serán los instrumentos tecnológicos los que tengan capacidad ilimitada de almacenaje de conocimientos, por ello, sería más conveniete formar a los usuarios de ese conocimiento para encontrarlo clasificarlo, analizarlo, y emplearlo.

Al hilo de su fundamentación en el Informe PISA, recordamos un artículo de Miguel A.Santos Guerra, publicado en el diario La Opinión de Malaga, titulado ¿”Viene PISA del verbo pisar?” en el que con mucho tino decía, “Sólo se tienen en cuenta los resultados. Son importantes, cómo no. Pero una buena evaluación no puede olvidarse de los procesos que conducen la ellos Los resultados no pueden comprenderse sin los procesos. O, mejor dicho, no tienen el mismo significado que sí se contemplan desde el análisis de los procesos que han conducido a ellos. Al no preocuparse de los procesos el Informe no  ofrece suficientes explicaciones de por qué no se han conseguido en alto grado, o en grado suficiente al menos, aquello que se pretendía alcanzar.”

Nosotras aun apuntamos algo más, esto sucede por la falta de coherencia, ¿cómo se pueden conciliar los currículos educativos que, supuestamente, se dirigen a la adquisición de las competencias básicas, con la realización de unas evaluaciones que miden áreas de conocimiento?, ¿en algún caso mide PISA el proceso de adquisición de una competencia? Luego pasa lo que pasa, de aquellos polvos vienen estos lodos …, y ahora hay quien se ampara en los resultados para hacer un nostálgico retroceso al pasado, al saber enciclopédico. Incluso considerarán que el manual de estudio podría ser el que recogemos en la imagen “Lo más selecto del Pensamiento Universal”: 160 páginas, 3,20 metros de altura, más de 4 metros de envergadura y 250 Kg de peso, con pensamientos de autores como Teresa de Calcuta, Gandhi, Voltaire, Shakespeare y otros, ilustrado con fotografías. El libro más grande del mundo.  (Vía Biblioabrazo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s