Nuestra aportación a la educación infantil

Blogs de aula

In RebelArte, TicArte on 26/11/2010 at 09:01

El recientemente publicado Informe de la industria de contenidos digitales -elaborado con datos del 2009- destaca que 2,87 millones de españoles escriben un blog propio o ajeno y 6,94 millones los lee. Por otro lado, más de un cuarto de los internautas (27,8%) declara haber leído algún blog, mientras que un 5,3% de la población no sabe lo que es un blog.

Estos días se celebraba en Sevilla Eventoblog, el segundo encuentro más importante de blogs de Europa y el primero en el mundo de habla hispana; allí se expuso como el blog sigue a teniendo relevancia, pero en este lustro surgieron nuevas formas de comunicación que lo cambiaron. Ahora la ley es “no pongas en un blog el que cabe en un tuit”. Enrique Dans, participante en el evento, conversó sobre como cambió la percepción de la gente con respecto a los blogs, “Antes el que tenía un blog era un curioso, alguien muy inquieto; ahora es mucho más fácil y normal”.

Con todo eso no dejamos de preguntarnos si es totalmente habitual hoy en día la existencia de blogs de aula, de grupo o de profesor/la, o siguen siendo desconocidos por la mayor parte del profesorado.

Facilitamos el enlace a un artículo de Tiscar Lara “Blogs para educar. Uso de los blogs en una pedagogía constructivista“, publicado en la revista Telos en el 2005 que se acompaña de una presentación ppt que podría servir para convencer a muchos/as docentes de sus ventajas. En éste habla del gran potencial de los weblogs como herramienta en el ámbito de la enseñanza, ya que pueden adaptarse a cualquier disciplina, nivel educativo y metodología docente. Por la claridad en la exposición y abordaje de todos los puntos, es de las mejores argumentaciones que hemos visto.

Pese a todo, nosotras mismas como autoras de sendos blogs de aula, añadiríamos otra ventaja de estos -a nuestro modo de ver, y atendiendo al nivel educativo en el que trabajamos, de las más destacables. Un blog de aula es una ventana que nos permite abrirnos al exterior, especialmente a las familias. Se habla continuamente de la participación de las familias en el hecho educativo y de la complementariedad familia-escuela en la tarea educativa, pero desde el desconocimiento del discurrir del día a día del aula, esto no es posible. Y tampoco se arregla con las reuniones trimestrales con las familias, ni con las tutorías, ni con un día de puertas abiertas; eso es otra cosa. Pero sí con un blog. Dedicar unas líneas y unas fotografías a explicar lo que hacemos cumple con esa finalidad: permite hacer a las familias conocedoras de nuestro quehacer; fomenta el diálogo padres-hijos, favorece la estructuración temporal de los niños/las, y ayuda a que nuestro trabajo sea comprendido y respetado. Para nosotros, una manera de hacer escuela, facilitándole los padres y madres información sobre las actividades y el objetivo que se persigue; orientaciones/recomendaciones de lecturas, de juegos, de vídeos, de tal modo que esto vendrá a reforzar nuestra tarea. No ocupa tanto tiempo -recordad la premisa de que lo que quepa en una línea no precisa de una redacción “estilo programación” – y sus beneficios son muchos. La única condición necesaria: no tener miedo de mostrar lo que se hace. A veces recordamos aquellas sencillas libretas que había en las puertas de las aulas de las escuelas de Reggio Emilia, en las que en una sola hoja se informaba diariamente a las familias de las actividades realizadas por  sus hijos/as y de los objetivos perseguidos. Considerábamos que eso valía más que entregarles la programación anual a comienzo de curso. Pues ahora tenemos la herramienta para hacerlo. Usémosla.

Nota:
1º No vale la excusa de que los padres y madres no tienen acceso a Internet. Si nos esforzamos por comunicarle información de sus hijos, tened la completa seguridad de que ellos también buscarán la manera de aprender a ver esa información. Al menos esa es nuestra experiencia.
2º La dificultad de manejo de un blog, tampoco debería ser un gran problema.
3º No pretendemos abrir un debate sobre si tenemos la obligación de mostrar lo que hacemos, tan sólo cabe preguntarse, ¿tenemos que ocultarlo?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: