Nuestra aportación a la educación infantil

Bellotas en lata

In EncienciArte on 29/10/2010 at 15:00

Hace unos días leímos en clase el libro “Jaime y las bellotas” de Tim Bowley, publicado en Demademora; una tierna historia circular y cíclica que comienza así “Jaime plantó una bellota, pero …, antes de que pudiera crecer una ardilla la desenterró y la escondió. Jaime plantó una bellota, germinó y brotó de la tierra, pero …” En ella se habla de la perseverancia y del ciclo de un árbol -el roble-, y no da pie a trabajar todo su desarrollo vital y su utilidad.
Quedamos tan enredados con la historia, que acordamos que en el fin de semana recogerían bellotas con sus familias. Lo que no sospechábamos es lo que nos encontramos el lunes: un montón de bellotas de muchas variedades -hasta nos las trajeron de Verín, de León y de Portugal. Nuestro descubrimiento: había una gran diferencia entre muchas de ellas -tamaños, color, forma, etc.


Se hizo necesario buscar información. He ahí lo que encontramos en cuanto a variedades, imágenes, información; recomendamos la web del IES A Pinguela de Monforte que cuenta con una exhaustiva catalogación de todas las especies que integran su jardín botánico, entre ellas, algunas variedades de quercus: encinas, alcornoques, roble albar o melojo.
En cuanto a sus usos, descubrimos que fue alimento de los primeros pobladores, que se puede extraer una harina con la que hacer una torta, que fue sustituto del café, que en la actualidad se elaboran licores y que tiene usos medicinales.

Dentro de unos días, como Jaime, plantaremos nuestras bellotas en latas perfectamente etiquetadas en función de la variedad, consignando el nombre, la altura que puede alcanzar y sus necesidades de luz y de agua; recordamos que estamos totalmente inmersos en nuestro proyecto “EnlatArte“. Ya encontramos el lugar idóneo en el centro, un pequeño invernadero -las ventajas de trabajar en un centro de diseño, obra de Pedro de Llano, todo cristal y hormigón-, en él velaremos y supervisaremos la germinación y su crecimiento, todo un proceso de gran provecho educativo. Esperamos que no nos suceda como en el cuento “¿Todavía nada?” de Christian Voltz en Kalandraka. Pese a todo, guardaremos unas pocas para hacer una plantación según el método Fukuoka, nendo dando. Será cuestión de paciencia y perseverancia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: