La escuela de los niños felices

 

La escuela que Gudrun Pausewang describe en este cuento no es habitual porque, sencillamente,no existe. De todas formas, a muchos nos gustaría haber aprendido a domar monstruos, a reconocer huellas, a hacer magia y a soñar, tal como aquí sí propone. CLIJ

La escuela de los niños felices” debería estar presente en todas las aulas. Reservamos este libro de la editorial Lóguez para el cierre de curso, para “estudiarlo” en el verano, recordarlo y traerlo bien aprendido para el mes de septiembre.

Completamos esta entrada con una referencia al programa Redes para la ciencia, en el que Eduard Punset se pregunta sobre si se puede “Aprender a ser felices” o la relación entre “Felicidad y voluntad“. Desde la psicología se recomienda entrenar para ser más felices.

El verano puede ser un buen momento para practicar y hacer muchos ejercicios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s