Reggio 11ª: la participación privada

Las escuelas reciben la ayuda, donación, patrocinio o esponsorización de empresas asentadas en la zona como IKEA, Benetton, Max Mara, eléctricas, comercio local, etc, cuantificándose esta aportación en más de 5 millones de euros. Y ¿esto en qué se traduce y qué «coste» les supone?, ¿es bueno o malo?; hubo todo tipo de opiniones al respecto. Consideramos que es una opción interesante que no perjudica ni desfavorece las criaturas para nada. ¿A quién puede molestar que los niños coman en vajillas de diseño, o que en la tienda se vendan camisetas de Max Mara con dibujos realizados por las criaturas? Hay críticas sobre el mercantilismo de Reggio, nosotras no podemos coincidir con esa calificación, o al menos con que tenga un carácter despectivo. Saber aprovechar el marketing y el merchandising, suponiendo mejoras en la calidad del servicio a la infancia, para nosotros es un valor añadido. En la actualidad, en el mundo empresarial, cuando se quiere cambiar la imagen de una corporación o abrirla al gran público, sus expertos en publicidad diseñan y los vinculan a proyectos de solidaridad, de cooperación o educativos. Que se mejore la imagen de una empresa por la participación en proyectos de educación, entendemos que le está confiriendo un gran valor al hecho educativo. A veces, tenemos una visión un tanto reduccionista y desafortunada sobre estas iniciativas. ¡Ya nos gustaría que todas las grandes empresas «adoptaran» y mimaran una escuela infantil!  Mientras tanto, no desaprovechemos las oportunidades que tenemos en nuestro entorno más inmediato, que de eso, las maestras de infantil, sabemos un poco.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s