Violencia entre iguales

A veces, mismo parece que las preocupaciones en educación van por modas o por oleajes. En un determinado momento se focaliza la atención sobre un tema, con tal motivo todo el mundo opina, los medios pueden, hasta generar alarma social, hay quien se aprovecha del filón para sacar unos materiales o baterías predictivas, nacen “tertulianos” con discursos catastrofistas y apocalípticos, y luego a otra cosa…; inmigración, violencia de género, educación afectivo-sexual o convivencia, fueron algunas de esas modas. Lo positivo, en ese momento se crean todo tipo de comisiones, se elaboran estudios e informes y se invierte para paliar el problema. Entre los años 2005 y 2009 le tocó a la convivencia escolar, sobre todo a raíz del caso Jokin (septiembre 2004). Ahora, afortunadamente, todo parece estar en calma; sigue habiendo la misma incidencia que siempre pero ya no es tan preocupante.

En el año 2007, el Observatorio Estatal de la Convivencia Escolar, dependiente del ministerio, inició un estudio serio y riguroso, sobre la calidad de la convivencia escolar en los centros de secundaria, coordinado por la Unidad de Psicología Preventiva de la Universidad Complutense de Madrid, con Mª José Díaz Aguado al frente del equipo. Para su elaboración se entrevistaron 6.175 docentes, 23.100 alumnos/as de 301 centros educativos de España; Galicia participó con una muestra significativa de centros públicos, privados y concertados. En junio de 2008, el ministerio presentó un avance del estudio.

A grandes rasgos, las conclusiones del “Estudio estatal sobre la convivencia escolar” son que la convivencia escolar, en general, es buena; que la violencia existente en el resto de la sociedad también se expresa en la escuela; y los centros se pusieron en marcha para mejorar la convivencia. El estudio define a la víctima de acoso como alguien al que uno o varios de sus compañeros insultan o ridiculizan, ignoran intencionadamente alejándolo del grupo, amenazan, empujan o pegan; dicen mentiras y rumores para que caiga mal o se burlan de él haciéndole daño. Según esta definición, sólo el 1,7% del alumnado se sintió acosado. Analiza, asimismo otros fenómenos emergentes como el ciberbullying. Echa por tierra algunos tópicos bastante extendidos como lo del “profesor quemado” y el de la falta de compromiso del profesorado con el centro o con la profesión. Los docentes destacan, entre los principales obstáculos a la convivencia, la falta de disciplina en las familias y la falta de implicación de éstas en la educación de los hijos e hijas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s