Nuestra aportación a la educación infantil

Elogio de la educación lenta

In ActualizArte, RebelArte on 11/02/2010 at 22:34

Días atrás, estábamos en una librería ojeando las novedades publicadas en el ámbito pedagógico y encontramos un libro escrito por un “gurú” de la mercadotecnia y de la publicidad que se internaba en el mundo de la educación y decía que el gran problema que teníamos los profesionales de la enseñanza es que no nos sabemos adaptar al mundo actual, en el que todo va con prisas, en el que lo que importa es el impacto emocional que alude a los instintos más primarios básicos, tal y como hacen los expertos en publicidad. Decía asimismo, que deberíamos emplear el “zapping” en nuestras clases, un cambio continuo y rápido de temas, de actividades, de mensajes…

Justo a su lado había otro titulado “Elogio de la educación lenta” de Joan Domenech, publicado en Graó, de este sí recordamos su título. ¿Sería casualidad que estuvieran juntos, o sería la mano intencionada del librero al colocarlos en la estantería? Leemos el resumen y acabamos comprándolo. Y ahí va: “Los movimientos de la lentitud plantean alternativas a la aceleración que condiciona nuestras vidas: comida, desplazamientos, relaciones personales… Todo está impregnado por una velocidad que no deja saborear el sentido de las cosas y nos aboca la una sociedad neurótica y despersonalizada.

Más, antes y más rápido no son sinónimos de mejor. Aplicar esta afirmación en la escuela y en la educación es una de las cuestiones a las cuales él autor intenta dar respuesta en este libro en que se replantea el tiempo, no desde el punto de vista organizativo, si no, con la intención de que encuentre nuevas dimensiones que den sentido, entre otros, a la diversidad de ritmos de aprendizaje. La educación lenta es un paradigma que no pretende hacer las cosas poco a poco, sino saber encontrar el tiempo justo para cada uno y aplicarlo en cada actividad pedagógica. Educar para la lentitud significa ajustar la velocidad al momento y a la persona.

Hacer elogio de la educación lenta tiene sentido hoy y aquí en tanto que representa el elogio de un modelo educativo entendido como la pieza clave en el proceso de humanización de la sociedad. El tiempo no puede colonizar nuestras vidas y las de la escuela, sino que hay que devolverlo a los niños y niñas y al profesorado para que pueda ser un tiempo vivido plenamente y, por tanto, plenamente educativo.”

Da para pensar un poco en nuestra praxis educativa, muchas veces enzarzada en un activismo sin mucho sentido; en ocasiones estamos más preocupadas por terminar una actividad que por escuchar lo que los niños y niñas nos quieren decir y por respetar sus ritmos personales, lo que nos acaba crispando a nosotros y además a ellos; y cuando recapacitamos, pensamos si valió la pena. Y si la vida ya es acelerada de por sí, proporcionémosles en la escuela ese espacio de tranquilidad, de serenidad, de escucha, de reflexión sobre lo que se está haciendo para evitar que todo se convierta en una tontería. Luego no nos quejemos de que están acelerados y de que no hay quien pueda con ellos.

A raíz de esta publicación, la editorial Graó con el apoyo de la Federación de Movimientos de Renovación Pedagógica (FMRP), abrieron el blog de la educación lenta; “esta iniciativa tiene como objeto promover una educación adecuada a los ritmos y necesidades de los niños y niñas, de las familias y de los profesionales de la educación.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: